Sei sulla pagina 1di 21

PARA QUE SE HACEN LAS MUESTRAS DE SUELOS

Antes de decidir qué uso dar al suelo, es necesario conocer sus características.
Por ello, el análisis de suelo es la mejor guía para el diagnóstico de sus
condiciones, lo que permitirá una mejor planificación de las actividades y manejos,
ajustando los insumos de producción. Pero el análisis no será satisfactorio, si el
muestreo no ha sido adecuado y representativo del sitio del que se desea la
información.

¿Qué hacer antes de tomar la muestra?

Es necesario delimitar las áreas de muestreo lo más homogénea posible. Para


identificarlas, es necesario observar los diferentes tipos de suelos en la finca y los
límites que estos suelos tienen dentro del paisaje.

Usualmente los límites del suelo coinciden con el cambio en la pendiente del
terreno (plano vs. inclinado), uso (pastura vs. campo natural), posición en el
terreno (zona alta, media y baja), años de cultivo, manejos, diferencias en la
vegetación natural, etc.
¿Quién realizará el muestreo?

Es conveniente la participación del técnico y del productor para la diagramación


del croquis y extracción de las muestras.

¿Qué elementos se necesitan?


¿Cómo muestrear?

Definidas las áreas de muestreo en la finca se procede al muestreo, evitando los


sectores con influencias de caminos, alambrados, construcciones, deyecciones,
aguadas, manchones, sendas etc.

El muestreo consistirá en realizar un recorrido en zig-zag tomando en cada punto


una muestra simple (submuestra). Posteriormente se mezclará con las muestras
de los puntos sucesivos a cada profundidad, formando una muestra compuesta la
cual se llevará para su análisis.

En el caso de plantaciones frutales o forestales, la muestra se tomará a la mitad


de la proyección de la copa.

Para la extracción de cada submuestra se debe comenzar eliminando la cobertura


vegetal u hojarasca de cada punto elegido evitando eliminar la capa superficial de
suelo.

En caso de usar pala de punta, cada muestra simple se obtendrá cavando y


vaciando un pozo de profundidad definida, procediendo a sacar una rebanada de
3 cm de espesor aproximadamente y de esta rebanada seleccionar el tercio medio
colocándola en una bolsa.
¿Cuántos puntos del terreno se necesitan muestrear para componer una
muestra representativa?

Cada muestra compuesta está constituida por un número de submuestras según


el siguiente criterio.

- Cultivo extensivo: se tomará 1 submuestra cada 2-3 ha. Entre 10-30


submuestras por cada muestra.

- Cultivo intensivo: 10-30 submuestras por ha., parcela o cuadro.

En suelos con gran variablilidad espacial cuando mayor es el número de


submuestras en un área de muestreo mayor será la representatividad.

¿Cuándo muestrear y a que profundidad?

En general se recomienda muestrear 2-3 meses antes de la siembra o transplante


para obtener los resultados, interpretarlos, establecer las recomendaciones y
adquirir los fertilizantes, cal o abonos orgánicos a aplicar según el análisis de
suelo. En cultivos perennes esto puede hacerse cada 2 años, alrededor de 1-2
meses antes de la cosecha, en la época de floración. En pasturas se puede
muestrear cada 2 años, luego del pastoreo. La frecuencia de muestreo puede ser
más intensa para cultivos altamente tecnificados (flores, hortalizas, etc.).

Se recomienda dejar pasar 48 h. después de lluvia o riego intenso.

La profundidad deberá ser uniforme, la cual dependerá del objetivo del análisis, de
la profundidad de los horizontes, del tipo de labranza, de la zona de mayores
raíces y de la naturaleza del cultivo (anual o perenne).

Una propuesta es: 0-30 cm; 30-60 cm; 60-90 cm y en el caso que fuera necesario
de 90-120 cm.

En el caso de cultivos con raíces profundas, plantaciones forestales y frutales, es


neceseario extraer muestras profundas (> a 0-30 cm).

¿Qué es el cuarteo?

