Sei sulla pagina 1di 361

DINAMISMO GAY ©

KAMASUTRA GAY
ILUSTRADO
Manual de posiciones para el Sexo Gay
Daniel A. Palomo

El sexo es vital en nuestro entorno, es por ello que Dinamismo te presenta la guía
ilustrada de Kamasutra Gay para que la practiques con tu pareja ocasional o
permanente y puedas disfrutar las delicias del placer sexual en su máxima expresión.
2

Dinamismo ©
Dinamismo Gay ©

Tercera edición
©2015

Bogotá, Colombia

mkamasutrag@gmail.com
3

El sexo es vital en nuestra cotidianidad, es por ello que Dinamismo te presenta la guía
ilustrada de Kamasutra Gay para que la practiques con tu pareja ocasional o
permanente y puedas disfrutar las delicias del placer sexual en su máxima expresión.
Recuerda que la teoría no es nada sin la práctica, no te quedes con las ganas de
experimentar cosas nuevas, pero recuerda siempre el cuidado de ti mismo y de
aquellos con quienes apliques los conocimientos que te proporciona este libro.

Si tienes alguna inquietud, no dudes en contactarte conmigo, siempre estaré presto a


resolver tus inquietudes. Un afectuoso saludo a la Comunidad Dinamismo en todas
partes del globo y en especial a nuestra comunidad en internet, este libro está dedicado
a ustedes.
Daniel A. Palomo
Antes de la penetración:
1. Besos en la boca. (6)
2. Estimulación. (21)
4
3. Besos negros o dilatación anal. (60)
4. Felación. (70)
Para la penetración:
5. Recomendaciones. (96) 18. El tallo. (214)
6. El árbol. (126) 19. El yunque. (220)
7. El bonobo. (133) 20. La andromaquia. (226)
8. El caballo. (141) 21. La casa. (235)
9. El cangrejo. (148) 22. La cuchara. (238)
10. El columpio. (153) 23. La gran V. (243)
11. El elefante. (172) 24. La hélice. (255)
12. El grillo. (176) 25. La leña. (259)
13. El misionero. (182) 26. La mariposa. (261)
14. El mono. (185) 27. La tijera. (262)
15. El perrito. (188) 28. Los dos pilares. (269)
16. El pulpo. (203)
17. El sapo. (211) 29. En grupo. (295)
Después de la penetración:
30. Recomendaciones. (311)
Pasar a la práctica:
31. Recomendaciones de Autocuidado (320)
32. Archivo fotográfico (343)
5

ó
Besos en la boca
6

Los besos en la boca son fundamentales


para el inicio del acto sexual. Ayudan a
aumentar el deseo y la pasión y son un
contacto íntimo con tu pareja. No hay
especificaciones de cómo dar un beso
simplemente cierra tus ojos y déjate llevar
por la sensación de placer y erotismo.
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
Estimulación
21

En la estimulación existen una serie de


juegos preliminares que favorecen el
aumento de la excitación en la pareja, estos
juegos pueden variar y dependen en mayor
medida de la imaginación y creatividad de
los participantes. Aquí te mostraremos una
secuencia de esos juegos estimulatorios
para que tú los tengas en cuenta a la hora
de practicar con tu pareja.
Quitar la ropa:

22

No hay nada más sensual a que tu pareja


te quite lentamente la ropa. Hay parejas a
las cuales les gusta el sexo brutal, eso está
en los gustos de cada pareja, si eres de ellos
lo mejor será que se quiten rápidamente la
ropa, si es el caso que rasguen los vestidos,
pero es realmente excitante ver que tu
pareja te desnuda con esmero, prenda por
prenda hasta dejarte totalmente desnudo.
23
24
25
26
27
28
29
A la par al juego de quitar la ropa, importa 30

la estimulación que le hagas a tu pareja, las


caricias, los besos en el cuerpo. Ten
presente que mientras quitas las prendas tu
mano o tu lengua pueden rozar el cuerpo
de tu pareja. Algunas zonas muy sensibles
son la espalda, el cuello, el pecho, los
muslos… y combínalo consintiendo
sutilmente los órganos genitales de tu
compañero, así como su cola.
31
Halagar a tu compañero:

32

A veces el nerviosismo intimida, dile a tu


compañero cosas bonitas sobre su cuerpo,
dile cuanto te gusta, dile que te excita verlo
desnudo. Dile cosas que le gustaría oír. Y
si lo haces bien pegadito al oído, esto
puede excitarlo aun más.
33
Acariciar los pezones:

34

A algunas personas les gusta y les excita


que les halen los pezones o que se los
chupen, inténtalo, a tu compañero podría
gustarle.
35
Acariciar los testículos:
36

Es algo altamente excitante, cógelos,


jálalos, apriétalos, muévelos… pero con
suavidad porque podrías lastimarlos.
37
38
39
La estimulación manual de los
genitales:
40

Como parte de la estimulación antes de la


penetración, la estimulación de los
genitales de ambos es fundamental.
Hay muchas formas de hacerlo sin entrar
en la estimulación oral: Rozar pene contra
pene, masturbarse juntamente, son algunas
de esas formas, usa tu imaginación.
41
42
43
44
45
46
47
48
49
50
51
52
El sexo oral:

En el siguiente capítulo profundizaremos 53

un poco más en cuanto a esta práctica


sexual.
54
La estimulación manual del ano:

