Sei sulla pagina 1di 6

Institución Educativa

Camilo Torres Restrepo


Educación para la vida en sociedad

Grado: SEXTO Área: Religión


NOMBRE: _______________________________________________________________

PERIODO: I FECHA: ______ / _____/ _____ DOCENTE: ERWIN NOLASCO

UNIDAD: DIGNIDAD HUMANA


TEMAS: La Iglesia Defiende La Dignidad Humana, El Encuentro Con Dios, Somos Seres
Espirituales.
INFORMACIÓN

ANTE TODO, SOMOS PERSONAS


¡Todos somos iguales!
Basta con mirarnos unos a otros para descubrir las UNA DECLARACIÓN UNIVERSAL
diferencias que hay: unos somos más altos que Artículo 1: Todos los seres humanos nacen libres e
iguales en dignidad y derechos, dotados como están
otros, unos más gordos que otros, etc. De otra de razón y conciencia, deben comportarse
parte, podemos hablar de las razas y fraternalmente los unos con los otros.
encontraremos a los orientales, de piel amarilla, a Declaración universal de los derechos humanos

los habitantes del desierto, de piel oscura... Otros UNA LEY NACIONAL
factores que ayudan a marcar la diferencia entre Artículo 13: "Todas las personas nacen libres ante la
ley, recibirán la misma protección y trato de las
los seres humanos son el medio ambiente y la autoridades y gozarán de los mismos derechos,
cultura. Por ejemplo, la zona en la cual vivimos, las libertades y oportunidades sin ninguna discriminación
costumbres y la manera de vestirnos, ayuda a que por razones de sexo, raza, origen nacionalidad o
familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica..."
nos diferenciemos. A pesar de esto, hay una Constitución Política de Colombia
igualdad indiscutible: todos somos personas.
REFLEXIONA
• ¿En qué consiste la dignidad humana?
Lo fundamental de todo ser humano está en ser _____________________________________
persona. Eso nos hace iguales en la dignidad, en _____________________________________
la libertad, en el amor y en los derechos _____________________________________
fundamentales. _____________________________________

• ¿Cómo se debe promover la dignidad


Nadie debe ser irrespetado ni despreciado por humana?
tener o no tener dinero o por su posición social. El _____________________________________
valor a partir del cual se generan el respeto, la _____________________________________
dignidad y los derechos, es el ser persona. _____________________________________
_____________________________________
Las diferencias debidas al dinero, al nivel social, a
la cultura, al color, al sexo o a la edad, son secun-
darias con respecto a la igualdad de las personas.

Fraternidad y solidaridad
La igualdad y la naturaleza humana son el fundamento de la justicia social, de la justicia
para todos.
Las desigualdades sociales, en las que a unos les sobra y a otros les falta, son injustas, ya
que van contra la misma naturaleza humana. De igual modo, la utilización de desigualdades
naturales como la raza, el sexo y la edad, para la explotación de las personas son injustas
y van contra los Derechos Humanos.

La fraternidad que menciona esta Declaración Universal implica la solidaridad que es el


trabajo conjunto, responsabilidad de todos, dedicación y fuerza de todos para aumentar la
riqueza, crear oportunidades para todos.
La solidaridad requiere que en los jóvenes se forme una conciencia noble y sincera,
dispuesta al servicio de la comunidad. De este modo, en un futuro próximo, nuestros países
podrán contar con dirigentes justos y respetuosos.

