Sei sulla pagina 1di 7

 

Centro  Cristiano  Empresarial  Fe  en  Acción    


Lecturas  –  Activación  del  liderazgo    
Enero  21  de  2017  
Tomado  del  libro:  Evangelismo  por  Fuego  -­‐  Reinhard  Bonnke-­‐  Capítulo  20  
 

ARIETES  DE  INTERCESIÓN  

Detrás  del  escenario  


Qué  privilegiado  es  el  evangelista  que  tiene  intercesores  que  lo  respaldan.  Son  como  obreros  en  
fábricas   de   municiones   que   proveen   la   dinamita   para   que   bombardeemos   con   el   evangelio   al  
infierno.  Los  intercesores  son  más  que  compañeros  de  oración,  como  veremos,  son  personas  como  
Moisés.    

En   un   sentido   jamás   seremos   como   Moisés.   Él   era   un   príncipe,   un   legislador,   el   creador   de   una  
nación  y  un  genio.  Pero  también  fue  algo  más  grande  aún,  que  nosotros  podemos  llegar  a  ser.  Fue  
un  intercesor.  Como  príncipe  egipcio,  Moisés  recibió  capacitación  para  librar  guerras  y  posiblemente  
tuvo   soldados   bajo   su   mando.   Pero   cuando   la   existencia   de   Israel   estaba   amenazada,   Moisés   se  
dedicó  a  la  intercesión.  Defendió  a  su  pueblo  abogando  por  su  causa  ante  Dios.  No  puso  su  confianza  
en  el  brazo  de  la  carne,  sino  que,  rostro  en  tierra,  entró  en  la  Presencia  del  Señor.    

Cuarenta  años  antes  Moisés  había  tomado  las  cosas  en  sus  propias  manos  al  intentar  liberar  a  Israel.  
Dio   el   primer   golpe   en   pro   de   su   libertad,   pero   fue   un   fracaso.   Moisés   tuvo   que   huir.   Al   final   de   su  
carrera,   volvió   a   hacer   valer   sus   derechos   de   una   manera   tal   que   la   Biblia   describe   como  
incredulidad.   El   descontento   del   pueblo   lo   llevó   a   extremos.   Se   puso   de   pie   y   con   arrogancia  
demandó:  "¿Os  hemos  de  hacer  salir  aguas  de  esta  peña?"  (Nm.20:  10).  Entonces  Dios  lo  separó.  Se  
había  excedido  en  su  autoridad  y  desechado  su  secreto.    

El   mundo   tiene   su   técnica   para   inducir   a   las   grandes   masas.   Grandes   multitudes   se   reúnen   en  
nuestros  cultos.  Pero  confío  en  que  los  métodos  indignos  de  la  psicología  de  masas  y  las  artimañas  
de  los  agitadores  estén  muy  lejos  de  nosotros.  

Tenemos   otro   método,   el   secreto   de   Moisés:   la   intercesión.   ¿Quién   pudo   igualar   la   eficiencia   de  
Moisés  en  el  mundo  antiguo,  o  quien  puede  hacerlo  hoy?.  Episodio  tras  episodio  ilustra  el  poder  de  
Moisés.  Vio  a  Dios,  y  como  hombre  vivió  con  esa  visión.  Hoy  quizás  algunos  le  consideran  un  tanto  
primitivo.  Tres  mil  años  han  pasado,  y  ¿quién  ha  superado  su  influencia  sobre  la  humanidad?.  Su  
impacto   en   la   historia   es   más   grande   que   el   de   cualquier   otro,   excepto   el   de   Cristo.   Los   resultados  
tan  exitosos  me  impulsan  a  volver  a  observar  a  este  príncipe  con  Dios.  Tomemos  un  ejemplo  de  
Éxodo  17:8-­‐16.    

