Sei sulla pagina 1di 25

EL LIBRO DE TEXTO

Aproximación desde la Estilística funcional e identificación de sus


componentes

Isabel Borja Alarcón


Profesora Facultad de Ciencias y Educación

Este artículo consta de dos acápites. En el primero, se realiza una aproximación al 
libro de texto desde la Estilística funcional, corriente lingüística que se ocupa de las 
variaciones estilísticas de los textos en relación con el contexto enunciativo y con la 
intención comunicativa del autor y se presenta una sintética alusión a cómo, en distintas 
etapas del desarrollo de la pedagogía, se ha entendido el papel del libro de texto en el 
marco de la puesta en marcha del proceso docente educativo. En el segundo acápite, la 
referencia es a los componentes del libro de texto.

El   libro   de   texto   es   el   medio   educativo   al   que   se   recurre   con   mayor 

frecuencia en las instituciones educativas colombianas y, en muchas ocasiones, el 

elemento   a   través   del   cual   el   estudiante   puede   solucionar   diversas   de   las 

dificultades que se le representan con respecto a disponibilidad de información 

académica; además, para un amplio sector de la población, el libro de texto es un 

elemento  a  través  del  cual  los padres  de  familia  pueden  conocer aspectos del 

trabajo estudiantil y, en no pocas ocasiones, involucrarse en él.  Puede afirmarse, 

también, que los profesores, con alguna frecuencia, cuentan con el libro de texto 

como medio de consulta. Por su importante papel en la vida escolar; es necesario 

develar   las   particularidades   de   este   medio   educativo,   de   tal   manera   que   su 

creación y utilización encuentre en el reconocimiento de las mismas un punto de 
apoyo   que     permita   que   los  libros  de   texto   cada   vez  respondan   de   una   mejor 

manera a las necesidades sociales. 

1. CARACTERIZACIÓN ESTILÍSTICA FUNCIONAL DEL LIBRO DE TEXTO

El libro de texto revela las características generales de los textos escritos y, 

de manera particular, las de los textos escritos que desempeñan funciones en el 

ámbito escolar. 

Desde la perspectiva de la Estilística funcional, Dubsky (1975) clasifica los 

textos en  coloquiales,  profesionales  y  artísticos  y los caracteriza de la siguiente 

manera: los textos  coloquiales  usan medios expresivos que implican la relación 

entre   interlocutores,   la   estrecha   vinculación   entre   comunicación   y   situación 

comunicativa,   la   existencia   de   enunciados   incompletos,   el   uso   frecuente   de 

deícticos   y   de   oraciones   unimembres;   los   textos  profesionales  son   formas   de 

expresión orientadas a enunciar ideas exactamente definidas, cuya función es la 

informativa o apelativa y que usan léxico especializado, en ellos se  distinguen las 

formaciones estilísticas especiales propias o de vulgarización; las propias pueden 

ser teóricas (su estilo es el de enunciados científicos)  o  prácticas (su estilo es el 

de   enunciados  administrativos,  comerciales,  jurídicos,  etc.);   los  textos  artísticos 

que cumplen la función estética de la comunicación verbal y que recurren a figuras 

literarias. Con respecto a la clasificación tipológica propuesta por Dubsky (1975), 

la   autora   de   este   artículo   considera   que   los   rasgos   estilísticos   señalados   para 

cada tipo de texto no son todos elementos diferenciadores; por ejemplo, puede 
haber oraciones unimembres tanto en el texto coloquial como en el científico y en 

el estético; igual sucede con los deícticos; además, una idea exactamente definida 

–concepto que el autor no especifica­ puede expresarse en el texto científico, en el 

coloquial y en el artístico.

 Desde la perspectiva de la pragmática, Maingueneau (1984) señala que no 

es   posible   determinar   una   clasificación   estilística   de   los   discursos   porque   las 

tipologías   son   especificadas  por  los   infinitos  factores  de   variación   espaciales   y 

temporales;   consecuentemente,   señala   que   no   se   encuentran   elementos 

generalizables   para   definir   tipologías   válidas.   Por   ello,   declara   que   cada 

investigador   puede   proponer   caracterizaciones   tipológicas   de   los   discursos,   de 

conformidad con las necesidades de sus investigaciones. La autora de este escrito 

considera que la formulación de Maingueneau (1984), al diluir las características 

de un texto en un universo calificado como incomprensible por diverso, niega la 

posibilidad de acceder a los textos como objeto de conocimiento.

Por su parte, en una línea diferente a la anterior, Shishkova y Popok (1989) 

señalan   la   necesidad   de   tener   en   cuenta,   para   proponer   clasificaciones 

tipológicas,   además   de   las   cualidades   del   estilo,   los   factores   extralingüísticos. 

