Sei sulla pagina 1di 68

e+v inicio mayo~junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 1

evangelio y vida

Comentarios a los evangelios de


marzo (por P. Jesús Santoyo Mondragón, cm)
abril (por P. Silviano Calderón, cm)
2018

Ciudad de México
e+v inicio mayo~junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 2

evangelio y vida
Cuadernos bimestrales


con reflexiones sobre el evangelio de cada día

Dirección: Silviano Calderón Soltero, cm


Parroquia Medalla Milagrosa
Ixcateopan 78, Col. Vértiz Narvarte,
03600 Benito Juárez, CDMX
Diseño: Miguel Ángel Díaz Lagunas
Administrador: Ismael Soto García, cm
Teléfono Celular: + 55 65 41 49 30
o al teléfono fijo: (55) 5605 5638
Escribe a: RevistaEyV@hotmail.com
Ixcateopan 78, Col. Vértiz Narvarte,
03600 Benito Juárez, CDMX

Depósito de donaciones en:


Banamex, Sucursal 241, Tlalpan,
N° de Cuenta: 7 9 6 8 2 1 3
a nombre de: Jaime Reyes M.

Para comentarios por correo electrónico


silvianocm@yahoo.com.mx
e+v inicio mayo~junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 3

El negocio de los abortos


A veces alguien se atreve a romper el silencio
impuesto. Así lo hicieron, a fines del año
pasado, algunos medios de comunicación de la
capital mexicana. Comprobaron y exhibieron
los fraudes y negocios del crimen legal del
aborto.
En la Ciudad de México el aborto –hasta las
12 semanas de gestación– está despenalizado
desde 2007 y esta práctica es realizada en
clínicas públicas y privadas. Según información
del Gobierno de la Ciudad de México, desde
aquella fecha hasta Noviembre del 2017 se
habían realizado 176,355 abortos en centros de
salud públicos de la capital. Los centros privados
superarían ampliamente esta cifra, pero de
ellos no tenemos suficientes datos.
Un informe publicado por Buzz Feed el 13 de
noviembre del 2017, encontró que varias
clínicas de aborto en la
Ciudad de México dan
diagnósticos falsos y
ofrecen abortos aunque
no haya embarazo. El
asunto es cobrar, hacer
negocio.
La investigación partió del caso de tres
estudiantes universitarias de psicología que,
3
e+v inicio mayo~junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 4

como parte de un trabajo, se presentaron ante


clínicas de aborto fingiendo tener entre 10 y 15
días de gestación. De acuerdo a las jóvenes,
en seis de las 12 clínicas a las que asistieron les
aseguraron que sí tenían embarazos entre cuatro
y seis semanas, y les ofrecieron interrumpirlos.
O dicho por lo llano, les propusieron ultimar a
sus criaturas.
Por si quedaban dudas, una periodista de
Buzz Feed decidió repetir el experimento y
encontró que en las clínicas Gineca Fem,
Promédica Mujer y Fundación Naiset le dieron
un diagnóstico falso y ofrecieron un aborto,
aunque no había embarazo. En las clínicas no
le realizaron pruebas de sangre, y en dos de
ellas le presentaron ecografías en las que
supuestamente aparecía un embrión.
¿De cuánto dinero estamos hablando?
Los abortos químicos van desde los 900 hasta
los 3 mil pesos. Los abortos por aspiración se
los ofrecieron hasta en 4.900 pesos. La
periodista además señaló lo siguiente: “En las
tres clínicas sentí
presión para realizar
el procedimiento.
Tanto en Fundación
Naiset como en
ProMédica Mujer me
4
e+v inicio mayo~junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 5

preguntaron qué método


elegía incluso antes de
preguntarme si ya estaba
segura o deseaba pensarlo
antes”.
El aborto es una industria
millonaria en Ciudad de
México. Ángel Soubervielle,
Director de “Pasos por la Vida”, declaró que Marie
Stopes, una conocida clínica de aborto en la
capital mexicana, hizo más de 33 mil abortos
en 2016. “Haciendo cuentas que lo hayan hecho
por medicamento, que tiene un costo de 1.900
pesos, son más de 60 millones de pesos los que
obtuvo Marie Stopes en el 2016. Eso son más de
5 millones de pesos al mes... ¡Que no nos digan que
les importan las mujeres, cuando están teniendo
ganancias millonarias cada mes!”, dijo.
Nosotros lo sabemos: no les importan las
mujeres, ni su vida, ni su salud. Ni les importa
nada la vida de los aún no nacidos. El discurso
“pro-feminista” de estas empresas es una
cobija ideológica para encubrir el crimen, el
negocio y el fraude. Tienen rostro mercenario y
manos llenas de sangre. Tú lo sabes y ellos lo
saben: sólo les importa engrosar sus jugosas
cuentas.
El problema se agrava cuando miramos al
clima que nos envuelve. No pocos políticos,
5
e+v inicio mayo~junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 6

jueces, dueños de los medios, publicistas, etc.


sostienen y propalan ideologías que
“justifican” estos negocios y violencias. Pero,
donde ya no importa ni la vida de los
inocentes, ¿qué valores nos quedan?
Por lo demás, también nosotros jugamos un
papel decisivo en todo esto. Y, si nos dejamos
contagiar con la indiferencia, el
silencio o la pasividad de los
agachados, nuestro retrato
será el de cómplices. El
de los cristianos mudos o
acomplejados que no
supieron dar testimonio de
la vida de Jesucristo.
Como nos lo recuerda el Papa Francisco:
“Toda vida es sagrada; hagamos avanzar la
cultura de la vida como respuesta a la lógica
del descarte y a la caída demográfica.” “Cada
niño no nacido, pero condenado injustamente
a ser abortado, tiene el rostro del Señor, que
experimentó el rechazo del mundo.”

v vv
6
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 7

martes • 2018
San José Obrero
Hch 14, 19-28; Sal 144; Jn 14, 27-31ª (San José Mt 13, 54-58).
“La paz les dejo, mi paz les doy”
Esta promesa de paz que hace Jesús a sus discípulos,
me hace recordar la agradable experiencia que muchos
tuvimos en el pasado al visitar los lugares de provincia,
donde era común encontrar las puertas de las casas
abiertas durante prácticamente todo el día.
Este deseo de paz se acentúa cada vez más,

mayo
pensando en los lugares de conflicto de Medio
Oriente, África o la inseguridad que vivimos
actualmente en nuestro país. La paz que Jesús sabe
dar es la que nace de una auténtica experiencia
de Dios que va transformando, desde nuestro
interior, todo nuestro entorno.
El papa Pio XII instituyo la fiesta de San José Obrero
en 1955, para dar un santo protector a los trabajadores
y resaltar la dignidad del trabajo humano, participando
así en la obra creadora de Dios. Es un buen día para
reflexionar sobre las luchas que
la clase trabajadora ha tenido
a lo largo de la historia para
lograr una justa distribución
de la riqueza generada por el
mismo trabajo, muchas veces
mal remunerado y realizado
en condiciones precarias. Las encíclicas de Juan XXIII,
Paulo VI y Juan Pablo II, nos hacen una continua
invitación a luchar por la construcción de un mundo
donde reinen la paz y la justicia.
7
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 8

2 • mayo • miércoles • 2018


Hch 15, 1-6; Sal 121; Jn 15, 1-8.
“Yo soy la vid, ustedes los sarmientos”
El libro de Los Hechos de los Apóstoles nos narra
las dificultades con que se encontraron las primeras
comunidades cristianas. El cristianismo nace en el
judaísmo pero Cristo ofrece la salvación a todo hombre
que busca a Dios. La posibilidad de ser salvados no
es ya exclusiva del pueblo elegido. Sin embargo, en un
principio se quiere exigir a los recién convertidos al
cristianismo que adopten costumbres y leyes judías,
como la circuncisión.
Pablo dice que los convertidos a Jesús solo necesitan
bautizarse, ya que el bautismo los integra como familia
en Cristo y manifiesta un deseo y compromiso de vivir
según Cristo nos enseñó, teniendo el mandamiento
del amor como centro.
En el Evangelio, con la imagen de la vid y los
sarmientos, Jesús nos invita a permanecer unidos a
Él para dar los frutos que espera de nosotros; frutos
de paz, de amor, de justicia, de compresión, de
cercanía, de fraternidad, de humildad...
para esto necesitamos alimentarnos
con la oración, con la Palabra de Dios,
con la comunión.
¿Con qué alimento mi vida interior?
¿Chismes, rencor, resentimiento, vicios,
redes sociales que nos unen en segundos
a miles de personas y nos desconectan
de nuestra familia? Con este alimento
solo daremos frutos amargos.
8
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 9

3 • mayo • jueves • 2018


La Santa Cruz
Flp 2, 6-11; Sal 77; Jn 3, 13-17.
Nuestros hermanos separados, aprovechando la
poca formación de muchos hermanos católicos, les
cuestionan ¿por qué ustedes tienen como signo de
veneración el instrumento con el cual dieron
muerte a Nuestro Señor Jesucristo?
No, en la fiesta de la Santa Cruz celebramos un
acto de redención, el sacrificio de amor que Cristo
hizo por nosotros, para salvarnos.
Cuenta Eusebio de Cesarea que
el General Constantino (que
entonces no era creyente pero
respetaba y admiraba a los
cristianos por el bien que hacían
y la fraternidad que mostraban)
antes de una dura batalla, tuvo
un sueño en el que veía una cruz
luminosa y escuchaba una voz que
le decía: “Con este signo vencerás”. Entonces puso en
todos los estandartes y banderas la cruz. Confiando
en su visión peleó la batalla, la ganó y pronto llegó a
ser el emperador de Roma. Luego se convirtió al
Evangelio y fue gran impulsor de la Iglesia.
La cruz es signo de victoria porque es signo del
amor que llega hasta el extremo, hasta las últimas
consecuencias. El amor todo lo vence. “El amor es
fuerte como la muerte, la pasión, más poderosa que el
abismo. Las aguas torrenciales no podrán apagar el amor,
ni extinguirlo los ríos” (Cant 8, 6-7).
9
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 10

4 • mayo • viernes • 2018


Santos Apóstoles Felipe y Santiago
1 Cor 15, 1-8; Sal 18; Jn 14, 6-14.
“Yo soy el camino, la verdad y la vida”
Hoy celebramos la fiesta de los apóstoles Felipe y
Santiago y la Iglesia siempre nos invita a celebrar con
especial alegría a cada uno de los Apóstoles, amigos
cercanos de Jesús, elegidos por él, compañeros en
su camino y, después de la resurrección, testigos
audaces del Evangelio.
Su testimonio fundamental es que Jesús, al que
habían visto crucificado y muerto, les salió al encuentro
vivo, resucitado. Y que desde ese momento
entendieron que Jesucristo era un manantial de vida,
camino cierto, verdad definitiva sobre el hombre y
su destino. También comprendieron que Jesús es
medio seguro, el único verdadero, para conocer al
Padre.
No son pocos los testimonios de gente que ha
descubierto a Jesús como “camino, verdad y vida”,
muchos de ellos después de tocar fondo –drogas,
alcohol, prisión–, o en algún
grupo o retiro de iglesia, y
que han tenido la suerte de
encontrar en Jesús un camino
de recuperación y encuentro
con Dios. La experiencia de
Dios en nuestra vida es un
camino que cada uno tenemos que recorrer; ni
nuestros padres o catequistas lo pueden hacer por
nosotros, solo nos pueden ayudar y acompañar.
10
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 11

