Sei sulla pagina 1di 14

UNIVERSIDAD DE LA CUENCA DEL PLATA

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES

CARRERA: ABOGACIA

CATEDRA: INFORMATICA JURIDICA

PROFESOR: JUAN, BOGADO

CUATIRMESTRE: 2°

AÑO: 2014

Instancia Continua de Evaluación n°2


Análisis de la ley patriótica de los Estados Unidos y
su repercusión en el ámbito internacional.

INTEGRANTES:

-Caceres, Diego

-Martínez, Gastón

-Trinidad, Enzo
-Consigas de trabajo:

1)-Responder las siguientes cuestiones referidas a la ley patriótica:

a)- ¿Qué es?

b)- ¿Cuándo fue sancionada y dónde?

c)- ¿Bajo qué circunstancias?

d)- ¿Qué busca dicha ley?

e)- ¿Cuáles son los principales tópicos?

f)- ¿Cuáles son sus criticas y/o peligros?

g)- ¿En que afecta a los latinoamericanos?

h)- ¿Qué relación tiene con las tic´s?


-Análisis de la Ley Patriota de los Estados Unidos y su repercusión en el ámbito
internacional

-Introducción:

Escudo de los Estados Unidos de Norteamérica

La Ley Patriota, denominada en inglés USA PATRIOT Act, es un texto legal


estadounidense, Es una ley extraterritorial, abarca jurisdicción internacional y se apoya en
los tratados internacionales y convenios bilaterales. Se trata de un conjunto de normas
diseñado para robustecer la autoridad en sus diferentes niveles, con el fin de poder hacer
frente al terrorismo de manera especial y a la delincuencia organizada de manera general.

La Ley Patriota de los Estados Unidos (USA Patriot Act) es el acrónimo de Uniting and
Strengthening America by Providing Appropriate Tools Required to Intercept and Obstruct
Terrorism (Unir y Fortalecer América al Proporcionar las Herramientas necesarias para
Interceptar y Obstruir el Terrorismo). Esta ley (H.R.2975 en la Cámara y S.1510 en el
Senado) fue sancionada por los Estados Unidos el 24 de octubre de 2001, a raíz de los
ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. De hecho el efecto de esta ley se basó
sustancialmente en una anterior ley norteamericana del año 1978, la Foreign Intelligence
Surveillance Act (Ley de vigilancia de la inteligencia extranjera), al aumentar
sustancialmente las facultades de las autoridades norteamericanas (FBI, CIA, NSA, y las
fuerzas armadas norteamericanas) a los efectos de obtener información confidencial.

Fue promulgada después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en los Estados
Unidos de Norteamérica. El Acta Patriótica ha sido fundada en el argumento básico, de
que, después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, el pueblo norteamericano debía
elegir entre su seguridad y sus derechos constitucionales, optando por restringir estos
últimos para garantizar aquella.

Tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas y el Pentágono,
muchos países han introducido leyes para hacer frente a la amenaza del terrorismo. Al
mismo tiempo se ha intensificado el diálogo y la cooperación entre los operadores de
Internet y redes electrónicas, y los servicios de seguridad de muchos países. Aunque éstas
medidas se presentaron como un componente de la llamada ' "guerra contra el terrorismo",
lo cierto es que ya habían sido preparadas con anterioridad a los sucesos del 11 de
septiembre. Los ataques simplemente aceleraron la implementación de las medidas técnicas
y legales para la vigilancia de las personas y organizaciones. Los atentados del 11 de
septiembre también fueron una excusa perfecta para incorporar medidas que habrían sido
mucho más difíciles de aprobar antes, puesto que habrían contado con la oposición de los
grupos preocupados por el recorte de las libertades individuales.

La mayoría de estas medidas buscan hacer frente al terrorismo y los crímenes más graves,
pero al mismo tiempo muchos Estados han revisado los límites de estos términos. Existe
una débil frontera entre la protesta cotidiana y lo que suele definirse como "crimen
organizado". Ello queda tipificado, por ejemplo en las leyes del Reino Unido como el
"principio de propósito común".
La Ley proporciona a los funcionarios federales una mayor autoridad para rastrear e
interceptar comunicaciones, tanto para imponer el cumplimiento forzoso de la ley como
para contrarestar la creciente inteligencia extranjera. Dicha Ley le confiere al Secretario del
Tesoro poderes reguladores para combatir la corrupción de las instituciones financieras
estadounidenses que tengan como objetivo el lavado de dinero extranjero. Busca fomentar
la detención de terroristas extranjeros y acabar con estos desde el interior del país.
Establece nuevos delitos, nuevas penas y procedimientos de contra espionaje terrorista
tanto nacionales como internacionales.