Ellas consideran que a cada una de las cinco las esferas de la actividad humana le 

corresponde un estilo funcional que lleva el nombre de la esfera respectiva;  así, 

formulan la existencia de cinco estilos: el científico, cuyo propósito es dar cuenta 

del desarrollo de la ciencia, en cumplimiento de su función informativa; el oficial, 

que dirige y regula la actuación de los miembros de la comunidad, al desempeñar 
su   función   directiva;   el  publicista,   que   cumple   función   de   propaganda   y   cuyo 

propósito es convencer de una idea o de un sistema de ideas; el  literario, que 

tiene   una   función   estética,   a   través   del   cual   se   busca   que   el   interlocutor 

comprenda las imágenes estéticas por medio de las cuales se recrea la realidad, 

y,   el  coloquial,   que   se   usa   para   establecer   la   comunicación   cotidiana.   Con 

respecto   al  estilo   funcional  científico,   que   nos   interesa   para   efectos   de   la 

caracterización de los libros de texto, Shishkova y Popok (1989) indican que este 

contiene  tres subestilos:  el    propiamente  científico, cuyos géneros son,  entre 

otros, el artículo, el informe, la monografía, la tesis, el de divulgación científica, a 

través del cual se propagan los logros científicos y que comprende, además de 

otros géneros, los  manuales escolares1  y el  subestilo científico­administrativo 

entre   cuyos   géneros   están   la   documentación   científica,   las   instrucciones   y   las 

cartas­patentes. La  autora  de  este  artículo  conceptúa  que  esta  clasificación de 

Shishkova  y Popok (1989), que propone  diferenciar un  mayor número  de  tipos 

textuales, posibilita identificar, de una manera más precisa, comparativamente con 

Dubsky (1975), las tipologías textuales pues contempla con claridad la gama de 

esferas de la actividad humana, que son el ámbito de existencia de los textos; sin 

embargo, esta autora considera que   el artículo, el informe, la monografía y la 

tesis2  no son géneros del  subestilo puramente científico  sino del de divulgación 

1 ‘Manual escolar’ es expresión equivalente a ‘libro de texto’; aunque ‘libro de texto’ puede ser catalogada 
como pleonasmo, hacemos uso de ella porque  en el contexto colombiano, es la expresión que se utiliza para 
nombrar el libro que contiene la materia de enseñanza de un grado de escolaridad específico y que se escribe 
con fin didáctico.
2 ‘Tesis’ en el sentido de trabajo de doctorado. 
científica puesto  que a través de ellos se propagan los logros científicos.

Si   entendemos   que   las   distintas   esferas   de   la   actividad   humana 

comprenden   y   hacen   posible   los   discursos,   al   mismo   tiempo   que   estos   las 

viabilizan, la clasificación de  Shishkova y Popok (1989) aporta a la comprensión 

de los textos  como discursos, que no son elementos estáticos en una esfera de la 

actividad   humana   exclusiva,   sino   entidades   dinámicas   que   pueden   operar   en 

distintas esferas gracias a la enunciación. No obstante, la autora de este texto 

propone modificación a la propuesta tipológica de Shishkova y Popok (1989), en  

dos   sentidos;  el   primero  consiste   en   considerar,   en   el  estilo   funcional 

científico,  en   vez   del   subestilo  propiamente   científico,   el   subestilo   de  la  

creación científica3 cuya función es servir a los efectos de dicha creación y cuyos 

géneros son tan variables como lo son las convenciones para dicha creación; y, el  

segundo consiste en comprender en el subestilo de divulgación científica, entre 

otros   géneros,   el   artículo,   el   informe,   la   monografía,   la   tesis   y   los  manuales  

escolares. 

Los  libros de texto  son, como lo señalan  Shishkova y Popok (1989), un 

género   del   subestilo   de   divulgación   científica   del   estilo   funcional   científico;   se 

escriben para que sirvan de apoyo al proceso docente educativo. En un trabajo de 

enseñanza aprendizaje de una materia de estudio, el libro de texto puede ser el 

3 Entendiéndose creación tal como la definen Rosental y Iudin (1981, 91): “Actividad humana que produce 
valores materiales y espirituales cualitativamente nuevos. La creación constituye una facultad del hombre 
surgida gracias al trabajo, la cual le permite formar una  nueva realidad con el material que tiene a su alcance 
(basándose  en el conocimiento de las  leyes  del  mundo objetivo) para  dar satisfacción  a sus  necesidades 
sociales”.
medio utilizado, o uno de los medios, constituyéndose en uno de los componentes 

del proceso docente educativo; al respecto, se profundiza a continuación.

Con   la   creación   de   la   escritura,   el   texto   escrito,   al   tiempo   que   era 

instrumento   de   registro,   se   convirtió   en   medio   de   enseñanza.   Konstantinov, 

Medinskii y Shabaiev4 (1974, 13) señalan, al describir la educación en el periodo 

de la descomposición de la sociedad primitiva, que

“(...) en el México antiguo las personas cultas eran liberadas del trabajo 

físico   y   estudiaban   en   un   lugar   especial   aspectos   que   eran 

desconocidos   para   los   hijos   de   las   personas   humildes   (digamos: 

inscripciones pictográficas, observaciones sobre las estrellas, control de 

las plazas...).”

De la cita anterior, se puede inferir que los caracteres rudimentarios de 

la   escritura fueron materia de estudio en la naciente escuela mexicana que 

congregaba a los hijos de la élite.  

En el siglo XII, en Europa el surgimiento de las escuelas musulmanas 

hizo posible el conocimiento de obras de la antigüedad escritas en árabe; entre 

tanto, las escuelas eclesiásticas católicas únicamente utilizaban textos escritos 

en latín, lengua ya sólo escrita y cuyo contenido era asequible a los maestros, 

no a los estudiantes. 

