Sei sulla pagina 1di 6

Maestría de Gestión de la Tecnología Educativa

“MANUAL DEL DOCENTE E- LEARNING”

Participante: Félix J. Colon.


Matricula: 10-3277
Facilitador: ING. AMBIORIS A. PAULINO, M. A.

Santiago de los Caballeros, Republica Dominicana


Marzo 2018
INTRODUCCIÓN

Los nuevos escenarios para la formación implican nuevos roles para los docentes.
Puede parecer que, dado que las tecnologías de los entornos de formación e-learning
ofrecen al alumno múltiples recursos, información y materiales para su formación, el tutor
pierde su función como transmisor de información.

Sin embargo, esto no significa que deje de jugar un papel muy importante en el
proceso formativo, pues estas tecnologías llevan al tutor a desempeñar otros papeles,
aparte del tradicional rol de profesor.

El tutor de e-learning es consultor de información, pues tiene que buscar los datos y
recursos para la formación, así como para atender la demanda de información adicional
por parte de los alumnos. Pasa pues de ser la fuente de información a ser el encargado de
facilitar la información.

El tutor debe ser guía en el aprendizaje. Por la propia naturaleza de este tipo de
formación, a veces el alumno puede sentirse un poco “desamparado”. El formador es el
único que puede guiar y aconsejar al alumno sobre el mejor camino para alcanzar los
objetivos formativos. También será clave a la hora de motivar al alumno para el logro de
estos objetivos.

La formación virtual dificulta la socialización de los alumnos. Por ello, es bueno que el
tutor fomente la cohesión del grupo animando a los participantes a compartir información
y a participar en la discusión de la misma, dado que esto favorece un aprendizaje de forma
conjunta y evita el aislamiento de los alumnos.

A menudo el tutor tendrá que diseñar y adaptar los contenidos de sus propios cursos
para la hacerlos adecuados para el entorno virtual. Además, debe ofrecer al alumno un
método de aprendizaje y una planificación que le ayude a avanzar por sí mismo (aunque
con la supervisión activa de su tutor) durante el proceso formativo.
No hay que olvidar los escenarios en los que se desarrolla la formación e-learning. El
tutor debe manejar correctamente las herramientas TIC de este tipo de formación,
plataformas, escuelas virtuales.

Podemos decir, en resumen, que, en cuanto a formación online, el docente no sólo


no pierde importancia, sino que puede ser uno de los factores clave del éxito en el
proceso de formación.

La tutoría virtual, es una actividad docente que realiza un experto en enseñanza a


distancia y en contenidos, o solo en educación a distancia, para guiar el aprendizaje,
orientar y facilitar la utilización de recursos y materiales didácticos digitales, promoviendo
la interacción con y entre los estudiantes a través de medios tecnológicos, para motivarlos
al logro de los objetivos educativos.

En el ámbito de la educación a distancia existen diferentes tipos de tareas en las que


intervienen un grupo de expertos, dentro de los cuales, destacamos los siguientes:

➢ Coordinador del programa: es quien realiza la gestión del programa, es decir, lleva
a cabo las actividades inherentes a todo el proceso educativo desde la selección,
proceso enseñanza y aprendizaje, evaluación, egreso y seguimiento de egresados.
➢ Expertos en contenidos o desarrolladores de la disciplina o curso encargados del
diseño del programa de asignatura o unidad de aprendizaje; y/o del desarrollo de
las unidades de trabajo del programa para seleccionar o redactar contenidos de
una unidad de trabajo, además de planificar y diseñar las diversas acciones de
aprendizaje.
➢ Diseñador instruccional, tarea desarrollada por un pedagogo o tecnólogo
educativo, para orientar el enfoque pedagógico que ha de darse a los contenidos
para ser aprendidos a distancia. Tiene la responsabilidad compartida con el
coordinador del programa educativo de estar al pendiente del proceso desde el
inicio hasta que el curso esté en la plataforma.
➢ Especialistas en la producción de materiales didácticos, son los editores,
diseñadores gráficos, expertos en comunicación y especialistas en tecnología
educativa quienes se encargan de buscar soluciones tecnológicas a las propuestas
de los expertos en contenidos para adaptarlos al formato digital.
➢ Experto en Integración de medios, es un especialista en el manejo de
herramientas de un entorno virtual para colocar contenidos y materiales en la
plataforma educativa.
➢ Administrador de la plataforma, es un experto en sistemas que vigila el suministro
del servicio, da mantenimiento preventivo y correctivo al entorno virtual y habilita
los espacios para alojar los cursos.
➢ Asesor/tutor son especialistas en contenidos y /o en docencia a distancia para
orientar o guiar, animar, motivar, facilitar el aprendizaje y dinamizar el grupo
según la planeación respectiva; aclara y resuelve las dudas y problemas de todo
tipo (académico, pedagógico, organizativo, técnico, social y administrativo) que
puedan surgir al estudiante. Realizan el seguimiento académico, evalúan, elaboran
y envían el feedback al estudiante, además de investigar sobre su propia práctica
educativa para innovar.

