Sei sulla pagina 1di 72
ASN TNR TASGIENGIA DE TS EXO) Atraccién, deseo y amor vistos por la neurobiologia LEE PE WE dey : Descubrir la ciencia __) Materia ‘Kareetiminan Connons 63 (ab, 7 ¢ By Yon Von Cte) ‘in (918) Arony ef nan By down patie Crone tevay0 MnorayeiShatetack ye heron spate celn de Ox Cpensan| elne:cFC Tra, rd mpl -Fre 28 02 02. CCBYSA SUMING: (a Carenor (he ot pur IA BONAPARTE PRINCESS CORIO (OF GizEce} Cc BY 20 vkiness Conners 96 prnnrahterso Seorsshutorsec), 109 (a MUTH Sater, Sermon Resi Serta 104 fsonin basa enwhomincue tb Wer Pst). 100 (Govier Puente) 117 faacon a pat Ge Sane Caco, ‘Neural Maer eintrpennal taco A Poole New Groton Cones ‘Thep IRs Sources or Rene n Eon ad A, oes Se ‘aro, 18 Fate BoeSurteoc, 121 Zuo Wagon Cae sos ‘nat ra wes Tat nov. Epgorte ares atc! raat at [Seats parbaedomaon Zoe ComerRevss Nee, 17 (alta om Dept nat 8 47812016 Ingres on Ndr! Meppo On os toy 165, ‘Shara Aes or es denver de 208 Revers ado be docs Guede rqwosanent ohio s ‘pois ao par eet spor aga msioo [Pocedieo yw daviun esate oer pbs pbs, La ciencia del sexo ATRACCION, DESEO Y AMOR VISTOS POR LA NEUROBIOLOGIA Susana Eva Martinez CONTENIOO prefaclo: El sexo estd en todas partes tna viston evolutiva del sexo Estrateglas sexuales para reproductrse Sexo, variabilidad genética y supervivencla ox placer he primer coped? ‘Algo oncepos geeod tned {Qué nos hace hombres y mujeres? Nacemos nits 0 niAas aan eget erm coed oe mm Nos convertimos.en hombres o muyeres Loscombos te pubertal rman erates ty inde ran? oc apa prt Elcerebeo sexual Lahipotests de un cerebro para et hombre Yun cerebro para la mujer Dern maid ea? i cortejo: la atracctén sexual y los juegos de seduccion 10 significa ser sexy? Para todos los gustox ‘Los olores en la seduccion: las feromonas Peron arma tte La danaa de la seduccion B 1s 8 n 2B SRESSRR ES Bees 07 n n Lacbpula: deseo, excitacién y orgasmo Excitacién y orgasmo masculino tas mola enargedes dea vrotuiin Les misao dea erin a yeu actucin srs uno cst de nerves Excitacién y orgasmo femenino Easreto de seta rete Orgasmo clitoriano, vaginal y muchos més Marie Bonoprts, un esti det ogosma Losers rgesmas dee mujer a dopamine motel de placer {Por qué el sexo produce tanto placer? Endrin marcticoy analgéscornturaes Besos y més besos Laslabiog ems seshler ara qué sirve el orgasmo ferenino? ‘fio beefiisos de pdt ser! Eltamafio si que importa lamas dl pene import? UPechos grandes o pequetios? LES sexo 0 es amor? De la atracci6n sexual al vinculo amoroso te dl amor El vinculo amoroso Bt mapa ds yam Fealetlomina a primers fecha de api uitocnay rasprsna ls mas omorsas Lax ereretaps del amor spn Helen Phe Epilogo: La ciencia del sexo y el amor Bibliografia Glosario S9RRee39 1 7 100 103 105 107 108 109 mm 13 us 16 17 ne 120 7 at 7 139 Big Bang fue el orgasmo primigent Orgasm de os ioses améndose ena nada. Groconoa Betas (Nuevas teorfas sobre e Bing Bang) ‘a traccion reciente entre dos amantes es ala voluntad de vivir del nuevo indviduo que ellos pueden y quieren ‘engendrar; ya en el encuentro de sus ansiosas miradas se enciende una nueva vida que se daa conocer como una fuaturaindvidvaidad arménicay bien organizada. ARTITUR SCHOPENHAUER (E1mundo como voluntad y representaciin) Prefacio: El sexo esta en todas partes El sexo estd en todas partes, ocupa todas las capas de nuestra exs- tencia ¢ Interesa a todos y cada uno de nosotros. A pesar de su ubi- ‘cuidad, el sexo se aborda basicamente a partir de dos enfoques. Por tun lado, es considerado como una de las experiencias sensoriales mds placenteras, que alcanza su paroxismo en el orgasmoy, por oto, ‘como un medio para crear vida a través de la reproduce, Son las dos caras de una misma moneda, ‘Sin embargo, el sexo tiene otras dimensiones que trascienden tanto esa pulsinirrefrenable que puede llegar aobsesionar como la procreacién. El sexo es vida en un sentido mas ampli, no sélo por- {que la crea sino porque es inherente a ests desde sus orfgenes, El sexo forma parte de la historia de Ia vida, una historia que empen6 hhace més de 3800 millones de ais, con un papel fundamental: ese! ‘motor de a enorme variabilidad y dlversida en os sistema vivo, al ‘osibiltar, generacién tras generacin, la adquisicién de veiaciones Dotenclalmente hereditarias que han sido seleccionadas favorable- ‘mente a o largo del tiempo por la presin selectiva del entorno. Este ‘mecanismo ha favorecido la aparici6n dela complelidad estructural ¥ funcional, y ha generado la biodiversidad existente en el planeta, Esto nos convierte en herederos de un ancestro comtin universal del ‘que han surgido increfbles eriaturas gracias, en gran medida, al sexo, Por este motive, el hilo conductor de este libro recorre algunos de los episodios de nuestra historia evolutiva, que pueden darnos pistas el cémo y el por qué de nuestras conductas sexuales. Se han uti ado datos obtenidos del registro fésil de nuestros antepasados, de la observaclén minuciosa y rigurosa de nuestros parientes vivos més ‘© menos cercanos, de las moléculas y rutas nerviosas que compart ‘mos con ellos, que nos permitirin inferi, sugerir y encontrar siili- ‘tudes con el nico fin de acercarnos a la historia de nuestra especie. Podria parecer que recurrir a la lnformactén que nos proporcionan otras especies © nuestros antepasados para entender el ser humano actual ysu comportamianto obliga a hacer un salto demasiado largo. Sin embargo, la evolucién y las teor'as evolucionistas~—sea cual sea Ja diseiplina que las utilice, unas mis fundamentadas que otras en datos observacionales 0 experimentales— son un intento de obtener Indicios para entender lo que somos y el lugar que ocupamos en este complejo puzle que conforma la vida. Y sobre este andamiaje evolutvo se han aftadido datos, halla ‘0s, estudios e hipétesis. Ademas de a la neurobiologa, se ha recu vido a disclplinas tan aparentemente alejadas como la genética, la paleoantropologia, la endocrinologia la biologia de ta conducta, a neurociencia cognitiva, la psicologla 0 incluso la sociologia, de cu- yos estudios hemos extraido algunas estadisticas interesantes con el ‘objetivo de ofrecer una vision global y atractva de las tematicas re- corridas en los capitulos. En la actualidad, donde las investigaciones ‘se abordan de manera tan multidisciplinar, se hace dificil determinar ‘undo empieza una y cuando acaba la otra. Por qué la neurobiologia como protagonista? Esta disciplina s¢ encarga del estudio de las células y de las moléculas del sistem= ‘ervioso, ast como de su organizacion y sus rutas de accion dentro Prices erp a de [os cireultos que procesan la informacion y son responsables del ‘comportamiento. En las dltimas décadas, esta dsciplina ha tratado de desentrafiar los mecanismos a través de los cuales el cerebro y sus complejas interacciones influyen en nuestras conductas se- wales y amorosas; yse ha avanzado lo suficiente como para poder desvelar algunos de los misterios que las rodean. Se emplezan a {dentifcar algunos ingredientes —genes, hormonas, neurotransmi- sores y circuitos neuronales que, desde un punto de vista biologico, pueden explicar eso 2 lo que llamamos sexo y qué relacién tiene teste con el amor En este libro compartiremos algunos de los secre- tos que el cerebro ha empezado a revelar como fruto de la inves- tigacin neurobiol6gica. Nos encontramos al inicio de un camino ‘que se construye a medida que se suceden los hallangos: a pesar de llevar un largo trecho recorrido, ain nos queda mucho por avanzar Gran parte de lo que sabemos proviene de investigaciones realiza- das en modelos animales oa través de la observacién y del andlisis: sistematico y riguroso de los comportamientos de especies més 0 ‘menos cereanas a la nuestra. Por razones obvias, todavia son pocas, aunque cada vez més, las investigaciones neurobiol6gicas realiza- das en los humanos. El cerebro, protegide por la segura caja cra- neal, ¢s todavia un érgano de dificil acceso; ademés, debido a su Importancia en el mantenlmiento de nuestras funciones vitales y nel establecimiento de nuestra conciencla, hace que deba tratarse ‘con extremo culdado, Es importante tenerlo presente, porque al- ‘unas de las teorias que se exponen en este libro no han podide ser demostradas en nuestra especie. Sin embargo, muchos de esos ‘mecanismos, moléculas, genes, circultos neuronales, seas cerebra- {es y algunas conductas son comunes y guardan semejanzas con las ‘nuestras, gracias precisamente, al tejido hllvanado por nuestra his- toria evolutiva. Eso ha hecho que se puedan extrapolar algunos de Jos hallazgos de esos modelos al Homo sapiens. acini dse 2 xn vocablos técnicos y cient. ‘Alo argo de estas péginas apareceré ficos que pueden obstauliar la comprensién de los conceptos. Para ello al final del ibro se incluye un glosario con tn vocabulario bésico de Facil consulta que puede aglizar la lectura, ' dicho esto, empecemos por el principio. Una vision evolutiva del sexo Charles Darwin, el padre de la teoria de la evolucion cuyos estudios constituyen la base fundacfonal de la biologia, se cas6 con Emma ‘Wedwood y tuvo 10 hijos de los cuales 3 murleron antes de lor 10 afios y otros 3 no pudieron tener descendencta. El motivo de tan \dramitico destino fue algo que Darwin se empeciné en caracterizar ‘muy bien, en numerosas especies de plantas. En sus investigaciones demostré que el cruce de plantas consanguineas producia una des- cendencia de plantas mas pequefias y menor peso, que florecfan més tarde y producfan menos semills.Y estos resultados eran extrapo- lables a su familia. Charles y Emma eran primos hermanos por parti- {da doble: sus padres eran hermanos y sus madres eran hermanas. Y ‘ademis, arrastraban un pasado familiar con nummerosos cruces entre sus familias. Esta endogamla desbocada convertia asus hijo en vic- timas de los efectos deletéreos de la consanguinidad, entre ellos una ‘menor resistencia alas enfermedades y una disminuci6n