Sei sulla pagina 1di 14

DELIRIOS, DE KRAEPELIN AL -DMS IV

María José Mattaliano

Introducción:

En términos etimológicos la palabra "delirio" deriva del latín "delirare", que significa
"fuera del surco", refiriéndose al surco realizado en el campo al labrarlo, lo cual
aplicado al pensamiento humano, sería el pensar fuera del surco normal o de lo que la
mayoría consideran como tal.

La utilización de la palabra "delirio" puede realizarse en dos sentidos:

– Como un resultado de un cambio en las relaciones del sujeto con el mundo, y por
ende en las convicciones y significaciones de la realidad, por ello desde la clínica
psiquiátrica se lo considera un trastorno en el contenido del pensamiento;

Como un síndrome orgánico con alteración del estado de conciencia como ocurre por
ejemplo en el delirium.

El delirio, como veremos, no es una manera de ignorar la realidad: es otra manera de


percibirla y vivirla.

Concepto de idea delirante

La idea delirante es:

Un "error" patológico y persistente


Producto de un juicio desviado,
Irreductible a los argumentos más convincentes de la lógica,
Condiciona la conducta total o parcialmente.

1
Estudio semiológico de los delirios:

1) Evolución: se dividen en agudos y crónicos.

Los agudos evolucionan en breve tiempo: días, algunas semanas o a lo sumo un par de
meses.

Los crónicos evolucionan a lo largo de extensos períodos, pudiendo abarcar la totalidad


de la vida del paciente.

Ejemplo de los primeros lo constituye la "bouffée" delirante aguda de los autores


franceses, o psicosis cicloide de los autores alemanes y de los segundos, los delirios
crónicos de persecución, interpretación y de reivindicación.

2) Origen: de acuerdo con su origen los delirios pueden ser primitivos o esenciales y
secundarios o sintomáticos.

Los primitivos representan el comienzo mismo de la enfermedad y, por lo tanto


constituyen toda la afección. Es un ejemplo típico de estos delirios la "experiencia
delirante primaria de la esquizofrenia", y también los delirios crónicos, sean
alucinatorios o no.

Los delirios secundarios o sintomáticos, en cambio, aparecen consecutivamente a una


enfermedad previa, psíquica o somática. Son expresión de estos delirios la reacción
paranoide y también los postinfecciosos, postraumáticos y los de origen tóxico, vascular
y tumoral.

3) Estructura: representa la forma en que se teje y organiza la trama del delirio. Se han
establecido dos tipos: sistematizados y no sistematizados.

Sistematizados: "sistema" quiere decir "unidad" y también coherencia. Para Kraepelin y


Magnan delirio sistematizado significa:

– Unidad del núcleo delirante.


– Invariabilidad del tema.
– Continuidad en el tiempo.
– Irreductibilidad ante cualquier intento de persuasión respecto de lo erróneo del
pensamiento sustentado.
– Verosimilitud del relato (en razón de su naturaleza vivencial).
– Organización coherente de todo el conjunto delirante.

Estos delirios sistematizados se caracterizan por ser de marcha lenta y por constituir un
tema único, con ideas que se mantienen en el tiempo, marchando siempre en un sentido
determinado, inamovible, coherente y verosímil.

No sistematizados: contrariamente a los anteriores, carecen de cohesión y de unidad.

Kraepelin y Magnan dan como características de los delirios asistemáticos a las


siguientes:

2
– Multiplicidad de núcleos o "constelaciones" delirantes.
– Variabilidad del tema.
– Versatilidad de las ideas.
– Reductibilidad transitoria por efectos de la sugestionabilidad o influencia de terceros.
– Absurdidez del relato, pese a lo cual resulta comprensible.

Estos delirios son, en otros términos, mala o nulamente estructurados, y de allí que
también sean denominados "polimorfos". Las ideas delirantes (persecutorias,
megalómanas, celotípicas, hipocondríacas, etcétera), tan pronto coexisten como se
suceden las unas a las otras.

4) Mecanismos en la elaboración de los delirios:

Mecanismo Interpretativo: Dentro de la elaboración del pensamiento existen dos


planos el intelectual y el afectivo, en el primero no interfiere la afectividad en el juicio
de valores, en el segundo si.

