Sei sulla pagina 1di 19

Elliot POV

-¡Becca, cuidado!- Grité mientras golpeaba uno de esos hombres


trajeados
La dragona alcanzo a saltar antes de que una espada empuñada por uno
de ellos llegase a tocarla. Me observó con un gesto de agradecimiento
y luego de eso dejó salir su cola de Dragón impregnada de ácido.
-Sarah, ¿Podrías hipnotizarlos, por favor?- Gritó Adam con
cansancio.
Adam y Luke se encontraban en posición “espalda con espalda” atacando
a aquellos que se les acercaban. Era gracioso como nos habían
debilitado con esas granadas de azufre, si no hubieran lanzado un
tras otra, estarían muertos en este momento, ¡Son sólo cinco malditos
humanos! Nosotros hemos acabado con el ejército del concejo.
-No lo intentes, Sirena- Habló el que parecía el líder de este equipo
del CIEAMY- Tenemos implantes en nuestros oídos que anulan tus
poderes- El hombre golpeó fuertemente a Adam por lo cual hice
aparecer mi espada de Arcángel y corrí hacia él- ¿Una batalla de
espadas? ¡Me siento halagado!
-¡Te mataré, asqueroso cazador!- Lancé el primer golpe el cual fue
contrarrestado por él, ¿En qué momento sacó una espada de su
armadura?
-Creo que será al contrario, y sería injusto para ti, no conocer el
nombre de quién te arrebatará la vida.- Me atacaba mientras hablaba.
Joder, era bueno con la espada- Soy André, líder del equipo Alfa del
CIEAMY
-En tus sueños me ganarás- Le dije con furia mientras respondía cada
ataque
-Señor- Uno de los hombres que había logrado golpear a Sarah había
hablado- al parecer el pelirrosa y el rubio escaparon. Debemos
llevarnos al tercer más importante cuanto antes
-Bien dicho, Peter- Exclamó André a la vez que aumentaba la fuerza
de sus espadazos
Miré como Cath convertida completamente en madera y Keith, en forma
de Lobo luchaban contra uno de esos hombres, Sarah atacaba al
segundo, junto con Becca, Luke y Adam tenían al tercero, Olivia
luchaba con su Oz contra el cuarto, y yo seguía en mi batalla de
espadas contra el quinto.
-¡Ahora, Peter!- Gritó André mientras me empujaba y hacía tropezar.
El tal Peter que luchaba contra Sarah y Becca, sacó una esfera de
su bolsillo y la lanzó contra el suelo. La esfera empezó a lanzar
una luz y proyectar un par de ojos en el centro de la sala de estar,
los ojos pronto alumbraron de un color verde brillante, lo siguiente
que supe es que no podía moverme.
-Está hecho señor, aunque no sé cuánto tiempo tenemos- Gritó Peter
-Tendremos el suficiente- André caminó con parsimonia frente a
nosotros, todos habíamos quedado como estatuas en el lugar. –se
preguntarán que sucede… Es simple, acaban de ser atacados con la
habilidad de un Mythi Gorgona- La sonrisa en el rostro de André daba
un poco de miedo- ¿Qué creían, que el CIEAMY se hacía llamar centro
de Investigación y Experimentación por nada? No. Hemos podido clonar
las habilidades de algunos de ustedes en instrumentos tecnológicos.-
André se acercó a Adam y Luke y empujó el cuerpo inmóvil de mi
hermano quien cayó al suelo con una expresión de miedo observando a
Luke de pie junto a André.
Todos los demás hombres trajeados se acercaron a André alrededor de
Luke. Cada uno de ellos tocó a Luke y nos observaron
-Pronto continuaremos la batalla de espadas, tranquilo, los
cazaremos a ustedes y a sus especies, uno por uno.- André me
observaba mientras hablaba- Por desgracia, debemos irnos ahora, así
que fue un placer, niñitos.
André sacó de su bolsillo un dispositivo circular aplanado con un
botón rojo en el centro. Puso una mano en el hombro de Luke, entrando
en contacto con él como sus compañeros. Intenté moverme, intenté que
mi cuerpo respondiera, pero era inútil, me sentí impotente. André
nos lanzó una última mirada a todos y presionó el botón rojo. En un
par de segundos, los cinco hombres junto a Luke brillaron de un color
rojo y se convirtieron en ceniza que cayó al suelo al momento que
ellos desaparecieron. Ellos ya no estaban… Ellos habían tomado a
Luke.
La habitación estaba casi en silencio, todos nosotros aún estábamos
inmóviles, el único sonido que nos acompañaba era al parecer, el
llanto de mi hermano, que aunque no se movía empañaba el suelo con
sus lágrimas y llenaba el silencio con sus hipidos dolientes.

[…]

Aaron POV
-Están tardando demasiado- Me quejé mientras caminaba de un lado
para otro por la habitación.
-No estás ayudando a que Cam se calme- Me reprendió Derek quien tenía
a Cam sentado en sus piernas, mi hermanito estaba acariciando a Max
mientras lloraba- además no es bueno para la bebé que estés en ese
estado.
-¡La bebé soportará mi estrés!, soportó una batalla contra esos
hombres trajeados. Es una chica fuerte- Le grité a Derek.
No lograba controlarme. Hace ya casi dos horas que Elliot nos trajo
aquí y nos dejó botados. Estoy en una habitación decorada con los
colores blanco y amarillo. Derek salió a Explorar hace una hora el
lugar, al parecer este es el apartamento de Elliot y estamos en el
pueblo de la Luz, ¡Vaya lugar al que nos trajo!, tras enterarme que
estoy en el pueblo de la luz, nos encargamos de cerrar todas las
ventanas y evitar hacer ruido para no llamar la atención de los
vecinos. Lo que menos necesitamos es ser enjuiciados en este pueblo
-Ven acá, Aaron, siéntate conmigo- Derek extendió su mano hacia mí.
La tomé con delicadeza y rápidamente fui atraído hacia sus brazos.