Entonces  vino  Amalec  y  peleó  contra  Israel  en  Refidim.  Y  dijo  Moisés  a  Josué:  Escógenos  varones  y  
sal  a  pelear  contra  Amalec;  mañana  yo  estaré  sobre  la  cumbre  del  collado,  y  la  vara  de  Dios  en  mi  

  1  
 

mano.  E  hizo  Josué  como  le  dijo  Moisés,  peleando  contra  Amalec;  y  Moisés  y  Aarón  y  Hur  subieron  a  
la  cumbre  del  collado.  Y  sucedía  que  cuando  alzaba  Moisés  su  mano,  Israel  prevalecía;  mas  cuando  
él   bajaba   su   mano,   prevalecía   Amalec.   Y   las   manos   de   Moisés   se   cansaban;   por   lo   que   tomaron   una  
piedra  y  la  pusieron  debajo  de  él,  y  se  sentó  sobre  ella;  y  Aarón  y  Hur  sostenían  sus  manos;  el  uno  de  
un  lado  y  el  otro  de  otro;  así  hubo  en  sus  manos  firmeza  hasta  que  se  puso  el  sol.  Y  Josué  deshizo  a  
Amalec  y  a  su  pueblo  a  filo  de  espada.  Y  Jehová  dijo  a  Moisés:  Escribe  esto  para  memoria  en  un  libro,  
y  di  a  Josué  que  raeré  del  todo  la  memoria  de  Amalec  de  debajo  del  cielo.    

Algunos  no  oran.  Consideran  que  el  orar  es  un  misterio  y  lo  desechan.  Sin  embargo,  usan  otras  cosas  
que  no  comprenden.  Puede  parecer  extraño  por  qué  prevalecía  Amalec  cuando  el  brazo  de  Moisés  
se   cansaba.   No   obstante,   orar   no   es   una   cuestión   de   lógica,   sino   de   revelación.   A   través   de   toda   la  
historia,  los  hombres  han  encontrado  que  Dios  responde  a  la  oración.  No  tiene  sentido  discutir  sobre  
el  por  qué  de  las  cosas.  ¡Simplemente  disfrutémoslas!.  El  Señor  ordenó  que  este  ejemplo  (de  Moisés  
alzando   sus   brazos   delante   de   Dios)   fuera   "escrito   en   un   libro",   y   en   este   libro,   la   Biblia,  
encontraremos  nuestras  instrucciones.    

 
Alcanzando  el  corazón  de  Dios    
Primero,   la   intercesión,   fue   gestada   en   el   corazón   de   Moisés.   El   hecho   es   que   no   se   registra   las  
palabras  de  Moisés  en  este  incidente.  Su  oración  no  fue  una  liturgia  formal,  correcta,  o  una  fórmula  
que  debe  repetirse  palabra  por  palabra.  Moisés  no  dijo  una  palabra,  pero  su  espíritu  luchó  con  Dios,  
y  lo  expresó  alzando  sus  manos.  Aarón  y  Hur  compartieron  esta  victoria  por  sostener  sus  brazos.  El  
corazón  de  Dios  es  alcanzado  por  nuestros  corazones,  no  por  meros  sonidos  que  salen  de  nuestros  
labios.   No   obstante,   debemos   expresarnos,   y   Moisés   realmente  suplicó   con   todo   su   ser.   El   apóstol  
Pablo  escribió:  "Quiero,  pues,  que  los  hombres  oren  en  todo  lugar,  levantando  manos  santas,  sin  ira  
ni  contienda"  (1  Ti.  2:8).  La  intensidad  de  Moisés  quizás  fue  demasiado  para  meras  palabras,  pero  
por  lo  general  no  podemos  implorar  en  silencio.  En  el  mismo  capítulo  Pablo  escribe:  "Exhorto  a  que  
se  hagan  rogativas,  oraciones,  peticiones  y  acciones  de  gracias,  por  todos  los  hombres"  (1  Ti.  2:  1).    

