Sei sulla pagina 1di 11

METAPEDAGOGÍA.

LA PEDAGOGÍA ENTRE LABERINTOS Y COLUMPIOS Lucerna DIOGENIS, México, 2015

SOBRE EL OBJETO PEDAGÓGICO

Gerardo Meneses Díaz


Nadie es, si se prohíbe que otros sean
Paulo Freire

psicología científica y la
psicología industrial. Los
planteamientos de esos
saberes y prácticas, tienden a
tecnificar y modelizar la
convivencia de cara a
alcanzar una presunta
homeóstasis que sólo existe
como idealización, y que hace
caso omiso de que lo
sometido a control se
convierte en una bomba de
tiempo, las tensiones y
conflictos terminan por
estallar más tarde o más
temprano. En realidad, las
La educación es una práctica muy
relaciones humanas tienen otro
antigua.1 Ha estado presente en todo
espesor, les atraviesa la negatividad,
intercambio socio-cultural, en todas
es decir la historia como incesante
las formas que asumen las relaciones
síntesis de conflictos; les atraviesa la
humanas. Lamentablemente, cuando
muerte y el deseo. Las relaciones
escuchamos hablar de relaciones
humanas, son eso, humanas
humanas llegan a nuestra mente las
demasiado humanas: acontecen
estereotipadas imágenes producidas
como desencuentros y encuentros,
por los discursos y las prácticas de la

1 La primera versión de este trabajo apareció aprendí mucho de su libro y me permitió pensar
como Prólogo del interesantísimo libro en lo que aquí comparto. Me resulta necesario
Jiménez, A. M. La relación maestro- expresar que el libro fue escrito con agudeza y
estudiante. Una propuesta desde el valentía en una coyuntura apremiante para el
psicoanálisis, Ediciones de la noche, México, magisterio de Oaxaca y del país entero.
2013. Mi gratitud y aprecio a su autor pues
1
METAPEDAGOGÍA. LA PEDAGOGÍA ENTRE LABERINTOS Y COLUMPIOS Lucerna DIOGENIS, México, 2015

biografías que se entrecruzan, con base en la instrucción, en los


maquinarias constructoras de hechos operó una serie de
subjetividad, choque de sentidos, distinciones que administraron las
contrasentidos, sinsentidos; rizomas diferencias y contrastes en lo
que hacen marcas, que dejan su económico, lo racial, etario y
impredecible impronta, sus huellas a sexista, formulados de modo tal que
veces sutiles, a menudo violentas e se correlacionaran con el desempeño
imborrables. Las relaciones y la “inteligencia”. Los códigos
humanas tienen una gran relevancia lingüísticos restringidos y las
en nuestro existir, por ello no es condiciones más precarias de
menester dejarlas en manos de escolarización correspondieron,
cualquiera. La modernidad y la desde siempre, a los grupos más
sociedad contemporánea han desfavorecidos de la sociedad, más
apostado a la creación de expertos en como una dádiva siniestra ante sus
la conducción social, tecnócratas, demandas que como algo que
tecnoburócratas, mercachifles y realmente les favoreciera, les
charlatanes han intervenido o sirviera para algo que no fuera
invadido el campo de la
convivencia y otras formas de las
relaciones entre sujetos.
Sistematizar la vida, domeñarla
al corsé de los procesos
civilizatorios, fue la tarea de
numerosos discursos y
dispositivos, entre ellos el
positivismo, que hicieron las
veces de una ingeniería social.
Ahí, la escuela como máquina de
educar jugó un papel relevante.
Al contribuir en la fabricación de
una subjetividad obediente al
proyecto moderno, la institución
escolar se colocó al servicio de la justificar la inequidad que sufren.
integración de los sujetos al orden Con las tendencias modernizadoras,
social. Aunque discursivamente la la escuela se fue transformando en
educación formal aspiraba a la un mecanismo organizacional más
eliminación de las desigualdades sofisticado y eficiente, más

