Sei sulla pagina 1di 3

2. ¿Cómo se aprenden los valores? Explique.

Los valores son construcciones sociales dinámicas que evolucionan y que se


transmiten y asimilan por aprendizaje social (Domínguez, 2004). Es importante
que el sistema educativo transmita los valores en la sociedad. En donde se
logre modelos culturales y que les sean de ayuda para su vida personal.

El origen de los valores se encuentra en la cultura, sociedad, instituciones y en


la propia personalidad.

En definitivo, se ha de conjugar la socialización con el desarrollo moral del niño:


precisamos de una educación que permita al alumno integrarse en una
sociedad a partir de la aceptación de una serie de valores mayoritarios como
marco ético individual y colectivo, pero también se ha de propiciar el desarrollo
de su propio sistema de valores manteniendo las posibilidades de transformar y
mejorar esa sociedad (Camps, 1994)

¿Dónde se aprenden los valores?

 En la familia:

En el seno de la familia es donde se sufragan las actitudes más profundas ante


la vida, es donde se aprende a usar responsablemente la liberta y se desarrolla
más adecuadamente la personalidad.

Es común pesar en la familia como primera instancia para la adquisición de los


valores en cualquier individuo. Retomamos lo que nos dice Savater: “Los
valores humanos se adquieren con el ejemplo”.

 En la escuela:

La familia estimula las primeras relaciones humanas, fomenta valores y


establece las normas de convivencia social en el niño; pero, en la escuela se
enriquecen los valores y normas que cada niño lleva y que lo hacen auténtico,
por lo cual el profesor requiere conocer a sus alumnos para que con respeto los
lleve a reflexionar sobre la dinámica de vida social en la que se desenvuelve y
en la que deben participar de manera armónica.
Además, las escuelas contribuyen a la educación moral como socialización,
porque trasmiten normas y significaciones de valor que se consideran positivas.

La educación es el medio que forma a las personas de acuerdo a un


determinado modelo social. En la educación se pretende que el hombre
reflexione sobre el mundo y la realidad que vive dentro de la sociedad a la que
pertenece.

Los educadores tienen una responsabilidad asumida por su rol profesional. El


estado delega en ellos su responsabilidad; la institución escolar garantiza un
mínimo de formación en valores.

 En la sociedad

Los valores que se muestran en la convivencia cotidiana se aprenden del


modelaje social. Una sociedad es una suma de muchos nosotros mismos.

Aquí los valores entran en juego naturalmente, y dejar los egoísmos para mirar
desde el lugar del otro…empatizar con el medio, escuchar el reclamo para
transformarlo, mostrar formas nuevas, promover los cambios desde adentro,
desde cada uno, sin esperar sino forjando…esa es la gran diferencia, no
podemos dejar de hacer. Son verbos los que necesitamos promover no
adjetivos calificativos ni sustantivos abstractos.

Así necesitamos unirlos, unirnos y unir los valores hasta que vuelvan a fundirse
en lo diario…unir las ideas, y los proyectos comunes. Estar dispuestos a mirar
la realidad desde la verdad. Las soluciones vienen cuando los problemas
pueden plantearse desde la humildad…y de eso se necesita mucho.

Nuestra sociedad necesita de prácticas sociales coherentes con un ejercicio de


la transparencia, del esfuerzo y de la solidaridad permanente.

 En los medios de comunicación

En una sociedad de la comunicación en la que vivimos, caracterizada por la


intensificación del intercambio de comunicaciones, las nuevas tecnologías han
decantado ya la comunicación hacia lo que algunos denominan el «imperio de
la imagen » (Casas, 1996, p. 133). La imagen hace que los nuevos medios
estén dirigidos hacia el presente y no hacia el pasado, como lo está la
imprenta.

Los valores que tanto apreciamos, que tanto deseamos promover e inculcar
deben verse reflejados en nosotros. Si nosotros no proyectamos ese
entusiasmo por llevarlos a la vida real, en todos los ámbitos, nuestras palabras
no valen nada. Los valores se vacían si no echan raíces en un contexto real, no
se comprenden, no crecen, no permanecen, no se los persigue, no alientan, no
edifican, no enseñan, no acercan, no dicen nada si no les damos vida.