5 • mayo • sábado • 2018


Hch 16, 1-10; Sal 99; Jn 15, 18-21.
“Ustedes no son del mundo”
El mundo es entendido como el lugar donde
conviven los hijos de la luz y los hijos de las
tinieblas. El mundo es el lugar donde predomina
el poder, el tener y el placer, a cualquier precio; la
maldad, la falsedad, la mentira, la hipocresía, la
explotación, la corrupción.
Un lugar donde brilla la falsa
luz, el culto a la imagen, a lo
externamente estético, lo
espectacular; donde se valora
a la persona que tiene bienes
económicos, fama, poder o
influencias y se desprecia y margina a los pobres,
enfermos, ancianos...
Es en ese mundo, en ese ambiente donde brilla
la falsa luz producto de las obras de las tinieblas,
donde Jesús nos advierte que serán perseguidos
los hijos de la luz. Pero es también ahí donde
necesitamos llevar la luz que él nos da y la vida
que nos transmite.
Para cumplir esta misión sabemos que las
fuerzas humanas y la buena voluntad no bastan,
necesitamos de la ayuda y fortaleza de Dios. Con
razón San Vicente de Paul decía “Denme un
hombre de oración y será capaz de todo”. Nuestra
fortaleza es estar unidos y alimentados por Dios
mediante la oración, la Palabra de Dios, la
comunión y el servicio a los más necesitados.
11
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 12

6 • mayo • dom
ingo (6° de Pascua) • 2018
Hch 10, 25-26.34; Sal 97; 1 Jn 4, 7-10; Jn 15, 9-17.
“A ustedes los llamo amigos”
No se trata de cambiar solamente una palabra por
otra, sino de un cambio de relación radical: “Ya no los
llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su
amo, a ustedes los llamo amigos, porque les he dado a
conocer lo que he oído de mi Padre”.
¿Cómo tratamos a la gente que nos rodea –papá,
mamá, esposo, esposa, hermano, compañeros de
trabajo o de escuela, vecinos– como siervos, o como
amigos?
Incluso las relaciones familiares se vuelven funcionales:
“¿Se pagaron los servicios de luz, agua o teléfono?, ¿la
casa está limpia y ordenada?, ¿se
hicieron los encargos que pedí?
Porque yo soy quien lleva el
sustento a la familia, yo soy quien
siempre tiene que poner orden, yo
soy el deño de la casa, yo soy
quien manda...”
No es un cambio de palabras
solamente, implica un cambio de actitud. Cuando
estamos de viaje y pasamos experiencias agradables,
lo primero que pensamos es: “Ojala que “x” persona
estuviera aquí”, porque realmente le consideramos
un amigo (aun siendo familiar) y le tenemos en alta
estima. El amor viene de Dios, y todo el que ama ha
nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no
conoce a Dios (2ª Lectura).
12
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 13

7 • mayo • lunes • 2018


Hch 16, 11-15; Sal 149; Jn 15, 26-16, 4.
“El Espíritu de verdad dará testimonio de mi”
El Espíritu ayuda al discípulo del Señor a asimilar
y vivir el mensaje recibido, más que de palabra
con la propia vida. Ante la predicación de Pablo y
sobre todo por su testimonio y manera de vivir,
Dios tocaba la mente y el corazón de mucha gente
y como señal de conversión y de haber aceptado
el mensaje de Señor, pedían el bautismo.
El evangelio nos presenta la fortaleza
que da el Espíritu Santo a los discípulos
de Jesús en los momentos de
persecución. Lo vemos también
en la vida de los santos y en la
entrega generosa y desinteresada
de personas de buena voluntad
que día a día se comprometen en la
defensa de los derechos humanos donde
hay persecución religiosa o conflictos armados, en
la lucha por la libertad de expresión, reclamando
paz y justicia.
Jesús alerta a sus discípulos para que su fe no
tropiece, los anima a no desalentarse ni desfallecer
ante esas persecuciones, asegurando la presencia
constante y la fortaleza del Espíritu Santo que en
todo momento les ha de acompañar y defender.
Porque será Él quien dé testimonio de Jesús, que
vino a salvarnos, que murió y que, resucitando,
venció a la muerte y al pecado y nos trasmite
nueva vida.
13
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 14

8 • mayo • martes • 2018


Hch 16, 22-34; Sal 137; Jn 16, 5-11.
“Cree en el Señor Jesús y te salvarás, tú y tu familia”

L
os caminos de los hombres no son
los caminos de Dios. Dios tiene sus
medios y tiempos para llamarnos,
a través de una situación conflictiva,
o de una enfermedad, o de la
invitación de un amigo a participar de un
retiro o encuentro, o en el servicio a gente
desfavorecida, en asilos, orfanatos, cárceles,
comedores para indigentes, hospitales o
zonas marginadas. Dios nos toca el corazón y el
pensamiento y toda nuestra escala de valores
cambia, no así la de la gente que nos rodea,
la familia, que muchas veces ni participan de
la vida de iglesia, o incluso nos dificultan
participar en ella.
Hay personas que son buenos evangelizadores
en la iglesia y comprometidos con la sociedad,
pero los de su casa son de un corazón duro y
frio, incapaces de dejarse tocar por Dios.
Pero también es cierto que, aunque ellos no
se acerquen a Dios, con el integrante de la
familia que sí lo hace, de alguna manera le llegan
las bendiciones a toda la familia. Y quienes se
muestran reacios a la acción de Dios, en las
dificultades terminan pidiendo: Tú que estas
más cerca de Dios, ruégale por mí.
14
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 15

9 • mayo • miércoles • 2018


Santa Luisa de Marillac
Hch 17,15.22-18,1; Jn 16, 12-15// Is 58, 1a.5-11; Mt 25,31-46.
“Vengan benditos de mi Padre...”
Santa Luisa de Marillac (1591-1660) supo
darle la vuelta a la medalla y descubrir en los
pobres la presencia de Cristo sufriente. Junto con
San Vicente de Paúl funda la Compañía de las
Hijas de la Caridad (1633). En un principio eran
sencillas jóvenes aldeanas que colaboraban con
las Cofradías de la Caridad (también fundadas
por S. Vicente en 1617) en el servicio directo a los
pobres, pero poco a poco, con la guía de Sta.
Luisa, el grupo se va configurando en un nuevo
modo de vida consagrada dentro
la Iglesia.
Desde sus inicios, esta nueva
fundación, se distinguió por la
gran labor caritativa para socorrer
a los pobres en muy diversas
situaciones: asistencia a los
enfermos en casas y hospitales,
acogida y educación de niños
abandonados, escuelas de niñas
pobres en los campos, cuidado de enfermos
en las galeras (presos condenados mover a
brazo limpio las embarcaciones del reino),
asistencia a pobres y enfermos víctimas de la
guerra y epidemias. Santa Luisa de Marillac
fue el alma de esta bella obra.
“…Cada vez que lo hicieron con uno de estos
más humildes, conmigo lo hicieron”.
15
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 16

10 • mayo • jueves • 2018


Hch 18, 1-8; Sal 97; Jn 16,16-20.
“Su tristeza se convertirá en gozo”
En el libro de los Hechos de los Apóstoles vemos
el proceso de conversión de Pablo, antes llamado
Saulo, quien, de ser un
gran perseguidor de
cristianos se convirtió
en uno de los grandes
promotores del evan-
gelio y, junto con San
Pedro, uno de los
principales pilares de
la Iglesia naciente, sobre todo entre los paganos.
Desde el inicio Pablo siempre se preocupó por
trabajar y ganarse el alimento para no ser carga para
la comunidad.
En el evangelio Jesús habla veladamente con sus
discípulos de su muerte y resurrección ya próxima.
¿Qué enseñanzas sacamos para nuestra vida de
estas lecturas? 1) Con nuestro trabajo diario, hay
que ganar el pan que nos comemos. 2) Cristo ofrece
la salvación a todos. 3) Cristo nos envía el Espíritu
Santo que transforma la tristeza en alegría, pero
necesitamos dejarlo actuar en nuestras vidas.
Hoy día de la madre, pongamos en manos de
nuestra Madre, la Virgen María, a todas aquellas
mujeres que en la generosa y silenciosa entrega de
su vida en el día a día, como la semilla sembrada van
muriendo para dar vida: en la familia, en la sociedad,
en la evangelización, en la práctica de la caridad;
personalmente o en grupos de iglesia.
16
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 17

“Se alegrará su corazón y nadie podrá quitarles


su alegría.” Hch 18, 9-18; Sal 46; Jn 16, 20-23.

C
on la bella imagen de la madre que
en el sufrimiento da a luz al hijo,
Jesús ilustra el cambio radical que
han de vivir sus discípulos: de la gran
tristeza y profundo dolor por el asesinato
del Maestro, a la gran alegría del encuentro con
Jesús al volver a verlo ya resucitado.
El sufrimiento de Jesús no es un sufrir por sufrir,
es un sufrimiento con sentido de entrega y
redención por la salvación de los que amó hasta
el extremo.
Sufrimiento, sacrificio, entrega para dar vida.
En el terremoto del 19 de septiembre de 1985
en la Ciudad de México, entre las muchas historias
que se cuentan, está la de una madre sepultada
entre los escombros, que una vez que recobra el
sentido, en lo primero que piensa es en su bebe
que ha quedado a unos metros de distancia; con
grandes esfuerzos logra acercarse a él, pero les
separa una pesada y enorme trabe de concreto,
solamente alcanza a acariciar la cabecita del bebe
para tranquilizarlo. Pero después llora por hambre,
entonces la madre, con la ayuda de un trozo de
vidrio, va abriendo uno a uno sus dedos y lo
alimenta con su sangre. Después de días, los
rescatistas escuchan el llanto del niño y es así
como logran rescatar a la madre con su bebe.
11 • mayo • viernes • 2018
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 18

12 • mayo • sábado • 2018


Hch 18, 23-28; Sal 46; Jn 16, 23-28.
“Cuanto pidan al Padre en mi nombre, se lo concederá”
En el evangelio encontramos el tema de la oración
hecha en nombre de Jesús.
En el Antiguo Testamento, el nombre tiene una
fuerza particular, tiene el poder de la persona que
representa. Hacer oración en nombre de Jesús es
mucho más que una oración
pidiendo la intercesión de alguien,
es una oración donde prácticamente
Jesús ora en nosotros. Eso implica
una profunda espiritualidad, es un
querer asemejarse a Cristo en
todo: su forma de ser, su forma de
pensar, su forma de orar, su forma
de vivir, su forma de dirigirse a Dios como padre y
a los hombres como hermanos.
Como diría San Vicente de Paul: “Recuerde que
vivimos en Jesucristo por la muerte en Jesucristo, y
que hemos de morir en Jesucristo por la vida de
Jesucristo, y que nuestra vida tiene que estar oculta en
Jesucristo y llena de Jesucristo, y que, para morir como
Jesucristo, hay que vivir como Jesucristo” (I, 320).
El evangelio nos pide una total confianza en Dios
cuando hablamos con Él en nombre de Jesucristo,
porque es Jesucristo quien habla por nosotros,
ejemplo de esto es la oración del Padre Nuestro,
oración que Jesús hacía y que nos compartió.
18
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 19

