Sei sulla pagina 1di 14

Jane D. Brown y Piotr S.

Bobkowski (2011)Los
medios de comunicación antiguos y nuevos : Patrones de
Uso y Efectos en la Salud Adolescente y Bienestar
Jane D. Brown y Piotr S. Bobkowski (2011). Older and Newer Media: Patterns of Use and Effects on Adolescents’ Health
and Well-Bein.JOURNAL OF RESEARCH ON ADOLESCENCE, 21(1), 95–113
Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill
Se revisa la investigación del pasado de la década en el uso y los efectos de la edad ( la televisión , la música , las películas , las
revistas ) y los nuevos medios de comunicación ( Internet, teléfonos celulares , redes sociales ) sobre la salud de los adolescentes y el
bienestar . Un retrato de los patrones de uso de los medios de comunicación se ofrece a continuación, los predictores y los efectos de
los patrones en la salud mental de los adolescentes se discute . La investigación sobre los efectos de la exposición a determinados
tipos de contenidos en los adolescentes "comportamiento agresivo, los roles de género , las relaciones sexuales , alteraciones de la
imagen corporal , la obesidad y el consumo de sustancias también se revisan . Finalmente , se considera la alfabetización mediática
como una estrategia prometedora para su uso mejora los adolescentes de los medios de comunicación en el futuro.
EL PAISAJE DE MEDIOS DE DESPLAZAMIENTO
Los adolescentes que crecen en la primera década del nuevo milenio, la mayoría de edad durante la revolución digital. Los medios de
comunicación tradicionales o más de la televisión , el cine , la radio y las revistas estaban cambiando fundamentalmente de cara a la
rápida adopción de los medios digitales más recientes, como los sitios de redes sociales , música y vídeos compartidos en Internet,
reproductores de MP3 , y '' inteligente '' teléfonos móviles . Programas de televisión populares entre los adolescentes incluidos sitios
web interactivos donde los fans podían comentar y conversar con otros sobre el episodio de la semana , los juegos de vídeo con los
personajes de nueva acción y películas de aventuras fueron liberados al mismo tiempo , y las ventas de música ciruela imponían en la
adolescencia personalizar sus listas de reproducción hacia abajo - carga de sus canciones favoritas de forma gratuita.
Los nuevos medios proporcionan los adolescentes un acceso sin precedentes a miles de canales de posibilidades de entretenimiento ,
así como la oportunidad de estar conectados con sus amigos (y su familia ) prácticamente a cualquier hora del día o de la noche .
Como resultado , algunos han llamado a esta generación '' del '' contacto constante (Clark , 2005 ) .
La investigación sobre los patrones de uso y los efectos en la salud de los adolescentes ' y el bienestar se han esforzado por
mantenerse al día con el rápido cambio de terreno medio. En este artículo revisamos lo que la investigación de la última década tanto
en los medios de comunicación nuevos y viejos nos habla sobre el papel que juegan los medios en el desarrollo de los adolescentes ,
centrándose cada vez que la investigación permitirá a los nuevos me -dia . Comenzamos con un retrato de los patrones de uso de los
medios de comunicación y considerar los factores predictivos y los efectos de los patrones en la salud mental de los adolescentes .
nosotros luego girar a lo que se conoce acerca de cómo el uso y la exposi-ción a determinados tipos de contenidos afectan
comportamiento de los adolescentes agresivos , los roles de género , rela-ciones sexuales , alteraciones de la imagen corporal , la
obesidad y el consumo de sustancias. Terminaremos con una breve discusión de cómo los medios de comunicación , los padres y los
educadores podrían estar empleados en el aumento de resultados saludables del uso adolescente de los medios de comunicación en
el futuro.
Patrones de Medio Utilice
Los adolescentes viven en mundos saturada de medios. - Ing acuerdo con una encuesta nacional , de 8 a 18 años de edad realizado
en 2009 , los adolescentes , en promedio, utilizan alguna forma de medios de comunicación de más de 7,5 horas al día , mucho más
tiempo que pasó en la escuela o con los padres ( Rideout , Foehr , y Roberts, 2010 ) . Más de una cuarta parte de ese tiempo se
dedicó a '' los medios de comunicación multi- tasking '' Fattending a más de un medio al mismo tiempo ( por ejemplo , escuchar
música en los auriculares mientras se navega por la Web ), la exposición así que en general fue de 10 horas y 45 mi-nutos un día . En
las últimas décadas , el número de canales de comunicación disponibles para los consumidores se ha disparado . En 1980, por
ejemplo, el hogar estadounidense promedio tiene alrededor de 10 canales de televisión , en 2004 , el número fue de entre 54 y 90
canales ( Warren, 2004 ) . La Internet ofrece acceso a prácticamente todo, incluyendo los medios de comunicación más edad en
espectáculos formFtelevision digitales , música y moviesFas así como nuevas formas enteras de communicationFblogs más
interactivos , chat , mensajería instantánea y redes sociales . Para el año 2007 , más de la mitad ( 59 % ) de los adolescentes tenían
su propio ordenador , dos tercios tenían acceso a Internet de alta velocidad en el hogar ( Lenhart , Arafeh , Smith y Macgill , 2008 ) , y
los teléfonos celulares se hacen rápido acceso a Internet donde sea, cuando sea. La proliferación de los canales de los medios de
comunicación requiere que los consumidores a tomar decisiones acerca de lo que van a atender. A menudo, opciones de medios
adolescentes se basan en la posición so-cial , así como las aspiraciones de identidad ( Steele, 1999 ) . Las encuestas han
demostrado diferencias significativas en los patrones de uso de los medios de comunicación por las identidades sociales
básicas de los adolescentes , tales como la edad , sexo y raza / etnia .
Los adolescentes mayores , por ejemplo, tienden a pasar más tiempo escuchando música y más tiempo en Internet que los
adolescentes más jóvenes, que pasan más tiempo viendo la televisión y las películas y los juegos de video y en línea. En 2007 , las
niñas eran más propensas a hablar por el celular , utilizar la mensajería instantánea , enviar mensajes en las redes sociales y
mensajes de texto en sus teléfonos celulares y el correo electrónico ( Lenhart , Arafeh , et al. , 2008 ) . Los niños pasaban más
tiempo que las niñas jugando en la computadora ( Lenhart , Kahne , et al. , 2008 ) . Blanca adolescentes afroamericanos, hispanos , y
tienen diferentes preferencias musicales que diferencian aún más en la adolescencia tardía (Roberts et al. , 2005 ) , y los adolescentes
afroamericanos son más propensos que los adolescentes blancos que ver programas de tele-visión con Negro yesos ( Brown &
Pardun , 2004 ) .
Fecha Medios consigo nuevas oportunidades
Los nuevos medios de comunicación ofrecen oportunidades sin precedentes para la selección y la interacción que puede ser
impulsado por el apoyo y la exploración de la identidad . Hace dos décadas, las paredes del dormitorio los adolescentes y las puertas
del armario estaban a menudo donde se expresaron sus experimentos de identidad a través de tachuelas - en imágenes de los
medios que simbolizaban quiénes eran y quiénes eran se - venir ( Steele & Brown, 1995 ) .
Hoy un vistazo a algunos de MySpace y perfiles de Facebook es todo lo que se necesita para ver que los medios de comunicación
más recientes ofrecen un amplio repertorio de imágenes y facilitar el proceso de integración de contenidos de los medios en la
construcción de la identidad de una manera dinámica . En los sitios de redes sociales , un adolescente puede reproducir su música
favorita y publicar fotos y videos recortadas de la Web. Se puede mantener una especie de diario público de lo que ella está pensando
, pidiendo co-mentarios de invitados, y puede cambiar su fondo de pantalla '' '' ( gráficos de fondo ) en función de su estado de ánimo o
los intereses actuales (Stern, 2002 ) . Ya no se considera una audiencia pasiva , los jóvenes son el principal distrito electoral en ''
red '' públicos ( Horst , Herr- Stephenson, y Robinson, 2009 ) .
Los adolescentes de hoy en día utilizan activamente las tecnologías de comunicación más recientes para desarrollar los intereses del
lugar que previamente no tenía suficiente atractivo para ser presentado en televisión convencional o en las revistas .
Si la mensajería en constante sus amigos o editar un archivo de sonido , los jóvenes también están desarrollando las competencias
sociales y tecnológicos esenciales que les ayuden a participar plenamente en la sociedad que están creando ( Horst et al. , 2009 ) .
Recientes investigaciones Pew Internet & American Life il- lustrates la posibilidad de utilizar nuevos medios para facilitar la
participación social de los adolescentes ( Lenhart , Kahne , et al. , 2008 ) . Videojuegos activitiesFsuch como guía a otros jugadores ,
pensando en los problemas éticos , por lo que las decisiones acerca de cómo una comunidad debe ser runFhave sido experiencias de
juego llamado '' cívicos . '' Una encuesta de 12 a 17 años de edad mostró que los adolescentes que pasaban más tiempo jugando
juegos de video que intervienen tales experiencias cívicos también fueron más propensos que otros adolescentes que se dedican ,
política y cívicamente en el mundo real. En efecto, como Montgomery ( 2007 ) ha argumentado , renovó el compromiso cívico y
político de los jóvenes, en gran parte impulsado por las nuevas formas de ciberactivismo , puede ser uno de los primeros legados de la
primera generación digital. Los jóvenes tienen a su disposición un número creciente de herramientas (por ejemplo , redes sociales , e-
zines ) a través del cual se comprometan más activamente en el proceso político (por ejemplo , Farris - Berg & Granofsky , 2009 ) .