Pronto estaba abrazado por Derek, sentado a su lado mientras él tenía
en su regazo a Cameron con Max-Intenta calmarte…- Me susurró al oído
-Lo intento.- suspiré con cansancio- Es sólo que tengo esta sensación
en mi cabeza…- Intenté expresarme con dificultad
-¿Te refieres a una Banshee-sensación o una sensación normal de
preocupación?- Preguntó
-Supongo que es una sensación de preocupación normal. Con el embarazo
no he podido acceder a mis poderes, ahora el único peligro que preveo
es el de Cameron y eso porque juré lealtad ante él, sólo por eso.-
Me quejé con cansancio
-Entonces relájate un poco, seguro todo está bien…- Derek besó mi
sien con cariño
El centro de la habitación donde nos encontrábamos empezó a brillar,
pequeñas esferas azules brillantes empezaron a materializarse. Derek
y yo nos separamos, en la espera de nuestros amigos. A los pocos
segundos, la luz tomó forma y frente a nosotros se encontraban
nuestros amigos, sucios, heridos, cansados, derrotados…
-Nada estará bien, ¡Todo está mal!- Gritó Adam repleto de pánico en
cuanto se materializó. El ángel tenía sus mejillas empapadas de
lágrimas y sus ojos cristalizados, al parecer se teletransportaron
en mitad de una discusión.
-Chicos, ¿Qué sucedió?- Me acerqué corriendo hacia Becca y Olivia,
revisando sus heridas, lamentándome de no poder curarlas, necesito
mis poderes.
-Nosotros… Lo intentamos- Ollie parecía no estar presente mientras
hablaba, algo muy serio debió suceder.
-¡¿Becca, qué sucedió?!- Grité hacia mi mejor amiga con la esperanza
de que ella respondiera, pero la dragona simplemente se lanzó a mis
brazos llorando
-¿Elliot?- Pregunté mirando hacia el rubio con la esperanza de que
este respondiera. El arcángel negó hacia mí, mientras abrazaba a su
hermano
-Perdimos, eso sucedió, Aaron- habló Cath mientras observaba su brazo
de madera un poco cortado. Keith la abrazó dándole apoyo
-Pronto vendrán nuevas batallas que ganaremos, chicos- Habló Derek,
yo asentí de acuerdo con él. Lo importante es que están acá
-No lo entienden…- dijo Sarah mientras tomaba a Becca de mis brazos
y ella le daba apoyo- Perdimos mucho más que una batalla, no hemos
regresado completos de este enfrentamiento…- La sirena ocultó un
hipido en el cuello de Becca
Paseé mi mirada por todos los presentes: Becca, Sarah, Cath, Keith,
Ollie, Adam, Elliot, y… ¿Luke? Oh, por la luna.
-¡¿Dónde está Luke?!- Exclamé horrorizado llevándome una mano hacia
mi boca y otra hacia mi abdomen
-Atraparon a Luke, se lo han llevado…- Susurró Cath con dolor- El
CIEAMY lo tiene.
Adam explotó en sollozos de nuevo, Elliot lo abrazó con más fuerza
hacia él
-No…- Susurré con dolor mientras sentía como el mundo daba vueltas
a mi alrededor
Derek dejó a Cam a un lado y corrió a abrazarme, el pelirrosa detuvo
mi cuerpo y ayudó a mis piernas que parecían no querer sostenerme
-¡Tenemos que salvarlo!- Gritó de repente Adam halando a su hermano
de la camiseta- Por favor, Elliot, tenemos que ir por él…- Sollozaba
el ángel
-Derek…- Susurró Elliot evitando mirar a los ojos empapados de
lágrimas de su hermano.
El pelirrosa observó por un momento a Elliot para luego asentir,
giro su rostro en dirección a Adam y cerró sus ojos. De su cuerpo
empezaron a brotar pequeñas esporas negras, nuca había visto ese
color en sus esporas. Las pequeñas motas flotaron hasta Adam y fueron
absorbidas por su piel.
El rostro de preocupación del ángel empezó a cambiar, hasta al final
estar completamente neutro, sin ningún temor en su rostro.
-¿Qué le has hecho?- le pregunté mientras me separaba de su abrazo.
-He bloqueado todo sentimiento de él. Es sólo temporal…- Derek me
observaba como explicándome o intentando convencerme de que era
necesario lo que hizo
-El chico merece poder sufrir la pérdida de su novio, Derek, no es
justo- Me quejé mirándolo seriamente
-El perder la cabeza sólo nos traerá problemas, es mejor así, por
ahora- Elliot me observó con cautela, temiendo cómo reaccionaría
¿En serio es mejor así? El chico perdió su otra mitad, merece poder
pasar por esa sensación, merece sentir todo lo que a Luke se
relacione, ¿O quizás sólo estoy sobreactuando? Últimamente estoy
demasiado sensible por lo del embarazo y eso…
Observé a Becca en busca de ayuda, la dragona simplemente asintió al
mirarme, diciendo que Elliot tenía razón, era lo mejor.
-Vale- Asentí
La verdad es que creo que todos parecíamos querer hacernos los
fuertes, pero por dentro nos estábamos desmoronando, fuimos una
familia por casi un año, luego tuvimos problemas debido a la súcubo,
después lo solucionamos, fuimos una familia de nuevo, a continuación
nos separamos pero seguimos en contacto, y ahora, después de más de
un año sin vernos tras sólo pasado un día de nuestro reencuentro,
somos atacados por la CIEAMY y perdemos uno de nuestros miembros.
Creo que el planeta nos odia más de lo que nos ama.
-Yo, llevaré a Cam, Max y a Adam arriba para que puedan hablar más
tranquilamente. – Susurró Olivia quien tenía un gran corte en su
mejilla.
La parca caminó hasta mi hermano, lo alzó haciendo un pequeño gesto
de dolor al hacerlo, Cam llevaba a Max en sus manos. Adam,
simplemente siguió a Olivia, sin decir nada, sin queja alguna,
solamente caminó, como si de un robot se tratase.
-No me gusta ver a Adam así…- susurré en cuanto ellos salieron de
la habitación. Me alejé del tacto de Derek para acercarnos más al
grupo.
-Será temporalmente, al menos hasta que creamos o Derek crea que
podrá soportar la pérdida de Luke, o hasta que salvemos y recuperemos
a Luke. – Dijo Elliot acercándose “disimuladamente a mí”. Lo esquivé
al acércame a Becca
-¿Cómo diablos se supone que recuperaremos a Luke?- Se quejó Derek-
¡Lo tiene la CIEAMY!, ¿Les tengo que recordar las horribles cosas
que nos hicieron esos médicos locos a Devanny y Aarek?- El rostro de
Derek pareció ensombrecerse un poco al recordar a su hermana y su
vida antigua como Aarek.- Incluso si lo recuperamos, no vuelves a
ser el mismo tras salir de allí.
-El “cómo” lo haremos lo pensaremos con tiempo, será algo planeado,
no podemos entrar en sus laboratorios como si nada. Estoy seguro de
que tras el asalto que hicimos en uno de sus laboratorios para salvar
a Aarek y a Devanny, mejoraron sus medidas de seguridad- Explicó
Eliot observándome a través de la Sala
-Exacto- Habló Cath- Ahora simplemente tomaremos un descanso, nos
refugiaremos e iremos planeando todo muy bien elaborado.- Keith tenía
abrazada a Cath quien aún conservaba uno de sus brazos convertido en
madera con la esperanza de que la planta se recuperara del corte
-Me siento un poco traicionera al no salir en este momento a rescatar
a Luke…- Susurró Sarah- Pero la verdad es que creo que a todos nos
vendría bien un descanso ahora, esos gases de Azufre constantes nos
han debilitado demasiado.
-No lo estamos traicionando, nos prepararemos para sacarlo de ese
infierno- Exclamó Becca sonriéndome a mí mientras atraía a Sarah
hacía ella con un abrazo
-Sí, en este momento les mostraré dónde pueden quedarse…- Elliot
estaba hablando, pero se vio interrumpido por el sonido de una puerta
abriéndose
-¿Estabas esperando a alguien?- Preguntó Derek girando su rostro en
dirección de dónde provenía el ruido
-A nadie.- Elliot puso su cara seria mientras hacía aparecer su
espada
Todos a pesar del cansancio, obligaron a su cuerpo a esforzarse más
y crear una esfera de su elemento en su mano, Keith dejó salir sus
garras y colmillos, yo simplemente observé mientras era refugiado
tras la espalda de Becca y de Derek.
Se escucharon pasos por el pasillo que estaba frente a nosotros,
cada vez se escuchaban más cerca, quien quiera que fuera no le
importaba avisar su entrada.
-Oh, mierda…- Susurró Elliot quien tenía los ojos cerrados, al
parecer leyendo la mente de quien estaba acercándose
- ¿Qué sucede?- preguntó Cath mientras sostenía su brazo hecho madera Commented [AGCRV1]: YA, vale
un poco astillado- ¿Por qué dijiste eso?
-Chicos…- Elliot escondió su forma Mythi y se volvió hacia nosotros- Commented [AR2R1]:
¿Podrían actuar… un poco normal? – El rubio se rascaba el cuello con
incomodidad- No me refiero a que no sean normales, me refiero a
normalidad tipo Pueblo de la Luz, ¿por favor? – El rubio nos
observaba con súplica, pero cambió su rostro al sentir que alguien
entró a la habitación. Todos eliminaron la esfera de su elemento al
instante
- ¡Señor Hunter, menos mal lo encuentro! Llevo todo el día
buscándolo- Un chico rubio, ligeramente bronceado y muy musculoso
entró en la habitación hablando a toda velocidad, pero se detuvo por
la sorpresa de encontrarnos a todos nosotros allí- Oh, mil disculpas,
no sabía que tenía visitas.
- ¡Dylan! – Elliot sonrió enormemente y corrió a abrazar a aquel
muchacho, mi estómago se hizo un nudo al ver como lo abrazaba, ¿Esto
que siento es hambre, cierto? - ¿Qué haces por aquí? ¿Qué necesitas?
Y sí, tengo visitas, algunos amigos que conocí en mi año que estuve
viviendo en el mundo de los mundanos.
-Señor Hunter, por favor, ya sabe lo que opino de la efusividad al
saludar- El rubio bronceado, quiero decir Dylan, se alejó de Elliot
y lo saludó con un fuerte apretón de manos- Tan sólo lo buscaba para
decirle que su tropa ha sido enviada al campo, por lo cual estará
libre hasta que los sobrevivientes regresen. Posiblemente en una
semana, fueron a batallar contra unos cazadores que han estado en
busca de la entrada al pueblo de la luz – Dylan paseó la mirada por
todos, a mí a penas me percibió tras las espaldas de Becca y Derek
– vaya que es una visita numerosa, ¿y un poco diversa, me atrevería
a decir? -Lo dijo como si fuera algo asqueroso, mientras miraba a
todos
-Vale, pues esperaré a mi tropa para hacerlos mucho mejores
guerreros. - Elliot sonrió aunque su sonrisa se veía tensa – Oh, sí,
la verdad es que la diversidad hace parte del mundo mundano, es común
encontrar Mythis de otros pueblos, sé que no es muy común en el
pueblo de la Luz las visitas de otros pueblos, pero pues quería
reunirme con mis amigos.
-Sí, eso veo… ¿y ellos son…?- Preguntó con desagrado Dylan
-Es un placer conocerte, soy Becca- La pelirroja se adelantó y le
ofreció su mano a Dylan quien sólo la miró y luego ignoró su gesto
- ¿Y de dónde eres? – Dylan olfateaba ligeramente el aire el
alrededor de nosotros- Pueblo del fuego…
- ¿Cómo lo… - Becca estaba sorprendida?
-Olvidé decirles que Dylan es un Querubín, una clase de ángel de
bajo rango- Dylan carraspeó su garganta- pero son realmente
maravillosos rastreadores con ese sentido del olfato tan
desarrollado. -Elliot hablaba intentando ocultar su preocupación
-Son muchas clases y rangos de ángeles, creo que me marearé- dijo
Becca intentando quitar la atención de Dylan del grupo- ¿Por qué no
me hablas sobre eso mientras tomamos algo? -La dragona acarició a
Dylan con sensualidad.
El rostro de Sarah estaba demasiado rojo, al parecer la sirena se
encontraba al límite de los celos, Becca observaba a su novia
intentando comunicarle que se calmara, sólo estaba actuando, pero al
parecer no estaba surtiendo efecto.
-Por supuesto, pero no me quiero ir sin antes conocerlos a todos-
Dylan fingía amabilidad se notaba a metros de distancia- Vamos a
ver…- Olfateo hacía Sarah y Cath – Pueblo del agua y de la tierra-
dijo con repulsión luego se acercó hacia Derek, Keith y yo, los dos
chicos estaban cubriéndome tras sus espaldas.
Ver a Dylan acercándose a nosotros mientras olisqueaba el aire me
recordaba al pequeño cachorro que mi madre me dejó tener cuando tan
sólo era un niño de 7 años, una noche el cachorro se fue y nunca
volvió, quisiera que Dylan hiciera lo mismo, se fuera en este momento
y no volviera a cruzarse en mi camino. Sabíamos que estábamos jodidos
en cuanto su mueca general de asco cambió a una mueca de asco
sorpresiva.
- ¡¿Me está tomando el pelo, señor Hunter?!- Se giró furioso hacia
el arcángel- ¿Trajo a dos miembros del pueblo de la oscuridad a
nuestro iluminado pueblo?, ¿Acaso no tiene respeto y un poco de
cariño propio para estar juntándose con este tipo de seres? -Lanzó
una mirada de soslayo a todos en general, no sólo a Derek, Keith y
a mí. – y no hablemos del pelirrosa, ¿Un humano?, ¿Tan bajo ha caído?
- ¿A qué te refieres? Los mythis de los demás pueblos son tan
honorables como los de la Luz y el humano es… -Elliot buscó una
palabra para describir a Elliot, algún elogio, pero en lugar de eso
de su boca salió- No ha asesinado a ningún Mythi- Se detuvo un
momento y luego corrigió- Que no se lo mereciera…
-¿Está escuchando las incoherencias que dice?, ¿Los de la oscuridad
igual a nosotros? – La sola idea hacia que Dylan expresara mucho
asco en su rostro- Lo siento, pero como su amigo debo ayudarle, pensé
que tras el malentendido con el concejo del año pasado en el cual
le habían acusado de traidor, había dejado a un lado su pensamiento
“progresista”, pero veo que sigue igual. No me deja otra opción,
tendré que informarle al centro de enfermedades mentales de nuestro
pueblo, le ayudarán a mejorar, iré en este momento. Tiene tiempo
para hacer que sus “invitados” desaparezcan de nuestro pueblo
mientras voy, a menos que quiera entregarlos como invasores, sería
lo mejor. -Dylan observaba a Elliot como si enserio estuviera
considerando que el arcángel perdió su cabeza- Pronto volveré con
miembros del centro para enfermedades mentales, verá cómo se sentirá
mejor con el tiempo. – Dylan se disponía a salir sin prestar atención
nada más, como si todo lo que acababa de decir fuera una orden que
debíamos acatar. Si enloqueció por sólo eso, menos mal Derek y Keith
cubrieron mi estómago para que no notara mi estado de gestación
Elliot le lanzó una mirada a Sarah mientras Dylan pasaba frente a
él, la sirena pareció captar el mensaje porque al instante una suave
melodía envolvió la habitación. Dylan se detuvo al instante y se
giró hacia el sitio del que provenía la melodiosa voz, sus ojos se
encontraban vidriosos como si estuviera totalmente ausente; lo mismo
sucedía con Keith, Elliot parecía tentado a escuchar a pesar de tener
sus oídos tapados y tanto Derek como Keith se encontraba ligeramente
afectado. Todos los demás que no sentíamos atracción por las chicas
(Becca había confirmado que la única chica que le atraía era Sarah),
nos encontrábamos sin ningún cambio.
-Debes escucharme, Dylan, y hacer todo lo que te ordene…- Sarah se
acercó caminando lentamente hacia el Querubín y le hablaba cerca de
su oído. – Caminarás hacia tu casa, te sentarás en tu sala y pensarás
acerca de lo malo que es ser un Xenofóbico, además olvidarás que has
estado acá de visita, que nos has visto y conocido. Cambiarás de
vida, serás más gentil, alegre y solidario, apoyaras el hecho de que
todos los Mythis nacen iguales.
Dylan sólo asintió aún con su mirada perdida en algún punto de la
habitación, tras eso, Cath dejó de cantar y el querubín se encaminó
hacia la puerta sin más, no observó a ninguno, no hizo gestos,
simplemente caminó como si de un cascarón vacío de cualquier
pensamiento se tratase.
-Me sigue dando repelús cada vez que haces eso, pececito- Becca ya
se encontraba abrazando a su novia. Juntas observaban la puerta por
la que recién había salido Dylan.
-Chicos, tienen quince minutos para preparar cosas, en las
habitaciones encontrarán ropa que quizás puedan servirles, tomen lo
que quieran de la cocina.- Elliot se encontraba determinado mientras
hablaba- No podremos quedarnos aquí en el pueblo de la Luz, pronto
más personas podrían descubrirlos. Avisen a Olivia, Adam y el pequeño
Cam.
Todos asintieron, ninguno tenía una objeción, ni siquiera Keith quien
no estaba acostumbrado a recibir órdenes, el hombre lobo se había
acoplado al liderazgo de Elliot, tan sólo tomo a su novia y juntos
subieron con la intención de hacer maletas, al igual que lo hicieron
Fuego y Agua; Derek se acercaba hacia mí con la intención de ayudarme
a subir escaleras
-Aaron se quedará aquí conmigo- Elliot puso una mano con fuerza en
el pecho de Derek. El rostro del cupido se endureció
-No creo que sea buena idea- Derek empujó lejos la mano de Elliot
-Al contrario, me parece una idea maravillosa. Aaron y yo tenemos
muchas cosas de las cuales hablar.- Una sonrisa sarcástica se
extendió por el rostro de Elliot. El arcángel y el cupido iniciaron
una infantil batalla de miradas
-Les recuerdo que Aaron está presente- Exclamé con obviedad
señalándome con exageración.
-Y seguirás aquí mientras hablamos, Aaron…- Elliot me observó, no
era una pregunta, era una orden. Estaba a punto de negarme- Me lo
debes, Aaron…- El arcángel paseó su vista e mi rostro hacia mi
abdomen
-Por la Luna…- Susurré por lo bajo- Está bien- Mejoré mi postura
mientras intentaba llenar mi cuerpo de confianza.
Asentí hacia Derek quien me observaba esperando una orden, el cupido
asintió hacia mí de vuelta y se encaminó hacia las escaleras, no sin
antes hacerme una seña, el pelirrosa dibujo una “X” imaginaria sobre
su pecho, dejando en claro que si lo necesitaba, sólo debía sentirlo
y él vendría.
-Entonces…- exclamé suavemente en cuanto Elliot y yo quedamos
completamente solos en la habitación.
-¿Entonces?- Preguntó Elliot acercándose hacia mí intimidante- ¿Es
todo lo que puedes decir, Aaron? ¡Joder, no sé por dónde empezar de
todas las cosas que has hecho!- El Arcángel seguí acercándose
mientras apretaba sus manos en puños.
-¡Aléjate, Elliot!- Le ordené, puse mis manos hacia al frente- Acepté
hablar, y lo haremos, pero cálmate.
-¿Qué me calme?- Gritó hacia el techo el arcángel- ¡Estás embarazado,
el niño es mío y me ocultaste ese pequeño detalle!
-Es niña, creo…- Susurré. El arcángel me observó más enfurecido
-¡No lo entiendo, Aaron!, ¡No te entiendo! –El arcángel haló su
cabello con fuerza- Todo estaba bien entre nosotros después de lo de
Azael, habíamos superado la mayoría de nuestras diferencias, éramos
felices, quizá la casa era un poco pequeña para los chicos, nosotros
y el niño, joder, ¡Pensaba pedirte que te mudaras conmigo ahora que
Azael había muerto! Todo estaba tan bien entre nosotros… - Elliot
suspiró, luego su rostro se llenó de temor- ¿Todo estaba bien entre
nosotros? –
-Lo estaba, Elliot, lo estaba…- Bajé mis manos, demostrándole al
arcángel que ya no me encontraba tan incómodo con su presencia
-¿Entonces por qué…- Los ojos de Elliot estaban brillantes por las
lágrimas que se intentaban escapar y rodar libres por sus mejillas-
¿Por qué me has abandonado?- Una pequeña lagrima se le escapó al
arcángel
-Elliot…- Esta vez fui yo quien intentó acercarse. El arcángel se
alejó
-¡¿Por qué me dejaste?!- Elliot se encontraba gritando- Joder,
nuestra vida era mejor, no teníamos a nadie tras nosotros, pudimos
ser una familia, tú, Cam y yo. Yo te amaba – El arcángel limpió sus
lágrimas- ¡Te amo, maldición!
Un puñetazo en el rostro me hubiera dolido menos que ver a Elliot
en esa situación y confesarme que sus sentimientos por mí, seguían
vivos.
-¡Eres un maldito egoísta!- Elliot me pinchó el pecho con su dedo
acusadoramente- ¿A caso se te pasó por la cabeza cómo me sentiría
tras acostarme a dormir contigo una noche y al despertar descubrir
que te habías ido? – Su mirada refleja un dolor impresionante- Fui
un idiota, al despertarme pensé que quizás estabas en la cocina
preparando un desayuno romántico para ambos, gran sorpresa me llevé
al descubrir que no estabas, ni tú, ni Olivia ni Cameron. Ni siquiera
me dijiste el por qué, simplemente desapareciste, ¿A caso creías que
no me alegraría de saber que tendría una hija? Eres un cretino.
Lo soy, lo sabía entonces y lo sé ahora, pero en este momento no
quería admitirlo, no lo soporté más y exploté.
-¿Yo un cretino? No me hagas reír, Elliot, ¿Quieres saber por qué me
fui? ¡Bien, pues allá vamos!- El arcángel me observaba fijamente-
Una noche me encontraba a punto de irme a dormir, sólo estaba
guardando a la consola con la cual me había quedado jugando hasta
tarde cuando llamaron a la puerta, todos estaban durmiendo así que
decidí atender, allí afuera se encontraba una rubia hermosa, ojos
azules, rostro angular y oh, joder que piernas, la chica era sin
duda más alta que yo. – Mientras empezaba a contarle los recuerdos
regresaron a mí

Flashback

-Hola, ¿Qué se te ofrece?- Pregunté con amabilidad a la chica que se


encontraba frente a mí
-Oh, hola, disculpa que moleste a esta hora, estaría acá más temprano
de haber sido posible, pero es fácil perderse entre estas direcciones
de humanos- Un escalofrío recorrió mi cuerpo, la chica es Mythi-
¿Se encuentra Elliot en casa?- La chica se despojó de su abrigo, me
lo lanzó a la cara y entró a la casa sin ser invitada, habría hecho
un tour por la casa de no haberla encerrado en un campo de fuerza
-Disculpa si mi amabilidad inicial te hizo llevarte una idea errónea-
Le sonreí con altivez- Pero esta es mi casa y no te permití ingresar
a ella. Ahora, a menos de que quieras terminar en una de las bolsas
de la basura que deben sacarse mañana, me dirás tu nombre y qué
asunto tienes con Elliot.- achiqué el campo de fuerza causándole
incomodidad
-¿Por qué la violencia, Cariño?- Se quejó la rubia- ¿A caso no eres
uno de los amigos de Elliot?
-Eso no te incumbe, lo importante ahora es saber quién eres tú- Le
espeté y disminuí más el campo de fuerza
-Bueno, en ese caso…- No sé cómo hizo la rubia pero incluso encerrada
allí se vio hermosa mientras decía las palabras que me romperían el
corazón- Mi nombre es Arika Thawne, prometida de Hunter.
Mis fuerzas abandonaron mi cuerpo, por más que hubiera querido
mantener el campo de fuerza no me habría sido posible. Una vez libre,
Arika se sacudió el cabello y se acercó a mí.
-Elliot nunca me había contado que tuviera compañeros tan valientes
y fuertes, pero a la vez tan tiernos- La rubia me dio un ligero toque
amistoso en la nariz -¿Cómo te llamas?
-Yo… soy Aaron- Las palabras salieron de mi boca mientras observaba
el suelo. La rubia puso una de sus manos en mi barbilla y me presionó
ligeramente para levantar la mirada
-Es un placer conocerte, Aaron- Llevó sus manos hacia su cintura
perfecta con gracia- Ahora que hemos dejado eso de la violencia a un
lado, y respecto a Elliot, ¿Sabes dónde está?
-Se encuentra dormido, me temo que no puede atenderte ahora…- Me
recompuse lo mejor que pude- ¿Para qué lo necesitas, tienes algún
recado?
-No, supongo que puede esperar, pero…- La rubia observó hacia ambos
lados con alegría, como asegurándose de que no había nadie más- ¡Por
el sol, tengo tanto que necesito contárselo a alguien y tu pareces
agradable!- Sus ojos irradiaban emociones- La verdad es que Elliot
me contactó porque necesitaba que habláramos sobre nuestro
compromiso, no puedo evitar pensar que quiere hacerla ahora que ya
no es considerado un traidor en nuestro pueblo, es decir, me tomó
por sorpresa, ni siquiera he comprado el vestido, pero… una chica
como yo nunca le diría que no a una propuesta de esa magnitud viniendo
de un bombón como es Elliot.- La rubia se abanicaba con su mano en
un falso intento de disminuir su rubor
Fin del Flashback

-¿Qué querías, Elliot, que me quedara allí?- Le grité con furia – No


lo haría, no me arrastraría una vez más por tu amor, eso ni pensarlo.
Luché por nosotros muchas veces antes de eso, pero esta vez era
diferente, en mi vientre llevaba una vida, una que se merecía un
padre que sea constante, una que no se merecía un padre que estuviera
detrás de cuanta rubia se cruzara. Tampoco tenía intención que mi
hija se viera en la situación de llamarle madre a alguien como Arika-
Las lágrimas se desbordaban por mi rostro- No lo iba a hacer… Por
eso en cuanto terminé de procesar la información y la rubia había
abandonado la casa, desperté a Olivia, empacamos maletas y tomamos
a Cameron semidormido con nosotros, esa madrugada abandonamos la
casa, no sin antes dejar una carta para los demás elementales con
una explicación a medias y las reglas de no hablar sobre mí contigo.
-¡¿Me estás tomando el pelo?!- Gritó el arcángel mientras dejaba
salir una risa melancólica
-¡¿Qué?!- Le propiné un ligero empujón en sus pectorales
-¡¿Te fuiste por eso?!- Gritó tomando mis manos y aprisionándolas
dejándome indefenso- ¿No pensaste en preguntarme primero y despejar
toda la situación?- Su tono de voz se iba haciendo más suave.
-¡Le pediste que te buscara para hablar sobre el matrimonio!, todo
era bastante obvio… -Susurré girando mi rostro para no verlo
directamente.
-Sí, le pedí que me buscara para hablar sobre el matrimonio- La
exasperación en el rostro de Elliot era demasiado obvia- ¡Quería
pedirle que firmara el pacto de anulación de compromiso!- Soltó mis
manos y llevó las suyas a su cabello mientras los halaba suavemente-
Quería ser un hombre libre de todo compromiso antes de pedirte a ti
que te fueras a vivir conmigo, esta vez quería hacer las cosas bien,
quería ser sólo tuyo…
-Sí, claro…- Intentaba aferrarme a mi historia en la cual Elliot
(Como en la mayoría de las veces) era el malo o el desastre en la
historia, porque la alternativa era horrible…
Si todo lo que decía era verdad, eso significaría que por imprudente
he alejado a un padre de su hija nonata, un padre que aunque ha
echado a perder las cosas en el pasado, al parecer, esta vez sí
quería hacer las cosas bien. El remordimiento era un monstruo que se
lanzaba sobre mí de improvisto
-Aaron, mírame…- El arcángel tomo mi rostro en sus manos, posicionó
nuestros rostros uno frente a otro, el color amarillo de sus ojos se
encontró con el violeta de los míos- Todo lo que te he contado es
verdad, quería estar contigo- Pasó saliva con fuerza- Quiero estar
contigo…
-Elliot- Sollocé no pudiendo evitar que el monstruo del remordimiento
desgarrara mi corazón, joder, ¿qué he hecho?, ¿qué tipo de persona
soy?
Elliot empezó a acercar lentamente su rostro hacia el mío, su
respiración caliente golpeaba contra mi nariz, siempre oliendo tan
bien, siempre siendo tan caliente, como el sol en los días de verano,
y yo siempre tan frío como una noche oscura de invierno.
Sus labios se veían tan apetecibles, tan suaves aunque ya supiera de
antemano que eran unos labios rudos, salvajes, de esos que te dejan
las piernas como gelatina tras haberte besado.
Nos encontrábamos demasiado cerca, sus manos se encontraban aún en
mi rostro, pero ahora estaban acariciando mis mejillas o dando
ligeros toques en mis labios, joder ¿vamos a besarnos?, no debería,
no puedo, ¿entonces por qué no me estoy alejando de él?
-¡¿Aaron?!- La voz de Derek nos obligó a separarnos- Te sentí
demasiado agitado así que decidí bajar- Gritaba el arcángel mientras
caminaba por algún pasillo cercano y se acercaba a la habitación.
El Cupido entró a la habitación, ya se había preparado, estaba
vestido con un pantalón corto, una camisilla que dejaba a la vista
sus brazos musculosos, unas zapatillas deportivas y además había
recogido sus rastas (Dreadlocks) color rosa en una coleta alta. Commented [AGCRV3]:

-¿Todo bien aquí?- Preguntó el cupido al vernos ligeramente agitados.


Sé que su pregunta era una mera formalidad, estaba claro que había
leído nuestras emociones apenas entró a la habitación. Sabía
perfectamente qué estaba pasando entre Elliot y yo en este momento
-Sí, todo bien, ¿Ya están todos listos?- Preguntó formalmente Elliot
-Sí, ya todos están listos, puedes llamarlos por el enlace- Derek
sonrió y Elliot afirmó con un gesto
No entiendo a estos dos, un día están matándose a golpes y al otro
día actúan normalmente; aunque claramente no puedo quejarme ya que
hay días en los que quiero matar a Elliot y luego, otros días como
los de hoy, en los cuales quiero… em, no quiero matarlo.
-En mi maleta he empacado algunas prendas para ti que encontré de
una talla muy grande- El pelirrosa se rascó el cuello incómodo- No
estoy queriendo decir que estés gordo, simplemente que tu estómago
no te permite ponerte las tallas que antes usabas, es decir, no es
que tu estómago estorbe, lo que quiero decir es que, yo, quería,
emmm ¡Arrrggghhh!- Se quejó el cupido. No pude evitar lanzar una
gran risotada
-Tranquilo, Derek, gracias.- Le di un suave beso en la mejilla y
seguí riendo.
-Listas para salir- Becca bajó junto a Sarah, juntas llevaban unos
shorts, una camisillas de tirantes y unas sandalias.
-¿Por qué están vestidas tan… ¿frescas?- Pregunté. Al mismo tiempo
bajaron: Cath, Keith, Olivia, Adam y Cameron todos vestidos similar
-¿No le has contado?- Preguntó Cath en dirección hacia Elliot como
si de un reproche se tratara
-Verás, Aaron- Elliot se giró hacia mí- debemos salir cuanto antes
de mi pueblo, eso lo sabes, pero necesitamos a donde ir, no podemos
ir a una ciudad humana ya que los cazadores están como locos
buscándonos, debemos refugiarnos en un pueblo Mythi y debido a que
el más cercano es el del Fuego y Becca dice que sus padres no tendrán
problema en ofrecernos refugio, vamos de camino hacia allá, por eso
la ropa.
-¡¿Me tomas el pelo?!- Me quejé- Allá hay lava donde sea, un paso
en falso fuera de casa y mueres.- Miré a Becca quien me observaba
con reproche- Lo siento, pero sabes que es así
-Es la única opción que tenemos por ahora- Habló Olivia quien tenía
a mi hermano entre sus brazos- Además, te vendría bien broncearte un
poco
-Sí, pero no hasta el punto de chamuscado.- Me quejé- Pero está bien,
vamos allá, teletranspórtanos, Elliot.
El arcángel me observó con vergüenza, todos los demás me observaron
como si yo fuera el único que no se entera de nada. Genial, más
información que desconozco
-Emm, Aaron, no podemos teletransportarnos -Elliot y su cara de
cachorro regañado- Ya se ha ido la luz solar fuera del pueblo, por
lo cual en el pueblo de la luz se levanta una barrera que impide
entrar o salir del pueblo por medio de poderes Mythis, esto para
evitar en algún momento una invasión. Así que tendremos que salir
volando.- El arcángel hizo la seña de unas alas con sus manos
-Joder…- Susurré- como sea, pero salgamos cuanto antes
-Pero somos diez personas y sólo tres de nosotros volamos- Se quejó
Becca- no podremos
-Derek, ¿Puedes hacerlo?- Pregunté Elliot mirando hacia el cupido
-Eso creo…- El pelirrosa se veía enérgico. Cerró sus ojos y empezó
a concentrarse
-Disculpen la intromisión, reyes, pero, ¿Qué debe hacer Derek?- Keith
levantaba su mano como si de un niño participando en clase se tratase
-Intentará copiar la habilidad de Luke, ¿No es así?- La mirada
calculadora de Cath no dejaba espacio a preguntas- si logra copiar
la habilidad de Luke de cambiar de forma, podría hacer que le crezcan
unas alas. Pero… ¿Cómo podrá copiarla si Luke… ya no está con
nosotros?- La Ent se veía demasiado triste, Luke y ella eran
demasiado cercanos.
-Ha aprendido a retener en su memoria poderes que antes ha copiado-
Dije, ya que Derek me había mencionado que estaba practicando eso
cuando vivía en el Amazonas.
-Wao, hombre, eso te haría como un Mythi superpoderoso- Becca exclamó
con júbilo.
-Sólo puedo copiar uno a la vez, si deseo usar otra, debo prescindir
de la anterior- Derek hablaba mientras abría lentamente sus ojos-
Estoy listo- Elliot asintió
-Aún siguen siendo cuatro personas que vuelan para llevar a 6
personas consigo- Sarah aunque ya no tan tímida con nosotros,
conservaba una delicadeza y prudencia en su voz
-Nos repartiremos- Habló Elliot- Derek, tú llevarás a Olivia y a
Cameron- Mi hermano y la parca asintieron y se acercaron al cupido-
Becca tú llevarás Sarah, oh y podrías llevar a Max- La pareja sonrío,
el hurón salió corriendo lejos de las manos de mi hermano y se
posicionó en el hombro de Sarah quien le hizo un mimo- Hermano…-
Adam giró en dirección hacia Elliot, pero sus ojos se veían vacíos
sólo asentía- tú llevarás a Cath y a Keith- La Ent y el hombre lobo
se situaron al lado del ángel. Esperen, eso quiere decir que…- Aaron,
tú irás conmigo.- Joder, me acerqué resignado hacia el arcángel.
-Listos, vamos a la terraza, allí emprenderemos el vuelo- Todos
seguimos a Elliot por unas escaleras.
Todos me preguntaban si no estaba cansado o adolorido subiendo las
escaleras, sólo quería gritarles que estaba embarazado, más no era
un muñeco de cristal
En cuanto llegamos cada uno volvió a posicionarse al lado de quién
los llevaría.
Becca dejó salir sus fuertes alas decoradas con colores rojos de
diferentes tonos y negro. Ver sus alas era como ver un volcán en
todo su esplendor
Adam extendió sus alas color blanco puro, repletas de plumas, que
fácil podrías pensar que son tan débiles como las plumas de un ave
mundana, pero en realidad son tan duras como el diamante, capaz de
cortar cualquier superficie.