Con todo, la Patriot Act se preocupó por regular los instrumentos necesarios para atacar al
terrorismo y el lavado de dinero. En el caso del terrorismo desde la Section 201 hasta la
225 regula la materia estableciendo facultades a las autoridades para interceptar
comunicaciones orales, escritas o electrónicas, conocer de investigaciones criminales,
vigilar a presuntos sospechosos a través de seguimientos, realizar la búsqueda y respectiva
captura de los mismos fuera de los Estados Unidos, obtener información de organismos de
inteligencia extranjera y realizar allanamientos. Por otra parte, el lavado de dinero, desde la
Section 312 hasta la 365 se dispuso el incremento de las políticas de due diligence para la
banca privada y cuentas corrientes y el conocimiento del cliente y de las otras instituciones
financieras a través del FinCEN poniendo en marcha estándares mínimos en sus
procedimientos, la prohibición para las instituciones financieras de tener cuentas corrientes
con bancos pantalla en el exterior, la creación de procedimientos para que estas
instituciones compartan entre sí información sobre clientes, lavado de dinero y terrorismo,
además se autorizó al Departamento del Tesoro para prevenir el uso de “cuentas de
concentración” por parte de los clientes y asi mismo se prohibió informarles de su
existencia, y por último, la necesidad de la creación de programas antilavado para los
corredores bursátiles, negocios de servicios monetarios, tarjetas de crédito y fondos.

La Ley Patriota tumba las paredes que separaban el espionaje interno e internacional, y
convierte la "patria" en otro frente de batalla de una guerra mundial. Extiende la ley federal
de espionaje en el exterior a las dependencias policiales internas. Socava la Cuarta
Enmienda de la Constitución, que prohíbe los registros y los arrestos ilegales, y traza una
distinción entre la penalización por delitos y la represión política. Ahora todas las
dependencias policiales tienen acceso a nuestros correos electrónicos, videos de nuestras
actividades cotidianas, testimonio ante grandes jurados, etc. Temas como el control de
inmigrantes, fortalecimiento de las actividades de inteligencia, etc, localizados hacia la
prevención de actos de terrorismo, se ven entremezclados con medidas relacionadas con la
prevención del lavado de activos.

-Rastreo de Comunicaciones:

La ley federal de privacidad de las comunicaciones presenta un sistema de tres niveles,


creado con el doble propósito de proteger la confidencialidad de las comunicaciones por
teléfono privado, frente a frente y por ordenador, al mismo tiempo que permite a las
autoridades identificar e interceptar comunicaciones criminales.

La Omnibus Crime Control and Safe Streets Act de 1968 satisface el primer nivel. Prohíbe
escuchar de manera electrónica conversaciones telefónicas, conversaciones frente a frente o
comunicaciones por ordenador y otras formas electrónicas en casi todos los casos. Sin
embargo, proporciona a las autoridades de manera restringida un proceso definido para una
vigilancia electrónica que se utilice como último recurso en casos graves. Los agentes
pueden solicitar una orden de la Corte (entiéndase de un Juez) que les autoriza a captar
conversaciones de manera secreta relacionadas con cualquier lista legal de delitos (delitos
tipificados). Las órdenes de la Corte (contempladas en el Title III de la Patriot Act) vienen
repletas de instrucciones que describen la duración permitida y el alcance de la vigilancia,
así como las conversaciones que puedan captarse.

El siguiente nivel de protección de la privacidad cubre las grabaciones telefónicas, el correo


electrónico que se conserva en almacenamiento (también de terceros) y similares (18
U.S.C. 2701-2709 Capítulo 121). Aquí se permite el acceso forzoso para cumplir la ley,
generalmente de conformidad con una orden judicial o bajo un subpoena (notificación) en
algunos casos, pero en conexión con cualquier investigación criminal y sin los niveles
extraordinarios de aprobación o restricción que marca la interceptación del Title III.