Cuando la cantidad muestreada supera la cantidad solicitada por el laboratorio (2


kg), se procederá al cuarteo. Éste consiste en mezclar la muestra compuesta,
luego se divide en cruz, eliminando dos partes opuestas.
MUESTREO DE SUELOS
En el desarrollo de un proyecto civil, se requiere conocer previamente las
condiciones del terreno donde se apoyara la estructura, o si la estructura a
desarrollar es construida con tierra o roca, además de las condiciones del suelo es
necesario conocer las posibles fuentes de material.

Cuando se analiza una estructura, desde el punto de vista de la mecánica de


suelo, se puede hablar de tres categorías:

1. Estructuras donde el problema básico es el entendimiento de la interacción


de la estructura con el suelo. Dentro de estas estructuras se incluyen:
Fundaciones, estructuras de retención, líneas de túneles o sistemas
de conducción
2. Estructuras construidas en tierra como vías, carreteras, presas de tierra o
pedraplenes, bases y sub bases para pavimentos.
3. Estructuras de tierra o rocas en condiciones naturales, en estas incluimos
los taludes naturales o los cortes generados ante alguna obra o acción
desarrollada por el hombre.

En cualquiera de estos casos, el entendimiento de las propiedades del suelo


ayuda a la mejor comprensión de los posibles problemas o situaciones generadas,
de esta manera los diseños o acciones seguirán las condiciones de seguridad y
economía de la obra.

Debido a que en la mayoría de los casos los costos del estudio de suelo son los
mas exigentes al inicio de cada obra y que se debe asegurar siempre que los
estudios cubran toda la zona de influencia de esta, es necesario desarrollar un
adecuado programa de exploración y muestreo del área de interés.
Los procedimientos para obtener información de las características del suelo se
pueden dividir en dos categorías:

1. Métodos indirectos: Dentro de estos se incluyen fotografías aéreas,


mapas topográficos, interpretación de mapas e informes de reportes
geológicos o estudios de suelo previamente desarrollados.

2. Métodos directos: Realmente son los mas importante y los que mas
información suministran desde el punto de vista del estudio de suelos, son:
 Reconocimiento geológico de la zona. Incluye la inspección visual directa
por un profesional de las condiciones de los materiales en su estado
natural, visitando laderas de ríos o quebradas, cortes existentes de vías,
túneles o conducciones naturales.
 Realización de apiques, perforaciones, trincheras, que permitan la
recuperación de muestras alteradas o inalteradas de la zona de interés.
 Ensayos preliminares in-situ los cuales permiten correlacionar los
resultados obtenidos con las propiedades ingenieriles o la información
general obtenida.
 Ensayos detallados in-situ, estos permiten medir directamente en
campo las propiedades de los suelos.

El propósito de este primer aparte es presentar la información respecto a las
diferentes técnicas y métodos de recuperación de muestras tanto alteradas como
inalteradas para la posterior evaluación de sus propiedades tanto física como
mecánica.

2. Tipos de muestras

Las muestras obtenidas en un proceso de muestreo son clasificadas en dos


categorías dependiendo de la alteración que sufren al ser retiradas de su lugar
original: Muestra alteradas y muestras inalteradas.

a. Muestras Alteradas: Una muestra alterada se define como aquella donde


parte de ella o toda, ha sufrido una alteración tal que ha perdido la estructura que
poseía in-situ, estas muestras no representan de forma real las propiedades
ingenieriles de resistencia y permeabilidad del suelo. Una muestra inalterada
generalmente es usada para los procesos de identificación y caracterización del
suelo. Las muestras inalteradas también son usadas para preparar especimenes
de laboratorio y evaluar en ellos propiedades de permeabilidad y resistencia
mecánica, cuando la destinación del suelo sea como elemento de construcción.

b. Muestras Inalteradas: Son aquellas muestras obtenidas por medio de


muestreadores y usando técnicas en las cuales es posible preservar de la
estructura natural del material; aunque se use la expresión “inalterada” se debe
tener en cuenta que una muestra de suelo al ser retirada de sus condiciones
naturales sufre algún tipo de remoldeo o alteración, se denomina así por que
representan fielmente las condiciones del suelo in-situ. En estas muestras se
realizan todos aquellos ensayos que permiten evaluar las condiciones de
resistencia del suelo y comportamiento ingenieril y las propiedades de
permeabilidad, además determinar la humedad natural y todos los demás ensayos
que se pueden ejecutar en las muestras alteradas.