2
METAPEDAGOGÍA. LA PEDAGOGÍA ENTRE LABERINTOS Y COLUMPIOS Lucerna DIOGENIS, México, 2015

preocupado por cuestiones recomendables. Ante los panoramas


económicas que por la formación cerrados, ha existido siempre la
ciudadana. Así, paulatinamente se imaginación radical. En ese tenor,
ha asegurado tanto la considero que más allá de los
sobreexplotación de las personas enfoques interesados en
como la disposición de un ejército condicionar, adaptar, someter,
industrial de reserva y, por supuesto, disciplinar y reducir al sujeto, se han
una mentalidad más tendiente al delineado perspectivas que le miran
individualismo y al consumo que a en forma abierta, sensible y ético-
la conciencia histórica. Bajo una política, reconociéndole como una
lógica de sistemas realidad
(hoy cibernética) conflictiva,
se intenta regular cambiante y en
el proceso de devenir.
conformación de Diversos
los sujetos hasta pensadores,
hacerlos filósofos,
funcionales para literatos y
el cumplimiento artistas, tengan
de las o no consenso
expectativas del en sus ideas,
poder. La han contribuido
actualidad se para hacer
mueve sobre la brotar lo más
tendencia a la profundo de lo
tecnologización y humano. Han
el entrenamiento intentado
de las personas, responder a esa
en detrimento de inquietud
su potenciación subjetiva. ¿Es clásica y reiterada de por qué somos
irreversible este evangelio oscuro de como somos; y, han arrancado de la
malas nuevas? ¿Nada se puede teológica idea de perfección, la
hacer? ¿Estamos ante el Fin de la pregunta sobre cómo y qué nos
historia? ¿Un realidad imperial nos constituye. Así, tres intentos de
sobredetermina? Ni el cierre de la respuesta recorren la historia, sendas
imaginación ni la derrota del concepciones atraviesan nuestros
pensamiento son horizontes modos de estar en el mundo, se

3
METAPEDAGOGÍA. LA PEDAGOGÍA ENTRE LABERINTOS Y COLUMPIOS Lucerna DIOGENIS, México, 2015

inquietan, desesperan, apasionan, que se le intente uniformar, la


bordean nuestro existir, con pluralidad y la polémica son parte de
contradicciones y límites, con
agujeros y horrores, con entusiasmo
y decepción, con ese
empecinamiento del que solo saben
las tormentas:
a) El siglo XIX vio nacer la
convicción de la Formación
(Bildung). Hija de la oposición entre
Romanticismo e Ilustración, la
Formación se apasionó por el todo,
por la dialéctica de la conciencia,
por un Espíritu que dudaba entre ser
y no ser absoluto, por el poder de la
razón, por el búho que alzaba el
vuelo en el crepúsculo, por el para sí
que resultaba de la recuperación de
lo alienante. Ahí se gestó un saber de
raigambre filosófico que soñó volar
sin nada que le estorbara: la
pedagogía. Hija de la imaginación y
al mismo tiempo creadora infinita de
imágenes, la pedagogía es
paradójica e inagotable, tan
poderosa como inofensiva, tan
hermosa como terrorífica; siempre
polémica, siempre enigmática. Lo
mismo se le ve como un diamante al su naturaleza, son su destino.
que se rinde pleitesía, que se le Pedagogía es discurso y praxis,
denuncia por hacerse cómplice de proyecto y acción; es crisis y utopía,
prácticas y acontecimientos espacio privilegiado de elipsis,
deleznables. Quizá la belleza y la prosopopeyas y metáforas. La
perversión de lo pedagógico estriban atraviesan juegos de sentido, de
en su amplitud y diversidad, en su poder y deseo llevados al límite,
dialéctico modo de ser en el mundo, bordea la locura y los excesos de la
en su marcada polifonía: por más razón. En fin, la pedagogía está

4
METAPEDAGOGÍA. LA PEDAGOGÍA ENTRE LABERINTOS Y COLUMPIOS Lucerna DIOGENIS, México, 2015

habitada de lo humano y, por ese localiza, aún como ausencia, en


motivo, sus paisajes son volubles, todos los espacios escolares, en las
infinitos e inseguros. En ocasiones demás instituciones (familia,
parecerán hostiles, otras veces hospital, Iglesia, dependencias), en
reconfortantes; siempre serán un el complejo mundo de las relaciones
reto a la sensibilidad y al humanas, en espacios formales, no
pensamiento. Lo pedagógico formales, informales. En lo colosal y
convoca a lo general, a lo vinculado en lo exiguo. Está presente en la

a todos, pero también a lo personal. soledad y en la desolación, en la


Se objetiva en el siempre mediado fiesta y en los funerales, en el
proceso de individuación, pero imperio de lo emocional y en la
también en la organización rigidez del metodismo, está donde se
colectiva, en la preocupación por el le celebra y también donde habita el
porvenir, en el rescate de la tradición olvido… Donde haya mensajes con
y en la colocación en el presente, en interlocutores reales, virtuales,
la consideración de la otredad y en el tecnológicos, encriptados; donde
trabajo sobre sí mismo; en algo es enseñado o sometido a
decisiones que lo mismo irradian discusión, donde se profese o
ámbitos estrechos de acción que pregunte, donde haya diálogo: aquí
políticas de muy amplio espectro. Se allá y en todas partes habita lo