de la fertil- dad. La consanguinidad es producto de una reproduccién entre indi- ‘viduos de ascendencia comin genéticamente relacionados 0, lo que slo mismo, parientes muy cercanos, Como resultado se merman las Posibilidades de una descendencia genéticamente saludable y capaz de adaptarse alos cambios del entorno, La consanguinidad anula los efectos de las ventajas que aporta el sexo en la reproducciéa, que a asec de como veremos a continuacion es el mecanismo ms eficaz para ase. urarla variabildad genética, motor dela evolucién dela especies su perpetuacién en el planeta, toda una teoria que el pionero Darwin ambos sexos. Enel caso de un embrién 46,XY la diferenciacién de los testiculos se inicia entre la sexta y s6ptima semana de gestacién 4 partir dela octava semana, los testculos fetales actian como 6re" ‘no endocrino produciendo y liberando hormonas masculinizantes {vb nthnehoniy mir? s la testosterona y la hormona anti-mlleriana, La testosterona, ya sea ‘de manera directa oa través de su metabolito més activo, la dihidro- testosterona, participa en la diferenciacign masculina de los érganos sexuales internos y externos, mientras que la ant-milleriana evita el desarrollo de los 6rganos reproductivos internos femeninos. Ha- cia el tercer mes de embarazo, la diferenciaci6n de los testiculos es casi completa y en ese momento da comienzo su descenso desde la cavidad abdominal hacia el escroto, un proceso que ocupars los si- _guientes 6 meses y en el que también intervienen factores gensticos ‘yhormonales. Siel gen Sry no est como sucede en los embriones 46.X% la dife- ‘encacién de ovario comienza algunas semanas mis tarde que la del testiculo y no se completa hasta el sexto mes, Los genes del cromoso- ‘ma Xy de algunos autosomas, silenciados cuando se expresa el Sry, pueden ahora actuar y encargarse del desarrollo de los ovarlos. La ausencia de testosterona se traduce en una regresién de los conduc- tus de Wolf y una feminizacién de los genitals externos, mientras ‘quela ausencia de hormona anti-milleiana provoca que los conduc- {ns de Miller den origena as trompas de Falopio, el tero ya vagina, Sin embargo, en los dltimos afos, nuevos hallazgos muestran también una determinacin activa del sexo femenino.Son candidatos. ‘esta acclén genes como el Daxt y el Wntd,alojados en el cromoso- ‘ma X, que parecen activar la va de desarrollo en las féminasy, al mis- ‘mo tiempo, inactivar la de los genitales masculinos, siempre que su Actividad no haya sido inactivada porla expresién del Sry. Ambos ge- hes ejercen un efecto conjunto que contrarresta los factores masculi- hizantes. El efecto de los estrOgenos y otras hormonas feminizantes ‘en la diferenciacién sexual de los fetos 46XX es objeto de una activa investigacién en diferentes modelos animales, cuyos resultados su- ‘leven que son también necesarios para el desarrollo de los genitales fomeninos. tec dl Cuando el aspecto externo no concuerda con los ‘cromosomas Le otacin cromastmica 46, XY 0 48 XX no sere va asociada @ un as- ‘pedo enero de hombre 0 mule. respecivamente. Aunque no son my ‘feeenin,exison mutaciones de aguncs genes que psripan on 8 d- ferencictn sexual Sa manflestn coreciniateas sexuales anbgues 0 ‘Ssfinae alae qe ican los cromosomasdelosinvios qe ls portsn. ‘Nace un bed 46, con aspecto de nit o ambiguo. Puede ser debido {Arama nl genes de desaalodoas gona por 7 acon ono pon Sry Sox9 que os inabian a Bova a cabo ‘ie fincones, 2 poor ona stoi sci deo ancrogenes po. os tncones en el gn de a Satlvedcasa, rama quo comes ‘atesostrona en drhisroestosterana. que mpi qv ls tesco toe descindan y dan una paroncisfomorina alos genie “+ Unamsecn an gon dee eceplores coos dates alos hace insenatis ala henna, o que guna cone It ‘ersblied alos Arrogenos (AIS clings Androgen insenstty ‘Some yeni qo lbs bebis muesan gents qv parece {emaninoe, En reside, en u lair hay dbs peqweiosteslos que no han cescenddo y que sepuamenie en pberad, uan- ‘don nero poo do esosterons unde su cure, enpazarin 3 haces nolo ncaa descander, dopecird de ses inse> | sided al aciogenas ex completa (CASI, ce Ings Compite _nchogen insane syndrome) o pari ‘3. Anomalies 0 actn de los etre inlires dos conde toe do Margo: Rebrachecehonnsy mae? ‘s Nac un bob 4X con aspect dente oamblque Pande ter dbido {Anomlis ons genes dl Gsarolo gen gaa por 1 Trasocecon dl gon Sy al cromosone X que hee qv ote 50 exgrose en aencia del comosara¥ + Dupcacones dl gn Sox muscones ue provcoan gue 36 2°- the sh eguacion de Sy. qu umerian ls vl dla protina. 2 Anamalia ena sins o acs ox sega po: Veras malacones en ib enzmas que regula I sis doe homens sexes rovocan a puoi Suraroal Congénta (abroviado HSC on espatel, CAH or is) can i rode ‘xcesin de andriganos y una masculine do om nce. {as neonaios proserion un clos y unos abs lan grandes que ‘pueden parecer genial mascuns, 0 mar dco, antiguas A ‘mesia que ceca es sae sal vel ona cara ace uz pum - radotropinas, en concreto, la hormona flculoesimulante (FSH) y la hormona litenizante (Li), Estas Rormonas son Uberadas a torrente sanguineo y elercen su actén en los testculoso en las ovarios. En los hombres estima la formacién y maduracén de espermatozoides y Iasinters de andrgenos,principalmenta de testosterona. En las mu jeres,controlanel crecimiento la maduracién de flculoovérc, el inicio de a ovalacén, a iniiaci de cuerpo lteo yl secretion de progesterona, estrogenosy androgens. e todos ios cambios que acontecen en la pubertad el més sign- ‘icatvo es la maduracion de los érganos sexals, ayo resultado es fruto de todo un proceso de desarrollo eiferenciacin que se ink ‘nuteroy que inalizarée a adoescencla, momento en que sealean- 2alamadurer sexual. En ambos sexs, el aparato reproductor consta de as gonadas, los érganosinternos yas Srganosexternos(véase el ecuadro «Los aparatosreproductores, ena pég 42)- En el hombre, as génadas son ls testicuos,suspendides por los cordones espermiticsy contenidesen el escroto un sacodeplel mis aera 0 Hormonas sexuales: .qué son y donde se fabrican?: Lshomonas sous ton elec derivado dol olestor srolzadae _y sce polas grads yas lindas suprarenaes. nly pro ‘ostigenos fos androgene ls exgenos +” os progesténenes, ambi amados gecigenos on un grupo de hor ‘mongs er las qb s inlye la progesterora, ietzads en fos ova. fos ygkndlassiprarenales duane cic menstal (o co esta fn das eopeses)y ona pocertscrarto ol ombarzo. + Los andrigenos con las homenos senusles masculrizaies que {otc on os toselo, os vara, ts gunaulas sparen ya ‘pnrorde nos Norns resent Isprodecién dela ormonsterstorde seeadatopinn Cot, ‘gna sobre icc ester ta ‘een hormone urine) ‘heoetmante (0, ar reas Laty FSH scan en Iueteory ois Indulend re econ deters ermonas sexes. Rebs moe? a coscura y cublerta de velo ublcado en la regn perineal. El escroto aloja también los epidimos y a porcién nial de los conducts de- {erentes, Cn SUS VaS0S y nervos correspondientes.Adcmds content el misculo cremastrico responsable del ascenso y descenso de los testculos durante la excitaciin sera o ante determinades estimulos como los cambios de temperatura Lastesticulsestinauno odos gra ‘os por debajo dela temperatura corporaly este misulocontribuyea «que latemperaturaen su interior sea éptima: mientras que el fo pro- ‘oca el ascenso de saco, cuando la temperatura es elevada, este queda totalmente desplegado, Este sistema de acercamiento alejamient de os testiculos al cuerpo parece ser un mecanismo de proteccién de la fertldad (véase la guraS,enla pig. 43). Los testculos tenen una doblefuncién: productr hormonas y espermatezoides. De la produccién de hormonas sexuales, princi- palmente de testosterona, se encargan las cavidadesiterstiiles 0 células de Leydig, que las vertendirectamente al torrente sangul- neo y que en la pubertad son las encargadas de gatillar la produc- clén de espermatozoides y el desarrollo de lo caracteres sewuales secundarios. La produccion de espermatozoides tiene lugar en los {bulos seminiferos na vez formadosse depostta enelepididimo, ‘que esta adherido a Ia cara posterior del testiculoy puede notarse externamente como un relieve en a parte superior del tstcul. Bs lugar donde se almacenan y maduran los espermatozoides antes de ser expulsados si hay eyaculacin 0, en caso contraro, de ser reabsorbidos por el teido circundante, Los conductos deferentes Son los canales que levan los espermatozoides del epididimo ala vesicula seminal y ala prstata, donde se mezclan con ls fuidos 4e producen estos érganos para formar el esperma o semen. La Prostata faricay segreg el iquido seminal con elfin de proteger y ‘nutri alos espermatozoides. La vesicula seminal secreta un liqul- 4o alcating viscoso que neutralza la acider de la uretr, el iquido a acta ec Los aparatos reproductores, r MASCULINO FEMENINO Teale ovaree Grganos sexules | + pacino Ges ‘terns * Conduces doe | + Vega rena + TrompasdeFaorio + Vesela sominaoe | + Gunauss vost + Prieta ular menor y rmayores (od Ba ‘oin) + Glaus para: ‘als (060 Skene) Organos sexuaies | - Gande + cote exerer 1 Talo dt pone | + Vostibl de inva + Eero ora + uid dl vest + Labios menores | tates mayors seminal, que constituye alrededor del 60% del semen. Los mismos conductos llevan el semen alos conductos eyaculatorios. Durantela eyaculacién, el miiscul liso de los conductos deferentes se contrat, {mpulsando el semen hacia los conductos eyaculatorios, que past centonces ala uretra, desde donde es expulsado al exterior. La uretra es el conducto por el que pasa la orina que provient 4e la vejiga y ha de ser expulsada durante la micciGn. Orina y 5 ‘men comparten el mismo conducto en el hombre. Las dos glindulas Dulbouretrales o glandulas Cowper estan localizadas debajo de Dréstata,y segregan un liquido alcalino cuyo fin es lubricar y ne" eine trallzar la acidez de la uretra antes del paso del semen en la eyscu- lacién, Este Liguido puede contener espermatozoides que arrastra 454 paso, por lo cual la prictica conocia como «la marcha ards ‘ue consist en retirar el pene dela vagina antes de aeyaculacin, No es un método anticonceptivo del todo efectivo. 