Sei sulla pagina 1di 13

J. theor. Biol.

(1997) 187, 483-494


El origen de la vida y su desafío metodológico
Tal 29, 80331 Múnich, Alemania
(Recibido el 11 de junio de 1996, aceptado en forma revisada el 3 de julio de 1996)
El problema del origen de la vida se discute desde un punto de vista metodológico como un encuentro entre el
pensamiento teleológico del historiador y el pensamiento mecanicista del químico; y como la tarea kantiana de
reemplazar la teleología por mecanismo. Se muestra cómo la lógica situacional popperiana de la comprensión
histórica y el principio popperiano del poder explicativo de las teorías científicas, cuando se aplican
conjuntamente a la bioquímica, conducen a una metodología de retrodicción bioquímica, mediante la cual se
construyen funciones precursoras comunes para funciones sucesoras dispares. Esta metodología está
ejemplificada por principios centrales de la teoría del origen quimioautótrofo de la vida: la propuesta de un
metabolismo superficial con un orden bidimensional; la polaridad básica de la vida con componentes con
carga negativa en superficies minerales cargadas positivamente; el origen metabólico de superficie del
metabolismo del azúcar fosforilado y ácidos nucleicos; el origen de los lípidos de la membrana y de la
quimiosmosis en las superficies de la pirita; y los principios del origen de la maquinaria genética. La teoría
presenta la evolución temprana de la vida como un proceso que comienza con la necesidad química y termina
en la posibilidad genética.
1. Introducción
La teoría de la evolución biológica es una teoría histórica. Si pudiéramos rastrear este proceso histórico hacia
atrás lo suficiente en el tiempo, terminaríamos con un origen de vida en procesos puramente químicos. La
ciencia de la química, sin embargo, es una ciencia ahistórica que lucha por leyes universales,
independientemente del espacio y el tiempo o de la geografía y el calendario. Este es el desafío del origen de
la vida: reducir el proceso histórico de la evolución biológica a una ley química universal de la evolución.
Podemos traducir este desafío en términos ligeramente diferentes. El químico se esfuerza por explicar el
mundo inanimado por referencia a las leyes mecanicistas. El historiador se esfuerza por comprender el mundo
de la cultura humana haciendo referencia a una trama de planes y propósitos. La química es mecanicista y la
historia teleológica, y las ciencias de la vida son la arena donde la explicación mecanicista y la comprensión
teleológica entran en un encuentro cercano. En ninguna parte este encuentro está más enfocado que en el
problema del origen de la vida.

2. Inductivismo vs. Deductivismo


La explicación mecanicista y la comprensión teleológica son dos metodologías fundamentalmente diferentes.
En un intento por desentrañar este enigma, comenzaremos con la metodología explicativa de las ciencias
naturales y específicamente con la relación entre teoría y experimento, y más específicamente con los relatos
inductivista y deductivista de esta relación. La metodología del Inductivismo, como lo han sostenido muchos
científicos, se puede resumir de la siguiente manera:
(1) La ciencia se esfuerza por tener un conocimiento justificado y probado, por cierta verdad.
(2) Toda investigación científica comienza con observaciones o experimentos.
(3) Los datos de observación o experimentales están organizados en una hipótesis, que aún no está probada.
(4) Las observaciones o experimentos se repiten muchas veces.
(5) Mientras mayor sea el número de repeticiones exitosas, mayor será la probabilidad de la verdad de la
hipótesis.
(6) Tan pronto como estemos satisfechos de que hemos alcanzado la certeza de esa manera, dejamos la
cuestión de lado para siempre como una ley de la naturaleza probada.
(7) Luego pasamos a la siguiente observación o experimento con el que procedemos de la misma manera.
(8) Con la conjunción de todas estas teorías probadas, construimos el edificio de la ciencia justificada y cierta.

En resumen, el inductivista cree que la ciencia se mueve desde los particulares a lo general y que la verdad
de los datos particulares se transmite a la verdad de la teoría general.
Ahora permítanme dar un resumen de la teoría del deductivismo de Popper (1945, 1959, 1963, 1972, 1974,
1983):

(1) La ciencia lucha por la verdad absoluta y objetiva, pero nunca puede alcanzar la certeza.
(2) Toda investigación científica comienza con un rico contexto de conocimiento de fondo y con problemas
que surgen dentro de este contexto.
(3) Un problema científico es hipotéticamente resuelto por una teoría libremente inventada, que explica lo
observable por lo inobservable.
(4) Las teorías en competencia son evaluadas por su poder para explicar muchos hechos con pocas
suposiciones. Las consecuencias experimentalmente comprobables se deducen de la teoría y los
experimentos se llevan a cabo para probar las predicciones.
(5) Si un resultado experimental sale como se predijo, se toma como un valor en sí mismo y como un estímulo
para continuar con la teoría, pero no se toma como un elemento de prueba para la verdad de la teoría de lo
inobservable.
(6) Tan pronto como los resultados experimentales salen en contra de la predicción y estamos satisfechos de
que sean concluyentes, decidimos considerar la teoría falsificada, pero solo tentativamente.
(7) Con esto obtenemos una comprensión más profunda de nuestro problema y procedemos a inventar
nuestra próxima teoría hipotética para resolverla, que tratamos de nuevo de la misma manera.