Medios Fecha : Preocupaciones Comunes
Como ha sucedido en la introducción de cada nuevo medio ( Wartella y Robb, 2008 ) , la Internet también ha generado lo que algunos
llaman '' pánicos morales '' sobre los posibles efectos negativos en los usuarios jóvenes. A pesar de que el Inter -net y otros nuevos
medios de comunicación ofrecen nuevas oportunidades para la ' exploración de la identidad y el desarrollo social y cívica , varias
tendencias que los adolescentes con problemas ' adolescentes padres y cuidadores. De hecho , los padres de los adolescentes eran
menos propensos a decir que Internet era una cosa buena en 2006 a 2 años antes ( Macgill , 2007 ) . Dos temores específicos de
Internet que han sido investigados y muestran alguna evidencia de preocupación son el uso de Internet compulsiva e inadaptación
social. El Internet parece ser adictivo para sólo una pequeña proporción de la población, sin embargo, y específico como aspectos de
la comunicación en línea pueden ser más adictivo que otros. Alrededor del 3% de los adolescentes europeos ( 12-18 años) se ha
encontrado que presentan síntomas de uso compulsivo de Internet ( Johansson & Go ¨ testam , 2004 ; Kaltiala - Heino, Lintonen , y
Rimpela , 2004 ) . El uso frecuente de '' funciones de comunicación en tiempo real '', como la mensajería instantánea y el chat , se han
encontrado para ser asociado con el uso compulsivo de Internet 6 meses después. El uso frecuente de e -mail , así como usos
noncommuni - cativa del InternetFsurfing , búsqueda de información , la pornografía , gamingFwere no asociado
con tal uso problemático de Internet 6 meses más tarde , sin embargo ( van den Eijnden , Meerkerk , Vermulst , Spijkerman , y Engels ,
2008 ) .
Los estudios no han encontrado relación entre el uso de Internet los adolescentes ' y bienestar indicadores negativos como la
soledad , la ansiedad social , depresión o satisfacción con la vida diaria (Gross, 2004 ) . De hecho , la comunicación por Internet
parece facilitar amistad -ción entre los introvertidos y los extrovertidos por igual (Peter , Valkenburg , y Schouten , 2005 ) , lo que
sugiere que ambos tipos de adolescentes aprovechan el Internet caracte-rísticas que mejor se adapten a su personalidad de agosto -
Ment sus relaciones fuera de línea. De cierta preocupación, sin embargo, son las conclusiones que los jóvenes que se sienten solos o
ansiedad social , así como a los que los síntomas ex - HiBit de depresión, son más propensos a utilizar las tecnologías de Internet
para comunicarse con personas que no saben en verdad '' '' la vida (Gross, Juvonen , y Gable, 2002 ; Ybarra , Alexander , y Mitchell,
2005 ) .
En resumen , los nuevos medios están cambiando profundamente el paisaje de la adolescencia . Los jóvenes de hoy esperan que
estar constantemente conectado a un vasto mundo del entretenimiento , las relaciones y la información a través de los dispositivos con
cables que tienen en sus manos y el pilar en el regazo . El mundo mediático en efecto, permitir que las oportunidades sin precedentes
para el desarrollo de la identidad jóvenes . Al mismo tiempo, sin embargo , mientras que la investigación no logra validar algunos de
los temores iniciales , parece que algunos jóvenes pueden ser particularmente vulnerables a experimentar los resultados negati-vos
relacionados con Internet. Aparte de inadaptación adicción y sociales , otros riesgos generalizados y bien documentados se asocian
con el uso de los adolescentes de los medios más antiguos y más recientes. Se trata de la discusión de estos riesgos relacionados
con la salud a la que nos dirigimos ahora .
Violencia en los medios y la agresión
Tal vez ningún tema ha sido tan controversial o ha preocupado a los investigadores de medios de comunicación más que los efectos
de la exposición a contenidos de los medios violentos en los niños y adolescentes. En el último medio siglo , cientos de estudios han
sido realizados centrándose principalmente en los efectos de las representaciones de violencia en la televisión y, más recientemente ,
los videojuegos violentos . Toda la evidencia no ha apoyado la hipótesis central de que la exposición a la violencia en los medios
conduce a un aumento de la conducta agresiva en los jóvenes espectadores , pero con el paso de los años, una serie de diferentes
instituciones, entre ellas El Cirujano General de los EE.UU. ( 1972 ), el Nacional Institute of Mental de la Salud ( 1982 ) , y la
Asociación Americana de Psicología ( 1993 ) , han llegado a la conclusión de que la violencia mediática es un problema de salud
pública . en2000 , seis asociaciones médicas profesionales (por ejemplo , la Academia Americana de Pediatría , la Asociación Médica
de Estados Unidos ) emitió una declaración conjunta afirmando que '''' '' ver la violencia entretenimiento puede provocar un aumento
de las actitudes agresivas , valores y comportamientos , especialmente en los niños '' ( párr. 4 ) .
A pesar de la acumulación de pruebas , los esfuerzos para reducir la frecuencia o el tipo de violencia en los medios de comunicación
se han resistido por un sector de los medios que se ha encontrado que la violencia es una forma barata para atraer a un público joven
( Hamilton, 1998 ) . Aquí les ofrecemos un breve resumen de la evidencia empírica que se detallan en profundidad en varias revisiones
exce-lente (por ejemplo , Anderson et al, 2003 ; . Tonalidades -mann , 2007 ; Sparks , Sparks, y Sparks, 2009 ) . Nos centramos en
tres acontecimientos ocurridos desde la publicación de la Declaración Conjunta : ( 1 ) perfeccionamiento de los marcos teóricos que
explican y predicen los efectos de la violencia en los medios , ( 2 ) la investigación sobre los efectos de los videojuegos violentos , y
(3 ) los ciber- intimidación.
La violencia en los medios de comunicación del Adolescente
Los análisis de los programas de entretenimiento en la televisión han encontrado consistentemente altos niveles de inter-personal , la
mayoría por lo general relacionada con las armas , la violencia . Un estudio de programas de televisión en horario estelar emitidos
entre 1993 y 2001 mostró que el 61,2 % de los programas de violencia contenida y que los actos violentos aparecieron una media de
4,5 veces al programa ( Signorielli , 2003 ) . Debido tal vez a amenazas de intervención del Congreso a finales de 1990 , la frecuencia
de la violencia en la televisión en horario estelar fue ligeramente inferior en la década de 2000 de lo que era a mediados de la década
de 1990 ( Hetsroni , 2007 ) , pero sigue siendo frecuente en otros géneros y medios de comunicación . Alrededor del 15 % de los
videos en la televisión por cable y los sitios Web de videos musicales ( Aikat , 2004 ) incluyen representaciones de violencia, con el
personaje principal del vídeo que se representa como el agresor en el 80 % de los casos (Rich , Woods , Goodman , Emans , y
Durant, 1998 ) . La violencia es también una característica prominente de los videojuegos y un elemento importante de la forma en
que se comercializan juegos. Scharrer ( 2004 ) informó que el 56 % de todos los anuncios de juegos de video en tres revistas de
juegos populares y el 38% de los anuncios clasificados E ( para todo el mundo , las edades de 6 años en adelante) contenía algunas
imágenes o lenguaje violento.
Efectos sobre el comportamiento agresivo
Dos estudios longitudinales muestran los tipos de resultados de los cientos de estudios empíricos que vinculan la exposición a
contenidos violentos con resultados agresivos que se han acumulado en el último medio siglo .
Uno de los estudios encuentran que las conductas agresivas en la edad adulta ( 20-22 años) fueron predichas por la infancia (6-10
años de edad) la exposición a contenidos televisivos violentos , la identificación con violentos caracteres como máximo , y la
percepción de violencia en la televisión como ser -ción realista ( Huesmann , Moise - Tito, Podolski , y Eron , 2003 ) . En otro ejemplo ,
la agresión la edad adulta , como se indica en los registros policiales de detención y el comportamiento criminal, estaba asociado con
el tiempo dedicado a ver la televisión , lo que probablemente incluye contenido violento , en la adolescencia ( 14 años) y adultos
jóvenes ( 22 años) (Johnson , Cohen , Smailes , Kasen , y Brook , 2002 ) . Un experimento de campo sugiere que una simple re
-ducción de la cantidad de tiempo que los niños pasan reloj - ing televisión puede reducir la agresión . Los análisis mostraron que las
calificaciones de pares de agresión , así como las calificaciones de observadores independientes de agresión verbal, fueron más bajos
entre el tercer y cuarto grado que participaron en un programa de reducción de televisión de 6 meses , en comparación con los
estudiantes en las aulas de control ( Rob - Inson , Wilde , Navracruz , Haydel , y Varady , 2001 ) . El más reciente meta - análisis de
más de 200 estudios que investigaron el efecto de la televisión la violencia en el comportamiento agresivo y antisocial ( Paik y
Comstock, 1994 ) llegó a la conclusión de que la correlación media entre la violencia y la agresión o el comportamiento antisocial fue
0,37 por experimentos y 0,19 para las encuestas . Bushman y Anderson ( 2001 ) argumentaron que la correlación basada en el trabajo
experimental era más fuerte que la correlación entre el humo de segunda mano y cáncer de pulmón , la ingesta de calcio y la masa
ósea , e incluso la tarea y el rendimiento académico. En la década transcurrida desde que se emitió la Declaración Conjunta , los
investigadores han seguido reforzando el caso contra la violencia de los medios de comunicación , con un esfuerzo considerable di -
gido a la comprensión de los efectos de los videojuegos violentos . Lamentablemente, el consenso científico sobre el tema no se ha
reflejado en los medios de comunicación la cobertura , la opinión pública o de orden público ( Bushman y Anderson, 2001 ) .