1 pene ess formado por tres clumnasinteras de widoerécti 10s dos cuerpos cavernoss ye uerpo esponjos (véate el recuadro “El secreto de los clitoris erectos, en la pi 87), Las dos primeras ‘tin ubleadas en el centro del pene yal learse de sangre, se en- sanchan considerablemente provocando la erecs6n. La tercera es una ‘lurmna central mds delgada, que envuelve al uretray quel finale ‘ensancha para formar el lande. Ena base de land, que linda cone “roms Flo ie Cte ones —_ in 6 Aparato reprodcor fee. net scion se mesan seas _senuates internos y los ovaries, om tallo 0 tronco del pene, hay una zona extraordinariamente sensible: el {renillo. Todo el pene esta envuelto por una capa de piel retract lama: da cutis del pene, que al llegar al glande recibe el nombre de prepucio sa piel durante la copula se retrae y deja al pene descubierto, Sil prepucio no es lo suficientemente elastico para descubrir fécilmente el ‘lande, se produce la fimosis. En la mujer, las génadas son los ovarios y, como los testiculos com Jos que comparten el origen embrionario, cumplen una doble fur ‘én: producir hormonas y madurar los 6vulos. A diferencia de la for ‘macién de espermatozoides, que se inicla en la pubertad en los vane nes, la de los 6vulos se inicia en la etapa prenatal. En el Interlor de 105 ovarios, los folculos ovéricos contienen los ovocitos en sus distint™s {ases de desarrollo. A medida que maduran, aumenta su tamafio oP elconcomitante aumento dela secrecién de hormonas, hasta que 16,7: Oranes emule esters fermen queen su conus se enominan ura ‘vex maduro, se rompe y se libera un évulo que serecoge en las trom- pasde Falopio, Este proceso, conocido como ovulacin se repite cada 28 dias de media, porque puede haber variacones segin la mujer ¥ la etapa de vida. El évulo pode ser fecundado durante un periodo ‘que oscila entre las 12 y las 48 horas, En caso contrario, el 6vulo se Aesintogra y comienza la menstruacion. Entre los 10 ylos 14 aos, el ‘aumento de estrégenos secretados por ls fliculos ovdricos en res- esta a las gonadotropinas propicia la aparicién de la menarqula, 1a primera menstruacién, En adelante a menstruacién se produciré Periédicamente con cada ciclo durante Ia etapa reproductiva de la ‘mujer hasta la menopausia. Lavagina comunica el étero con: bergar el pene durante el colto, eanalizat los espermatozoides tras, 's eyaculaci6n masculina y permitrlasalida del Hquido menstrual ‘durante la menstruacin, asi como la del feto durante el parto(véa- el exterior Sus funciones son al- Incinciadee sea figura 6,en la pig. 44), Hacia el exterior, la vagina desemboc, ‘en la vulva, el conjunto de los 6rganos externos femeninos (véase Ja figura 7, en la pig, 45) Enel vestibulo vaginal o vulvar, la zona delimitada por los labios menores, se localizan los orificios de la vagina y de la uretra, y los conductos de las ldndulasvestibulres rmenores y mayores (0 de Bartolino) y las glindulas parauretrales (0 de Skene) Las glindulas vestibulares seeretan moco durante l eacitacin sexual que lubrica el vestbuloy los labios y se alade al ‘moco cervical para proporcionarlubrificacién ala vagina. Las alin dulas de Skene desembocan a cada lado del orficio de a uretray producen una secrecién mucosa lubrficante que se detallaré més adelante. Los bulbos del vestibulo son dos masas alargadas de te- Nido eréctil ocalizadas a ambos lados del orficio vaginal que estan conectados con el glande del clitoris por unas venas. Durante la ex- citacién sexual se agrandan al rellenarse con sangre y estrechan el crficio vaginal produciendo presin sobre el pene durante el acto sexual. Los labios menores y los labios mayores,en nimero de dos cada ado, son pliegues de piel salietes, de tamafio variable cons- tituidos por glandulas sebaceas y sudoriparas, y muy inervados. clitoris es uno de los érganos erdgenos de la mujer (véase el recta dro «El secreto de los clitoris erectos», en la pig, 87). Est formado por dos pilares, dos cuerpos cavernosos, y un glande, la parte ex ‘puesta del etoris,locallzada entre los extremos anteriores de los labios, Njado por varios ligamentas. La porcin de lo labios me- nores que rodea al clitoris recibe el nombre de prepucio del clitoris. Por ditimo, el pubis 0 monte de Venus, cubierto de vello pibico ¥ Provista de glandulas sebaceas y sudoriparas. 1La vagina comunica por su parte superior con la cavidad tert za, ya que el cullo del itero se proyecta en su interior, quedand? rodeado por un fondo de saco vaginal. En esta zona es donde debe ‘quedar colocado el diafragma anticonceptivo para impedir el P=” trash hoe mar delosespermatozoldes alas trompas El tero, en ingulo reco res- pectoa la vagina, €s un érgano hueco muy musculoso que los esper- matozoides atraviesan en su camino hacia las trompas de Faloplo, {a pared interior del ditero es el endometrio, encargado de alojar ‘al igoto, petmitiendo su implantacién y su desarrollo, Es el lugar donde se desarrolla la placenta y presenta cambios clclicos men- suales relacionados con el efecto de os estrégenos, producidos en Jos ovarios. Las trompas de Falopio son los conductos que comuni- can los ovarios con el dtero y es el lugar donde ocurre la fecunda- cién, Una ver formado el cigoto, a medida que multiplica sus células yy aumenta de tamaflo se va desplazando por las rompas hacia el {tero, donde se implantars. En raras ocasiones el embrién se puede desarrollar en una de las trompas, produciéndase lo que se conoce como embarazo ectépico. El cerebro sexual Hasta aqut el fenotipo sexual primario secundaro como elementos ‘senciales de la identidad sexual de hombres y mujeres. Pero, como yahemos comentado al principio del capftlo, no sola presencia de {ental oe aspect isco nos hace hombres o mujeres. También es necesario reconocerse,sentirse y comportarse como tales. Nuestra concienea, nuestros sentimlentos y nustras conducas son eernen- ‘tos esenciales de nuestra identidad sexual, mas importantes, si cabe, awe nuestra anatomfa, esos elementos de la idetidadrequeren de 1a participacién de determinadas regiones cerebrales, circuitos neu ‘Tonales y moléculas que interaccionan con el cerebro. ‘Yuna vez mas, genes y hormonas que actian durante el desarrollo. ‘mbrionario parecen tener un peso muy importante, Como se ha ex Dlicado, el inicio de la diferenciacién de los genitales masculinos tiene lugar entre la semana 6 y la 7 del embarazo, y la de los femeninos we a Laden bd ee cer ‘entre la 9y la 10, es un proceso fuertemente influenclado por la pre. sencia © ausencia de hormonas masculinizantes o feminizantes, fy la semana 15 de gestacion, se genera un nuevo pico de testosterona {que inunda cuerpo y cerebro, y provoca cambios en algunas estructu- ras y circuitos cerebrales, especialmente vulnerables en este perioda 4el desarrollo. La testosterona actia tanto en fetos 46,XX como 463, ‘pero con mas intensidad en estos tltimes. En ese momento se van a ‘rear parte de los circuitos y las redes neuronales diseftados y pro- ‘gramados para actuar, bajo el influjo neuroendocrino, alo largo de la vida del hombre y la mujer. A partir de estos datos se puede extract tuna importante conclusién: la diferenclaciéa cerebral es posterlor a la diferenciacin genital. Ast que la identidad genital puede ser acor- ‘de ono con a identidad cerebral. Si ha habldo concordancia, nacerin Individuos con genitales masculinos que se sentrdn niios y actuarin ‘como nifios; 0 individuos con genitales femeninos que se sentirn y actuarén como niflas. Pero no siempre es asi, porque esta danza de genes y hormonas que actan en momentos y lugares muy concretos {el desarrollo. a dosis muy concretas, noes un fenbmeno de «todo 0 ‘nada. En realidad, es un continuo finamente regulado pero altamen- ‘te dindmico, con maltiples variaciones que van a condicionar, perfilar ‘y matizar nuestra identidad sexual, Un ejemplo paradigmatico de este fenémeno es la transexuall- ‘dad, cuando hay individuos que nacen con un sexo que no recono- ‘cen como propio y, por tanto, se perciben, se sienten y se comporta ‘como individuos del sexo opuesto. Se han propuesto cantidad de fac tres determinantes, desde cambios en los niveles hormonales hasta ‘mutaciones en genes que hacen que el cerebro sea insensible a ese hhormonas. ¥ es que todo aquelto que intervenga en el proceso de dk ferenciaci6n cerebral y sea susceptible de sufrir cambios puede po tencialmente influir en nuestra conclencia de género y, por ende,¢® nuestra identidad sexual. Retro hc hanya a ey, ste desarrollo diferencia va contnuar alo largo de nuestra vida postnatal. Hay un perfodo muy interesante, conocido como ta pubertad infantil, que aconteceen los primeros meses de vida Bn lor pebés nifios, la testosterona aumenta muchisimo durante lov 6 09 meses de desarrollo postnatal y luego se ralentiza de nuevo, mientras ‘queen 1a nlfias, los ovaris lberan estrégenos hasta los 2 afos, lo que va a seguir modelando sus cerebros. s un periodo descublerto recientemente, por lo que todavia se desconoce el efecta que puede tener sobre el comportamiento de niasy nis, ierentes inves: tigaciones evidencian conductas de juego diferenciales entre nios ryniias desde muy temprana edad. En general, los nis suelen ha- ‘cer juegos bruscos, de intensa actividad Rica, mientras que las nas prefieren el juego simb6lico en el que se asignan roles y se ponen en lapel de un determinado personaje. Noes que los ifs no jueguen 2este tipo de juegos, pero cuando lo hacen suelen adoptar roles d- ferentes. esto parece ser asi independientemente dela cultura yla ‘educacin que rectban. Los juegos diferenciales por sexos surgen en todas las culturas y esta tendencia también ha sido demostrada por ‘studios en primates en los que se dan aelegi aguetes con ruedas © mufiecos de felpa a las eras. Los resultados tuestran que los J&- ‘Yenes macho escogen preferentemente los primeros, mientras que las hembras j6venes tenden a ser més exible ya jugar con ambos tipos de juguetes. Esta tendencia se decanta furtemente hacia los ‘uifecos en las hembras de mas edad. Estos resultados sugieren que, ‘in eliminando ta variable de la inflvencia cultural en la eleccion de 'osjuguetes, los machos y las hembras se comportan de manera ya Astinta desde su mas tiernainfancla. 