En el delirante interpretativo o paranoico, la carga afectiva tiene vigor, estabilidad e


intensidad, y hay “una superación de la lógica por los afectos” (Bleuler). En los delirios
interpretativos, los hechos reales miradas, conversaciones actitudes, son interpretados
falsamente en obediencia a la lógica afectiva con desplazamiento de la lógica
intelectual.

Dado que la lógica interna se conserva, los relatos resultan lógicos y creíbles, el delirio
se muestra con vehemencia, seguridad y autosuficiencia, lo que el paciente admite es
verosímil, lógico, pero falso, no para el, para quien tiene irreductibilidad y certeza de
verdad.

Esos delirios evolucionan con poco deterioro de la personalidad-.”el delirante


interpretativo trabaja sobre el delirio”

Mecanismo alucinatorio: Este tipo de mecanismo se da ante estados mayormente de


tipo tóxicos, y agudos. Las alucinaciones son mayormente auditivas, desagradables
dando lugar a delirios de perjuicio y persecución, puede haber cenestésicas dando lugar
a un verdadero delirio hipocondríaco.

Mecanismo imaginativo: Existe una exaltación patológica de la imaginación, la cual no


alcanza para justificar el delirio, hay además ausencia de crítica reivindicativa que
determina la aceptación de todo lo imaginado como algo que no admite crítica alguna.
“Este tipo de delirantes transporta al mundo circundante sus invenciones”

Mecanismo intuitivo: Normalmente las intuiciones son de aparición súbita y aparentan


ser reales, con un examen crítico serán aceptadas o no como verdad. Dado que el juicio
está desviado no hay discernimiento y todo lo intuído pasar a integrar el contenido del
pensamiento.

Mecanismo ilusorio: Mayormente se acopla a otros de mayor jerarquía.

Mecanismo sugestivo: Consiste en el armado de una confabulación secundario a una


simple sugerencia o insinuación-

3
Mecanismo onírico: Aparecen alucinaciones visuales auditivas y cenestésicas, de
carácter caleidoscópico, vivaces y coloridas con intervención de una gran carga
afectiva-Actúa por tanto como en un sueño pero en estado de vigilia, el delirium
tremens y los delirios ocupacionales con ejemplos de este tipo de delirio.

5) Contenido del delirio:

La temática delirante es la novela que el delirante arma basado en la percepción errónea


de la realidad externa y se clasifican de acuerdo a:

1. Tono afectivo de la idea delirante

2.- Número de ideas

3.- Grado de verosimilitud

Tono afectivo: a.- Displacentero (hipocondríaco, de negación, de ruina, de culpa,


persecutorios)

b.- Placenteros (altruistas, megalómanos, mesiánicos, místicos)

2.- Número de ideas:

a.- Ideas delirantes únicas (sistematizados uniformes con


invariabilidad y continuidad temática)

b.- Ideas delirantes múltiples (delirios asistemáticos, o


polimorfos, las ideas delirantes o coexisten o se suceden una a otra)

3.- Grado de verosimilitud: La verosimilitud de los cuadros delirantes se basa en la


sistematización de los mismos, por ej. en los delirios firmemente estructurados el origen
puede hallarse en vivencias ambientales, y en circunstancias aparentemente reales lo
que le da cierto grado de verosimilitud. En los mal estructurados o polimorfos o no
sistematizados, que carecen de un núcleo central y fijo el contenido mayormente es
absurdo y hasta fantástico-

6.- Grado de deterioro de la personalidad:

Realizando un seguimiento longitudinal del cuadro delirante se pueden observar


notables modificaciones, ejemplo de esto es el delirio esquizofrénico que puede
comenzar con un núcleo vigoroso, central, único, que luego va perdiendo la
sistematización y se torna absurdo, con empobrecimiento de la personalidad y aparición
de formas de pensamiento mágico o primitivo.

Esta evolución defectual es característica del delirio esquizofrénico de clara naturaleza


procesual.

Otros evolucionan a lo largo del tiempo con una temática uniforme, con indemnidad de
las capacidades afectivovolitivas, y son las llamadas paranoias de la clasificación de
Kraepelin.

4
7) Resonancia afectiva frente al delirio: Está en relación con el tono placentero o no
de la idea delirante, con el momento evolutivo del delirio y con el grado de deterioro de
la personalidad. Muchas veces los delirios esquizofrénicos con grave deterioro de la
personalidad comienzan con un relato excitado eufórico y luego la resonancia afectiva
merma con el tiempo.