Modelos teóricos Vinculación Violencia en los Medios de comportamiento agresivo
Como la evidencia empírica acumulada, los mecanismos psicológicos que subyacen a la relación entre la violencia en los medios y la
agresión se han aclarado . Perspectivas teóricas como priming ( Anderson , Benjamin , y Bartholow , 1998 ) , la transferencia de
excitación ( Zillmann , 1991 ) , la cognición social ( Bandura, 2009 ) , y la desensibilización ( Carnagey , Anderson, y Bushman , 2007 )
se ha demostrado que para explicar la enlace entre la violencia en los medios y la agresión (para una revisión , ver Huesmann y
Kirwil , 2007 ) .
Dos modelos emergentes tratan de integrar las diferentes explicaciones .
El Modelo Agresión general ( GAM ) (Anderson y Carnagey , 2004 ) es un modelo ecológico que simula un solo episodio en el que
un estímulo puede dar lugar a una respuesta agresiva . El modelo considera una serie de variables situacionales , individuales y
biológicos que pueden influir en la eventual resultado. El episodio se entiende que es parte de una cadena de encuentros similares
entre un individuo y su entorno que en conjunto constituyen una interacción social continua. Tendencias agresivas , de acuerdo con el
GAM , '' son más propensos a desarrollar en los niños que crecen en ambientes que refuerzan la agresión, proporcionar modelos
agresivos , frustrar y victimizar a ellos, y les enseñan que la agresión es '' aceptable y exitosa (Anderson , Gentile , y Buckley, 2007 ,
p . 47 ) .
La segunda contribución teórica importante de la última década es el Modelo de espirales de refuerzo ( Slater, 2007 ) . El modelo
integra dos de las perspectivas teóricas domi- nante en el campo de la comunicación de masas : la exposición selectiva ( Zillmann y
Bryant, 1985 ) y los efectos de los medios de comunicación ( Bryant y Oliver , 2009 ) . Sostiene que la selectividad de medios y efectos
de los medios interactúan unos con otros en una manera reforzar continuamente re - recíproca . La evidencia empírica de un proyecto
de investigación longitudinal agresividad adolescentes ' , el bienestar psicosocial , y la tendencia a relacionarse con el contenido
violento de los medios apoya la idea de espirales de refuerzo ( Slater , Henry, Swaim , y Anderson, 2003 ) . El análisis de panel de tres
ondas encontró que los estudiantes de secundaria " agresividad predijo su uso simultáneo de medios violentos ( las películas de
acción , juegos de vídeo , sitios web violentos ) y también mostró que los estudiantes utilizan medios violentos predijo su concurrente y
futuro agresiva - dad . Análisis posteriores encontraron que la relación entre el uso de los medios violentos y la agresión fue más fuerte
para los adolescentes que estaban alejados de la escuela y para los que fueron víctimas por parte de sus compañeros que para los
que no se enfrentan a tales desafíos sociales ( Slater , Henry, Swaim , y Cardador , 2004 ) . En general, el GAM y el Modelo de
espirales de refuerzo arrojan luz sobre las complejidades de la relación entre los medios violentos y agresión juvenil y facilitar la
identificación de los jóvenes que están en mayor riesgo de ser influenciados por el contenido violento de los medios .
Videojuegos y Agresión
Tres tendencias han motivado un cambio de enfoque en la última década lejos de los medios de comunicación tradicionales , como
televisión y películas , y para con video interactivo y juegos de ordenador como importantes fuentes de contenido violento . En primer
lugar , la participación de los usuarios con los videojuegos es muy diferente de su compromiso con los medios más antiguos. Como
Carnagey , Anderson y Bartholow ( 2008 ) explica :
Los videojuegos son una forma cualitativamente diferente de los medios de comunicación que la televisión y el cine, sobre todo
porque los videojuegos son más interactiva e inmersiva . Los jugadores de videojuegos violentos en realidad participan en acciones
violentas virtuales , recibir premios directos para esas acciones , identifica estrechamente con los personajes que controlan, y ensayar
activamente agresivos guiones ser conductuales ( p. 179 ) .
Además , vídeo y juegos de juego equipo ha crecido cada vez más popular entre los jóvenes , de modo que para 2007 casi todos ( 97
% ) estaban jugando juegos electrónicos , con el promedio de 8 a 18 años de edad, jugando cerca de 1,25 horas diarias ( Rideout et
al. , 2010 ) . Por último , los autores de varios tiroteos en las escuelas de los Estados Unidos en los últimos años se han dicho tohave
tenía antecedentes de violencia jugar videojuegos (Anderson et al. , 2007 ) . Un conjunto importante de reconocimientos y estudios
experimentales indicatethat tanto en el ámbito de la violencia y la cantidad de juego violento juego se asocian con mayores niveles de
agresión entre los jugadores (ver Anderson et al. , 2007 ) . Por ejemplo, una encuesta de estudiantes de octavo y noveno grado
demostró que la exposición de videojuegos violentos predice la agresión física , según lo indicado por el número de peleas ( Gentile,
Lynch, Linder, y Walsh, 2004 ) . Un meta -análisis de la investigación temprana videojuego encontró la correlación promedio entre
jugar videojuegos violentos y la agresión sea 0,19 . Vi- olent juego de juego de vídeo se asoció con la excitación en - arrugado y
cogniciones agresivas , las emociones y la conducta , así como con disminución de la pro-social comporta-miento ( Anderson &
Bushman , 2001 ) . Los estudios experimentales han demostrado que ciertas características del juego exacerban resultados
perjudiciales . La cantidad de violencia que se presenta en un juego se ha demostrado que afectan a la agresión medido por , por
ejemplo , la duración de una ráfaga de ruido entrega a un oponente en una tarea posterior (Anderson y eneldo , 2000 ) . Otro estudio
manipular la cantidad de sangre retratado en un juego de disparos y el punto de vista del jugador ( en primera persona contra tercera
persona ) ( Farrar , Krcmar , y Nowak, 2006 ) . Los resultados mostraron que los juga-dores en la sangre , con la condición expuesta
más físicamente agresivas intenciones después del juego que los jugadores de la condición de la sangre -off , y que las mujeres que
juegan en la condición tercera persona denunciaron haber sido más centrado y más involucrados en el juego de las mujeres
quien jugó en la condición primera persona. Participa-ción en el juego se asoció con niveles más altos de hostilidad. El uso de
medidas fisiológicas sugieren que ex - exposición a juegos violentos como resultado la desensibilización a la violencia a través del
tiempo (por ejemplo , Ballard , Hamby , Panee , y Nivens , 2006 ) . Carnagey et al . ( 2007 ), por ejemplo , encontró que los que
jugaron a un videojuego violento durante 20 minutos mostraron menos activación , como lo indica su ritmo cardíaco y la conductancia
de la piel , cuando fueron posteriormente muestran escenas de violencia real. En otro estudio , los jugadores de videojuegos violentos
experimentados mostraron menos actividad cerebral en respuesta a fotografías que representan la violencia ( Bartholow , Bushman , y
Sestir , 2006 ) . A pesar de estos hallazgos que ponen de relieve el efecto perjudicial de la utilización de videojuegos violentos , los
jóvenes y sus padres no perciben riesgos en los juegos de video . Un estudio de 12 - y 13 - años de edad encontró que los
adolescentes tienden a verse a sí mismos como los menos susceptibles a los efectos negativos asociados a los videojuegos
violentos , en comparación con sus compañeros de la misma edad y el más joven ( Scharrer y Leona, 2008 ) . Del mismo modo , la
mayoría de los padres ( 62 % ) dijo que los videojuegos no tuvo ningún efecto sobre sus hijos ( Lenhart , Kahne , et al. , 2008 ) . Según
los jóvenes , los padres res-tricciones sobre los videojuegos son raros.
En una encuesta de octavo y noveno grado , el 31% informó que sus padres no entendían clasificaciones de videojuegos , sólo el 15
% informó que sus padres comprueban regularmente las clasificaciones de juegos antes de que los adolescentes compran nuevos
juegos ( Gentil et al, 2004 . ) . Los padres cuestionaron esas reclamaciones : 72 % dijo que siempre o algunas veces comprueban las
calificaciones de juegos de sus hijos , y el 90 % dijo que siempre o algunas veces sabían qué juegos juegan sus hijos ( Lenhart ,
Kahne , et al, 2008 . ) . En resumen , los videojuegos parecen haber subido la apuesta sobre la posibilidad de resultados negativos de
la exposi-ción a la violencia mediada . Juegos ofrecen la inmersión y la participación en entornos violentos que, al parecer con el
tiempo aumento desensibilización y cogniciones hostiles, tanto las condiciones de comportarse de forma inapropiada o agresiva en la
vida real. La desconexión entre lo que los padres y sus hijos piensan que están haciendo sobre el monitoreo del uso del juego sugiere
que queda por hacer para educar a los padres y adolescentes sobre el papel que puede jugar juegos en sus vidas.
Cyber- Bullying
En 2008 , Megan Meier, 13 , se ahorcó después de volver a receptora un mensaje diciendo '' El mundo sería un lugar mejor sin ti '' de
un Más. Falso el perfil establecido por la madre de su némesis (Stein - hauer , 2008 ) . Aunque un ejemplo extremo de la amenaza de
ciber -bullying , el caso pone en relieve la capacidad de la Internet para facilitar lo que ahora se llama el acoso cibernético .