El procedimiento menos exigente y tal vez menos molesto de todos para el poder
gubernativo es el que regula las órdenes judiciales que aprueban el uso de cualquier
elemento de rastreo, un tipo de identificador secreto (v. gr. de llamadas), que identifica la
fuente y destino de las llamadas hechas de y hacía un teléfono particular, (18 U.S.C. 3121-
3127 Capítulo 206). Las órdenes se emiten con la certificación administrativa, no requieren
autorización judical, y puede utilizarse para cualquier sospecha de crimen. La Ley modifica
los procedimientos en cada uno de los tres niveles.

 Permite órdenes para el uso de elementos de rastreo para comunicaciones


electrónicas (v. gr. correo electrónico).
 Autoriza a nivel nacional la ejecución de las órdenes de la Corte para el uso de
aparatos de rastreo, así como acceso a correo electrónico almacenado o archivos de
comunicación.
 Proporciona al sistema de almacenaje de mensajes de voz un trato similar al del
correo electrónico.
 Permite a las autoridades interceptar comunicaciones hacia y desde un intruso
dentro de un sistema informático.
 Agrega a la lista negra de delitos del Title III, crímenes de terrorismo e
informáticos.
 Hace respetar la protección de los que ayudan a ejecutar las órdenes del Title III,
c.121 y c.206.
 Fomenta la cooperación entre las diversas autoridades encargadas del cumplimiento
de la ley.

-Contraespionaje:

La Ley aligera algunas de las restricciones en casos de reunión de inteligencia extranjera


dentro de los Estados Unidos y ofrece a los organismos de inteligencia estadounidenses un
mayor acceso a la información que se descubre durante una investigación criminal, sin
embargo, también establece y aumenta garantías contra el abuso oficial. De manera más
específica:
 Permite una vigilancia donde se considere necesario (la Corte ordena que se omita
la identificación del instrumento, instalaciones o lugar en particular donde se llevará
a cabo la vigilancia, cuando es probable que el objetivo frustre la identificación,
puede tener efectos transnacionales)
 Incrementa en la Corte el número de jueces de 7 a 11 dentro de la Foreign
Intelligence Surveillance Act (FISA).
 Permite presentar una solicitud para una vigilancia FISA o una orden de búsqueda
cuando el aumento de inteligencia extranjera sea una razón más importante para
dicha solicitud que la razón misma.
 Autoriza órdenes para el uso de aparatos de rastreo para correo electrónico; así
como para conversaciones telefónicas.

-Lavado de Dinero:

Según la ley federal, el lavado de dinero es el flujo de efectivo o de otros objetos de valor
que provienen de o pretenden facilitar el cometido de un delito. Es el movimiento de los
frutos e instrumentos del crimen. Las autoridades federales atacan el lavado de dinero a
través de reglamentos, sanciones criminales y decomiso.

Reglamento: La Ley aumenta la autoridad del Secretario del Tesoro para reglamentar las
actividades de las instituciones financieras estadounidenses, en particular, sus relaciones
con los individuos y entidades extranjeras. El Secretario del Tesoro promulga reglamentos:

1. Bajo los cuales, agentes de valores y operadores, así como comerciantes de materias
primas, asesores y operadores de acciones deben presentar informes de actividades
sospechosas (SARs); CRS-4.
2. Exige a las empresas que solo tenían que informar al Internal Revenue Service
(Hacienda) operaciones de efectivo que involucraran más de $10,000, presentar la
SARs también.
3. Impone medidas especiales adicionales y requisitos de una due diligence para
combatir el lavado de dinero extranjero.
4. Prohíbe a las instituciones financieras estadounidenses conservar las cuentas
correspondientes a bancos extranjeros fantasmas.
5. Impide que las instituciones financieras permitan a sus clientes ocultar sus
actividades financieras.
6. Establece normas mínimas de identificación para clientes nuevos y para mantener
un registro y recomendar un método efectivo para verificar la identidad de clientes
extranjeros.
7. Estimula que las instituciones financieras y organismos encargados del
cumplimiento de la ley compartan información relacionada con la sospecha de
lavado de dinero y actividades terroristas.
8. Requiere que las instituciones financieras mantengan programas en contra del
lavado de dinero, las cuales deben de incluir por lo menos a un funcionario
supervisor; un programa de capacitación para el empleado; desarrollo de políticas,
procedimientos y controles internos; y una auditoría independiente.
Crímenes: La Ley incluye un número de nuevos crímenes relacionados con el lavado de
dinero, así como penas corregidas y aumentadas para crímenes recientes. Esta Ley:

1. Prohíbe el lavado (en los Estados Unidos) de lo recaudado por crímenes extranjeros
por violencia o corrupción política.
2. Prohíbe el lavado de lo recaudado por el crimen cibernético o apoyo a una
organización terrorista.
3. Aumenta las penas por falsificación.
4. Fomenta una acción judicial por lavado de dinero en el lugar donde ocurra el delito
tipificado.

Decomisos: La Ley crea dos tipos de decomisos y modifica un gran número de


procedimientos relacionados con la confiscación. La ley permite la confiscación de todas
aquellas propiedades de individuos o empresas que planeen o participen en algún acto de
terrorismo nacional o internacional; asimismo, permite la confiscación de cualquier
propiedad que se utilice para facilitar el terrorismo nacional o internacional o que sea
resultado de éste sin necesidad de autorización judicial. En lo que a procesos se refiere, la
Ley:

1. Establece un mecanismo para obtener jurisdicción (a nivel federal) sobre el


individuo o la empresa para procesos por decomiso.
2. Permite la confiscación de propiedades localizadas en USA para un grupo más
amplio de delitos cometidos como violación al Derecho extranjero.
3. Permite la aplicación de las leyes estadounidenses en el extranjero sobre órdenes de
decomiso; RS-5.
4. Exige el embargo de las cuentas existentes en instituciones bancarias
estadounidenses y en el caso de bancos que a su vez tengan en el extranjero activos
sujetos a decomiso.
5. Niega a entidades con personalidad jurídica el derecho a oponerse al decomiso en
caso de que su accionista mayoritario sea un prófugo.

-Otros Delitos, Penas y Procesos:

Nuevos Delitos: La Ley establece como nuevos delitos federales los ataques terroristas en
medios de transporte público, los ataques con armas biológicas, el encubrimiento de
terroristas, el solventar económicamente el material de los terroristas, el comportamiento
ilícito relacionado con el lavado de dinero antes mencionado, la realización de negocios que
afecten el comercio nacional y extranjero mediante la comisión premeditada de actos
terroristas y la incitación a cometer fraude en instituciones de beneficencia. Aunque
estrictamente hablando éstos no son nuevos delitos federales, por lo general complementan
las leyes existentes al llenar vacíos y aumentar las penas.

Nuevas Penas: La Ley aumenta las penas por actos de terrorismo y crímenes que puedan
cometer los terroristas. De manera más específica, establece una pena máxima alternativa
por actos de terrorismo; eleva las penas por conspiración para cometer ciertos actos
terroristas; prevé condenar a algunos terroristas a libertad condicional de por vida y
aumenta las penas por falsificación, delitos cibernéticos y fraudes cometidos en la
beneficencia.

Otros Ajustes Procesales: En otros ajustes procesales diseñados para facilitar las
investigaciones de delitos, la Ley:

 Aumenta las recompensas por información en casos de terrorismo.


 Extiende las excepciones a la Posse Comitatus Act.
 Autoriza órdenes de allanamiento imprevistas o repentinas.
 Permite la aplicación nacional e internacional de órdenes judiciales en casos de
terrorismo.
 Facilita el acceso gubernamental a información confidencial.
 Permite al Fiscal reunir muestras de ADN de los prisioneros declarados culpables de
algún delito federal de violencia o terrorismo.
 Extiende las leyes que fijan términos de prescripción aplicables a crímenes de
terrorismo.
 Aclara la aplicación de leyes penales federales en bases y residencias
estadounidenses del personal de gobierno de USA en el extranjero.
 Ajusta programas federales sobre indemnización y asistencia a las víctimas.