En el Renacimiento, nació la imprenta y tomó auge la escritura de libros 

4  Para   el   recorrido   por   las   principales   tendencias   educativas   seguimos   la  Historia   de   la   pedagogía,   de 
Konstantinov, Medinskii y Shabaiev (1974)
en las lenguas natales de muchos pueblos y cuyo contenido se refería a las 

diversas disciplinas. En esa época, varios autores se refieren a los libros como 

medio de enseñanza; entre ellos, Tomas Moro, en  Utopía, libro publicado en 

1516,  Johann Amos Comenius en Didáctica Magna, obra que data de 1632, y 

Jean­Jacques Rousseau  en Emilio, texto publicado en 1762. 

La importancia que concede Johann Amos Comenius5 al uso del libro de 

texto   como   medio   educativo   está   asociada   a   su   comprensión   del   método 

intuitivo   que   formuló   teóricamente,   con   fundamento   en   una   orientación 

filosófica sensualista y partir de su conocimiento teórico y práctico. Él señaló 

como   necesario   que   el   estudio     empezará   por   la   aproximación   concreta   al 

fenómeno   u   objeto   y   no   por   la   explicación   verbal;   conceptuó   que,   si   esa 

percepción  no era posible, debía hacerse a través de ilustraciones; con esto, 

enfatizó   en   el   papel   de   las   ilustraciones   en   los   libros   para   la   enseñanza. 

Consecuentemente   con   su   formulación,   escribió   dos   libros   de   texto:  Janva  

Linguarum   Reserata  (Puerta   abierta   de   las   lenguas),   en   1631,   y    Orbis  

Sensualium Pictius (El mundo de las cosas sensibles en imágenes), en 1679. 

Comenius, también, explicitó la necesidad de que el estudio fuera consciente, 

en   oposición   a   las   posiciones   que   clamaban   por   la   memorización;   además, 

resaltó   la   importancia   de   que   los   estudiantes,   ayudados   por   el   profesor, 

comprendieran la relación entre lo que aprendían y la vida cotidiana. Planteó la 

pertinencia   de   ordenar   secuencialmente   la   materia   de   enseñanza,   creó   el 

5 Johann Amos Comenius (1592­1670)
sistema   de   clases   por   grados   de   enseñanza,   presentó   propuestas   para   la 

planeación   y   ejecución   de   las   clases,   dedicando   en   ellas   tiempo   a   las 

preguntas a los alumnos, la explicación por parte del profesor y la ejercitación; 

señaló   la   necesidad   de   que   cada   clase   tuviera   definido   su   objetivo   y   su 

contenido,   y   de   que   el   maestro   se   ocupara   de   que   todos   los   estudiantes 

participaran y mantuvieran la disciplina; hizo sugerencias claras con respecto a 

la evaluación del aprendizaje y señaló la necesidad de la puntualidad. Concibió 

teóricamente   los   libros   de   texto   como   medio   de   enseñanza   y   definió   como 

características   necesarias   de   estos:   el   contenido   suficiente   y   preciso,   sin 

detalles innecesarios, la presentación secuencial del contenido y el uso de un 

lenguaje  claro  y  sencillo  asequible   a   los  estudiantes.  También,  reconoció   la 

necesidad de enseñar teniendo en cuenta la edad y el desarrollo de los niños. 

La   autora   de   este   escrito   considera   que  Comenius,  al   identificar  la   relación 

entre   la   materia   de   estudio   y   la   vida   cotidiana,   al   referirse   al   objetivo,   al 

contenido o materia de estudio, a la forma de organización durante la clase, a 

los   medios   y   a   la   evaluación   y   al   comprender   que   el   medio   es   el   soporte 

material   del   método,   aportó   bases   fundamentales   para   la   comprensión   del 

proceso docente educativo.

Por su parte, Jean­Jacques Rousseau6 señaló la necesidad de educar al 

hombre burgués alejado de la sociedad, en la naturaleza, y concibió la idea de 

que los hijos de los trabajadores no necesitaban ser así educados, porque la 

6 Jean­Jacques Rousseau (1712­1778)
vida misma los educaba. Los libros de texto no tenían lugar en la formación 

inicial del burgués, desde la perspectiva de Rosseau; sin embargo, participó en 

la escritura de La Enciclopedia, obra  orientada por Diderot. La autora de este 

artículo considera que los planteamientos de Rousseau implican un retroceso 

en las conceptuaciones que ya se habían formulado con respecto al proceso 

de enseñanza y al libro como un medio del mismo.

El materialista francés Denis Diderot7 dirigió a un grupo de intelectuales 

burgueses de la Francia del siglo XVIII para la escritura de La Enciclopedia de  

las ciencias, las artes y los oficios. Diderot señaló la importancia de considerar, 

en   la   educación,   las   diferencias   naturales   de   las   personas   y   el   derecho   de 

todos a la instrucción y el carácter liberador de la misma. La Enciclopedia, que 

jugó un papel muy importante en la gestación de la Revolución Francesa, es el 

primer libro que encontramos explícitamente documentado como elaborado por 

varios  autores  bajo   la   dirección   de  una   persona.  Por  los  planteamientos  de 

Diderot, y por su obra, se puede inferir que el libro de texto era un medio de 

enseñanza al cual se le concedía importancia como apoyo para  una propuesta 

de formación que permitiera superar las diferencias sociales instauradas.