ETILOGÍA DE LOS DELIRIOS:

1.- Delirios en las psicosis con fundamento somático;

a.- exógenos

b.- orgánicos

Delirios exógenos o reacciones exógenas: Prevalece la alteración de la conciencia, si


bien está presente también en los orgánicos, en ese último, se presenta como trastorno
asociado.

Los delirios exógenos (delirium) son delirios agudos a predominio onírico con
confusión y desorientación témporo espacial, con actividad alucinatoria vívida,
alucinaciones coloreadas caleidoscópicas, liliputienses, con resonancia afectiva y
agitación motriz. La temática delirante es variada y va desde los delirios terrroríficos
hasta los místicos y eróticos.

El paciente presenta pérdida total o parcial del epidosio y no es infrecuente que queden
ideas fijas o “residuos oníricos” durante un tiempo-.

Las causas suelen ser tóxicas, infecciosas, procesos vasculares, epilépticos, y por
traumas psíquicos violentos.

Delirios orgánicos: La base es el síndrome psicoorgánico o debilitamiento de la


personalidad, se mezclan elementos confusionales y alucinatorios con los provenientes
del sme psicoorgánico, el delirio es mal sistematizado polimorfo y con confabulaciones
amnésicas. Ocurre en las demencias seniles, y aterosclerótica, enf de pick, Alzheimer,
PGP, epilepsia, traumatismo y tumores cerebrales.

2.- Delirios en las psicosis endógenas:

Procesales: esquizoparanoide- parafrénico

Afectivos: melancolía- manía

Castilla Del Pino: Si bien hay alteraciones psíquicas cuya condición es una alteración
orgánica del cerebro, esta no da cuenta de la totalidad de la estructura y contenido del
síntoma psíquico, los factores etiológicos que dan lugar a la construcción de un
trastorno delirante pueden ser genético constitucional, bioquímico, lesionales,
psicodinámicos y situacionales.

5
EL DELIRO EN LA PSICOPATOLOGÍA CLÁSICA_

Vogel (1772) paranoia

Kahlbaum (1863) paranoia: Pacientes delirantes sin deterioro del afecto o función
intelectual (locura parcial)

Kraft Ebing (1879): Enfermedad psíquica crónica desarrollada a expensas de neurosis


constitucionales cuyo síntoma principal son las ideas delirantes

Son: primitivas, abarcan juicio y conclusión, y construyen un edificio de ilusiones.

En esa época Kraepelin se encuentra con que el 70 a 80% de los internados presentaba
ideas delirantes o alucinaciones y estaba encasillado dentro del grupo de las paranoias.

Y dice: No es solo con el criterio sintomático que se llega a conocer la psicopatología,


en ausencia del criterio anatomopatológico el mejor criterio es el evolutivo y la forma
de terminación de las psicosis.

Entre 1883 y 1895 Kraepelin en su tratado delimita 3 entidades:

Paranoia

Parafrenia

Delirio paranoide de la demencia precoz

Paranoia: Delirio de comienzo insidioso y evolución crónica de origen endógeno bien


sistematizado, sin alucinaciones, a mecanismo interpretativo sin deterioro de la
personalidad, le atribuye un origen endógeno para diferenciarla de las psicosis
psicógenas reactivas.

Delirio paranoico: de persecución- de celos- hipocondríaco- de grandeza

2) Parafrenias: Creado por Kraepelin en 1913 lo delimitada como forma intermedia o


cuña entre la paranoia y las formas paranoides de la demencia precoz.

El delirio es crónico, inverosímil, pero coherentes, evoluciona lentamente con escaso


deterioro de la personalidad. “El tiempo dirá si son formas atenuadas de la
esquizofrenia o algo diferente a la misma” (Bleuler)

3.- Delirio paranoide de la demencia precoz: Delirio alucinatorio y pseudoalucinatorio


no sistematizado que termina en la disgregación pseudodemencial de la esquizofrenia.

Karl Jaspers (1913)

En su obra “Psicopatología general” desarrolló los conceptos de proceso desarrollo y


reacción.

6
Proceso: Se produce una ruptura histórica, cambiando la estructura del ser, se pierde la
continuidad de sentido del individuo, surge como algo “nuevo”, tratándose de una
ruptura en la unidad histórico vivencial del paciente” ya no es el mismo”. El proceso
"hace delirante a la personalidad”, y produce deterioro

Desarrollo: Continuidad histórica de cuestiones significativas, establece una


continuidad en el sentido, es comprensible genéticamente en el desarrollo “la
personalidad se hace delirante, y no produce deterioro. Deben cumplirse 3 hechos:

1.- Personalidad previa: desconfianza, psicorigidez, egocentrismo, escasa autocrítica,


soberbia, arrogancia, susceptibilidad.