Del tipo de muestra requerida dependerá el tipo de proceso de muestreo a


planear.

3. Recolección de muestras

3.1 Muestras Alteradas: El proceso de muestreo debe efectuarse según el fin


que se persiga. Normalmente la recuperación se puede hacer de dos maneras
diferentes:

3.1.1 Muestras obtenidas de sondeo a cielo abierto: Generalmente son


excavaciones que se realizan para permitir la exposición de la configuración del
terreno, el procedimiento para la recuperación es el siguiente:

 Se retira la primera capa que se encuentra en el suelo y se deposita aparte,


en el proceso de muestreo nunca se desecha ni se contamina con la que se
encuentra mas abajo. Esta primera capa es de espesores variables, de
color oscuro y olor a materia orgánica, es sobre la cual se desarrolla la vida,
esta capa sirve de nutrientes a las plantas y de hogar a muchos animales.
En los proyectos para el desarrollo de obras civiles esta primera capa se le
conoce comunmente como “capa estéril” debido a que no aporta nada al
desarrollo del proyecto, pero en casos donde el objetivo del trabajo son
procesos de recuperación de suelos o desarrollo de zonas de cultivo, esta
es la capa mas importante a estudiar.
 Se toma muestras individuales de cada una de las capas a estudiar, este
proceso se lleva a cabo con ayuda de palas, cuchillos, barras, siempre
procurando no contaminar las capas entre si.
 Las muestras son almacenadas en bolsas o recipientes cerrados,
debidamente rotulados que permitan la plena identificación de la muestra.
Posteriormente son enviados al laboratorio.
Es común que en vez de tomar muestras individuales se requieran muestras
integrales, o sea de todo el perfil de suelo observado, para ello es necesario
almacenar en un solo recipiente la muestra tomada de todo el perfil. En cualquiera
de los casos es necesario tapar la excavación realizada una vez finalice el
proceso, dejando siempre para ubicar el suelo orgánico en la superficie.

3.1.2 Muestreo por barrenos: Es muy común que en vez de realizar una
excavación, se realicen pequeñas perforaciones con ayuda de barrenos, el
procedimiento es el siguiente:
 Con el barreno se avanza a lo largo del terreno extrayendo el suelo
arrancado del perfil.
 Se separa en montículos el material retirado, separándolos a medida que
se observen cambios en el material extraído.
 Los montículos se almacenan en bolsas o recipientes cerrados y rotulados,
para luego ser enviados al laboratorio.
 Si el objetivo es recuperar muestras integrales, se deposita todo en un solo
montículo y es este el que se guarda y envía al laboratorio.

3.2 Recolección de muestras inalteradas: El caso mas simple corresponde al


de cortar un determinado trozo del suelo deseado cubriéndolo con parafina para
evitar perdidas de humedad y empacándolo debidamente para enviarlo al
laboratorio. El proceso para obtener este tipo de muestras es el siguiente:

 Se limpia y pule la superficie del terreno y se marca el contorno del trozo.


 Se excava una zanja alrededor del trozo deseado.
 Se ahonda la excavación y se cortan los lados del trozo empleando un
cuchillo de hoja delgada.
 Una vez tallada la muestra, de corta el trozo y se retira del hoyo. La cara del
trozo que corresponda al nivel del terreno se marca con una señal
cualquiera para conocer la posición que ocupaba en el terreno. Luego se
aplican dos o tres capas de parafina caliente, se rotula y se envía al
laboratorio.
 Si la muestra no va a ser usada pronto, necesita una protección adicional
además de las capas de parafina. Esta protección consiste en envolver la
muestra en una tela blanda, amarrándola con un cordel, hecho esto se
sumerge la muestra entera en parafina en repetidas ocasiones, de tal
manera que se alcance un espesor mínimo de 3 mm, suficiente para
garantizar su impermeabilidad.
 En algunas ocasiones es conveniente además, empacar la muestra en una
caja de madera para transportarla al laboratorio.