Johann Heinrich Pestalozzi8 escribió Cómo Gertrudis enseña a sus hijos, 

entre otros textos. Formuló, como objetivo de la educación, el desarrollo de 

todas las fuerzas naturales y las capacidades; concibió como necesario, para la 

7 Denis Diderot (1713­1784)
8 Johann Heinrich Pestalozzi (1746­1827)
formación armónica de la persona, que en la enseñanza elemental se incluyera 

la educación física, la laboral, la moral, la estética y la intelectual; señaló la 

importancia   del   trabajo   en   la   educación   y   el   desarrollo   humano;   realizó 

experiencias   educativas   con   niños   pobres   y   creyó   que   la   educación   les 

permitiría   superar   su   condición.   Se   refirió   a   la   necesidad   de   desarrollar   el 

intelecto mediante actividades de trabajo práctico y rechazó la tendencia de 

enseñar a través de cuestionarios que aparecen en los libros; esta formulación 

nos indica que ya, en aquella época, los libros para la enseñanza contenían 

preguntas referentes a la materia de estudio; bien que partieran de ellas, bien 

que  concluyeran con  las mismas. Se  puede  inferir que, para  Pestalozzi, los 

libros   de   texto   no   eran   medios   necesarios   para   el   proceso   de   enseñanza 

aprendizaje y que, más bien, podían constituirse en un elemento negativo por 

proponer   como   objetivo   la   memorización   de   respuestas   específicas   a 

determinadas preguntas. La autora de este artículo considera que el problema 

no   era   la   existencia   del   texto   en   sí   mismo   sino   la   concepción   del   proceso 

docente   educativo   que   orientaba   la   escritura   de   los   libros   de   texto   que 

referencia Pestalozzi y el método que a través de ellos se proponía. 

Konstantinov, Medinskii y Shabaiev (1974) señalan que, siguiendo las 

ideas de Pestalozzi, Federico Guillermo Adolfo Diesterweg9 creó la didáctica de  

la enseñanza que desarrolla, señaló la importancia de articular la educación y 

la vida de la sociedad y abocó por el desarrollo de la independencia en los 

9 Federico Guillermo Adolfo Diesterweg (1790­1866)
niños, orientada hacia el logro de un objetivo educativo definido. Diesterweg 

resaltó la necesidad de la asimilación consciente  de la materia de estudio y del 

reconocimiento del carácter educativo de la enseñanza y destacó que los libros 

de texto son medios educativos importantes. Escribió libros de texto para la 

escuela primaria que ejercieron gran influencia en su época y durante más de 

un siglo. También, conceptuó que los profesores, para contribuir a la formación 

de otros, debían estar ellos mismos formados y actualizarse permanentemente 

con   respecto   a   la   materia   de   enseñanza,   la   pedagogía,   la   psicología   y   los 

métodos de enseñanza; y que debían tener habilidades y hábitos prácticos en 

pedagogía. La autora de este escrito considera que con Diesterweg se avanzó, 

de   una   manera   significativa,   en   la   dilucidación   de   las   características   del 

proceso   de   enseñanza   y   el   carácter   no   improvisable   del   ejercicio   de   la 

profesión docente.

Hacia comienzos del siglo XX, Clara Zetkin10 devela la conexión entre los 

medios educativos, el contenido de la enseñanza, la política de acceso a la 

educación   y   el   fin   educativo;   también   abogó   por   una   enseñanza   primaria 

gratuita   y   obligatoria   y   porque   el   Estado   proveyera   gratuitamente   de 

alimentación, vestuario y materiales escolares a los niños pobres. La autora de 

este   texto   valora   como   de   gran   importancia   los   planteamientos   de   Zetkin 

porque ponen  en  evidencia  que  no  basta  con dictar  normas  referentes a  la 

gratuidad   y   a   la   obligatoriedad   de   la   educación   sino   que   es   necesario 


10 Clara Zetkin (1857­1933). Alemana. Directora de la revista Die Gleichheit (La igualdad) entre 1891 y 
1897, órgano oficial de la Internacional de Mujeres Socialistas. 
garantizar toda la infraestructura para que la misma sea posible. 

John   Dewey11  (1967)   señaló   que   una   minoría   de   la   sociedad   tiene 

inclinación hacia la formación intelectual; pero, no la mayoría. Conceptuó que 

esta, conformada por los trabajadores, no necesitaba adquirir sistemáticamente 

conocimientos, sino prepararse prácticamente para la vida; por ello, se debía 

dejar de lado la educación sistemática y organizar el trabajo, con los niños, 

alrededor de una tarea, de conformidad con sus variados intereses. Propuso la 

‘enseñanza mediante el afecto’ y la concepción del profesor como facilitador 

del diálogo que permitiera acordar y lograr los fines del trabajo escolar.