2.- Posibilidades implícitas

3.- Circunstancia o acontecimiento vital de resonancia afectiva capaz de movilizar el


despliegue de estos contenidos

Reacción: Se trata de un modo de respuesta, requiere cierta predisposición y factores


desencadenantes, la personalidad " responde de un modo delirante”, la respuesta es
delirante frente a una concreta situación vital capaz de desencadenarla.

Schneider: Denomina a los delirios con relación causal y por tanto comprensibles,
“deliroides”

Experiencia delirante primaria (Jaspers)

En relación al delirio primario y las vivencias delirantes primarias, Jaspers considera


que se trata de asignar sin motivo aparente , una significación anormal, a una percepción
representación, o cognición, surgiendo así 3 modalidades.

-percepciones delirantes

-representaciones delirantes-> para Schneider ocurrencias delirantes, para López Ibor


inspiración delirante.

-cogniciones delirantes

Características de la percepción delirante:

*Atribuir un significado anormal a una percepción real

* Inexistencia de un motivo que la produzca

* La percepción tiene un sentido autorreferencial y centrípeto

*La significación es extraña, siempre impuesta desde afuera

*Carácter de aviso, señal o revelación de que algo va a suceder

*La extrañeza el doble, para el enfermo y el observador

7
Las representaciones y cogniciones delirantes son productos de datos internos derivados
de la imaginación o la memoria que surgen de manera súbita con características de
verdad irrefutable. En la ocurrencia o inspiración delirante, el paciente inmotivada y
autóctonamente, dice sentirse llamado a realizar un determinado acto trascendente o
heroico, absurdo e incomprensible para el hombre normal, que surge como una
inspiración u ocurrencia que se ve obligado a realizar de manera irrefrenable.

Las vivencias delirantes son precedidas por una modificación básica del estado de
ánimo, el llamado “temple” o humor delirante esquizofrénico. Conrad llama a esta fase
“trema” que puede manifestarse con angustia, distimia depresiva, vivencias de cambio
con desconfianza, suspicacia y amenaza como si en enfermo viviese una atmósfera
kafkiana.

Esta fase pre-delirante siempre tendrá una base afectiva por ser la función psíquica más
inmediatamente comprometida, las fase entre el temple y la percepción es gradual y su
colorido varía, pudiendo este temple ser o no vivenciales por el enfermo y cuando así
ocurre lo es siempre en forma vaga, imprecisa e indeterminada.

Otros elementos:

*Vivencia de una significación, o algo extraño alrededor de pte que no puede


identificar

* Vivencia de lo puesto ej. objetos han sido puestos predeterminadamente para vigilarlo
o controlarlo, con sensación de que algo terrible le va a ocurrir, sospechas oscuras
ejemplo tener una filiación diferentes a la conocida.

Delirios procesales: Delirios esquizofrénicos paranoides

Delirios parafrénicos

Delirios no procesales: Desarrollos paranoicos

Reacciones delirantes o paranoides

El delirio esquizofrénico paranoide:

Es un delirio primario procesal, por tanto incomprensible genéticamente, de inicio en


edades jóvenes, elaborado a partir de una experiencia delirante primaria, mal
sistematizado, de mecanismo variado que evoluciona con grave deterioro de la
personalidad. Llama la atención la variabilidad, el polimorfismo, e inconsistencia de las
ideas delirantes, hay franca hipobulia e indiferencia afectiva, contrasta el dramatismo de
las voces y contenidos delirantes con la escasa resonancia afectiva del paciente, no hay
empeño en disuadir a los demás

8
Equivalencias entre las clasificaciones francesa y alemana de los cuadros delirantes

KRAEPELIN SERIEUX Y CAPGRAS

Paranoia Delirio de interpretación


(Serieux y Capgras)

Delirio de reivindicación
Delirios crónicos
(Serieux y Capgras)
sistematizados no
alucinatorios

Parafrenia Delirio de imaginación


confabulatoria (Dupré y Logre)

Parafrenia sistemática Delirio crónico de


evolución sistemática de
Magnan
Delirios crónicos
Parafrenia fantástica Formas delirantes
sistematizados
fantásticas (Seriex y
alucinatorios Capgras)

Parafrenia expansiva Sin equivalente

Delirio paranoide de la Delirio esquizofrénico


demencia precoz Delirios crónicos no
sistematizados

9
Delirios parafrénicos:

Emil Kraepelin (1856/1926) Consideró en 1913 a las parafrenias como una forma
intermedia o “cuña” entre la paranoia y las formas paranoides de la esquizofrenia.
Siendo el delirio parafrénico un delirio crónico, inverosímil, pero coherente que
evoluciona lentamente con relativa conservación de la personalidad.