55

La manipulación del ano es inicialmente


una forma de pre-estimulación antes de la
dilatación anal, se lleva a cabo para que la
dilatación no vaya a ser tan brusca y pueda
lastimar a la pareja.
Se puede realizar abriendo las nalgas de tu
compañero y pasando tus dedos
suavemente alrededor del ano.
56
57
Dilatación anal:

58

En el siguiente capítulo profundizaremos


un poco más en cuanto a esta práctica
sexual.
59
Besos negros
60

Recomiendo tener muy presente las recomendaciones


de higiene que hago en el capítulo ‘Recomendaciones’
del segmento ‘Para la penetración’.
Los besos negros son la estimulación del
61
ano con la lengua, se realizan en gran
medida para aumentar la estimulación en
tu pareja y para ayudar a dilatar el ano
antes de la penetración.

No hay una técnica específica pero se


recomienda, chupar, lamer, besar, o en
pocas palabras, todo lo que se te ocurra
con tus labios y lengua.
62
63
64
65
Los besos negros o anilingus ayudan a la 66

dilatación anal antes de la penetración,


también se puede hacer uso de dispositivos
de goma blanda u objetos en forma de
pene para preparar el ano para la
penetración. Recuerda el uso de lubricante
a base de agua.
67
68
69
Felación o
sexo oral 70

El sexo oral es el acto de lamer, chupar,


succionar o saborear el pene, para
estimular bucalmente el miembro
masculino existen muchas formas de y
posiciones.
Existen múltiples formas
de estimular el pene con
la boca, veremos algunas 71

de esas formas por medio


de imágenes.
Lamiendo el prepucio

72
Cubriendo el glande

73
74
Garganta profunda

75
76
Lamiendo el meato urinario

77
Succionando

78
79
Chupar el tronco del pene

80
81
Posición del 69

82
83
Chupar los testículos

84
Lamida lateral

85
86
Ya teniendo presentes las formas básicas
profundicemos un poco más en el tema. El
truco consiste en mover la lengua por
todas las partes del pene, introducirlo en la
boca y si eres capaz de realizar la técnica
llamada “Garganta profunda” (introducir
en tu garganta, bien hasta el fondo el pene
de tu compañero) pues harás mucho más
feliz a tu pareja.
87
Trucos para el sexo oral
Debes introducir el pene en la boca y
succionar suavemente hasta que se ponga 88

duro. Luego se debe formar un anillo con


los dedos alrededor de la base del pene,
esto aumentará la erección y ayudará a
controlar hasta dónde quieres que entre el
pene. Debes respirar por la nariz y cubrir
los dientes con los labios. Nunca raspar el
pene con los dientes. Mantener la boca
tirante entre los dientes crea un efecto de
succión. Es en ese momento cuando debe
deslizarse por el pene.
89

Pene normal Pene circuncidado (sin prepucio)

Busque el frenillo, es decir el relieve de la


parte de atrás del glande del pene, se debe
succionar y empujar ligeramente con los
labios y la lengua y envolver el glande.
Luego lamer el tronco del pene. Por favor,
no olvide tener cuidado con los dientes.
90
Como agregado puede succionar todo un
testículo en la boca y acariciarlo con la
lengua. Primero un testículo, luego el otro;
91
de veras provocará que su hombre quede
rendido.

Otra de las técnicas más populares es


tomar el pene con la mano, como si se
estuviera masturbando. El dedo pulgar
debe estar dirigido hacia el glande. Al roce
de la mano le debe seguir una boca
haciendo movimiento hacia arriba y hacia
abajo.
92
El vibrato (vibración) o zumbido es muy
placentero. Se pueden crear vibraciones
desde la garganta que lleguen hasta el
93
pene. Al cambiar el tono de suave a más
alto varía la sensación.

Lo recomendable es empujar el prepucio


por encima del glande, e introducir la
lengua en la abertura del prepucio. Rodee
el glande con la punta de la lengua,
mordisqueando y succionando suavemente
la piel retirada.
94
95
Recomendaciones
96

 La creencia de que el coito anal


tiene que doler es un mito persistente y
dañino. Lo mismo que en cualquier
parte del cuerpo, el dolor indica que
algo está mal. Ante una introducción
anal, los músculos anales, como reflejo
defensivo, se contraen y habrá dolor si
estos músculos no se relajan.
 El sexo anal no es una actividad de
acceso y disfrute inmediato. La
97

penetración nunca se debe forzar. Es


importante dilatar el esfínter anal
lentamente y con mucho lubricante. Lo
mejor es empezar con la introducción
de un dedo (bien lubricado) para que
se vaya adaptando el orificio y tras
repetidos intentos probar con dos
dedos, luego tres, hasta pasar a la
introducción del pene.
 La próstata masculina, parecida al
punto G femenino, puede tener una
98

respuesta orgásmica frente a la presión


o manipulación. La próstata se
encuentra a unos tres centímetros por
encima de la cara frontal del recto y
tiene forma de disco pequeño y firme.
El ano, además de su respuesta a la
estimulación táctil, es una zona
sensorial que produce una respuesta
placentera en el cerebro al ser
estimulada.
Consejos para la penetración:

El primer consejo es bastante claro: 99

Muchos hombres no prefieren ni disfrutan


el sexo anal siendo receptivo, mucho
menos si se trata de la primera vez. Así que
si el compañero sexual no está de acuerdo
en ser penetrado, respeta su decisión.
Una vez consensuado el sexo anal, hay tres
reglas importantes a seguir. La primera:
debes utilizar abundante lubricante a base
de agua. Sin lubricante o con poco
lubricante la penetración será incómoda y
dolorosa.