1a diferenciacién cerebral continda al Uegat la adolescencla ‘uando las hormonas sexuales, literalmente, inundan de nuevo el ftrebro, Esas hormonas moldearon el cerebro durant el desarrollo Prey postnatal, influyendo en las conductas dela infanca, pero tam- ta enc dt 0 bin crearony programaroncircutoscerebrales que han permanec do lotentes hasta el momento de la pubertad. En esta etapa vital ly hormonas acvan esos circutosy crean otros nuevos para conor. rar nvestra personalidad Lis andrgenas son ls responsables de los cambios corporalesy deta maduracion del cerebro en la adolescencia La testosterona ye ‘iidroteststerona, su metabolito mucho més atv, tlenen un po- tagonismo especial en esta fase, puesto que incrementan el deseo ya actividad semua la agresividad y ls comportamientos competiiva. los chicos entre os9 y los 15 afos|atestasteona aumenta mucho, to que traduce su impulso sexual en un mayor mimero de fantasies tbr el acto seal olas partes del cuerpo femenino,y aumenta ex ponencialmente la atraceién por el sexo contrario, A rive eolutiv, Inteststerona es una motécula my antigua que reula los niveles de agresiony de lucha en os machos de diferentes especies del reine an ‘nal especialmente durante los periodos de apareamento Est efecto podria estar relacionado con el hecho de que algunos chicos muestren Inds episodios de agresviad al legara a puberta,especaimeste en ambiente en los que deben demostrar irt estatus social o domi {que sueloncoincidrcon la presencia de chicas alrededor. 1a testosterona también se produce en las mujeres, aunque et una cantidad inferior ala de los hombres y también es la respow sable de los cambios en el cerebro de a adolescente,regulando en equipo con otras moléulas, su apetto sexual. En las adolescents impulso sexual se manifestara en una creciente excitaclon s¢- sual, fantasias eréticas y una necesidad de mostrarseatractvas & su aspect externo. Esto que parece una imagen estereotipada a Jn mujer est justificado desde el punto de vista biol6gice, pues «que entran en juego otras moléculas neuroendocrinas, En as Jeres la teststerona danza con los estrégenos y la progestero™ ‘ayos niveles varian durante el ciclo menstrual de 1a mujer. LF ut sor hac ani y niet a cexbgenos ifuyen en el apetitoerétenfemenino de una manera Siferentea Ja testosterona, Regulan el deseo serualenterminos de ‘eceptividad sexual en numerosas especies animales haciendo las Tembras mAs receptivas al macho y favoreciend la efpula durante ‘apareamjento. Ytlene sentido también en nuestra especie, a pe- far de no tener un celo explicto: Ia ovulacién anuncia el momento ‘de mayor fertilldad y es cuando el pica de estrégenos propia una snayor receptividad al encuentro sexual. As{ que en las mujeres, el Jumento de la libido, propiciado por la testosterona y que se tradu- ‘een una mayor actividad sexual, seré matizado por los niveles de ‘strogenos (y progesterona) durante el ciclo menstrual lo que ge- neraré un amplio abanico de tonalidades paticulares con perfodos mis 0 menos favorables para el encuentro sexual. De este modo, el afin de mostrarse mas atractivas y més seductoras es una manera de expresar una mayor receptividad senual en los dias cereanos 1a ovulactén, es decir, una manera de asegurar que el acto sexual tendri éxito en términos reproductivos. 2Cémo es posible que las hormonas seruales modelen la diferen- diacibn ylos cambios en nuestro cuerpo ala vez que parecen influiren ‘nuestros sentimientos y conductas? Estas hormonas son,en realidad, sustancias neuroendocrinas con una doble funcién, como su nombre ‘indica. Cumplen una funcién neuronal cuando actian en el sistema nervioso —como neurotransmisores,estimulando la produccién de ‘ros neurotransmisores o ejerciendo acclones de nutrcion y opar- ‘ey activan o desactivan éreas en nuestro cerebro, que provocan ‘cambios en nuestras percepciones, sentimientos © conductas. Por ‘tro lado, desempefian una funcién endocrina cuando actian como hhormonas que viajan por todo el cuerpo a través del torrente san- £uineo provocando cambios morfol6gices,Fisiolégieos y bloguimicas 2 las células del organismo. De resultas de elo, estas hormonas Semis de encargarse de modelar nuesto fenotpo sexual primario y secundario, también generan cambios en nuestra personalidad, través desu interaccion con distintas dreas del cerebro. Por ejemplo, latestosterona interviene en la produccion de algunos neurotrasnmisores como la dopamina ylaacetilcolina, que juegan un papel muy importante en el deseo sexual, la funcion eréctil y otras ‘conductas. Esta hormona aumenta la reactividad de la amigdala,e| hipotilamo y la sustancia gris periacueductal, lo que parece estar asociado a los comportamlentos agresivos y competitivos, tanto en hombres como en mujeres. Los estrégenos, por otra parte, et ‘mulan las conduetas que propician el encuentro sexual, y parecen modificar ciertas capacidades cognitivas, entre elas el control de las estrategias de resoluciOn de problemas y de regulacién de emo- clones, Algunas neuronas y otras eélulas nerviosas, como las célu- las gllales, poseen receptores para los estrégenos, que ejercen una accién de nutricién ycontribuyen a mantener la Funcidn de algunas regiones cerebrales. sta Interaccién entre las sustancias neuroendocrinas que ac- ‘wan de manera distinta en los circultos cerebrales de machos y ‘hembras en cuanto a dsis, momento y lugar de accién, se asocla ‘una conciencia, a un sentimiento y a una conducta sexual dife- rencial,@ un modo particular de comportarnos y de percibirnos 2 ‘nosotros inismos y a nuestro entorno. Esto es, influencian una par- ‘te importante de nuestra personalidad innata, la cual serd reforz 4a, amplificada o reprimida por el ambiente en el que nacemos y la educacién que recibimos. ¥ es que biologia y entorno modelat Conjuntamente nuestra manera de pensar, sentir y comportarnos, YJ. Por supuesto, también afectan a un Ambito de nuestra vida tat importante como es la sexualidad. El cerebro, extraordinarlament Pldstico y moldeable, ejercerd influencia sobre aspectos importa ‘sims de nuestra identidad y orientacl6n sexual, més alld de los senitales con los que nacemos, ak rohect honey net = hipétesis de un cerebro para el hom yun cerebro para la mujer ors) sinasta ahora hemes hablado de un dimorfsmo smal natimicoy fanclonalen cuanto caractees senualesprimartosysecundaies na tnas ahora a abordarellamado dimorfismo sexual cerebral reana. tndo con el modelado diferencil de determinadsregionesy eres tosneuronales en cada sexo yvinculadoala expresin dela dentidad sexual, también llamada de género, diferente en hombres y mujeres, _Existen 0 no diferencias en el cerebro de hombres y mujeres que se asocien a diferencias en su manera dese hacer y sentir? Se trata de una cuestin controvertda que genera un Intenso debate, por lo que resulta difell de abordar. En realidad, somos un proces continuo en que cuerpo, cerebro y entorno estén en iteraciin constants a través de un flo de informacién, también constante que vijaento- das direciones. Toda esta sete deestimulos,crcultosy modculas ge- era, en conjunto, sensaciones, pensamietos,impulsosyeonductas ‘we sportarén sentido a una dentidad que, aunque no selimitaal sexo, ‘stifuertemente cimentada en el sexo y la servalidad. For lo general, el cerebro del hombre es ligeramente mis grande, tanto en términos absolutos come relatives, cuando e estandarza el ‘amafo del cuerpo, mientras que el dela mujer presenta mayor den- sidad de neuronas. Aparte de eso, tras un examen superficial del cere- ‘i, podria parecer que no existen diferencias signifcativas entre los ‘Setebros de ambos sexes. Incluso a nivel microsc6pico, la arquitectura ¥ atatomta ce cerebro masculino y femenino parece ser ldética. No ctstanteselavance dels tenicas de exploracién andisisy estudio del Cerbro en las dltimas décadas ha generado un Incremeato exponen- ‘il de publicaciones que parecen poner de manfisto que hombres y ‘utes empleamos diferentes dreasy crusts erebrales para pro- ‘tsar la informacion de nuestro entorno, resolver conflicos y ejecutar m0 eens dsc conductas, Asimismo, sugieren que e535 reas y €505crcultos tania presentan un dimorfismo sexual. Estas diferencias en el cerebro gg hombres y mujeres parecen conformarse desde el momento delacoy cepcién hasta lajuventud, ¥ puede incluso que sigan consolidndos durante toda la vida gracias ala extraordinariaplasticidad del cer, bro que es influenciado por factores hormonales y ambientales de ‘manera diferencial en hombres y mujeres. El hecho de que iferentes tipos de hormonas 0 diferentes niveles de las mismas actéen ene cerebro ens distintas etapas dela vida respaldalahipstesis de que clertasdreasy circitos cerebrales no tengan un desarrollo idéatie en hombres y mujeres. Los circuitos de dichas dreas son activador 6 inhibidos por sustanclas neuroendoctinas como las hormonas se ales la dopamina, la adrenalinay la noradrenalina la serotonin 1a oxtocina y la vasopresina Tadas estas sustancias desempetian in papel fundamental en las conductassexuales masculinayfemeninaa Jo large dea vida ‘Ademés de las influencias endocrinas, cada ver mis eviendias sugieren quelos genes también condicionan diferencialmente el ée sarollo del cerebro. Por ejemplo, el gen Sry, que, como hemos vist determina a formacién de los testculos, se expresa también en cerebro y soguramente infuye en la diferenciacién cerebral masce lina. De hecho, se han