13•mayo•domi
ngo (Ascensión del Señor)•2018
Hch 1, 1-11; Sal 46; Ef 4, 1-13; Mc 16, 15-20.
“Estos son los Milagros que acompañarán
a los que hayan creído…”
Después de la resurrección, Jesús se presenta varias
veces a sus discípulos; luego se despide y promete
enviarles al Espíritu Santo, quien les ha de fortalecer
y ayudar a recordar y vivir todo cuanto Jesús les
había enseñado.
Los discípulos no actúan por cuenta propia, sino
por el envió del Señor resucitado y fortalecidos con
el Espíritu Santo. El anuncio del Evangelio y su
predicación era confirmada por los milagros que le
acompañaban: “arrojarán demonios en mi nombre,
hablaran lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus
manos, y si beben un veneno mortal, no les hará daño,
impondrán las manos a los enfermos y éstos quedarán
sanos”. Aunque estos milagros no nos acompañen,
podemos hablar de Dios a los enfermos, a la gente en
depresión, a los desalentados por rupturas laborales
o familiares, a los que están de luto,
a los desorientados y confundidos
en la vida. Y podemos “hablar”
no con discursos, sino con nuestro
buen comportamiento, caridad,
cercanía y escucha.
Tengamos la seguridad de que
no seremos nosotros quienes
hablemos y actuemos; será Él,
que se hace presente a través del
Espíritu Santo.
19
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 20

14 • mayo • lunes • 2018


San Matías Apóstol
Hch 1, 15-17.20-26; Sal 112; Jn 15, 9-17.
“Se pusieron a orar”
En el libro de los Hechos de los Apóstoles vemos
a Pedro tomando la palabra ante sus hermanos,
exhortándoles a elegir a quien ocuparía el lugar
de Judas en el grupo de los apóstoles. “Se pusieron
a orar, echaron suertes, y le toco a Matías”.
Este mismo método, el de hacer oración, ha sido
utilizado por varias comunidades de iglesia para
conseguir evangelizadores, catequistas, predicadores.
Un buen número de católicos asiste a misa cada
semana, pero a la hora de invitarles a algún
servicio de evangelización titubean, por falta de
tiempo, de conocimiento o de compromiso.
Hay comunidades donde se han puesto en
oración, a veces durante días, pidiendo a Dios les
ilumine y les indique a quien hacer la invitación
para desempeñar un ministerio de evangelización.
En esas comunidades nunca faltará gente
comprometida con el evangelio, con la predicación
y vivencia de la Palabra y con la atención a los
pobres, ancianos y enfermos; porque es una
invitación y un compromiso hecho en nombre de
Dios para el servicio de la comunidad.
Del mismo modo Dios
nos dará la respuesta
ante cualquier necesidad,
si nos ponemos en sus
manos.
20
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 21

15 • mayo • martes • 2018


San Isidro Labrador
Hch 20, 17-27; Sal 67; Jn 17, 1-11.
“Te pido por ellos… que se quedan en el mundo”
En esta hermosa oración del capítulo 17 del
evangelio de San Juan, Jesús pide por sus
discípulos al Padre, con un profundo sentimiento
de gratitud: a Dios por habérselos confiado y a
los discípulos por haber sido fieles en el
seguimiento. Jesús sabe que el mal del mundo
los va a perseguir, por eso el buen maestro ora
para que Dios les cuide y les fortalezca, no para
que los saque del mundo, sino para sean testigos
de la presencia de Dios en el
mundo, con sus buenas
obras.
Hoy es un buen día para
tener presente en nuestra
oración a los maestros que nos
han acompañado en nuestra
vida con sus conocimientos, paciencia, cariño y
entrega generosa; que más que por la retribución
económica, trabajan por la esperanza de estar
contribuyendo en la construcción de un mundo
mejor, al formar hombres y mujeres de bien en
el salón de clase.
Demos gracias hoy al Señor por cada uno de
nuestros maestros y reconozcamos el gran valor
de esta hermosa y sacrificada profesión.
Pidamos por todos los formadores de la niñez y
la juventud.
21
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 22

“Padre, te pido que los libres del


mal”Hch 20, 28-38; Sal 67; Jn 17, 11-19.
Las palabras que San Pablo dirige
en su despedida a la comunidad
de Éfeso, así como la oración
hecha por Jesús a Dios padre por
sus discípulos, tienen un profundo sentimiento de
aprecio, de amor, de cercanía por las personas que
Dios ha puesto en sus manos. Pablo deja ver una gran
preocupación por las dificultades y persecuciones
que le esperan por profesar la fe en Cristo Jesús, y a
la vez manifiesta una gran confianza en Dios que le
ha de fortalecer y proteger de todo mal.
Tanto Pablo como Jesús se muestran satisfechos
de haberlo dado todo por el bien de los demás y así
haber cumplido el encargo recibido de Dios.
¿Qué sería de nuestra sociedad, Iglesia y familia si los
gobernantes, pastores y padres de familia hiciéramos
vida estas palabras de Jesús y de Pablo?
“Ni de día ni de noche he dejado de aconsejar, con
lágrimas en los ojos a cada uno de ustedes. Ahora los
encomiendo a Dios y a su palabra salvadora”.
“Padre santo cuida en tu nombre a los que me has
dado, para que sean uno, como nosotros. Cuando
estaba con ellos, yo cuidaba en tu nombre a los que
mediste”. “No te pido que los saques del mundo, sino
que los libres del mal”.

16 • mayo • miércoles • 2018


e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 23

17 • mayo • jueves • 2018


Hch 22, 30; 23, 6-11; Sal 15; Jn 17,20-26.
“Que su unidad sea perfecta”
Esta oración fue hecha por Jesús hace dos mil
años. Es una oración por sus discípulos y por los que,
a través de sus discípulos, creemos en Cristo Jesús.
Oración del mismo Jesús por nosotros, hombres y
mujeres del siglo XXI, que sin importar época, raza
o condición social, estamos en su corazón en el
momento que eleva esa plegaria a Dios Padre.
Jesús pone el énfasis en la unidad: “para que sean
uno, como tú, Padre, en mí y yo en ti somos uno, a fin
de que sean uno en nosotros y el mundo crea que tú me
has enviado”. Esta unidad solo se puede lograr
mediante el vínculo del amor a Dios y al prójimo. El
vínculo de la unidad de los discípulos entre ellos, con
el Padre y con Jesús, es el amor. Esto lo dice San Juan
con otras palabras: “En esto conocerán todos que
son mis discípulos, en que se aman los unos a los otros”
(Jn 13, 35).
Esta oración de Jesús
trasciende cualquier tiempo
y cualquier lugar. La palabra
de Dios sigue viva a través
de la historia, en la vivencia
de nosotros, los discípulos
de cada época: “Y así el mundo conozca que tú me has
enviado y que los amas como me amas a mí”. Jesús
quiere que donde Él esté, también estemos nosotros.
Es reconfortante saber que estamos en el corazón y
pensamiento de Jesús.
23
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 24

18 • mayo • viernes • 2018


Hch 25, 13-21; Sal 102; Jn 21, 15-19.
“Pablo asegura que está vivo un hombre llamado Jesús”.
La gran labor evangelizadora de Pablo en las
comunidades judías fue bien aceptada por muchos que
se convirtieron al cristianismo, pero también se ganó
enemigos entre los mismos judíos que lo querían ver
muerto. Por eso es entregado a las autoridades para ser
enjuiciado y condenado a muerte. Pablo, sabiendo de
la poca apertura de los judíos a un juicio justo, apela a
su ciudadanía romana, porque en la civilización romana
ve un mayor respeto por la dignidad de las personas.
Por eso el cristianismo, después de un gran tiempo
de persecución, encuentra en la civilización romana una
tierra fértil para la evangelización.
También en la actualidad, la evangelización está en
busca de la dignidad del hombre, de sus derechos, del
universalismo (aceptación
de todo hombre que
busca a Dios, sin importar
raza, lengua, sexo o
condición social), de la
promoción de valores
como libertad, igualdad,
justicia, fraternidad y paz;
está en la lucha contra la
opresión, la miseria y la injusticia. Y la palabra de Dios
encontrará siempre un terreno fértil en el corazón de las
personas que buscan sinceramente el Reino de Dios y
su justicia.
24
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 25

19 • mayo • sábado • 2018


Hch 28, 16-20.30-31; Sal 10; Jn 21, 20-25.
“Este es el discípulo que ha escrito estas cosas, y su
testimonio es verdadero”

L
os discípulos sentían un profundo
agradecimiento por haber sido los
depositarios del mensaje de Dios
recibido a través de Jesucristo.
Ellos fueron evangelizadores,
portadores y transmisores de la buena nueva:
que Dios se hizo hombre en Jesucristo, quien
murió y resucitó por nuestra salvación.
Mensaje de vida que les fue dado y que
transmitieron con fidelidad tanto de palabra
como con la entrega de la propia vida.
Nosotros que nos decimos seguidores de
Jesucristo, que nos encontramos con ese
Jesús en la eucaristía, en la comunidad de fieles,
en la oración: ¿Cómo damos testimonio de
nuestra fe en Cristo? ¿Lo hacemos con una
vida comprometida y fiel?, ¿La gente nota en
nosotros que somos diferentes a las personas
que no conocen a Dios?, ¿Nuestra manera de
ser, de hablar y de vivir, es un vivo testimonio
de la presencia de Dios en nuestro mundo?,
¿Transmitimos con nuestra manera de vivir
la luz y la vida que hemos recibido de
Jesucristo a través de su Evangelio y a través
de los sacramentos, sobre todo del bautismo
y de la eucaristía?
25
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 26

20 • mayo • do
mingo (Pentecostés) • 2018
Hch 2,1-11; Sal 103; Gal 5,16-25; Jn 15, 26-27.16.12-15.
“Cada uno los oía hablar en su propia lengua”
Una mujer o un hombre de Dios siempre tendrá
palabras de aliento para quien esté pasando
grandes dificultades, porque no hablará por
cuenta propia, sino bajo la guía del Espíritu Santo.
El texto del evangelio resalta cómo se
encontraban los discípulos: encerrados por miedo
a los judíos. Su visión estaba velada, su corazón
lastimado, su esperanza hecha trizas por el
asesinato del Señor. Avergonzaron pública
e injustamente al Maestro condenándolo
a la muerte en cruz, condena reservada
para los perores criminales extranjeros
para infundir miedo a las colonias del
imperio Romano. Los discípulos de
Jesús pensarían para sus adentros: si
eso hicieron con el Maestro, qué nos
espera a nosotros sus discípulos. Pero
el Señor resucitado los transforma con
su presencia, con su deseo de paz y
sobre todo con el don del Espíritu
Santo que infunde sobre cada uno.
Espíritu capaz de transformar el
miedo en fortaleza, la tristeza en alegría,
el desánimo en esperanza. Presencia del Espíritu
que les lleva a vivir y predicar el Evangelio hasta
sus últimas consecuencias, hasta la muerte.
Porque están convencidos de que la muerte no
tiene la última palabra.
26
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 27

21 • mayo • lunes • 2018


Sant 3,13-18; Sal 18; Mc 9,14-29
“Esta clase de demonios no sale sino a fuerza de
oración y de ayuno”
Le presentan a Jesús un muchacho poseído por
un demonio, el cual no pudieron expulsar los
discípulos. Jesús reprende al espíritu inmundo
diciendo “Espíritu mudo y sordo, yo te lo mando:
Sal de él y no vuelvas a entrar en él. Entre gritos
y convulsiones violentas salió el espíritu”.
Posteriormente los discípulos preguntan a Jesús
en privado por qué ellos
no pudieron expulsarlo.
Jesús responde: “esa clase
de demonios no sale sino a
fuerza de oración y
ayuno”. Es decir, a fuerza
de mortificar al cuerpo
y ponerse en presencia de Dios continuamente,
poniendo nuestra vida frente al Evangelio y
descubriendo nuestras debilidades que nos
mantienen presos de la crítica, la enemistad, el
rencor, la envidia, la pereza, el vicio…
Demonios que nos mantienen incomunicados
con el exterior y con la realidad que vivimos, por
eso Jesús lo llama espíritu mudo y sordo, porque
así nos tiene el pecado, sordos a la palabra de
Dios, mudos y aislados de los demás, sumidos en
nuestro egoísmo, falso bienestar, conformismo y
en nuestra forma mezquina y superficial de vivir.
27
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 28

“Si alguno quiere ser el primero, que sea el


servidor de todos” Sant 4, 1-10; Sal 54; Mc 9, 30-37.
Ante la discusión de los discípulos sobre
“quién de ellos era el más importante, Jesús se
sentó, llamó a los doce y les dijo: si alguno
quiere ser el primero, que sea el último de todos
y el servidor de todos”. Enseñanza contraria a
lo que nos invita el mundo: estar por encima de
los demás, cueste lo que cueste, poner nuestro
bienestar y nuestra voluntad por encima de los
demás, buscar que nos sirvan como señal de
autoridad y superioridad.
Es curioso cómo el evangelio resalta que Jesús
se sentó y llamó a los doce. Cuando alguien
tiene algo realmente
importante que transmitir,
se sienta y toma su
tiempo, lo que se va a
decir realmente amerita
hacer una pausa en la vida,
tanto para quien da el
mensaje como para quien lo recibe. Llama a la
totalidad de los apóstoles para que tomen nota
de lo que va a transmitirles.
Gran enseñanza transmite a sus discípulos,
que luego serán autoridad para las primeras
comunidades cristianas. Mensaje que vale también
para los padres de familia, los gobernantes y
los que tienen algún cargo de autoridad en la
iglesia o en la sociedad.