Comportamientos de diversa gravedad pueden ser categorizados como cyber -bullying o acoso en línea , que ha sido definido como ''
la creación de sitios web o el envío de mensajes de texto o e -mail ... la intención de avergonzar o acosar a un compañero y / o
amenazar daño físico '' (David - Ferdon y Hertz, 2007 ) . La definición amplia complica la evaluación de la frecuencia de cyber -bullying
.
En un estudio, 24 % de 10 a 15 años de edad informó que recibieron '' comentarios groseros o desagradable '' línea menos una vez al
mes y el 4% dijo que recibió '' comentarios amenazantes o agresiva '' con más frecuencia que mensualmente ( Ybarra, Diener -West ,
y Leaf , 2007 ) . Otro estudio informó de que en la mayoría ( 57 % ) de los incidentes , el hostigamiento era un solo episodio, no ciclos
de re - curring de tormento que normalmente caracteriza a la intimidación en las escuelas ( Wolak , Mitchell, y Finkelhor , 2007 ) .
Estos hallazgos sugieren que, si bien el acoso cibernético ocurre y debe ser motivo de preocupación , las formas agudas y crónicas de
este acoso pueden ser raros . La autoría de la ciber- intimidación parece ser más frecuente en la adolescencia media y messag -ción
instantánea , siendo más probable que los niños de reportar haber sido víctimas y perpetradores ( Kowalski y Limber , 2007 ; Williams
& Guerra , 2007 ) las niñas. El comportamiento también parece ser un síntoma de la juventud en particular con problemas. En un
estudio transversal , que tienen experiencias con el acoso en línea se asoció con el consumo de sustancias , fuera la agresión, y una
re- lación negativa con un cuidador ( Ybarra, Espelage , y Mitchell, 2007 ) . Además , los jóvenes que se fueron más propensos a faltar
a la escuela ha- rassed online, llevar un arma, se asignará a la detención, o ser suspendido ( Ybarra et al. , 2007 ) . No quedó claro de
los estudios , sin embargo , si el acoso fue el resultado de o contribuyó a la otra conducta problemática . Programas educativos que se
dirigen a acoso en línea debe tener en cuenta que lo más probable es un componente de los patrones más amplios de
comportamiento negativo entre los jóvenes en riesgo de Investigación y .
En resumen , la violencia es omnipresente en los medios de comunicación que los adolescentes consumen. Un cuerpo convincente de
la investigación ha demostrado de manera inequívoca una relación en-tre visualización violencia mediada , los juegos de video
violentos y el aumento de pensamientos y acciones agresivas . Para algunos adolescentes , el Internet tiene pro - provisto una nueva
vía para la intimidación agresiva . Por desgracia , los riesgos cotidianos que plantea la violencia mediada por llamar la atención pública
sólo cuando ocurre una tragedia . Se necesita una conversación pública robusta sobre los efectos de violencia en los medios y cómo
las consecuencias negativas para los adolescentes puede ser disminuida .
Relaciones románticas y SEXUAL
Incluso antes de que los jóvenes participen en experiencias románticas reales de vida , han desarrollado '' culturales '' mod - els
Fperceptions , expectativas y guiones sobre la sexualidad y el amor romántico ( Milbrath , Ohlson , y Eyre , 2009 ) . Estos modelos de
romance y relacio-nes sexuales pueden provenir de fuentes personales (por ejemplo , familia, compañeros) , así como de los medios
de comunicación ( Rivadeneyra y Lebo , 2008 ) . Los adolescentes asisten a los medios de comunicación se inundan con guiones de
cómo las relaciones románticas y sexuales se desarrollan y sirven como modelos para los adolescentes propio comporta-miento en las
relaciones.
En un estudio cualitativo , por ejemplo, Bachen y Illouz ( 1996 ) encontraron paralelismos sorprendentes entre las representaciones
televisivas de romance y esquemas de citas adolescentes. La televisión y las películas pueden ser fuentes de información ,
especialmente convincentes sobre el romance , porque el contenido sexual y romántica es accesible, más explícita y menos crítica
que otros agentes de socialización sexual como padres, maestros y líderes religiosos ( Ward, 2003 ) . Socialización romántica y sexual
es el proceso por el cual los conocimientos , actitudes y valores sobre el romance y la sexualidad se adquieren (Ward, 2003 , p . 348 )
Los análisis de contenido , sobre todo de la televisión en horario estelar , y películas , han encontrado que la porción trayals sexual
son frecuentes y el sexo se presenta como libre de riesgo y de recreo , con poca o ninguna mención o depic -ción de las
consecuencias físicas negativas como la transmisión sexual de forma manual el embarazo o enfermedades ( Kunkel et al . , 2007 ) .
Las mujeres jóvenes en las películas de los niños con frecuencia caen en el amor a primera vista con hombres guapos y finalmente
cabalgar hacia el atardecer ( Tanner, Haddock, Zimmerman , y Lund, 2003 ) . Sexual comporta-miento es más probable entre las
parejas de hecho que las parejas casadas ( Pardun , L' Engle, & Brown, 2005 ) , y el atractivo físico es clave para ambos sexos, pero
especialmente para las mujeres ( Ward, 2005 ) . Estas representaciones son coherentes en prime-time de programación , reality
shows de citas (por ejemplo , Zurbriggen & Morgan , 2006 ) y las telenovelas ( Rivadeneyra y Lebo , 2008 ), así como en las películas
que se muestran en la televisión (Ward, 2003 ) . Aunque las representaciones de relaciones de no heterosexuales son cada vez más
los medios de comunicación tradicionales , que todavía son relativamente raros en casi todos los géneros (por ejemplo , algunas
películas y comedias de situación ) , y personajes gays y lesbianas raramente aparecen en situaciones sexuales en la programación
de la televisión (Fisher , Colina, Grube , y Gruber, 2007 ) .
Algunos han sugerido que tal '' simbólica aniquilación '' puede dar lugar a los espectadores que consideren que la homosexualidad es
anormal o extremadamente raras ( Gross, 1994) y reforzar una '' guión heterosexual '' para el comportamiento sexual (Kim et al. , 2007
) . Algunos estudios sugieren que la exposición a las representaciones más realistas de la televisión y el cine puede ayudar a
aumentar los adolescentes la aceptación de los gays y las lesbianas ( Mazur y Emmers - Sommer, 2002 ; Rossler y Brosius , 2001 ) .
Los roles de género convencionales también prevalecen en la mayor parte de los adolescentes de los medios de comunicación a
asistir . Las mujeres aparecen en los medios visuales con mucha menos frecuencia que en la vida real ( en las películas de dos y
cincuenta y ocho machos producen por cada personaje femenino , en la televisión en horario estelar sólo 34-40 % de los papeles que
hablan son ocupados por mujeres) . Cuando aparecen , las mujeres por lo general están con poca ropa , con los pechos grandes y las
pequeñas cinturas ( Smith & Granados, 2009 ) . Aunque las mujeres son más propensas que los hombres a ser representados en
ocupaciones profesionales y cuello blanco ( Si- gnorielli y Kahlenberg , 2001 ) , los hombres en primetime son más propensos a ser
retratado como líderes poderosos ( Lauzen y Dozier , 2004 ) . Los hombres son también más propensas a ser físicamente agresivos y
las mujeres más probabilidades de ser afectuosa y espectáculo ( Glascock , 2001 ) .
Los estudios sugieren que este tipo de patrones de contenido de medios se relacionan con ideas de jóvenes espectadores de los roles
de género , las relaciones románticas y el comportamiento sexual. La exposición frecuente al contenido sexual en la televisión se ha
relacionado con los roles de género más tradicionales ( Her- Rett - Skjellum & Allen , 1996), las creencias disfuncionales sobre las
relaciones ( por ejemplo , '' el destino une almas gemelas jun-tos '', ' " desacuerdo es destructivo para una relación , '''' socios deben
ser capaces de percibir los pensamientos y sentimientos de los demás '') ( Holmes, 2007 ) , y el apoyo de los estereotipos de las
relaciones sexuales (por ejemplo , '' sexuales rela-ciones son recreativo , '''' hombres son el sexo impulsada , '' '' y las mujeres son
objetos sexuales '') (Ward , 2002 ; Ward & Friedman , 2006 ) .
Comportamiento Sexual Temprana
Una serie de estudios longitudinales publicados en los últimos diez años ofrecen algunas de las mejores pruebas de que la exposición
a los adolescentes a los contenidos sexuales en los medios de comunicación tiene que ver con el comportamiento sexual posterior .
En un período de tres ondas muestra nacionalmente representativa de los adolescentes ( 12-17 años de edad al inicio del estudio ) ,
Collins et al. ( 2004 ) encontraron que la visualización más frecuente de programas de tele-visión que incluye contenido sexual in-
aumentó la probabilidad de que el inicio de las relaciones sexuales 1 año más tarde y el riesgo de embarazo después de 3 años
( Chandra et al. , 2008 ) . Los análisis del mismo panel encontraron que la exposición más frecuente a sexualmente degradantes letras
de la música también predijo oído - lier transición de la relación sexual ( Martino et al . , 2006 ) .