100
La segunda, es utilizar condón: El recto
está lleno de microorganismos que pueden
causar severas infecciones a tu pene y a tu
101
sistema urinario. Además, a través del sexo
anal uno está más en riesgo de contraer el
VIH debido a las micro-heridas que se
pueden producir.

Tercero: mucha paciencia y comunicación,


sobre todo en la primera vez y en aquellos
casos en donde la práctica todavía no ha
hecho al maestro. El sexo anal, si se hace
de forma apresurada, puede ser muy
doloroso e inclusive causarle desgarros
musculares a tu pareja, y en algunos casos
lesiones a tu pene. Es recomendable iniciar
102
el sexo anal introduciendo primero un
dedo, de esa manera el recto se va
acostumbrando a la penetración. Luego,
lentamente introduce el pene, siempre
preguntándole a tu pareja si siente dolor y
si puedes continuar.
Penetrar:
Una manera de aumentar el placer de tu
compañero cuando lo penetras es usar 103

movimientos más largos y demorados.


Puedes estimularlo con un dedo
(lubricado) o dos, pero no los muevas
mucho para adentro y para afuera. Deja
que él se habitúe a la sensación. Recuerda
que el pasivo es el que manda: si te dice
que le molesta, que te detengas, que lo
hagas más despacio siempre debes
escucharlo.
104
Cuando él se sienta cómodo, experimenta
introducir el glande dentro del él. Cuando
la sientas entrar, detente. A medida que tu
105
compañero se "ajusta" empuja un poco
más. Si notas que se retrae, detente y
espera un poco o retira el pene apenas un
poco, si él lo precisara. De esta forma,
pasado poco tiempo tendrás el pene
completamente introducido dentro de él.
Cuando esto ocurra, usa movimientos
largos de vaivén, para conseguir el máximo
placer. Intenta que el pene no salga
completamente de dentro de él durante los
movimientos. En caso contrario vas a
meter aire para adentro lo que puede llevar
a resultados un tanto embarazosos.
106
Durante el orgasmo del pasivo
probablemente sientas algo de presión
sobre el pene: son los esfínteres anales que
se contraen y se relajan rítmicamente
durante unos instantes. Este tipo de
contracciones son involuntarias (y forman
parte del orgasmo).
No te olvides de usar bastante lubricante (a
base de agua) y recuerda siempre usar
preservativo.
El bareback, un pésimo ejemplo:

Últimamente algunos estudios de 107

pornografía gay sacan al mercado films


donde muestran a chicos teniendo sexo sin
protección (no usan preservativo).
Recuerda: Siempre, pero siempre usa
preservativo: el SIDA y las demás
enfermedades de transmisión sexual no
perdonan. El riesgo de contagio al no usar
protección es altísimo.
Ser penetrado:
Muy importante es que haya una higiene
total. Existen varias maneras de 108

garantizarlo. Como es obvio, debes


asegurarte que tus necesidades fisiológicas
estén satisfechas. Una buena ducha
resuelve el asunto. No te olvides de poner
un poco de loción para el cuerpo, también
como preparativo.
Para quien no está habituado a ser
penetrado, una buena posición es sentado
sobre el pene. Permite que tú tengas
control total sobre la situación. Una vez
que estés habituado, experimenta varias
posiciones. Un truco para que el inicio de
la penetración no sea doloroso o incómodo
109
es, a medida que el pene va entrando
dentro de ti, empujar el músculo del ano
para afuera, pujando como si estuvieras
defecando. Debes combatir la necesidad de
mantener los músculos del ano apretados
porque de otro modo vas a sentir dolores.
Ve lentamente, deja que los músculos de tu
cuerpo se relajen, que se abran: la prisa en
este caso es uno de los peores enemigos.
110
111
Es normal que, después del acoplamiento,
tengas la sensación que los músculos del
ano están menos tensos, más relajados.
Para combatir esto, debes ejercitarlos,
contrayéndolos y relajándolos varias veces.
Debes aprender a tener más control sobre
los músculos del ano, para que los puedas
relajar o contraer cuando quisieras.
La erección de los pasivos:

Durante el acoplamiento es normal que el 112

pasivo esté tranquilo, relajado


(indispensable para una penetración sin
molestias ni dolores). Si la sensación de
placer anal es muy intensa y no te tocas el
pene, puede ocurrir que el foco del placer
se aleje de la zona genital y se centre casi
totalmente en el ano, el recto y la próstata,
en ese caso algunos hombres pierden la
erección, aunque estén disfrutando
muchísimo de la penetración. No tienes
que preocuparte o avergonzarte por eso: es
normal que si no te masturbas y te
concentres en el placer de la penetración,
113
el cerebro "desconecte" el pene y se te
ponga flácido. Muchos pasivos gozan sin
necesidad de tener erecciones, el placer lo
demuestran de muchas otras maneras:
gimen, sisean, se retuercen, jadean, gritan,
etc. lo importante a fin de cuentas es
pasarlo bien, disfrutarlo. Algunos activos
pueden sorprenderse de esto y creer que el
pasivo no está disfrutando la penetración
por tener el pene flojo, en ese caso como
pasivo puedes hacerle saber que lo estás
pasando bien, sin importar si hay erección
o no.
114
115
Sobre los preservativos:

¿Dónde guardar los preservativos? 116

Debemos guardarlos en lugares secos, con


poca luz y a temperatura ambiente.
Extremo frío o calor debilitan el material.
La luz solar o la humedad pueden causar
mayor número de rupturas o desgarros.
Los preservativos no se deben llevar en una
billetera o guardar en la gaveta del auto,
por más de dos semanas, porque el
material se debilitará y será más propenso
a que se desgarre o rompa.
 Si nunca te colocaste uno, mejor
"practicar" a solas colocándotelo, de
paso te acostumbrarás a la sensación de
117

tener uno puesto. Ten en cuenta que


algunas marcas vienen en varios
tamaños: el "anatómico", el tamaño
normal y el "ancho".
 Si vas a hacer el sexo anal, ten en
cuenta que algunos preservativos
vienen con una sustancia espermicida,
118

que puede irritar el recto de la persona


penetrada. En ese caso, evita ese tipo de
preservativos. No es grave, pero puede
ser molesto y mejor evitarlos.

 Lubricante: usa solo lubricante


hidrosoluble, no uses vaselina, aceite de
bebé u otra sustancia grasa. Los
lubricantes de base grasa (oleosa)
disuelven el látex y pueden hacer que el
preservativo se rompa. Coloca
lubricante sobre el preservativo antes de
penetrar, eso ayudará a que el pene se
119
deslice con más facilidad dentro de tu
pareja.
120
121
Si no usas preservativo te expones a
contagiarte de muchas enfermedades, ten
muy presente a que te arriesgas y si estás
dispuesto a sufrir alguna de esas
enfermedades por experimentar mayor
sensación al penetrar sin condón.
122

Creo que si antes pensabas que tener sexo


sin protección era delicioso, ahora sabes a
lo que te arriesgas y preferirás usar
medidas de protección, porque si no te
cuidas tú mismo, nadie lo hará por ti.
123

Exige el uso del condón a tu


pareja en las relaciones
sexuales que mantengas, es tu
derecho.
¡USA GORRITO!
Si tienes dudas, consúltame a
mkamasutrag@gmail.com
124
125
El árbol
126

El pasivo se tumba sobre su espalda y


apoya uno de sus pies, flexionando la
pierna, sobre el pecho de su compañero
que, de rodillas, le penetra con mayor
fuerza e intensidad, pudiendo hacer
palanca con la rodilla de su compañero.
127

Tiene la ventaja de que el activo puede


jugar y acariciar el pecho, el torso y el pene
de su compañero pasivo, y ambos
mantienen el contacto visual. Entre los
inconvenientes, la ausencia de libertad de
movimientos del amante pasivo, y la
intensidad y fuerza de la penetración puede
ser dolorosa para los más inexpertos,
mientras que se requiere también cierta
fuerza física, por lo forzado de la postura,
por parte del amante activo.
128
129
130
131
132
El bonobo
133
134
En esta posición el pasivo se apoya tan sólo
sobre sus brazos y se yergue todo cuanto
puede, para que su pareja activa pueda
penetrarle apoyándose tan sólo en sus
manos y en sus pies. Según lo permite el
pasivo, que controla la posición, los
amantes pueden besarse o no. Al estar
frente a frente se mantiene el contacto
visual. El pasivo puede optar por apoyarse
en los codos, en vez de en todo el brazo y
puede masturbarse mientras es penetrado.
Esta postura provoca una penetración
intensa y profunda por lo que puede ser
135
dolorosa para inexpertos, al tiempo que
requiere una gran fuerza física y
flexibilidad para ambos amantes.
136
137
138
139
140
El caballo
141

Al estilo del viejo oeste, en esta posición el


penetrado se tumba boca abajo muy
relajado intentando dejar el ano lo más
expuesto posible. Su compañero se coloca
justo sobre él y se incorpora como
montando un caballo. Esto le permite a
142
quien penetra tener libertad absoluta para
moverse y cabalgar a su pareja mientras
que el penetrado está lo suficientemente
cómodo como para aguantar la embestida.
El activo también puede apretar con sus
rodillas el cuerpo de su compañero para
ajustar el roce y tener un dominio absoluto
del movimiento.
143
144
145
146
147
El cangrejo
148