Álvarez de Zayas12 (1992) se pronuncia por una escuela que articule la 

educación y el trabajo. En su La escuela en la vida. Didáctica, identifica como 

componentes del proceso docente educativo: el problema social que lo motiva 

y que se procura resolver a través de él; el  objeto, que caracteriza como el 

referente del problema; el objetivo o propósito que debe lograrse; el contenido 

o   materia   de   estudio;   el  método  o   secuencia   del   proceso;   la  forma  de 

enseñanza, que es el aspecto organizativo más externo del proceso docente 

educativo;   el  medio  de   enseñanza   u   objeto   con   cuya   ayuda   se   realiza   el 

proceso y el resultado, que es el producto que se obtiene. Clasifica, a partir del 

criterio de estabilidad durante el desarrollo del proceso, estos componentes en 

componentes  de  estado  y  componentes  operacionales,     siendo   los 

11 John Dewey (1857­1952)
12 Carlos Álvarez de Zayas (1945)
componentes más estables, los de estado (el problema, el objeto, el objetivo, el 

contenido   y   el   resultado),   y   los   componentes   que   se   modifican   más 

rápidamente y que describen el proceso en su dinámica, los operacionales (el 

método, las formas y los medios). Además, el autor en referencia señala la 

articulación sistémica entre los componentes didácticos del proceso docente 

educativo.   El   medio   de   enseñanza,   según   Álvarez   de   Zayas   (1992,   60) 

“manifiesta  el  modo  de  expresarse  el  método   a  través de  distintos tipos de 

objetos   materiales.”   La   autora   de   esta   investigación   considera   que,   con   los 

planteamientos de Álvarez de Zayas, la teoría de la enseñanza ha avanzado en 

la   comprensión   del   proceso   docente   educativo   pues   sus   planteamientos 

clarifican aspectos esenciales para la comprensión del mismo.

A través del recorrido por la historia de la pedagogía, hemos observado 

cómo las diversas concepciones acerca de los libros de texto están articuladas 

a los distintos criterios referentes al fin de la enseñanza, a la materia de estudio 

y a cómo esta se hace aprendible.  

2. LOS COMPONENTES DE LOS LIBROS DE TEXTO

Todos   los   libros   revelan   dos   componentes:  el   contenido  y  el   soporte 

material del contenido.  Seguidamente, se hace referencia a las características 

del  soporte   material   del   contenido;   luego,   la   atención   se   centra   en   las 


características del contenido; algunas de estas son comunes para todos los libros 

de texto, pero otras son diferenciadoras.

○ Caracterización del soporte material 

Considerar el soporte material del contenido de un libro equivale a tener 

en cuenta el material en que está elaborado y su formato. 

Dependiendo   del  material   en   que   están   elaborados,   los   libros   son 

electrónicos  o  impresos.  Los cambios tecnológicos que llevan a la construcción 

electrónica implican un cambio tecnológico en el soporte material del contenido  y 

en el contenido. Algunas personas, entre ellas Hertzberg (2001) y Manguel (2002), 

afirman que es más motivante y fácil la lectura de un libro impreso que de uno 

electrónico; la autora de este escrito considera válida   la anterior afirmación si la 

referencia   es   a   un   libro   electrónico   cuyo   diseño   que   no   corresponde   a   las 

características de su soporte material y si se busca aplicar, para leerlo, la misma 

técnica   de   lectura   que   se   utiliza   para   un   libro   impreso;   superados   estos   dos 

obstáculos, la lectura de un libro electrónico, puede ser, por lo menos, igualmente 

agradable que la de uno impreso en papel.

 Actualmente, la mayoría de libros están hechos en papel13. De Buen Unna 

(2000) señala que  los editores al  seleccionar el  papel, además de ajustarse  al 

13 Hay libros de textos impresos sobre material plástico; su diseño es una respuesta a las necesidades de las 
personas invidentes. 
presupuesto, tienen en cuenta el peso, la opacidad (evitando los traslúcidos)14 y la 

textura; buscan que el papel esté bien colado15, de tal manera que no tienda a 

hidratarse en exceso; también, toman decisiones en cuanto a la resistencia del 

papel   y   a   su   color.   Los  editores,   además,  determinan   el   tamaño   del   libro,   sus 

colores, las márgenes y tipos de caracteres y su número por línea16.  

El otro elemento del soporte material del contenido, el formato, es definido 

por Moliner (1981, 1328) como:

“Tamaño y forma de un libro o   cuaderno; el primero especificado en 

general por el número de hojas que se hacen con cada pliego, y ahora, 

con más frecuencia, con el número de centímetros de altura o de altura 

y anchura.” 17

De   Buen   Unna   (2000)   señala   que   los   libros   tienen:  partes   exteriores, 

cuerpo de la obra y partes finales. Las partes exteriores son las tapas, también 

llamadas fachadas, las que contienen el nombre del   libro y de los autores; el 

lomo, parte  del libro que  oculta el peine de  la  encuadernación y sobre la  que, 

generalmente, se coloca el nombre del libro; la portadilla, primera página impresa 

que lleva, entre otros elementos, el título del libro, y el  índice  de contenido, del 

cual señala Boorstin (2000) que, como expresión Table of Contents, se usó por 

14  Generalmente, los editores prefieren sacrificar el peso en favor de la opacidad; muchos de ellos buscan 
papeles de bajo peso y de buena opacidad.
15 Un papel bien colado es aquel conformado por fibras que se han compactado muy bien, que forman colas 
de fibras muy entrelazadas.
16 De Buen Unna (2000) reporta resultados de trabajos de investigación referidos a la relación entre distintos 
tipos de lectores y la mayor o menor posibilidad de hacer una lectura del  texto no dificultada por elementos 
tipológicos; la relación estaba dada con el número de caracteres por renglón y los  factores tipográficos. 
17 Por un fenómeno de desplazamiento semántico, también se denomina formato la ubicación del texto en el 
papel. 
primera vez en inglés en un libro impreso por Caxton en 1481. Entre  las  partes 

finales está el colofón, que indica el nombre del editor, del impresor y el lugar y la 

fecha de impresión; estos datos aparecen, generalmente, en la página impresa 

final; ‘colofón’ es palabra que, según Corominas (1980), proviene de la voz griega 

kolophón,   ónos,  cuyo   significado   es   ‘cumbre’,   ‘remate   final   de   una   obra’.   Otro 

elemento importante, en el formato de los libros, son los números de las páginas 

cuya   inclusión   hizo   mucho   más   fructífero   el   uso   del   índice,   porque   facilitó   la 

ubicación de los temas. 