identificado mas de 50 genes localzados et diferentes cromosomas, no s6lo en los sexuals, como posibes «i Aidatos implicados en la diferenclaclén sexual cerebral. Es impor tante destacar que algunos de ellos empiezan a actuar en el cere 4e modo Independiente a la formacin de las génadas en el fo por lo tanto, ajenosa la acca de las hormonas masculinizantesJ feminizantes. Qué se considera dimorfismo sexual cerebral ycémo se t04# ‘ce en las diferencias en nuestra identidad sexual? La respuesta 2 tas preguntas se sustenta en un complejsimo puzle que confor et roehcehonbesy mera ta dentidad del ser humano y cuyaexplicacién es todavia df de tordar, a veces imposible, partir del conocimieno del que dspo- semos actualmente fl volumen, la morfologfa,la densidad neuronal yl nivel de acti sidad de determinadas regiones cerebrales son algunas de las varia. ples que se tlenen en cuenta ala hora de evaluar las diferencias ce. rebrales entre hombres y mujeres. En generals tiendeaconsiderar fue ls diferencias de tamafo entre las regione cerebralesrefean tn importanciarelativa de cada una de elas para el individ, Ponga- mos un ejemplo: los primates utillzan mis la vista y los roedores, el clfato, los primeros presentan regiones proporcionalmente més de- sarrolladas dedicadas a la visién, y los segundos ala olfacin. Por esta raz6n, hay quien inflere qu ls diferencias anat6micas observa- dasenel cerebro de hombres y mujeres podranexplicaros distintos mmodos de percibir, procesar y comportarnos. Si pudiésemos coger el cerebro y extendero como un mapa verfa- mos que ests constituido por regiones qu, en algunos casos, resentan ‘reas de tamafio diferente en homibres y mujeres. Ademds, gracias ala Imejora de las téenicas de anilisis de la actividad cerebral actualmente ‘también se han detectado diferencias en la actividad de determinadas ‘reas que perduran en el tempo y que pueden ser permanentes. Un ‘iemplo paradigmatico son las profundos cambios erebrales acacidos la mujer durante la maternidad favrecidos por elinfiyjo de ctles ‘temoléculas neuroendocrinas,y que pareen se irreversbes En os limos afios, se han identificado numeresasreionesim- Picadas en el dimorfismo sexual cerebral, pero no las abordaremos ‘detale puesto que no todos los resultados publicados son concls- Yentes yaiin queda mucho camino que recorrer en la identfcaciin 2 dichas area, La informacinrecogida es controvertiday, em algu- os casos, antagénica, posiblemente debido al empleo de aproxima- ‘ones metodolégicas muy diversas que dificultan el consenso de los, 56 soca verbo honey mrt Diferente conectividad cerebral? Un estudio de la Unvesdad de Pensvania en EE UU ha sraizado a o- nectoma de 850 perscnas de ene & y 3 acs de odd, dels cis ‘ia ran rues yt mad, hombres Los rauios muesian ques o- ‘bros masouinosestn optimiza paral comunicacn inahemisieo, ‘ines ques ferrinos paral communis iterhemisrs. f sere ces eemeas 1 Yara pro, ero ora a dete pea ata come seottr en kn nods Go rateninto wena yacetesee f si onan cn 6 promanetscewoncaeen ef Sitetecnts tamammiermomeanaetne Sceeneeconsineso dean engnetiiemamcricnarty f onoes de alenelon, de mermana de pxlabes years, e coptcte eel Fomtatonties poor usenanectinwedgresoncnayn. f memoria espacial y en la velocidad matora y sensoriomotora, Tales Gieren- Sow crpenn s monte eotsrincsyrnereceananscan cet ucla ry oAtnent catoonacemeareeaae, ‘ivi toy 22 oon, i De conere C08 ventas con nce tse, apts if cxostare ppl detente vrais oe eccrarso ice nevones tence er omieryrapes Yorn f Seance cine waa meme | i t i : Inutias. tongan major memoria @ msigerc eneconal yu es hones sean una meer coondncin y percspein dl pace, pin tener a {np de comelacon con has diferencis an! cnecoma « chr ot 204) Serie te ec natn hm a pustin yeas ‘esultados, En ocasiones, se tiende a llegar a conctusiones precipi- ‘adascuya vader es discutibe, Es necesario esperar amuevasenfo- {vee que luminen la neurobiologfa humana con dats mas sido. Sin embargo, el dimorfismo cerebral est amplament estuda Go.e» muctas especies animales, partcularmente onl relative ‘onductas sexuales y parentales. Algunas de las reas implica bien caracterizadas en los modelos animales experimentales, ibién parecen presentar dimorfismo en nuestra especie, lo que 168 Representacin de I rede arbres qu muestra una mayor one Uiidadenel cerebro masala ewperir) en el emenino (aeror). se Lecce dele respalda la hipétests del dimorfismo sexual cerebral en el humana, En el hipotélamo, por ejemplo, se encuentra el drea preéptica me. dil, encargada del impulso sexual y relacionada con la actividad sexual de los machos, cuya destruccién o inactivaciOn interrumpe la conducta sexual masculina,y que, en nuestra especie, parece do blar su tamato en el cerebro masculino. En cambio, en las hembra, 1a conducta sexual ests controlada por el nicleo ventromedial del hipotélame, una regign mayor en el cerebro de las mujeres. El rea premamila, espectficamente vinculada con la defensa territorial en los machos, es mayor y mas activa en los hombres. Asimismo, clertas regiones de Ia hipéfiss presentan una mayor actividad en las mujeres durante el establecimiento dela relacin de pareja yla ‘maternal. El drea tegmental ventral, el centro de la excitacién, las sensaclones de placer y la motivacin, es mAs grande en Tos hom- bres. Por timo, el everpocalloso, un conjunto de fibrasnerviosas aque comunican ambos hemisferlos, es mayor en la mujer que en el hombre, lo que denota una mayor lateralizacin del cerebro mascu- tino una mayor cooperacién de ambos hemisferios cerebraes en ta mujer. Actualmente, la identificacion y la caracterizacin de las Areas dimérficas del cerebro humano son un campo de estudio que suscita un gran interés, y las publicaciones cientificas al respecto crecen exponencialmente. Estudios recientes avalan la tesis que ese dimorfismo sexual s cextiende alas conexiones entre las regiones cerebrales. Hombres ¥ mujeres mostramos diferencias en los circuites de procesamiento de Informacion y consecucin de acciones El estudio del conectoma decir los mapas de conexiones nervisas que se establecen en elt ebro, también parece mostrar diferencias entre ambos, Segin esto studios, los hombres presentan un mayor volumen de conexione* dentro de cada hemisferio mientras que las mujeres presentan yor conectividad entre el hemisferio derecho y el izquierdo (véase rsh hry ee rua Det onc c ig de estos datos reside en que permitn fon sree aie 5 esalecen nav all deo eet densidad neuronal, contribuyendo asta una comprenige eae fear sao cmc se organiza y se integra la informacion eahombresy mujeres, Todos estos datos refuerzanlaimportancl dl rel el retro en nvestra ientidad sexual, defida, en buena medida pr ace traorientacién sexual sto es: por el exo dele invducsqu os straen senualmente, En contra de a hipétessdfenida dune at ‘os segin Ia cual la educacién y el entoro eran acre deter rates en dicha orientacén, hoy secre qu est asociada aa act vidad de diferentes reas y clrultos cerebrales contudas desde awestra concepcién, y que cada ver estn mejor eaacterizatas Sia embargo, esta hipétests no descarta que la manifestac6n do bolt- scone pueda serreforzada oreprimida polos fatoresambienales, 4 ean la educa, la relighn o las normas scales. Pero vayamos a las rales bioldgicas de nuestra orentaci s- ‘al La investigacin en este campo aorta dats en ds vias que m0 son excluyentes, La primera se centraen el cerebro yas erent tocontradas entre hombres y mujeres, yla segunda eo una seg tic, a Tale de estudio familiares sobre la heterosexual y bo- Imoserualidad. 1a mayorta de estudios publicados sobre I relacin ene ‘ebro y orientacién sexual, exploran diferentes res cerebraes de toes y mujeres heteroseuls yo tomosnaes on oe fe encontrar éreas comunes que puedan expla las diferencias Suerte sera de snr un ei les, estos estudios defienden la posiblda de gue en ‘{becle existaclertarelaclén entre orentaconseual dress coe, 1 como el nicleo supraqulasmético y el nile Inerstik en IB. S6). Ein. o adeno dete a ‘ipotélamo, y Ia comisura anterior y el mcleo del lecho del ety terminal No obstante todavia queda mucho terreno por exporazye ‘que, en algunos estudios, nl los grupos de estuclo seleccionados las ténicas utilizadas permiten extraer datos que puedan ser repyy. ducidos. ‘Adem, varios estudios refuerzan la hip6tesis de que existe una predisposicién genética que seguramente determina cierta organiza, ‘én anatémica del cerebro que podria plasmarse en una orientaciég sexual especifica Llegados al final, recapitulemos. La identidad sexual estd susten- tada en la dotacién cromosémica, los genes, las moléculas neuroen- ocrinas, y la conformacién y conectividad de nuestro cerebro, Todo este conjunto genera un sustrato extraordinariamente dindmico y ‘moldeable que mantiene una comunicacién constante con nuesto centorno, yen el que intervienen también la cultura y a educacién Se ‘ata, pues, de una identidad construida por los caracteres sexiales primarios y secundarios, pero también por la conciencia, el sent, yas conductas de hombres y mujeres. En consecuencia, hombres y ‘mujeres no estamos cortados por un nico patrén, y més alld delete reotipo masculino o femenino heterosexual, en nuestras sociedades odemos encontrar un amplisimo abanico de postbilidades donde ‘aben miltiples individualidades sexuales, matizadas, ademés, pot potentes factores culturales y sociales. El cortejo: la atraccion sexual y los juegos de seduccién ‘Antes de entrar a estudiar el corte entre humanos, veamos un cu- "oso elemplo que nos ofrece la naturaleza. Ls machas de murcélago calicorto chico (Mystacina tubereulata), una especie que s6lo puede encontrarse en Nueva Zelanda, emiten hasta 100 000 sonides para Seducira las hembra Al llegar la noche, los donjuanes se lanzan a {antar desde perchas destinadas tnicamente al corto Lo curioeo es ue ls serenatas no provienen de un tnico macho solsa, sino