COMPRENDO MI FE
LA GRANDEZA HUMANA

Cuando un doctor de la ley preguntó a Jesús quién era


el prójimo, Éste dijo:”…

”Lee el siguiente texto tomado de Lucas 10, 30-37 y


responde a las preguntas.
30
Jesús entonces le contestó:
—Un hombre iba por el camino de Jerusalén a Jericó, y
unos bandidos lo asaltaron y le quitaron hasta la ropa; lo
golpearon y se fueron, dejándolo medio muerto. 31 Por
casualidad, un sacerdote pasaba por el mismo camino;
pero al verlo, dio un rodeo y siguió adelante. 32 También
un levita llegó a aquel lugar, y cuando lo vio, dio un rodeo
y siguió adelante. 33 Pero un hombre de Samaria que
viajaba por el mismo camino, al verlo, sintió compasión. 34 Se acercó a él, le curó las heridas con
aceite y vino, y le puso vendas. Luego lo subió en su propia cabalgadura, lo llevó a un alojamiento y
lo cuidó. 35 Al día siguiente, el samaritano sacó el equivalente al salario de dos días, se lo dio al
dueño del alojamiento y le dijo: “Cuide a este hombre, y si gasta usted algo más, yo se lo pagaré
cuando vuelva.” 36 Pues bien, ¿cuál de esos tres te parece que se hizo prójimo del hombre asaltado
por los bandidos? 37 El maestro de la ley contestó: - El que tuvo compasión de él.
Jesús le dijo: -Pues ve y haz tú lo mismo.

REFLEXIONA

• ¿Qué actitudes se ven en la parábola del buen samaritano?


__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
• ¿Qué invitación nos hace Jesús a través de esta parábola?
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

Jesús y la condición humana

¿Qué pensarías de alguien que es capaz de dar su vida para que tú seas feliz? Esto
seguramente te sorprendería. Pues bien, Dios no sólo nos creó a su imagen y semejanza,
ni nos dio el mundo para nuestro beneficio. Además, al ver que las personas no utilizábamos
bien las cualidades que nos había dado y que, en lugar de ser felices éramos cada vez más
infelices, decidió hacerse humano como nosotros para darnos ejemplo y mostrarnos la
manera de entender y vivir nuestra dignidad.

Dios, que siempre está con nosotros, también respeta nuestra libertad y se da cuenta de
que muchas de nuestra acciones son fruto del egoísmo, y que, en lugar de construir un
mundo mejor, destruimos los recursos naturales, y en vez de vivir en paz, vivimos en medio
de la guerra y de la violencia. Dios también ve cómo, en lugar de aprovechar la creación,
las personas destruimos los bosques y acabamos con muchas especies animales.
Jesús nos enseña a vivir nuestra dignidad
Ante esta realidad, que surge del egoísmo y que consiste en buscar sólo nuestro beneficio
sin importarnos los demás, Dios decidió darnos la mayor muestra de su amor y recordarnos
en qué consiste nuestra grandeza y dignidad. Entonces envió a su hijo Jesucristo quien nos
enseñó el camino para llegar al Padre.

Ese camino es el amor, el cual se hace realidad cuando nos preocupamos por el bienestar
de los demás.
Jesús vino a decirnos que, para ser verdaderamente grandes, debemos aprovechar las
cualidades que Dios nos ha dado para hacer el bien.

La dignidad de la persona humana es lo que nos hace iguales a todos; esa dignidad no
viene de nosotros sino de Dios que nos ha creado a su imagen y semejanza. Él nos ofrece
el mundo para que lo construyamos entre todos y seamos felices, y nos muestra el camino
para ser mejores cada día; para que la grandeza que Él nos ha regalado no sea opacada
por nuestro egoísmo.

LA IGLESIA DEFIENDE LA DIGNIDAD HUMANA


Para finalizar, te invitamos a conocer, y si es posible, a asumir las acciones concretas que
propone la Iglesia Católica Latinoamericana en favor de la promoción y la defensa de la
dignidad humana.

La lucha por la dignidad en Latinoamérica

En nuestro continente latinoamericano, una gran cantidad de mujeres y de hombres se han


dedicado a promover y defender la dignidad humana, aun a costa de poner en riesgo su
propia vida. De hecho, la lista de mártires que han dado su vida por hacerlo es ya bastante
larga. A modo de ejemplo podemos mencionar a Monseñor Juan Gerardi, en Guatemala,
quien promovió uno de los más importantes procesos de investigación sobre crímenes
contra la humanidad y crímenes de guerra llevados a cabo en su país. De igual manera
está Monseñor Oscar Romero, en El Salvador, célebre por su defensa de los derechos
humanos a causa de lo cual fue asesinado.