Arietes  de  intercesión    


En   segundo   lugar,   un   hombre   levantó   sus   brazos,   pero   otros   dos   le   ayudaron   a   hacerlo.   Se   ha  
hablado  tanto  de  "un  hombre  en  la  brecha",  pero  los  años  pasan  y  ¿dónde  está?.  Si  alguien  alegara  
serlo,   ciertamente   sería   considerado   singular.   Otros   deben   estar   en   esta   acción.   Sin   duda,   esta  
historia  nos  muestra  que  así  debe  ser.  No  podemos  dejar  la  oración  a  un  hombre  o  a  una  mujer,  o  a  
unos  pocos  así  llamados  guerreros  de  oración.  No  digamos:  "Es  sólo  una  reunión  de  oración".  ¡Que  
millones  se  reúnan  para  asaltar  la  prisión  del  pecado!.    

En   nuestras   cruzadas   evangelísticas   de   CFAN   (Cristo   para   todas   las   Naciones)   seguimos   este  
principio.   Suzette   Hattingh   es   miembro   clave   y   fundamental   del   equipo   CFAN.   Mucho   de   lo   que  
compartimos   en   este   capítulo   se   lo   debemos   a   ella.   Su   ministerio   no   consiste   sólo   en   buscar  
compañeros  de  oración,  sino  en  reunir  a  miles  para  instruirlos  y  guiarlos  en  verdadera  intercesión.  

  2  
 

No  es  cuestión  de  cantar  coros  y  orar  por  una  bendición,  sino  de  derrumbar  las  fortalezas  de  satanás.  
Los  intercesores  son  poderosos  arietes.    

No  nos  preocupamos  por  palabras  muy  refinadas,  sino  con  la  expresión  del  corazón.  Las  personas  
pueden   arrodillarse,   sentarse,   estar   de   pie,   acostarse   delante   del   Señor   o   caminar,   pero   todo   bajo  
un   liderazgo   general.   No   hay   una   espera   mientras   el   pastor   suplica:   "Alguien   que   nos   guíe   en  
oración,   “por   favor".   En   vez   de   eso,   todos   oran   juntos,   tal   como   se   hizo   en   los   Hechos   de   los  
Apóstoles.  Hay  libertad,  pero  no  libertinaje;    libertad,  pero  no  extravagancia.  Toda  reunión  debe  
tener  orden  y  respeto.  Pero  no  nos  asusta  que  las  personas  clamen  a  Dios  aún  con  lágrimas.    

El  poder  celestial  toma  contacto  con  la  tierra    


Tercero,  Amalec  sentía  una  hostilidad  satánica  contra  Israel,  y  esa  enemistad  fue  enfrentada  por  
fuerzas   espirituales   de   organización.   Aparentemente   no   habría   razón   para   el   ataque.   Era   una  
agresión  inspirada  por  el  diablo  y  bastante  irracional.  Sólo  una    fuerza  espiritual  podía  resistirla.    

Hoy   tenemos   exactamente   la   misma   situación.   Los   enemigos   del   evangelio   andan   "conforme   al  
príncipe  de  la  potestad  del  aire,  el  espíritu  que  ahora  opera  en  los  hijos  de  desobediencia"  (Ef.  2:2).  
Este  es  el  espíritu  de  este  siglo.  Debemos  asirnos  de  esto  espiritualmente  para  que  el  poder  sea  
quebrado.  Buenos  sermones  o  discusiones  jamás  podrán  lograr  esto.  La  maldad  yace  muy  profundo.  
Es   necesario   hacerlo   salir   de   la   madriguera   mediante   las   armas   triunfantes   de   oración   y   súplica.  
Participemos  de  la  victoria  del  calvario.  "Por  mi  Espíritu",  dice  el  Señor.  La  intercesión  es  como  un  
pararrayos,  el  punto  en  que  el  poder  celestial  entra  en  contacto  con  la  tierra.    

Relación  entre  oración  y  eventos    


En   cuarto   lugar,   la   batalla   con   Moisés,   Aarón   y   Hur   en   la   Cima   de   la   montaña,   compartiéndola   con  
Josué   y   sus   hombres   que   estaban   al   pie   de   la   misma.   La   batalla   no   arreciaba   a   favor   de   uno   u   otro  
de  acuerdo  con  la  estrategia  de  Josué,  sino  con  la  intercesión  de  estos  hombres.  Según  el  relato,  
parece   que   Moisés   ocasionalmente   bajaba   sus   brazos,   y   así   Amalec   prevalecía   hasta   que   los   volvía  
a   alzar.   Los   que   luchaban   en   la   cumbre   de   la   montaña,   los   que   luchaban   en   el   valle   estaban  
totalmente  identificados.  La  relación  entre  la  oración  y  los  eventos  quedó  claramente  demostrada.    