La concatenación de todas estas conjeturas y refutaciones constituye la dinámica del progreso científico,
acercándose cada vez más a la verdad, pero nunca llegando a la certeza. En resumen, el deductivista
popperiano cree que la ciencia se mueve de lo general a los particulares y vuelve a lo general, un proceso sin
fin. Déjame inyectar una metáfora. Podríamos comparar la visión popperiana de la ciencia con la de un
carruaje con dos caballos. El caballo experimental es fuerte, pero ciego. El caballo teórico es cojo, pero puede
ver. Solo los dos juntos pueden adelantar el carruaje; deja atrás una pista que atestigua la incesante lucha del
ensayo y error.
3. Un programa de investigación metafísica
El año 1644 marca la muerte de un gran científico, el médico belga Jan Baptist van Helmont. Había dedicado
su vida y su fortuna a la investigación científica. Sin embargo, durante su vida, no publicó casi nada por temor
a la inquisición. En su última voluntad le pidió a su hijo que publicara sus resultados en la forma de un libro:
Ortus medicinae (Van Helmont, 1648). Se convirtió en un éxito instantáneo, con traducciones a varios idiomas
vernáculos. Culminó en una tesis muy atrevida: "Toda la vida es química". Con esta van Helmont estableció lo
que Popper llamaría uno de los programas de investigación metafísica más arrolladores de la historia de la
ciencia: el problema de la relación entre la materia animada y la inanimada. Los problemas del origen de la
vida y de la evolución se encuentran directamente dentro de este programa de investigación. Esto significa
que tenemos que ampliar nuestra visión de la relación general entre la química y la biología.
Fue Van Helmont quien llevó a cabo el primer experimento cuantitativo en el estudio de la naturaleza química
de la vida y lo hizo de forma bastante metódica. Presento su informe en la traducción al inglés:
"Tomé una olla de barro, puse en ella 200 libras de tierra secada en un horno, empapé de agua y planté en
ella un tallo de sauce que pesaba 5 libras. Después de que pasaron cinco años, el árbol que creció pesó 169
libras y pesó aproximadamente 3 onzas. Pero la olla de barro estaba constantemente mojada solo con lluvia...
agua... Finalmente, volví a secar la tierra de la olla, y se descubrió que era las mismas 200 libras menos
alrededor de 2 onzas. Por lo tanto, 164 libras de madera, corteza y raíz habían surgido solo del agua".
Ahora, ¿cuál es la metodología detrás de este experimento? El registro no dice nada sobre este punto. Por lo
tanto, parece legítimo mirar este informe a través de los lentes de nuestra filosofía actual de la ciencia; de
hecho, alternativamente a través del inductivismo y del deductivismo popperiano. Podemos esperar un doble
beneficio: (1) una comprensión clara del informe histórico; y (2) una pista sobre cuál de las dos filosofías
mutuamente excluyentes es correcta y cuál es incorrecta.
Nuestro estado actual de conocimiento le dice al inductivista que la conclusión de van Helmont era errónea.
Esto debe significar para el inductivista que van Helmont no aplicó correctamente el llamado método inductivo
de la ciencia. Van Helmont no informa ninguna repetición. Por lo tanto, el inductivista tendría que objetar que
su experimento debería haber sido repetido con 500 sauces, o con diferentes tipos de árboles, o con
diferentes tipos de suelos. Y así el inductivista debe llegar a ver a van Helmont como uno de esos personajes
extraños, irracionales, precientíficos, divertidos pero irrelevantes.
Ahora apliquemos la visión popperiana de la ciencia. Van Helmont estaba operando dentro de un rico contexto
de conocimiento renacentista. Fue ampliamente aceptado que la materia no surge de la nada, ni desaparece
en la nada. Y fue una teoría igualmente extendida que la sustancia de las plantas en crecimiento proviene del
suelo. La primera teoría fue para van Helmont lo que Popper llama conocimiento de fondo no problemático. La
segunda teoría era problemática para él y necesitaba pruebas. De ambas teorías juntas dedujo una
consecuencia comprobable. El aumento de peso de un sauce en crecimiento debe ser igual a la pérdida de
peso del suelo en el que está enraizado. Esta fue una predicción comprobable. Van Helmont diseñó su
experimento precisamente para esta predicción, llevando el suelo antes y después del período de crecimiento
al mismo estado de referencia por secado. El resultado estaba en claro conflicto con la predicción.
Solo 164 libras de peso agregado del árbol en comparación
3 onzas de pérdida de peso del suelo, una pequeña cantidad dentro del error experimental. Frente a un
resultado tan flagrante, van Helmont decidió legítimamente que repetir tal experimento sería una pérdida de
tiempo y dinero. Y entonces decidió considerar la teoría del suelo falsificada.
Van Helmont operaba con un conjunto limitado de dos elementos materiales posibles: tierra y agua. Habiendo
eliminado la tierra, la única posibilidad restante era el agua. Su resultado fue para él una prueba por
eliminación. Esto hace que sea comprensible por qué termina su informe con una conclusión definitiva:
"Por lo tanto, 164 libras de madera, corteza y raíz habían surgido del agua sola".
Hoy sabemos por qué esta conclusión es incorrecta. Uno de los nutrientes importantes de las plantas es el
dióxido de carbono, un gas. Los gases, sin embargo, fueron para van Helmont entidades espirituales no
materiales. Por lo tanto, por su propio prejuicio, se le impidió incluir gases en su conjunto de posibilidades. Es
irónico que fue Van Helmont quien descubrió que hay otros gases además del aire, y que acuñó el nombre de
"gas" y que incluso descubrió el dióxido de carbono.
Aquí se puede aprender una importante lección Popperiana. En la ciencia, nuestros conjuntos de posibles
soluciones nunca deben tomarse como exhaustivos. Están limitados por la debilidad de nuestra imaginación y
por nuestros prejuicios más o menos inconscientes. Los inductivistas a menudo han pasado por alto ese punto
simple.
Aquí tenemos una marcada diferencia entre el inductivismo y el deductivismo de Popper. Los induccionistas
nos llevan a ver la ciencia como una gigantesca aventura de contabilidad y partes importantes de la historia de
la ciencia como irrelevante o incluso ridícula. Según cuenta Poppers, la misma historia de la ciencia se ve
como una fascinante historia de aventuras intelectuales y en lugar de ridiculizar a nuestros antepasados
científicos, los vemos para los gigantes que son.

4. Teleología vs. Mecanismo


Aproximadamente 150 años después de que van Helmont estableciera el programa de investigación '' toda la
vida es química '', el tema de la explicación químico-mecanicista frente a la comprensión teleológica se enfocó
plenamente. El filósofo-científico Immanuel Kant (1790), en el apogeo de su fama, entró en el debate en curso
sobre la evolución de la vida. Publicó en su Crítica del juicio una explicación asombrosamente arrolladora de
la evolución de todos los organismos, incluido el hombre, de un único ancestro universal y, en última instancia,
de materia muerta.
"Es digno de elogio emplear una anatomía comparada y atravesar la vasta creación de seres organizados
para ver: si no se puede descubrir en él algo así como un sistema, y de hecho un sistema que sigue un
principio genético... Cuando consideramos el acuerdo de tantos géneros de animales en un cierto esquema
común, que aparentemente subyace no solo a la estructura de sus huesos, sino también a la disposición de
sus partes restantes, y cuando encontramos aquí la maravillosa simplicidad del plan original, que ha sido
capaz de producir una variedad tan inmensa de especies por el acortamiento de un miembro y el alargamiento
de otro, por la involución de esta parte y la evolución de esa parte, brilla sobre la mente un rayo de esperanza,
por débil que sea, que algo se puede hacer aquí con el principio del mecanismo de la naturaleza, aparte del
cual no puede haber ciencia natural en absoluto. Esta analogía de las formas, que en todas sus diferencias
parece producirse de acuerdo con un prototipo común, refuerza la sospecha de un parentesco real por
descendencia de un ancestro primordial común (Urmutter). Esto podemos rastrear en la aproximación gradual
de un género animal a otro, de aquello en lo que el principio de los fines parece estar mejor autenticado, es
decir, del hombre, de vuelta al pólipo (medusas), y de ahí a los musgos y líquenes, y finalmente a la etapa
más baja perceptible de la naturaleza, a la materia cruda: a partir de esto y de las fuerzas internas, por medio
de la mecánica las leyes (como aquellas por las que actúa en la formación de cristales) parecen derivarse de
toda la técnica de la naturaleza que, en el caso de los seres organizados, es tan incomprensible para nosotros
que nos sentimos obligados a imaginar un principio diferente.
Aquí el arqueólogo de la naturaleza está en libertad de volver a las huellas que quedan de las primeras
revoluciones de la naturaleza y, apelando a todo lo que sabe o puede conjeturar acerca de su mecanismo,
para rastrear el origen de esa gran familia de criaturas, porque debe ser representado como una familia si
debe haber algún fundamento para la coherencia ininterrumpida de su parentesco. Puede suponer que el
útero de la madre tierra cuando surgió por primera vez, como un animal enorme, desde su estado caótico, dio
origen al principio a criaturas de menor forma adaptada, y que éstas nuevamente tuvieron otras adaptadas
más apropiadamente a su entorno nativo y su relaciones entre sí; hasta que este útero se hubiera vuelto
rígido, osificado y restringido sus nacimientos a especies definidas incapaces de una mayor mutación y la
multiplicidad de formas se fijó tal como estaba al final de la operación de esa fructífera fuerza formativa ".
En una nota a pie de página, Kant continúa: "Una hipótesis de este tipo puede llamarse una atrevida aventura
de la razón; y puede haber pocos, incluso entre los científicos más agudos, a cuya mente no habría ocurrido a
veces. Porque no se puede decir que sea absurdo,. . . si ciertos animales acuáticos pudieran mutar paso a
paso en los animales de las marismas, y después de algunas generaciones en animales terrestres. En el juicio
de la simple razón, no hay nada a priori autocontradictorio en esto. Sin embargo, la experiencia no ofrece un
ejemplo de ello ''.
Para apreciar el contexto intelectual dentro del cual Kant dio este relato, debemos recordar que la filosofía
aristotélica vio al universo entero impregnado de relaciones de medios finales (fines o causas finales), que
llegó a llamarse "teleológico". Kant restringió la aplicabilidad de los juicios teleológicos a los organismos; a su
organización interna y sus relaciones ecológicas externas y redujo su importancia a la de las meras ideas
heurísticas y reguladoras, impuestas por los límites de nuestra mente. Estableció como el objetivo de las
ciencias naturales el reemplazo de los juicios teleológicos por explicaciones mecanicistas, pero era un
escéptico con respecto a la posibilidad de una teoría de la evolución comprehensivamente científica. Porque
no vio cómo podríamos explicar el origen de la vida en términos puramente mecánicos y así evitar atribuirle al
antepasado primordial (Urmutter) una organización que ya estaba dirigida al fin de todos los organismos
futuros.
Charles Darwin (1859) y Alfred Russell Wallace
(1858), trabajando independientemente el uno del otro, pero ambos inspirados por Thomas Robert Malthus
(1798), deben ser acreditados con el logro monumental de concebir por primera vez un mecanismo de
evolución. Sin embargo, no tuvieron éxito en su intento de reemplazar la teleología por explicaciones
mecanicistas. Su teoría ni resolvió ni siquiera abordó el problema del mecanismo de la evolución más
temprana del ancestro primordial. Por lo tanto, no respondieron al escepticismo de Kant sobre la posibilidad
de una expurgación completa de la teleología de la biología. De hecho, Darwin (1861) estuvo de acuerdo con
el veredicto de Kant cuando escribió: "Es una mera basura, pensar en el presente el origen de la vida; uno
también podría pensar en el origen de la materia ''.
Karl Popper (1965, 1972, 1974) hizo una importante contribución a la biología teórica al introducir la relación
problema-solución en la teoría de la evolución. Todo el proceso de evolución desde los primeros indicios de la
