Sei sulla pagina 1di 7

Frauenliebe und leben (amor y vida de mujer)

Es un ciclo de poemas escrito por Adelbert Von Chamisso y musicalizado en 1840 por Robert
Schumann, en él se describe la historia del amor que siente una mujer por su pareja, relatando
desde su primer encuentro, su boda, el nacimiento de su hijo y la muerte de su esposo, suceso
que la deja totalmente devastada ya que su existencia gira en torno al amor que siente por esa
persona.
El ciclo inicia con “Seit ich ihn gesehen” (desde que le he visto) donde se habla de la
admiración de una mujer hacía un hombre del cual tiene la certeza de estar enamorada,
mostrando una profunda adoración al decir que cree estar ciega desde que lo vio ya que solo
tiene ojos para él.
El lied puede dividirse en dos secciones que se vuelven a repetir, haciendo un cambio solo
en el texto y dentro de cada sección se encuentra una parte A y una parte B:
1.- Seit ich ihn gesehen
A
Seit ich ihn gesehen,
antecedente
Glaub ich blind zu sein;
Frase
consecuente Wo ich hin nur blicke,
Seh ich ihn allein; Sección
B Wie im wachen Traume
antecedente 1
Schwebt sein Bild mir vor,
Taucht aus tiefstem Dunkel,
consecuente
Heller nur empor.
A1 Puente
Sonst ist licht - und farblos
antecedente
Alles um mich her,
Nach der Schwestern Spiele
consecuente
Nicht begehr ich mehr, Sección
B1 Möchte lieber weinen, 2
antecedente
Still im Kämmerlein;
Seit ich ihn gesehen,
Consecuente
Glaub ich blind zu sein.
Coda

El acompañamiento y la forma musical de la pieza están delimitados por el texto, este se


compone de dos estrofas que contienen ocho versos cada una. Como se observa en el
esquema anterior, cada cuatro versos se forma una frase musical en el cual el
acompañamiento del piano tiene un desarrollo y en los otros cuatro versos siguientes tiene
un desarrollo distinto.
El piano comienza con una sucesión de acordes de I-IV-V7 en la tonalidad de Si mayor que
serán repetidos nuevamente, pero en Do menor:

I IV V7 I IV V7 I IV V7 I IV V7

Esta secuencia de acordes en el piano además de marcar una nueva sección, también es
utilizada para dar conclusión a la pieza.
La atmosfera de la pieza es un poco melancólica y con un sentimiento de tristeza ya que se
habla de un amor que al parecer es inalcanzable y al describir los sentimientos que le provoca
ese amor imposible el acompañamiento se vuelve más dramático.
Para lograr este efecto dramático, Schumann hace uso de acordes de V, II y I grado en
inversión que dan como resultado una variedad de textura y color en el piano.

V2 I63 II I II63 V V2 I63 V64 I V2

El segundo lied “Er, der Herrlichste von allen” (el, el más magnifico de todos) está en Mi
mayor y nos relata como la mujer expresa su adoración por su amado, diciendo que a quien
elija como esposa será muy afortunada, siempre y cuando sea digna de él.
El piano tiene un acompañamiento de acordes marcados con staccato que prevalece durante
toda la pieza, dándole un carácter enérgico.

El carácter enérgico de estos acordes representa la alegría que siente la mujer al describir a
su ser amado. Cuando describe las virtudes de su amado el acompañamiento alegre se
mantiene, sin embargo, cuando ella se da cuenta de que su amor posiblemente es inalcanzable
la atmosfera se vuelve más dramática.
La estructura en este lied es un poco más elaborada debido a que el texto contiene más
estrofas:
A B A1 C A

Puente

Puente
Estrofa 1 Estrofa 2 Estrofa 3 Estrofa 4 Estrofa 5 Estrofa 6 Estrofa 1* Coda

“Ich kann's nicht fassen, nicht glauben” (No puedo comprenderlo, creerlo) es la tercera
pieza de este ciclo y está en la tonalidad de Do menor, en ella el hombre ha elegido una
prometida y la mujer no puede creerlo ya que la ha elegido. El promete que estarán juntos
por siempre, lo que la hace permanecer en un estado de profunda alegría.
Al inicio, el lied tiene una similitud con un recitativo, ya que el acompañamiento en el piano
solo da el tiempo fuerte y la voz no tiene mucho movimiento melódico.

El carácter es algo apresurado y representa la confusión que la mujer siente por no


comprender como es que la ha elegido como esposa y piensa que es un sueño. Al final cuando
ella se da cuenta de que en verdad ha sido elegida como prometida del hombre de sus sueños
la pieza termina con una tercera de picardía, representando la disipación de las dudas y
confusión de la mujer.

“Du Ring an meinem Finger” (Tu, anillo de mi dedo) habla sobre como el anillo que se
encuentra en el dedo de la mujer representa un sueño de su infancia cumplido, dándole un
significado a su vida que es servirle a su amado y vivir para él.
En esta pieza tanto la línea melódica de la voz y el piano son más cantábile. Al inicio el piano
hace una especie de contrapunto con la melodía:
Cuando aparece la cuarta estrofa en donde ella manifiesta su deseo de pertenecerle por entero,
el acompañamiento comienza a moverse en bloques de acordes dando más énfasis a la línea
vocal ya que está generando gran tensión al alcanzar la nota más alta en todo el lied:

Más adelante el piano retoma su acompañamiento inicial, concluyendo el lied con una coda
de cuatro compases. De nuevo vemos como la forma musical de la pieza está completamente
sujeta a la estructura del texto.
La quinta pieza es “Helft mir, ihr Schwestern” (Ayudadme, hermanas) en donde ella
suplica a sus hermanas que la ayuden a prepararse para su amado. Ella desea erradicar toda
ansiedad en su corazón para poder pensar con claridad y recibirlo con gran alegría,
despidiéndose así de sus hermanas para unirse a su amado y comenzar una nueva vida.
El piano lleva un acompañamiento arpegiado que le da un carácter andante a la pieza ya que
las voces suben y bajan en figuras de corchea, simulando que la mujer va presurosa de un
lado a otro junto con sus hermanas para finalizar los preparativos de su boda.

esta sensación de apresuramiento y ansiedad perdura mientras ella pide ayuda a sus hermanas
y cambia cuando comienza a preguntarse si es digna de su amor, es esta sección el
acompañamiento en el piano pasa de arpegios a bloques de acordes en staccato y haciendo
acordes de dominante para aumentar la tensión.
En “Süßer Freund, du blickest” (Dulce amigo, me miras asombrado) su dulce amigo (quien
es su ahora esposo) la mira con asombro ante sus lágrimas. El no entiende que esas lagrimas
son debido a que su corazón está lleno de júbilo. Ella relata como a lado de su cama se
encuentra una cuna y a lado la imagen de su esposo, dando a entender su deseo por un hijo.
La estructura del acompañamiento se relaciona con el texto de la siguiente manera:
A
Süßer Freund, du blickest
Mich verwundert an,
a
Kannst es nicht begreifen,
Wie ich weinen kann;
Laß der feuchten Perlen
Ungewohnte Zier
b Freudighell erzittern
In dem Auge mir.
A1
Wie so bang mein Busen,
Wie so wonnevoll!
a
Wüßt ich nur mit Worten,
Wie ich's sagen soll;
Komm und birg dein Antlitz
Hier an meiner Brust,
b Will in's Ohr dir flüstern
Alle meine Lust.
Puente
B
Weißt dur nun die Tränen,
a Die ich weinen kann?
Sollst du nicht sie sehen,
Du geliebter Mann? Cambio de
Bleib an meinem Herzen, carácter
Fühle dessen Schlag,
b
Daß ich fest und fester
Nur dich drücken mag.
A
Hier an meinem Bette
Hat die Wiege Raum,
a Wo sie still verberge
Meinen holden Traum;
Kommen wird der Morgen,
Wo der Traum erwacht,
b Und daraus dein Bildnis
Mir entgegen lacht.
El lied comienza con la mujer explicando el porqué de su llanto mientras suena un
acompañamiento en el piano similar a un coral:

Este acompañamiento se mantiene durante dos estrofas para luego cambiar a acordes en
staccato, dando más fuerza a la pieza ya que en el texto la mujer trata de esconder sus lágrimas
para que su esposo no las mire.
“An meinem Herzen, an meiner Brust” (A mi corazón, a mi pecho) es el séptimo lied de
este ciclo, en este lied ella habla sobre la dicha que le provoca el nacimiento de su hijo, quien
descansa en su pecho, por ello el texto recita: “En mi corazón, en mi pecho, ¡tú, mi deleite,
tú, mi gozo!”. Su alegría y devoción se ven representadas en el infante.
Está en la tonalidad de Re Mayor con un carácter rápido, reflejando la gran felicidad que
siente la mujer debido al nacimiento de su hijo y el piano comienza con un pedal de
dominante que permanece durante casi cuatro compases.
Amónicamente es el lied más sencillo de todo el ciclo ya que el acompañamiento hace la
mayor parte del tiempo acordes de V-I en forma de acordes arpegiados, variando algunas
veces con un cromatismo.

Al final de la pieza cuando la mujer se dirige a su hijo, el acompañamiento pasa de estar en


acordes arpegiados a estar en bloque y se vuelve menos presuroso, con un tiempo más
calmado.
El ciclo finaliza con “Nun hast du mir den ersten Schmerz getan” (Ahora me has causado
el primer dolor) y a diferencia del lied anterior en donde la mujer alcanza la cúspide de la
felicidad con el nacimiento de su hijo, aquí esa felicidad se ve fuertemente contrastada con
la muerte de su esposo, algo que la deja profundamente devastada y sintiendo que su mundo
está vacío, ya que ella a amado y vivido sintiendo así que no queda nada más que hundirse
en profunda tristeza.
La pieza comienza con un acorde de Re menor marcado sforzato mientras la voz declama:
“Ahora me has causado el primer dolor…” y la escritura cantábile presente en lieder
anteriores es abandonada para mostrarnos una declamación tipo recitativo con cambios
armónicos eventuales del piano.
La simplicidad en la línea vocal permite al interprete añadir una conclusión profundamente
emocional ayudándose de la atmosfera melancólica que crea la armonía en el piano.
La pieza termina con el regreso a La mayor y la repetición del mismo acompañamiento
escuchado en el primer lied, con esto Schumann posiblemente sugiere que la ahora viuda
recuerda con nostalgia el pasado para inmortalizar el recuerdo de su amado en su mente,
regresando a la primera vez que lo vio y como pensó que era el hombre de sus sueños.
Amor y vida de mujer es la historia de cómo el amor y devoción que siente una mujer por su
esposo va desbordándose cada vez más y más hasta sufrir una decepción amorosa que la deja
devastada por completo debido a que ella creía que su amado era perfecto. Shumann nos
muestra los cambios emocionales con el pasar de cada lied, y la manera en la que logra una
conexión entre cada uno de estos es regularmente a través de repeticiones motívicas, rítmicas,
melódicas y armónicas, siendo consciente en todo momento de la simetría y unidad que debe
existir entre el texto y el acompañamiento.