El hombre que desempeña el papel pasivo


se tumba sobre su espalda flexionando sus
piernas sobre su pecho, mientras que el
activo se sitúa entre sus piernas. El hombre
que desempeña el papel activo marca el
ritmo, intensidad y profundidad de la
penetración, que puede hacer más intensa
149
agarrándose con firmeza a los muslos de su
compañero. De la misma manera los
amantes pueden verse cara a cara. Entre los
inconvenientes, al ser una postura tan
forzada la penetración tan profunda puede
causar algún dolor al pasivo si no está muy
acostumbrado, y al mismo tiempo el pasivo
goza de poca libertad de movimientos.
150
151
Variante: El pasivo se sostendrá del cuello
de su compañero y descenderá sus piernas
de los hombros mientras es sostenido de la
cintura por él. Se requiere que el activo
tenga la fuerza suficiente para sostener a su
compañero y para guiar la penetración.
152
El columpio
153
En esta posición el activo se tumba sobre
su espalda, mientras que su compañero
pasivo se sienta sobre él, aunque de
154
espaldas, en la posición de en cuclillas. En
esta posición es el pasivo el que marca, con
la flexión de sus rodillas, la intensidad,
ritmo y profundidad de la penetración,
mientras que su compañero puede, con sus
manos, acariciar su espalda, su pecho, su
vientre o su pene. Al no verse los amantes
cara a cara se deja mayor margen a las
fantasías pues cada cual puede imaginarse
teniendo una relación con quien quiera
imaginarse. Requiere una gran fuerza física
por parte del pasivo que soporta todo el
esfuerzo en sus piernas al ser su único
155
punto de apoyo.
Esta estimulante posición es perfecta para
el pasivo quien se "sienta" exacta y
anatómicamente sobre su compañero, lo
156
que permite una penetración directa. Al
estar el pasivo en una especie de posición
fecal le es más fácil relajar los músculos del
ano. Adicionalmente, el pasivo tiene un
control perfecto de la penetración así como
de su ritmo. Lo que le permite ir buscando
el ángulo que le es más satisfactorio. Si el
pasivo tiene como sujetarse para quedar un
poco en el aire, el activo puede tener una
mayor participación subiendo y bajando. Si
está perfectamente sentado y cómodo el
pasivo además se puede masturbar con
total comodidad, mientras su compañero le
157
acaricia la espalda, nalgas o lo sujeta por la
cadera para acompasar el ritmo.
158
159
160
161
162
163
164
165
166
167
168
169
170
171
El elefante
172

En esta postura el hombre que desempeña


el papel pasivo se tumba sobre su vientre
con las piernas extendidas estirando sus
brazos y levantando el dorso, mientras que
su amante se sitúa sobre él, boca abajo,
173
ayudando a la penetración, su intensidad y
profundidad con la flexión de sus brazos y
no con la totalidad del peso de su cuerpo.
Tiene la ventaja de que la penetración
puede ser, igualmente, intensa y profunda,
y que el activo puede besar o morder a su
pareja en la nuca, lo que es muy excitante.
Entre los inconvenientes, el amante que
desempeña el papel pasivo no puede
acariciarse ni masturbarse a sí mismo, de la
misma manera los amantes no se ven cara
a cara.

174
175
El grillo
176

El pasivo tumbado de medio lado flexiona


la pierna que quede del lado superior y el
activo lo penetra desde atrás pero
introduciendo el pene no horizontalmente
en la abertura anal sino vertical. Esto
produce una sensación de roce distinta la
177
clásica introducción del pene. El activo
domina el ritmo y la intensidad de la
fricción y su compañero puede relajarse
mejor por estar tumbado. El activo
también puede poner su pierna superior
sobre la del pasivo para darse más
estabilidad en el ritmo.
178
179
180
181
El misionero
182

Esta es la postura más convencional, en


ella uno de los amantes se tumba sobre su
espalda y el otro se coloca entre sus piernas
para la penetración. Tiene la ventaja de
que los amantes, al situarse cara a cara,
pueden verse y besarse, además favorece
183
una penetración más profunda, que será
más intensa si el hombre que desempeña el
papel pasivo flexiona sus rodillas y las sube
hasta sus hombros. Como inconvenientes
hay que señalar que no es una postura
muy cómoda en el caso de que el hombre
que desempeña el rol activo sea demasiado
corpulento.
184
El mono
185
En esta postura el activo se tumba sobre su
espalda y flexiona sus piernas cerradas
enteramente sobre su pecho mandando
186
hacia atrás su pene y testículos, de esta
manera deja su pene preparado para que el
pasivo se siente literalmente en él. Para
una excitación mayor el activo puede usar
sus pies a modo de respaldo para el pasivo,
que es quien dirige el ritmo, intensidad y
profundidad de la penetración haciendo
palanca con sus pies. En esta posición el
pasivo aún puede incrementar más el
placer del activo haciendo movimientos
circulares de cadera, aparte de los
tradicionales arriba y abajo, y puede
estimular aun más a su compañero
187
acariciando sus testículos, enteramente a su
disposición. Es una posición original y
divertida.
El perrito
188

Esta postura es muy popular puesto que el


sexo anal, en muchos casos, se asocia a la
misma. El pasivo debe colocarse sobre sus
manos y rodillas mientras que el otro se
arrodillará detrás de él. El ano del
189
penetrado se estrecha debido al músculo
del pubis lo que hace que la penetración
pueda ser dolorosa si no es acompañada de
una buena lubricación y de la estimulación
preliminar con los dedos o la lengua. El
activo puede moverse muy rápidamente y
agudizar la excitación. El movimiento
puede ser mutuo siendo el activo el que
guíe el acto cogiendo al penetrado por la
cintura, el culo o los hombros.
190
191
192
193
194
195
Para que “perrito” sea “perrito”, 196

el pasivo (sino ambos) debe(n)


tener las rodillas sobre el suelo.
197
198
El pasivo puede aflojar su cuerpo y dejar
caer su cabeza sobre la superficie en la que
se encuentra y ampliar así la apertura del
ano. El activo puede apoyarse sobre sus
pies y aumentar la profundidad de la
penetración.
199
200
201
O bien el pasivo puede dejarse caer de la
cama y sostener su cuerpo con sus brazos,
el activo se mantendrá quieto y será el
pasivo quien haga los movimientos
rítmicos determinando la profundidad y
ritmo de la penetración, si el activo se
mueve igual que el pasivo en dirección
contraria, el nivel de excitación por el roce
será mayor.
202
El pulpo
203

