Sei sulla pagina 1di 3

SER EJEMPLO EN MEDIO DE LAS CRISIS

Introducción.

El libro de los Hechos, o Hechos de los Apóstoles, es un tratado histórico, que narra la historia
de lo que el Espíritu Santo hizo a través de la Iglesia en sus primeros años. Escrito por el
Evangelista Lucas. Un hombre que no solo era médico personal de Pablo sino también un gran
investigador que consulto muchas fuentes y realizo una trabajo maravilloso, inspirado por el
Espíritu santo en describir ordenadamente los sucesos que se dieron alrededor de los hechos
más importantes de la Iglesia en la etapa que describe.

Hechos, es sin dudas un documento del NT de suma importancia para apreciar como la iglesia
cumple la gran comisión dada por Cristo a sus discípulos. El pasaje en cuestión que tratamos
narra un suceso en la vida del apóstol Pablo, quien fuera el último de los apóstoles, llamado
por Jesucristo mismo a predicar el evangelio a judíos y al pueblo gentil.

Pablo, quien antes había sido perseguidor de los cristianos, ahora convertido, había realizado
tres viajes misioneros a través de hacia menor, al regresar a Jerusalén se levantó una gran
alboroto entre los judíos que le acusaban de ser un hombre que traicionaba las costumbres de
su pueblo y que incitaba a otros a revelarse contra la ley de Moisés, todo esto puso a Pablo en
gran peligro, siendo apresado y maltratado con peligro de muerte, pero finalmente Pablo
haciendo uso de su ciudadanía Romana, pide presentarse ante el Cesar para ser juzgado en
Roma por ser el un ciudadano romano. Es en este momento que emprende una travesía por
mar, preso en una nave, rumbo a Roma para ser juzgado.

A pesar de las advertencias de pablo sobre los peligros que se avecinaban los soldados
romanos no haciendo caso se vieron en vueltos en una de las mas peligrosas tormentas que se
podían presentar en el mar Adriático. Las causadas por el temido viento Euroclidón. Ante la
inminente muerte de todos los 276 tripulante de la nave, presos y soldados romanos. Pablo,
quien hasta entonces era desconocido entre muchos, se levanta y muestra una actitud que
denota algunos rasgos de su carácter como hombre de Dios.

Veamos el pasaje que se encuentra en Hechos 27: ……. Para que podamos ver con mejor
atención lo que Dios nos muestra a cerca del carácter de uno de sus hijos.
21
Entonces Pablo, como hacía ya mucho que no comíamos, puesto en pie en medio de ellos,
dijo: Habría sido por cierto conveniente, oh varones, haberme oído, y no zarpar de Creta tan
sólo para recibir este perjuicio y pérdida.
22
Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre
vosotros, sino solamente de la nave.
23
Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo,
24
diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha
concedido todos los que navegan contigo.
25
Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se
me ha dicho.
26
Con todo, es necesario que demos en alguna isla.
27
Venida la decimocuarta noche, y siendo llevados a través del mar Adriático, a la
medianoche los marineros sospecharon que estaban cerca de tierra;
28
y echando la sonda, hallaron veinte brazas; y pasando un poco más adelante, volviendo a
echar la sonda, hallaron quince brazas.
29
Y temiendo dar en escollos, echaron cuatro anclas por la popa, y ansiaban que se hiciese de
día.
30
Entonces los marineros procuraron huir de la nave, y echando el esquife al mar,
aparentaban como que querían largar las anclas de proa.
31
Pero Pablo dijo al centurión y a los soldados: Si éstos no permanecen en la nave, vosotros
no podéis salvaros.
32
Entonces los soldados cortaron las amarras del esquife y lo dejaron perderse.
33
Cuando comenzó a amanecer, Pablo exhortaba a todos que comiesen, diciendo: Este es el
decimocuarto día que veláis y permanecéis en ayunas, sin comer nada.
34
Por tanto, os ruego que comáis por vuestra salud; pues ni aun un cabello de la cabeza de
ninguno de vosotros perecerá.
35
Y habiendo dicho esto, tomó el pan y dio gracias a Dios en presencia de todos, y
partiéndolo, comenzó a comer.
36
Entonces todos, teniendo ya mejor ánimo, comieron también.
37
Y éramos todas las personas en la nave doscientas setenta y seis.
38
Y ya satisfechos, aligeraron la nave, echando el trigo al mar.

Proposición homilética:

En este pasaje de las Escrituras, Dios te muestra la actitud de un siervo de Dios ante las
adversidades de manera que puedas imitar su ejemplo.

I. Un siervo de Dios toma el control en las crisis: Entonces Pablo, como hacía ya mucho que no
comíamos, puesto en pie en medio de ellos, dijo: Habría sido por cierto conveniente, oh varones,
haberme oído, y no zarpar de Creta tan sólo para recibir este perjuicio y pérdida. 22 Pero ahora os
exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino
solamente de la nave.
a. Usa las oportunidades para tomar el control.
i. Corrige con palabras de bondad. El había prevenido con antelación que habría peligro, y en
primera instancia había sugerido esperar y no zarpar, pero no fue escuchado. 9 Y habiendo
pasado mucho tiempo, y siendo ya peligrosa la navegación, por haber pasado ya el ayuno,
Pablo les amonestaba,10 diciéndoles: Varones, veo que la navegación va a ser con perjuicio
y mucha pérdida, no sólo del cargamento y de la nave, sino también de nuestras
personas.11 Pero el centurión daba más crédito al piloto y al patrón de la nave, que a lo que
Pablo decía.
ii. Pablo había hecho una evaluación de la realidad que se presentaba por delante. Su propósito era
llegar a Roma, pero consideraba que las condiciones climáticas traerían consecuencias desbastadoras
para toda la tripulación. No tarda en comunicar su punto de vista a los líderes de la Nave. Note que
Pablo aquí viaja como un prisionero. Pero eso no impidió que el alzara su voz y tratara de ser
escuchado. La palabra “amonestaba” es una palabra que denota Ahora las evidencias apuntaban en
favor de Pablo, de manera que sus palabras fueron tomadas en cuenta. Un siervo de Dios se
convierte en líder cuando reina el caos.
II. Un siervo de Dios tiene una actitud valiente ante las adversidades.
a. En ningún momento Pablo se mostró turbado o desesperado, él estaba firme en su fe, y esta fe le
dio valor para hablar ante una multitud de pasajeros desesperados y confundidos. El hombre de
Dios no pierde el valor cuando el temor invade el corazón de todos los demás.
b. Las palabras de Pablo se convirtieron en un mensaje de esperanza para aquellos que temían
perecer en medio de la tormenta.
II. Un siervo de Dios honra a Dios en los momentos de crisis. Un siervo de Dios confía
a. en las promesas de Dios.
Conclusiones: