Sei sulla pagina 1di 14

Derecho Financiero – Resumen de Fallos 1° parcial

Asociacion BENGHALENSI y otros C/ Ministerio de Salud y Accion Social – Estado Nacional s/ amparo
ley 16.986 (esta en la unidad II de derecho financiero y en la unidad III de Presupuesto)

Hechos:

Un grupo de entidades no gubernamentales que desarrollan actividades contra la epidemia del


Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, promovieron acción de amparo a fin de obligar al Estado
Nacional a cumplir con la asistencia, tratamiento, rehabilitación y suministro de medicamentos a los
enfermos que padezcan aquella dolencia. Contra la decisión de la Cámara que, al confirmar la del a quo
hizo lugar a lo solicitado, interpuso el Estado nacional recurso extraordinario. La Corte Suprema de
Justicia de la Nación, por mayoría, confirmó la sentencia apelada.

Puntos claves:

1. Si bien los gastos que demanda el cumplimiento de la ley de Lucha contra el SIDA 23.798 deben ser
solventados por la Nación y por las provincias, ello no supone que el Estado federal haya delegado la
responsabilidad del cumplimiento del mencionado régimen -en el caso, no se suministraron los
medicamentos en forma oportuna-, declarado expresamente de interés nacional (del dictamen del
procurador general que la Corte hace suyo).

2. Aunque los medicamentos para los enfermos de SIDA -de acuerdo a la ley de Lucha contra el SIDA
23.798 se distribuyan a través de los gobiernos locales, el Estado Nacional es el responsable del
cumplimiento de la ley frente a terceros, sin perjuicio de la responsabilidad que cabe a las jurisdicciones
provinciales o instituciones privadas (del dictamen del procurador general que la Corte hace suyo).

3. La responsabilidad del Estado, en su condición de autoridad de aplicación que diseña el plan de


distribución de los medicamentos para los enfermos de SIDA -ley de Lucha contra el SIDA 23.798, no se
agota con las entregas, sino que debe velar por su correcto cumplimiento, asegurando la continuidad y
regularidad del tratamiento médico (del dictamen del procurador general que la Corte hace suyo).

Fallo Campodónico de Beviacqua, Ana Carina c/ Ministerio de Salud y Acción Social - Secretaría de
Programas de Salud y Banco de Drogas Neoplásicas s/ Recurso de Hecho:

El 26 de junio de 1996 nace un niño cordobés llamado Adelqui S. Beviacqua con un grave
padecimiento en su médula ósea que disminuye sus defensas inmunológicas llamado enfermedad de
Kostman o neutropenia severa congénita cuyo tratamiento depende de una medicación especial cuyo
nombre comercial es Neutromax 300. Esta droga le fue suministrada sin cargo por el Banco Nacional de
Drogas Antineoplásicas dependiente del Ministerio de Salud y Acción Social hasta el día 2 de diciembre
de 1998, fecha en que ese organismo puso de manifiesto a sus padres que entregaba el fármaco por
última vez. Frente al peligro de la interrupción del tratamiento médico, la madre del actor interpone un
recurso de amparo que llega por la vía del recurso de hecho a la Corte Suprema. Tanto en primera
instancia como en la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba se condenó al Estado Nacional con el
Página 1 de 14
Derecho Financiero – Resumen de Fallos 1° parcial

argumento de que hacer recaer esta responsabilidad en la obra social o en la autoridad pública local
resultaba incompatible con las obligaciones primarias puestas a cargo del Estado Nacional como
"garante" del sistema de salud. Como dato de hecho es necesario aclarar que la obra social OSPEDYC. A
la que pertenece la actora se encontraba en convocatoria de acreedores y por esta razón la Asociación
de Clínicas y Sanatorios del Sur de Córdoba (ACLISA.) había suspendido el convenio que tenía con ella y la
entidad privada "Córdoba Farmacéutica Coop. Ltda." que a su vez había rescindido su contrato con esta
última, por lo que sus afiliados (entre ellos el actor) se encontraban sin la debida cobertura médica y
asistencial. En base a estos hechos la Corte Suprema de Justicia afirma que "el principio de actuación
subsidiaria que rige en esta materia se articula con la regla de solidaridad social, pues el Estado debe
garantizar una cobertura asistencial a todos los ciudadanos, sin discriminación social, económica, cultural
o geográfica (art. 1 ley 23661, y ello impone su intervención cuando se encuentra superada la capacidad
de previsión de los individuos o pequeñas comunidades... Frente a la actuación deficiente de la entidad
médica sindical, la situación de precariedad laboral y económica de la familia y el estado de extrema
urgencia que reviste el suministro del remedio requerido, es el Estado Nacional -mediante el ministerio
demandado- el que debe intervenir subsidiariamente para dar adecuada tutela a los derechos del
menor, sin perjuicio de que efectúe los trámites necesarios para lograr que esa asistencia sea realizada
de modo regular y efectivo por los organismos que correspondan -Del voto de la mayoría-".

Página 2 de 14
Derecho Financiero – Resumen de Fallos 1° parcial

Fallos unidad III - Presupuesto

Fallo Pietranera, Josefa y otros C. Gobierno Nacional:

HECHOS

Se decreta el desalojo del Gobierno nacional de un inmueble de propiedad de las actoras. Se


resuelve intimar a la Nación para que dentro del plazo perentorio de 10 días manifieste la fecha en que
va a desalojar el inmueble en cuestión. Esta resolución es la que motiva los agravios del Gobierno
nacional, que sostiene que ella contraría lo dispuesto por el art. 7° de la ley 3952, según el cual las
condenas contra la Nación tienen efectos meramente declarativos.

Cuestiones principales:

– Que la regla del art. 7° de la ley 3952 ha de entenderse en su significado cabal. Su propósito no es otro
que evitar que la Administración pública pueda verse colocada, por efecto de un mandato judicial
perentorio, en situación de no poder satisfacer el requerimiento por no tener fondos previstos en el
presupuesto para tal fin o en la de perturbar la marcha normal de la Administración pública. Desde ese
punto de vista, la norma aludida es razonable. Pero en modo alguno significa una suerte de autorización
al Estado para no cumplir las sentencias judiciales.

– Que en el caso de autos la legitimidad de arbitrar una prudente medida destinada a hacer cumplir la
sentencia aparece palmaria, ya que otra interpretación del art. 7° de la ley 3952, conduciría a ponerlo en
colisión con la aludida garantía constitucional de la propiedad.

– Resulta prudente la sentencia apelada que no fija plazo de cumplimiento, sino que requiere del
Gobierno nacional manifieste en qué fecha va a desalojar el inmueble, con lo que el intimado queda en
condiciones para tomarse el plazo razonable que corresponda; la advertencia final de que en caso de
silencio, el plazo de desalojo será fijado judicialmente no es sino el corolario lógico de la potestad de los
jueces de hacer cumplir sus decisiones en defensa del imperio del derecho.

Fallo ZOFRACOR S.A. C/ ESTADO NACIONAL S/ AMPARO:

Hechos:

La firma Zofracor S.A., concesionaria de la Zona Franca ubicada en la Provincia de Córdoba,


interpuso acción de amparo contra el Estado Nacional y solicitó la declaración de nulidad absoluta e
inconstitucionalidad del decreto 285/99 del P.E.N., de "necesidad y urgencia". Resultó adjudicataria de la
licitación de esa área franca y el 31 de julio de 1998 firmó el contrato de concesión, aprobado por el
MEyOSP, autoridad de aplicación de la ley 24.331. Cuando se hallaba a punto de iniciar sus actividades y
de concretar su plan de ventas se dictó el reglamento impugnado, por el cual se otorgó un tratamiento
especial a la Zona Franca La Pampa, situación que le causa daño y abre un interrogante sobre la
concreción de sus perspectivas de ingresos y gastos y de recupero de lo invertido. El decreto impugnado
Página 3 de 14
Derecho Financiero – Resumen de Fallos 1° parcial

concede a la Zona Franca La Pampa prerrogativas ausentes en la legislación aplicable a la materia o


prohibidas por ella, abarcando temas tributarios, aduaneros y de la seguridad. Adujo que este
reglamento era contrario a lo establecido en el art. 591 del Código Aduanero, de la ley 24.331 de Zonas
Francas y que, al versar sobre materia tributaria, el Poder Ejecutivo está impedido de dictarlo por el inc.
3° del art. 99 de la C.N. Además, expuso que resultaba lesivo de derechos adquiridos por concesionarios
de otras zonas francas del país, del principio de igualdad ante la ley, de la libertad de comercio y la libre
concurrencia (arts. 14, 16, 18 y 43 de la Carta Magna).

Cuestiones principales:

La ratificación legislativa de un decreto de necesidad y urgencia -en el caso, la del decreto 285/99
(Adla, LIX-B, 1527), que concede ciertas franquicias de índole fiscal a una zona franca situada en la
Provincia de La Pampa- carece de efectos retroactivos cuando la norma ratificada es insanablemente
nula en razón de su inconstitucionalidad original -violación al principio de legalidad en materia tributaria-
, por lo que su contenido, de ser compatible con los principios constitucionales, comienza a regir a partir
de dicha ratificación.

No obstante la nulidad insanable del decreto de necesidad y urgencia 285/99 (Adla, LIX-B, 1527),
en cuanto otorga ciertas franquicias de carácter fiscal a una zona franca situada en la Provincia de La
Pampa, por contrariar la prohibición expresa del art. 99 inc. 3° de la Constitución Nacional, su ratificación
por ley 25.237 (Adla, LX-A, 92) hace que aquél rija válidamente a partir de la entrada en vigencia de esta
última, pues resulta clara la intención del legislador de adoptar y conferir rango legal a las disposiciones
del citado decreto.

El decreto de necesidad y urgencia 285/99 (Adla, LIX-B, 1527), en cuanto concede ciertas
preferencias en materia tributaria a una zona franca situada en la Provincia de La Pampa, es
inconstitucional por no haber mediado una urgencia especial que tornara incompatible el trámite regular
previsto en la Constitución para sancionar las leyes ni razones de fuerza mayor o impedimento alguno
para la reunión de las cámaras del Congreso (del voto de los doctores Belluscio y Bossert).

Es insanablemente nulo el decreto de necesidad y urgencia 285/99 (Adla, LIX-B, 1527), que
concede a una zona franca de la Provincia de La Pampa ciertas franquicias aduaneras, impositivas y de la
Seguridad Social, pues traduce el ejercicio de atribuciones exclusivas del Congreso -arts. 4°, 17 y 75 incs.
1° y 2°, Constitución Nacional-, vedado al Ejecutivo por aplicación del principio de legalidad tributaria
aun en las condiciones excepcionales que podrían justificar el dictado de decretos de necesidad y
urgencia -art. 99 inc. 3°, Ley Fundamental- (del voto del doctor Boggiano).

Página 4 de 14
Derecho Financiero – Resumen de Fallos 1° parcial

Fallo Unidad VI - Crédito Público

Fallo Pablo Horvath v/Nación Argentina:

Hechos:

A raíz de la denegación de los reclamos deducidos por la actora, tendientes a obtener la


restitución de importes ingresados en concepto de la obligación instituida por la ley 23.256 que creó el
régimen denominado "ahorro obligatorio", el juez de primera instancia dejó sin efecto las resoluciones
administrativas impugnadas y ordenó el pago de la suma reclamada con su actualización desde el día del
depósito hasta el momento de la efectiva restitución, con más sus intereses. La Cámara revocó el
pronunciamiento y, en consecuencia, rechazó la demanda. Interpuesto recurso extraordinario federal, la
Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmó, por mayoría, el fallo apelado.

Cuestiones principales:

A los efectos de demostrar que la obligación tributaria que el Estado impone mediante el régimen
del llamado empréstito forzoso es inválida constitucionalmente, el contribuyente deberá probar su
carácter confiscatorio en forma concreta y circunstanciada conforme a la jurisprudencia de este Tribunal,
esto es que en el caso, se habría producido una absorción por parte del Estado de una porción sustancial
de su renta.

El régimen de “ahorro obligatorio”, instituido por la ley 23.256, resulta en principio -en un análisis
integral del instituto, y en orden a las impugnaciones del accionante-, válido desde el punto de vista
constitucional, pues el Congreso se encontraba facultado para establecerlo en virtud del inc. 2 del art. 67
de la Constitución Nacional (texto 1853-1860). Ello sin perjuicio de la posibilidad de que el contribuyente
demuestre que alguna cláusula en particular, en su concreta aplicación al caso, pudiera lesionar
determinada garantía consagrada en el texto constitucional.

Si se pretende respetar la entidad de empréstito forzoso, al propio tiempo, la ley que lo instituye
debe garantizar que el reintegro de las sumas ahorradas sea integral y que, además, contenga un interés
correspondiente a todo el lapso en el que las sumas han permanecido depositadas. Como ya se ha
establecido, el Estado ha asumido desde el inicio una relación jurídica compuesta por dos tramos
inescindibles y de características peculiares. No se compadece con esta unidad de obligación, tal como
fue concebida -empréstito forzoso-, que el Estado en una suerte de confusión, pretenda alterar los
términos de aquélla. (Disidencia del Dr. Petracchi).

El Congreso de la Nación, al establecer en la ley 23.256 la obligación de los contribuyentes


comprendidos en sus términos de aportar sumas de dieron a las cuentas estatales, tomando como base
para ello la capacidad económica resultante de la renta y el patrimonio de aquéllos, ha hecho uso de la
facultad que le otorga el art. 67 inc. 2 de la Constitución Nacional (texto 1853-1860) que lo autoriza a
“imponer contribuciones directas por tiempo determinado y proporcionalmente iguales en todo el
territorio de la Nación, siempre que la defensa, la seguridad común y bien general del Estado lo exijan”.

Página 5 de 14
Derecho Financiero – Resumen de Fallos 1° parcial

La ley 23.256 se ajusta al requisito de la temporalidad exigido por el citado precepto, toda vez que
dispuso que el régimen que instituyó tendría vigencia por dos períodos anuales.

El régimen de “ahorro obligatorio” se exhibe, en los términos en que fue concebido, como un
“empréstito forzoso” -expresión acuñada desde antiguo por la doctrina-, en tanto impone coactivamente
a los contribuyentes a cuyo respecto se configura la situación de hecho que la ley prevé la obligación de
depositar sumas de dinero en las cuentas estatales comprometiéndose el Estado a restituir esas sumas,
con un interés, del modo contemplado en el texto legal.

Página 6 de 14
Derecho Financiero – Resumen de Fallos 1° parcial

Fallos Unidad IX - Tasas y Contribuciones especiales

COMPAÑÍA QUIMICA S.A. V. MUNICIPALIDAD DE TUCUMAN:

Hechos:

La Corte revocó por inconstitucional la sentencia de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia


de Tucumán que rechazaba la demanda promovida contra la Municipalidad de San Miguel de Tucumán
por nulidad de acto administrativo y por inconstitucionalidad de la tasa municipal. Fundamentó la Corte
su decisión en que no habría existido un servicio concreto que se le hubiera prestado a Compañía
Química como contraprestación del cobro de la tasa impugnada.

Cuestiones principales:

1. La validez de las tasas, como las de todos los tributos, depende de un interés público que
justifique su aplicación.
2. La sola circunstancia de que el contribuyente carezca de un interés en el servicio estatal no basta
para eximirlo del pago de la tasa respectiva.
3. Al cobro de la tasa debe corresponder siempre la concreta, efectiva e individualizada prestación
de un servicio relativo a algo no menos individualizado (bien o acto) del contribuyente.
4. Resulta ilegitimo el cobro de la tasa que establece el art. 120 del Código Tributario Municipal
(ordenanza 229/77 de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán) para ser abonada por
cualquier actividad comercial, industrial y de servicios por las que se usen o aprovechen las obras
y demás prestaciones que hacen al progreso regular y continuo de la ciudad, en virtud de los
servicios municipales de contralor, seguridad, higiene, salubridad, moralidad y cualquier otro no
retribuido por un tributo especial, pero que provenga, asegure y promueve el bienestar general
de la población.
5. Las normas jurídicas son susceptibles de ser cuestionadas en cuanto a su constitucionalidad
cuando resultan irrazonables, en la inteligencia que la irrazonabilidad se configura cuando no se
adecuan a los fines cuya realización procuren o consagran una manifiesta iniquidad.
6. El art. 120 del Código Tributario Municipal (ordenanza 229/77 de la Municipalidad de San Miguel
de Tucumán) resulta irrazonable, toda vez que carga sobre aquellos contribuyentes que realizan
actividades comerciales, industriales o de servicios, la supuesta manutención de servicios públicos
indiscriminados que beneficiarían a toda la comunidad, consagrando así una manifiesta iniquidad.
7. El art. 120 del Condigo Tributario Municipal (ordenanza 229/77 de la Municipalidad de San Miguel
de Tucumán) ha desnaturalizado en forma indebida, las facultades estatales en la materia, al
impedirse a quienes se ven obligados a sostener económicamente la prestación de servicios
públicos cuya manutención especifica les exige en forma imperativa el ente municipal.

Página 7 de 14
Derecho Financiero – Resumen de Fallos 1° parcial

Fallo Nación Argentina v. ARENERA EL LIBERTADOR S.R.L:

Hechos:

Procede el recurso extraordinario cuando se interpone contra la sentencia definitiva del superior
tribunal de la causa que, en contra de lo sostenido por la apelante, reconoce su validez y aplicación de
normas de carácter federal y, por consiguiente, ha decidido en oposición a la postura asumida por la
recurrente en tanto esta afirma que la normativa cuestionada resulta contraria a la Constitución
Nacional y, asimismo, alude a la correcta inteligencia de algunas clausulas de la Carta Magna y de la ley
22.424 y las resoluciones del Ministerio de Economía Nos. 53/82 y 565/82 (Conforme art. 14, incisos 2º y
3º de la ley 48).

Cuestiones principales:

1. El término “impuesto”, utilizado en el artículo 16 de la Constitución Nacional, cabe interpretarse


en contraposición a “cargas públicas”, de modo que uno o los otros puedan (desde la óptica de la
ley fundamental) ser formas en que se hacen efectivas las “contribuciones”.
2. El artículo 67, inciso 2º), incluye la facultad de imponer contribuciones entre las atribuciones del
Congreso Nacional, quien las recibe como un desprendimiento de la soberanía, a los efectos de
crear las rentas necesarias a la vida de la nación.
3. El poder conferido al Congreso de la Nación por el art. 67, inciso 16), es el de proveer lo
conducente a la prosperidad del país, al adelanto y bienestar de las provincias y el progreso de la
ilustración; la enumeración de los fines que contiene es enunciativa.
4. Para caber dentro de la Constitución Nacional, el pago del peaje debe constituir una de las
contribuciones a las que se refiere el artículo 4º.
5. El peaje (constitucionalmente) es una contribución caracterizada por la circunstancia de que el
legislador la asocie a un proyecto suyo (de construcción, conservación o mejora), que identifica
con particular claridad, lo que por otra parte no choca sino que se adecua a los principios
constitucionales relacionados con la renta publica.
6. El peaje es para el usuario una contribución vinculada al cumplimiento de actividades estatales,
como puede serlo la construcción de una vía, o su mejora, ampliación, mantenimiento,
conservación, etc. Aun de vías preexistentes. Para el concesionario constituirá un medio de
remuneración de sus servicios.
7. En los hechos, puede concluir el peaje por ser sustancialmente similar al precio pagado por un
servicio, lo que no debe inducir por ello al error de considerarlo desde un punto de vista
meramente contractual.
8. Nuestra ley fundamental consagra el derecho a la libre circulación interior, pero no habla sobre la
exigencia de vías alternativas.
9. Es constitucional el peaje que no constituye un pago exigido por el solo paso, al modo de los
antiguos portazgos, con base desvinculada a los servicios u otras prestaciones que se practiquen a
favor del usuario, entre ellos, la construcción o el mantenimiento de la vía de transito en cuestión.

Página 8 de 14
Derecho Financiero – Resumen de Fallos 1° parcial

10. El constituyente ha querido evitar el dictado de normas mediante las cuales los estados
provinciales obstaculicen o alteren de algún modo el trafico en la republica, asi como ha
reservado a la Nación su regulación en la medida en que adquiera carácter interjurisdiccional.
11. La libertad de tránsito (art. 14 de la C.N.) solo puede verse afectada por medidas fiscales o
parafiscales cuando éstas tornen ilusorio aquel derecho, lo que no impide en modo alguno al
Estado establecer tributos que razonablemente requiera el sostenimiento de sus actividades y
repartir su carga de un modo que también, razonablemente, estime adecuado, y conforme al
artículo 16 de la C.N.
12. La ley 29.696 de Reforma del Estado, en su artículo 58, incorpora al artículo 1º de la ley 17.520, la
previsión de que la tarifa del peaje compensara la ejecución, modificación, ampliación o los
servicios de administración, reparación, conservación o mantenimiento de la obra existente y la
ejecución, explotación y mantenimiento de la obra nueva.
13. Cuando el mero uso del Canal Mitre, por parte de la demandada le ha resultado beneficioso ésta
no puede invocar un supuesto de detrimento económico en su perjuicio por una no probada
confiscatoriedad.
14. No es necesario que la ruta alternativa gratuita ofrezca las mismas ventajas que la onerosa.
15. De los artículos 9, 10, 11 y 12 de la ley fundamental surge con claridad meridiana que los
constituyentes vedaron explícitamente la posibilidad de imponer “derechos” cualquiera que sea
su denominación “que gravaran el mero trafico interprovincial y que, por su propia naturaleza
tuvieran como causa o razón justificativa del tributo la exteriorización de ese hecho”.
16. Los “derechos” prohibidos en los artículos 9, 10, 11 y 12 de la C.N. se vinculan con la categoría
conceptual de “impuestos”, de modo que esas clausulas constitucionales importan un
infranqueable valladar para el establecimiento de tributos de esa clase al tráfico interprovincial,
cualquiera fuese su monto, entidad o denominación.
17. Nada hay en el texto o en el espíritu de la C.N. que obste al establecimiento del “peaje”; pero, a la
luz de los preceptos constitucionales –artículos 9º a 12º-, solo será compatible con estos el peaje
que, con rasgos que lo aproximan a las tasas y lo alejan decisivamente de los impuestos, se
corresponda siempre a la concreta, efectiva e individualizada prestación de un servicio o
realización de una obra.
18. La “vía alternativa” es irrelevante cuando el peaje es solo un nomen que encubre un verdadero
impuesto al tránsito, que la prohibición consagrada por los artículos 9º a 12 de la C.N. no podría
ser obviada por la existencia de rutas fluviales o terrestres de curso semejante a la vía afectada
por el tributo.
19. Es inconducente, a los fines de desacreditar la inconstitucionalidad del peaje, la mera
demostración de la inexistencia de una vía alternativa, puesto que la C.N. solo prohíbe el
establecimiento de impuestos al tránsito, mas no impone, ni expresa ni implícitamente, la
existencia de vías alternativas a aquellas en las que se cobra peaje.

Página 9 de 14
Derecho Financiero – Resumen de Fallos 1° parcial

Massalin Particulares S.A. c. Provincia de Tierra del Fuego (Fallos 329:792):

Un fabricante y comercializador de cigarrillos, promovió demanda de inconstitucionalidad del


inc. 5° del punto 4° del art. 9 de la ley 440 de Tierra del Fuego, incorporado a esa legislación por el art.
4de la ley 566, en cuanto establece una tasa retributiva de servicios de verificación de legitimidad
y origen de cigarros y cigarrillos que ingresen al territorio provincial con destino al consumo de
la población. Cuestiona el tributo por considerar que no retribuye ningún servicio sino que constituye un
impuesto interno adicional al consumo de cigarrillos, que se destina a un fondo creado para
el financiamiento de una obra pública, importando un derecho de tránsito prohibido por el art. 11 de la
Constitución Nacional. La Corte Suprema admite la demanda y declara la inconstitucionalidad del tributo
cuestionado.