En una muestra longitudinal de dos ondas en Carolina del Norte , Brown et al. ( 2006 ) encontraron igualmente que los adolescentes
( 12-14 años de edad al inicio del estudio ) que tenían dietas medios pesados sexuales a través de cuatro tipos de medios ( la
televisión , la música , las películas y revistas ) tenían más del doble de probabilidades que aquellos con dietas más ligeras medios
sexuales a han iniciado las relaciones sexuales en el momento en que fueron 16 años de edad. Bleakley , Hennessy, Fishbein y
Jordan ( 2008 ) encontraron patrones similares de la exposición temprana a contenido sexual ( en la televisión, mu - sic , videojuegos y
revistas ) y la progresión de la actividad sexual en un estudio de tres ondas y también proporcionó pruebas de que la relación es nonre
- cursiva. Como ellos dicen, '' los adolescentes sexualmente activos tienen mayor probabilidad de exponerse a relaciones sexuales en
los medios de comunicación y las personas expuestas a relaciones sexuales en los medios de comunicación son más propensos a
progresar en su actividad sexual '' ( p. 443). Por lo tanto , se están acumulando pruebas de que al menos los medios de comunicación
mayores juegan un papel importante en la socialización sexual de los adolescentes . La investigación sugiere que los medios de
comunicación más recientes también son importantes agentes de socialización sexual . El Internet , sobre todo , ha proporcionado un
acceso sin precedentes a contenido sexual más explícito que existe en los medios más antiguos. Las encuestas han encontrado
relativamente alta exposición a la pornografía (definido como que representa los genitales y las relaciones sexuales ) , especialmente
entre los hombres y los adolescentes mayores. En una encuesta entre los adolescentes estadounidenses (12-14 años ), dos tercios
( 66 % ) de los hombres y más de un tercio ( 39 % ) de las mujeres habían visto al menos un tipo de medio sexualmente explícitos
( sitios de Internet , las películas clasificadas X , las revistas para adultos ) en el último año ( Brown & L' Engle, 2009 ) . En los Países
Bajos, más de la mitad ( 55 %) de los adolescentes ( 13-18 años de edad) habían visto al menos uno de los cinco tipos de relaciones
sexuales de forma manual el contenido explícito en Internet en el último mes ( Peter & Valkenburg , 2006 ) . Parte de la exposición In-
ternet no puede ser buscado . Más de una cuarta parte ( 28 %) de los usuarios de Internet 10-17 años de edad en una encuesta de
EE.UU. dijeron que habían experimentado no deseado exposición a la pornografía en línea en el año anterior ( Wolak et al. , 2007 ) .
Análisis longitudinales recientes han encontrado que los ex -posición a tales medios sexualmente explícitos en la adolescencia
temprana está relacionada con actitudes menos progresistas roles de género y tener sexo oral y relaciones sexuales a la edad de 16
años para hombres y mujeres . Los hombres que habían visto pornografía en el momento en que fueron 14 años de edad eran más
propensos que los que no lo habían visto, tener normas sexuales más permisivas y de haber participado en el acoso sexual 2 años
más tarde ( Brown & L' Engle, 2009 ) . Del mismo modo , un estudio de los adolescentes holandeses ( 13-20 años) encontró que la
exposición más frecuente a material sexualmente explícito en Internet era asociada con actitudes más positivas hacia la exploración
sexual sin compromiso (es decir , de una sola noche ) ( Peter & Valkenburg , 2008b ) y predijo sexual '' preoccupancy '' (es decir , un
fuerte compromiso cognitivo en cuestiones sexuales ) ( Peter & Valkenburg , 2008a ) . Sólo unos pocos estudios han investigado los
mecanismos de la relación entre la exposición a los adolescentes a contenidos de los medios sexual y el comportamiento sexual .
Ellos sugieren que la exposición puede aumentar la autoeficacia percibida por participar en conducta sexual ( Martino , Collins ,
Kanouse , Elliott, y Berry, 2005 ) , y las representaciones de los medios más explícitos pueden despertar los espectadores y aumentar
su interés en participar en el comporta-miento sexual ( Peter & Valkenburg , 2008a ) . Más trabajo sobre cómo se desarrolla la
conexión está garantizado .
Vulnerabilidad a los depredadores sexuales
Las preocupaciones de que los jóvenes de esta edad de los medios digitales son particularmente vulnerables a los depredadores
sexuales se han popularizado por única ca - pacidad de Internet para conectar a los usuarios con las personas que no han cumplido
en la vida real , medios de comunicación los informes de noticias de sexuales ab - producciones , y la televisión . programas como '' To
Catch a Predator '' Encuestas de usuarios de Internet en los adolescentes y los organismos encargados de hacer cumplir la ley han
sugerido, sin embargo , que Internet no es el depredador sexual cargado de campo minado que algunos podrían imaginar ( Finkelhor ,
Mitchell, y Wolak , 2000 ; Wolak , Mitchell, y Finkelhor , 2003 , 2006 ) . De acuerdo con estos datos , el 13% de los jóvenes 10-17 años
de edad recibieron propuestas sexuales no deseadas en el año anterior , y un 4% Solicita -ciones agresivas en el que fueron
proposiciones para un encuentro fuera de línea ( Wolak et al. , 2006 ) recibió . Aunque es sin duda un motivo de preocupación que
algunos jóvenes reciben propuestas sexuales no deseadas , como parte de sus contactos en línea , la mayoría de los adolescentes no
parecen estar expuestos a la amenaza de solicitaciones sexuales en línea . El aproximadamente 7 % de las violaciones legales en
2000 que se iniciaron mediante el contacto en línea se caracteriza por ser un '' sobresaliente pero pequeña proporción de los delitos
de estupro y un número relativamente bajo de los delitos sexuales cometidos contra menores de edad en general '' ( Wolak ,
Finkelhor , Mitchell, y Ybarra, 2008 , p . 115 ) . Por supuesto , incluso relativamente pequeñas proporciones '' '' de violaciones son
inaceptables , por lo que es importante ayudar a los ad- olescents navegar por Internet de forma segura . Los investigadores han
identificado individuales y de comportamiento caracte-rísticas que aumentan la probabilidad de que los jóvenes sean víctimas en
Internet. Ser mujer , ser un hombre gay, orientación sexual de un interrogatorio, o tener una historia de abuso sexual o físico offline
son todas las características asociadas con el riesgo de in- aumentó de caer presa de los depredadores en línea . la
mismas características se asocian con ser más propensos a experimentar la victimización sexual en general ( Wolak et al. , 2008 ) .
Los jóvenes con depresión los síntomas son también más propensos que otros a involucrarse en conductas de riesgo en Internet ,
tales como hablar con extraños en línea y la divulgación de información personal ( Ybarra et al. , 2005 ) . Por último , algunos de los
comportamientos en línea parecen estar asociados con una mayor probabilidad de recibir propuestas sexuales en línea de los
extraños . Los jóvenes que envían información personal a desconocidos , se comunican con desconocidos sobre sexo o lugares
roomsFonline de chat frecuentes en los que la gente tiende a comunicarse con las personas que no saben offlineFare más
probabilidades de recibir propuestas sexuales agresivas de los jóvenes que no participan en este tipo de conductas ( Wolak et al. ,
2008 ) . En una en - triguing e inquietante experimento, las adolescentes que habían sido abusadas cuando eran niños eran más
propensos que las niñas emparejados que no habían sufrido abusos de elegir avatares sexualizados ( representación digital de uno
mismo ) para representarse a sí mismos en un mundo virtual en línea (es decir , la Segunda vida) . Las chicas que decidieron avatares
sexu - lizados fueron , a su vez , más probabilidades de ser ap - proached en formas sexuales de otros personajes en el entorno en
línea y de haber conocido a alguien fuera de línea ( Noll , Shenk , Barnes , y Putnam, 2009 ) .
En resumen , tanto las formas antiguas y nuevas de los medios de comunicación contribuyen al desarrollo sexual de los adolescentes.
Los adolescentes están aprendiendo los roles de género y los modelos culturales románticas y sexuales y secuencias de comandos
de los medios de comunicación y parecen estar actuando en lo que están aprendiendo . Algunos adolescentes pueden ser más
propensos que otros a sufrir consecuencias negativas de sus exploraciones sexuales me - irradiados . Tenemos mucho más que
aprender acerca de los mecanismos que intervienen en la exposición a contenido sexual y los medios de comunicación sexual es la
conducta adolescente , y la medida en la que los adolescentes buscan y se ven afectados por lo que encuentran en el mundo de los
medios cada vez más sexualizada .
CUERPO imagen y trastornos de la alimentación
Modelos culturales del cuerpo femenino y sumamente delgado, musculoso hombre también pueden contribuir a los problemas físicos y
mentales en los adolescentes , que van desde la preocupación por la delgadez, a la excesiva ex - ercising y la dieta , a veces fatales
trastornos alimentarios . Una gran cantidad de investigación se ha realizado en la última década sobre el papel de los medios en la
insatisfacción corporal adolescentes y los trastornos alimentarios . La nueva investigación ha encontrado , por lo general , que las
representaciones positivas frecuentes de modelos delgadas y atributos negativos de los personajes más pesados en la televisión y en
las revistas
reduce la satisfacción de las adolescentes con sus propios cuerpos de inmediato y con el tiempo , y contribuye a los síntomas de
trastornos alimentarios , tanto para hombres y mujeres , pero especialmente para las niñas (para revisiones , véase Harrison y Hefner,
2008 ; Levine y Harrison, 2009 ) . En las revistas , la televisión , el cine y en la In- ternet , análisis de contenido han encontrado que ''
delgada es normativo y atractivo '' y'' '' grasa es aberrante y repulsivo ( Levine y Harrison, 2009 , p . 494 ) . Al- aunque más de la mitad
de las mujeres y los hombres estadounidenses tienen sobrepeso , un porcentaje considerablemente menor de mujeres ( 13 %) y
hombres ( 24 % ) personajes son el sobrepeso en la televisión en horario estelar ( Greenberg , Eastin , Hofschire , Lachlan , y Brownell
, 2003 ) . Hombre caracte-res son más propensos a insultar a personajes de televisión con sobrepeso que las mujeres delgadas
( Fouts y Bug - Graf, 2000 ) , y los personajes masculinos que tienen sobrepeso son más propensas que los personajes masculinos
más delgadas para burlarse de sí mismos ( Fouts y Vaughan, 2002 ) .