La excavación a cielo abierto brinda siempre una información correcta hasta
donde llega, pues permite la inspección visual de los estratos del suelo, sin
embargo en muchas ocasiones se requiere estudiar el suelo a profundidades
mayores que las que pueden ser alcanzadas satisfactoriamente por excavaciones
a cielo abierto, en estos casos es conveniente realizar perforaciones de
profundidad. Esta perforaciones se pueden hacer mediante el uso de barrenas
hasta llegar al estrato requerido y de allí sacar con un muestreador especial la
muestra inalterada.

Las barrenas pueden ser de diferentes tipos, la mayoría de ellas son relativamente
cortas variando fácilmente su tamaño. Esta barrenas se hincan por rotación o
ejerciendo una presión constante para facilitar su entrada.
Una vez se ha llegado al sitio de interés, uno de los equipos mas sencillos y
eficientes para extraer la muestra es el tubo shelby, que consiste en un tubo
metálico de paredes delgadas con un extremo afilado, este borde tiene un
diámetro ligeramente menor que el interior del tubo, garantizando que la muestra
pueda deslizarse libremente dentro sin fricción alguna, la parte superior posee la
facilidad de implementar una válvula que evita que la muestra se salga cuando se
retira el tubo del terreno.

3. PROCEDIMIENTO DE MUESTREO

* Despejar una superficie horizontal (o paralela a la superficie del suelo) de suelo


de lo suficientemente amplia como para que quepan las taras dejando un espacio
entre ellos de unos 3-5 cm (aproximadamente 20 cm x 40 cm). Esta superficie
debe estar 2-3 cm por sobre el nivel superior de muestreo.

* Enterrar las taras, enterrándolos con un combo de plástico o goma dura, hasta la
profundidad deseada (2-3 cm bajo la superficie superior).

* Extraer las taras evitando que pierdan material de su interior y enrasarlos para
obtener el volumen correspondiente, sin alterar su estructura natural. Tapar los
cilindros y empacarlos adecuadamente para su transporte.

* Para determinar densidad aparente (pero no la distribución de poros), puede


procederse de la siguiente forma: Una vez obtenido cada tara de un estrato, se
vacía su contenido íntegramente (sin perder nada) en una bolsa de plástico
resistente. De esta manera la muestra estará formada por el suelo equivalente a
un volumen total determinado por el número y tamaño de las taras (por ejemplo, 3
taras de 100 cm 3 forman una sola muestra de 300 cm 3).

* No mezclar taras (o su contenido) de distintos estratos de profundidad.

* Repetir el procedimiento en cada profundidad de muestreo.

4. MUESTREO EN SUELOS

A. Métodos de perforación con muestreo alterado o destructivo:

* Métodos manuales y mecánicos:


Las muestras obtenidas por medio de estos métodos son alteradas, pero son
representativas del suelo en lo referente al contenido del agua, por lo menos en
suelos muy plásticos.

Las herramientas más utilizadas son la pala posteadora, los barrenos helicoidales.

* Pala posteadora.

Son muy usadas en México. Esta se hace penetrar en el terreno al ejercer un giro
sobre la manija superior, adaptada al extremo superior de la tubería de
perforación.

* Barrenos helicoidales.

Depende del tipo de suelo a penetrar y son accionados por motor o manualmente;
son utilizables solamente por arriba del nivel freático y donde no haya arcilla
blanda o gravas gruesas que entorpezcan su avance.

Un actor importante es el paso de la hélice que debe ser muy cerrado para suelos
arenosos y mucho mas abierto para el muestreo de suelos plásticos.

* Método de lavado.

Consiste en perforar con una columna de tubos que lleva en la parte inferior un
trepano en forma de punta, cola de pescado cincel o cruz, con orificios que
permiten la salida del fluido de perforación (ver la siguiente figura)

La acción combinada de percusión y de chiflón permite cortar el material, que es


llevado a la superficie por el fluido de perforación, el cual puede ser agua o lodo.
El equipo que se re requiere se muestra gráficamente en la figura siguiente.