Por su parte, muchos miembros de la Iglesia colombiana han perdido la vida por defender
los derechos humanos de los más pobres. En los últimos 20 años, se han presentado más
de 60 asesinatos entre obispos, sacerdotes, religiosos, misioneros y seminaristas.

REFLEXIONA

Responde las siguientes preguntas

• ¿Cómo nos invita la Iglesia a promover la dignidad humana?


__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

• ¿Por qué crees que la defensa de la dignidad humana les ha costado la vida a
muchas personas?
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

• ¿Qué testimonios de defensores de la dignidad humana conoces en el lugar dónde


vives?
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
En la unidad anterior vimos que las personas
tenemos una dignidad y que somos únicos e
irrepetibles. Y aunque podemos percibir esas
cualidades, lo más importante de cada uno de
nosotros no está a la vista: el espíritu; aquello
que nos permite acercarnos a Dios.

Dios siempre sale a nuestro encuentro. Él es el


primero que se muestra. No es un Dios
escondido a quien no le importamos. Lo que
sucede es que, a veces, a nosotros no nos
importa Dios. Estamos demasiado preocupados
por las cosas materiales, por lo que vamos a
comer o lo que vamos a vestir, y olvidamos que
también somos seres espirituales.

SOMOS SERES ESPIRITUALES

El ser humano tiene una vida interior

La capacidad de pensar, de soñar, de decidir, de prever un acontecimiento, es una


de las cualidades más importantes del hombre. Esta cualidad forma parte de su
semejanza con Dios.

Eso que llevamos dentro de nosotros y que nos hace semejantes a Dios, lo
llamamos espíritu.

Podemos decir que el hombre es un ser espiritual porque es semejante a su


Creador, y ese espíritu, aunque no se ve, se manifiesta en sus palabras, en sus
acciones, en sus obras.

Como resultado de su espiritualidad y de su inteligencia, es importante destacar el


hecho de que el hombre aprende a decidir, y a comparar lo positivo y lo negativo de
cada acción. Esta toma de decisión pausada y reflexiva, que también recibe el
nombre de discernimiento, nos ayuda a saber lo que más nos conviene en cada
instante. Para los cristianos, tener claro lo que se quiere es igual a saber lo que Dios
quiere de cada uno de nosotros.

El encuentro con Dios

Vivimos en una sociedad en donde primero están los intereses personales y luego
los intereses de la comunidad. A veces, por buscar lo mejor para nosotros,
ocasionamos males a los demás. Vivimos muy preocupados por lo que pasa afuera
de nosotros, pero no nos interesamos por saber qué hay en nuestro interior.
Olvidamos que nuestra vida, como seres humanos, tiene una doble dimensión:
corporal y espiritual. Esta última facilita nuestra comunicación con Dios.

El encuentro con Dios es un encuentro de amor, no de temor, y por eso, la única


manera de disfrutar de esa alegría es esforzándose por amar a quienes nos rodean.
Por ejemplo, amar a tu familia, amar a tus amigos, amar a los necesitados
ayudándoles, amarte a ti mismo, e incluso, amar a quienes no te caen muy bien.

De esta manera comprenderás que el encuentro con Dios no es una experiencia


alejada de la realidad, sino que se hace efectivo en la vida cotidiana.

LAS DIMENSIONES DEL SER HUMANO


Si realizamos una observación
cuidadosa de nosotros mismos y de
los demás, podremos entender qué
somos y cómo estamos hechos,
porque poseemos varias
dimensiones:

• Corporal. Porque somos un cuerpo


compuesto por pies, manos, ojos,
cerebro, estómago...

• Intelectiva. Porque poseemos el


pensamiento, analizamos,
razonamos, hablamos...

• Afectiva. Porque nos relacionamos con los demás. Acogemos a unos y


rechazamos a otros; demostramos aprecio, indiferencia, simpatía y apatía, amor y
odio...