En  la  palma  de  su  mano    


Quinto,  Moisés  alzó  sus  brazos.  Ya  hemos  señalado  que  Moisés  no  intercedió  sólo.  Pero  hay    algo  
más,  algo  que  tiene  que  ver  con  los  cinco  dedos  de  Moisés,  Suzette  Hattingh  dice  que  un  día  se  dio  
cuenta  de  que  los  cinco  ministerios  indicados  en  Efesios  4  eran  como  los  dedos  de  la  mano.  Cada  
dedo  funciona  independientemente,  pero  sólo  cuando  está  conectado  con  la  palma  de  la  mano.  La  
palma   representa   el   Cuerpo   de   Cristo.   La   intercesión   es   una   función   del   Cuerpo,   es   una   tarea   para  
todos  los  creyentes,  no  sólo  de  los  dedos  de  la  mano  o  un  don  especial  de  hombres  que  Jesús  otorga  

  3  
 

a  la  iglesia.  Todos  los  miembros  del  Cuerpo  de  Cristo  deberían  interceder;  este  es  el  principio  que  
empleamos  en  nuestras  cruzadas.    

Cómo  lo  hacemos    


Durante   seis   a   ocho   semanas   antes   de   la   cruzada,   Suzette   involucra   a   la   mayor   cantidad   de  
miembros  del  Cuerpo  de  Cristo  como  sea  posible  en  intercesión  intensa.  Ninguno  ora  solo,  sino  que  
toda  la  iglesia  apoya  el  ataque.  Asaltamos  las  puertas  del  infierno,  y  suplicamos  ante  las  puertas  del  
cielo.  Lo  hacemos  expresamente  para  la  salvación  de  las  almas  y  el  mover  del  Espíritu  de  Dios.    

La   intensidad   de   este   tipo   de   intercesión   no   culmina   ni   concluye   con   el   comienzo   de   la   cruzada.  


Seguimos  hasta  el  mismo  momento  en  que  hacemos  el  llamado  para  que  las  personas  que  desean  
ser   salvas   pasen   al   frente.   Cientos,   a   veces   hasta   miles,   oran   y   están   comprometidos   en   lucha  
espiritual   durante   las   reuniones   de   nuestras   cruzadas.   Al   mismo   tiempo   que   el   evangelista   está  
trabajando,   predicando   y   ministrando,   los   que   están   detrás   del   escenario   están   luchando   con  
fuerzas  espirituales  ayudando  a  que  el  evangelista  logre  la  victoria.  Así  hizo  Moisés,  al  orar  por  Josué  
mientras   este   estaba   en   el   fragor   de   la   batalla.   Si   no   necesitamos   interceder   en   los   momentos  
cuando  el  ataque  satánico  es  mayor,  entonces  ¿cuándo  es  necesario?.    

En  el  relato  bíblico  en  Éxodo  17,  los  dos  grupos,  el  ejército  israelita  y  los  compañeros  de  Moisés,  
estaban   en   diferentes   lugares,   y   sin   embargo,   pelearon   la   misma   batalla   al   mismo   tiempo.   En  
nuestras  reuniones  evangelísticas,  los  intercesores  también  quizás  estén  alejados  del  campo  de  la  
cruzada,   orando   en   alguna   parte   lejos   del   lugar   central   o   en   un   salón   aparte.   Pero   estos   guerreros  
de  oración  forman  parte  activa  de  la  reunión  evangelística,  manteniendo  al  evangelista  unido  con  
los  ejércitos  celestiales  para  hacer  retroceder  a  los  poderes  de  las  tinieblas.    

La  eficacia  de  esta  estrategia  ciertamente  ha  sido  comprobada.  Con  este  apoyo  de  intercesión,  el  
enemigo  tiene  que  retirarse,  dejando  a  las  personas  inconversas  abiertas  a  la  Palabra  de  Dios.  Hay  
una  gran  cosecha  de  almas,  edificación  del  Cuerpo  de  Cristo  y  cumplimiento  de  la  Palabra  de  Dios.  
Por   lo   tanto,   todos   nosotros   llegamos   a   ser   compañeros   de   Cristo   y   accionistas   de   su   cosecha.  
Nuestros  intercesores  detienen  a  los  ejércitos  de  Satanás  hasta  que  las  almas  están  seguras  dentro  
del  reino  de  Dios.      

Esta   estrategia   originó   con   Dios,   y   por   lo   tanto   es   bendecida   por   Él.   Afecta   al   cristiano  
individualmente,  a  las  iglesias,  a  la  ciudad,  al  país  y  por  encima  de  todo  al  incrédulo.  La  intercesión  
edifica  una  autopista  para  el  evangelismo  que  gana  al  mundo.    

Lo  que  significa    
Así  como  Moisés  y  Josué  trabajaron  juntos  en  la  batalla,  el  propósito  del  Señor  es  que  la  intercesión  
y  el  evangelismo  actuaran  en  conjunto.  La  intercesión  y  el  evangelismo  forman  una  unidad  en  la  
batalla.  Son  como  la  mano  en  el  guante,  o  el  agua  en  el  lecho  del  río,  o  las  ramas  en  una  vid.    

  4  
 

La  intercesión  que  no  está  unida  a  la  salvación  de  almas  es  como  una  flecha  disparada  al  azar,  un  
atleta  que  corre  la  carrera  sin  meta,  o  un  partido  de  futbol  sin  arco.  Si  oramos  por  avivamiento,  
deberíamos  hacer  algo  acerca  de  esto.  También,  la  intercesión  es  trabajo  preparatorio;  es  un  arado  
que  prepara  la  tierra  para  la  siembra  y  la  cosecha.  Esto  no  significa  que  no  debamos  interceder  hasta  
que  se  haya  dispuesto  realizar  una  cruzada  o  una  obra  similar,  sino,  ciertamente,  que  deberíamos  
tener  una  visión  y  un  plan  de  extensión.  

Luego  está  la  otra  omisión:  evangelismo  sin  intercesión.  Es  como  hacer  funcionar  una  máquina  con  
la  mano,  sin  fuerza  motriz,  o  como  ir  de  pesca  sin  una  red  y  tratar  de  atrapar  a  los  peces  uno  a  uno,  
por  la  cola.    

Tu  herencia  por  derecho    


El  ataque  de  Amalec  fue  un  intento  de  los  paganos  de  impedir  que  Israel  entrara  en  su  herencia.  
Esto  subraya  el  verdadero  tema  de  la  intercesión,  mencionado  en  salmo  2:8  “Pídeme,  y  te  daré  por  
herencia  las  naciones,  y  como  posesión  tuya  los  confines  de  la  tierra".    

Notemos:  primero,  pedimos  (intercedemos),y  después  poseemos.  La  intercesión  es  seguida  por  el  
evangelismo;  en  realidad  es  entrar  a  la  tierra  y  poseerla.  El  mismo  principio  se  muestra  en  1  Timoteo  
2:1,  donde  se  nos  dice  que  intercedamos  por  todos  los  hombres  pero  tiene  un  objetivo  definido,  
como   se   señala   en   el   versículo   4.   El   objetivo   es   “que   todos   los   hombres   sean   salvos   y   vengan   al  
conocimiento  de  la  verdad".  Tomemos  nota  de  la  frase  "todos  los  hombres".  Así  es  como  se  puede  
salvar  al  mundo,  a  través  de  intercesión  y  evangelismo.    

También  debemos  observar  que  Moisés  se  sentó.  No  se  excusó  diciendo:  "estoy  cansado",  pues  "los  
hombres   deberían   orar   siempre   y   no   desmayar   "(Lc.18:1)   y   no   cansarse   de   hacer   el   bien”   (Gá.6:9).  
Se  acomodó  para  orar  hasta  que  la  victoria  llegara,  y  no  se  rigió  por  el  reloj.  Es  un  asunto  de  tomar  
un  área  específica  de  batalla,  y  no  de  orar  en  sentido  general  o  ayunar  sin  un  motivo  en  particular.  
Pasar  tiempo  en  oración  es  en  verdad  un  deber,  pero  la  intercesión  es  un  golpe  contra  un  enemigo  
que  ha  sido  reconocido.    

Además,  y  esto  es  muy  importante,  Moisés  no  sólo  dijo  una    oración.  Sus  manos  permanecieron  
alzadas  hasta  que  Josué  venció  a  Amalec.  Fue  intercesión  y  perseverancia  lo  que  aseguró  la  victoria.  
Suzette  lo  llama  "trabajo  de  parto".  Ella  da  estas  definiciones  para  la  intercesión:    

-­‐  Orar  para  que  la  voluntad  de  Dios  sea  hecha  en  el  mundo.    

-­‐  Intervenir,  mediar  y  obrar  con  Dios.    

-­‐  Ser  parte  de  lo  que  Dios  está  haciendo,  servirle  en  oración.    

-­‐   Orar   las   cargas   de   Dios   y   no   nuestras   propias   opiniones.   Lo   que   Él   quiere,   no   lo   que   nosotros  
pensamos  que  debemos  pedir,  teniendo  así  "la  mente  de  Cristo".    

  5  
 

-­‐Ver  la  necesidad  de  la  acción  de  Dios  y  luego,  con  audacia  y  confianza,  pedirle  que  actué.  

Definiciones    
-­‐  Suzette  señala  que  la  palabra  "intercesión"  en  realidad  aparece  por  primera  vez  en  Isaías  53:12  
donde   habla   de   Cristo   quien   "oró   por   los   transgresores".   La   palabra   hebrea   es   baga,   cuya   raíz  
significa  "chocar  con  violencia".  "Chocar"  quiere  decir  "colisionar  con”.  El  diccionario  de  Vine  indica  
que   baga   significa   "chocar   con,   ser   violento   contra,   invadir,   ponerse   entre,   hacer   una   súplica,  
encontrarse  con,  y  orar".    

De   modo   que   hay   dos   aspectos   separados   aquí:   lucha   y   trabajo.   Primero,   baga   significa  
verdaderamente  enfrentar  a  satanás  en  el  nombre  de  Jesús  a  favor  de  las  personas,  por  lo  tanto,  
"chocar  contra"  y  colisionar  con  él.  La  palabra  también  implica  trabajo  arduo  y  perseverante,  que  
no  es  tan  brusco,  es  decir,"  colocarse  entre”,  o  enfrentar  al  Padre  a  favor  de  las  personas.  Por  eso  la  
intercesión  tiene  dos  características:  enfrentarse  con  satanás  y  enfrentarse  con  Dios.    

Suzette  también  llama  nuestra  atención  a  las  palabras  que  se  utilizan  en  el  Nuevo  Testamento  para  
intercesión.  Una  palabra  griega  tiene  dos  partes:  la  primera  significa  "excesivo,  extraordinario"    y  la  
otra  “reunirse  a  favor  de  o  por  el  bien  de  alguien”.  En  otras  palabras,  tendiendo  la  mano  y  haciendo  
lo  que  se  puede  por  otros.  Otra  palabra  para  intercesión  implica  "conseguir  la  atención  del  Rey  a  
favor  de  otros".  Esto  muestra  que  es  necesaria  un  comunión  muy  estrecha.    

Suzette   también   nos   señala   un   diccionario   común   (en   este   caso,   Webster).   Allí   la   intercesión   se  
describe  como  "mediación,  súplica,  oración  o  petición  a  favor  de  otro",  y  el  verbo  "interceder"  se  
define   como   un   acto   entre   dos   partes   con   vistas   a   la   reconciliación   de   sus   diferencias   o   puntos     de  
contención,  mediar,  rogar  o  interponerse  a  favor  de  otro".  Súplica,  petición,  ruego,  intervención,  
interponerse;  eso  es  oración  a  la  temperatura  más  elevada.       .    