vida hasta los más altos logros de la ciencia y la tecnología es visto por Popper como una concatenación de
problemas y soluciones. En el curso de este proceso de evolución, el hombre se ha dotado de la facultad de
los juicios de solución de problemas. Con estos juicios, entendemos (y nos sentimos en casa) el mundo. La
importancia del enfoque de Popper se puede ver en el reemplazo de la cerrazón de la relación de los medios
finales por la apertura de la relación problema-solución. La teleología de las causas finales de Aristóteles
corresponde a su visión estática del mundo. Es incompatible con la evolución; y sus remanentes dentro de la
teoría de la evolución siempre se han sentido justamente como un elemento extraño. Karl Popper
La "lógica situacional" de las relaciones problema-solución está libre de esta dificultad. Es una idea heurística
y regulativa en el sentido de Kant. Pero en lugar de preguntarle a Kant la cuestión aristotélica, cómo el primer
organismo podría haber albergado los medios para los fines de todos los organismos futuros, incluido el
hombre, ahora podemos preguntarle a Popper cómo se puede ver el origen de la vida como el origen de un
concatenación abierta y no enlazada de problemas y soluciones. Popper vio el método de los historiadores y
arqueólogos como el método de reconstrucción hipotética de las relaciones objetivas de solución de
problemas y sugirió que este mismo método también debería ser utilizado por el evolucionista, a quien Kant
había llamado "arqueólogo de la naturaleza". Popper hizo una distinción terminológica entre '' explicación '' y ''
comprensión ''. Él reservó el término
'' Explicación '' para las teorías mecanicistas y aplicado el término '' comprensión '' al método de
reconstrucción de las relaciones objetivas problema-solución. Con este movimiento, creó un método de
comprensión objetivo y unificado, que se aplica a toda la historia de la vida.
5. Dos dogmas de la biología
Kant dio una pista metodológica de cómo '' el arqueólogo de la naturaleza '' tendría que proceder para seguir
el mecanismo del origen de la vida. Tendría que apelar a todo lo que sabe o puede conjeturar acerca de los
mecanismos de la naturaleza. Esto nos lleva de vuelta a la química. Después de la famosa tesis de van
Helmont: "toda la vida es química" y el reconocimiento posterior de que las plantas se alimentan de dióxido de
carbono y luz mientras los animales se alimentan de plantas, se aceptó creer que la química vegetal y la
química animal están profundamente divididas, tan profundamente ya que ambos están divididos de la
química mineral. En esta situación, en el año
1806, Jons Jacob Berzelius, un químico sueco, salió con dos conjeturas audaces. Sostuvo que existe una
unidad esencial entre la química vegetal y la química animal que se llamó '' química orgánica ''. Esto lo
distinguió de la "química inorgánica". Pero, lo que es más importante, sostuvo que existe una brecha
infranqueable entre la química orgánica e inorgánica y que una fuerza especial está actuando dentro de todos
los seres vivos, lo que se llamó '' vis vitalis ''. Su dogma central se puede formular de la siguiente manera:
"La generación de compuestos orgánicos a partir de compuestos inorgánicos in vitro, fuera de un organismo
vivo, es imposible".
El año 1828 marca un hito en la relación entre la química y la biología. Friedrich Wohler (1828) publicó un
experimento simple. Reaccionó dos compuestos totalmente inorgánicos, cloruro de amonio y cianato de plata
y produjo urea, un compuesto que solo se había encontrado en la orina de los animales. Wohler escribió
triunfante en una carta a Berzelius: "Puedo hacer urea sin la necesidad de a. . . perro ". Sabía, con un solo
experimento de falsificación que había eliminado una gran brecha entre la química y la biología.
En el año 1913, Walther Lob informó sobre un experimento notable en el espíritu de Friedrich Wohler. Él había
sometido a una descarga húmeda y gaseosa de monóxido de carbono y amoníaco a descargas silenciosas y
había encontrado la glicina, el aminoácido más simple. Combinando este resultado con la bien conocida
interconversión del monóxido de carbono y el dióxido de carbono, afirmó que había demostrado por primera
vez la formación de un aminoácido, como el componente más simple de las proteínas naturales, a partir de los
mismos materiales de partida utilizados por la planta fotosíntesis: dióxido de carbono, amoníaco y agua; y con
una fuente de energía que él consideraba muy similar a la radiación de luz.
Pero Wohler y Lob se habían referido solo a la interconversión de compuestos inorgánicos y orgánicos y
afirmaban que era el mismo dentro y fuera de los organismos. La cuestión del origen de la vida, sin embargo,
se refiere a una interconversión bastante diferente: la que existe entre la materia inanimada y los organismos
completos. Después de su muerte, se sabe que los organismos se convierten en materia orgánica muerta y en
descomposición. Desde la antigüedad, se creía ampliamente que este proceso es reversible y que organismos
simples, como bacterias, gusanos o insectos (incluso ratones según el relato de van Helmont), podrían surgir
por generación espontánea de materia orgánica muerta y en descomposición. Si bien Kant y muchos otros
científicos vieron esto como algo absurdo, la simple experiencia cotidiana pareció proporcionar una amplia
evidencia. No fue antes del año
1861 que el microbiólogo francés Louis Pasteur (1862) publicó su ingenioso experimento en botellas de cuello
de cisne y produjo una refutación rotunda. La teoría de la generación espontánea de organismos vivos se
descansa. Ahora la biología tenía su dogma central:
"La generación espontánea de organismos vivos completos a partir de compuestos químicos, fuera de un
organismo vivo, es imposible".
El propósito de toda investigación sobre el origen de la vida es refutar este dogma.