El hombre que desempeña el papel pasivo


se acuesta sobre su espalda, mientras que el
activo se sitúa entre sus piernas,
empotrándose sobre las caderas y nalgas de
su amante, que descansan sobre sus
muslos. La intensidad, fuerza y
204
profundidad de la penetración depende de
la forma en que el activo encaje sus propias
caderas entre las de su compañero. El
activo tiene libertad para acariciar el pecho,
el torso o el pene de su compañero, y de la
misma manera ambos amantes se
encuentran cara a cara. Entre los
inconvenientes la falta de libertad de
movimientos del hombre pasivo, que
además mantiene una posición arqueada de
la espalda, que apoya sólo en el cuello, por
lo que se puede lesionar.

205
206
207
208
209
210
El sapo
211
El pasivo de rodilla y apoyado firmemente
en sus brazos se asegura de poner lo más
atrás y arriba el culo de forma que quede
212
lo más expuesto el orificio. El activo se
pone en cuclillas detrás de él intentando
bajar lo posible para quedar perfectamente
ajustado a la cadera de su compañero.
Apoya los brazos en las piernas del pasivo
e incluso las piernas al quedar a cada lado
de la cadera puede usarlas para "ajustar" el
balance. El pasivo, por estar en posición
similar a la fecal, los músculos en torno al
ano tienden a distenderse más. Aunque la
penetración es menos profunda que con
otras posturas, sirve para moverse
rápidamente.
213

Nota: esta posición requiere que el pene


sea lo suficientemente largo ya que suele
quedar una buena parte afuera.
El tallo
214
En esta posición el pasivo se tumba sobre
su espalda y apoya una pierna (o ambas)
sobre el hombro de su compañero que, de
215
rodillas, lleva a cabo la penetración. El
activo puede someter aún más al pasivo si
le agarra firmemente por las muñecas,
dejándolo enteramente a su merced, pues
en esta postura es quien decide la fuerza,
intensidad y profundidad de la
penetración. Se mantiene el contacto visual
de los amantes y el pasivo puede jugar con
su pene, si se le deja una mano libre, o
acariciarlo contra el vientre de su pareja.
216
Entre los inconvenientes quedan anulados
los besos y se requiere también un gran
aguante físico por parte del activo. La
217
posición inicial para los principiantes
puede realizarse con el pasivo totalmente
horizontal para evitarle todo el peso a su
compañero.
218
219
El yunque
220

En esta postura el hombre que desempeña


el papel pasivo se tumba sobre su espalda
con sus rodillas flexionadas sobre su pecho
y los pies apoyados en los hombros del
hombre que desempeña el papel activo,
que utiliza sus rodillas y pies para la
221
penetración. Favorece una penetración más
profunda e intensa, al tiempo que los
amantes pueden verse cara a cara y el
pasivo puede incrementar su excitación
masturbándose a sí mismo. Entre los
inconvenientes, deja poco margen de
movimientos al pasivo y requiere cierta
flexibilidad por parte de ambos amantes, lo
que no está a la mano de todo el mundo.
222
223
En la variante más conocida, el pasivo
relaja un poco las piernas y las desciende
apoyándolas sobre la espalda lumbar de su
compañero, ampliando su espacio de
movimiento y permitiendo la disminución
de la profundidad de la penetración,
favorece el contacto pecho a pecho.
224
225
La andromaquia
226
En esta postura el hombre que desempeña
el papel activo se tumba sobre su espalda,
con las piernas abiertas y su amante se
227
sienta sobre él, apoyándose en sus rodillas.
El ritmo, intensidad y profundidad de la
penetración en este caso lo marca el
hombre que desempeña el papel pasivo, al
mismo tiempo ambos pueden verse cara a
cara, manteniendo el contacto visual,
mientras que el hombre activo puede jugar
con sus manos con el pene de su amante
que yace delante de él sobre su pecho.
Entre los inconvenientes destacar que es
una postura que hace sufrir mucho los
músculos gemelos y rodillas del pasivo, que
soportan el esfuerzo.
228
229
230
231
232
233
234
La casa
235

En esta posición el pasivo se tumba sobre


su espalda aunque se arquea
completamente, apoyándose tan sólo en
sus pies, cuello y hombros, mientras que el
activo se sitúa entre sus piernas
penetrándole. Al estar ambos amantes cara
236
a cara se favorece el contacto visual,
mientras que el activo puede con la mano
que no sostiene a su compañero jugar y
acariciar su pecho, su cuello, su torso o su
pene. El activo es quien marca el ritmo,
fuerza e intensidad de la penetración,
mientras que el pasivo controla el ángulo
de penetración según se arquee más o
menos, incrementando el placer de su
compañero. Entre los inconvenientes, la
gran flexibilidad y fuerza física que se
requiere en el pasivo.