• Espiritual o trascendente. Porque sentimos la necesidad de pedir ayuda a Dios


o de expresar nuestro agradecimiento por su bondad a través de la oración.

REFLEXIONA
• ¿Consideras importante tu dimensión espiritual? Explica.
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
• ¿De qué manera puedes desarrollarla?
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

COMPRENDO MI FE

Jesús nos enseña a comunicarnos con Dios

Desde su experiencia de Dios, Jesús enseñó a sus discípulos su propia oración,


centrada en una relación personal con Dios Padre, en la aceptación de sus exi-
gencias, en la confianza, aún en las necesidades diarias y en la petición humilde del
perdón y de la liberación del mal. Busca el texto de Mateo (Mt) 6, 5-13 léelo y
escríbelo en el siguiente espacio
5 »Cuando ustedes oren, no sean como los hipócritas, a quienes les gusta orar de
pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que la gente los vea. Les
aseguro que con eso ya tienen su premio. 6 Pero tú, cuando ores, entra en tu cuarto,
cierra la puerta y ora a tu Padre en secreto. Y tu Padre, que ve lo que haces en
secreto, te dará tu premio.
7 »Yal orar no repitan ustedes palabras inútiles, como hacen los paganos, que se
imaginan que cuanto más hablen más caso les hará Dios. 8 No sean como ellos,
porque su Padre ya sabe lo que ustedes necesitan, antes que se lo digan. 9 Ustedes
deben orar así:

»“Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea


tu nombre.
10 Venga tu reino.

Hágase tu voluntad en la tierra, así como se hace en


el cielo.
11 Danos hoy el pan que necesitamos.
12 Perdónanos el mal que hemos hecho, así como

nosotros hemos perdonado a los que nos han hecho


mal.
13 No nos expongas a la tentación, sino líbranos del

maligno.”

En Jesús, Dios sale al encuentro del hombre

Desde la antigüedad, Dios se revela a los humanos. Por ejemplo, hace muchos años
escogió al pueblo de Israel para manifestarse. Por eso, llamó a Abraham, a quien
hizo padre de un gran pueblo, luego, liberó a los hijos de este pueblo sacándolos de
Egipto, donde eran esclavos; para conducirlos a la tierra prometida. Allí se
multiplicaron y prosperaron. Sin embargo, Israel no respondió de la misma manera,
por lo que Dios siguió comunicándose con ellos por medio de mensajeros, que
muchas veces no fueron escuchados. Por último, Dios decidió venir Él mismo para
enseñarnos a todos como era Él y cómo era su amor. De este modo, vino Jesús a
mostrarnos el camino hacia la felicidad eterna, al lado de Dios. Luego, cuando Jesús
subió al cielo, nos envió al Espíritu Santo para que siempre estuviera con nosotros.
Hoy ese Espíritu nos acompaña.

JESÚS NOS ACERCA AL PADRE

Hay muchas parábolas de Jesús que hablan del Padre. Un padre que es todo amor
y paciencia, que convida a compartir la mesa, que recibe tanto a los últimos como
a los primeros, que corre al encuentro del hijo perdido. Palabras, parábolas, gestos
de acogida: todo en Jesús tiene como propósito mostrar su relación con el Padre.

Deseando resumir en una sola frase lo que dice la vida de Jesús, el evangelio de
Juan consagró la expresión "el verbo de Dios". Jesús es ese verbo, esa palabra de
Dios. En una misma persona y en un mismo movimiento, un mundo de palabras, de
actos y de acontecimientos destinados a proclamar una noticia radicalmente
maravillosa: Dios es amor y te invita, a través de las palabras de Jesús, a vivir ese
amor.
B. cheng, la fe de los católicos

REFLEXIONA

• ¿Por qué Jesús nos da ejemplo de lo que es una verdadera vida espiritual?
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

• ¿Por qué el encuentro con Dios es un encuentro de amor?


__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________