Hechos importantes:

1. Es inconstitucional el art. 4 de la ley 566 de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del
Atlántico Sur ya que, al establecer una tasa retributiva deservicios de verificación de legitimidad y origen
de cigarros y cigarrillos que ingresen al territorio provincial con destino al consumo de la población,
genera una superposición de actividades porque esos controles son realizados en forma efectiva por la
autoridad federal aduanera en el marco de la ley 19.640, con competencia exclusiva y excluyente a ese
efecto (arts. 9 y 126, Constitución Nacional).

2. La tasa retributiva de servicios de verificación de legitimidad y origen de cigarros ycigarrillos que


ingresen al territorio provincial con destino al consumo de la población, creada por el art. 4 de la ley 566
de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, avanza sobre un ámbito de
competencia exclusiva del Estado Nacional, cual es la verificación del ingreso de los productos al área
aduanera especial creada por la ley 19.640 y por esa razón debe ser privada de validez por el principio de
supremacía federal contenido en el art. 31 de la Constitución Nacional.

3. Resulta formalmente procedente la vía prevista en el art. 322 del Cód. Procesal Civil y Comercial de la
Nación para cuestionar la constitucionalidad de un impuesto provincial —en el caso, tasa retributiva de
servicios de verificación de legitimidad y origen de cigarros y cigarrillos que ingresen al territorio de
Tierra del Fuego con destino al consumo—, pues la demanda no tiene carácter consultivo ni importa una
indagación especulativa sino que responde a un caso contencioso con el alcance del art. 2 de la ley 27 , al
procurar precaver los efectos de actos a los que atribuye ilegitimidad y lesión al régimen constitucional
federal.

4. Es competente la Corte Suprema de Justicia de la Nación para tramitar en instancia originaria la


demanda mediante la cual se pone en tela de juicio una ley provincial —en el caso, crea una tasa
retributiva de servicios de verificación de legitimidad y origen de cigarros y cigarrillos que ingresen al
territorio de Tierra del Fuego con destino al consumo— por ser contraria a la Ley de Coparticipación
federal de Impuestos y a principios y garantías de la Constitución Nacional, pues ello asigna naturaleza
federal a la materia sobre la que versa el pleito en tanto lo medular del planteo remite a desentrañar el

Página 10 de 14
Derecho Financiero – Resumen de Fallos 1° parcial

sentido y los alcances de las normas federales, cuya adecuada hermenéutica es esencial para la solución
de la controversia. (Del dictamen del Procurador General que la Corte hace suyo).

5. Uno de los supuestos en que procede la competencia originaria de la Corte Suprema de Justicia de la
Nación prevista en los arts. 116 y 117 de la Constitución Nacional y 24,inc.1°, del decreto-ley 1285/58, se
da cuando es parte una provincia y la acción entablada tiene un manifiesto contenido federal, esto es, en
los casos en que la
pretensión se funda directa y exclusivamente en prescripciones constitucionales, entratados con las
naciones extranjeras y en leyes nacionales, de tal suerte que la cuestión federal es la predominante en la
causa. (Del dictamen del Procurador General que la Cortehace suyo).

Laboratorios RAFFO SA C/ MUNICIPALIDAD DE CORDOBA:

Hechos

El Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de Córdoba rechazó el recurso de casación incoado


por un laboratorio y, en consecuencia, confirmó la sentencia de la instancia anterior, que había ratificado
la legitimidad de la “Contribución que incide sobre el Comercio, la Industria y las Empresas de Servicios”
exigida por la Municipalidad de la Ciudad de Córdoba por los períodos enero de 1995 a abril de 2000.
Disconforme, la accionante interpuso el recurso extraordinario federal que, denegado, motivó la queja. A
tal efecto, subraya que la contribución es inconstitucional, tanto si se la considera una tasa como si se la
analiza como un impuesto. Respecto del primer supuesto, sostiene que no podría exigirse a aquellos
contribuyentes que carecen de presencia física en el ejido municipal, como ocurre en su caso. En cuanto
a si el mentado tributo es visto como impuesto, resultaría contrario al régimen de coparticipación
federal y el “Pacto Fiscal para el Empleo, la Producción y el Crecimiento”. La Corte Suprema de Justicia
de la Nación declaró procedente el recurso y revocó la sentencia apelada.

Puntos más importantes:

1 – Corresponde revocar la sentencia que confirmó la legitimidad de la “Contribución que incide sobre el
Comercio, la Industria y las Empresas de Servicios” exigida por la Municipalidad de la Ciudad de Córdoba
a un laboratorio —que carece de local, depósito o establecimiento en ese territorio—, pues, definida su
naturaleza de tasa, la postura municipal para fundar su pretensión tributaria —”que el tributo se refiere
a una serie de servicios que no deben considerarse en forma aislada sino conjuntamente y cuyo objetivo
es que las actividades lucrativas lo sean en forma ordenada, pacífica, segura y con mutuo respeto a los
derechos de cada uno”— es contraria a un requisito fundamental respecto de éstas, como es que a su
cobro debe corresponder siempre la concreta, efectiva e individualizada prestación de un servicio
referido a algo no menos individualizado (bien o acto) del contribuyente. (Del dictamen de la
Procuradora Fiscal que la Corte hace suyo. La doctora Argibay formula como excepción la cita del
precedente “Mexicana de Aviación” de 26 de agosto de 2008)