"Finees  intervino  cuando  Israel  pecó  groseramente  y  se  desató  una  plaga  por  toda  la  tierra.  El  terror  
que  se  extendió  fue  detenido,  y  le  fue  contado  por  justicia  a  Finees  por  generaciones  posteriores.  
La  intercesión  involucra  ser  un  pacificador,  al  lograr  que  hombres  y  mujeres  lleguen  a  tener  paz  con  
Dios.  

Esto  levanta  una  cosecha  de  justicia  que  cuenta  para  la  eternidad.  Ese  es  el  poder  que  hay  en  la  
intercesión,  Suzette  enfatiza  que  es  importante  tener  la  dirección  del  Señor  en  nuestras  oraciones.  
Debemos   tener   su   objetivo.   Dios   necesita   canales   para   lograr   lo   que   Él   quiere,   Suzette   insiste  
firmemente  que  debemos  conocer  cuáles  son  sus  preocupaciones,  pues  Él  sabe  lo  que  está  pasando  
y  nosotros  no,  y  sabe  perfectamente  donde  satanás  está  preparando  su  ataque.    

Los  secretos  del  intercesor    

  6  
 

Señor  también  puede  darnos  cargas  por  tareas  que  nosotros  deberíamos  hacer,  como  hablarle  a  
alguien  sobre  un  asunto  personal.  Sin  embargo,  el  propósito  principal  de  la  intercesión  no  es  que  
Dios   nos   haga   conocer   secretos   acerca   de   otros.   No   tenemos   que   "poner   en   orden   el   cuerpo"  
diciéndoles  a  las  personas  lo  que  Dios  piensa  y  compartiendo  sus  confidencias  con  todos.  Suzette  lo  
llama  "chismerío  espiritual"  y  nos  advierte  que  los  secretos  de  Dios  son  santos  al  Señor.  Dios  nos  da  
cierta  información  para  que  nosotros  podamos  interceder  por  otros,  logrando  así  que  se  cumplan  
los   propósitos   que   Él   tiene   para   ellos.   Sin   embargo,   el   Señor   aparentemente   comparte   estos  
secretos  sólo  el  2%  del  tiempo.  El  98%  restante  del  tiempo  de  intercesión  nos  dedicamos  a  restituir  
el  mundo  a  Dios  según  el  Espíritu  nos  guía.    

Emprender  la  tarea  de  un  intercesor  es  una  experiencia  que  cambia  la  vida,  pero  sólo  Dios  puede  
levantar  un  intercesor.  Si  el  Señor  le  guía  a  través  de  experiencias  que  transforman  sus  deseos  en  
clamores  delante  del  trono  de  Dios  por  nuestro  mundo  perdido,  no  se  arrepentirá,  a  pesar  de  lo  
difícil  que  haya  resultado  ser  el  tiempo  de  preparación.        

La  intercesión  cambia  las  actitudes  de  la  vida,  trayéndonos  satisfacción  tan  rica  que  nadie  puede  
imaginar.  Todos  los  aspectos  de  una  campaña  evangelística  son  entregados  a  Él:  la  predicación,  el  
canto,  el  orden  de  la  reunión,  el  uso  de  cada  ministerio  y  los  dones  del  Espíritu.  Es  un  gran  esfuerzo,  
apoyado  por  creyentes  del  lugar  como  así  también  por  toda  la  iglesia.  El  evangelismo  quita  todo  
bloqueo,   todo   motivo   propio   que   obstaculiza   y   todo   artificio   que   impida   que   los   hombres   se  
acerquen   a   Dios.   El   evangelismo   es   el   Espíritu   Santo   que   obra   a   través   de   la   intercesión   y   el  
ministerio.  Esta  combinación  produce  el  avivamiento  que  está  conquistando  al  mundo.    

  7