Si bien absurdo y por momentos fantástico, no resulta totalmente incoherente como el


delirio esquizofrénico.

El término Parafrenia, es conceptualizado como una psicosis delirante crónica que no


se acompaña de déficit intelectual ni evoluciona a la demencia, caracterizada por
construcciones delirantes ricas y mal sistematizadas basadas en alucinaciones y
fabulaciones.

1.-Edad de comienzo: Mayormente entre los 30 y 40 años.

2.-Sistematización del delirio: Poco sistematizado

Varios núcleos delirantes

Inverosímil, pero coherente

Mayormente con alucinaciones

Temática delirante  Erotomanía

 Persecución

 Megalomanía

3.- Actitud- Menos defensiva que en la paranoia

Comunica fácilmente su delirio

4.-Estado general de la consciencia: Lúcido

5.- Curso del pensamiento  Acelerado

6.- Actividad-  Disociación ideo –pragmática

7.-Afectividad Conservada fuera del delirio

8.- Percepción: Encontramos alucinaciones sensoriales y pseudoalucinaciones


Hace un tiempo el delirio parafrénico era considerado como fundamentalmente
alucinatorio, teniendo que ser considerado en este caso como SECUNDARIO.

10
Posteriormente se consideró a la parafrenia como un delirio de base imaginativa, siendo
precisamente esta base imaginativa el terreno que favorece la aparición del síndrome
alucinatorio.

Este síndrome alucinatorio que lo acompaña, NO APARECE COMO GÉNESIS DE


ESTE DELIRIO, SINO COMO MODO DE EXPRESIÓN DEL MISMO.

En este sentido, la naturaleza imaginativa del delirio es el factor que facilita la presencia
de alucinaciones. “LA IMAGINACIÓN LE ES TAN VITAL A LA PARAFRENIA
COMO LA PASIÓN Y LA RAZÓN LE SON A LA PARANOIA”. Existe bipolaridad en
el parafrénico dado que existe una existencia dicotómica entre el pensamiento real y el
delirante, que no coarta la actividad laboral o profesional. El individuo normal
subordina lo fantástico a lo real, lo que en el parafrénico esto se encuentra abolido,
cabalgando entre dos mundos: el de la realidad y el de la fantasía, por esto Ey habla de
“diplopía de la existencia”.

Subtipo de parafrenias: (Kraepelin)

*Parafrenia sistemática

*Parafrenia confabulatoria

*Parafrenia fantástica

*Parafrenia expansiva

Parafrenia sistemática
1.-Desarrollo insidioso

2.-Delirio de persecución

*Progresivo

*Contenidos megalómanos

3.- Presencia de alucinaciones y pseudoalucinaciones

4.- Cursa con muy poco deterioro de la personalidad

Parafrenia expansiva

1.- Más frecuente en el sexo femenino

2.- Delirio megalómano erótico raramente místico o persecutorio

3.-Alucinaciones sensoriales visuales y cenestésicas

4.-Ausencia de pseudoalucinaciones

5.- Animo exaltado, altaneros, eufóricos, insolentes, y con explosiones coléricas

11
Parafrenia Confabulatoria
1.- Forma clínica poco frecuente

2.-Ausencia o falta de comprobación de alucinaciones y pseudoalucinaciones.

3.- Comienzo relativamente temprano, a partir de los 20 años.

Parafrenia fantástica

1.-Delirio de influencia en la fase inicial, mas tarde megalómano.

2.-Alucinaciones frecuentes, auditivas y cenestésicas

3.-Curiosa sugestionabilidad

4.- Cierta indiferencia afectiva

5.- Forma clínica que produce mayor deterioro de la personalidad

Ciertos autores han adscripto las parafrenias a las esquizofrenias, mientras otros como
Ey, sostienen la autonomía del delirio parafrénico.