22 • mayo • martes • 2018


e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 29

23 • mayo • miércoles • 2018


Santa Juana Antida Touret
Sant 4, 13-17; Sal 48; Mc 9, 38-40.
“Si el Señor nos presta vida haremos esto y aquello”
El texto de la carta del apóstol Santiago
expresa de forma clara la costumbre que
tiene la gente humilde y sencilla, que antes
de iniciar cualquier proyecto dicen “Si Dios
quiere…” o “primero Dios…”. Esto refleja la
total confianza que los sencillos tienen en la
Divina Providencia, no como una limitación,
sino como una garantía, ya que Dios sabe lo
que necesitamos.
La confianza en la Divina Providencia es un
rasgo fundamental en la espiritualidad San
Vicente de Paul.
En 1968 fueron los juegos Olímpicos y en
1970 el mundial de futbol en nuestro México
lindo y querido. En torno a estos años, en el
mundo había una gran movilización estudiantil
exigiendo a los gobiernos
educación, libertad de
expresión, justicia y paz.
Estas demandas y movilizaciones costaron la
vida a muchos estudiantes en el mundo. Hoy
que celebramos el día del estudiante, oremos
por las nuevas generaciones, para que no
sean atrapados por esta era cibernética y
consumista, que aleja a los jóvenes y niños
de su familia, de los valores y de relaciones
humanas sanas.
29
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 30

24 • mayo • jueves • 2018


Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote
Is 52, 13-53, 12; Heb 10, 12-23; Lc 22, 14-20.
“Esto es mi cuerpo. Esto es mi sangre”

M
ás que una figura de autoridad, el
sacerdocio debe entenderse como
una figura de servicio, de puente,
de mediación. El sacerdote en el
Antiguo Testamento era quien
elevaba a Dios las peticiones del pueblo y daba la
respuesta de Dios al pueblo. Era quien ofrecía los
sacrificios a Dios, como agradecimiento o petición
por alguna necesidad particular de las personas.
En el sacramento del bautismo, por la unción
con el santo crisma (aceite colocado en la frente
del bautizado en forma de cruz) participamos del
triple ministerio de Cristo como sacerdote, profeta
y rey. Gracias a ello podemos hablar con Dios
nuestro padre, mediante la oración (porque
somos sacerdotes), podemos hablar en nombre de
Dios, porque conocemos su Palabra (porque
somos profetas) y como reyes, podemos gobernar
en nombre de Dios, no como el mundo gobierna,
a través de la opresión, sino a través del servicio y
la entrega generosa, al estilo de Jesús.
El sacerdocio de Cristo se basa en el amor. Esto nos
lo recuerda en la última cena, es decir, la primera
eucaristía, donde nos deja su cuerpo y su sangre
como alimento en forma de pan y de vino.
30
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 31

25 • mayo • viernes • 2018


Sant 5, 9-12; Sal 102; Mc 10, 1-12.

“Moisés prescribió esto debido a la dureza de su corazón”


Jesús habla de la dureza de corazón de algunas
personas en el matrimonio, insensibles ante las
necesidades de quienes están a su lado compar-
tiendo la vida, el techo y el pan, la familia.
Un corazón duro es un corazón frio, sin vida,
un corazón que no late, porque está muerto.
Son tristes las familias donde todos llegan y se
encierran en su cuarto, y cuando llega quien
grita, quien pega y quien maldice, apagan su luz
y se hacen los dormidos, para evitar discusiones.
El papa Francisco dice respecto al matrimonio:
“El matrimonio es un trabajo de todos los días, se
puede decir que artesanal, porque el marido tiene
la tarea de hacer más mujer a la mujer, y la mujer
más hombre al marido”.
Es decir, cada uno se tiene que
esforzar día a día por sacar lo
mejor del otro, como ser humano,
como persona, como papá, como
mamá, como varón, como mujer, como
hijo, como hija, como ciudadano,
como hijo de Dios.
Esto vale para el matrimonio y
para toda relación humana auténtica de amor y
amistad. Porque si yo ayudo a ser mejor persona
a aquel con quien comparto el camino de la vida,
todos ganamos.
31
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 32

26 • mayo • sábado • 2018


Sant 5, 13-20; Sal 140; Mc 10,13-16.
“Mucho puede la oración insistente del justo”
El apóstol Santiago nos invita a orar unos por
otros, con insistencia y sin desfallecer.
En un grupo de reflexión, después de varios días
de haber hablado del tema de la oración, una
señora se acerca muy contenta y comparte con el
grupo su experiencia sobre la oración, en concreto
sobre la oración de intercesión y dice: Yo tengo dos
hijas, una de 8 y otra de 15 años, que continuamente
están peleando. El día de ayer la mayor nos pidió
permiso a su papá y a mí de participar en un convivio
de la escuela; y por la inseguridad que actualmente
se vive y por lo que se sabe de esos convivios de
adolescentes, no le permitimos asistir. Su hermanita
se dio cuenta y muy tierna se acerca a su papa y a mí
y nos dice en voz baja y en tono de súplica: “dejen ir
a mi hermana a su fiesta, yo lavaré los trastes que
le tocan”. Ante tal suplica
tuvimos que dejar ir a nuestra
hija a su convivio.
Seguro que Dios actúa así
con nosotros cuando pedimos
de corazón unos por otros,
ante las penalidades que día
a día vivimos.
A Dios le agrada que nos reconozcamos como
hermanos.
32
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:42 Página 33

27•mayo•domi
ngo (Santísima Trinidad)•2018
Dt 4, 32-34.39-40; Sal 32; Rm 8, 14-17; Mt 28, 16-20.
“Yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo”
Y como dice el canto: “en el capítulo 4, versículo 8,
Primera de Juan” leemos que Dios es Amor. Es la
gran fiesta que hoy celebramos, este misterio de
Amor que hay en las tres divinas personas, un solo
Dios y tres personas distintas.
Muchas veces nos cuestionamos y reclamamos
cuando se nos pide asistir a pláticas para recibir
algún sacramento. Y decimos:
antes no era así. La verdad es
que antes la gente tenía una
verdadera conciencia de lo que
es el sacramento del matrimonio,
del bautismo, de la penitencia
y de los compromisos que
adquirían al tomar cada uno
de estos sacramentos. Ahora tal parece que lo que
realmente importa es el salón donde será la fiesta,
el conjunto que ha de tocar, la ropa que hemos de
vestir, los invitados que vendrán. Ante la poca
conciencia y compromiso que hay en la actualidad,
la iglesia usa este medio de formación para crear
conciencia de lo que se va a recibir en el
sacramento y éste sea un encuentro que da vida y
no un mero trámite o costumbre religiosa.
El mandato de Jesús de bautizar a todas las
naciones y enseñar todo lo que Él nos mandó
comienza a cumplirse desde la familia, tarea
donde no estamos solos, Jesús está con nosotros.
33
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 34

28 • mayo • lunes • 2018


1Pe 1, 3-9; Sal 110; Mc 10, 17-27.
“Ve y vende lo que tienes y sígueme”
Un hombre sale al encuentro de Jesús,
preguntando qué debe hacer para conseguir la
vida eterna. Según el evangelio era un hombre
bueno, ya que desde muy joven cumplía los
mandamientos de la ley de Dios: No matarás,
no cometerás adulterio, no robaras, no darás
falso testimonio, no cometerás fraude, honrarás
a tus padres...
Jesús le dice: Solo una cosa te falta, ve y vende
lo que tienes, da el dinero a los pobre y así tendrás
un tesoro en el cielo. Después ven y sígueme.
Aquel hombre se retiró apesadumbrado y triste
porque tenía muchos bienes.
No basta con no hacer
cosas malas, hay que hacer
cosas buenas, sobre todo en
favor de los pobres.
San Vicente decía “Dios ama a
los pobres y por consiguiente
ama a quienes aman a los
pobres”.
El papa Francisco, por su
parte, nos dice “Nunca he visto
un camión de mudanza detrás de un cortejo
fúnebre, nunca. Pero existe un tesoro que podemos
llevar con nosotros, un tesoro que nadie puede
robar, que no es lo que hemos ahorrado, sino lo
que hemos dado a los demás”.
34
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 35

“Recibirán cien veces más en esta vida, junto


con persecuciones; y en el otro mundo, la vida
eterna” 1Pe 1, 10-16; Sal 97; Mc 10, 28-31.

Quienes tenemos la dicha de haber participado


en misiones o en la vida de iglesia, hemos
comprobado la veracidad de esta promesa de
Cristo, ya que siempre recibimos cien veces
más en padres, hermanos y bienes, después de
una edificante y rica experiencia de misión.
Pero no todo acaba ahí, las
experiencias de misión suelen
ser períodos cortos, muchas
veces reducidos a la semana
santa, o a quince días en otra
época del año. Cuando tratamos
de vivir el evangelio en el día
a día y comprometernos en la
búsqueda de la paz, la justicia,
la igualdad, la libertad, la
fraternidad, el respeto a la dignidad humana… es
cuando nos vienen las persecuciones y dificultades.
Con todo ello, no olvidemos que junto con las
persecuciones y el ciento por uno de bienes y
familiares, Jesús nos promete la vida eterna.
Además, nos dice en el evangelio de Lucas:
“Alégrense, no porque los demonios se someten
a ustedes, sino más bien porque sus nombres
están escritos en los cielos.” (Lc 10, 17-20), y en
las bienaventuranzas: “porque su recompensa
será grande en los cielos” (Mateo 5, 3-12).

