Sei sulla pagina 1di 2

Aporte I

CORDIAL SALUDO COMPAÑEROS Y TUTOR.

Siguiendo la idea de la actividad voy a compartir con ustedes la apreciación acerca de Karl Marx y
su ideología.

Karl Marx, uno de los mayores representantes y exponentes del mundo del pensamiento clásico, su
retórica siempre caracterizada por los rasgos irónicos de los sistemas económicos y las relaciones
de poder y con la crítica directa al capitalismo, Marx hizo uso de la dialéctica y la lógica comparativa
en el mundo material y el de las relaciones sociales. El punto de partida de Marx consiste en una
inver-sión de la dialéctica hegeliana. Si, para Hegel, el sujeto de la historia es la «conciencia», el
«espíri-tu», para Marx es la actividad material del hombre tendente a satisfacer sus necesidades. Es
decir, la producción.

Marx pretendía desvelar las leyes inherentes al desarrollo del capitalismo. Creía que cada época
histórica se caracterizaba por un modo de producción específico que se correspondía con el sistema
de poder establecido y, por lo tanto, con una clase dirigente en perpetuo conflicto con una clase
oprimida. Marx efectúa una crítica radical de la economía capitalista y el pensamiento clásico.
Establece que el trabajador nunca recibe la totalidad del valor de su trabajo; entre lo que percibe y
el valor de lo que produce hay siempre una diferencia que Marx denomina plusvalía. La teoría de la
plusvalía es una teoría del beneficio, que explica el origen de este fundándose en la teoría del valor-
trabajo. De aquí que se deduce el interés del empresario en mantener los salario lo más bajo
posibles (a nivel de subsistencia) y lograr una jornada de trabajo lo más prolongada posible. El
hombre es un ser con necesidades y mediante su trabajo se objetiva en la realidad (proyecta su
esencia subjetiva en el objeto) para humanizarla, y de ese modo crear un producto que satisfaga sus
necesidades. El trabajo es la mediación concreta existente entre el hombre y la naturaleza. Esta
actividad transformadora del hombre crea unas relaciones de producción. De esta manera se
constituye la sociedad. Y la Historia viene a ser el proceso social de auto-creación del hombre por
su trabajo.

El HOMBRE como “ser natural” es un ser activo, dotado de fuerzas naturales y vitales, de impulsos
que le llevan a actuar. Pero también es un ser pasivo, dotado de necesidades que le condicionan y
limitan y lo que necesita son objetos y él mismo es objeto por ser necesario para otros. Pero además
es un “ser natural humano”: no es algo dado, fijo, sino que es un ser que se va haciendo a lo largo
de su vida. Su naturaleza está constituida por su acción productiva que le diferencia del resto de los
animales: sólo él produce sus medios de vida y con ellos su historia, su mundo, su cultura, es decir,
su naturaleza. La historia aparece como el proceso práctico de construcción del hombre. Se hace en
relación con la naturaleza y con los otros hombres.

En definitiva, para Marx, la trama de la historia es la lucha de clases, basada en el devenir de las
fuerzas productivas. Teniendo en cuenta esto, Marx postula el salto dialéctico del capitalismo al
socialismo por la Dictadura del Proletariado: el obrero cada vez está más alienado, más negado
como hombre. Llegado a un límite el obrero tomará conciencia, y el salto vendrá dado por la praxis
revolucionaria, cuyo sujeto es el proletariado. Mientras que la producción sea insuficiente y existan
desigualdades, el Estado será necesario. A medida que las condiciones económicas de equilibrio
social se realizan, la razón de ser del Estado va desapareciendo