Este procedimiento de muestreo es utilizable en arenas no muy cementadas con


pocas y pequeñas gravas y en suelos cohesivos abajo del nivel freático. En suelos
inestables se puede utilizar ademe metálico o lodo para mantener las paredes de
perforación.

Es de los métodos mas utilizados en la exploración de suelos, ya que el equipo


empleado es ligero y puede transportarse a sitios de difícil acceso. “Es el
procedimiento mas rápido y económico para conocer aproximadamente la
estratigrafía del suelo. Se usa también para avanzar con mayor rapidez en otros
métodos de perforación.

Asimismo se aplica en aquellos sitios localizados en el litoral que van a ser de


dragado o bien de hincado de pilotes.

* Perforación estándar (dinámica)

Este método consiste en hincar en el terreno un penetrómetro o muestreador por


medio de percusión, obteniendo así muestras alteradas representativas del suelo,
se utiliza principalmente en arenas y en suelos limoarenosos.

La prueba consiste en introducir en el terreno por medio de golpes un


penetrometro colocado en el extremo de la tubería de perforación. Los golpes son
proporcionados por un martinete de 64 kg.

Es conveniente realizar esta prueba en cada estrato importante.

La utilidad e importancia de este método radica en las correlaciones encontradas


en el campo y en laboratorio en diversos suelos.

* Barrena tricónica.

Consiste en perforar mediante una columna de tubos en cuya parte inferior lleva
una broca tricónica o una broca drag. Para enfriar la broca y arrastrar el material
cortado a la superficie se inyecta agua o lodo.

El método de rotación con agua o lodo es aplicable es casi todos los terrenos; en
suelos granulares se utilizan lodos densos o ademes metálicos para estabilizar las
paredes de la perforación.

* Muestras obtenidas de sondeo a cielo abierto:

Generalmente son excavaciones que se realizan para permitir la exposición de la


configuración del terreno, el procedimiento para la recuperación es el siguiente:

* Se retira la primera capa que se encuentra en el suelo y se deposita aparte, en el


proceso de muestreo nunca se desecha ni se contamina con la que se encuentra
mas abajo. Esta primera capa es de espesores variables, de color oscuro y olor a
materia orgánica, es sobre la cual se desarrolla la vida, esta capa sirve de
nutrientes a las plantas y de hogar a muchos animales. En los proyectos para el
desarrollo de obras civiles esta primera capa se le conoce comúnmente como
“capa estéril” debido a que no aporta nada al desarrollo del proyecto, pero en
casos donde el objetivo del trabajo son procesos de recuperación de suelos o
desarrollo de zonas de cultivo, esta es la capa mas importante a estudiar.

* Se toma muestras individuales de cada una de las capas a estudiar, este


proceso se lleva a cabo con ayuda de palas, cuchillos, barras, siempre procurando
no contaminar las capas entre si.

* Las muestras son almacenadas en bolsas o recipientes cerrados, debidamente


rotulados que permitan la plena identificación de la muestra. Posteriormente son
enviados al laboratorio.

Es común que en vez de tomar muestras individuales se requieran muestras


integrales, o sea de todo el perfil de suelo observado, para ello es necesario
almacenar en un solo recipiente la muestra tomada de todo el perfil. En cualquiera
de los casos es necesario tapar la excavación realizada una vez finalice el
proceso, dejando siempre para ubicar el suelo orgánico en la superficie.

B. Métodos de perforación con muestra inalterada:

Debe tenerse en cuenta que de ningún modo y bajo ninguna circunstancia puede
obtenerse una muestra de suelo que pueda ser rigurosamente considerada como
inalterada.

Por lo anterior cuando se hable de muestras inalteradas, se debe entender en


realidad como un tipo de muestra obtenida por cierto procedimiento que trata de
hacer mínimos los cambios en las condiciones de la muestra in situ, sin interpretar
la palabra en sentido literal.

