Sei sulla pagina 1di 3

http://lamula.

pe/2010/09/10/entrevista-a-mariana-de-althaus/carlossotomayor

Entrevista a Mariana de Althaus

Por Carlos M. Sotomayor Hace 2 anñ os. Reposteé alo o comenta este post.

Mariana de Althaus en el Teatro Britaé nico (Foto:CMS).

Mariana de Althaus, reconocida dramaturga y directora, acaba de obtener el primer


lugar del Tercer Concurso de Dramaturgia Peruana organizado por la Asociacioé n
Cultural Peruano Britaé nica. El jurado, integrado por Alberto Isola, Marisol Palacios y
Fernando Casaretto, eligioé de manera unaé nime su obra Entonces Alicia cayoé . Mariana
nos cuenta, ademaé s, que en noviembre pone en escena La mujer espada, una obra
inspirada en el claé sico Medea.

Entrevista CARLOS M. SOTOMAYOR

¿Coé mo tomaste la noticia del premio?

Siempre es una sorpresa. Pero es, en verdad, una obra que escribíé para el premio. Un
mes antes del cierre de la convocatoria me dije: es un buen motivo para ponerme a
escribir. Teníéa la idea bastante elaborada en mi cabeza; la habíéa estado pensando hace
mucho, pero no teníéa tiempo para sentarme a escribirla. Y bueno, que ganara el
Concurso fue una alegríéa.

¿Coé mo se situé a Entonces Alicia cayoé en relacioé n a tus demaé s obras?

Yo creo que tiene mucho que ver con la que voy a estrenar en noviembre (La mujer
espada), que habla de la maternidad. Es decir, las dificultades que tiene una mujer de
hoy para enfrentar el tema de la maternidad, con todo el tema de que ahora somos
independientes, trabajamos, tenemos ambiciones. Y eé sta, aunque son diferentes, trata
tambieé n sobre el mismo tema. Sin querer me ha salido el mismo tema. No es
exactamente la maternidad pero síé coé mo las mujeres de diferentes generaciones se
plantean el tema de la maternidad y coé mo les afecta las decisiones en torno a ella. Yo
creo que va por esa temaé tica. En cuanto al estilo, no seé , creo que no tengo, porque los
jurados que conocen bien mis textos no se dieron cuenta que era míéo.

Sin embargo, hay ciertas constantes. Por ejemplo, advierto siempre un tono
existencialista. Imagino que parten de una indagacioé n interior.

Síé, totalmente. Los textos que escribo generalmente son poco intelectualizados en un
inicio. No es que piense mucho lo que voy a hacer. Simplemente sale lo que tiene que
salir, por los temas que en ese momento me estaé n removiendo el cerebro. Por eso
ahora, a partir de que tuve a mi hija, el tema de la maternidad es importante. Sobre
todo porque encuentro un vacíéo enorme en la dramaturgia e, incluso, en la literatura
universal sobre ese tema. Si bien tenemos muchas madres en la literatura y en la
dramaturgia, generalmente son abordadas desde el punto de vista o del hijo o del
clicheé de la madre. El tema de la maternidad, como conflicto, desde el punto de vista
de la misma madre no se toca mucho. Yo despueé s de dar a luz quise dirigir algo no
escrito por míé que tuviera que ver con este tema y no encontreé lo que estaba
buscando: ese conflicto que tiene que ver con hacerte cargo de la vida de un ser
humano y tué como mujer estar en bué squeda de otras cosas. Ese conflicto de criar a un
ninñ o y vivir tu trabajo, tu vida. No ser una esclava de tu casa, y a la vez todo tu cuerpo y
tu corazoé n te llevan a la casa, te encierran en la casa. Esa lucha es maravillosa y a la vez
es dura en algunos casos.

Generalmente se idealiza la maternidad…

Es un tema muy difíécil. No creas que no me ha costado. A míé me cuesta cierto pudor
exponer este tema porque es admitir que no fue todo maravilloso. Yo tuve a mi hija, y
para míé nada es mejor que la decisioé n de haberla tenido y gozo todos los díéas esa
decisioé n. Pero hay una cuota enorme de sufrimiento, de sacrificio y de dolor a la hora
de tener hijos; hoy en díéa al menos. Y esto no es faé cil de decirlo porque te genera culpa.
La depresioé n postparto es algo de lo que no se habla mucho, por ejemplo. Y tocar esos
temas para míé ha sido necesario.