que ¢stos se van turnando como si de un karaoke se tratase, de manera {ue cuando uno finaliza su pieza y abandona el escenario, un nuevo, retendiente llega de inmediato y canta otra peza Esta acién coor- {nada de canto parece que aumentalasposbldades de aptara una hembra que pase cerca y permite un considerable aorroenergtco 2188 machos que de ninguna manera pueden pasarse toda la noche ‘ptando. Esta es alguna de las extravagantesestrategias de cortejo {Re dan en la naturaleza para consegulr una pare). coteo en eae aNOS tiene muchas semejanzas con las pauas de crtjo de ‘“St0s murciélagos y muchas otras especies animales. * ¢5 que esta etapa tlene una importancia vial en la concstena- ‘én de acontecimiento,extrardinaramente repetida eo mips e a dene dese especies animales, por muy distantes que sean que leva un prog. so fundamental de Interacci6n bloléglca de altisima complejidad | apareamiento. En nuestra especie, el apareamiento adgulere inp, cacionesy requlstes especiales que sonlabase delo que hoy conoe. ‘mas como las conductas sexuales y amorosas en nuestrasrelaciones, aque aunque varfan de una persona a otra siguen patrones qu re ponden a imperativos bloldgicos que parecen estar también inscias enuestro cerebro En los seres humanos, el cortejo son las miltiples formas de fic tear, de galanteo y los juegos de seducci6n, un proceso que estalla ‘nla pubertad, momento en el que irrumpen con muchisima fuera las hormonas sexuales que van a transformar nuestro cuerpo, y por supuesto, nuestro cerebro, para convertirnos en hombres y mujeres. Estas hormonas sexuales son muy importantes porque constityen Jos cimientos sobre los que construimos las relaciones sexuales y amorosas a lo largo de nuestra vida. Como moléculas neuroendoct nas que son, actian en freas cerebrales muy diversas, provocande acclonessinérgcas o antagénicas con otras moléculas y reglando asia atracci y el apetito sexual en un continuo de posiblidadss personales eindividuales. En realidad, podemos hablar de cbcteles de moléculas que, en funci6n de la proporcién de cada una, y del > ‘mento y el lugar en el que actéien (0 dejen de actuar), pueden pro- ‘vocar efectos muy variados y particulares, que van desde una Sw sensaclin de sensualidad intima a una desenfrenada atraccién Por otra persona. Desde que estas hormonas sexuales entran en escena Y ‘somos Programados para el apareamiento, vemos al sexo contrario OP otros ojos (0 al mismo sexo, dependiendo de nuestra orientacion xual) A partir de ese momento, el sexo y las ganas de consuma"® van a ocupar buena parte de nuestros pensamientos y pom en juego la seduceién a o largo de nuestra vida, en cualquler a cota arc sty eed 6 — eed yen cualquier momento, slempre que sintamosstraccion fea por alguien. nel corteo la pulsi6n que nos mueve a conseguir una pareja es ta atraccién fisica 0 sexual, ben sea para un contacto intima espord. dicoobien para quedarnos con ella para toda la vida. En os captalos siguientes, recorreremos algunos factores que hacen que laeleccén se convierta en un «site he visto no me acuerdo» o en una ebistoria, deamor duradera». {Qué significa ser sexy? {Por qué hay personas que nos resultaniresistibles y otras que no tos gustan en absolute? Esta cuestin es todavia hoy un misterio. lo que sf se sabe es que, una vex mis, s trata de una balanza entre mmandatos biol6gicos y factores sociales que operan conjuntamente a lahora de dirigir las conductas sexuales durante el cortej,y no s6lo ennuestra especie, lLashembras de una especie de peces los guppy Trinidad (Poca ‘reticulata, que habitan en las aguas del fo Para de a Isla Trinidad, Senden a preferr, por predisposicin genética a los machos con co- anaranjados més intensos, pero pueden defarse influ por las ‘referencias de otras hembras y elegit a un macho menos vstoso st ‘tras lo han hecho, eso st, siempre que el grado dedivrgencia roms: ‘aentre los mactos sea inferior al 25% en la superficie anaranjada arece que hay una predisposici6n genética en las hembras de cada ‘SPecie para sentirse atraidas por rasgosconcetus de los maces desu misma especie, pero, como hemos comentado, esa eleeion ress de {Bloteraccén complea entre genes y fore socials entre los Ib {mitacin, un concepto muy interesante De este modo, asherbras Por ularse por a eleccién de otras hembras siempre qe los machos no "an dotados no difleran en exceso respecto de los mas sobresalentes. acini a {Se iguen las mismas pautas y patrones en nuestra especie? 2. genlas mujeres por mimesis inluenciadas por las modas del momen 6 los gustos de otras mujeres? El c6mo la imitacin es un factor gue determina la valoracién del atractivo masculin, ofemenino en le hombres, es todavia objeto de investigacion. Pero teniendo en cuenta que la mitacién de determinadas conductas es un importante mecs nismo de aprendizaje en nuestra especie, no es descabellado pensar ‘quelas mujeres, como las hembras gupples, también expresen mayor, interés por hombres que otras mujeres encuentran atractves, Les suena? ero gqué les gusta alas mujeres delos hombres? qué rasgos son valorados en ls hombres? La tendencia de las hembras del reino ai rmal es escoger a Jos machos que muestran atributos sobresalentes, yasean morfol6gicos 0 conductuales, Les traen los més vistosas, més frandes,més fuerte, los que cantan mas y con mas frecuencia 1s que ‘stn adornados con colores més intensos los que alardeany Yaad ‘més a atenci6n con exhibiciones vigorosas,olos que cortsjan con mis {nsitencia. En general, son rasgos 0 actitudes que indcan buena ud 9 fertidad, lo que asegura un mayor éxito reproductive. Es lo que Charles Darwin llamé seleccin sexual, un cone lave de la teorfa de la evolucién que desarrll6 en su obra Bl erie del hombre y la seleccién en relacin al sex, publicada en 1871,y més tarde ampliarfa Ronald Fisher en La teoria genética de la se tn natural, publicada en 1930, La seleccion sexual se sustentaen oS mecanismos de gran importancia durante el cortejo. Por una part selecciinintrasexualen{a que los miembros el mismo sexo (ener mente Jos macho) y la misma especie compiten para acceder al puesto Pr ota parte, la seleccién intersexual en la que uno de os (generalmente las hembra) eigen indviduos del sexo oP¥#” to en funcin de los rasgos que expresan. Bajo esta premisa, €” eral los machos de diferentes especies invierten mucho ester ar re lyr ee ar cortejo, ante el cal Henden a compe pra tec de aa pears para asegurarse el apareamento con una o vara de alae paraello han desarrollado por evolucénrasosdesacabce eo mu chas ocasiones, espectaculares que ponen en juego a de resutay tresstbles. Darwin denomin6 a estos rags caraeresseente candris, que partcipan ene moro seal y jug an pope protagonist ene atractivo serual En el cpl anterior hemos ven dno se desarrollan es0s caracteressecundarios en musta especie, tajo el influjo de las hormonas sexuales. Ast los plumae, las ema, ments, el pelae, la varledad de sonidos y canta, ls lores estimulan- tesolas exhibiciones magistrales son ejemplos de atrbutosquetenen unpapel importante durante el cortej, Las hembas pore contraro, tienden a seleccionar activamente a su parla apart de siferen- dias individuales en los caracteres semualessecundarios que muestan lnsmachos, son quienes deciden si aceptano rechazan al macho Para fl, tenden a tomrarse lett tempo para observa compara leit alpretendiente adecuado, sigulendo unos criteros muy varias qu, ademas, dependen de la especie. ‘Sucede asi realmente en las mujeres? La respuesta es ambigua Sepodrfa pensar que las mujeres tienden a elegit, como las hembras fe otras especies, a hombres altos, uertes, con espaldas achas ‘eacién al tamafio de la cinturay caderas; en general aquellos om ‘7980s asociados a la testosterona y la dominacin social Pero aune fa l atractivo fisico es importante, para las mujeres, laeleccién de P82) es un equilibria entre la traci por los Anmbres sen EiM® deseables y por los hombres fablesy dipuesosa oman, ena larga etapa de crianza dela descendencia, que ene Homo 8 se alarga muchisimo en el tiempoy require wnaran seas coartc0y psicoldgico. Pr eso, as mujeres sees wl RS © el talento, a ambicién o gozar de un estas soca 0 66 "dures también es un atrbut valored, posto quetenae® Pa eid ‘elacionarse con un alto estatus social. Este tipo de Informacion mig intangible se puede extraer a partir de seilesvisuales y gestuales {que se reflejan en el rostro (sobre todo en la mirada) yen el cuerpe de los hombres, Por ejemplo, os rasgosfaciales relacionados con ‘madurez, como una barbila prominent, cejas tupidas, ojos pegue fos y labios delgados,parecen resultar més atractivos Results inte resante el hecho de que esta balanza puede incinarse hacia un ldo ‘hacia l otro segin el adel ciclo menstrual en que se encuentrel, hembra. En varios estutlos se ha constatado que las mujeres tenden ‘a prefer hombres sextalmente deseables en los dias pr6ximos ala covulacién ya varones confiablese resto de dia del ico. Esto sucede también en muchas otras especies animale en las qt {as hembras valoran rasgoso atitudes en los machos que indican a> sri tipo de ventaaparalasupervivencia de esta ode su descendenca, ‘Ast las aes los mamiferos escogen machos que proporcionan alt mento, proteccén,refugio seguro 0, ue garantizan la posbilida de tener menos parsitos. ‘Ofrecer comida u ots presentes durante el corte con el secret propésito de obtener sexo a cambio es una prictica habitual ene no animal Lo hacen ls golondrinas que ofrecenpececils au amalt 6 las moseas escorpién que proporcionan saliva regurgtada con et de comida. E alimento seductors, tl y como lo lama Helen Fisher también una costumbre en la diferentes sociedades humanas dest tiempos inmemorables. 