○ Caracterización del contenido 

Si bien en la identificación de los libros es importante tener en cuenta las 

características   del   soporte   material   de   contenido,   esta   consideración   no   es 

suficiente para reconocer los textos como entidades significativas en el ámbito de 

la   interacción;   por   ello,   es   necesario   reflexionar   acerca   de   las   particularidades 

asociadas   a   su  contenido.   En   este   sentido,   nos   interesa   la   formulación   de 

Klingberg (1978) quien define el libro de texto de acuerdo con las características 

de su contenido, señalando que: en él se concretan las orientaciones del plan de 

enseñanza, da al maestro sugerencias adicionales esenciales para la planificación 

y conducción de la clase, ayuda al enriquecimiento del instrumental metódico, se 

usa   en   todas   las   formas   metódicas   básicas,   contiene   material   informativo, 

ilustraciones   y   tareas,   posibilita,   al   maestro,   acentuar   la   dirección   del   proceso 

docente   educativo,   transmite   al   estudiante   conocimientos   fundamentales, 


educación   e   instrucción   filosóficas   y   tiene   calidad   didáctica   y   especializada, 

ilustraciones, tablas, resúmenes, diagramas, preguntas, estímulos para el trabajo 

independiente, impulsos al pensamiento y problemas para resolver. La autora de 

este   artículo   considera   que   la   caracterización   de   Klingberg   (1978)   especifica, 

detalladamente, los elementos que contienen los libros de texto y es importante, 

entre   otras  razones,   por  las  consecuencias  que   de   ella   pueden   derivarse   para 

quienes escriben libros de texto y en la enseñanza de esta escritura. 

También, Labarrere Reyes y Valdivia Pairol (1991, 99) se han ocupado de 

identificar el contenido al definir el “libro de texto básico” como  

“(...)   aquel   que   incluye   una   parte   considerable   del   contenido   de   la 

enseñanza de determinado programa y es elaborado para satisfacer los 

objetivos de este”. 

La anterior definición nos lleva a inferir que las autoras identifican, también, 

libros de texto no básicos; sin embargo no hacen referencia a ellos. Al respecto, es 

el criterio de la autora de este artículo que el libro de texto debe contener toda la 

materia de estudio de la asignatura para el grado correspondiente; no ‘una parte 

considerable’ de ella. 

Los especialistas del Ministerio de Educación de Cuba (MINED) (1989, 276) 

señalan que “los libros de texto son guías de aprendizaje”.   En su referencia al 

contenido de este medio pedagógico, puntualizan:

“Contiene   una   exposición   sistemática   y   lógicamente   coherente   del 

material programado del curso o año que se estudia.
Algunas veces el libro contiene preguntas sobre el texto, las que tienen 

la   finalidad   de   facilitar   el   trabajo   individual   de   fijación,   control   y 

autocontrol.

Además de las preguntas, el libro puede tener diferentes tareas para 

trabajar con gráficas, láminas e ilustraciones, y ejercicios para realizar 

cálculos, hacer gráficos y efectuar observaciones y resúmenes. Todas 

estas   tareas   tienen   la   finalidad   de   desarrollar   las   habilidades   y   los 

hábitos de los alumnos y acostumbrarlos al trabajo independiente.

(...)   y   le   ofrece   al   educador   sugerencias   para   la   planificación   y   la 

conducción de la clase” 

Esta   descripción   de   los   especialistas   del   MINED   marca   como 

fundamentales dos elementos del libro de texto: la exposición de la materia para el 

grado escolar determinado y la presentación de sugerencias al profesor. Los otros 

elementos   (preguntas   y   tareas)   se   pueden   inferir   como   ocasionales,   es   decir, 

como no indispensables, en virtud de la forma de la redacción en que se expresan. 

Sin embargo, es criterio de la autora de este artículo que el libro de texto será un 

mejor apoyo al proceso docente educativo si contiene, con carácter de necesarios, 

estos elementos que se postulan como ocasionales.

Ibar Albiñana (2002) señala, entre los elementos del contenido de un libro 

de texto, la actualidad científica, el uso particular del vocabulario y su estructura 

didáctica   ­organización,   ilustraciones,   preguntas   sumarios   y   metodologías­. 

Considera la autora de este artículo que la formulación en referencia no ayuda a 
clarificar la   naturaleza   del  libro  de  texto   porque   coloca  en   un   mismo  nivel  tres 

elementos   (actualidad   científica,   uso   el   vocabulario   y   estructura   didáctica)   de 

diferente dependencia. La actualidad científica es un elemento que da cuenta de la 

calidad   del   libro;   en   tanto   tiene   en   cuenta   los   avances   más   recientes   del 

conocimiento científico. El uso del vocabulario, fundamentalmente, forma parte de 

la estructura didáctica, que hace asequible el texto a la edad y al grado escolar de 

los estudiantes, al tiempo que esta debe reflejar la actualidad científica y contribuir 

a la ampliación del campo léxico. 