237
La cuchara
238
En esta postura el hombre pasivo se tumba
de lado, mientras que el activo se coloca
detrás de él, siguiendo sus curvas, y
239
penetrando de este modo, intensa y
profundamente unidos. Entre las ventajas
de esta postura el activo puede besar o
morder el cuello de su pareja,
incrementando su excitación, o jugando
con sus manos en el pene de su
compañero, que queda libre para ello.
Permite que el ritmo, intensidad y
profundidad de la penetración, que marca
el activo, sea más pausado y lento,
incrementando el tiempo de la relación.

240
Entre los inconvenientes, al ser una
postura que dificulta una penetración
profunda y que favorece la calma, puede
aburrir a ciertas parejas.
241
242
La gran V
243
Esta postura puede realizarse sobre una
mesa o una cama según prefieran los
amantes. La única diferencia está en que el
244
activo estará de pie o de rodillas según el
lugar que elijan. El pasivo debe tumbarse
con las piernas abiertas y subidas unos 90
grados mientras que el activo se las sujetará
manteniéndolas estáticas mientras penetra
a su compañero. En esta postura la
penetración es muy profunda y el placer
intenso, quedando todo el movimiento de
los amantes en manos del activo.
Conforme avance el acto, puede variarse
cerrando las piernas del pasivo,
colocándolas sobre los hombros o
sujetándolas frente al cuerpo.
245
246
247
248
249
250
251
252
253
254
La comodidad de esta posición depende de
la fuerza del activo. El pasivo tumbado
abre las piernas en una V y el activo se las
sujeta por las pantorrillas o tobillos. Esto
permite que el pasivo deba dejar la
movilidad de su zona pélvica al activo ya
que le es difícil apretar los músculos en
esta posición, dejándole a su compañero
toda la responsabilidad del ritmo y la
intensidad de la penetración.
La hélice
255

Esta es otra de esas posturas que llamo


"exóticas" o más bien "acrobáticas". Se
requiere de un buen respaldo, sea un borde
de cama o un mueble para que el pasivo se
tumbe al piso apoyado solo en sus
hombros y recueste la espalda del mueble a
apoyarse. El activo se coloca encima en
256
posición diagonal opuesta al ano y lo
penetra de esa forma.

OJO: cuidado con la cervical del pasivo. El


activo debe apoyarse en una pierna y
montar la otra sobre la cama o mueble y
con esa pierna y los brazos ayudarse a
mantener el ritmo.
Nota: todas las posiciones en que el pasivo
eleva la cadera más allá del pecho son
257
altamente estimulantes. El ritmo es difícil
llevarlo pero se goza de una penetración
"al revés" y en diagonal.
258
La leña
259

Esta es una de las posiciones acrobáticas,


no tanto porque sea difícil de conseguir
sino por lo complicado que puede ser
llevar el ritmo. El pasivo se extiende de
espaldas sobre el piso y el activo se monta
sobre él pero al revés, pies con cabeza. El
pasivo proyecta el ano hacia arriba de
260
forma que su compañero lo pueda
penetrar. No es una penetración profunda.
El activo debe poner las rodillas en el piso
y apoyar los codos para poder darse
impulso, aunque el ritmo pueden llevarlo
moviéndose hacia abajo y hacia arriba,
cualquiera de los dos.
La mariposa
261

El activo se sienta con las piernas


entreabiertas mientras que el pasivo se
sienta sobre él, guiando el pene de su
compañero para la penetración. En esta
postura es el pasivo, apoyado en sus brazos
262
y pies, el que marca el ritmo, fuerza e
intensidad de la penetración de su
compañero, que poco puede hacer al tener
todo el peso de aquél sobre sí.

El pasivo aún puede someter más al activo


si en vez de apoyarse en la cama se apoya
en los tobillos de su compañero,
inmovilizándolo del todo y dejando su
placer a su merced.
263
264
Entre los inconvenientes se encuentra que
los amantes no se pueden besar y el pasivo
requiere tener una gran fuerza física por
todo el esfuerzo que realiza.
265
La tijera
266

En esta postura, el hombre que desempeña


el papel activo se tumba sobre su espalda,
con las piernas abiertas y su amante se
sienta sobre él, apoyándose en sus rodillas.
La tijera, es la variante de esa posición en
267
la cual el pasivo en posición Andromaquia
se recuesta en su totalidad sobre las piernas
del activo. Quien marca el ritmo de la
penetración será en este caso el activo
quien con movimientos lentos de cadera
puede generar actividad entre los dos. El
activo puede en esta posición estimular el
cuerpo del pasivo.
268
Favorece la estimulación de la próstata
(punto G masculino) del pasivo aunque
por lo dificultoso de la posición el pene
tiende a salirse con facilidad, se requiere de
un compañero con pene largo.
Los dos pilares
269
En esta posición ambos amantes se
encuentran de pie, de ahí el nombre, el
activo penetra al pasivo estando de pie
270
detrás de él. El activo es quien marca
enteramente el ritmo, intensidad y
profundidad de la penetración, que el
pasivo puede incrementar si se agacha aún
más apoyándose en algo. El activo puede
estimular con la mano el pecho, el torso y
el pene de su compañero activo. Al no
verse los amantes cara a cara cabe mayor
juego para la fantasía sexual.
271
272
273
No hay más inconveniente que al ser la
penetración más intensa puede ser
dolorosa para los inexpertos, y ambos
amantes, lógicamente, han de tener la
misma estatura.
274
275
276
277
278
279
Una posición por sobre todo práctica para
aquellos momentos en que no se gozan de
condiciones de comodidad para el acto
sexual, aunque no es limitativo y se puede
aplicar en cualquier ocasión.
280
281
282
283
Lo ideal en esta postura es que ambos
tuvieran la estatura lo más similar posible.
El activo de pie simplemente se pone
284
detrás del pasivo y lo penetra, el pasivo
debe proyectar un poco su ano para que
quede lo más directo y su compañero
quedará siempre un poco más abajo para
poder cumplir con la altura a la que queda
el ano.
285
286
287
Por estar erguido, el pasivo relaja menos
los músculos y la penetración es más
intensa, lo más cómodo es que
inicialmente el pasivo se incline un poco
adelante hasta que el activo lo introduzca
por completo y luego erguirse ambos.
288