2Y alos hombres qué les gusta de las mujeres? Los hombres 5 ‘mucho més visuales que las mujeres y el aspecto fisico es important alahora de elegr una pareja. En general, prefieren mujeres de ros con pémulos alto y igeramente prominentes, ojos grandes y)5 queadas que delineen un contorno ocular almendrado, y labios 6% 0s. También tun cutis fino y rehuclente,lozania y caderas anchas Jugar dela extrema delgadez que imponen el mundo de a 088” art a stretn elye ege decon « a —= ublcidad. En defnitv,parimetros de bles femeninosquehablan desahd yjventud ara finalizar, destacar que diferentes investigaones mues ue el grado de simetria facial y corporal se soca al atractv tonto tasculino como femenino. Las Personas con mayor grade de seta resulta mds atractivas es quela simetria es un indicador de menor ‘nimero de errores genéticosy por lo tanto, de mayor sludy fertidad Para todos los gustos Se podria pensar entonces que no escogemos lbremente a nuestras paras, sino que esa eleccién est determinada biolgicamente por unas mecanismos comunes con otras muchas especies animales,y que sélolos hombres y mujeres que cumplan esos cénones de belleza tie ‘en posibilidades de eraparejarse Nada ms lejado de la realidad 4a seleccién sexual en la evoluci del Homo sapiens no esté del ‘odo establecida, dada la enorme compleidad y dversidad de nues- ‘sociedad. Darwin dscribiéprofusamente el tema en iferentes {ppeses animales, pero nolo desarol tanto ene str humane Qu 4éstincién mas notable del comportamiento humano en compa ‘refn con el de otras especies animales sea la enorme varlbiidad [Ractual que presentan los indviduos de las diversas poblactones tes. so hace pensar que los itres etuaes adds por *es0 de aprendizaje, desempefian un papel fundamental en specie, aunque existanfactores bioldgicos importantes que Yorn” especialmente en lo relative alas conductas sexuales a Gotads de un neocitex cp evotvanens cerebro, gracias al cual hemos adquirdo capacidades cop ag ha posibitado el desaroli de mess compe * donde existe una diversidad cultural extraordinara, Nuestra Aistincin como la especie mis socal y més cltural del planets hace aque, ala hora de elegir area, intervengan mitiples factors, que se agrupan en una especie de mapa mental personal que define a nuety hhombre o mujer ideal. Parece que desde nuestra méstiernainfanca y alo largo de nuestra vida, vamos elaborando y matizando ese mapa en nuestro cerebro, construyendo una especie de malde repleo de cul tos cerebrales que determinarén aquello que nos gusta o trae de una persona. Todos nosotros cpiamos, en menor o mayor medida, patro- nes del entorno donde nos hemos criado, ya sala familia, a escuela 6 la comunidad, donde imperan claros mandatos sociale y cultural. ‘se mapa inconsciente se va dibujando en funcién de nuestasexpe- rlencasy va tomando forma hasta que emerge una suerte de imagen prottipo queen la adolescencia, cuando el exo y las fantasia legan ala mente humana, evar tornando cada vez més coneetaen det es dela isopomia, estructura sia, raz, color del ploy otros aspec- tos dela personalidad que encontramos atractves. Cada uno tend lossuyos. EL hecho de que muestro cerebro continde desarrollindose tat el nacimiento durante muchos afos, unido a su enorme plastica, hace que podamos adquirir aprendizajes que no estén lgados als genes, entre ellos una parte importante de nuestras preferencas¥ conductas sexuales. De este modo, en nuestra sexualidad, biologla ¥ cultura actéan conjuntament. Es innegable que hay factores Hol cos que eercen una gran influencia en nuestras conductassexslesY amorosas, pero sustrato cultural de cada indviduo genera una ¥" riabilidad tan ampla de gustos y particularidades personales ques posibilidades de encontrar una pareja van mucho mis al del l- logicamenteestablecido, Todos esos elementos subliminaes se combinando para convertir a ese hombre o a esa mujer en algule? mucho més aractivo que cualquier otra persona. = cota tec eye es ——_ os olores on la seduccién: las feromonas —— Los animals, y 0 espedal los maniferes, ecomanican ntecamy pando informacion quinica meant serene desnancn oe spel con la orina, la saliva, ls descargas vgiaes as ene ttaudor.Dichas secreclones contienen moles de tee pe hr sna parte sustancias odoriferas pequeasy muy volts que aon porel aire, excitan nuestro olftoy juegan un pepe nla comunien Gin quimicaalargas distancias,y por ors, grandes moléels poco ‘nada volatiles que desempefian un papel decisivo en la comunica «lina corta distancia y que los indviduos tenden a intecambiar durante el contacto intimo. Son las denominadas feromonas, unas sustancias que pueden contenerinformacién muy valiosa sobre el lndividuo que las emite,y que son capaces de desencadenarreacco- tes fisiol6gicas en sus congéneres, como secreionesharmanales,y de provocar reacciones de comportamiento, Las feromonasdesen- cadenan, favorecen o modulan varios aspects dea reproduccién y Jaconducta sexual y parental de miiples especies. Un ejemplo, de Jes muchos que hay, es el de los elefantes macho dela India, que 00 ‘simulados por las feromonas de la orina dela hembras en fase Preovulatoria, lo que despierta su deseo sexual, estimulaaerecciin Yavorece a copula Enivel de implicacién de las feromonas en la semalidad hua "ho esta del todo claro, aunque cada ver més evidenis cent (25 apuntan a un rol importante en la comuneacén entre hombres 2.RUPTES, y en nuestras respuestas semuales, Las feromonas jut povgits moléculas més o menos voitles,paeeen imprimir ux torglutico yun olor craters a cad no de oso ie tor tinue de nuestros congéners del mime modo aie meses testras huellas dactilares, y que permite una comuniac "sciente, Tanto hombres como mujeres tenemos unas glandulas 10 oer dese especializadasenlas axlas las ingles y alrededor de los pezones, que se actvan al legar la pubertad y que sintetizan y secretan algunas de estas moléculas que nos dotan de un sutil «aroma corporal con im rolenla seduccin ya elecién dela pareja. Parece que esa comun, cacion quimica que establecemos entre individuos nos proporcions informacién inconsciente sobre la identidad de una potencial pareja serval Por ejemplo, nos informa sobre el estado de salud de l otra persona y,mds interesante ain, sobre el grado de compatibildadge- anétca que compartecon nosotros. En este iltimo caso, las molecules, aque intervienen son las llamadas proteinas del complejo mayor de histocompatibiidad (CMH), unas protefnas localizadas en la super- ficie de las células que participan en la respuesta inmunitaria que permite diferencar las moléculas propias de las extrafas (0 invase 13s) yque son fundamentals para la respuesta inmunol6gica delor fanismo frente a patdgenos. Mediante el olor podemos distinguir la similtud genética del CMH y, en general, se ha observado que tende- mos 2evtar aparearnos con individuos que portan genes CMH més Parecidas alos nuestros olos de nuestra familia, Este mecanismo de eleccién aporta claras ventas adaptativas: por una parte, ayuda 2 cevitar la endogamia y, por otra, aumenta la variabilidad dealelos de 1a progeniecon respect al CMH lo que asegura que la descendenca sumente su capacidad de defenderse contra virus, baterias y ott patégenos. En realidad, algunos estudios recientes muestran qU® ‘ms que manimizar la variabilidad en la descendencia, se busca oPtr imlzarla, escogiendo parejas cuyo CMH no sea ni demasiado proxi? ni demasiado lejano. Pero zqué tiene que ver esto con el olor? Varies ‘studios sugieren que cada combinacién particular de los prod tos de los genes del CMH de un individuo afecta a su olor, debk0* ‘ela diferencias ene sistema inmunitario de un individuo alter#® 'a flora bacteriana del cuerpo y por consiguient, su olor corpo" ‘Ademés, parece ser que las proteinas del CMH fijan otras protei® _ —STeew san como feromonas, quesc dando ugar aun pun quimic para cada uno de nostra nag Pe it, de-cleccin de pareja através del Ct se ha genes ae re pes pars reptlesy tnb\énenhunans aoe ee, ta Y mujeres ules, que eres, expeciamente vara en fancén del sucha informacién sobre el otro y, todavia hoy homin asamos inconscientemente este tipo de comunicargn parece ser mucho més determinante par las my en algunos dfas del ciclo, El olfato ens mujeres Feromonas, armas de seduccion Ln Buck es scree mionie dob ‘on de Cena Banca Fed cso, ‘an Rouen Coren Sate y peers ssscade de Pobogiay Baca nla Une ‘soe Waingin (EE WU) En 200 he {tone on Pram Nobel de edhe 2 ation on Rca Ae pol ee lors deo recaps alton y ee actacn de on genes pt na eosin cory de on cts mene 206 serene often : een ‘sigue trabajando para elucdar { ‘Simonsios suai sti Oo 00 dai serena compara i una ce ssn ce tgnstn scoot ort |E {ean les emmenas exten yates condones Hecate '21 na feromonas no s6lo se deectan pore drgane vanes conde Ny | t { ft i Dried de recptorss, sn tant a rv lps oie ba Pepe teespetcrenmtpeenspermer ra SEE anos yo qe esa omen oe cei le 0 verona on nunara epoca? pene sy ntact de inks Bos "ouch /errent ve j ciclo menstrual y es mucho mas agudo, especialmente en lo que res. pectaal olor corporal, durante la segunda mitad, cuando se aproxina ‘la ovulacién, lo que puede afectarasu eleccién de una u otra pareja, resumen, y es importante que quede claro, la eleccion de a pa. reja durante el cortejo en nuestra especie es un equilibrio entre fac. tores biol6gicos (que compartimos con otras especies), donde entran ‘en juego el instinto y la predisposicion genética, y de factores sociales yy eulturales (exclusivos de nuestra especie) que varian tanto a nivel, colectivo como individual, Segin los individuos implicados, existe un amplio abanico de posibilidades que harén que la balanza se incline hacia un lado o hacla el otra, en un juego inconsciente y sui, que con- flere ala atraccion sexual y ala seducci6n ese aire magico e intangible. La danza de la seduccion Hl cortej, la seduecin en nuestro caso, es en realidad una secvenla pautada de sefales que incluyen movimientos corporales, gests» or supuest, expresiones facials. Es una suerte de coreografia don de la comunicacién no verbal es la protagonista. Cada especie tiene 1a suyay nosotros también practicamos nuestro particular ritual de acercamiento en el que hombres y mujeres tienen sus propios pat nes de comunicaci6n. Al margen de diferencias culturales, parece aut hay un patron universal de sedueeion masculino y femenino. Los hombres, en general tienden a desplazar el cuerpo hacia de lante, mover los hombrosy pasar el peso del cuerpo de un pie aot balancedndose hacia adelante y hacia atrés.Suelen sobreactua I 2310s, las rsas, mover las manos ostensiblemente mientras conve san, movlendo todo su cuerpo e irguléndose hasta alcanzar sums ‘ma estatura para destacaren la multitud ¥ de todas los movimle™ tos, el més caracterstco quizis sea el de hinchar el pecho y sa" hacia delante, dejando ls brazos hacia ari ew rt ey lege ti ———— a a a mujeres, en general, aunque también th mpuar hacia adelante el pecho y ergurse pra fulen emplea tras cts: oorenladeano labora leans ces abr oso}, chasauean, humedecen ss aio, dempleges tasmanos al hablar ¥céminan y mueven las caderas de une mee ra sugerente, Algunos de es0s gestos que hacen inconscentemente durante el firteo parecen ser tities que, segin algunos etdlogos, yason respuestas innatas, adquiridas por las mueres hace millones de fos para indicar interés semval.