-Efectos Internacionales de su aplicación:

Desde su creación en el año 2001, los efectos restrictivos de la Ley sobre los derechos y
libertades individuales fueron objeto de discusión. No obstante, pocos son los que
analizaron los efectos internacionales de su aplicación. ¿Puede esta ley tener consecuencias
extraterritoriales, que podrían afectar la privacidad de particulares que no son ciudadanos o
residentes de los Estados Unidos? Desde su aprobación, la Patriot Act de los Estados
Unidos hizo posible que las autoridades norteamericanas tuvieran acceso a numerosas bases
de datos que contienen información confidencial sobre cientos de miles de ciudadanos. Más
allá de su lógica aplicación a ciudadanos y empresas norteamericanas, ¿Podría esta ley
permitir a las autoridades norteamericanas tener acceso a información confidencial sobre
particulares y sociedades extranjeras? La respuesta ha de ser afirmativa. Puede que los
efectos de la aplicación de la Patriot Act de los Estados Unidos se extiendan más allá de las
fronteras norteamericanas y así violar los derechos de privacidad de miles de ciudadanos no
norteamericanos y de empresas extranjeras. Dado que la Ley parece haber llegado para
quedarse, es importante que cada particular extranjero, reflexione de qué modo, ya sea
directa o indirectamente, podría afectarle esta Ley.

Para confirmar la hipótesis relativa a los efectos extraterritoriales de la Patriot Act de los
Estados Unidos, uno debe estudiar los distintos pasos de su aplicación. A los fines del
siguiente análisis, el término privacidad se entiende como toda información que un
particular (una persona física) o una sociedad (una persona jurídica) pretende mantener
como confidencial.

La Junta del Tesoro de la Secretaría de Canadá afirma en un informe titulado “Asuntos de


privacidad: La estrategia federal para dar respuesta a las preocupaciones relativas a la Ley
Patriota de los Estados Unidos y el flujo de datos transfronterizos”, “(…) bajo el artículo
215 de la Ley Patriota de los Estados Unidos, el FBI podría potencialmente obtener
registros bajo el poder de sociedades ubicadas en los Estados Unidos de Norteamérica, o
registros a los que tienen acceso empresas ubicadas en los Estados Unidos de
Norteamérica, y exigir que las empresas no divulguen estas acciones (…)”.

En opinión de la Junta del Tesoro de la Secretaría de Canadá, se pueden hacer las


apreciaciones siguientes: El article 215 de la Patriot Act de los Estados Unidos permite que
el director de la Agencia Federal de Investigaciones (FBI) obtenga una orden judicial, como
parte de una investigación llevada a cabo contra el terrorismo internacional o cualquier
actividad de inteligencia encubierta, que ordene a un ciudadano norteamericano presentar
cualquier documento (inclusive libros, registros, expedientes, papeles, documentos y
cualquier otro objeto tangible) al que tenga acceso el propio ciudadano. “(…) se debe tener
en cuenta que se puede dictar una orden judicial bajo la Ley Patriota de los Estados
Unidos para ser entregada a un ciudadano norteamericano, sin importar si hay sospecha
real de haber cometido un acto terrorista (o de haber intentado cometerlo) o de haber
participado en actividades secretas de inteligencia (…).”

Sin embargo la ley va mas allá con su longa manus al establecer en el subtitle (c) que
regula el tema de Crímenes y Protección en la Section 377 la Jurisdicción de
Extraterritorialidad que supone la facultad de las autoridades norteamericanas para
perseguir cualquier extranjero en cualquier lugar del mundo que ejecute cualquier acción
constitutiva de terrorismo o de lavado de dinero que vaya en detrimento de los Estados
Unidos. Ya se figurará el lector la laguna creada, puesto que el concepto de detrimentum
(destrucción leve o parcial, pérdida, quebranto de la salud o de los intereses, daño moral,
vid. RAE) puede interpretarse de manera expansiva, sometiendo a arbitrariedad y no a
tipicidad cualquier comportamiento, siendo pues la administración quien decida en última
instancia la perseguibilidad o no.

-Batallas Judiciales:

Si bien es cierto que la Patriot Act se ha encontrado con algunos obstáculos judiciales, estos
han sido aislados. Por ejemplo en el caso Doe v. Ashcroft un tribunal federal de distrito
rechazó una national security letter extendida en virtud de la Section 505 (a) de la Patriot
Act, señalando el tribunal que la orden violaba la primera y cuarta enmienda.