La autora de este artículo conceptúa que  el  contenido  del libro de texto 

revela   dos   aspectos:   el  escritural  y   el  disciplinar­didáctico  y   que   estos   se 

encuentran   unidos   dialécticamente.   El   aspecto   escritural   comprende   las 

ilustraciones y el registro de lengua y el aspecto disciplinar­didáctico, a su vez, 

comporta la materia de estudio y la propuesta metodológica para su enseñanza. El 

escritural hace posible la existencia del aspecto didáctico disciplinar en el libro de 

texto, aspecto que, también, lo determina. A los elementos de lo escritural y de lo 

disciplinar­didáctico   se   hace   referencia   seguidamente,   atendiendo,   primero,   las 

ilustraciones y el registro de lengua; luego, nos centramos en la materia de estudio 

y la propuesta metodológica para su enseñanza. 

○ Las ilustraciones

Así como se han definido clasificaciones tipológicas de los textos escritos, 

hay reconocimiento de tipologías de las  ilustraciones. Escolano (1998) propone 
clasificar las ilustraciones de los libros de texto según su forma, su función y su 

técnica   de   ejecución.   Considera   que   su  forma  de   representar   la   realidad,   son 

figurativas  (las que reproducen las formas de los objetos) y  expresivas  (las que 

posibilitan   la   expresión   de   emociones   a   través   de   formas   gráficas   estilizadas); 

según su función, son: sugeridoras (por ejemplo, imágenes que provocan efecto 

estético),  descriptivas  (detallan  el   referente),  gnoseológicas  (que   no   se   pueden 

obtener como copia o réplica de la realidad; los grafos matemáticos, por ejemplo), 

y las  reproducibles (modelos esquemáticos); según la  técnica de ejecución  son 

dibujos a línea y fotografías e imágenes a color.  Un análisis de la formulación de 

Escolano (1998) permite a la autora de este artículo afirmar que esta clasificación 

manifiesta como pertinentes, a un mismo nivel, tres operadores; dos de ellos se 

identifican como de igual inclusión (forma y función) pero que el tercero (técnica de 

ejecución) designa el  elemento  por su  forma o por su función, ambigüedad  no 

superable   desde   Escolano   (1998).   Su   descripción   de   las   ilustraciones   que 

denomina descriptivas y reproducibles alude a la forma de representar la realidad, 

no   a   la   función,   como   lo   declara;   y   la   descripción   de   las  gnoseológicas  está 

relacionada   con   la  técnica   de   ejecución,   no   con   la   función.   A   pesar   de   las 

imprecisiones de la formulación en comento, la autora de este artículo considera 

que   la   misma   es   importante   porque   puede   servir   de   base   para   la   dilucidación 

progresiva del carácter de las ilustraciones de los libros de texto, conocimiento que 

es esencial para la toma de decisiones, por parte de los autores,  con respecto a 

qué tipo de ilustraciones sugerir y con qué función.  
También,   interesa     considerar   el   trabajo   de   Alzate   Piedrahita,   Gómez   y 

Romero   Loaiza   (2000)     quienes   caracterizan   tipológicamente   las   ilustraciones 

teniendo en cuenta un criterio  funcional.  Estos mismos señalan, con respecto a 

las ilustraciones de los libros de texto, que la presencia de múltiples detalles en 

ellas   permite   contextualizar  culturalmente   la   materia   de  estudio;   así,   la   imagen 

cumple una función de  representación definicional, en oposición a la función 

vicaria  en   donde   se   representa   el   referente   aislado;   estos   mismos   autores 

conceptúan que algunas ilustraciones cumplen una función  decorativa  mientras 

otras   funcionan   como  complemento  de   lo   escrito.   La   autora   de   este   artículo 

considera que los señalamientos de Alzate Piedrahita, Gómez y Romero Loaiza 

(2000)  aportan un conocimiento más elaborado que el de Escolano (1998) con 

respecto   a   las   ilustraciones   de   los   libros   de   texto   referenciando   características 

tipológicas   que   consideran   elementos   diferenciadores,   hecho   que   obliga   a 

reconocer la presencia de lo común en lo diverso y de lo particular en lo general, 

práctica  importante  en  el  momento de hacer el trabajo  de  definición  acerca  de 

cómo tratar la materia de estudio en un libro de texto.

○ El registro de lengua escrita

Peytard y Moirand (1992) afirman que la supuesta objetividad del discurso 

científico, que estaría presente través de la elisión de los sujetos enunciadores, el 

uso de un presente con valor intemporal, el empleo frecuente de giros sintácticos 

nominales   y   pronominales   impersonales   y   la   carencia   de   modalidades 


apreciativas, ha sido negada por el análisis de conjuntos de textos científicos; y 

que, por el contrario, este análisis ha demostrado que la comunicación científica 

es interaccional y afectiva.  La  referida formulación de Peytard y Moirand (1992) 

resalta conceptos establecidos en la teoría, cuya validez desvirtúa el análisis de la 

realidad.   La   autora   de   este   artículo   pone   de   relieve   la   importancia   de   la 

formulación en referencia para la enseñanza de la escritura de los libros de texto y 

para   el   ejercicio   de   dicha   escritura   porque   devela   aspectos   no   considerados 

frecuentemente   en   la   teoría   acerca   de   la   naturaleza   de   los   textos   escritos   de 

divulgación científica.