Henry Ey las considera parafrenias postprocesales, consecutivas a una esquizofrenia a


una manía o a una melancolía abortada, y considera que son la “prolongación de un
movimiento psicótico detenido”

Desarrollos paranoides o paranoicos:

Kraepelin interpreta a la paranoia como un delirio crónico que obedece a causas


internas, factores constitucionales, de comienzo insidioso, bien sistematizado, con
conservación de la claridad del pensamiento, voluntad y actividad. Lo diferencia en base
a su endogenicidad de las psicosis psicógeneas reactivas, del delirio esquizofrénico por
la ausencia de deterioro de la personalidad y de las parafrenias.

Las paranoias se desarrollan en una estructura determinada y previa de la personalidad,


esta es la caracteropatía paranoide, Shwartz lo llama en “enfoque paranoide de la vida”,
lo cual significa un modo de adaptación surgido como medio para hacer frente al mundo
y evitar la retirada autística. Los signos representativos son arrogancia, desconfianza,
suspicacia permanente, psicorrigidez, hostilidad, egocentrismo y autofilia,

Los mecanismos de defensa son la formación reactiva, proyección y negación-

Existen otro tipo de personalidad los llamados por Sshcneider “inseguros de si mismos”,
en su forma sensitiva, estos sujetos tienen una hiperestesia marcada para todas las
vivencias e imposibilidad de descarga, no se perdonan nada pero perdonan todo a los
demás.

También son propicios para este desarrollo los llamados por Schenider “necesitados de
estimación” el carácter histérico de Koch, pudiendo hacer un desarrollo paranoico

12
cuando esta necesidad de estimación se ve frustrada y se consideran por ello
despreciados o subestimados por los demás-

El factor favorecedor para el desarrollo de estos desarrollos debe ser conmocionante, de


manera que haga movilizar los caracteres anómalos de la personalidad cargando
afectivamente una idea, sobrevalorándola y a partir de ella engendrar un sistema
delirante

Características:

Delirio crónico de comienzo insidioso y progresivo alrededor de los 40 años,


interpretativo sin alucinaciones ni pseudoalucinaciones bien sistematizado, con temática
uniforme, lógica y verosímil .Alternan períodos de mayor actividad delirante otras mas
sosegadas pero sin pérdida de la actividad. Indemnidad de las áreas afectivo- volitivas,
el delirio representa su vida misma.

En cuanto a la temática la más frecuente es la persecutoria pero no la única.

Reacciones delirantes o paranoides:

En la reacción paranoide como reacción vivencial anormal confluyen la predisposición


de la personalidad previa, psicopática paranoide, y factores externos que son los que
determinan este modo de respuesta de la personalidad.

En este caso no obstante, no existe un desarrollo, de aquellos caracteres de la


personalidad, se trata más bien de un modo de respuesta a una situación vital capaz de
provocarla. En el delirio procesal el proceso “hace delirante” a la personalidad en este
caso la personalidad “responde” de modo delirante.

Este indica transitoriedad, el otro cronicidad-

Se trata de un delirio bien sistematizado con una formación delirante estable, de


mecanismo básicamente interpretativo organizado a partir de una temática uniforme de
apariencia lógica y verosímil, que están no solo en relación con las características de la
personalidad previa sino además con la situación y factores precipitantes.

Reacción paranoide del brote paranoide esquizofrénico:

Acontecimientos desencadenantes y rasgos paranoides de la personalidad previa

Ausencia de síntomas disociativos y desestructuración del yo

Organización sistemática del delirio con una formación delirante estable

Evolución generalmente reversible sin deterioro de la personalidad

Brote paranoide esquizofrénico:

13
Irrupción brusca del delirio sin relación con factores desencadenantes

Presencia de síntomas disgregativos y de desestructuración de la personalidad

Delirio mal sistematizado de mecanismo variado con contenido polimorfo e ilógico

Evolución defectual con diferentes grados de secuela-

Modos de resolución de la reacción paranoide:

Terapéutica

Huída de la situación

Cambios favorables en los factores externos

Si la personalidad del sujeto está muy afectada, o los factores desencadenantes persisten o se
intensifican, la reacción puede evolucionar a un desarrollo delirante paranoide

Factores de buen pronóstico de estos cuadros delirantes:

Aparición aguda

Individualización de faces desencadenantes

Inicio antes de los 30 años

Sexo femenino

Duración inferior a 6 meses antes de la hospitalización

14