Sei sulla pagina 1di 5

¿(iEL ROL DE LA MUJER" EN AMERICA LATINA?

UNELAM — Despacho

LIMA, 1972

Cuando en América Latina existe una población mayor del 50%


del sexo femenino resulta imposible abarcar este tema y asentar en
un memo de cuál debe ser su rol en el momento actual. A través de
la historia en América Latina la mujer asumió y asume un papel im-
portante aportando sus valores a una sociedad en evolución y trans-
formación constante.
En las últimas décadas la mujer viene cuestionando su posición
y su función como tal dentro de la sociedad. Este fenómeno en la
iglesia lamentablemente recién está en sus comienzos. La temática
muy de moda "liberación de la mujer" en esferas extracontinentales
repercute y halla eco en nuestro continente, si bien con otro enfo-
que, perp presiona a la mujer a cuestionarse sobre cuál es su rol
en el mdmento actual. La mujer de la iglesia no puede quedar ni au-
sente, ni indiferente, ni marginada.
Dado lo limitado del tiempo asignado para explorar el tema no
puede entrarse de lleno a la temática de lo que debe ser y es la
mujer latinoamericana. Pero es algo que nos preocupa profundamen-
te y agradecemos a UNELAM (sexo masculino) por la nueva oportu-
nidad de este encuentro luego del realizado en las Jornadas de Pi-
riápolis en 1967, CELA 1969, y la tarea asignada últimamente a dos
hermanas de Latinoamérica.
Hablar en terminología de "Rol de la mujer en América Latina"
es un tanto pretensioso sin considerar una profundización previa a
distintas interpretaciones que dejamos a profesionales especializadas
y a la reflexión de las mujeres en el contexto social en que se
360 desarrolla.
Este grupo es consciente que habiendo denominadores comunes
que son lazos de unión a través de América Latina, la diversidad de
problemas y desafíos divergen en forma muy marcada. Difiere pro-
fundamente la vivencia de la mujer en las graneles urbes, en las zo-
nas mineras y áreas rurales, selváticas y otros. Los hechos presio-
nan y no dan lugar para la reflexión: se va directamente a la ac-
ción, asume un rol de mando y muchas veces asume actitudes violen-
tas junto al hombre. No hay tiempo de pensar, no hay tiempo de
explorar, no hay tiempo de pedir informes a comisiones especializa-
das y esperar una investigación teológica en el ámbito eclesial, se
va directamente a la acción.
Asimismo es consciente que no puede hablarse en la época "ac-
tual", "moderna", "contemporánea", del rol de la mujer sin cuestio-
nar el "rol del hombre".

Esto implica lógicamente señalar temáticas de reflexión que ini-


ciamos en base a las interrogantes planteadas en el documento N?
IV de UNELAM:

a) Cómo promover a la mujer cristiana a una mayor participación


en la vida de la iglesia y la sociedad

Enfrentamos aquí la problemática que dentro de la Iglesia en ge-


neral la mujer no encuentra punto de apoyo teórico ni práctico. La
actitud tanto del hombre y de la mujer es aceptar las pautas tradi-
cionales, pero las decisiones quedan de hecho relegadas al hombre.
Esto implica que el comportamiento del hombre cristiano no está
exento de la característica del "machismo" del hombre que no es
cristiano.

Mientras el hombre se refugia en las interpretaciones y en las


exegesis masculinas sobre los escritos de Pablo; mientras "ensalza"
a María y "condena" a Marta; y en otras situaciones dadas en las
Sagradas Escrituras sobre lo que debe ser y hacer la mujer (después
de todo escritos por hombres); mientras que el teólogo investiga y
emite formulaciones y escritos sin tomar en cuenta a la mujer; mien-
tras la mujer continúa moliendo el grano y el hombre ingiere pláci-
damente el producido; no podemos de ninguna manera hablar en
terminología de "criaturas idóneas" del Génesis y para lo cual fue
creado el varón y la mujer a cumplir una misión conjunta en esta
humanidad.

