Sei sulla pagina 1di 3

Personajes

 August (o Auggie)
● Via (Olivia) ● Es la hermana y al comenzar High School afirma su personalidad sólida y
segura, pero al mismo tiempo quiere ser conocida por lo que es y no por ser la hermana de.

● Jack ● El amigo, sincero y divertido, el chico que tambalea y cuestiona el lado del “bando” al
que debe pertenecer, pero que al mismo tiempo nos enseña que actuar de acuerdo a lo que
sientes es lo más sensato y lo que más alegría te proporcionará.

● Summer ● La primera amiga, en esta chica todo es luz tal y como su nombre indica. Su
amistad es transparente y llena de bondad.

● Miranda ● La amiga de Via que ha visto crecer a August desde que era pequeño, su cariño
hacia él es sincero y enorme, casi como si fuese su otra hermana.

● Justin ● El novio de Via, es el “nuevo” que llega a una familia en donde todos se mueven
como un bloque de amor y contención. Justin es abierto y le permite a Via tener un espacio
propio donde ella es valorada y querida.

● Otros personajes ● El señor Traseronian (Tushman, director de la escuela) y el profesor de


Inglés, el señor Browne, quien con sus preceptos hará pensar a los chicos y chicas de la
escuela.

El libro nos muestra una historia de superación y tolerancia donde el protagonista, un niño de
10 años llamado August Pullman, es un adolescente poco corriente que a pesar de su corta
edad ya ha pasado unas 27 veces por el quirófano al sufrir una deformación en el rostro que le
ha marcado de por vida. Es una novela única, conmovedora y muy especial por la humanidad
que presentan cada uno de los personajes que la conforman. Además es de lectura ágil y
amena. El mensaje es claro en ella: hay que ser tolerante con las personas, no juzgar a nadie
por su aspecto físico porque nos podemos perder el conocer a una persona verdaderamente
valiosa.

Resumen
August "Auggie" Pullman es un niño de 10 años1 que nació con el Síndrome de Treacher
Collins, un trastorno genético caracterizado por malformaciones craneofaciales. Debido a
varias intervenciones quirúrgicas y a los cuidados requeridos, nunca ha asistido al colegio,
recibiendo enseñanza doméstica por parte de su madre.

Pero cuando le llega la edad, sus padres discuten si August debe comenzar la escuela
secundaria o no, decidiendo finalmente que debe asistir. El director del colegio Beecher les
pide a tres estudiantes que asistan a la institución para mostrársela a Auggie: Jack Will, Julian
Albans y Charlotte Cody. Allí, el niño debe enfrentarse al rechazo inicial que su aspecto
produce en sus compañeros.

El libro está dividido en ocho, cada una de las cuales cuenta la misma historia desde la
perspectiva vivencial de distintos personajes: el propio August (aparece tres veces), su
hermana Via, Summer, Jack, Justin y Miranda.
August (o Auggie) es un niño de diez años que nació con el rostro deformado debido a una
serie de mutaciones desconocidas y que fueron producidas durante el embarazo. Fue un
milagro que se salvara y desde entonces ha sido sometido a numerosas operaciones para
poder mejorar su calidad de vida. No obstante, su rostro continúa siendo deforme y la gente
que lo ve por primera vez sigue reaccionando de la misma manera: Horrorizados. Asqueados.
Asustados. Pero August ya está acostumbrado a las miradas, a los cuchicheos y, en general, a
ser el tema de conversación. Es su pan de cada día e intenta que le afecte lo mínimamente
posible. Aunque por supuesto, no siempre lo consigue. A fin de cuentas no deja de ser un niño
de diez años cuyo mayor deseo es poder vivir una vida normal, relacionarse, salir a la calle sin
tener que agachar la cabeza para esconder su rostro, hacer amigos...

No obstante, no todo es malo en la vida de August, pues cuenta con la familia más
extraordinaria que se podría tener. Sus padres son extremadamente protectores y cariñosos,
ambos con un gran corazón que lo dan todo por hacerlo feliz. Son unos padres que vive

constantemente alerta, preocupados por su hijo, pero saben que se halla en una edad en la
que debe madurar y empezar a hacer las cosas por su propio pie, sin el amparo de su familia.
Son conscientes de que a su hijo le espera un camino lleno de obstáculos, y de alguna manera
se sienten impotentes al no poder acompañarlo de la mano y darle su protección en todo
momento. Pero así es la vida y en ello consiste hacerse mayor.

Por otro lado, tenemos a Olivia (o Via), la hermana mayor de August. En plena adolescencia,
es una chica con un carácter arrollador que adora a su hermano, pero que de alguna manera
siempre se ha sentido un tanto desplazada por él. No creáis que es un acto egoísta por su
parte, nada más lejos de la realidad. Me ha parecido una chica muy humana ante todo, y uno
de los mejores personajes de la historia junto a August. Ella quiere a su hermano, entiende
que no ha tenido una infancia fácil y considera normal que se haya llevado todo el
protagonismo y la atención de sus padres. Lo comprende de verdad. Pero también le
entristece haber tenido que salir adelante sola, que sus padres apenas reparen en que tienen
otra hija que necesita parte de esa atención. Via tendrá que enfrentarse a nuevos desafíos
ahora que ha entrado en el instituto, pero su mayor dilema recaerá en algo mucho más
complejo, mucho más humano.

Y por último, contamos también con la pequeña Daisy, la perrita de August. No la mencionaría
si no la considerara importante. Tampoco es que cuente con excesivo protagonismo. Sucede
que una de las grandes lecciones nos la da esta hermosa criatura. Daisy acepta y quiere a
August con locura, sin importarle su rostro. Lo cubrirá de besos, se alegrará de verlo siempre y
dormirá a su lado cada noche. Es un claro ejemplo de lo grandes que son los animales,
criaturas infinitamente más bondadosas que los seres humanos.

La rutina de August se ve alterada cuando sus padres deciden que ha llegado la hora de que
asista a una escuela de verdad, que empiece 5º en una escuela de secundaria. A sus diez años
nunca ha acudido a ninguna debido a su estado de salud y a la cantidad de operaciones a las
que ha tenido que someterse. Su madre era la encargada de enseñarle en casa. Pero ahora que
las horribles operaciones se han acabado por un largo período de tiempo no hay excusa
factible para no ir a la escuela. Al principio August se negará en redondo, pues sabe que todos
los niños lo mirarán y murmurarán a sus espaldas, pero poco a poco se irá haciendo a la idea
de que debe dar el paso y probar. Puede que la experiencia sea horrible, y que 5º sea como
insinúa su padre, como enviar un cordero al matadero, pero también puede no ser tan
terrible, que se divierta, aprenda, que conozca a otros niños y haga amigos de verdad.

Por supuesto, el día a día en la escuela no será color de rosa. Ya sabemos lo brutales que
pueden llegar a ser los niños de esa edad, sobre todo si se tiene un rostro como el de
August. Será una diana perfecta para todos ellos. El centro de atención. El niño deforme del
que se reirán, al que harán el vacío, al que nadie querrá tocar. August aprenderá que la
escuela puede ser mucho más terrible de lo que había supuesto, que es mucho más fácil tirar
la toalla y volver a la protección de su casa, a los brazos de su encantadora familia. Pero
también aprenderá que enfrentarse al mundo tiene sus cosas buenas. Aprenderá la
importancia de ser uno mismo, de aceptarse tal y como es. A fin de cuentas, lo importante se
encuentra siempre en el interior de las personas, y August tiene mucho que mostrar de sí
mismo, una personalidad hermosa, transparente, valiente y admirable.