Tales representaciones mediáticas parecen tener un efecto sobre la satisfacción del adolescente con sus propios cuerpos y , en última
instancia , en sus hábitos alimenticios . Un meta -análisis de 25 ensayos que evaluaron los efectos de la exposición a los ideales del
cuerpo imaginario multimedia en diversos índices de la imagen corporal encontraron un tamaño de efecto promedio de d5 ? 0,36
(control en-tre diferencia estandarizada y las condiciones experimentales ) para las niñas o19 años. El tamaño del efecto fue
ligeramente mayor para los más jóvenes , en comparación con las mujeres de más edad ( d5 ? 0,31 ) , lo que sugiere que las
adolescentes pueden ser más susceptibles a tales imágenes ( Groesz , Levine , y Murnen , 2002 ) .
Otro meta -análisis de 77 estudios correlacionales y experimentales encontraron tamaños del efecto similares de insatisfacción de las
mujeres del cuerpo ( d5 ? 0,28 ) , internalización del ideal corporal delgada ( d5 ? 0,39 ) , y comer las creencias y comportamientos
( d5 ? .30 ) . El impacto de los medios de comunicación la imagen corporal en los adolescentes puede ser diferente según la raza y el
género. Aunque algunos estudios iniciales sugieren que las niñas afroamericanas fueron menos afectados por los ideales finos del
cuerpo retratados en los medios de comunicación , los estudios más recientes sugieren que la brecha étnica '' '' se está cerrando, tal
vez porque los cuerpos de las mujeres afroamericanas en los principales medios de comunicación son cada vez más delgada ,
también ( Baker, 2005 ) . Para los hombres jóvenes , los medios de comunicación parecen estimular una unidad de la musculatura .
En un estudio, por ejemplo, niños y hombres (edades 17-27 ) eran más deprimidos y más insatisfechos con sus propios músculos
después de ver anuncios fea -Turing hombres musculosos de lo que eran antes ( Agliata y Tantleff -Dunn , 2004 ) . Los estudios
diseñados para articular los mecanismos implicados en los efectos de la exposición a los medios a los ideales del cuerpo delgado y
musculoso en el punto desordenada conducta alimentaria a una especie de círculo vicioso en especial para los jóvenes
usuarios de los medios . La exposición temprana al conjunto ideal fina contribuye a la imagen corporal perturbaciones que luego
aumentan la vulnerabilidad a posteriores imágenes de los medios del ideal de delgadez . Los estudios han encontrado que las niñas
con cuerpo y problemas para comer buscan los medios de comunicación ideal de delgadez ( Thomsen , McCoy , Gustafson, y
Williams, 2002 ) , y las adolescentes que están motivados por factores sociales comparación son más propensos a internalizar el ideal
de delgadez , que con el tiempo puede conducir a trastornos de la alimentación (Harrison y Hefner, 2008 ) . Como Harrison y Hefner ( .
2008 , p 382 )
resumen : '' papel principal de los medios está ayudando a crear un ambiente social que ( 1 ) se normaliza la dieta y la delgadez
excesiva , y (2 ) anima a los jóvenes a evaluar repetidamente sus cuerpos , para encontrar con ganas , y participar en una dieta
extrema , sobre -ex - ercising , y otras conductas de salud comprometidas en un esfuerzo por aliviar la percepción de incompetencia '' .
Comercialización de Alimentos y Obesidad
Irónicamente , el mismo entorno de medios de comunicación que pro -mueve un cuerpo ideal de delgadez puede contribuir a la actual
epidemia de obesidad entre los niños y adolescentes en los Estados Unidos y , cada vez más, en todo el mundo ( Popkin , 2009 ) . El
bajo peso o el sobrepeso son las dos salidas de los patrones de alimentación saludable ( Harrison y Hefner, 2008 ) . En las últimas
cuatro décadas , la tasa de obesidad se ha más que triplicado entre los adolescentes ( 12-19 años) de 4,6 % a 17,6 % ( Ogden ,
Carroll, y Flegal , 2008 ) . Muchas características de la vida moderna distinta de los medios de comunicación , incluyendo dependencia
de los automóviles y la disponibilidad de alimentos ricos en calorías poco costoso y de alto , se han implicado en el aumento de la
obesidad . Los medios de comunicación , sin embargo , pa-rece juegan un papel importante, sobre todo a través de la promoción de
alimentos no nutritivos a los niños y adolescentes. En la última década, la comercialización de los restaurantes de comida rápida y alta
de calorías, pobres en nutrientes, alimentos y bebidas dirigidas a los niños y adolescentes se ha incrementado dramáticamente , así
como las organizaciones de salud han expresado alarma sobre el impacto potencialmente negativo ( Vandewater y Cummings,
2008 ) . Más de una cuarta parte ( 26 % ) de los anuncios de productos vistos en la televisión por los adolescentes de Estados Unidos
son los productos o restaurantes de comida o bebida ; anuncios para dulces , snacks, cereales, y la comida rápida son vistos más a
menudo (Powell , Szczypka , y Chaloupka , 2007 ) . El adolescente promedio verá cerca de 17 anuncios de comida al día y 41 horas
de anuncios de comida anuales ( Gantz , Schwartz , Angelini , y Rideout , 2007 ) .

En 2003 , la Organización Mundial de la Salud y la Alimentación y la Agricultura Orga -nización informó que no había pruebas
suficientes a la conclusión de que este tipo de publicidad es un factor causal probable '' '' de la obesidad juvenil. En 2006 , los EE.UU.
Ins-tituto de Medicina llegó a conclusiones similares basadas principalmente en los datos de correlación y pidió - ing límite de
comercialización de alimentos dirigida a los niños ( Vandewater y Cummings, 2008 ) .
La mayor parte de la investigación de la investigación de la relación en-tre la comercialización de alimentos y la obesidad se han
centrado en los niños más pequeños y la publicidad en la televisión por-que los niños pequeños pueden ser más susceptibles a las
demandas de publicidad de los adolescentes , debido a sus capacidades de procesamiento cognitivo menos desarrollados. La
investigación ha demostrado , por ejemplo, que los niños o4 años tienen problemas para programas de com - mercials diferenciador.
Los niños menores de 7 años no pueden percibir que el anuncio está tratando de vender algo y pueden pensar que es simplemente
más el entretenimiento o un tipo de información ( Kunkel, 2001 ) . Los vendedores están interesados en atractivo para los niños y
adolescentes para aumentar la lealtad de marca y porque los niños afecta las compras de su familia , así como pasar un montón de
dinero a sí mismos . Viajando Teens ' , acumulado a través de puestos de trabajo , subsidios, y los regalos , se estimó en EE.UU. $ 80
mil millones en 2006 y se espera que aumente a EE.UU. 91000000000 dólares en 2011 ( Mar- ketingVOX , 2007 ) . En 2006 , más de
EE.UU. $ 1,6 mil millones se gastaron los productos alimenticios de marketing a los niños y adolescentes ( Federal Trade Commission,
2008 ) . El totalmente nuevo '' '' ecosistema de marketing (por ejemplo , teléfonos celulares , dispositivos móviles de música ,
mensajería instantánea , los videojuegos y los mundos virtuales en tres dimensiones ) que se está desarrollando para atraer a la
generación en línea sugiere que será importante prestar la atención a los adolescentes como público , también. Sitios web de marca
patrocinadas alimentos que incluyen juegos interactivos ( por ejemplo , advergames '' '' ) también incluyen oportunidades de ganar
premios y cupones de alimentos poco saludables productos. En 2005 , más de 500 anuncios de juegos que ofrecen una o varias
marcas de alimentos estaban en la Web (Moore , 2006 ) . En estos sitios , se alienta a los jóvenes a iniciar sesión con una dirección de
correo electrónico que puede ser utilizado para de- hígado más materiales de promoción y seguimiento de su otra actividad en línea.
Algunos jóvenes han sido reclutados para servir como promotores de marcas entre sus amigos como parte de '' virus '' o '' invisibles ''
campañas de marketing ( Calvert, 2008 ) . Defensores de la salud de jóvenes están preocupados de que los niños e incluso los
adolescentes sean más vulnerables a este tipo de estrategias persuasivas , porque el intento de venta no es evidente, y el joven
consumidor se puede llegar de muchas maneras , una vez se haya hecho el contacto inicial ( Chester y Montgomery , 2007 ) . Será
importante investigar la medida en que estas nuevas estrategias de marketing afectan adoles -
preferencias centavos comida , compras y salud. Se necesitan con urgencia estudios experimentales y longitudinales de los
adolescentes en estos nuevos entornos de marketing.

En resumen, el mundo de los medios está poblada por mujeres hermosas , delgadas y hombres musculosos que aparentemente
pueden comer los alimentos anunciados sin sufrir las consecuencias de la obesidad o una dieta excesiva . Estas representaciones son
especialmente atractiva para los primeros adolescentes que están buscando modelos para emular como a sus propios cuerpos se
desarrollan y que empiezan a tener más posibilidades de elección sobre qué y cuándo comer. La epidemia simultánea de la
insatisfacción corporal , comer -ción trastornos y la obesidad entre los adolescentes es especialmente problemático , ya que sugiere
una falta fundamental de comprensión acerca de estilos de vida saludables. A medida que los nuevos medios ofrecen formas más
atractivas para promover alimentos bajos en nutrición para los adolescentes , es muy importante que aprendamos más acerca de
cómo estas tácticas de marketing de trabajo y desarrollar estrategias para ayudar a los jóvenes a aprender a amar y nutrir los cuerpos
que tienen.
