Sei sulla pagina 1di 2

MATERIALES CERAMICOS AVANZADOS

España es uno de los países más destacados en el mundo produciendo materiales cerámicos, su
producción significa casi el 2% de su PBI. Al utilizar tratamientos térmicos a elevadas temperaturas
(>1.100ºC) se caracteriza por unos altos consumos de energía y controles exhaustivos de los niveles
de contaminación ambiental, por ello la innovación tecnológica se orienta a minimizar los niveles de
consumo específico de energía e innovación de producto, beneficiando directa e indirectamente a
la cerámica tradicional de los avances conseguidos: a) incorporando nuevos procesos de fabricación;
b) optimizando la relación microestructura/propiedades, y c) incorporando nuevas herramientas y
nuevos conceptos al proceso de control de calidad de sus productos, propiciando el desarrollo de
las tecnologías emergentes y por ende mejorar la calidad de vida de los ciudadanos así como
potenciar y mejorar la competitividad de los materiales cerámicos tradicionales.

La mejora de sus propiedades mecánicas inicio con la disminución de sus defectos críticos gracias a
un cambio dramático en el procesamiento de los sistemas particulados de partida, apareciendo la
ciencia del procesamiento cerámico, gracias a las contribuciones de Onoda y Hench en 1978. En
España el profesor S. de Aza y los diagramas de equilibrio de fases son herramienta de gran utilidad
para entender las reacciones que pueden tener lugar a elevada temperatura en sistemas
multicomponentes, la segunda limitación es su intrínseca fragilidad. El descubrimiento en 1975 por
Garvie et al de los mecanismos de reforzamiento de matrices cerámicas mediante la incorporación
de elementos microestructurales no lineales (Ox. De Zirconio parcialmente estabilizada que pueden
sufrir una transformación de fases de naturaleza martensítica, similar a la que se produce en los
aceros templados) abrió una avenida de investigación que ha dado frutos espectaculares.

Su elevada estabilidad química (resistentes a los ácidos y bases), dureza y su refractariedad, se


potencian decididamente si se disminuye su fragilidad abre el camino de la cerámica hacia
aplicaciones estructurales de elevada responsabilidad. En la actualidad está claramente establecido
que las propiedades mecánicas de un material cerámico están íntimamente relacionadas con
aspectos de su microestructura.

En el caso concreto de los materiales cerámicos con una fase dispersa de circonia sus propiedades
mecánicas, se incrementaron de manera espectacular, pasando de unos valores máximos para la
alúmina de 500MPa en el año 1970 hasta los 2500MPa para los materiales compuestos
alúminacirconia parcialmente estabilizada con itria (Y-TZP) obtenidos a finales de los años ochenta.
Estos valores de resistencia mecánica claramente compiten con los correspondientes a los mejores
aceros del mercado. Esto se debe, a) el refinamiento de la microestructura a niveles
submicrométricos (disminución del defecto crítico c), y b) el aumento de la tenacidad K1c como
consecuencia de la transformación martensítica de las partículas submicrométricas de circonia
localizadas en el entorno de las grietas.

Como consecuencia de esta revolución en la actualidad los materiales basados en circonia


parcialmente estabilizada (Y-TZP, Mg-TZP, alúmina/ Y-TZP, mullita/ Y-TZP) están plenamente
introducidos en el mercado y se utilizan en aplicaciones estructurales de gran responsabilidad
(boquillas para la extrusión de metales, para la industria textil, bombas y válvulas para ser usadas
en ambientes corrosivos, etc.).
Otra importante familia de materiales cerámicos estructurales que se ha desarrollado en los últimos
veinte años son los basados en nitruro de silicio. Este tipo materiales (carburos, boruros y nitruros)
como consecuencia de su enlace covalente poseen elevados módulos elásticos y elevada dureza.
Particularmente el nitruro de silicio se obtiene mediante sinterización bajo presión a muy elevada
temperatura (>1.800ºC) con una microestructura compuesta por granos elongados monocristalinos
de -Si3N4
>10

m, que le sirven de auto reforzamiento, embebidos en una delgada película vítrea. Este material
está particularmente indicado para aplicaciones estructurales a elevada temperatura así como en
cojinetes y en herramientas de corte por su elevada dureza.

En la actualidad, como consecuencia del extraordinario progreso que han experimentado las nuevas
tecnologías (biotecnología, robótica, aeroespacial, defensa, etc.), la fuerza conductora que inspiró
los grandes desarrollos de nuevos materiales a finales del siglo XX ha pasado de ser “una solución
en busca del problema” a “un problema en busca de una solución satisfactoria”.

En este nuevo escenario la investigación y la sociedad están obligadas a establecer sinergias y sólidas
vías de comunicación que propicien la búsqueda de estas requeridas soluciones satisfactorias.