○ la materia de estudio y la propuesta metodológica para su enseñanza   

La toma de determinaciones, por parte de los autores de los libros de texto, 

con respecto a  la  materia de estudio  y a  la propuesta metodológica para su  

enseñanza, exige el conocimiento de las  necesidades sociales y de los objetivos 

que debe contribuir a lograr el proceso docente educativo, de conformidad con 

esas   necesidades   y   del   encargo   social   a   la   institución   escolar   del   nivel   de 

escolaridad al que se dirige el libro de texto; también exige conocimiento referido a 

las determinaciones estatales acerca de cuáles son los fines de la enseñanza de 

la materia de estudio, cuál es la materia de estudio y cuáles con las disposiciones 

para   su   tratamiento   y   para   la   evaluación   del   aprendizaje   de   dicha   materia   e 

impone,   igualmente,   la   necesidad   de   conocimiento   acerca   del   desarrollo   de   la 


disciplina   respectiva   y   de   la   didáctica   de   dicha   disciplina   para   el   nivel   de   la 

escolaridad específico (métodos, formas, medios y modalidades de evaluación).

Tanto   el   contenido   como   su   soporte   material   son   componentes   que 

identifican y definen el libro de texto y su necesaria articulación es indispensable 

en la tarea de lograr que el libro de texto sea efectivamente apoyo para el proceso 

de enseñanza aprendizaje. 

Este artículo trató acerca del libro de texto; lo caracterizó, atendiendo a los 
planteamientos de la Estilística funcional, teniendo en cuenta su papel como medio del 
proceso docente educativo en el marco del desarrollo de la pedagogía; identificó los 
componentes que revela y que, por lo tanto, le son consustanciales. En él, se propone 
una reformulación a la propuesta tipológica ofrecida por Shiskova y Popok (1989) con 
respecto a los textos del estilo funcional científico. La autora del artículo considera que un 
mayor conocimiento del libro de texto tiene influencia en su mejor elaboración y puede 
conducir a una utilización más consciente; ambos aspectos son determinantes cuando la 
preocupación es que el libro de texto sea un medio que cada vez contribuya más al 
desarrollo del proceso docente educativo.       

Referencias bibliográficas

Alberto Manguel. Entrevista concedida a Radio Francia Internacional en mayo de 
2002.  Audiograbación 

Álvarez de Zayas. C. (1992). La escuela en la vida. Didáctica. Pueblo y Educación, 
La Habana

Alzate   Piedrahita,   M.   V.;   Gómez,   M.   A.;   y   Romero   Loaiza,   F.   (2000).     La 


iconografía   en   los   textos   escolares   de   ciencias   sociales.   Colciencias   / 
Universidad Tecnológica de Pereira, Pereira

Boorstin, D. (2000). Los descubridores. Traducción de Susana Litjmaer.1° ed. en 
rústica. Crítica, Barcelona 

Buen Unna, J. (2000). Manual de diseño editorial. Santillana, México

Corominas, J. (1980).Breve diccionario etimológico de la lengua castellana. 3° ed. 
Gredos, Madrid

Dewey, J. (1967). El niño y el programa escolar. Mi credo pedagógico. Losada, 
Buenos Aires 

Dubsky, J. (1987). “Introducción a la estilística de la lengua”. En Dubsky, J. y otros 
(1987).   Selección   de   lecturas   de   redacción.     La   Habana,   Pueblo   y 
Educación

Escolano,   B.   A.   (1998).  Texto   e   iconografía.   Viejas   y   nuevas   imágenes.  En: 


Historia ilustrada del libro escolar en España. De la posguerra a la reforma 
educativa. Bajo la dirección de Agustín Escolano Benito. Fundación Germán 
Sánchez Ruipérez. Pirámide, Madrid

Especialistas del Ministerio de Educación de Cuba (1989). Pedagogía. Pueblo y 
Educación. La Habana 

Hertzberg, R. (2001). Articulista del Júpiter Research, citado en La Estrella Digital 
16­02­2001

Ibar Albiña, M. (2002). Evaluación de escritos. Bogotá, Material fotocopiado.

Klingberg, L. (1978). Introducción a la didáctica general.   Unidad Productora 06 
‘René Meneses’. S. C.

Konstantinov,  N.  A.; Mendinskii, E. N. y Shabaiev,  M. F. (1974).  Historia  de  la 


pedagogía. Pueblo y Educación, La Habana  

Labarrere Reyes, G. y Valdivia Pairol, G. (1991). Pedagogía. Pueblo y Educación, 
La Habana

Maingueneau, D. (1984). Genèsis du discours. Liège, Mardaga

Moliner, M. (1986). Diccionario de uso del español. Gredos, Madrid
Peytard, J. y Moirand, S. (1992). Discours et enseignement du français. Les lieux 
d’une rencontre. Hachette, Paris

Shiskovah,  T.  H. y  Popok,  V. K.  L. (1989).  Estilística  funcional.  Traducción  del 
texto ruso Stilistika Isponskagyo Iozíka Minsk. Vishaya Skola de Shiskovah, 
T. H. (s. f.), (s.c.). Material fotocopiado.