5
METAPEDAGOGÍA. LA PEDAGOGÍA ENTRE LABERINTOS Y COLUMPIOS Lucerna DIOGENIS, México, 2015

pedagógico. La pedagogía, se la para exaltar la capacidad de la


mire o no, se la piense o estalle más lectura crítica frente a todos los
allá de sus fronteras, tiene su reductos de lo humano. A lo largo de
domicilio donde esté la historia, Rousseau, Pestalozzi,
constituyéndose el sujeto: niño, Hegel, incluso el Nietzsche joven,
joven, adulto, anciano, individual, parecían gritarlo con entereza: son
singular, plural o colectivo…2 las interacciones, las relaciones con
la otredad, las que nos hacen ser, las
que nos constituyen, las que nos
forman. La relación pedagógica, no
se reducía a la de un profesor y un
estudiante en la escuela, sino que
hacía referencia a toda relación que
deja marca en nosotros: la familia, el
Estado, los adultos todos, las
instituciones, el mundo cultural y la
época misma, deslizan su impronta
en nuestra vida, esto es, nos forman,
de alguna manera. Esa coyuntura era
el vértice para ahondar en qué peso
tienen las relaciones en nuestra
formación. Para estudiar con todo
esmero, y sin temor, los abismos que
somos y nuestros desencuentros.
Formación comprenderá el
movimiento que sigue la conciencia
para devenir conciencia para sí.
Similar al amor, la ubicuidad es su Será, por consiguiente, una realidad
signo. La del siglo XIX, impulsora eminentemente histórica, biográfica
de la Formación (o Bildung) no era y epocal. Además de la interacción
una voz pedagógica cualquiera. Se la Formación acontece por
había emancipado en parte de la mediación del lenguaje y el trabajo.
concepción griega y de la católica, Implica el ascenso a la generalidad a

2 Desde el punto de vista de la tradición formación depende por largo tiempo de ayudas
alemana, “el hombre empieza su vida como pedagógicas”. Scheuerl, H. Antropología
niño y que en cuanto ser extremadamente pedagógica. Introducción histórica, Herder,
capaz de aprehender y necesitado de Barcelona, 1985, p. 13.
6
METAPEDAGOGÍA. LA PEDAGOGÍA ENTRE LABERINTOS Y COLUMPIOS Lucerna DIOGENIS, México, 2015

partir de la recuperación dialéctica pensada en términos de la


frente a lo alienante. Reconoce lo conciencia, de la historia, de la
propio en lo extraño y exige una dialéctica del siervo y el señor, era la
conciencia histórica, un plataforma del mundo moderno.
posicionamiento crítico frente al
espíritu de la época y la capacidad de
descifrar lenguajes y de gestar
lenguaje creativo. Pero la Formación
era humanista, demasiado
humanista, enamorada del progreso
y de una suerte de elevación
espiritual, no contempló con
suficiencia la materialidad de lo
existente, ni la mecánica capitalista
que se aprovecharía de ella para
distorsionarla y enviarla, después, al
basurero de las grandezas. Aunque
fue una concepción hermosa y de
altos vuelos, la Formación fue
confrontada con el desarrollo
científico y tecnológico del mundo
moderno que, al rechazar todo
aquello que consideraba lento e
Schopenhauer explicaba que más
improductivo, la menospreció pues
allá de la razón el cuerpo habla, y
le parecía una cuestión meramente
despejaba al sujeto como ese sub-
filosófica, especulativa; y, entonces,
jectum, es decir: lo que subyace. Por
la reemplazó por lo que le resultó
su parte, Nietzsche sostenía que no
más útil, el fomento a la capacidad
hay existenciarios, sólo vacío y
de aprender.
voluntad de poder. En tanto no hay
b) La subjetividad será el segundo
centro y no lo son ni el hombre ni la
esfuerzo de respuesta al por qué
razón, habrá que volver la mirada al
somos como somos. En 1806 Hegel
carácter espectral del sujeto y a la
escribía como testigo del
importancia de lo otro de la razón.
advenimiento de una nueva era, la de
En 1871 se produce una fulgurante
la subjetividad, claro rompimiento
afirmación realizada por un niño
con el sujeto trascendental de Kant.
terrible, Rimbaud, un poeta
Empero, dicha subjetividad era
maravilloso y maldito, de apenas
7
METAPEDAGOGÍA. LA PEDAGOGÍA ENTRE LABERINTOS Y COLUMPIOS Lucerna DIOGENIS, México, 2015