* Tubo de pared delgada (Shelby)


De manera general consiste en un muestreador que se tornilla ala parte interior de
la tubería de perforación. El muestreador es un tubo de acero o latón de diámetro
exterior variable entre 1.5 a 10cm de espesor máximo de 1.5mm y longitud entre
80cm y 1m. Es común cortarlo longitudinalmente al extraer la muestra cuidando la
fricción lateral.

Este tipo de muestreador se utiliza principalmente en suelos cohesivos y blandos o


semiduros, sin importar que se localicen encima o debajo del nivel freático.

* Muestreador de Denison

Como se indica en la figura el muestreador consiste en dos tubos concéntricos. En


el interior que se hinca a presión se rescata la muestra de suelo; mientras que el
exterior, con la broca de corte en su extremo gira y corta el suelo que lo rodea.
Para operar este muestreador se hace circular fluido de perforación entre dichos
tubos.

Este muestreador se emplea preferentemente en arcillas duras, limos compactos y


arenas algo cohesivas en donde otros muestreadores no pueden penetrar.

* Muestreador Pitcher

Es similar al Denison, excepto porque la posición del tubo interior se regula con un
resorte axial; mientras que el exterior, con la broca de corte en su extremo, gira y
corta el suelo alrededor (véase la figura).Su operación requiere también de fluido
de perforación.

De gran utilidad en suelos de diferentes durezas y espesores, pues en suelos


blandos funciona como un tubo Shelby y en suelo duros como un muestreador
Denison con lo9 que logra buena calidad de muestras.

El caso mas simple corresponde al de cortar un determinado trozo del suelo


deseado cubriéndolo con parafina para evitar perdidas de humedad y
empacándolo debidamente para enviarlo al laboratorio. El proceso para obtener
este tipo de muestras es el siguiente:

* Se limpia y pule la superficie del terreno y se marca el contorno del trozo.

* Se excava una zanja alrededor del trozo deseado.

* Se ahonda la excavación y se cortan los lados del trozo empleando un cuchillo


de hoja delgada.

* Una vez tallada la muestra, de corta el trozo y se retira del hoyo. La cara del
trozo que corresponda al nivel del terreno se marca con una señal cualquiera para
conocer la posición que ocupaba en el terreno. Luego se aplican dos o tres capas
de parafina caliente, se rotula y se envía al laboratorio.

* Si la muestra no va a ser usada pronto, necesita una protección adicional


además de las capas de parafina. Esta protección consiste en envolver la muestra
en una tela blanda, amarrándola con un cordel, hecho esto se sumerge la muestra
entera en parafina en repetidas ocasiones, de tal manera que se alcance un
espesor mínimo de 3 mm, suficiente para garantizar su impermeabilidad.

* En algunas ocasiones es conveniente además, empacar la muestra en una caja


de madera para transportarla al laboratorio.

La excavación a cielo abierto brinda siempre una información correcta hasta


donde llega, pues permite la inspección visual de los estratos del suelo, sin
embargo en muchas ocasiones se requiere estudiar el suelo a profundidades
mayores que las que pueden ser alcanzadas satisfactoriamente por excavaciones
a cielo abierto, en estos casos es conveniente realizar perforaciones de
profundidad. Esta perforaciones se pueden hacer mediante el uso de barrenas
hasta llegar al estrato requerido y de allí sacar con un muestreador especial la
muestra inalterada.

Las barrenas pueden ser de diferentes tipos, la mayoría de ellas son relativamente
cortas variando fácilmente su tamaño. Esta barrenas se hincan por rotación o
ejerciendo una presión constante para facilitar su entrada.

Una vez se ha llegado al sitio de interés, uno de los equipos mas sencillos y
eficientes para extraer la muestra es el tubo shelby, que consiste en un tubo
metálico de paredes delgadas con un extremo afilado, este borde tiene un
diámetro ligeramente menor que el interior del tubo, garantizando que la muestra
pueda deslizarse libremente dentro sin fricción alguna, la parte superior posee la
facilidad de implementar una válvula que evita que la muestra se salga cuando se
retira el tubo del terreno.