El perfil de competencias del tutor en línea define el rol del docente como el apoyo
temporal que se brinda a los estudiantes, para permitir un espacio real o virtual, en el
que éstos ejecuten un nivel de potencialidad para su aprendizaje. Por lo tanto, el
tutor en línea es capaz de realizar constantes monitoreos del progreso de los
estudiantes en varios sentidos, de forma que estos realicen sus actividades por sí
mismos, en el momento en que el aprendizaje se ejecuta en el espacio que media entre
lo que el participante sabe y debe hacer, lo que selecciona y procesa activamente a
través de una guía didáctica, como información significativa, para construir un nuevo
concepto y desarrollar nuevas competencias. Se definen las acciones de las tutorías en
línea por su capacidad de focalizar la orientación del aprendizaje autónomo del
estudiante a distancia, tratándose de un proceso de comunicación bidireccional que
puede ir desde lo más lejano o virtual hasta lo más cercano, llevando a cabo un proceso de
aprendizaje autorregulado Este rasgo se refiere a los aspectos metacognitivos, y para que
sea realmente efectivo, es necesario que los estudiantes puedan monitorear sus propios
procesos de construcción de conocimiento y adquisición de habilidades.

De esta forma no se define el aprendizaje como un proceso


exclusivamente mental, sino como actividades esencialmente distribuidas que necesitan
de colaboración, del diálogo e interacción con otros participantes, tutores y otros recursos
que hoy en día se encuentran directamente vinculados al uso de las nuevas tecnologías de
información y comunicación, dentro del contexto social y cultural.

Cuando nos referimos a las funciones que debe cumplir el docente en cuanto a la
educacion a distancia, se trata de roles didácticos de extensión tecnológica y
psicosociológica que conforman el marco del trabajo teórico práctico y de expectativas del
trabajo de orientación, mediación y de ayuda en la construcción del saber de la persona
que aprende. A continuación, se definen las funciones que debe realizar:

➢ La orientación didáctica para la comprensión y aplicación de los contenidos


abordados, la administración y la ayuda de adquisición de hábitos de
estudio (estrategias de cognición y metacognición) de comunicación.
➢ La evaluación, como seguimiento del estudiante, a través de la corrección de
trabajos prácticos, de campo, entre otros.
➢ El consejo o la asesoría académica de bibliografía, de mejoramiento de la gestión
del aprendizaje.
➢ El soporte motivacional.
CONCLUSION

El rol Docente es más activo, proactivo, generador de ambientes de aprendizaje,


reflexivo y crítico de su contexto, capaz de formar estudiantes creativos,
innovadores, hábiles para aprender a aprender, sin temor a la toma de decisiones,
acostumbrados al trabajo colaborativo, con estudio independiente, pensadores críticos.

Si bien se creía que el Docente perdería su presencia protagónica ante la incursión


de las TIC, se ha demostrado que no, que se ha posicionado por entero como un mediador
de los aprendizajes, facilitador de los recursos, orientador de las prácticas pedagógicas,
diseñador de ambientes de aprendizaje, evaluador auténtico de los aprendizajes, con
mayor hincapié en el aprendizaje que en la enseñanza, y sin prejuicios al dar control al
estudiante de su propio proceso de aprendizaje.

Los docentes serán, más que nunca, consultores y productores de información,


generadores de conocimiento, colaboradores en grupos interdisciplinarios para compartir
e investigar (redes de colaboración), trabajadores ubicuos (donde haya conectividad,
trabajarán en su docencia e investigación), facilitadores del aprendizaje, desarrolladores
de cursos y materiales, y orientadores académicos, porque se interesan en la formación
académica de los alumnos.
Por supuesto que el camino no es ni será fácil, pues se trata de un cambio de
paradigma, de un nuevo modelo para la gestión pedagógica, de una actitud distinta para
dimensionar el papel que los tiempos actuales requieren del profesorado, por lo que, en
medio de las incertidumbres, las inseguridades, las resistencias que se observan, parece
que en el horizonte éstos son los roles y nuevos protagonismos que les esperan al
profesorado, por lo que desde hoy muchos docentes ya lo han aceptado, así como otros
pronto se espera que lo hagan.