SUSTANCIA USO : alcohol, tabaco, y drogas ilícitas
A pesar de un gran esfuerzo se ha centrado en la contención del tabaco los adolescentes , el alcohol y el consumo de drogas ,
muchos de los medios de comunicación que los jóvenes consumen seguir retratar el uso de estas sustancias controladas como
normativo. El alcohol es la sustancia predominante fea - rado en programas de televisión . Un análisis de los programas emitidos
durante la temporada 1998-1999 , el 75 % de los episodios de los programas de mayor audiencia contó con el consumo de alcohol ,
de tabaco y el uso de drogas se muestra en aboutonefifthoftheepisodes ( Christenson , Henriksen , y Roberts, 2000 ) . En los videos
musicales que salió al aire en MTV y BET , en 2001 , el 35% contó con alcohol, 10 % el consumo de tabaco y el consumo de drogas
13 % ( Gruber, Thau , Colina , Fisher , y Gruber, 2005 ) . En 2007 , los anuncios de la industria del alcohol corrieron más de 340.000
veces en la televisión (Centro de Al- cohol Marketing y Juventud, 2008 ) . Los jóvenes menores de edad que parecía ser parte de la
población objetivo de estos anuncios. De los anuncios de bebidas alcohólicas fue vista por menores de edad , el 40% se emitieron en
el marco de los programas cuya audiencia se compone de proporcionalmente más 12 a 20 años de edad de la población general.
Personajes de la película también se lanzan con frecuencia sustancias peligrosas con- consumidoras , incluso en las películas
destinadas a los niños. Casi la mitad ( 47 %) de las películas animadas de clasificación G liberados en el siglo 20 muestran el alcohol y
el 43 % mostró el consumo de tabaco (Thompson y Yakota , 2001 , véase también Ryan & Hoerrner , 2004 ) . De los protagonistas
adolescentes retratadas en las principales películas estrenadas entre 1999 y 2001 , el 40% bebió alcohol , el 17%
fumado cigarrillos , y el 15% usa medicamentos (Stern, 2005 ) . Un análisis longitudinal de representaciones fumar película mostró que
, después de haber disminuido en la década de 1980 , la cantidad de consumo de tabaco en las películas de la década de 2000 era
igual a la de la década de 1950 ( Glantz , Kacirk , y McCulloch, 2004 ) . Sabemos relativamente poco, sin embargo , acerca de la
medida en que los adolescentes están expuestos a sustancias controlada en Internet . Un informe indicó que más de un tercio de los
estudiantes de secundaria ( 34 % ) y los estudiantes de secundaria ( 39 % ) reportó haber visto los productos del tabaco en Internet
( Bloch et al. , 2005 ) . Sitios web de redes sociales son una nueva sala multimedia de la que los jóvenes pueden recoger información
sobre las normas sociales relacionados con sustancias . Un análisis del contenido de 500 perfiles de MySpace perteneciente a los
usuarios que identificaron a sí mismos como de 18 años encontró que el 41 % de los perfiles contenía el consumo de sustancias
(Moreno , Parques, Zimmerman , Brito , y Christakis , 2009 ) .
Efectos de las representaciones de los medios de Alcohol y Tabaco
Tabaco. Comercialización Despitetherestrictionsplacedontobacco en las últimas décadas , las marcas de tabaco siguen Tobe
featuredprominentlyin somemass medios de comunicación, así como en los puntos de compra , en la ropa, y otros artículos de marca .
Los estudios muestran consistentemente una relación posi-tivo entre la comercialización del tabaco y las actitudes de los adolescentes
hacia , y la probabilidad de que , el inicio del tabaquismo . La potencia de la comercialización del tabaco se muestra en los resultados
de un estudio longitudinal que exploró la relación entre el estilo de crianza de los hijos y la receptividad de los adolescentes a la
comercialización del tabaco (Pierce, Distefan , Jackson , blanco, y Gilpin, 2002 ) . Un estilo de crianza autoritario ha demostrado ser un
mecanismo de protección contra los adolescentes para iniciar su consumo . Los adolescentes de padres autoritarios que estaban muy
receptivos a la comercialización del tabaco, sin embargo, eran tres veces más propensas a fumar que los adolescentes de padres
autoritarios que estaban mínimamente receptivos a la comercialización del tabaco . Receptividad Estos adolescentes "para la
comercialización del tabaco también tuvo un efecto mucho mayor sobre la probabilidad de fumar que si sus padres o amigos fumaban
Otras conclusiones son igualmente convincentes. Las encuestas han demostrado que la atención de los adolescentes a la revista
anuncios de tabaco se relaciona positivamente con la frecuencia de fumar ( Aloise -Young, Slater, y Cruickshank , 2006 ) , que tiene un
anuncio de cigarrillos favoritos en la adolescencia predice ser un fumador en la edad adulta ( Gilpin, Blanco , Messer, y Pierce ,
2007 ) , y que los adolescentes que ven más películas que retratan fumadores tienen el doble de probabilidades de fumar 2 años más
tarde que los adolescentes que ven
menos esas películas ( Sargent et al. , 2007). La publicidad del tabaco también puede influir indirectamente en la susceptibilidad
adolescentes a iniciar su consumo por lo que les empuja a sobreestimar ad susceptibilidad y fumar prevalen-cia entre sus pares
( Gunther , Bolt , Borzekowski , Liebhart , y Dillard , 2006 ) . ( Dos amplias re- vistas de los efectos de las representaciones del tabaco
en las películas [ Charlesworth y Glantz , 2005 ] y la comercialización del tabaco [ Wellman , Sugarman , DiFranza , y Winickoff ,
2006 ] están disponibles . )
Alcohol . Asimismo, estudios han proporcionado considerable evidencia que vincula alcohol exposición a los medios de los resultados
conductuales . Un estudio longitudinal reciente, por ejemplo, encontró que los jóvenes adolescentes que no habían tenido una bebida
alcohólica antes, pero que veían más alcohol que representa las películas eran más propensos a comenzar a beber en los 2 años que
sus compañeros que veían menos películas con el alcohol representan ( Sargent, Wills, Stoolmiller , Gibson, y Gibbons , 2006). Varios
estudios han puesto de relieve el efecto de la publicidad de alcohol en los jóvenes potable (Austin , Chen , y Grube , 2006 , Collins,
Ellickson , McCaffrey , y Hambarsoomians , 2007 ; Stacy, Zogg , Unger, y Dent, 2004 ) . Un estudio reciente comparó las cifras de
publicidad de alcohol de los mercados de los medios principales con datos de encuestas longitudinales de los adolescentes y adultos
jóvenes que viven en zonas cubiertas por estos mercados. Los resultados mostraron que todos los extras cápita dólar por publicidad
se asoció con el consumo de 3 % más bebidas alcohólicas al mes , y cada exposición del anuncio de auto -reporte adicional se asoció
con un mayor riesgo de consumo 1 % entre los 15 y 20 años de edad ( Snyder, Milici , Slater, Sun , y Strizhakova , 2006 ) . Los medios
juegan un papel socializador importante en las actitudes y comportamientos relacionados con sustancias de shap -ción de los jóvenes.
Desde el entretenimiento anuncios de cerveza se emitió durante los programas de televisión populares , a los vídeos de YouTube teen
-autor con instrucciones bong del hotel, a las campañas patrocinadas por el gobierno instando a los adolescentes a mantenerse por
encima de la influencia '' '' ( http://www.abovethe influence.org ) , los adolescentes se ven inundados con mensajes mediadas sobre el
alcohol , el tabaco y las drogas. Se necesitan esfuerzos continuos de investigación para ayudar a frenar el alcohol y la
comercialización del tabaco a la juventud, para el diseño de programas de prevención eficaces , y para ayudar a los adolescentes a
navegar el laberinto de mensajes contradictorios relacionados con sustancias con las que se enfrentan todos los días.
FRENTE A LOS EFECTOS NEGATIVOS DE MEDIOS
Dada la acumulación de pruebas de que el uso los adolescentes de los medios contribuyen a una serie de comportamientos
potencialmente insalubres , incluyendo la agresión , el cuerpo alteración de la imagen , la mala nutrición, sexual temprana el coito , y el
tabaco y el alcohol , se han propuesto una serie de recursos y algunos evaluado. Dos de los más prometedores están utilizando los
medios de comunicación para la promoción de la salud y la educación de los jóvenes sobre cómo ser consumidores de los medios
más alfabetizados .