Página 11 de 14
Derecho Financiero – Resumen de Fallos 1° parcial

2 – La “Contribución que incide sobre el Comercio, la Industria y las Empresas de Servicios” (CCIES) —art.
167 del Código Tributario de la Municipalidad de la Ciudad de Córdoba— no puede calificarse como
impuesto, pues el legislador local diseñó el presupuesto de hecho adoptado para hacer nacer la
obligación de pago tomando en cuenta la prestación a los particulares de ciertos servicios comprendidos
en una serie de actividades estatales que allí enumera, de forma no taxativa, y la mención de las
actividades gravadas, seguida de los términos “en virtud de los servicios municipales” no puede ser
entendida como una redacción descuidada o desafortunada del legislador, sino que la sucesión entre
ambos indica que la intención fue retribuir estos servicios mediante esa contribución, exhibiendo así la
vinculación directa entre hecho imponible —desarrollo de una actividad estatal que atañe al obligado—
y una obligación tributaria extraña a la especie impositiva. (Del dictamen de la Procuradora Fiscal que la
Corte hace suyo. La doctora Argibay formula como excepción la cita del precedente “Mexicana de
Aviación” de 26 de agosto de 2008

3 – A los fines de la definición legal del hecho imponible de la “Contribución que incide sobre el
Comercio, la Industria y las Empresas de Servicios”, contenida en el art. 167 del Código Tributario de la
Municipalidad de la Ciudad de Córdoba, no corresponde concluir que aquélla opera como tasa o como
impuesto según la modalidad de prestación de la actividad sobre la que recaiga el tributo, pues, la
diferencia entre tasa e impuesto queda indubitablemente determinada por la existencia o no —en sus
respectivos presupuestos de hecho— del desarrollo de una actividad estatal que atañe al obligado, razón
por la cual los diferentes modos bajo los cuales los contribuyentes desempeñen sus actividades no
causan mutación en la naturaleza jurídica del tributo, establecida por el legislador en ejercicio de sus
facultades constitucionales propias y exclusivas —arg. arts. 42, 52, 17, 52, 75 incs. 12 y 22, 99 inc. 32 y
121 de la Constitución—. (Del dictamen de la Procuradora Fiscal que la Corte hace suyo. La doctora
Argibay formula como excepción la cita del precedente “Mexicana de Aviación” de 26 de agosto de
2008)

4 – La tasa es una categoría tributaria derivada del poder de imperio del Estado, que si bien posee una
estructura jurídica análoga al impuesto, se diferencia de éste por el presupuesto de hecho adoptado por
la ley, que consiste en el desarrollo de una actividad estatal que atañe al obligado y que, por ello, desde
el momento en que el Estado organiza el servicio y lo pone a disposición del particular, éste no puede
rehusar su pago aun cuando no haga uso de aquél, o no tenga interés en él, ya que el servicio tiene en
mira el interés general. (Del dictamen de la Procuradora Fiscal que la Corte hace suyo. La doctora
Argibay formula como excepción la cita del precedente “Mexicana de Aviación” de 26 de agosto de
2008)

5 – La distinción entre impuestos y tasas no es meramente académica, sino que desempeña un rol
esencial en la coordinación de potestades tributarias entre los diferentes niveles de gobierno, a poco
que se advierta que el art. 9, inc. b), de la ley 23.548 excluye a las tasas retributivas de servicios
efectivamente prestados de la prohibición de aplicar gravámenes locales análogos a los nacionales
distribuidos.

Página 12 de 14
Derecho Financiero – Resumen de Fallos 1° parcial

Empresa Pesquera de la Patagonia c/Tierra del Fuego

La CSJN analizó la constitucionalidad de la tasa de verificación de procesos productivos tipificada


en el art. 3° de la ley tarifaria de la Provincia de Tierra del Fuego. Si bien reconoce que la tasa en cuestión
encuadra prima facie en el concepto de tasa y que dicha Provincia tiene la facultad para exigirla, la
CSJN declara su invalidez constitucional porque al establecer la ley tarifaria que la base imponible será
el valor FOB de salida que figure en el permiso de embarque cumplido, está instaurando un derecho de
exportación antes que una tasa de verificación de servicios cumplidos por la autoridad de aplicación, que
en tal carácter no podría ser creado por una provincia sin lesión al sistema federal consagrado en la
Constitución porque opera en la práctica como un tributo que grava la exportación (artículo 75, inciso 1°
de la Constitución Nacional).