dieciséis años, quien en una carta reprimidos, a lo prohibido. Una


expresa: “Nos equivocamos al decir: diáspora de realidades inasibles
yo pienso: deberíamos decir me empujaba su extrañeza. Desde
piensan. –Perdón por el juego de luego, descubrir el infierno interior
palabras YO es otro”.3 no fue grato. Saber que nos
extraviamos en oceánicos
sentimientos trascendentales porque
somos sujetos sexuados habitados
por fantasmas y que nuestras
fantasías proyectan nuestra
frustración, no resulta nada
halagador, por el contrario, lastima
nuestro narcisismo. Y, en parte eso
es lo que hizo Freud, demostrar que
la conciencia no tiene el poder que le
asignamos, pues nunca es soberana,
fuerzas muy poderosas la desbordan
y le mienten, la confunden, le
colocan en juegos de
prestidigitación ante los que padece,
queda azorada y transformada en
Pero faltaba un giro fenomenal, el de síntoma. Por si no fuera suficiente,
la llegada del Psicoanálisis, esa la visión psicoanalítica encontró en
invención freudiana que transformó Lacan un impulsor y renovador.
a la subjetividad en el problema del Ahora se sabe que el yo es una
mundo interior del sujeto, en la construcción especular, que el
cuestión de su constitución psíquica, inconsciente está estructurado como
en el descubrimiento de que ahí un lenguaje; se sabe además, que el
operan procesos que se encuentran sujeto es barrado y acontece como
más allá de la conciencia, ligados al un lugar frente a discursos que, dada
deseo y los interdictos, a la vida su alteridad, lo constituyen desde el
anímica y las huellas mnémicas, a la orden significante. Los registros de
infancia, la sexualidad, la familia, la lo real, lo imaginario y lo simbólico
moral, la cultura, los deseos son constitutivos de nuestra
3Rimbaud, A. “Carta a Georges Izambard”, 13 http://www.lamaquinadeltiempo.
de mayo de 1871, en Buenaventura, R. Cartas com/Rimbaud/cartasvid.htm
del vidente, Revista la máquina del tiempo,
8
METAPEDAGOGÍA. LA PEDAGOGÍA ENTRE LABERINTOS Y COLUMPIOS Lucerna DIOGENIS, México, 2015

subjetividad, de la complejidad de experiencia de ser sujeto, para


nuestros deseos. encaminarse a nuevas formas de
convivencia, propias de una
estética de la existencia ante los
excesos de la racionalidad
moderna y su castigo y vigilancia
de los cuerpos. Foucault
desmonta todas las formas de
sujeción de las que somos
partícipes, los modos en que nos
atraviesan los discursos,
desconfía de las prácticas
disciplinarias y punitivas y con
una lírica extraordinaria nos
revela el control al que estamos
subordinados, pero también
nuestros espacios de poder. Tal
vez proyecta el escape de las
representaciones clásicas y la
necesidad de un replanteamiento
de los vínculos y la relación
humana, esbozando a la
subjetivación como aquello que,
al menos para mí, podría ser un
objeto pedagógico distinto, que
c) Como tercer respuesta a cómo es acontece y ajusta cuentas con la
que nos constituimos, emergerá la idea de Formación y dialoga
propuesta de Foucault sobre la críticamente, tensando la
subjetivación, según la cual la constitución del psiquismo que
articulación del poder, el saber y propone la concepción
deseo perfilan los modos de psicoanalítica. En Foucault se
sujetación y los de inquietud de sí, proyecta un pensamiento
éstos delinean la subjetividad y su genealógico y ético que invita a la
relación con las normas y los insurrección frente a los dispositivos
dispositivos del saber-poder, (como el de la sexualidad),
condicionantes para gestar prácticas artefactos epistémicos del biopoder,
de libertad en la insurrección de la cuyo propósito es administrar la vida