b) Cómo alentar su participación en los distintos niveles de la


misión eclesial

Se nota en este campo una exclusión de los mismos determinado


por falta de una ubicación teológica y de las estructuras eclesiásticas
burocráticas existentes.
e) A niveles ecuménicos
Si bien en algunos países se dan hechos positivos de un acerca-
miento interdenominacional, en la mayoría de los países sea en en-
cuentros y reuniones, se nota un marcado ausentismo a nivel nacio-
nal y continental.
Mirando el número de mujeres en América Latina nos pregun-
tamos: ¿qué implicaciones tendría una UNELAM femenina a la que se
invite unos 6-8 hombres para que estudien su "rol"? ¿Hallaría eco
en el WCC u otro organismo para financiar un programa a corto o
largo plazo? Sin duda alguna no sería aceptado y de hecho con una
sonrisa burlona el proyecto pararía al canasto. Si América Latina es
revolucionaria es porque existe también la mujer revolucionaria. Es
que la mujer no es capaz de programar un encuentro en América
Latina sin que los hombres nos indiquen con una cuerda puesta al
citello a quién debe invitarse y qué programa debe desarrollarse en
el mismo para "concientizar", para "liberalizar a la mujer de viejos
preceptos", "paneles", "encuentros a nivel ecuménico", etc., etc. Es
conocido que las mujeres no cuentan con fondos para un proyecto
de tal magnitud, ni las federaciones femeninas y las iglesias. Depen-
deríamos nuevamente del hombre y de su buena voluntad para aus-
piciar el mismo o dependeríamos de la generosidad de una organiza-
ción femenina extranjera con sus condiciones y materiales "precoci-
dos" que las latinas deben aceptar.
Es por eso que consideramos un paso muy importante el que
asumió UNELAM al invitar a María Antonieta Hernández de México y
a Bertha Vargas de Bolivia para que en un lapso determinado cola-
boren en la exploración de un diseño de trabajo que pueda cumplir
la misión conjunta (varón y mujer) dentro y fuera de la iglesia. Des-
prendemos de los informes que se entregan aparte, que un tiempo
determinado es insuficiente e irreal para asentar las bases para un
trabajo continental.
Si bien las reflexiones de este grupo se contradicen un tanto y
merecen mayor atención y estudio, son reflexiones que nos atañen y
preocupan. Por encima de que sería vanidoso señalar el rol en la
mujer latinoamericana consideramos que ella se desarrolla en me-
dio de estructuras alienadas que frenan su naturaleza humana y plan-
teamos la necesidad de aclarar en forma teológica, científica y social
su condición de criatura hecha también a semejanza de Dios, para
que rompiendo las barreras del sistema pueda cumplir su rol junto
a| varón.

Recomendaciones para UNELAM:


1. Dar prioridad en sus proyectos a la continuidad de las experien-
cias realizadas en México y Bolivia y la apertura hacia otros
362 países.
2. Realizar una investigación teológica auténticamente latinoameri-
cana sobre la mujer y su consiguiente divulgación.
3. Estimular en los Seminarios Teológicos de América Latina y en
las iglesias que lo hacen a través de otros métodos que en la
formación pastoral se incluya la orientación teológica, psicológi-
ca, etc., en relación a la mujer.

4. Publicaciones: se recomienda
a) Se dedique un número de "Testimonio Cristiano" a la pro-
blemática de la mujer. Si es posible con estudios bíblicos.
b) Se elabore un fichero de instituciones con las cuales se pue-
da establecer relación, coordinación e intercambio de co-
municación.
c) Se establezca una intercomunicación que permita un inter-
cambio de experiencias, literatura y materiales.
d) Estudiar la designación de personas latinoamericanas para
explorar, investigar y lanzar proyectos en áreas del mundo
latinoamericano.
^ s
Copyright and Use:

As an ATLAS user, you may print, download, or send articles for individual use
according to fair use as defined by U.S. and international copyright law and as
otherwise authorized under your respective ATLAS subscriber agreement.

No content may be copied or emailed to multiple sites or publicly posted without the
copyright holder(s)' express written permission. Any use, decompiling,
reproduction, or distribution of this journal in excess of fair use provisions may be a
violation of copyright law.

This journal is made available to you through the ATLAS collection with permission
from the copyright holder(s). The copyright holder for an entire issue of a journal
typically is the journal owner, who also may own the copyright in each article. However,
for certain articles, the author of the article may maintain the copyright in the article.
Please contact the copyright holder(s) to request permission to use an article or specific
work for any use not covered by the fair use provisions of the copyright laws or covered
by your respective ATLAS subscriber agreement. For information regarding the
copyright holder(s), please refer to the copyright information in the journal, if available,
or contact ATLA to request contact information for the copyright holder(s).

About ATLAS:

The ATLA Serials (ATLAS®) collection contains electronic versions of previously


published religion and theology journals reproduced with permission. The ATLAS
collection is owned and managed by the American Theological Library Association
(ATLA) and received initial funding from Lilly Endowment Inc.

The design and final form of this electronic document is the property of the American
Theological Library Association.