Primera cuestión (sobre el proceso), la Corte Suprema accede ingresar en el tratamiento de la


“acción declarativa de inconstitucionalidad”, bajo la breve argumentación de que “la demanda deducida
constituye la vía idónea para suscitar la intervención de este Tribunal, pues no se trata de dar solución a
una hipótesis abstracta sino que procura precaver los efectos de la aplicación de la ley tarifaria provincial
a la que la empresa actora atribuye ilegitimidad y lesión al régimen constitucional federal, a la par que
fijar las relaciones legales que vinculan a las partes en el conflicto (…). En efecto, al fundarse la presente
acción en la interpretación de una ley local, su confrontación con normas constitucionales y con las
disposiciones nacionales pertinentes es del todo relevante para la solución del caso” (Considerando 2º).
Sin embargo, el Máximo Tribunal omite ex profeso expedirse sobre los argumentos vertidos por la
Procuración General en su dictamen del 29 de mayo de 2013, donde remite a su dictamen emitido en
autos “Glaciar Pesquera S.A.”, donde había sostenido la inexistencia de un “acto en ciernes”, lo que
conllevaba al rechazo de la acción. De ello puede colegirse que la Corte Suprema tenía interés en dictar
sentencia.

Segunda cuestión (sobre las facultades de la Provincia), el Alto Tribunal considera que la Provincia
de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur “tiene facultades suficientes para imponer tasas
retributivas de servicios a las empresas que operan en la zona implicada, en el marco de la verificación
de las actividades que desarrollan según ese régimen promocional”, inmediatamente establece la
limitación “siempre que se respete el presupuesto de reserva de ley, la naturaleza de la tasa y con la
salvedad de que se retribuyan servicios efectivamente prestados” (Considerando 7º). La sentencia a
continuación trata cada uno de esos puntos sobre la debatida Tasa del Servicio de Verificación de
Procesos Productivos.

Tercera cuestión (principio de reserva de ley), en pocos renglones la Corte Suprema descarta la
impugnación de la empresa, indicando “el principio de legalidad enunciado se cumple en la especie con
el dictado de la ley provincial 854” (Considerando 9º).

Página 13 de 14
Derecho Financiero – Resumen de Fallos 1° parcial

Cuarta cuestión (sobre la base imponible), aquí está el nudo del fallo. El Máximo Tribunal sostiene
que la Tasa del Servicio de Verificación de Procesos Productivos “encuadra prima facie en el concepto de
tasa”, párrafo de por medio, expresa “[n]o obstante lo expresado, seguidamente al fijar la base
imponible para la determinación de la tasa, lo hace conforme a un parámetro: ‘el valor F.O.B. de salida
que figure en el permiso de embarque cumplido’, que remite concretamente a una acción ulterior al
proceso productivo de que se trata y que puede o no darse, que es la exportación del producto”
(Considerando 12º). De ello extrae que “es la exportación de la mercadería lo que en realidad genera el
nacimiento de la obligación tributaria, en vez de exigirla en función de procesos técnicamente anteriores
a ese hecho” y luego agrega la novedosa idea de “hecho imponible real” (Considerando 13º).

Quinta cuestión (sobre la finalidad de la tasa), en directa relación con la cuestión anterior, el Alto
Tribunal expresó que “[e]l quehacer de la administración provincial que la tasa solventaría es idéntico y
en consecuencia debería ser ajustado, si existiese, de acuerdo a una única pauta fijada según el trabajo
que se realiza”(Considerando 16º) y más aún “no se advierte cuál es la razón por la cual se estableció
como parámetro de la tasa el valor FOB de salida y no otro modo de cálculo de la base imponible
referido concretamente a los costos que genera la prestación del servicio que se pretende solventar”
(Considerando 14º, el resaltado me pertenece). Adicionalmente, considera que “la tasa debería abonarse
sin excepción, más allá de que se produzca o no la exportación de los productos. Más aún, en el
supuesto de que la mercadería no llegara a exportarse, no habría monto a ingresar” (Considerando 14º).

Sexta cuestión (sobre las aduanas interiores), la Corte Suprema determina que la Provincia “está
instaurando un derecho de exportación antes que una tasa de verificación de servicios cumplidos”.

Séptima y última cuestión (sobre el principio de igualdad), respecto de las diferentes alícuotas (2%
sobre exportaciones al territorio continental y 3% sobre exportaciones a otros países), el Alto Tribunal
sostiene que “frente a supuestos procesos de verificación análogos, se fijan tasas diferenciales sin una
justificación razonable que lo sustente”, añadiendo “[e]l servicio que debería justificar el ingreso de la
tasa es el mismo, por ello no se advierte razón para establecer porcentajes distintos según el destino”
(Considerando 16º).

La motivación del presente comentario es entender la naturaleza de la tasa en la concepción de la


Corte Suprema y sus posibles implicancias sobre otras tasas. Muchas jurisdicciones han establecido tasas
tomando como base imponible los ingresos brutos de las empresas, cabe preguntarse entonces si el
Máximo Tribunal ha querido decir algo más en su sentencia. Quizás, solapadamente ha dejado entrever
su opinión sobre un posible planteo al respecto.

Página 14 de 14