29 • mayo • martes • 2018


e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 36

30 • mayo • miércoles • 2018


1Pe 1, 18-25; Sal 147; Mc 10, 32-45.
“El que quiera ser el primero,

J
que sea el servidor de todos”
esús nos pone el ejemplo de autoridad
que debemos ejercer en su nombre,
no una autoridad como la presenta el
mundo: “los jefes de las naciones los
gobiernan como si fueran sus dueños
y los poderosos los oprimen”, sino una autoridad
ganada a través del amor, del servicio, de la
entrega, del ver por los demás.
La autoridad que el mundo nos ofrece se basa
en el miedo y la opresión, la autoridad al estilo de
Jesús, por el contrario, se basa en el amor y la
entrega.
La autoridad en la familia, en la empresa o en
la sociedad se da generalmente por jerarquía: en
la familia, la autoridad son los papas o hermanos
mayores, en la empresa los directivos, y en la
sociedad los gobernantes.
Jesús nos invita a ganar la autoridad como él lo
hacía, a través del amor y del servicio. Una persona
que se preocupa por los demás, que siempre está
dispuesta a ayudar, una persona sencilla, generosa,
humilde, cercana, interesada por nuestro bienestar
más que en el suyo propio, automáticamente se
gana nuestra admiración y respeto, se convierte
en una autoridad moral para nosotros.
La autoridad ejercida con amor, es redención.
36
e+v mayo 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:09 Página 37

31 • mayo • jueves • 2018


El Cuerpo y la Sangre de Cristo
Ex 24, 3-8; Sal 115; Heb 9, 11-15; Mc 14, 12-16.22-26.
“Tomen, esto es mi cuerpo”
El pueblo de Israel, en su camino por el desierto
hacia la tierra prometida, es decir, hacia la libertad
y la dignidad, llegó a sentirse extenuado. Yahvé le
sostuvo la vida y la esperanza con el maná. Es una
hermosa figura de Jesucristo, a quien el Padre, en la
plenitud de los tiempos, envió para sostener el
camino de los hombres, en este peregrinar a veces
duro y extenuante de la vida.
Jesús es el nuevo maná, mucho
más eficaz que el antiguo, porque
sostiene y fortalece hoy al pueblo que
camina, buscando esa “tierra prometida”
de una vida digna para todos, un
mundo en paz y una humanidad
reconciliada. Lo guía mostrándole el
camino, lo alimenta con la eucaristía y le susurra al
corazón que no desista, que no pierda la esperanza
porque esta vida es camino hacia una plenitud
indescriptible, y que si deja que Jesús viva en él,
podrá comenzar a experimentar esa plenitud ya
desde aquí, en este camino que es la vida.
Quien comulga el cuerpo y sangre de Jesús,
establece una relación profundísima con él, una
compenetración vital. Jesús viene a él, lo habita y le
comunica la misma vida de Dios.
¡Gracias, Señor, por tu Eucaristía!
37
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:47 Página 38

• viernes • 2018
1 Pe 4, 7-13; Sal 95; Mc 11, 11-26.
“Mi casa será casa de oración”
junio

¿Sabes lo que significa “contemporizar”? El


diccionario lo define de la siguiente manera:
Acomodarse al gusto o dictamen ajeno por
algún respeto o fin particular, generalmente
para evitar un enfrentamiento. Es decir,
simular que me adhiero a alguien, que estoy de
acuerdo con alguien, con tal de obtener algún
provecho personal o simplemente por no
complicarme la vida.
Jesús nunca se acomodó a lo torcido, a lo falso ni
a lo injusto. Nunca “contemporizó”, fue un hombre
honesto, auténtico, que buscó siempre que la
verdad y la justicia salieran a relucir.
En el evangelio de hoy lo vemos enfrentando
la estructura más emblemática de la religión
judía: el Templo de Jerusalén, centro y
corazón del culto a Dios pero que,
al igual que la higuera que
daba hojas, pero no frutos –la
escena también la escuchamos hoy–
se había convertido en símbolo de una
religión estéril, que consistía en un mero
intercambio comercial: doy ofrendas y recibo
bendiciones; ofrezco un animal en sacrificio y
recibo el perdón y purificación de mis faltas.
Para Jesús el culto sin compromiso con la justicia
es falso, la fe sin amor (a Dios y al prójimo) es una
mentira. En eso no puede transigir.
38
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:47 Página 39

2 • junio • sábado • 2018


Jud 17, 20-25; Sal 62; Mc 11, 27-33.
“¿Con qué autoridad haces eso?”
No cayó muy bien a los encargados del Templo
lo que Jesús había hecho el día anterior: expulsar
de la explanada a los comerciantes y volcar las
mesas de los cambistas. Al día siguiente lo
encuentran y lo confrontan. Es curioso que no le
reclamen lo que hizo sino que solo cuestionen la
autoridad con que lo había hecho.
Implícitamente aceptan que Jesús tenía razón,
que el Templo había sido convertido por ellos en
una cueva de ladrones, sin
una verdadera relación
con Dios, con su vida
abundante y liberadora.
Aceptan haber deformado
el auténtico culto, no
permitir el encuentro
con el verdadero Dios,
quien es un Padre rico en
misericordia, fiel y solidario. Aceptan que el
verdadero Dios había sido convertido por ellos
en un dios pequeñito, un ídolo a la medida de su
egoísmo y de sus intereses. Jesús tenía razón en
desafiarlos.
Y sigue teniendo razón al desafiarnos hoy a
nosotros, invitándonos a reconocer en su propio
rostro y en su evangelio, el verdadero rostro de
Dios; y a ofrecer, con una vida generosamente
entregada, el auténtico culto a Dios.
39
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 40

3 • junio • domingo (9° TO) • 2018


Deut 5, 12-15; Sal 80; 2Cor 4,6-11; Mc 2, 23-3, 6.
“El sábado se hizo para el hombre”
Ahora no es el Templo sino la institución del
“sábado” judío lo que enfrenta a Jesús con las
autoridades religiosas. Para éstos es más
importante cumplir la ley del sábado que mitigar
un poco el hambre cortando algunas espigas; de
la misma manera estará primero el cumplimiento
de la ley que curar a un hombre enfermo.
Jesús no puede “contemporizar” con estas
interpretaciones equivocadas de la ley de Dios,
quien prefiere hijos felices y libres más que
soldados neuróticos y esclavos de la ley.
Para Dios lo primero es el hombre, la vida, el
bienestar de los pobres; por ello Jesús, en la
sinagoga, llama al hombre enfermo y le pide que
se coloque en el centro, porque Dios
lo ha colocado ya en el centro de
su corazón y de su preocupación
y porque quiere que igualmente
los pobres, los débiles, los
marginados sean colocados en el
centro del corazón de la Iglesia y
de la sociedad, que sean los primeros
destinatarios de sus preocupaciones y cuidados.
Para Jesús no hay otra ley que valga más que
la ley del amor. El sábado se hizo para el
hombre. Dios creó todas las cosas y los días de
la semana para que sus hijos vivan felices y con
dignidad.
40
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 41

4 • junio • lunes • 2018


2 Pe 1, 1-7; Sal 90; Mc 12,1-12.
“Un hombre plantó una viña…”
La parábola de los viñadores malvados es
toda una síntesis de la historia del pueblo de
Israel. Israel es la viña que con tanto cariño y
esmero plantó y cuidó Yahvé a lo largo de los
siglos. Él es el dueño pero los viñadores –los
dirigentes del pueblo– se creen amos y señores
y no quieren dar cuentas; a los profetas los
rechazan y al Hijo lo matan.
Los viñadores somos también nosotros y la
viña es la vida que Dios nos ha dado; vida que
Dios ha cuidado con tanto esmero y cariño, que ha
cubierto de dones y regalos, que ha enriquecido
con la fe en Jesucristo y la vida que en él tenemos.
Y nos resistimos a dar cuentas, a dar frutos.
No reconocemos a Dios como el dueño de nuestra
vida y de nuestro destino. ¿Quién es Dios para
decirme cómo vivir? ¿Quién es él para pedirme
cuentas? Pretendiendo ser
libres e independientes, nos
construimos la vida según
nuestro miope parecer. Y muy
seguido nos equivocamos.
¿Cómo hacerte entender
que Él ama tu vida más que tú mismo? ¿Qué Él
no quiere limitarla, sino sólo que tu vida~viña
se llene de flores, y que los pájaros canten en
ella y que la lluvia de su amor la fecunde y que
el sol de la tarde la haga resplandecer con
reflejos cálidos de plenitud?
41
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 42

5 • junio • martes • 2018


2 Pe 3, 12-15.17-18; Sal 89; Mc 12, 13-17.

“Den al césar lo que es del césar”


Es una trampa que los enemigos le tienden a Jesús
preguntándole si se debe o no pagar tributo al césar.
Cualquier respuesta lo comprometía: o con el pueblo
–sometido a pagar tributo al Imperio Romano
insaciable– o con el mismo poder del Imperio,
intransigente y represivo.
Jesús inicia su respuesta con una pregunta: ¿De
quién es la imagen que trae la moneda? Las monedas
traen acuñado el rostro del césar, son
materia, son cosas, no es más que oro,
un metal. El césar (los poderosos)
puede apropiarse (y lo hace) de las
cosas materiales, que, por otro
lado, te sirven para alimentarte,
vestirte, vivir dignamente.
Hay otra pregunta, que Jesús no formula en el
evangelio, pero que creo está implícita: ¿De quién es
la imagen que tú reflejas?
La moneda tiene el rostro del emperador, pero tú
tienes impresa la imagen de Dios, que te creó a su
imagen y semejanza. Tú vales más que todo el oro
del mundo. Nadie te puede comprar ni vender, eres
libre, eres inmensamente digno, porque eres hijo
amado del Padre.
Pues dale al césar lo que es del césar. Y dale –date
tú mismo, entrégate en sus brazos– a Dios lo que es
de Dios.
42
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 43

“Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos”


2 Tm 1, 1-3.6-12; Sal 122; Mc 12, 18-27.
Siguen los enemigos de Jesús con las preguntas.
Ahora son los saduceos quienes, para desvirtuar
la esperanza en la resurrección, le cuentan la
historia de “la viuda alegre”. Aquella mujer que
enterró a siete maridos, si resucitara, ¿con cuál de
los siete tendrá derecho a pasearse por el cielo? Ya
que los siete fueron sus esposos, ¿tendrá que caminar
del brazo con todos ellos? (¡Alguna esposa con no
muy buena experiencia del matrimonio nos diría que
esa es la viva imagen no del cielo, sino del infierno!).
Proponen, pues, una caricatura ridícula de la
vida eterna. Y Jesús defiende la esperanza en la
resurrección con toda energía. “Dios no es un Dios
de muertos. Para él todos están vivos”.
Dios nos crea con una semilla de eternidad
porque nos crea por amor, a su imagen y semejanza.
Una vez que nos mira y nuestro rostro se imprime
en sus pupilas ¿Cómo podría borrarse? ¿Cómo
podríamos desaparecer, convertirnos en nada?
¿Cómo podría Dios permitir tal cosa?
Dios es un Dios de vivos. Te dio la vida y te la
conserva cada instante, y te la conservará por
siempre. Su casa es la tuya, tu patria definitiva es
el cielo –si tú lo quieres–. El camino es Jesucristo.
6 • junio • miércoles • 2018
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 44

7 • junio • jueves • 2018


2 Tm 2, 8-15; Sal 24; Mc 12, 28-34.
“No hay mandamiento mayor que el amor”
El maestro de la Ley, interesado en conocer la
opinión de Jesús respecto a toda la reglamentación
judía, su postura y sus puntos de interés, lo cuestiona
sobre el mandamiento más importante de toda la
Ley. Jesús, como respuesta, le cita dos textos del
Antiguo Testamento (Dt 6, 4 y Lv 19, 18). El mandamiento
principal es el amor –le dice–, amor a Dios y amor al
prójimo.
Mirándolo bien, nos damos cuenta que el amor no
es un mandamiento más, sino la suma de todos los
mandamientos. No es algo que podemos hacer aquí
o allá, sino una actitud que abarca la vida toda, el
corazón, el alma, la mente y las fuerzas.
El amor es el fundamento de todo, en torno al cual
Jesús nos pide estructurar la vida, nuestra relación
con Dios y con los
hermanos, nuestras
intenciones, nuestros
pensamientos, todo.
El amor es la ruta del
hombre peregrino que
busca la salida a este
laberinto que es el mundo. Es el plano en torno al cual
se puede ir construyendo el Reino de Dios, entre los
escombros en que hemos convertido este mundo. El
amor es la única fuerza capaz de transformar el
corazón y la vida de los hombres llenándola de luz,
esperanza, consuelo y paz. No hay ley más grande.
44
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 45

