Sei sulla pagina 1di 2

LA ADMINISTRACIÓN DE LA SOCIEDAD ANÓNIMA La administración de la sociedad anónima,

según el artículo 142 de la LSM, estará a cargo de uno o varios mandatarios temporales y
revocables, que pueden ser accionistas o personas extrañas a la sociedad. Cuando los
administradores sean dos o más, constituirán el consejo de administración. No podrá señalarse
representante para desempeñar el cargo de administrador, pues es personal; sin embargo, una
parte del artículo 149 dice que tanto los administradores como el consejo de administración
podrán, dentro de sus respectivas facultades, conferir poderes en nombre de la sociedad, los
cuales serán revocables en cualquier tiempo. Hay prohibiciones para el desempeño de las
funciones de administrador en una sociedad anónima; conforme a la ley pueden ser considerados
inhabilitados para ejercer el comercio. Ya comentamos anteriormente que los factores son
considerados por la ley como comerciantes auxiliares.
Se presume que el desempeño del puesto de administrador no es gratuito; cuando no esté señalado
en los estatutos, el monto a pagar será fijado por la asamblea ordinaria de accionistas (artículo 181,
fracción III de la LSM). Poderes Y Obligaciones De Los Administradores Los administradores tienen
a su cargo la gestión de la empresa social, ya que la representación de la sociedad es la firma social
(artículo 178 de la LSM).
Obligaciones de los administradores a) Balance anual. Dentro de los tres meses que sigan a la
clausura del ejercicio anual.
b) Informe general. Sobre la marcha de los negocios.
c) Balanza mensual. De comprobación de gastos y operaciones sociales.
d) Convocatorias. Para las asambleas generales de accionistas.
e) Presidir las asambleas. Salvo pacto en contrario.
f) Firma. De los certificados provisionales y las acciones de la sociedad.
RESPONSABILIDAD DE LOS ADMINISTRADORES Los administradores tendrán la
responsabilidad inherente a su mandato y la derivada de las obligaciones que la ley y los estatutos
les imponen.
Los administradores son solidariamente responsables para con la sociedad:
a) De la realidad de las aportaciones hechas por los socios.
b) De la existencia real de los dividendos pagados a los socios.
c) De la existencia y regularidad de los libros sociales, los que conforme a la ley es obligatorio llevar.
d) Del exacto cumplimiento de los acuerdos de las asambleas generales de accionistas (artículo 158
de la LSM).
e) De los daños y perjuicios que causen a la sociedad por incumplimiento de sus obligaciones.
f) Falta de presentación oportuna del balance anual.
Claro que los administradores no tendrán responsabilidad cuando: a) Estando exentos de
culpa, hayan manifestado su inconformidad en el momento de la deliberación
y la resolución del acto de que se trate.
b) Cuando denuncien por escrito a los comisarios las irregularidades en que hubieren incurrido
sus antecesores (artículos 159 y 160 de la lsm).
La acción de responsabilidad civil corresponde a a) Asamblea general de accionistas.
b) Los accionistas que representen, por lo menos, 33 por ciento del capital social.
Cuando se acuerde por la asamblea, deberá designar a la persona que haya de ejercitar la acción
correspondiente. Para que proceda la acción por parte de los accionistas que representan el 33 por
ciento del capital social se requiere: a) Que la demanda comprenda el monto total de las
responsabilidades en favor de la sociedad y no únicamente el interés personal de los promoventes.
b) Que, en su caso, los actores no hayan aprobado la resolución tomada por la asamblea general de
accionistas sobre no haber lugar a proceder contra los administradores demandados (artículo 163
de la lsm). En estos casos, los bienes que se obtengan como resultado de la reclamación serán
percibidos por la sociedad (artículo 163 in fine de la lsm).
Los estatutos pueden regular en forma más amplia los derechos de las minorías. La minoría se
convierte así en un verdadero órgano social, ya que su actuación redundará en provecho de la
colectividad. Por 10 mismo, la ejercida por la minoría es una acción social, no una acci6n individual,
como la que compete a cualquier accionista o tercero perjudicado por la actuación de los
administradores.