Sei sulla pagina 1di 3

IMPORTANCIA DEL TRABAJO SOCIAL COMUNITARIO

Introducción

El trabajo social, nació como una actividad Filantrópica centrado en la atención a los pobres, en
una mezcla de asistencia, control y represión. Es así como los antecedentes del trabajo social los
encontramos por una parte en las concepciones filantrópicas que preconizaban el amor al prójimo
y la ayuda al necesitado y por otra en las normas morales y religiosas que lo signaron como una
ayuda a los pobres y los desvalidos, como una respuesta a los estados carenciales y los problemas
que se agudizan con el avance del desarrollo de la sociedad esclavista y feudal.

El origen del trabajo social como una acción organizada, regulada e institucionalizada con
participación del estado y desarrollada por personas que reciben una preparación determinada se
sitúa a finales del siglo XIX y comienzos del XX en los países europeo.

En sus primeros momentos, el trabajo social daba respuesta a individuos, para posteriormente entre
1930 y la II Guerra Mundial ampliarse al trabajo con grupos y con la comunidad.

En América Latina y en Cuba los antecedentes del trabajo social tuvieron un desarrollo similar,
aunque en momentos diferentes, incluso el desarrollo de la profesión se realiza más tardíamente
en el área del Caribe si se compara con el resto de los países latinoamericanos.

“La reflexión en torno al trabajo social, nos permite vislumbrarlo como la profesión de la acción
social, comprometida con el ser humano dedicada a fomentar el bienestar del ser humano y a
potenciar su realización” 1 (Ander E, 1994)

Varios son los autores que definen esta práctica profesional. Según Carmen Rubí, “el trabajo social
se fundamenta en actividades llevadas a cabo por los diferentes agentes para satisfacer las
necesidades y que pretenden hacer realidad un bienestar social, es la intervención organizada con
vistas a modificar el medio social y mejorar las condiciones de vida que resultan negativas o
perjudiciales para determinados grupos.

Más adelante añade también, el trabajo social colabora en el diseño de las acciones, promoviendo
la participación de los individuos y los grupos, y dirigiendo su atención profesional al servicio de la
comunidad, ayudándola a incrementar sus propios recursos y capacidades”. 2

En la Reunión General celebrada en Montreal, en julio de 2000, la Federación Internacional de


Trabajadores Sociales (FITS) adoptó una nueva definición de trabajo social a la publicada en 1982,
la cual, aunque acertada, no abarcaba la diversidad de trabajo social en el contexto internacional.
El trabajo social tiene diferentes matices en todo el mundo y se hacía necesario que la definición
abarcara esta diversidad sin perder la esencia de su significado. La Asociación Internacional de
Escuelas de Trabajo Social (IASSW) también adoptó esta definición. "La profesión del trabajo social
promueve el cambio social, la solución de problemas en las relaciones humanas y el fortalecimiento
y la liberación de las personas para incrementar el bienestar. Mediante la utilización de teorías sobre
el comportamiento humano y los sistemas sociales, el trabajo social interviene en los puntos en los
que las personas interactúan con su entorno. Los principios de los derechos humanos y la justicia
social son fundamentales para el trabajo social." 3
Varios autores han abordado el tema en cuestión, sin embargo es Ezequiel Ander-Egg quien mejor
define el Trabajo Social apuntando hacia su verdadera esencia: “el Trabajo Social tiene una función
de concientización, movilización y organización del pueblo, para que en un proceso de promoción
del auto desarrollo independiente, individuo, grupos y comunidades realizando proyectos de
trabajo social, insertos críticamente y actuando en sus propias organizaciones, participen
activamente en la realización de un proyecto político que signifique el tránsito a la plena
participación del pueblo en la vida política, económica y social de la nación que cree las condiciones
necesarias para un nuevo modo de ser” 4.

En Cuba esta profesión se ocupa no solamente de las situaciones sociales concretas que muestran
determinadas carencias y/o necesidades especiales, sino también que se ocupa de organizar,
movilizar y concientizar a los actores sociales para que contribuyan a la transformación social a favor
de una mejor calidad de vida.

La figura del trabajador social comienza a conformarse en Cuba desde septiembre del 2000, año en
que se experimenta la idea de formar un especialista con suficiencia para afrontar las anomalías en
los modos de comportamientos sociales en las familias cubanas, es decir, que dicho profesional,
desde su formación, cumplirá tareas sociales asumiendo misiones de la revolución en diferentes
variables: educación, salud, y otras. Son profesionales que se desempeñan con sentido de la ética,
solidaridad, responsabilidad y creatividad revolucionaria, para contribuir al desarrollo humano, la
igualdad de oportunidades y la integración plena de cada persona, grupo y comunidad, en
correspondencia con los principios de justicia social del proyecto social.

Una vez graduados los jóvenes trabajadores sociales asumen como prioridad en su desempeño:

Atender a la sociedad, fundamentalmente a los sectores más vulnerables niños, jóvenes y ancianos.

En correspondencia con la prioridad que este sector poblacional tiene en Cuba y en el municipio y
dada las insuficiencias en la preparación para atender en la comunidad a los niños y jóvenes con
alteraciones de la conducta, se crea a nivel de Trabajadores Sociales el Grupo de Riesgo Infanto-
Juvenil, de ahí, que la investigación: Estrategia educativa que contribuya a la preparación de los
Trabajadores Sociales en la atención a los niños y jóvenes con alteraciones de la conducta en el
Consejo Popular La Palma, constituye un tema de gran importancia y actualidad en el municipio y
específicamente en el Consejo Popular La Palma.

La población Infanto-juvenil, que presenta alteraciones de la conducta, existe en nuestras familias y


comunidades, por lo que resulta importante que los Trabajadores Sociales estén actualizados con
las medidas, métodos y enfoques encaminados a mejorar el pronóstico de estos, estén preparados
para el desarrollo de talleres comunitarios, que halen de su transformación, de las familias y la
comunidad. Es importante saber que el período de la niñez y la juventud es el más sensitivo para la
adquisición de valores, que redundarán en la maduración de sus formaciones psicológicas, tanto en
sus aspectos cognitivos - afectivos como los comportamentales. Estas esferas del desarrollo de la
personalidad se encuentran afectadas significativamente en los niños y jóvenes con alteraciones de
la conducta, lo que influye en su desarrollo e incorporación activa en la familia, a la comunidad y la
sociedad, su transformación es de vital importancia en el siglo XXI.®€