8 • junio • viernes • 2018


Sagrado Corazón de Jesús
Os 11, 1-9; Is 12, 2-6; Ef 3, 8-19; Jn 19, 31-37.
“Enseguida brotó sangre y agua”
Era una crueldad innecesaria. Atravesar el corazón
de Jesús después de los azotes y toda la tortura de la
crucifixión. Y Jesús, aún después
de haber “entregado su espíritu”,
entrega, desde este corazón
traspasado por la lanza, las últimas
gotas de sangre, junto con agua.
Sangre y agua, signos de los
sacramentos –bautismo, eucaristía–
según lo ha interpretado la Iglesia.
Signos también de toda la vida
y acción salvadora de Jesús: amor
apasionado –sangre derramada hasta la última
gota– y vida abundante y plena –agua viva que
mana de un manantial inagotable–.
Sangre y agua, signos de un corazón vivo y
generoso, apasionado por el Reino y apasionado
por el hombre. Corazón sensible que se conmovía
fácilmente ante el dolor de una madre, ante la
fragilidad de una mujer a punto de ser lapidada;
pero que también ardía en celo ante la hipocresía
de la clase dirigente, ante la mentira de su piedad
y ante la falsedad de sus interpretaciones de la
Ley.
Señor, danos un corazón que lata en sintonía con el
tuyo. Danos un corazón apasionado por el Reino y por
el hombre y su dignidad.
45
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 46

9 • junio • sábado • 2018


Inmaculado corazón de María
2 Tm 4, 1-8; Sal 70; Lc 2, 41-51.
“Su madre guardaba todas estas cosas en su corazón”
Siempre al lado de Jesús está su madre. Al lado del
corazón apasionado y generoso del Hijo, está el corazón
maternal, contemplativo de María, que
guarda con maravillada sorpresa las palabras
desconcertantes de su hijo, perdido en la
gran Jerusalén y encontrado en el templo.
Guarda éste y muchos acontecimientos y
palabras de su hijo, como guardamos en la
caja de recuerdos los objetos que recogemos
aquí y allá y que luego, sentados y con
calma contemplamos, trayendo a la mente
un momento, un lugar, una persona.
María conservaba en su corazón palabras
y gestos de su hijo para luego, en silencio y
con calma, contemplarlos, desgranarlos
uno a uno y descubrir en todos ellos la
maravillosa acción de Dios en la historia, en su vida y
sobre todo en la vida de su hijo.
Y entonces su corazón se ensanchaba y repetía el “fíat”
primero, el “sí” definitivo; y acogía de nuevo el misterio
de amor infinito que entrañaba su hijo, y Jesús se
reencarnaba, ahora en su corazón, y entonces palpitaban
al unísono el corazón de la madre y el del hijo amado.
Acoge como María, el misterio de vida abundante de
Jesucristo. Abre tu corazón al amor verdadero y deja que
Jesús se reencarne mil veces en él.
46
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 47

10 • junio • domingo (10° TO) • 2018


Gn 3, 9-15; Sal 129; 2 Cor 4, 13-5, 1; Mc 3, 20-35.
“Quien cumple la voluntad de Dios, ese es mi hermano”
La familia es un regalo de Dios. Aunque está
sufriendo mucho con los cambios actuales, no cabe
duda que la familia sigue siendo por excelencia el
espacio donde se da y se recibe amor, donde se
viven los momentos más gratos y plenos de la vida.
Pues bien, en el evangelio de hoy Jesús plantea
un gran desafío: todos los que se unen a mí para
buscar cumplir la voluntad de Dios en su vida y en
el mundo, crean entre sí y conmigo lazos entrañables
y profundos como los de una familia. Todos
los que buscan conmigo
construir el Reino de Dios
y sueñan con un mundo
más fraterno y solidario,
son hermanos entrañables,
forman la gran familia de
los “locos” que no se
conforman con lo que el
mundo les presenta hoy,
que no se someten a los dictados de los imperios
de todo tipo que quieren dominarlo todo. Esa
gran familia de los hijos de Dios, que no nace de
la sangre, sino de la tierra fecunda del evangelio.
Amemos nuestra familia de sangre y luchemos
por mantenerla unida. Pero sintámonos también
parte de la gran familia de Jesús, de aquellos que
sueñan y construyen un mundo mejor.
47
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 48

11 • junio • lunes • 2018


S. Bernabé Apóstol
Hech 11, 21-26.13, 1-3; Sal 97; Mt 5, 1-12.
“Bienaventurados los limpios de corazón”
San Bernabé no fue del grupo de los doce apóstoles,
pero es un personaje esencial en el nacimiento y
primeros pasos de la Iglesia. Lo podríamos llamar “el
hombre de los tres regalos”.
La primera vez que aparece en el libro de los Hechos
de los Apóstoles, es ofreciendo un regalo a la comunidad:
vendió un campo y entregó el
fruto de la venta para ayudar el
sostenimiento de los pobres de la
iglesia de Jerusalén. Es Bernabé
quien presenta a Pablo ante los
Apóstoles, dando a la Iglesia un re-
galo incalculable en la persona del
más grande evangelizador. Des-
pués acompañará a Pablo en su pri-
mer viaje misionero, ofreciendo a los
hombres el regalo del evangelio de
Jesucristo.
Un hombre generoso, sensible, que encuentra en
Jesús su mayor tesoro y que abandona todo para
consagrarse al evangelio. Apóstol entregado,
humilde y solidario, que ama y construye la iglesia,
que vive y anuncia el evangelio con pasión, ése es
Bernabé.
Ejemplo para ti y para mí; impulso y motivación
para nuestro –a veces– mediocre, mezquino y
temeroso seguimiento de Jesucristo.
48
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 49

12 • junio • martes • 2018


1 Re 17, 7-16; Sal 4; Mt 5, 13-16 ,
“Ustedes son la luz del mundo”
¡Qué encargo tan difícil me dejas, Jesús! Ser sal
que dé sabor a la vida a veces insípida, a veces
amarga, de tantos hombres y mujeres en el
mundo. Proyectar tu luz en los que me rodean
quienes, viendo mi vida
iluminada por ti, encuentren
caminos que le den sentido a
la suya.
Y no hay duda, Jesús, me
quieres lámpara puesta en un
candelero para que alumbre a
mi alrededor; que llame la atención por mi caridad
con los demás, por mi paciencia con todos, por
mi capacidad de construir paz y armonía, por mi
compromiso con la justicia y la verdad.
¡Qué difícil tarea, Señor! ¿Cómo ser sal que
ayude a los demás a disfrutar la vida, a saborear
tu Palabra, tu amor incondicional, la paz y el gozo
que sólo tú das? ¿Cómo hacerlo si yo mismo no
encuentro el verdadero sabor de mi vida? ¿Cómo
ser luz si yo mismo me encuentro tantas veces a
oscuras? ¡Qué difícil que mi vida sea un faro que
ayude a otros a mirar el horizonte y que en él te
vean a ti, único horizonte posible para los que
desean vivir con sentido y con destino!
Sin embargo tú me sigues pidiendo: Que brille
tu luz ante los hombres, que cuando vean tus buenas
obras, glorifiquen al Padre. Ayúdame, Señor.
49
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 50

13 • junio • miércoles • 2018


1 Re 18, 20-39; Sal 15; Mt 5, 17-19.
“No vine para abolir la Ley sino para darle plenitud”
Estamos leyendo en el evangelio el llamado
“Sermón del Monte” (Mt Caps. 5, 6 y 7). Jesús, desde
lo alto de un monte (como Yahvé en el Sinaí) le
propone al hombre la nueva Ley que viene a plenificar
la antigua, dada a Israel. Sabemos cómo Jesús pone
el acento en el rostro paternal
y amoroso de Dios y en su
“debilidad” por los más
pobres, los descartados, los
que no tienen voz y no
cuentan para el mundo.
De esta manera, la nueva
ley es un programa de Jesús
que nos llama a unirnos a él y adherirnos a su
Evangelio para dignificar la vida de los hombres y
luchar contra todo lo que disminuya, oscurezca o
limite su vida y su dignidad.
Su proyecto nos convoca a trabajar para que
crezcan en el mundo la libertad, la justicia y la paz. A
desterrar la violencia y la división, la desigualdad y la
discriminación. Su proyecto, el proyecto del Reino de
Dios, nos invita a soñar un mundo de hermanos
solidarios y fraternos, que cuidan unos de otros, que
se respetan y se perdonan porque ven en el
hermano, el rostro de Jesús.
Ésta es la nueva ley. Más bien, es la síntesis de toda
ley llevada a su plenitud: el amor.
50
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 51

14 • junio • jueves • 2018


1 Re 18,41-46; Sal 64; Mt 5, 20-26.
“Ve primero a reconciliarte con tu hermano”
Jesús comienza a desgranar detalles de su
proyecto del Reino de Dios y la nueva ley que lo
irá construyendo y haciendo visible.
“No matarás”, dice la antigua ley. Lo mismo
dicen todos los códigos morales de cualquier
civilización. Todas las leyes del mundo establecen
sanciones muy duras para quien le quite la vida a
un semejante (en algunos países ello se castiga con
la pena de muerte, lo cual constituye una gran
contradicción).
La Nueva Ley nos invita a ir más allá: “Incluso
el que se enoje con su hermano, quien lo llame
imbécil o estúpido… tendrá que dar cuentas de
ello.” Jesús lleva la prescripción del “no matarás”
a niveles insospechados. Nos
invita a valorar tanto la vida
de nuestros hermanos, que
no seamos capaces ya no
solo de quitarles la vida, sino
de ofenderlos o agredirlos
de ninguna manera.
La nueva ley privilegia la vida de los hombres
por encima de todo. Tu hermano es intocable y su
dignidad inalienable. Y esto tiene que ver con tu
fe, de tal manera que si no vives en paz con tus
semejantes, no podrás estar en armonía con Dios.
“Reconcíliate con tu hermano, antes de presentarte
ante tu Dios.”
51
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 52

15 • junio • viernes • 2018


1 Re 19, 9-16; Sal 26; Mt 5, 27-32.
“Si tu ojo derecho te es ocasión de pecado…”
“…Sácatelo y tíralo lejos de ti.” Alguien dijo que
el mundo estaría lleno de tuertos si aplicáramos
literalmente este texto. Yo, el primero.
Pero si no lo aplicamos literalmente, sin duda
debemos tomarlo muy en serio.
La Ley llevada a su plenitud que nos está
proponiendo Jesús nos conduce a lugares de
inmensa delicadeza y sensibilidad en nuestro
trato con los demás. Sólo con mirar puedes
cometer adulterio, dice Jesús, porque la infidelidad
comienza en el corazón. “El que no ama a su
hermano es un asesino”, nos dirá la 1ª Carta de
S. Juan (3,15), es decir, también con el corazón se
mata, y con la lengua, y con el pensamiento. La
indiferencia y la falta de solidaridad también son
causa de dolor y de muerte.
El que da una pequeña
“mordida” también está
construyendo ese imperio
de corrupción en que se ha
convertido nuestro país.
Jesús nos llama a vivir la
Ley en su plenitud, nos remite a la ley fundamen-
tal o la suma de todas las leyes: el amor. El amor
nos hace sensibles y detallistas, el amor nos hace
ser “creativos hasta el infinito” (S. Vicente).
Ama y haz lo que quieras (S. Agustín).
52
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:48 Página 53