6. El mito del caldo primordial


En el año 1863 Mathias Jacob Schleiden, uno de los fundadores de la teoría celular, hizo la primera
sugerencia hacia una teoría mecanicista del origen de la vida. Sostenía que una primera celda podría haberse
formado bajo las condiciones completamente diferentes de la tierra joven. En 1866, Ernst Haeckel introdujo la
noción de un caldo prebiótico y, dos años más tarde, Charles Darwin ya no pudo resistir la tentación de
disfrutar de lo que antes había llamado una simple basura. Escribió en una carta privada, que fue publicada
mucho más tarde (Darwin, 1887):

"A menudo se dice que todas las condiciones para la primera producción de un organismo vivo están ahora
presentes, lo que podría haber estado presente alguna vez. Pero si (y ¡oh, qué gran cosa!) Podríamos
concebir en un pequeño estanque cálido, con todo tipo de sales amoniacales y fosfóricas, luz, calor,
electricidad, etc. presentes, que se formó un compuesto de proteína, listo para someterse cambios aún más
complejos, en la actualidad tal materia sería instantáneamente devorada o absorbida, lo que no hubiera sido
el caso antes de que se formaran las criaturas vivientes ".
No se puede decir que ninguno de estos y otros consejos iniciales tengan un gran valor científico. No dan un
mecanismo lo suficientemente concreto como para tener ningún poder explicativo, y mucho menos poder
predictivo. Eran componentes de un programa de investigación metafísica muy vago.
A principios de la década de 1920, se dice que el Partido Comunista de la Unión Soviética llegó a la
conclusión de que su campaña atea se vería reforzada si se pudiera demostrar "científicamente" que el origen
de la vida no requería una intervención divina. Y así, como lo insinuó Christian de Duve (1991), fue Alexandr
Ivanowitsch Oparin (1924), el bioquímico y más tarde Lysenkoist, quien se encargó de producir tal teoría. Fue
producido y publicado en 1924. Este fue un valiente intento de reemplazar la teleología por mecanismo. Pero
tenía defectos fundamentales. Objetivamente hablando, la teoría de Oparin incorporó muchas de las
sugerencias anteriores sobre un caldo prebiótico. Según los estándares de Popper, la teoría de Oparin
debería haberse desviado de estos vagos comienzos yendo en la dirección de una mayor concreción. Esto
habría generado poder explicativo, así como poder predictivo, lo que significa consecuencias comprobables y
falsables. Pero esto es precisamente lo que no sucedió. El impulso primario de Oparin fue político. Él luchó
por el poder convincente. Así que diseñó su teoría para ser inmune a la crítica o la falsificación al admitir una
gran variedad de compuestos orgánicos en el caldo prebiótico. Esta vaguedad básica no fue corregida por los
otros hombres que publicaron los primeros artículos después de Oparin, notablemente los marxistas J. B. S.
Haldane (1929), que había dado su nombre a la teoría, y J. D. Bernal (1949), que añadieron la noción de
adsorción de arcilla. La teoría seguía siendo vaga e imposible de verificar, por lo que no se había probado
durante 30 años. La situación mejoró algo cuando Harold C. Urey (1952) publicó su teoría de que la atmósfera
primordial de la tierra consistía principalmente en metano y amoníaco. Siguió que el caldo prebiótico debe
haber sido abastecido con los compuestos que se forman cuando los rayos caen en una atmósfera tan
primordial. Fue solo entonces que una parte de la teoría de un caldo prebiótico se volvió lo suficientemente
definida como para llegar al alcance de un nuevo tipo de experimento. Stanley L. Miller (1953, 1955), un
estudiante de Urey, llevó a cabo la prueba: descargas eléctricas en una mezcla húmeda y gaseosa de metano
y amoniaco. Produjo principalmente un alquitrán marrón, pero también, sorprendentemente, significante
cantidades de glicina y otros aminoácidos.
Ahora la comunidad científica hizo lo que algunos pueden llamar una inferencia inductiva. De algo
experimental y observable, dedujeron algo histórico e inobservable:
El caldo prebiótico contenía aminoácidos. Los aminoácidos solos no pueden formar un organismo. Se
necesitan muchos otros componentes: purinas, pirimidinas, azúcares, lípidos y coenzimas. En los siguientes
40 años se llevaron a cabo numerosos experimentos al estilo de Miller [para una revisión ver de Duve (1991);
Maynard Smith y Szathmary (1995)]. Las condiciones se modificaron con el objetivo de generar algunos de
estos otros componentes. Tan pronto como se encontraron rastros de otro compuesto, también se afirmó que
había estado en el caldo prebiótico. De esta forma, el caldo se hizo más y más fuerte, pero la teoría se volvió
más y más débil. El físico Manfred Eigen y sus colaboradores (1981) proclamaron que no tenía dudas de que
el caldo prebiótico contenía todo tipo de biomoléculas y que era algo así como un té de ternera nutritivo. Y
Alan Weiner (1987) escribió en un libro de texto estándar de biología molecular: "De hecho, no sería una
exageración decir que todo experto en el campo de la evolución molecular tiene una noción diferente de lo
que estaba exactamente en la sopa prebiótica". .
La situación empeoró aún más. Algunas de las supuestas reacciones "prebióticas" requieren condiciones
químicas que son incompatibles con las condiciones de los demás. Por lo tanto, se concluyó que debe haber
habido varias calderas separadas con caldo prebiótico, con diferentes condiciones químicas (Shapiro, 1986).
Otros afirmaron que la sopa estaba significativamente enriquecida con meteoro orgánico o material cometario
(Oro, 1961) o ingredientes desconocidos. de granos de polvo interestelar (Chyba & Sagan,
1992). Otros especularon que el caldo prebiótico terminaría en rocas volcánicas calientes, se polimerizaría y
luego sería absorbido por la lluvia (Fox & Dose, 1977). Si comprobamos esta situación contra la metodología
de la ciencia de Poppers, podemos hacer tres observaciones:
(1) Con cada modificación, la teoría del caldo prebiótico aumentó en vaguedad y ambigüedad y disminuyó en
poder explicativo y falsabilidad. Este desarrollo de la teoría fue contra-científico.
(2) La mayoría de los trabajadores en el campo eran inductivistas. Creían que la suma total de los resultados
experimentales nos diría todo sobre el caldo prebiótico. Quizás no haya otro ejemplo en toda la ciencia que
viole los principios de la metodología de la ciencia de Popper de manera más exhaustiva. Y no parece haber
otra empresa científica, que haya sufrido una devastación similar a las actitudes de justificación e
inductivismo, como la teoría del caldo prebiótico. Es un ejemplo perfecto de las consecuencias de una
aplicación continua de la metodología equivocada de la ciencia.
(3) Todos estos experimentos de caldo prebiótico fracasaron por completo en "inducir" una imagen coherente
de los primeros mecanismos de la vida. Esta incoherencia conceptual fue racionalizada por un amplio llamado
al caos y al azar. Y con esto se enterró cualquier esperanza de encontrar el mecanismo largamente buscado
del origen de la vida. Ni siquiera la teoría del mundo del ARN con su fructífero programa experimental es aquí
una excepción.
Debe admitirse que muchos científicos han tenido mucho éxito sin pensar en la teoría del conocimiento. Otros
han sido inductivistas filosóficos, pero en su práctica científica -de manera bastante inconsistente-
deductivistas. En vista de nuestro complejo problema, no podemos esperar tener éxito con ninguna forma de
inductivismo.
7. Retrodicción bioquímica
Ahora dejaremos estas reflexiones históricas y recurriremos a la aplicación de la metodología de la ciencia de
Popper. Se mostrará cómo la lógica situacional de Popper de las relaciones problema-solución puede servir
como una guía heurística para generar una teoría mecanicista sobre el origen de la vida; y cómo podemos
monitorear nuestro progreso en la construcción de teorías, primero preexperimentalmente aplicando el
principio de poder explicativo de Popper, y luego mediante experimentos.
El problema del origen de la vida se trata de entidades que son irremediablemente inobservables porque