Por otra parte, en Humanitarian Law Project v.Ashcroft, el tribunal sostuvo que las frases
específicas en el Title 18 Section 2339 (A), modificada por la Patriot Act de la Section 805
(a) (2) (B), violaba los derechos de la Primera Enmienda, de la libertad de expresión y la
Quinta Enmienda, del derecho al debido proceso. La Section 2339 (A) castiga proporcionar
apoyo material o recursos a los terroristas y define el apoyo material que incluye, entre
otras cosas, el asesoramiento de expertos o profesionales. Los demandantes en el caso
trataban de ofrecer apoyo legal a una de las organizaciones fichadas como organizaciones
terroristas. El tribunal estuvo de acuerdo con el argumento de los demandantes de que la
frase asesoramiento o asistencia era un concepto jurídico indeterminado. El tribunal señaló
que la Patriot Act prohíbe cualquier consejo o asesoramiento de expertos en la materia sin
importar la misma naturaleza de los consejos, convirtiendo todo el asesoramiento en
actividad criminal tipificada como apoyo material a una organización terrorista. Por otra
parte, el tribunal sostuvo que se violó el derecho a un debido proceso al no dar la debida
notificación o subpoena.

Ya por último, John Doe v. Alberto R. Gonzales, fue un caso en el que la American Civil
Liberties Union (ACLU), junto con algunos bibliotecarios desafió la Section 2709 de la
Patriot Act. John Doe era el destinatario de una carta de seguridad nacional (NSL), la
misma pedía toda la información asociada a uno de los ordenadores de su biblioteca de
Connecticut. En virtud del § 2709 se le impuso una gag order u “orden mordaza” a los
destinatarios de la misma, por lo que no podían ni informar a nadie de que habían recibido
la carta, ni actuar como testigos. Tras un largo proceso judicial, el Tribunal revocó las
disposiciones por entenderlas contrarias a la intimidad personal y a la libertad de los
usuarios de la biblioteca.

Quizás algún lector haya pensado en la constitucionalidad o no de las órdenes mordaza.


Para entender el significado de gag order acudimos al ordenamiento jurídico
norteamericano en la que se especifica: “(…) a court order to gag or bind an unruly
defendant or remove her or him from the courtroom in order to prevent further
interruptions in a trial (…) in a trial with a great deal of notoriety, a court order directed
to attorneys and witnesses not to discuss the case with the media—such order being felt
necessary to assure the defendant of a fair trial (…) a court order, directed to the media,
not to report certain aspects of a crime or criminal investigation prior to trial (…)”

Esta definición cubre el aspecto procesal en sede judicial, pero ello no es óbice para traer a
colación que la Patriot Act autoriza la emisión de estas órdenes por parte de la
administración (v. gr. la gag order impuesta por Bush sobre aborto y organizaciones
internacionales, o sobre la malversación de millones de dólares en la reconstrucción de
Iraq, etc). En el caso Illinois v. Allen la Supreme Court confirmó la constitucionalidad de
dicha orden por no violar la Confrontation Clause de la Sexta Enmienda.

-Conclusión:

El objetivo de esta ley es ampliar la capacidad de control del Estado en aras de combatir el
terrorismo, mejorando la capacidad de las distintas agencias de seguridad estadounidenses
al coordinarlas y dotarlas de mayores poderes de vigilancia contra los delitos de terrorismo.
Así mismo la ley también promulgó nuevos delitos y endureció las penas por delitos de
terrorismo.

La conclusión de este artículo es que una ley de más de 400 páginas da para escribir varios
manuales y no breves. De hecho, en algunos reportajes de la cadena NBC, se acusó al
gobierno de presentar una ley de tal envergadura que no permitió el estudio necesario
(creemos que de varios meses) para tomar una decisión meditada. No obstante dicha ley fue
aprobada por abrumadora mayoría en ambas Cámaras.

Sin embargo entendemos que esta ley viola flagrantemente la propiedad privada y la
intimidad personal, ambos derechos se destruyen en muchos casos sin necesidad de
autorización judicial, tan solo gubernativa. Es por ello que haciendo un ejerció al estilo
americano, podemos acogernos a la cuarta enmienda, que por sí sola, desvirtúa la presente
ley, pero que desgraciadamente la Supreme Court de USA no lo considera asi, pues
antepone la seguridad nacional a los derechos individuales, socavándolos una vez más.