16 • junio • sábado • 2018


1 Re 19, 19-21; Sal 15; Mt 5, 33-37.
“Ustedes digan sí cuando es sí, y no cuando es no”

L
eyendo este evangelio recordé una
historia, de las que contaba Anthony
de Mello: “Había un viejo sufí que se
ganaba la vida vendiendo toda clase de
baratijas. Parecía como si aquel hombre
no tuviera entendimiento, porque la
gente le pagaba muchas veces con monedas falsas
que él aceptaba sin protestar.
Cuando le llegó la hora de morir, alzó sus ojos al
cielo y dijo: –¡Oh, Señor! He aceptado de la gente
muchas monedas falsas, pero ni una vez he juzgado
a ninguna de esas personas en mi corazón, sino que
daba por supuesto que no sabían lo que hacían. Yo
también soy una falsa moneda. No me juzgues, por
favor.”
Me cuestiona profundamente la frase “yo
también soy una falsa moneda”. Un billete falso
“parece” tener valor, pero no hay un bien que lo
sustente, es un fraude. Y Jesús me pide ser
auténtico y transparente: decir “sí” o “no”, sin
enredos, sin escondrijos, sin máscaras. Me pide
“ser”, no sólo “parecer”. Ser un hombre que
construye el Reino, que acoge su evangelio y se
esfuerza por hacerlo vida con sus acciones y su
compromiso diario.
Que mi vida sea como la de Jesús, un cristal
puro y transparente, que refleja, sin filtros, el
amor.
53
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 54

17 • junio • domingo (11° TO) • 2018


Ez 17, 22-24; Sal 91; 2 Cor 5, 6-10; Mc 4, 26-34.
“El reino de Dios es como una semilla de mostaza”
No sé si a ustedes les ha sucedido, pero a mí
muchas veces. Miro a mi alrededor y me asalta la
congoja y el desaliento: Violencia, corrupción,
dolor, muerte, indiferencia, egoísmo, abusos por
todas partes. ¿Dónde está el Reino que Jesús co-
menzó a hacer presente? ¿Cuándo llegará el día
en que veamos a los hombres, las sociedades y
sus estructuras coloreadas con los tonos tiernos
y vivos del Evangelio?
Entonces Jesús viene y me responde con las
parábolas que hoy escuchamos: No pierdas la
confianza en las promesas de Dios, no pierdas la
esperanza. La semilla está sembrada y va
germinando; los gestos de fe y de amor son muchos,
pero se pierden ante el apabullante dominio del
egoísmo, esos gestos son la semilla de mostaza
que va a crecer a pesar de todo y por encima de
todo. La semilla está sembrada en la tierra y va
a brotar en una explosión de vida interminable;
así como sembraron mi cuerpo destrozado y
resurgió lleno de gloria.
Dale tiempo, no desesperes;
pero tampoco dejes de
trabajar por el Reino. Tú
también siembra semillas,
todas las que puedas, nada
podrá vencer el amor que
repartas.
54
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 55

18 • junio • lunes • 2018


1 Re 21, 1-16; Sal 5; Mt 5, 38-42.
“Ojo por ojo, diente por diente”
Era muy “moderna” la ley del Talión, y muy
justa, según los antiguos judíos. Si te sacan un
ojo, sólo tienes derecho a sacarle un ojo a tu
agresor, como compensación proporcional al
daño que te causó (Ex 21, 23-25; Lv 24,19-21).
Pues bien, en la Nueva Ley
de Jesús esa “modernidad”
y supuesta “justicia” no son
suficientes. Y no lo son
porque no detienen la espiral
de violencia y agresiones
entre los hombres, no terminan con el reino del
odio; sólo organizan la venganza, la contienen
un poco.
La ley del evangelio, la ley del amor, es una
llave maestra que desactiva todas las bombas,
cualquier mecanismo de violencia y de odio;
rompe con la lógica de “me la haces, me la
pagas”. Llave maestra que abre todas las puertas
hacia el perdón, la reconciliación y la paz.
Sin embargo, la usamos poco, aunque todos
la tenemos. Aún el más sanguinario delincuente
se enternece al abrazar a su bebé, o al recordar
a su madre, o al contemplar una puesta
maravillosa de sol.
Tenemos la llave. Con ella abramos nuestro
corazón a la ternura y al perdón. Tenemos una
infinita capacidad de amar. Usemos la llave.
55
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 56

19 • junio • martes • 2018


1 Re 21, 17-29; Sal 50; Mt 5, 43-48.
“Amen a sus enemigos”

...Y
oren por sus perseguidores”, nos sigue
diciendo Jesús, en esta nueva y
revolucionaria lógica que nos
propone vara vivir y transformar el
mundo: la ley del amor.
Hay una historia (por unos defendida y desmentida
por otros) de una mujer negra sudafricana que
perdona al asesino de su esposo y de su único hijo.
Está ante la Comisión de la Verdad y la Reconciliación,
después del Apartheid. Ante la pregunta sobre
qué desea para el asesino (un ex oficial de la policía,
blanco), la anciana responde: Como ya no tengo
familia, quiero que el señor Van der Broek se
convierta en mi hijo. Me gustaría que viniese dos
veces al mes al gueto y pase un día conmigo de
modo que yo pueda derramar sobre él cualquier
amor que aún quede en mí. También deseo, y éste
sería el deseo de mi esposo, que alguien me guíe al
otro lado de la sala para poder tomar en mis brazos
al señor Van der Broek y abrazarlo, y hacerle saber
que está verdaderamente perdonado.
Cuando alguien acudió a guiar a la anciana al otro
lado de la sala, el señor Van der Broek, abrumado
por lo que acababa de oír, cayó desmayado.
¡Qué tremendo poder transformador tiene el
perdón! ¡Cura las heridas e ilumina la vida!
56
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 57

20 • junio • miércoles • 2018


2 Re 2, 1. 6-14; Sal 30; Mt 6, 1-6.16-18.
“Cuando ustedes oren, no hagan como los hipócritas”
Jesús habla de tres prácticas fundamentales de
los judíos: el ayuno, la oración y la limosna. Hechas
por obligación, por tradición, como sucedía en el
judaísmo, fueron vaciadas de su sentido original.
En el nuevo Pueblo de Dios, la Iglesia, toda
práctica religiosa debe tener referencia al Reino de
Dios, si no, es mera autocomplacencia egoísta.
Muchas veces la ayuda a otros se convierte en
propaganda –las organizaciones filantrópicas tienen
nombres como “Fundación Bill y Belinda Gates”,
“Fundación Carlos Slim”, “Fundación Televisa”…
y se cuidan bien de que los nombres aparezcan en
los noticieros y se graben en placas
doradas. De esta manera se hacen
promoción y se lavan la cara ante
la sociedad.
Muchos vivimos el ayuno sin
ninguna conexión con la situación
de los pobres –cuyo ayuno es
continuo y forzado–, ni con la injusticia.
¿Y qué me dicen de la afición de tantos creyentes
a las cadenas de “oración” que amenazan a quien
no las multiplique, o las tarjetitas que parecen una
lotería de la suerte: “oración para pedir trabajo”,
“oración para ahuyentar a los enemigos”, “oración
contra accidentes de tránsito”?
¿Qué nos diría Jesús de estas prácticas tan lejos
de su corazón?
57
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 58

21 • junio • jueves • 2018


Sir 48, 1-14; Sal 96; Mt 6, 7-15.

“Ustedes oren así: Padre nuestro…”

N unca terminaremos de comprender y


vivir todo lo que decimos cuando decimos
PADRE a Dios. Y seguramente nunca
diremos esta palabra con la intensidad
y fascinación con que la decía Jesús.
Hay un texto (de José Mª Rodríguez Olaizola, sj)
que, al poner la oración del Padre Nuestro dicha
desde Dios, tal vez nos ayude a entrar un poco más
en el significado de esta hermosa oración, regalo
de Jesucristo para todos nosotros.
Hijo mío, que estás en la tierra.
Haz que tu vida sea el mejor reflejo de mi nombre.
Adéntrate en mi reino, en cada paso que des,
en cada decisión que tomes, en cada caricia y cada
gesto. Constrúyelo tú por mí, y conmigo.
Esa es mi voluntad, en la tierra y en el cielo.
Toma el pan de cada día, consciente de que es un
privilegio y un milagro.
Perdono tus errores, tus caídas, tus abandonos,
pero haz tú lo mismo con la fragilidad de tus hermanos.
Lucha para seguir el camino correcto en la vida,
que yo estaré a tu lado. Y no tengas miedo,
que el mal no ha de tener, en tu historia,
la última palabra.
Amén.
58
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 59

22 • junio • viernes • 2018


2 Re 11, 1-4. 9-18; Sal 131; Mt 6, 19-23.
“Donde está tu tesoro, allí estará tu corazón”
No acumules tesoros en la tierra, sino en el cielo,
nos dice también el evangelio de hoy. Y este texto
provoca en mí muchas preguntas:
¿Dónde está mi corazón? ¿Qué es lo que me
produce más gozo, más satisfacción en la vida?
¿Qué es lo que más me interesa, lo que más me
atrae, lo que llena mis anhelos?
¿Qué sueños tengo en la vida, qué deseo con
todas las fuerzas de mi corazón? ¿Qué es lo que me
haría real e inmensamente feliz?
¿Hay algo (alguien) que quiera alcanzar en mi
paso por este mundo? ¿Hay algo que quiera lograr
y que es como un motor que me impulsa y me hace
mirar cada nuevo día con gratitud y esperanza?
¿Dónde está mi tesoro? ¿En qué tengo empeñado
mi corazón, mis fuerzas, mis
pensamientos, mi inteligencia,
mi creatividad? ¿Qué anhelos
me hacen soñar despierto,
soportar el cansancio, las
privaciones, los sacrificios?
¿Podré decir un día, como Simeón sosteniendo a
Jesús en sus brazos: “Ahora puedo morir en paz”,
no necesito otra cosa? ¿Podré decir un día, como
san Pablo: “Para mí, la vida es Cristo… y mi deseo
es morir para estar con él” (Flp 1, 21)?
Que tú, Señor, seas mi único tesoro.
59
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 60

23 • junio • sábado • 2018


2 Cro 24, 17-25; Sal 88; Mt 6, 24-34.
“Busquen primero el reino de Dios y su justicia”
Debo confesar que no soy muy bueno para abrazar
bebés, y que me avergüenzo cuando, después de
sostener a alguno por un minuto, éste se remolinea
buscando los brazos de su mamá o su papá. Son
brazos que le dan confianza, saben bien cómo
acogerlo, saben imprimir al abrazo la firmeza y la
ternura necesarias para que el bebé se sienta
cómodo, seguro, a gusto.
¿Alguna vez te has sentido sostenido, acurrucado
en los brazos de Dios? ¿Has experimentado ese
abrazo, firme y tierno a la vez, que te hace confiar,
sintiendo que la vida es un regalo maravilloso y que
ante sus ojos, que te miran de cerca, eres la creatura
más valiosa del universo?
Esto es lo que experimentó Jesús en toda su vida
respecto a su Padre. Y es lo que nos invita a vivir,
porque su Padre es nuestro Padre.
No te angusties, no andes preocupado. Los pájaros
reciben el día con cantos,
las flores silvestres pintan
de colores el campo
después de las primeras
lluvias. ¿Te imaginas lo que
hará por ti el Padre? ¿Por ti
que eres la niña de sus
ojos? Pero no olvides buscar primero el Reino de Dios y
su justicia. Tu Padre se ocupará del resto.
60
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 61