Es buena para abrazarse y darle besos en la


espalda al compañero, además de poder
masturbarlo sin problemas. Si se ponen
contra una pared les será más cómodo pero
también si el activo abre un poco las
piernas tendrán buen balance.
289
290
A continuación veremos unas variables
291
acrobáticas derivadas de la postura Los dos
pilares, la posición frente a frente requiere
que la penetración se dé cuando ambos
estén acomodados y se propenderá por
elevar los genitales del pasivo antes de
introducir el pene del activo en el ano. En
las últimas dos imágenes se requiere de
gran flexibilidad y resistencia del pasivo.
292
293
294
En grupo
295
Con tres participantes:

296
297

El sexo en el que participan tres


personas se suele denominar
ménage à trois.
Penetración múltiple:

298
La penetración múltiple se refiere la
299
penetración de una persona por varios
orificios simultáneamente. Generalmente
involucra entre tres y cinco participantes.
La penetración se puede llevar a cabo con
los dedos de las manos, los dedos de los
pies, juguetes sexuales o penes. Estas
posiciones son populares en la pornografía,
pero es difícil contabilizar su popularidad
fuera de ésta.
Doble penetración:

300
Cuando una persona es penetrada por dos
objetos, se llama genéricamente doble
penetración. Dados los orificios de el ano y
la boca, hay varias maneras de como ésta
se puede hacer. Esto incluye:
Penetración simultánea del ano por dos
penes o otros objetos.

301
302
La penetración simultánea de la boca y el
ano.

303
304
Con muchos participantes:

305
Se suele denominar orgía a las prácticas
sexuales en las que participan más de tres
individuos. No hay un límite máximo para
delimitar una orgía.

Siempre es importante resaltar el uso del


condón en este tipo de prácticas, y pensar
bien antes de hacerlo ya que el riesgo de
contagio de VIH es alto y más cuando se
hace con personas desconocidas.
306
307
308
309
310
Recomendaciones
Al terminar el acto sexual es fundamental 311

el cariño hacia tu pareja, algunos actos


podrían demostrar que sencillamente fue
sexo y nada de amor. Bésalo, consiéntelo,
ayúdalo a limpiarse, abrázalo, duerman
juntos y entrepiernados si es de noche, si
no entonces dúchense juntos (si es
posible), ayúdalo a vestirse, demuéstrale
que lo que hicieron fue un acto de
verdadero amor y no simplemente sexo así
ninguno de los dos se sentirá usado.
312
313
314
315
316
317
318
319
Autocuidado
320

En este apartado te damos algunas


recomendaciones que deberías tener en
cuenta cuando planees entrar en la práctica
del Kamasutra Gay.

Disfrútalas.
“No temas a los grandes tamaños”

321
“Cuida tus genitales: no los maltrates”

322
“Cuida tu ano: no lo obligues a expandirse
más de lo posible”

323
“Cuida tu ano: dilátalo y lubrícalo antes de
introducir grandes objetos”

324
“Que no te obliguen a hacer sexo oral”

325
“No todos los negros lo tienen grande”

326
“Depila tus genitales de vez en cuando”

327
“El deporte es bueno para la salud”

328
“Mucho cuidado en donde te vas a tatuar”

329
“Usa tapete antideslizante en la ducha”

330
“No lo compares con todo lo que
encuentres a la mano”

331
“A veces los piercings pueden ser
incómodos en el sexo”

332
“No por muy bueno que estés, quiere decir
que tienes un pene grande”

333
“Hay penes que se tuercen hacia un lado,
no creas que te están evadiendo”

334
“Usa lubricante a base de agua”

335
“Usa condón en toda penetración”

336
“No tragues el semen, escúpelo después de
venirse en tu boca”

337
“Usa interiores ajustados cuando hagas
deporte”

338
“No te masturbes todos los días, a futuro
podrías tener cáncer de próstata”

339
“Todos los penes son diferentes, y todos
los cuerpos también”

340
“Un testículo siempre está más abajo que el
otro”

341
“Evacua siempre antes de ser penetrado”

342
Puedes ponerte en contacto con
dinamismo al correo electrónico:
343

mkamasutrag@gmail.com

Gracias por ser parte de la Comunidad


Dinamismo.
344
345
346
347
348
349
350
351
352
353
354
355
356
357
358
359
360
361

Manual Kamasutra Gay Ilustrado


Dinamismo © 2015
mkamasutrag@gmail.com