5. ANALISIS DE LA MUESTRA EN EL LABORATORIO

Consiste en varios apartados:


Clasificación:

Las muestras, que deben encontrarse en sus bolsas correspondientes, se


trasvasan a unas bandejas y se disponen para el secado

Secado:

Debe ponerse una fina capa de la muestra, unos 2 cm, para facilitar la
evaporación de la humedad de la muestra.

Puede ser:

Al aire libre: puede tardar varias semanas para equilibrar la humedad de la


muestra con la del aire libre.

En armario secador: trabajamos con una temperatura de 30 º C tarda unos 3 ó 4


días. Los días se acortan cuando el armario trabaja por convección (corriente de
aire que facilita ala evaporación).

El punto exacto de secado varía según el tipo de muestra, una forma práctica de
conocerlo es desgranando a mano algún agregado (terrón). En suelos más
arcillosos si el tiempo de secado excede al necesario de formaran terrones muy
consistentes.

*Desgranado:

Al sacar las muestras del armario las desgranamos o trituramos, entendiendo por
triturado la operación de deshacer todos los agregados. Esta operación puede
hacerse de forma mecánica con unos molinos especiales o de forma manual con
rodillos, que pueden ser metálicos, de caucho, madera...

*Tamizado:

Tamizamos la muestra ya desgranada mediante un tamiz metálico que tiene una


luz de 2 mm de diámetro, separando loa elementos gruesos de la tierra fina.

Una vez separado hemos de pesar 5 ó 10 g de tierra fina y pulverizarla, esto se


realiza con un molinillo especial o incluso con un mortero, esta operación tiene
como finalidad tener una cantidad de suelo muy homogénea ya que para algunas
determinaciones posteriores se necesitan muestras muy pequeñas que han de ser
representativas del resto de la muestra.
Los elementos gruesos hemos de pesarlos y después realizar un examen
mineralógico y después podremos despreciarlos.

La tierra pulverizada ha de ponerse en pequeños frascos para mantenerla seca y


la tamizada en bandejas.

La finalidad de la práctica es determinar el peso de elementos gruesos, el de tierra


fina y el total, y con ellos hallaremos el % de elementos gruesos respecto del peso
de tierra fina y respecto del peso total.

INSTRUMENTO QUE SE UTILIZAN PARA TOMAR MUESTRA DE SUELOS

Peat sampler

Set standard para muestreos hasta 10 m de profundidad

Barreno tipo Riverside

Barreno tipo Riverside


Hand auger con conexión bayoneta

Set de barrenos para suelos heterogéneos, para muestreos hasta 5 m de


profundidad.

Barrenos tipo Edelman

Para suelos arcillosos, mixtos, arenosos y areno-gravillosos.

Stony Soil AUGER


Barreno para suelos pedregosos.

Kit explorador para inspecciones geológicas

Set standard para perforaciones hasta 7 m de profundidad

Muestreador de pistón

Set Standard para muestreo hasta 5 m de profundidad.


Barreno muestreador de media caña para horizontes superficiales

Set standard para muestreos hasta 60 cm de profundidad. Para toma de muestras


para determinar necesidad de fertilización.

Barreno muestreador de media caña

Set standard para muestreos hasta 1 m de profundidad.

Muestreador tipo “Liner”


Muestreador tipo “Liner” para toma de muestras no disturbadas en suelos
pesados,
hasta una profundidad de 7 m.

Muestreador tipo “Split tube”

Muestreador tipo “Split tube” para toma de muestras no disturbadas hasta una
profundidad de 40 cm.

Set para perforaciones en suelos heterogéneos

Set para perforaciones en suelos heterogéneos, con martillo de percusión a


combustión. Para perforaciones hasta 5 m de profundidad.

Barreno para raíces


Toma muestras de suelo casi no disturbadas. Set Standard para muestreos hasta

2 m de profundidad.

Kit para toma de muestras cilíndricas no disturbadas de suelo

Para posteriores análisis de laboratorio. Set standard para muestreos hasta 2 m


de profundidad.

Barreno cilíndrico columnar

Barreno cilíndrico columnar para muestreos no disturbados hasta 2 m de profundidad.