Hay una exploracioé n propia, personal a la hora de encarar un texto.

Síé, hay una cuota de desnudez. Para míé escribir tiene que ver con eso, con desnudarme
en escena para entender lo que me pasa a míé y, por lo tanto, entender lo que pasa en el
mundo. Contar una historia por contarla no me hace sentarme en mi escritorio a
escribir. Hay dramaturgos que escriben textos para contar historias bien armadas,
espectaculares, lindas y conmovedoras. Pero yo no puedo partir de ningué n lugar que
no sea mi “mundo interior”, por si asíé quieres llamarlo, mis propias locuras.

Eso explicaríéa el porqueé no sueles dirigir textos de otros autores.

Probablemente. No me provoca hacerlo. A menos que me la apropie. Por ejemplo, esta


obra que montareé en noviembre se basa inicialmente en Medea. Medea es una obra
que he leíédo mucho y me gusta mucho. Yo sentíéa que teníéa que contar esa historia,
entonces me la apropieé y decidíé contarla desde mi mundo, con mis vivencias. Y logreé
un texto que al final no tiene nada que ver con Medea, pero si tué sabes que partioé de
Medea vas a detectar algunas cosas.

¿En el caso de Entonces Alicia cayoé sucede lo mismo?

Entonces Alicia cayoé parte obviamente de Alicia en el paíés de las maravillas. Es un


texto que me fascina. Y al principio quise hacer una adaptacioé n, pero eso ya lo hizo
todo el mundo. Hasta Tim Burton lo ha hecho. Entonces por ahíé no iba la cosa. Sin
embargo, al leer varias veces Alicia…, habíéa algo que me encantaba. Entonces
abandoneé el libro, lo lleveé a otra casa para no volver a leerlo y decidíé contar mi propia
historia. Pero si tué lees el texto encontraraé s muchíésimas senñ ales que tienen que ver
con Alicia en el paíés de las maravillas. No me interesa dirigir textos ajenos, aunque
sean claé sicos y maravillosos, sino apropiaé rmelos y contarlos desde mi punto de vista.

Ademaé s de dramaturga y directora, eres actriz. Sin embargo, la actuacioé n la has


relegado…

Creo que cada uno encuentra su lugar. Y yo sufríéa mucho actuando. No me gustaba
estar en el escenario. Teníéa sus cosas interesantes pero sufríéa mucho. No era para míé.
Me gusta mucho estar fuera de escena y, sobre todo, tomar las decisiones. El actor no
puede tomar decisiones; algunos síé. Pero el director es el que tiene la ué ltima palabra. Y
a míé me gusta tomar las decisiones en general y me gusta crear un mundo míéo.

Tus obras han sido tambieé n dirigidas por otros, incluso fuera del Perué . ¿Queé te genera
aquello?

Siempre es halagador que alguien quiera dirigir un texto míéo y que le encuentre
sentido y lo emocione. Es emocionante ver coé mo las personas encuentran en mi texto
cosas similares a las que yo encontreé . Pero siempre me genera muchos conflictos.
Porque siempre las he dirigido primero, entonces hay cosas que creo deben ser de una
manera. Y generalmente no lo hacen como yo creo que tienen que hacerlo. Mis textos
son como hechos para dirigirlos yo. No es por egoíésmo. Las escribo no para que las
dirijan otros, sino para dirigirlas yo. En Argentina, la mayoríéa de directores escriben
sus textos, y la mayoríéa de dramaturgos dirigen sus textos. Aquíé es raríésimo lo que
hago, pero en Argentina soy una maé s.

Entiendo que cuando escribes vas proyectando la puesta en escena. ¿Tambieé n piensas
en determinado actor o actriz?

A veces síé, sobre todo porque me une una amistad. Pero claro, a veces síé pienso en el
actor ideal. Escribo este personaje pensando en que me gustaríéa que lo actué e, por
ejemplo, Paul Vega, por decirte un nombre de un actor que me encanta. Seé que no
necesariamente eé l lo va a hacer. Pero no siempre. Por ejemplo, cuando escribíé el texto
que ganoé el concurso no penseé absolutamente en ningué n actor. Es maé s, hay unos de los
personajes que no seé quieé n lo va a actuar. Se trata de una mujer de 50 o 55 anñ os que es
cantante. Es dificilíésimo encontrar aquíé una actriz con esas caracteríésticas. Y que sea
muy buena actriz ademaé s. No es un papel faé cil.