Sei sulla pagina 1di 4

Clase 3 de Abril

Capitulo ¿Qué quiere el sujeto histérico? De lutereau

- Idea de deseo del otro como una incógnita. Enigma del deseo del otro.
- La persona de estructura histérica se posiciona con un deseo imposible de ser satisfecho.
¿es asi o es el deseo de la insatisfacción?
- Deseo como insatisfecho es al menos la definición del deseo en psicoanálisis. Nunca hay
posibilidad de que el deseo sea satisfecho. Para Freud, en términos de tratar de
reencontrar la primera experiencia de satisfacción. Los objetos utilizados para satisfacerse
serán siempre parciales. Imposibilidad de acceder al deseo de la Madre, para lacan,
siempre un encuentro con la ley que significa el nombre del Padre. Los objetos que
encontremos no llegan a completar esa satisfacción inicial
- Lacan afirma que que el deseo es metonímico (tomar la parte para nombrar al todo). En
efecto a través de un objeto parcial, intenta denominar la satisfacción completo. Hay algo
en el deseo consustancialmente imposible de satisfacer.
- Lo característico del histérico es entonces un deseo, una agencia activa de insatisfacción.
El histérico genera las condiciones de su propia insatisfacción.
- Enigma de lo femenino. Solo habría un significante que refiere a lo sexual, este es el
significante fálico. Se abre entonces un campo de ausencia, en tanto la
complementariedad de lo sexual. El psiquismo humano choca psíquicamente en términos
de la significación psíquica, no habría complementariedad sino solo significante fálico.
Cuando los niños descubren la diferencia anatómica, lo que construyen no es un
conocimiento sobre los dos sexos, sino que construyen una teoría sexual acerca de que
habría solo una referencia sexual (el pene) y la otra es percibida como una perdida, una
castración. Esto deja el problema de una referencia significante para el otro sexo.
- En la histeria, como forma privilegiada de subjetividad que se pregunta por lo femenino,
hay siempre una incógnita acerca de la falta de un significante.
- Relación con el padre y la estructura histérica.
- Respecto al caso dora. Elemento común de la oralidad en 3 etapas del caso: las primeras
aproximaciones (tos que cesaba y que aparecia), el incidente del lago (decaracion del sr k.
y intento de besarla) y el relato de un sueño (padre que entra a salvar a dora en un
incendio, retorno al rol de protección del padre, el fuego relacionado con fumar en el
padre, el señor k y freud).
- Freud afirma que a cualquier ser humano, al que le aparezca el asco como una barrera
para frenar la satisfacción sexual, podríamos llamarlo histérico.
- Problema con el goce del otro: lo que horroriza es comprobar enfrentarse al goce del otro.
Histerico siempre preferiría quedarse en el deseo y no pasar al campo del goce. El sujeto
histerico seduce, “calienta la sopa”, pero algo detiene el paso al campo del goce. En dora
aparece como el asco ante el miembro erecto del sr. K. se aisla el deseo de la satisfacción,
deseo de la insatisfacción.
- No quiere decir que sea incapaz de enfrentarse a la sexualidad, sino que la enfrenta en
ciertas condiciones.
- En el sueño dora retorna a la seguridad del padre. Es preferible a retornar a este amo,
impotente, a enfrentarse al goce sexual con el señor k.
- Lacan cuestiona el manejo transferencial de Freud en el caso dora. Este intenta imponer
como un saber a dora la idea de que iba a estar bien si aceptaba su deseo respecto del
señor k.
- Transferencia debe ser sostenida y a la vez interpretada. Neutralidad del analista. Este
debe ser una especie de telón de fondo en donde el analizante proyecte su escena. La
neutralidad es no revelar un saber, no poner en juego lo que uno cree que es lo mejor
para el paciente. Freud no consigue sostener en la transferencia una posición de lo
femenino.
- El histérico es precisamente alguien que se apropia del deseo del otro identificándose con
el: por ejemplo Dora se identificaba con el deseo del señor k, deseando a la señora k.
- La histérica no soporta ser tomada como objeto de deseo porque eso haría revivir la
herida de la privación.
- El sujeto puede no presentar ninguno de los síntomas conversivos de la histeria
(relacionados a la anatomía) y bien ser catalogado como histérico, pues se trata no de un
conjunto de síntomas sino de una estructura.

Apuntes texto

- Condición de insatisfacción de deseo no es suficiente para hablar de un sujeto histérico.


Histérico es la actitud de quien rechaza su condición de objeto en la satisfacción, al
desconocer su posición en el deseo. Este rechazo esta incardinado a una intención de
saber (ej. CELOS). Se prefiere un saber sobre el deseo a la realización del mismo.
- Otro malentendido: el interrogante por la feminidad. Si la otra tiene una función propia en
la histeria es por su papel en el sostén del deseo. La histérica interroga el enigma de la
feminidad a través de un deseo masculino o fálico.

- Formula del fantasma histérico : lado izquierdo de la formula destaca la


identificación con el objeto que sirve de soporte de su deseo. Interés subtendido por la
sgunda parte de la formula, aquello a lo que apunta. El objeto de deseo tiene valor como
sirno de lo que vela, el deseo que paunta a la feminidad. En el Otro absoluto (A) se situa el
falo simbolico, cuyo valor radica en ser la presencia real de un deseo enigmático. Dora en
el lugar de la falta, señor k en el lugar del objeto, señora K en el lugar del Otro.
- La histérica prefiere que su deseo este insatisfecho a que el Otro conserve la clave de su
misterio, prefiere el signo del deseo a la realización de éste.
- Una posición en la estructura se define a partir del síntoma. No obstante, el síntoma se
dice de muchas maneras. Noción Freudiana de “síntomas típicos” como el celo en la
histérica. “ lo propio de la histeria radica en la armadura del amor al padre”.

