Sei sulla pagina 1di 3

"Año del Diálogo y Reconciliación Nacional"

TEMA : LA ECONOMÍA DE DUBÁI


NOMRES : MIRELLA BRENDA
APELLIDOS : DÁVILA VENTURA
CURSO : GEOGRAFÍA Y ECONOMÍA
DOCENTE :
GRADO : 4TO SECUNDARIA

2018
LA ECONOMÍA DE DUBÁI
Con la mirada del mundo cada vez más dirigida hacia Dubái, resulta increíble pensar en la rapidez
con que la ciudad ha dejado su huella. La economía en Dubái gira en torno al sector financiero
del país, del petróleo, y del turismo. Dubái cuenta con uno de los centros bancarios y financieros
más importantes del mundo. Su puerto comercial y sus exportaciones también ocupan una parte
importante en la economía del país.

Son muchas las empresas que se están instalando en Dubái, energía de bajo coste, el mayor
puerto del mundo, los parques industriales, la alta tecnología, son algunos de los factores que
hacen de Dubái uno de los espacios más ricos del mundo.

En la actualidad, los visitantes de la ciudad se encuentran con una amplia muestra de la creciente
economía de Dubái. Dondequiera que mire, encontrará ejemplos de un gran volumen de
inversiones en infraestructura: carreteras, aeropuertos, zonas residenciales, hoteles y
atracciones. El gasto se estima en casi 21 billones de dólares americanos a lo largo de los últimos
cinco años en el Consejo de Cooperación del Golfo (GCC), mucho del mismo en Dubái.

El turismo es, a día de hoy, una importante fuente de ingresos en esta ciudad,
fundamentalmente el turismo residencial.

Otro de los factores a tener en cuenta en la economía de Dubái es la referida a su economía del
ladrillo. El boom inmobiliario de la construcción en este lugar es uno de los más importantes del
mundo. Aquí los proyectos se convierten rápidamente en Megaproyectos, como el Burj Dubái,
que con sus 800 metros de altura será el rascacielos más grande del mundo. Las islas artificiales
son otro de los proyectos importantes de esta ciudad- emirato.

EL ÉXITO DE DUBÁI
A medida que los gobiernos de todo el Medio Oriente intentan liberarse poco a poco de su
dependencia de los recursos naturales y construir economías diversificadas y con capacidad de
resiliencia, deberían aprender algunas lecciones de Dubái. Este emirato tiene una historia
destacable.

En menos de una generación, Dubái se ha transformado en un importante centro de alto nivel


para la inversión, el comercio y la cultura. A pesar de que la crisis financiera mundial del año
2008 golpeó fuertemente a esta Ciudad-Estado (debido a su exposición a activos inmobiliarios
con precios inflados), se recuperó rápidamente, según se puede evidenciar por sus
postulaciones para ser la sede de eventos, tales como la Expo Mundial 2020.

La forma como Dubái se las arregló no sólo para sobrevivir, sino para prosperar tras la crisis
merece un escrutinio más detenido.

Asimismo, Dubái ha hecho un muy buen trabajo en cuanto a la promoción de su propia marca
para atraer a la inversión extranjera y la mano de obra que es necesaria para lograr sus
ambiciones de crecimiento. Tal como Nueva York, Shanghái, Las Vegas, todos ellos lugares que
han mejorado sus imágenes a través de la arquitectura, Dubái transmite su identidad orientada
a la innovación a través de su paisaje y su silueta de horizonte, que tiene alrededor de 150
rascacielos, más que cualquier otra ciudad, con excepción de Nueva York y Hong Kong.
Dubái también tiene el primer edificio de oficinas impreso en 3D, impresionantes islas
artificiales, el único (y autoproclamado) “hotel de siete estrellas” del mundo, centros
comerciales combinados con acuarios, infraestructuras cubiertas para esquí e infraestructuras
para paracaidismo, y una serie de edificios icónicos, así como parques de atracciones. También
alberga las carreras de caballos más caras del mundo y otros lujosos eventos deportivos.

La marca de Dubái se ve aún más reforzada por su estabilidad política, y la seguridad, tolerancia,
diversidad cultural y alto nivel de vida en el emirato, todos ellos factores que se constituyen en
un atractivo para expatriados cualificados de todo el mundo. Por otra parte, el emirato atrae a
inversionistas extranjeros con sus zonas económicas especiales que pocos otros Estados pueden
igualar.

EL FUTURO DE LA ECONOMÍA DE DUBÁI


La actual economía de Dubái se basa en gran medida en el comercio. La visión de futuro del
gobierno para 2015, expuesta en el “Dubái Strategic Plan”, enfatiza cómo la diversificación de la
economía constituye el principal objetivo estratégico. De ahí que se busque la diversificación
hacia una economía basada más en el conocimiento y en el servicio, asegurando así la posición
de Dubái como un importante centro turístico, financiero y de negocios, así como agente de
bienes inmuebles.

Los objetivos incluyen mantener un crecimiento económico real a un ritmo de 11% de dólares
anuales para alcanzar un PIB de 108 mil millones de dólares americanos antes de 2015, e
incrementar el PIB real per cápita a 44.000 dólares, centrándose en el turismo, el transporte, el
comercio, la construcción y los servicios financieros. Lo interesante es que, en los últimos seis
meses, los pesos pesados del mundo de las finanzas, como los grandes bancos, están
trasladándose a Dubái, a pesar de la crisis económica mundial. El plan, por lo tanto, está
funcionando con éxito.

Cada día que pasa Dubái cuenta con más zonas de interés y lugares imprescindibles que hay que
visitar.