El uso de los medios de comunicación para la promoción de la salud de los adolescentes
Los medios de comunicación se han utilizado para promover la salud comporta-miento durante muchas décadas. En la última década
se ha prestado más atención a la utilización de los medios de comunicación para la salud de los adolescentes pro -mover ' y para
evaluar la eficacia de estos esfuerzos (por ejemplo , Brown , 2009 ) , y las directrices han sido desarrolladas para ayudar a asegurar
las campañas eficaces ( Noar , 2006 , Randolph y Vis- wanath , 2004 ) . Dos meta -análisis de campañas de medios de comunicación
para la salud han encontrado que , en promedio , 4.8 % de las personas expuestas a este tipo de campañas va a cambiar su conducta
relacionada con la salud ( Derzon y Lipsey , 2002 ; Snyder & Hamilton , 2002 ) . Esto puede no parecer una gran proporción , pero
cuando se distribuye a través de las grandes audiencias que los medios pueden llegar , en comparación con los programas después
de la escuela o uno-a- uno el asesoramiento, el impacto puede ser considerable . Como resultado de una afluencia considerable de la
financiación de una serie de acuerdos legales entre los estados y los fabricantes de tabaco en la década de 1990 ( Farrelly,
Niederdeppe , y Yarsevich , 2003 ) , un creciente cuerpo de investigación se ha centrado en la optimización del diseño de los medios
de comunicación campañas diseñado para mantener a los adolescentes de fumar.
Una campaña contra el consumo de marihuana también se ha evaluado. Estas evaluaciones refuerzan el principio fundamental de que
los medios de comunicación la campaña mensajes deben ser cuidadosamente elaborados para atraer a la audiencia objetivo. Algunas
investigaciones han encontrado, por ejemplo , que los mensajes que enfatizan los riesgos sociales de fumar (por ejemplo , fumar daña
a otros , la gente mira hacia abajo en los fumadores ) son más eficaces en la reducción de las intenciones de los adolescentes no
fumen ( Pechmann , Zhao , Goldberg , y Reibling , 2003 ) . Otra investigación encontró que los anuncios que evocaban emociones
como el miedo o la tristeza y que destacaron los efectos graves para la salud del consumo de tabaco , eran más memorable ( Biener ,
Ji , Gilpin, y Albers , 2004 ) . La eficacia de las diversas características de formato también ha sido probado . Basándose en la idea de
que los altos adolescentes buscan sensaciones están en mayor riesgo de consumo de sustancias, se ha demostrado que los
mensajes con un alto número de cortes de escena , imágenes intensas , música fuerte y rápido , y los finales sorprendentes para ser
positivamente relacionada con el recuerdo del anuncio ( Niederdeppe , Davis, Farrelly, y Yaresevich , 2007 ) . Una serie de campañas
destinadas a reducir el consumo de drogas y conductas sexuales de riesgo entre los adolescentes se ha utilizado con éxito como
mensajería de alta sensibilidad para llegar a los jóvenes en riesgo ( Noar , 2006 ) .
Los investigadores se han centrado también en el nivel reactanceFthe psycholog -ca de la actitud defensiva que el mensaje de la
campaña generatesFas un mecanismo clave predecir el éxito de un mensaje contra el tabaquismo entre los adolescentes (Miller,
Burgoon , Grandpre , y Alvaro, 2006 ) . Esta línea de investigación sugiere que las campañas de prevención deben orientarse a reducir
las percepciones de adolescentes de que el comunicador está sesgada (Shen , Monahan , Rodas , y Roskos - Ewoldsen , 2009 ) . Las
campañas también tienen que tener cuidado con los posibles efectos boomerang . La Campaña Nacional de Medios Juvenil
Antidrogas es uno de los más grandes medios de comunicación campañas dirigidas a los adolescentes siempre se ejecutan en los
Estados Unidos. La tercera fase de la campaña se desarrolló de 1999 a 2004, y consistió principalmente en la televisión , radio, prensa
y algo de publicidad en línea dirigida a reducir el consumo de drogas entre los jóvenes. Dado el amplio alcance y la frecuencia de las
imágenes publicitarias, la mayoría de los adolescentes de Estados Unidos recordó haber visto los anuncios ( Orwin et al. , 2004 ) . Es
alarmante , sin embargo , las evaluaciones mostraron que la exposición más frecuente a los anuncios de la campaña se asoció con las
percepciones más fuertes que los compañeros estaban usando la marihuana , las intenciones más bajos de no uso de la marihuana ,
y una mayor apertura de su uso. La evidencia sugiere que la campaña generó un meta-mensaje '''' que la marihuana estaba muy
extendida entre los adolescentes , lo que , a su vez , estimuló un aumento en el consumo de marihuana los jóvenes . Un análisis de
seguimiento sugiere, sin embargo , que la iniciativa de marihuana , un componente de la campaña más grande, fue eficaz en la
reducción del consumo y las actitudes de la marihuana por lo menos entre la mayor búsqueda de sensaciones adolescentes
( Palmgreen , Lorch, Stephenson, Hoyle , y Donohew , 2007 ) . En resumen , la financiación dedicada especialmente al tabaco y
prevención de drogas entre los jóvenes investigadores tiene al- mitido en los últimos años para llevar a cabo estudios de alta calidad
dirigidos a articular las mejores prácticas para campañas en los medios de prevención y el mensaje de- muestra . Estos estudios han
aclarado que la recepción de los mensajes es siempre el resultado de una interacción entre la función de mensajes y audiencias
caracterís-ticas , y que algunos de los mensajes son más apropiados para algunas audiencias que otros.
Media Literacy
La alfabetización mediática es otra estrategia prometedora para mitigar algunos de los efectos potencialmente nocivos del consumo de
medios de comunicación entre los adolescentes. En el pasado impulso década se ha desarrollado en los Estados Unidos para el
los maestros y los programas después de la escuela para incluir los principios de alfabetización mediática en sus planes de estudio .
CONCLUSIONES

En la última década, una gran cantidad de nuevas investigaciones se ha centrado en el papel que juegan los medios de comunicación
en la vida de los adolescentes. Esta revisión muestra que claramente la me -dia son un aspecto frecuente e importante de la vida de
adolescentes . No sólo los adolescentes pasan una gran cantidad de tiempo con una amplia variedad de medios de comunicación,
sino que también están aprendiendo e interactuando con una gran va- riedad de otras personas e ideas a través de los medios de
comunicación. Esta generación de adolescentes está creciendo con un acceso sin precedentes para el resto del mundo . Algo de lo
que pueden hacer con los medios de comunicación tiene una gran promesa : se puede conectar con otras personas con intereses
comunes , independientemente de la geografía y el tiempo , ya que pueden aprender sobre todo lo que les interesa, cuando y donde
quiera que se encuentran en este momento, y pueden ex -
presione públicamente y conectarse con otras personas que tienen intereses y pasiones similares y con los que quieren entrar en
acción.
Y la investigación muestra , tanto los medios de comunicación nuevos y viejos vienen con riesgos. Aquí hemos visto que , en función
de los patrones de uso , los medios de comunicación contribuyen a la conducta agresiva , trastornos de la alimentación , las ideas
distorsionadas acerca de las relaciones , el comportamiento sexual anterior , así como consumo de alcohol y tabaco y el consumo de
drogas . También hemos visto que algunos de los primeros temores sobre el uso de los adolescentes de la Inter -net , como la adicción
, el acoso cibernético , y los depredadores sexuales , no puede ser tan problemático como se pensaba al principio, pero puede ser
problemático para algunos, sobre todo los ya en alto riesgo . Queda mucho trabajo por hacer en el entorno de los medios de
comunicación más reciente sigue evolucionando . Será especialmente importante desarrollar nuevas medidas de exposición . Gran
parte de la investigación actual se ha centrado en un medio , a menudo sólo la televisión o incluso un género específico dentro de la
televisión , en lugar de la matriz de los medios de comunicación adolescentes uso . Como gran parte de los medios de comunicación
de contenido converge hacia Internet, será importante saber si la plataforma y / o la importancia del contexto y en qué medida elección
selectiva y la interacción con el contenido , ya que es posible con muchas de las nuevas formas de comunicación, afecta a la
probabilidad de efectos . En al menos tres de los dominios de la salud discutido aquí (es decir , los medios violentos y la agresión ,
sexual me -dia y el comportamiento sexual y los medios de comunicación ideal de delgadez y la alteración de la imagen corporal ) ,
resultados de la investigación apuntan a modelos recíprocos, no recursivas de se- selección y efectos . Esto sugiere que a plena com-
prender el proceso de efectos de los medios en los adolescentes , los estudios longitudinales a largo plazo que incluyan medidas de
precisión de cambio de uso de los medios de comunicación , así como otras variables diferencias contextuales e individuales son
necesarias.
En algunos ámbitos (por ejemplo, los medios de comunicación y la alteración de la imagen corporal , la obesidad y el comportamiento
sexual , en especial ) que todavía tenemos mucho que aprender sobre los mecanismos de la relación entre la exposición y los
efectos . No sabemos , por ejemplo , ¿por qué ver contenido sexual en los medios predice el comportamiento sexual anterior para
algunas ad- olescents y no para otros. Un número de posibles mediadores y moderadores se han avanzado , pero hay una explicación
clara ha surgido hasta ahora . El trabajo sobre el contenido de los medios violentos y el comportamiento agresivo viene probablemente
más cercano a la pintura de la imagen matizada de por qué algunos adolescentes serán más neg - tivamente afectado por lo que
hacen con los medios de comunicación que otros. Más integración teórico que tiene una perspectiva de lo que se cioecological será
probablemente más fructífera ya que el uso de medios adolescentes es a menudo una parte de su trabajo la identidad personal y
motivado por lo que está sucediendo en sus familias, las redes de pares, y las escuelas. Por último, dada la notable ubicuidad de
acceso y los adolescentes a los medios, es de vital importancia que los adolescentes aprendan a usar los medios de comunicación de
manera inteligente y saludable. Los medios de comunicación pueden incluir la salud de refuerzo mensajes y adolescentes pueden
aprender habilidades de alfabetización audiovisual que ayudará a asegurar que los medios de comunicación son positivas en lugar de
fuerzas negativas en su vida.