Elliot a mi lado abrió sus alas, mucho más grandes y fuertes que las
de Adam al ya no ser un ángel sino un arcángel, no eran blancas como
las de su hermano, era de un color beige, se veían tan hermosamente
suaves, pero en realidad estaban echas del material más duro, afilado
y resistente que se puede encontrar en este planeta
Por último y lo que todos esperábamos era ver si Derek podría sacar
sus alas, el cupido cerró sus ojos para concentrarse de nuevo. Sus
hombros se tensaron, el cupido empezó a gritar al parecer de dolor,
quise intervenir pero todos me hicieron señas de que no lo hiciera,
supongo que ni siquiera el mismísimo Luke podría evitar el dolor al
cambiar la forma de su cuerpo. Tras un momento de su espalda
emergieron dos enormes alas, rasgando su camiseta a su paso. Todos
observamos sus alas con detenimiento por un momento
-¿Qué tal?- Dijo el pelirrosa con sudor perlando su frente. Becca
fue la primera en lanzar una risotada
-¿En serio, Derek, así cómo te tomaremos en serio? – Se reía la
dragona
El cupido se giró sobre su hombro para observar sus alas, al mirarlas
con detenimiento, lanzó un suspiro
-Joder…- Se quejó el pelirrosa
-¿Por qué coño elegiste a un COLIBRÍ?- Cath intentaba ocultar su
risa
-No pensé que este poder fuera tan volátil, simplemente estaba
pensando en qué color de alas quería y no lograba decidirme, luego
recordé que el colibrí tenía muchos colores en sus alas, pero fue un
solo pensamiento fugaz, al final quería tener las alas de un halcón,
pero creo que fue más fuerte el pensamiento del colibrí. – El cupido
se rascaba incómodo el cuello mientras sus alas se tensaban.
Los colores de sus alas brillaban al reflejar las luces lejanas de
las casas. Eran muy graciosas sus coloridas alas, pero a la vez eran
realmente majestuosas.
-No importa ya- Elliot trajo la seriedad de vuelta al grupo- Debemos
partir ahora, ¿todos listos?- Todos asintieron, cada uno tomando de
la mano o agarrando de la cintura a quien iban a llevar, incluso Max
se enroscó alrededor del cuello de Becca- Allá vamos…
Becca, Adam y Derek aletearon al tiempo creando una gran corriente
de aire mientras se elevaban, Elliot se acercó hacia mí, me tomó
desprevenido y me abrazó, sabiendo lo que se venía simplemente
enrosqué mis manos con fuerza alrededor de su cuello. El Arcángel
empezó a batir sus alas y pronto estábamos elevándonos lejos del
suelo.
-Es un poco difícil llevarte ahora- Susurró en mi oído el arcángel
mientras se reía suavemente
-si haces algún comentario sobre mi peso o sobre lo difícil que es
amoldar tu cuerpo al mío con mi abdomen de por medio, te juro que
en cuanto tenga poderes de nuevo las pagarás.- Le amenacé con sorna.
El arcángel se rio, su voz tan grave e imponente al reírse.
-Recuerdo la primera vez que volaste conmigo- dijo tras la risa-
recién habíamos empezado esta gran aventura, éramos tan sólo unos
críos y como aquella vez, estabas loco por mí, sólo que no lo
admitías.- Sacudió su cabello hacia la brisa con un egocentrismo
parodiado para hacerme reír- Y como aquella vez, sé que pronto serás
mío, Gritón…- El arcángel tomándome desprevenido, me dio un suave
beso en la mejilla, que calentó mi cuerpo a pesar de la fría brisa
a la altura que estábamos.
Tras eso no seguimos hablando, Los cuatro con alas volaban cerca
llevando a sus pasajeros, Derek se encargó de llamar a unas bandadas
de aves quienes siguieron las órdenes de su rey y ocultaron nuestro
escape, tapándonos. Así simplemente parecía la migración de un gran
grupo de aves. La verdad es que por momentos me reía al ver la
torpeza de Derek al ser su primera vez volando y lo gracioso que se
veía con sus alas de Colibrí que se batían a una velocidad
impresionante.
Pronto llegaríamos al pueblo del fuego, allí empezarían nuestros
planes, recuperaríamos a Luke, lo traeríamos de vuelta con nosotros.
No permitiríamos que el Aire se disipara entre nuestras manos. Los
cazadores no saben de los Elementales, pero cuando tomas a uno, te
arriesgas a la furia de todos.
NOTA DEL AUTOR:
Hola gritones, como ya sabéis, estuve un tiempo (Bastante largo)
muy ocupado con asuntos de la universidad, pero la buena noticia
es que ya estoy de vacaciones, por lo cual he tenido tiempo de
volver a actualizar y el otro semestre no será tan cargado
académicamente, por ende podré seguir actualizando. ¡ASÍ QUE
PODRÉIS SEGUIR DISFRUTANDO DE NUESTROS AMADOS ELEMENTALES!
En otros temas, como sabéis pasado mañana será navidad (Para los
mundanos) para nosotros hace dos días (21/Diciembre) celebramos el
SOLIDUM AQUA, así que aunque un poco tarde quería desearos que el
agua y las mareas os bendigan.
Por otro lado está EL CONCURSO POR DIVERSIÓN en el cual dejaré que
os encarguéis de darle el nombre al nuevo integrante de la
familia, aún no he decidido el sexo, lo haré en una aplicación al
azar, entonces no sabemos si es niña o niño, por ende, PODRÉIS
tener la posibilidad de darle el NOMBRE a EL NUEVO INTEGRANTE DE
LA FAMILIA, sólo debéis escribir en los comentarios si creéis que
será niña o niño y qué nombre os gustaría, el nombre más
imaginativo ganará y publicaré un pantallazo de éste en el
capítulo en el cual se produce el nacimiento (Aclaro que no he
confirmado si será en este libro)
Sin nada más que decir, agradezco mucho el apoyo que me brindáis y
quienes aún continuáis leyéndome tras tanta espera, en serio, os
lo agradezco un montón. Pronto estaré contestando vuestros
MENSAJES, así que si queréis escribirme, podéis hacerlo que pronto
estaré respondiendo vuestras dudas e inquietudes.
Si os gustó el capítulo no olvidéis VOTAR Y COMENTAR, estaré
leyéndoos a todos. Un abrazo gigante.
Los quiero Gritones.
PD: Agradezco a quienes me habéis mandado fotos de vuestros
Fanarts, son realmente hermosos, estáis llenos de talentos y
bendiciones de la luna.