existieron en el pasado. Por lo tanto, este problema puede ser resuelto claramente solo por una teoría. Las
teorías científicas tienen consecuencias. Si las consecuencias son nuevas, hablamos de predicciones
experimentalmente comprobables. Si las consecuencias son conocidas, hablamos de explicaciones. Pasando
primero a la cuestión de probar las predicciones, observamos que una teoría sobre el origen de la vida,
aunque histórica en su carácter, puede ser probada en virtud de los mecanismos químicos que conlleva.
Ahora, pero según las leyes de la lógica clásica, un resultado positivo de tal experimento nunca puede
tomarse como un elemento de prueba de la verdad de la teoría. Sin embargo, es lógicamente posible concluir
a partir de un resultado negativo que nuestra predicción es falsa y que, por lo tanto, nuestra teoría histórica
también debe ser falsa. Por esta razón, los programas experimentales deben configurarse de tal forma que los
resultados negativos puedan considerarse concluyentes.
Un programa experimental significativo de este tipo en el campo del origen de la vida es muy costoso. Por lo
tanto, sería imprudente embarcarse en experimentos sin un amplio intento previo de criticar o incluso (al
menos parcialmente) falsificar la teoría en términos estrictamente teóricos. La coherencia lógica y la
compatibilidad con las leyes de la física y la química (por ejemplo, la termodinámica) son comprobaciones
importantes. Pero la herramienta más importante para evaluar las teorías parece ser el "principio de poder
explicativo" de Popper. Estipula que una modificación de una teoría debería conducir a un aumento en el
poder explicativo, es decir, a la explicación de más hechos con menos suposiciones. En el caso de las teorías
sobre el origen de la vida, el poder explicativo solo puede establecerse relacionando hechos biológicos que
existen hoy con explicaciones de supuestos que se remontan a unos cuatro mil millones de años. Este es uno
de los principales desafíos.
Está claro que el principio de poder explicativo está estrechamente relacionado con el problema de construir
una teoría. Aquí se sugiere que la mejor forma de abordar la construcción de una teoría sobre el origen de la
vida es utilizar las relaciones problema-solución como una guía heurística (como una idea regulativa). Los
biólogos y bioquímicos frecuentemente hablan de la función de un órgano dentro de un organismo o de un
constituyente de un metabolismo. Es importante darse cuenta de que '' función '' es un término teleológico y
que su significado es coextensivo con el significado del término '' solución de un problema '' en la lógica
situacional de Popper. La tarea de establecer el mecanismo de la evolución temprana puede guiarse, por lo
tanto, por un método de reconstrucción de una concatenación de problemas y soluciones, lo que significa
reconstruir funciones precursoras evolutivas a funciones bioquímicas existentes (Wachtershauser, 1987,
1992). En este esfuerzo, el principio del poder explicativo puede ser satisfecho intuitivamente, si
seleccionamos aquellas reconstrucciones mediante las cuales una función precursora da lugar a dos o varias
funciones sucesoras. La aplicación del principio de poder explicativo ahora se demostrará para tres temas
dentro de la teoría sobre el origen químico-autótrofo de la vida (Wachtershauser 1988a, b,1990, 1992 1994).
8. Metabolismo de la superficie y la polaridad básica de la vida
Todos los organismos existentes son celulares. La organización celular tiene la función de mantener todos los
componentes del metabolismo juntos para la interacción. Pero la organización celular es paradójica: lo que
mantiene a los componentes de manera eficiente, mantiene los alimentos de forma eficiente. Por lo tanto, la
organización celular requiere sistemas de transporte complejos. Esta es la razón de la necesidad de postular
un precursor funcional. El único precursor funcional que evita la paradoja parece ser una unión
suficientemente fuerte de todos los constituyentes a un mineral (metabolismo de superficie).
La fuerte unión propuesta a las superficies minerales no es solo el precursor funcional del recinto celular; pero
a través de efectos minerales catalíticos también el
precursor funcional de las superficies de la enzima. Por otra parte, la estabilización de péptidos mediante la
unión a superficies minerales puede verse como el precursor evolutivo de la estabilización de proteínas
mediante plegamiento interno. Esto proporciona, bastante importante, una explicación de la posibilidad de un
origen de vida hipertermófilo (que se evidencia por la naturaleza hipertermófila del último ancestro común
junto con la irreversibilidad térmica propuesta de la evolución). En términos más generales, en un
metabolismo superficial, las reacciones se inflingen con entropías de reacción mucho más pequeñas que en
un metabolismo de solución. Esto significa que los enlaces minerales pueden, hasta cierto punto, ser vistos
como el precursor evolutivo funcional de los mecanismos de acoplamiento de energía en los metabolismos
existentes.
Debe notarse que en las relaciones evolutivas precursoras-sucesoras anteriores, el tratamiento teleológico se
convierte fácilmente en un tratamiento mecanicista si pasamos al nivel molecular. Las consecuencias
mecanicistas adicionales de los enlaces minerales aparecen a la vista, cuando consideramos que para lograr
estas funciones el enlace mineral debe ser muy fuerte. De acuerdo con las reglas de Paneth y Fajans, solo la
unión de componentes orgánicos aniónicos cargados negativamente a superficies minerales catiónicas
cargadas positivamente es lo suficientemente fuerte (Wachtershauser, 1988b). Esto proporciona una regla de
selección doble general en términos de minerales y constituyentes para reconstruir el metabolismo primordial
(Wachtershauser, 1988b). Esta regla de doble selección se ha aplicado con éxito recientemente en la
polimerización de aminoácidos aniónicos implementada en minerales (Glu, Asp) y nucleótidos (Ferris et al.
1996; von Kiedrowski, 1996). Y proporciona una cantidad de explicaciones adicionales. Explica por qué las
membranas lipídicas de las células existentes son aniónicas en el interior; y por qué la mayoría de los
constituyentes del metabolismo central existente son aniónicos; y, en particular, por qué el metabolismo
central del azúcar implica azúcares fosforados aniónicos: los grupos fosfato sirvieron originalmente como
mediadores de enlace de superficie. Sólo el más simple de todos los azúcares, el aldehído de glicol (OHC-
CH2-OH) no está fosforilado en el metabolismo existente. Por lo tanto, la teoría del metabolismo de la
superficie postuló un aldehído de glicol fosforilado unido a la superficie (OHC-CH2-O-PO2− )3 como el precursor
funcional del aldehído glicólico existente y la formación de pentosas fosforiladas por la condensación
metabólica superficial del aldehído glicérico fosforilado y el aldehído glicólico fosforilado (Wachtershauser,
1988b, figuras 4 y 13, página 472). Esta predicción de la superficie metabólica se ha confirmado
recientemente (Pitsch et al., 1995).
Esta consideración crucial de la teoría del metabolismo de superficie ha sido resumida por la tesis:
"Los organismos primordiales tenían una organización metabólica bidimensional" (Wachtershauser, 1988b).
La teoría del metabolismo de superficie tiene otra consecuencia de gran alcance. Los minerales,
especialmente la pirita, tienen la propiedad de someterse a nucleación secundaria fácil. Esto se ve como la
forma más antigua de división y el lugar inorgánico que posee la división celular. Por lo tanto, es beneficioso
distinguir tres formas de reproducción: (1) reproducción organizacional que comienza con la nucleación
secundaria y termina con la división celular; (2) reproducción metabólica de un aceptor de alimentos como en
el ciclo de citrato reductivo arcaico propuesto; y (3) reproducción genética, que convencionalmente se
denomina '' replicación ''. Por la lógica de la teoría de un origen quimioautótrofo de la vida, la reproducción
organizacional puede verse como una reproducción metabólica previa, que a su vez produce la replicación
genética.

9. El origen de la quimiosmosis
Todas las bacterias y parásitos no parásitos representan una división fundamental del trabajo. Las
maquinarias osmóticas exergónicas (de quimiotrofas y fotótrofas) generan potenciales químicos (por ejemplo,
ATP) para impulsar el metabolismo endergónico. La quimiosmosis depende de las membranas de las células
cerradas y, por lo tanto, es demasiado compleja para ser primordial. Esto requiere la construcción de un
precursor funcional. Se puede construir apelando a los pasos de conservación de energía en forma de
activación del grupo tioéster dentro del metabolismo. Christian de Duve (1987) ha hecho la importante
propuesta de que los tioésteres constituyen la fuente de energía de la vida primordial (aunque dentro del
contexto de la teoría de la sopa). La teoría de un origen de vida quimioautótrofo postula que la activación del
grupo tioéster tiene un precursor funcional aún más simple en la activación del grupo tioácido
(Wachtershauser, 1988a); y que los tioácidos se forman por mecanismos de acoplamiento cinético
(Wachtershauser, 1992, 1993, 1994). Se ha corroborado experimentalmente que el ácido tioacético
(CH3COSH) se forma como se predice (a) a partir de CO y metilmercaptano, que a su vez es producible a
partir de CO y H2S / H2 en presencia de NiS / FeS (Huber y Wachtershauser, 1997); y (b) a partir de ácido
tioglicólico (HSCH2COOH) con la fuente de energía redox formadora de pirita FeS / H2S (Keller et al., 1994).
Ambas reacciones se basan en la participación de sulfuros minerales de metales de transición. Se sabe que
estos tienen las cargas superficiales positivas requeridas para un metabolismo superficial, otro caso de poder
explicativo. Antes de poder abordar el surgimiento de la quimi-osmosis, debemos considerar brevemente la
aparición de envolturas de células cerradas. Se ha postulado que la conversión del ácido tioacético del ácido
tioglicólico procede a través de un intermedio carbaniónico (CH2-COSH), que se ha predicho que sufrirá
condensaciones, y especialmente condensaciones de Claissen (Wachtershauser, 1993), que recursivamente
producirá lípidos grasos.
Alternativamente, se predice que el primer producto de Claissen
someterse a un segundo tipo de condensación para formar la forma tioácido de 3-hidroxi-3-metil-glutarato
(HSOC-CH -C (OH) (CH) -CH -COSH), que se convierte en el tioácido de metil-glutaconate (HOOC -CH2- C
(CH3) .CH-COSH), que es una forma viníloga de malonil-CoA, y por lo tanto se ha postulado para formar
lípidos de ácido isoprenoide (Wachtershauser, 1992). Este es otro ejemplo de poder explicativo.
Ahora estamos listos para considerar la aparición de la quimiosmosis. Como punto de partida asumimos un
metabolismo superficial en las superficies de pirita, donde todas las reacciones redox son reacciones locales
[Fig. 1 (a)]. A continuación, suponemos una deslocalización de algunas reacciones redox, por lo que un sitio
fuente de electrones de formación de pirita se separa de un sitio de sumidero de electrones de, por ejemplo, la
formación de hidrógeno [Fig. 1 (b)]. Los electrones son transportados desde el lugar de origen al lugar del
sumidero, ya sea a través del cristal semiconductor de pirita o a través de agregados aniónicamente unidos a
la superficie de hierro y azufre, que al principio son estrictamente inorgánicos (con ligandos de sulfuro). Se
supone que los primeros de estos grupos forman cadenas de transporte de dos electrones, que implican
ligandos de disulfuro intermedios. Con la aparición de aminoácidos y péptidos (que contienen Cys), los dos
centros de reacción y la cadena de transporte de electrones se modifican por el ligando (más selectivo y
acelerado). La fuente de electrones es ahora una hipotética oxidasa, que convierte las unidades S de FeS en
unidades S2 de FeS, y el receptor de electrones es una reductasa, p. una hidrogenasa, formando H2.
Luego asumimos la formación de una membrana lipídica cerrada alrededor del mineral de pirita; y asumimos
además que el flujo lateral de electrones a lo largo del interior de una membrana lipídica cerrada se acopla a
cambios conformacionales recíprocos de una estructura proteica, causando cambios conformacionales
cíclicos de una proteína que abarca la membrana, con el efecto del bombeo de protones a través de la
membrana desde el afuera hacia adentro [Fig. 1 (c)]. Esto tendrá el efecto de retroalimentación positiva de
permitir que el organismo sobreviva en espacios con un pH alto. Esta ventaja funcional tiene efecto tan pronto
como la tasa de bombeo activo de protones en la estructura celular sobrepasará el flujo de protones
equilibrante pasivo. Ahora el organismo celular puede colonizar espacios de pH hasta ahora inhabitables.
A continuación, suponemos que la conversión cíclica de tiol-ditio, (2 HS-t-S-S-) se acopla con el centro de
formación de pirita [Fig. 1 (d)], y que la membrana celular albergará una población completa de este sistema.
Más tarde, algunos de estos pueden estar sujetos a la reversión del flujo. La hidrogenasa luego toma
dihidrógeno, mientras que los polisulfuros (y más tarde el azufre) se reducen a disulfuro para la formación de
pirita (y más tarde a H2S). Aún más tarde, otros reductores terminales y oxidantes pueden volverse
operativos. Si la energía libre de Gibbs de uno de los flujos redox invertidos no es suficiente, puede ser
impulsada por el flujo pasivo de protones desde el interior hacia el exterior, impulsado por el gradiente de
protones creado por los sistemas no invertidos.
Como próxima etapa, consideramos que el organismo se encuentra con un entorno químico, en el cual un
flujo redox invertido tiene una energía de reacción libre de Gibbs alta y negativa. Mediante esta fuente de
energía, los protones se bombean activamente desde el interior hacia el exterior para crear un gradiente de
protones inverso [Fig. 1 (e)]. Esta es la situación de la bomba de protones de Methano bacteria thermo
autotrophicum, que se basa en la reducción de heterodisulfuros con hidrógeno molecular (Setzke et al., 1994;
Hedderich et al., 1994). Este gradiente invertido ahora causará un flujo pasivo de protones desde el exterior
hacia el interior. Al principio estará al servicio de impulsar las reacciones redox. Más tarde energizará una
pirofosfatasa de membrana (véase Baltscheffsky et al., 1986); y aún más tarde una ATPasa. En un momento
posterior, la membrana se dota de una población de lípidos quinónicos difusibles lateralmente como un
conjunto de electrones. Y mucho más tarde aún, la fototrofía comienza en las bacterias mediante el impulso
de la foto de un flujo de electrones preestablecido, y en las arqueas como una bomba de protones
suplementaria.
La explicación evolutiva anterior se ha elaborado sobre la base del principio del poder explicativo como una
sucesión funcional de varios pasos, que comienza con un flujo interno interno de electrones. Se debe
comparar con la posibilidad de una teoría de un solo paso, que asume un flujo de electrones a través de la
membrana desde el principio (Koch y Schmidt, 1991).
Sobre las raíces funcionales de la maquinaria genética
La maquinaria genética es de gran importancia. Su ADN se sienta en la celda como la reina en una colmena
de abejas. ¿Cómo ocurrió esta entronización? Dos funciones son de importancia central para el
funcionamiento de la maquinaria genética: la replicación y la traducción. Por lo tanto, podemos preguntarnos:
¿cuál de estas dos funciones tiene prioridad evolutiva? Todos aquellos que ven la secuencia '' información ''
como la '' esencia '' de la vida, le han otorgado prioridad de replicación a la traducción y han definido una
molécula de ARN replicante como la primera forma de vida (Weiner, 1987). Esta línea de pensamiento es
ahora ampliamente conocida como la "teoría del mundo del ARN". Si, por el contrario, adoptamos una
orientación estrictamente química, tratamos a los ácidos nucleicos simplemente como catalizadores. Son
catalíticos en un doble sentido. Catalizan su propia formación (replicación) y catalizan la formación de enzimas
(traducción) que a su vez catalizan el metabolismo. Mediante una simple generalización, podemos reconocer
que el precursor funcional más antiguo de los procesos genéticos debe verse en subproductos orgánicos del
metabolismo que ejercen una doble función de retroalimentación catalítica: para el metabolismo y para su
propia vía de derivación de dicho metabolismo. Tan pronto como tal catalizador doble (vitalizante) se forma de
nuevo, persistirá en virtud de su propia catálisis. Esta es la primera forma de herencia por un efecto
estrictamente cinético. Todas las coenzimas existentes son ejemplos de tales vitalizantes. Con la aparición de
cada nuevo vitalizador, un nuevo bucle de retroalimentación dual se injerta en el metabolismo preexistente. El
metabolismo es, por lo tanto, autoexpansible; y los ácidos nucleicos se ven como sus expansiones tardías,
como coenzimas glorificadas. Y este proceso de expansión genética se puede ver con Noam Lahav (1991)
como una coevolución de la traducción y la replicación.
Desde el punto de vista de un metabolismo superficial, la función precursora más temprana de bases de ácido
nucleico se ha visto como catálisis ácido-base de bases de tipo imidazol, dando lugar posteriormente a las
funciones de emparejamiento de bases. La función más antigua de los grupos fosfato se ha visto en la
mediación de unión de superficie; dando lugar posteriormente a las funciones de los conectores de la red
troncal y a la activación de la replicación. El precursor más temprano de la cadena principal de fosfo-ribosa se
ha visto en una cadena principal de fosfotriosasas unidas a la superficie, interconectadas por una cadena
principal hemiacetal y bases portadoras para la catálisis y más tarde para la traducción (Wachtershauser,
1988a). Esta propuesta ahora puede extenderse debido a la ingeniosa propuesta de Albert Eschenmoser
(1994) de un piranosil-RNA. Esta sería la etapa en la que primero surgió la replicación y los furanosil-RNA y -
DNA habrían sido los últimos herederos de esta evolución.
Cabe señalar que el término teleológico '' información '' ya no es necesario ni útil para la descripción de este
primer mecanismo genético. En el nivel de las secuencias de ácidos nucleicos, es muy conveniente utilizar la
metáfora de la información. Sin embargo, deberíamos recordar que en la teoría de la información distinguimos
"información digital" e "información análoga". De manera bastante formal, podríamos decir que la información
analógica es el precursor funcional de la información digital de las secuencias de ácidos nucleicos. Pero tan
pronto como tratamos de dar un significado concreto al término "información analógica", reconocemos que no
es más que la doble reacción catalítica descrita anteriormente. Este es un buen ejemplo de la naturaleza del
método de la retrodicción bioquímica. Comenzamos con una situación compleja a la que aplicamos nociones
teleológicas como función o información. Luego reconstruimos una función precursora (o información
precursora). Pero en el curso de este mismo proceso de retrodicción, las nociones teleológicas, de donde
empezamos, se desvanecen. Y lo que queda es un mecanismo puramente químico.

