Sei sulla pagina 1di 3

ARTECONCIENCIA

“JUSTICIA COMUNITARIA”

FACILITADOR: LIC. PROF. IVAR GUAMAN MARCOS

MARZO, 2018
Con la reforma constitucional de 1994, Bolivia se reconoció como un país multiétnico y
pluricultural. Este hecho significó el reconocimiento de más de 36 pueblos indígenas,
cada una con sus usos y costumbres, con su derecho consuetudinario. Pero aún falta
que este reconocimiento sea puesto en práctica y plenamente aceptada y entendida por
las autoridades del órgano Legislativo, Judicial y Ejecutivo.

El Tribunal Constitucional de Bolivia, mediante Sentencia Constitucional 0295/2003-R


de fecha 11 de marzo de 2003, sentó jurisprudencia sobre el reconocimiento de los usos
y costumbres en la solución alternativa de conflictos que realizan las autoridades y las
organizaciones de las comunidades campesinas e indígenas. Reconoció que era
necesario un estudio especializado para dar cumplimiento al artículo 171 de la
Constitución Política del Estado que prescribe que “Las autoridades naturales de las
comunidades indígenas y campesinas podrán ejercer funciones de administración y
aplicación de normas propias como solución alternativa de conflictos en conformidad a
sus costumbres y procedimientos, siempre que no sean contrarias a esta Constitución y
las Leyes…”. En virtud a ello, se dispone la contratación de un profesional o equipo de
profesionales para que realice un estudio que permita la fundamentación del
pronunciamiento de la Sentencia.

Este hecho reconoce la existencia del pluralismo jurídico, presente en la nación


boliviana. Junto al Derecho “Oficial” coexiste el Derecho Consuetudinario, que ha
sobrevivido a la conquista, al coloniaje y a la República, porque las comunidades
campesinas e indígenas, han opuesto una férrea resistencia para mantener sus usos y
costumbres.

Las comunidades campesinas y pueblos indígenas mantienen con mucha fuerza sus
instituciones relacionadas con la tierra, el territorio, uso y gestión del agua, manejo de
recursos naturales, relaciones intrafamiliares, el trabajo comunal, la educación y la
resolución de conflictos conocida como Justicia Comunitaria.

La Justicia Comunitaria está vigorosamente presente, porque sus normas son aceptadas
y conocidas por las comunidades campesinas y pueblos indígenas, son normas
socialmente elaboradas, es resultado de muchos años de práctica. Las instancias que
administran justicia, son conformadas y elegidas por las bases y poseen gran prestigio
y legitimidad.
La justicia “oficial” es lenta, corrupta y onerosa y la justicia comunitaria es de fácil acceso,
sus resoluciones y sentencias son rápidas, es oral (se emplea el idioma local), busca
reconciliar más que castigar, conserva la armonía interna de la comunidad, no es
onerosa y los procedimientos que se aplican son controlados por las comunidades y
pueblos indígenas mediante sus asambleas, donde las decisiones se toman por
consenso.

La aplicación de la justicia comunitaria, mediante sus autoridades naturales, supone la


existencia de un "CÓDIGO NORMATIVO" de comportamiento, no escrito, que regula las
relaciones entre los miembros de la comunidad. Un "CÓDIGO DE SANCIONES", no
escrito, que señala las penas que deben cumplir los infractores.

Las instancias para la aplicación de la Justicia Comunitaria son: La primera instancia es


la FAMILIAR, donde se busca la solución o la conciliación al interior de la familia. La
segunda instancia es la DIRIGENCIAL, donde se busca la solución en presencia de los
dirigentes y las partes afectadas. La tercera instancia es la ASAMBLEARIA, donde se
busca que las soluciones o conciliaciones se debatan en la Asamblea y la cuarta
instancia es FUERA DE LA COMUNIDAD, se recurre a la Central Campesina o a las
autoridades oficiales.

A manera de conclusión

El reconocimiento de la vigencia del pluralismo jurídico existente en Bolivia, por parte de


los operadores de la justicia, es de trascendental importancia y el tema debe ser debatido
con mucha profundidad en la Asamblea Constituyente para ser incorporado como un
Régimen de la Justicia Comunitaria en la nueva Constitución Política del Estado.