“El derecho de los habitantes a la seguridad de sus personas, domicilios, papeles y


efectos contra incautaciones arbitrarias; será inviolable y no se expedirán al efecto
órdenes (judiciales) a menos que exista causa probable, corroborada por juramento o
declaración solemne y cuyo contenido describa específicamente el lugar a ser
registrado y las personas o cosas objeto a detención o embargo”.

Quizás, con algún que otro fundamento, los defensores de la Patriot Act justifican su
necesidad en que la misma ha evitado situaciones de verdadera calamidad y ha facilitado la
detención de terroristas y criminales. Pero, añadimos sin vacilaciones, a cambio de quebrar
uno de los pilares en los que se cimenta la sociedad actual (y más la norteamericana) como
es la libertad individual. Se ha producido aquello de que el fin justifica los medios. Hemos
sostenido la tesis junto con otros compañeros de que desgraciadamente esta ley supone un
ejemplo de que la política en ocasiones marca el camino erróneo del derecho.
Evidentemente no se pone en cuestión la fundamentación social y jurídica de que la
soberanía reside única y exclusivamente en el pueblo, que elige al Parlamento y en
consecuencia, emanan las leyes. A lo que nos unimos es a la creación de unos determinado
límites a la política, una especie de normas ius cogens que se consideren inviolables por su
propia naturaleza y evitar así el arbitrio y las corruptelas que en ocasiones se producen por
parte de los poderes públicos. Como en ocasiones es útil emplear el derecho comparado,
abandonamos las tierras norteamericanas para volver a la vieja Europa, donde hemos
encontrado una excelente sentencia (STS 23/1993) en la que nuestro máximo órgano
jurisdiccional señala acertadamente los límites a los que nos referimos:

“(…) la intimidad es probablemente el último y más importante reducto, con el


derecho a la vida, a la integridad y a la libertad de la persona (…) Si en él se
introducen quiebras sin la correspondiente justificación, puede romperse el equilibrio
y la cimentación en el que se sustenta el edificio social en cuanto sostenedor, a su vez,
del ordenamiento, que nace y vive para defender a la persona (…) la intimidad es un
ámbito propio y reservado de las personas cuya efectiva existencia es necesaria para
alcanzar una calidad de vida humana (…)”

En definitiva, lo que se nos plantea es una verdadera cuestión de fondo: ¿Hasta qué límite
estamos dispuestos a dejar para que nuestra intimidad y libertad personal sea coartada en
interés de la seguridad nacional?-

Su principal crítica y a su vez el peligro que genera, es que a la población le han quitado
casi toda privacidad, pero el gobierno se oculta detrás de un velo de secreto. Incluso puede
acusar a una persona que pone al descubierto si el gobierno se llevó unos archivos o a
quiénes está espiando. La lista es muy larga y sigue creciendo: órdenes, arrestos y
audiencias secretos, pruebas que ni siquiera pueden ver los acusados o sus abogados, etc. A
pesar del amplio apoyo recibido en ambas cámaras del Congreso, diversos sectores de la
sociedad estadounidense, aún bajo riesgo de ser calificados de favorecer al terrorismo, han
criticado el Acta Patriótica por haber suspendido según ellos la vigencia de los derechos
humanos y las libertades civiles en los Estados Unidos. En el mismo sentido, varios fallos
judiciales la han declarado inconstitucional por violar los derechos y garantías de la
Constitución de los Estados Unidos.

Podríamos hacer una reflexión, en cuanto a los efectos de esta ley en Latinoamérica, a
partir de la siguiente traducción de un análisis de la Ley Patriota de Estados Unidos
publicada en la Crónica Jurídica, una publicación de un estudio de abogados de Canadá, la
traducción la realizó Alejandra Hozikian abogada y traductora pública de inglés miembro
del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires; y del Colegio de Traductores
Públicos de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina, establece:

“Efectos extraterritoriales de la Ley Patriota de los EE.UU. – Derechos de Privacidad de


ciudadanos no norteamericanos:

Al leer la Ley Patriota de los Estados Unidos, resulta interesante observar que la orden
emitida bajo esta Ley se puede entregar a cualquier ciudadano norteamericano, sin importar
que resida en suelo norteamericano o en el extranjero. De hecho, no hay nada que impida
que las autoridades norteamericanas obliguen a un ciudadano norteamericano que reside
temporariamente fuera de su país natal a los efectos de obtener determinada información.”