9
METAPEDAGOGÍA. LA PEDAGOGÍA ENTRE LABERINTOS Y COLUMPIOS Lucerna DIOGENIS, México, 2015

y la muerte. La subjetivación activismo político, ni para el


implica un trabajo del sujeto consigo academicismo, sino para una
mismo, en una suerte de subversión formativa tanto de los
hermenéutica de sí, en la que el docentes como de los mal llamados
enfrentamiento con la verdad exige “alumnos” y, muy especialmente, de
una transformación radical de lo que la relación profesor-estudiantes; esto
somos. Mirarnos, narrarnos, es, una práctica auténtica de
reinventar transformación
nuestros modos del sentido de
de subjetivarnos educar, con
son pautas que se visión de corto y
desprenden de la largo plazo, en
necesidad de las aulas
pensar, crear y mismas, y más
sentir, más allá allá de ellas, sin
del costo de la sentido
razón analítica doctrinario ni
moderna. dogmático, sino
Los escenarios como
son cambiantes y potenciación de
cada respuesta lo subjetivo en
enfrenta sus propios retos y la aprehensión del mundo y su
búsquedas. ¿Cómo se entreveran historia, de la realidad y el
con las prácticas? De eso la historia conocimiento. Es importante
dará testimonio. No obstante, ahora desmontar los ideales de
podemos pensar en cómo la vieja dominación que rondan en nuestros
relación pedagógica entre discípulo discursos y prácticas. Por doloroso
y mentor, se mueve en una falsa que resulte, bordear las tachaduras
disyuntiva: o es pedagógica (sólo que existen en las historias de
que lo pedagógico no ha sido bien nosotros, los sujetos de la educación.
comprendido, se le reduce) o es más Dar lugar al sujeto, con todos sus
que pedagógica (metapedagógica). recovecos y enigmas, apunta a una
Ampliar el entendimiento del objeto práctica menos artificial que la
pedagógico, es un esfuerzo recorrida por la enseñanza en sus
necesario para avanzar en los diferentes tiempos. El sujeto cuenta
cimientos de una pedagogía crítica, y cuenta con palabras. Necesitamos
indispensable no tanto para el incluir lo impensado, hablar de

10
METAPEDAGOGÍA. LA PEDAGOGÍA ENTRE LABERINTOS Y COLUMPIOS Lucerna DIOGENIS, México, 2015

ciencia y, si no es así, nos


resignamos a nombrarla disciplina.
Pensar en discursos supone un modo
diferente a sólo pensar en ciencias.
La historia de la pedagogía y su
objeto nos deja ver cómo sólo en
determinadas perspectivas y
coyunturas se dejó atrapar por lo
epistemológico, sufriendo porque no
es ciencia y soñando con convertirse
en ella. El positivismo fue el que la
descolocó del paraíso de las
ciencias. No tienes logos, le decía
constantemente. El pragmatismo le
aquello que no quiere saberse, como
abrazó, asúmelo no eres sino una
por ejemplo, el papel de supuesto-
práctica, un conjunto de acciones
sujeto-saber que pone al educador en
que debe aprender de la ciencia.
una zona de autoritarismo y confort,
Empero, desde siempre ha habido
hoy cuestionada por la gran
contraciencias y hasta
informatización de la sociedad y la
antipedagogías. No todo es el
crisis de los grandes relatos. Del
mundo de la ciencia ni el aparato
mismo modo, la dimensión erótica
escolar. No todo es la razón ni la
del aprender, la insistencia de lo
producción. Otros avistamientos son
silenciado, la transferencia como
posibles. La pedagogía son
motor constitutivo de los procesos
discursos laberinticos que mecen y
formativos, los modos de operar de
estremecen realidades, que
los discursos que hacen presencia en
contribuyen a gestar subjetividad.
el lazo social y las pautas de
Su presencia puede ser tan peligrosa
escuchar, permitir el habla y
como inofensiva.
sostenerse en la empatía, son regalos
que debemos brindarnos con
generosidad. Pedagogía es un saber
discursivo, su condición la torna
infinita y abierta, si bien nunca
sabelotodo. Los pedagogos somos
los que a veces nos impacientamos
por que se le reconozca como

11