La histeria en análisis (caso Dora)

- hostilidad referida al padre, renuencia de Dora al tratamiento con Freud.


- Anudamiento vital respecto a la conformación de la enfermedad: propuesta amorosa del
Sr K. y solicitud de regresar con su padre. ¿Por qué Dora afrenta a quien la requiere de
esta manera?
- Asco de Dora en el momento en que el Sr. K. la besa, por la excitación sexual que le causó.
Trastorno del afecto es lo que debe ser puesto en primer plano.
- Lo importante esprecisar de que manera el asco delimita el modo en que la histérica se
posiciona respecto del goce.. es habitual en la histeria objetar toda satisfacción que
provenga del Otro. Se trata mas de la forma en que la histérica responde a un supuesto
signo del goce del otro que a la satisfacción que debería sentir.
- Circuito de oralidad: objeto oral es una “nada” que se sostiene en el “no es eso con que se
objeta la satisfacción de la demanda. “toda histérica es un poco anoréxica”.-->repugnancia
de Dora por los alimentos.
- Freud nota que cada vez que dora habla del semejante es para proyectar allí su ser más
intimo. Primero al reprochar a su padre por no aclarar la situación con el sr K y después
por quejarse de utilizar sus enfermedades para sacar provecho. Con su afonía Dora
demostraba su amor por el señor k, el síntoma encontraba un sentido al ser reconducido
al vivenciar de la muchacha, adquiria un valor simbolico demostrado en el cumplimiento
de la asociación libre, en una secuencia que partia de la queja vacia del “alma bella”.
- Puesta en marcha del dispositivo anlitico: movimiento que va de la denuncia hacia la
división en el síntoma.
- AMAR A DISTANCIA: formula breve de una diversidad de manifestaciones del amor en la
histeria. Por ejemplo. Preferencia por la escritura y afonía en Dora. Hasta la situación que
se expresa como “amar el amor” (distanciando a cualquier objeto que lo encarne). El
amado de la histérica siempre debe estar un poco ausente para cumplir con su papel, ya
que se siente aplstada, requiere extrañar, etc.
- Cuestión del Deseo: tos de Dora. El padre, para dora, era un hombre impotente. El Otro
de la histeria siempre campea en la omnipotencia y la impotencia. O es fuerte y abusa
para frustar al sujeto, o es débil y somete al sujeto por la piedad que produce.
- Simultaneidad entre aparición del síntoma (tos) y la referencia al padre, agregada a la
indicación de impotencia del padre. El síntoma remite al modo en que Dora se sirve del
padre, esto es como una referencia para dar cuenta del deseo. La versión del padre de
dora no se fundamenta en una función de prohibición sino que es requerido por el deseo
que se le supone.
- El Otro de la histeria no es una forma idealizada sino que es un “amo castrado”, una
versión del Otro que interesaría mas por su deseo que por su ley.
- Otro de la transferencia: seductor frente a la cual la histérica se posiciona pasivamente, al
que acusa de querer llevar su deseo a una forma de satisfacción.

Transferencia e interpretación en la dirección de la cura

- Sueño del incendio: el núcleo se traduce así: la tentación es muy fuerte. Querido papa
protégeme como lo hacías cuando yo era niña, para que no moje mi cama. Con este sueño
Dora avisa a Freud que comenzara a defenderse del tratamiento asi como lo hizo con el sr.
K. permite ubicar las coordenadas de inicio del análisis de una histérica: “entra saiendo”,
ingresa al avisar que se va a ir. Dora incluye a Freud en una serie transferencial especifica:
la oralidad. En el modo en que dora responde las intervenciones de Freud se pone en
juego una respuesta propiamente histérica: la objeción. Dora se defiende de la presencia
del analista en la interpretación al defraudarlo.
- El “no” que se escucha del paciente tras exponer por primera vez a su percepción
consciente los pensamientos reprimidos no hace sino ratificar la represión. “no” en estos
casos significa el deseado “sí”. Reducción peyorativa. Freud se obstina en hacerle
reconocer a dora el objeto de su deseo. Confirmando su posición de seductor, Freud
intentaba que dora asumiese su amor por el sr.k. esta no es la mejor via para responder a
esa coyuntura deseante que es la histeria. “ el deseo de la histérica no es deseo de un
objeto sino deseo de un deseo”.
- Inclinación de Dora por la sra k no debe entenderse en términos de elección de objeto,
sino que debe apreciarse el lugar que la Otra (sostenida desde el deseo del padre) ocupa
como enigma de la feminidad.
- Si algo enseña la histeria es que el objeto del deseo no es su causa ¿Cómo es que una
mujer causa un deseo? Es la pregunta que la histérica formula con su síntoma cuando
rechaza condescender a la satisfacción, porque en su nucleo se encuentra el presupuesta
de que la satisfacción anula el deseo.
- ¿de qué le sirve a un analista confirmar su interpretación como verdadera si esta no
produce cambios en la posición subjetiva?
- Lugar de la verdad en el tratamiento de la histeria: en la intervención, se trata de que la
verad se produzca como efecto del decir del analizante y no sea restituida por el analista.
El analista debe ser no un detective sagaz sino un chorlito que se deja engalar por los velos
con que la histérica presenta su relación con el deseo.
- Lacan enfatiza el extravio de Freud en lo que apunta a la intervención y el manejo de la
transferencia.
o Respecto a la interpretación: Freud avanza en la interpretación del objeto de
deseo (amor por el sr. K) cuanto la histérica testimonia de la condición enigmática
de este último.
o Respecto a la transferencia: Freud hizo consistir su posición de seductor en la
transferencia y Dora no hizo más que replicar su respuesta de sustracción.