Este párrafo nos dice que cualquier ciudadano norteamericano si el FBI se lo pide, estará
obligado a espiar en nombre de su país y no puede difundir esa orden a nadie.

De esa manera cualquier ciudadano americano es un potencial espía de su país sin


importante la región del mundo donde se encuentre.

Por lo tanto deberíamos realizarnos las siguientes preguntas:

¿Cuál es la seguridad que pueden tener los datos de cualquier empresa en un proveedor de
servicios que tenga como empleados a ciudadanos norteamericanos?

¿Cuál es la seguridad que pueden tener los datos de cualquier empresa en un proveedor de
servicios de cualquier país que reside en Estados Unidos?-

Respecto de su relación con las tecnologías de información y comunicación podemos decir


que debemos pensar cómo nos bombardea la industria de TICS y en especial las empresas
de origen Norteamericano y rever que si los datos en la nube están más seguros allí.

Como siempre la probabilidad de que secuestren datos es baja, hasta que lo hacen como es
el caso de Instapaper, o como todas las personas que tenemos datos en Google que tuvo que
cederlos al FBI sin medir orden judicial y sin informarlo a sus clientes.

En cualquier lugar del mundo esto se llama robar información, en USA es la Ley Patriótica.

Y por lo usual los estados terminan usando las leyes antiterroristas para otros fines, es así
como lo deja entre ver Mark D. Rasch, abogado y experto en tecnología en las áreas de
protección de la propiedad intelectual, la seguridad informática, la privacidad y el
cumplimiento normativo en EE.UU en una publicación "Amparado en una disposición de la
Ley Patriótica, el FBI ha enviado cartas a los periodistas advirtiendo que éstos deben estar
en disposición de entregarles en cualquier momento sus notas, mensajes de correo
electrónico y otras fuentes de información. ¿Deberíamos descartar la Primera Enmienda de
la Constitución únicamente para atrapar a un pirata informático?... La misma ley
modificada por el estatuto de la Ley Patriótica de los EE. UU que exige a los servidores de
Internet y a otros "proveedores de servicios de comunicación electrónica" que conserven,
por ejemplo, los correos electrónicos almacenados en su servidor bajo apercibimiento de
ley, está siendo aplicada para exigir a los periodistas que conserven sus notas. El propósito
de esta ley era el de evitar la destrucción inadvertida de registros electrónicos efímeros que
estaban bajo apercibimiento de ley. Por ejemplo, se podía pedir a un servidor de Internet
que en un proceso de investigación por piratería éste conservara los registros de auditoría
mientras se pedía a los jueces que dictaran un apercibimiento. Pero este instrumento no fue
concebido para ser aplicado a las informaciones de los periodistas". Existen dos posibles
respuestas a los problemas creados por la vigilancia de las comunicaciones y la extensión
del ámbito de aplicación de las leyes antiterroristas. Los interesados pueden observar
buenas prácticas de seguridad en las comunicaciones. Pueden encriptar sus comunicaciones
o hacer uso de las "tecnologías para el mejoramiento de la privacidad" (PET) a fin de
limitar la revelación de sus informaciones cuando trabajan on-line. También pueden
mejorar la seguridad de sus computadoras para evitar el uso de técnicas más agresivas de
vigilancia como el virus "Magic Lantern" utilizado por el FBI. Sin embargo, cualquier
medida en este sentido conducirá a que estas organizaciones sean públicamente percibidas
como una institución que adopta formas de actividad equiparables a las de un grupo
terrorista. Ello facilitará la labor de quienes buscan limitar las actividades del grupo, con el
argumento de que éste estaría operando en la clandestinidad.
-SITIOS WEB CONSULTADOS:

-http://es.wikipedia.org/wiki/Ley_USA_PATRIOT

-http://noticias.terra.com/eeuu/ley-patriota-el-polemico-mecanismo-que-ampara-el-
espionaje,b8ab3de2b4c2f310VgnCLD2000000ec6eb0aRCRD.html

-http://www.ehowenespanol.com/resumen-ley-patriota-info_474592/

-http://www.felaban.com/lvdo/boletines/boletin_junio_2004.pdf

-http://www.taringa.net/posts/info/10866404/Nuevo-Orden-Mundial.html