24•junio•domi
ngo (San Juan Bautista)•2018
Is 49, 1-6; Sal 138; Hech 13, 22-26; Lc 1, 57-66. 80.
“¿Qué va a ser de este niño?”
El evangelio de hoy termina con un resumen
escueto de toda la vida “oculta” de san Juan: “El
niño crecía, se fortalecía espiritualmente y vivió
en el desierto hasta el día en que se presentó a
Israel”. Pocas palabras comparadas con la larga
narración de su concepción
milagrosa y la algarabía de su
nacimiento. Pocas palabras para
resumir la vida de uno de los
personajes centrales en la
historia de la Salvación, a quien
le tocó preparar al pueblo ante
la inminente aparición de Jesús,
quien lo identificó y lo señaló ante sus discípulos,
quien lo bautizó y quien terminaría entregando
su vida por la verdad y radicalidad del evangelio.
Él mismo parece que fue un hombre de pocas
palabras. Pocas pero directas, contundentes.
Profeta enérgico, formado en la rigidez del desierto,
donde fue limpiando la mirada, purificando la
mente, encendiendo el corazón, “fortaleciendo el
espíritu”, para cumplir con su misión de ser el
último profeta de la espera (AT) y el primero del
cumplimiento de las promesas (NT).
Señor, que yo también limpie mi mirada para
poder reconocerte, acogerte y anunciarte con
fuerza y valentía. Como el buen Juan.
61
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 62

25 • junio • lunes • 2018


2 Re 17, 5-8.13-15; Sal 59; Mt 7, 1-5.
“No juzguen y no serán juzgados”
Para invitarnos a no ser tan rápidos en el juzgar a los
otros sin mirarnos primero nosotros mismos, Jesús usa
una comparación tan desproporcionada como real: la
viga en nuestro ojo y la paja en el ojo ajeno. Podríamos
pensar: ¡Qué exageración!
¿No es más bien exagerado el que tú te constituyas
en el máximo tribunal cuando emites cualquier juicio,
reproche o crítica a tus semejantes?
¿No es más bien exagerado el
que tú te coloques como el gran
representante de la decencia,
como un ser intachable y purísimo,
cuando juzgas, sentencias y
condenas a otros, que al final de
cuentas son igual de frágiles e
inconsistentes que tú? ¿No es más exagerado que en el
fondo te consideres el parámetro de la bondad y de la
justicia, que puede aprobar o reprobar la vida de los
otros?
El señor nos invita a ser humildes y bondadosos de
corazón, de pensamiento y de palabra; a mirar nuestra
verdad, nuestras debilidades y fortalezas, y, desde una
vida coherente, dar testimonio a nuestros hermanos
invitándolos a una vida fiel al evangelio.
Invitarlos no con nuestros reproches, sino con nuestra
acogida; no con nuestros juicios, sino con nuestro
amor; no con nuestras críticas, sino con nuestro perdón
y tolerancia.
62
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 63

26 • junio • martes • 2018


2 Re 19, 9-11.14-21.31-35; Sal 47; Mt 7, 6.12-14.
“Traten a los demás como quieren ser tratados”
Se le llama la “regla de oro”. Aparece en el Antiguo
Testamento, aunque allá de forma negativa: “No hagas
a otro lo que no quieres que te hagan a ti” (Tob 4, 15).
De hecho es una regla básica de comportamiento
ético: hacer por los otros lo que yo quisiera para mí.
Pero no olvidemos que Jesús está todavía en el Sermón
de la Montaña; nos está
dando la nueva ley, la ley que
será la base de su proyecto
fundamental: el reino de
Dios. La nueva ley que se
resume en el amor.
Esta regla de oro, tomada
fuera del proyecto de Jesús
podría convertirse incluso en un comportamiento
egoísta e interesado: “Hoy por ti, mañana por mí”; “te
doy para poderte exigir que me des cuando lo necesite”;
“te trato bien para que no te atrevas tú a tratarme mal
a mí”.
Es evidente que la propuesta de Jesús va más allá de
estos dichos. Se trata de valorar a los otros en su plena
dignidad y grandeza (como yo); se trata de ponerse en
el lugar del otro, sentir con él, compartir sus éxitos, sus
dolores, sus sueños; conmovernos ante su postración,
celebrar sus logros.
Se trata, pues, de misericordia, de compasión, de
amor. Se trata de construir el Reino.
63
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 64

27 • junio • miércoles • 2018


2 Re 22, 8-13.23,1-3; Sal 118; Mt 7, 15-20.
“Por sus frutos los reconocerán”
Los cristianos no estamos llamados a ser incautos,
simplones o manipulables. Jesús pide a sus
seguidores ser maduros y razonables. En una ocasión
exhorta a sus apóstoles a ser sencillos como las
palomas y también astutos como las serpientes. En
el evangelio de hoy nos recomienda tener cuidado
con los falsos profetas. Nos pide aprender a discernir
la verdad de la mentira, lo auténtico de lo falso. Y
falsos profetas hay muchos.
Basta ver cómo tantos nos dejamos envolver por
las falsas noticias (fake news) de las redes sociales,
o por las cadenitas a veces tontas o tendenciosas
del WhatsApp, o entregamos nuestro voto a políticos
que prometen paraísos que sólo
existen en su retórica interesada
(por cierto, ¿ya decidiste tu voto?).
¡Qué fácil nos convencen de que
con el nuevo teléfono (o perfume,
o zapatos…) viviremos mejor y
seremos más felices! ¡De que la
macroeconomía va muy bien y que
si no te alcanza para vivir con dignidad es sólo porque
tienes una falsa percepción de la realidad!
“Por sus frutos los conocerán”, es el criterio de
discernimiento que nos da Jesús. No por sus palabras,
sino por sus hechos. ¡Quítales la piel de oveja y
verás qué hay debajo!
64
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 65

28 • junio • jueves • 2018


2 Re 24, 8-17; Sal 78; Mt 7, 21-29.
“No todo el que me diga: ¡Señor, Señor…!
…sino el que cumpla la voluntad de mi Padre
entrará en el reino”. Así termina Jesús el Sermón
de la Montaña.
Ayer nos decía que a los auténticos o a los falsos
profetas se les reconocerá por sus frutos. De los
fariseos dirá que no pueden ser
ejemplo para nadie porque dicen
una cosa y hacen otra, que
aparentan ser santos, pero tienen
el corazón corrompido, como los
bonitos y limpios sepulcros.
También nos dirá, de muchas
maneras, que el amor es lo único
que nos salvará, y lo único que
salvará ese mundo; pero el amor no solo
declarado en un bello poema, sino vivido, sufrido,
demostrado de mil formas.
No solo decir ¡Señor, Señor! a Jesús, sino hacerlo
mi Señor. Acogerlo, colocarlo en el centro de mi
existencia, configurarme con él, dejar que tome
las riendas de mi vida y me conduzca por los
caminos que él conoce, caminos que me llevarán,
sin duda, a la verdad, a la autenticidad y a la luz.
Decir es muy fácil (nos lo recuerdan a diario los
candidatos). Empeñar en ese decir nuestra vida,
sustentar esas palabras con nuestros actos, es un
poco más difícil.
Jesús, quiero decirte “Señor” con toda verdad.
65
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 66

29 • junio • viernes • 2018


San Pedro y San Pablo, apóstoles
Hech 12, 1-11; Sal 33; 2 Tm 4, 6-8.17-18; Mt 16, 13-19.
“Tú eres el mesías, el Hijo de Dios vivo”
¿Qué podríamos decir de estos dos apóstoles sin
correr el riesgo de quedarnos cortos? Dos hombres
frágiles, inconsistentes al principio, como tú y como yo,
pero que una vez tocados en lo más profundo de su
existencia por Jesucristo y su proyecto, se convierten
en servidores fieles del Reino, constructores de la
Iglesia, testigos valientes del evangelio.
Hombres fuertes, maduros, con proyectos de vida,
que caen rendidos ante el Señor, fascinados por su
propuesta de vida transformada. “Señor, tú lo sabes todo,
tú sabes que te quiero”, le dirá
Pedro a Jesús. Pablo, por su parte
dirá: “He quedado crucificado
con Cristo, y ya no vivo yo, sino
que es Cristo quien vive en mí”.
Enamorados de Cristo, lo
entregan todo por el Evangelio:
su inteligencia, su fuerza, su vida.
La Iglesia nos propone la
fiesta de estos apóstoles como
un espejo en que nos debemos
mirar para entender a qué
hemos sido llamados como discípulos y misioneros de
Jesucristo; para aspirar a esos altísimos grados de amor
por Jesús y de compromiso y entrega por su Reino. Para
poder decir con verdad: “Señor, te amo, eres tú el que
vive en mí, y yo vivo por ti”.
66
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 67

30 • junio • sábado • 2018


Lam 2, 2.10-14.18-19; Sal 74; Mt 8, 5-17,
“No he encontrado fe semejante en ningún israelita”
Es un pagano, no conoce a Dios. Además representa
a la fuerza de ocupación romana; comanda a cien
soldados (por ello centurión) que se encargan de
mantener el orden en la zona,
someter a los revoltosos, obligar
a los que se resisten a pagar el
tributo. Es un hombre enérgico,
fuerte, acostumbrado a mandar y
a que se le obedezca.
Pero este hombre tiene una pena:
su muchacho está enfermo, y
busca desesperadamente aliviarle
los sufrimientos. Entonces va a Jesús
y le suplica, se pone en sus manos,
con infinita confianza (“Basta
que digas una palabra”). El amor
lo hace vulnerable y lo dispone a confiar en Jesús.
Y se abre a la fe. La fe como locura, como un salto
al vacío, sin lógica, sin pruebas ni cálculos. ¿Cómo un
centurión suplica a un pobre hombre, de un pueblo
sometido? ¿Cómo pone su esperanza y la vida de su
hijo en manos de un desconocido? ¿Qué le hace tener
la certeza de que Jesús, con una palabra, sanará a su
muchacho? Sólo la fe.
Si la fe no me lleva a hacer locuras por Cristo, si la
fe no me libera del miedo, si la fe no me da libertad,
entonces no he llegado a la fe verdadera.
Si tuvieran fe, aunque fuera del tamaño de una semilla
de mostaza… (Mt 17, 20).
67
e+v junio 2018_evangelio y vida 13/03/18 13:10 Página 68

Misioneros Vicentinos en la Tarahumara


viene de la contraportada E
Qué hemos hecho. Durante todo este tiempo,
cada misionero, desde nuestras capacidades,
hemos tratado de:
–Caminar junto con las comunidades y las
personas, siguiendo las directrices pastorales de
la Diócesis y desde nuestro “ser de vicentinos”.
–Acompañar a las comunidades en búsqueda de
una vida más digna, más humana, promoviendo
sus valores, sus capacidades y su cultura.
–Llevar la Palabra de Dios y el anuncio explícito
de Jesucristo para una mejor vivencia de su fe.
–Ofrecer formación a los laicos para que ellos
sean también animadores de sus comunidades.
–Llegar a las comunidades más alejadas, que
son las más abandonadas y las más pobres.
–Apoyar a las comunidades en la construcción
de su capilla y así, tengan un espacio digno para la
celebración de su fe, la formación cristiana y las
fiestas tradicionales, que son una fuerte expresión
de su unidad religiosa~cultural.
–Apoyar materialmente sobre todo en situaciones
de crisis económica. Algunos bienhechores nos han
68