Sei sulla pagina 1di 1

En un mundo globalizado en donde el comercio internacional de bienes y servicios y de los flujos

internacionales de dinero se da, se puede decir que las economías de los diferentes países
actualmente se encuentran más estrechamente relacionadas que nunca con anterioridad. Antes un
país buscaba ganar en una negociación sin importar que el otro pierda, sin embargo en la actualidad
el comercio internacional se da en un contexto de “mutuo beneficio” en donde el objetivo es ganar-
ganar, esto debido a que existe una interdependencia en el sentido de que la situación de un país
afecta al otro, este comercio se realiza entre un país exportador y un país importador.
La materia objeto de estudio de la economía internacional consiste entonces en aquellos temas que
se plantean por los problemas especiales de la interacción económica entre los países soberanos,
en este aspecto aparecen siete temas tales como: las ganancias del comercio, los patrones del
comercio, el proteccionismo, la balanza de pagos, la determinación del tipo de cambio, la
coordinación de la política económica internacional y el mercado internacional de capitales. Todos
esos elementos se destacan debido a que intervienen de una u otra manera en el comercio
internacional.

Además, resalta el modelo ricardiano de la productividad del trabajo y la ventaja comparativa, en


donde empieza por señalar dos razonas básicas del origen del comercio internacional. En primer
lugar, los países comercian porque son diferentes entre sí y cada uno hace aquello que sabe hacer
relativamente bien. En segundo lugar, los países comercian para conseguir economías de escala en
la producción.

Sin embargo, el tema importante de este análisis es el de la ventaja comparativa que es únicamente
el resultado de diferencias internacionales en la productividad del trabajo. David Ricardo introdujo
un modelo de ventaja comparativa basado en diferencias en la productividad del trabajo, es por
este motivo que se le denomina el modelo ricardiano.

En este sentido, para tratar la ventaja comparativa se asume una economía con un factor
productivo, en donde la tecnología de la economía puede ser resumida por la productividad del
trabajo en cada industria y se la expresa en términos de requerimientos de trabajo unitarios.
Además, se introduce conceptos como la Frontera de posibilidades de producción que explica los
recursos limitados de cualquier economía y el coste de oportunidad que expresa el coste de producir
algo, lo que una economía renuncia producir por obtener otro producto. En este aspecto, todo se
basa en los precios relativos, es decir, los precios de un bien en función del otro. En donde se
determina que una economía se especializará en la producción de un bien si el precio relativo de
ese bien excede su coste de oportunidad. Por otro lado, si el precio relativo de un bien es igual a su
coste de oportunidad en nuestro país, nuestra economía no necesita especializarse en la producción
del bien A u otro bien B, sino producir algo del bien A y algo del bien B.

Con respecto a los precios relativos, se establece que, si el precio relativo de un bien A aumenta, los
consumidores tenderán a comprar menos del bien A y más del bien B, por lo que la demanda relativa
del bien A caerá. Es importante analizar este aspecto, puesto que esto también trae consiga muchos
efectos como la caída de la producción y por ende menos puestos de trabajo.