Conclusión: un mundo popperiano de problemas

Las teorías de la evolución tienen una cierta complejidad. La teoría del origen quimioautótrofo de la vida no es
una excepción. En realidad, es un programa de investigación popperiano, que alberga una pluralidad de líneas
teóricas paralelas que al principio solo están conectadas débilmente. El desarrollo de este programa bajo la
guía del principio de poder explicativo conduce hacia la unificación. Para las funciones de precursor se
construyen por este principio como los precursores comunes de varias funciones sucesoras dispares. Esto
crea la imagen teórica de un origen de la vida en un mecanismo químico determinista, que aumenta en
complejidad mediante un proceso de autoexpansión, lo que significa un despliegue de las posibilidades. La
evolución se considera que comienza en la necesidad y termina en el azar. En las primeras fases de este
proceso general de evolución, la noción de selección biológica no es necesaria o incluso carente de
significado. Entra en juego solo más tarde, después de la invención del aislamiento genético, y tiene la función
de mantener a raya la explosión de posibilidades.
El proceso de evolución ha estado sucediendo desde hace unos cuatro mil millones de años. Comienza con
una forma de vida que ahora esperamos poder explicar en términos puramente mecánicos: como un proceso
simple de reproducción (como el ciclo de citrato reductivo), alimentándose de nutrientes inorgánicos simples,
como CO2, CO, NH3, N2. , H2S, H2Se, PO3-, MoS2-, WS2-, FeS, NiS, CoS, MnS, ZnS, en un ambiente
acuoso caliente de exhalaciones magmáticas. Dondequiera que estas condiciones sean adecuadas,
deberíamos encontrar el hogar original de la vida; el "mundo de hierro-azufre" de un organismo-Ur que existe
sin problemas y que, por lo tanto, puede considerarse apenas vivo. Por lo tanto, el origen de la vida no es un
punto en el tiempo. Es un punto en el espacio. Desde este punto de vista, la evolución es principalmente un
asunto espacial, el tiempo viene en virtud de la historia de la conquista del espacio. Parecería beneficioso
observar esa gran cadena de evolución desde el punto de vista popperiano de una evolución de los
problemas. El primer '' problema '' es el de la supervivencia en espacios vecinos conquistados y las primeras ''
soluciones '' son formas expandidas del metabolismo expandidas por bucles de retroalimentación duales que
son anastróficas en el sentido de Herric Baltscheffsky (1977) . Cada una de estas primeras variedades
espaciales de vida está en armonía química con su entorno y, en este sentido, está químicamente adaptada.
Y todas las innovaciones metabólicas deben verse como en un estado de intercambio global rápido. Esta es la
base de la unidad bioquímica de la vida. Con la invención evolutiva de los mecanismos de aislamiento
genético, comenzamos a ver organismos dotados de manera diferente, enfrentados con los problemas de
competir por los mismos recursos. Este es el comienzo de la selección biológica como postulado por Darwin y
Wallace.
Mirando finalmente al barrido extendido de una evolución popperiana de problemas, podemos adoptar la
distinción de Popper entre problemas de corto y largo plazo. Los problemas a largo plazo encuentran sus
soluciones genéticamente (primero mediante simples ciclos de retroalimentación dual y más tarde con la
ayuda de la selección).
Es dentro de esta capa basal de evolución que encontramos la aparición de una solución del último problema
de largo alcance: cómo resolver problemas de corto alcance. Las soluciones se observan en los mecanismos
de control de la percepción, que en sus formas más tempranas de quimiotaxis y fototaxis se consideran
derivadas de los requerimientos nutricionales de los organismos (Wachtershauser, 1987). Si bien ellos
mismos son claramente el producto de la evolución genética, estas maquinarias permiten a los organismos
resolver los problemas que aparecen y desaparecen durante su vida. Ahora los organismos pierden su
problema de ceguera. Con la aparición del sistema nervioso central viene el próximo gran salto. La
emergencia de la conciencia, que es fundamentalmente conciencia del problema. El último salto hasta ahora
es la revolución lingüística. Hasta ahora, sin cuerpo y solo subjetivamente, los problemas ahora pueden ser
encarnados lingüísticamente y, por lo tanto, objetivados. Este es el fundamento de la cultura humana con sus
torres de complejidad, tan altas que nunca esperamos alcanzar el nivel de la explicación mecanicista
completa; y así se ven obligados a estar contentos con esa gran y preciosa facultad de comprensión, con la
que la evolución nos ha dotado: nuestra facultad de juicio teleológico.
El presente documento y mi trabajo anterior no existirían sin la inspiración del difunto K. R. Popper. Me
beneficié de las discusiones con R. Hedderich, O. Kandler, D. Seebach, R. K. Thauer y H. Weiss. El trabajo
experimental (Huber & Wachtershauser, 1996) recibió el apoyo de Deutsche Forschungsgemeinschaft.