¥es que, de hecho, por muy ex. tendia que esté Ia creencia de que son los hombres quenes evan Ininicatva en la seducciOn, es la mujer qulen indica al hombre, de forma més 0 menos sutil 0 descarada, que puede acercarse. Amibos nantienen una especie de comunicacién inconsciente mediante una secuencia de movimientos y gestos répidas yespontineos que, ape- sardeno ser conscientes, saben reconocer al lastant, De hecho, un «studio reciente sugiere que los hombres con mayor capacidad para reeonocer esas sefales de aceptacién en la mujer son las que més ‘ito enen en el cortejo y la seducci6n, Fodtia creerse que toda esta danza de ticticas y esrategas de ‘municacién, sobre todo no verbal, es agotadora Y enreaidad oes. Finpleamos mucha energla y tiempo en los juegos de seduccin Ut tnamos maltitud de maneras universales para sedut, pero también ‘Spleamos estrategias inluenciadas por la educacién que hems e- ‘bide y la cultura que nos rodea, Queramos 0 noun contacto fntimo ae Lina Persona, si nos gusta y nos atrae, entraremos en este tipo aS Elinstinto que nos ieva a seducir es muy fuerte porque ét beeen, ‘que subyace es muy importante: asegurat una — oe aque practicar sexo para procrear, aunque ciertament Por al una intencié reprodutora Prag 1240s esos gestos, la técnica humana mds asombrosa Y ‘en l juego de seduccién es la mirada, el lenguaje de los 0108, fenden a balancearse, lamar la atencién, -< Q cena 0 ‘1 juego de miradas, tanto para los hombres como para las mujeres, ‘un hecho relacionado con nuestra naturaleza. Como primates soci 1s, los humanos tenemos un gran interés en la mirada de otros hu- anos, puesto que nos permite evaluar intenciones, estrechar lazos y negociarrelaciones. Para elo, el ser humano esta altamente capa citado para el reconocimiento de earas y expresiones que nos dan pistas sobre cémo es y esta la otra persona. Esta capacidad es una caracteristica distintiva de nuestra especie y, para tal fn, disponemos dena gran cantidad de Sreas en el cerebro. Los ojos del otro nosha- blan, y nosotros, con los nuestros, hablamos al otro. Para el humane «los ojos son el espejo del alma ‘La mirada copulatoria, tal y como la define la antropéloga Helen Fisher (véase el recuadro «Las tres etapas del amor, segiin Helen Fis- her», en la pag. 127), es el juego de miradas que se da durante el corte” joy que puede desembocar, si hay un marcado interés, en la dilatacion de las pupilas de los implicados. Parece que, cuando hay una verdadera _atraceién por la persona a la que miramos, la puplla puede dilatarse hasta un 30%. Tras un juego de miradas, sea donde sea, tenderemos ‘a ponernos nerviosos, a bajar la mirada mientras nos tocamos la care © Ja nuca, a jugar con las mangas de la chaqueta o con el movil. Ep realidad, cualquier gesto que alive la tensién de esa mirada y nos dé tempo para decidir st rechazamos oaceptamos lainvitacion(¥ hme? -lrechazo sehace bisicamente, al margen del sno me molestes por vor» o «tengo parejan,a través de sefiales no verbales como desviat# ‘mirada otensarla, czar los brazos, mover las piernas con inquletd co cruzartas con fuerza, bostezar esponténeamente, inclinar el Cue? hhacia atrs, dejar de sonre(r, entre otras. En general, odo 10 cot ‘lo que hacemos cuando alguien nos atra, La aceptacién, en cab suele expresarse con gestos de abertura y sobre todo con la sonviss otro gesto distintivo de los primates y que en nuestra especie resP2”° ‘de a actitudes positivas. Tenemos un amplisimo repertorio de s0F ort este sly hse desea 8 ee ferent, algunas de las ales participanactvamente en a seduce vara demostrarreconocimlente,aceptacén oun maradointerés ‘fedora la puerta al otro al juego dela seducion, ‘las miradas contactan y se aceptan, la secuenciavaa continuar muna conversacign en la qué los discursosinchyenhalagosypre- fontas para mostrat interés pore otro y buscar eamplidades. Sin argo, en esta conversacién la comunicacién no verbal es més importante que To que se dice, La entonacin se vuelve mis dulce y lavoz més aguda ¥ envolvente. Sila conversaci6n no fracasa, como sacede en muchos casos, lo que da pie a qu la seduccén se pare en seo le siguen los intentos de aproximaciony contact isco, Para tlos tendemos a inclinarnos hacia adelante, tocar el hombro oelan- tebrazo, buscar posiciones préximas de contacto ena mesao de pe. {a general, la mujer es la que suele tomar la iniciatva tocando con a tana, como quien no quiere la cosa, el cuerpo del petendiente.Pa- ev ue sea casual, pero en realidad es una esata nascent le seduccin. Ese contacto fisico inical parece ser muy importante ‘nlscomunteacon porque st el qu estado respon répldamen- "manera positiva con una sonrisa, encarando el cuerpo aca la ‘esonao el contacto, la barrera inca se ha superadoy empiean crenata Sus movimientas en una danza cei perfect Condo 1ei:¢lotro también, también cuando eruzalas plemas, cuando itabera, cuando se tocael pel Todo aun ra snort Preciso instante, en fracciones de segundo, va a desenca- seit verdadero eBctel molotov de sustancas quis due innuestro cuerpo y nuestro cerebroy hardn que focalicemos feng geat tencién y nuestra energi en una in person. a8, 2 inom. Soo «ts owl. Entra en essa quia 2 putt 880, como quieran) que hard que pasos de un frteo tensa nna Beneral, movides por la atracién fsa, a sentir una "racional atraccién por una nica persona. La cépula: deseo, excitacién y orgasmo inelhinduismo el sexo es sacramental yesencal parala vida, E1 Kama Sura es una de las més antiguas e importantes obras sobre sera ded hind. Mallinaga Vatsyayana no s6lo fue su ator sino también fstareciprocidad de informacién explica el por qué la estimu, fisicatambiém puede desencadenar una ereccién sin necesidad de ge tihacion cerebral El pene, especialmente en la corona y en el reniy, del glande, posee una ingentecantidad de eceptores tities especah, ha conseguido identificar de manera inequivoca una siminuta que sea, anat6mica o histolégicamente diferencia to de la vagina que le dé esa elevada sensibilidad. Cada Ve? studios, ue intentan arrojar luz sobre esta misterios® F5®" Prsiblejustif\cacin de su existencia se basa en ol hech® ti, Faaaind ‘con un menor espacio entre la uretra y Ia vagi"® oH o tse ms orgasmos por contacto en el punto Gu emer gh i explicarse por una presién intensa en la parte we "sin que etimulara as ramificaciones interna det eH"*7 ay fn. a lp: deen, taco ooo“ senar(a ese placer tan Intenso, Ast que vovemos cata eternnados abs parece haber nse og re ea cronies Sos que activen Zonas diferentes dela cortena sensor adends ‘eininmensa cantidad de testimonios de mujeres que dicen sentir femanera diferente los orgasmos clitrianes aos vainles, no ce- ninpuertaa la existencia de un lugar especialmente sensible. a eyaculacién femenina parece ser fabricads en las glindulas de ‘Siene, unas estructuras homélogas a las glindulas de a préstata del wre que ya hemos visto. ‘Selocalizan en la pared interior dela vagina, alrededor de oro cern dela uretra, cerca del techo donde seintentalcalizarl panto Gy algunos postulan que podrian se as causantes de esa mayor sen- stblidad dela zona, Parece ser que en la escaada de placer senual es Bindulas de Skene producen y se llenan de un guido que fnalmente seexpulsa durante el orgasmo. Este liquido no debe confunirse con leorina, que a veces también puede escaparse durante el coit como ‘onsecuencia de la relajacién de las musculaura que rodea.alauretr ‘ela desregulacion de la vasopresina. La solucin de aque estamos ‘ublando es acuosa alcalna, similar al liquide seminal fabrcado por & Présata, Asique a diversidad de la respuesta sexual femenina se debe una ere de diferentes areas potencialmente exitables eae has Nears Partes del clitoris, los labios pudendes oa 7 a ent! vagina, la zona alrededor de la uretray 6 aniberen ueden generar respuestas orgsmicas con mayr 0 600" ¥ estar acompafiadas ono de eyaolacn Las mueres Poet tients uno o varios orgasmos elton al clén del punto G, con o sin eyaculacn uterin0s Y DS * uals todos los anteriores se combinan simutineamen La dopamina, ta molécuta del placer La doping es ue susan rauroandotba qv be ee gy, las supranals y en drones parse do corebro, Como neuriranerzer tone muchos funds ene eho eng «yo se nduyen is senaciones de placer sodas la geet eon ‘consumo de algunas dogas. Tamblon etd mpeada ene marae steoetn, ectacin y la movacéncarcerisions d as prieraa aes ee one paneer erected na eae Sos ipl: eee tan aoe a 5 ‘2 hipétess, muchas mujeres tienen orgasms més ediang : va logue posal ‘dad e, incluso, pasados las cneuent 1egit® entre otros factores, con un aumento tag tho as quel tienen mas peut tent tog At aleanza el climax segue PN oo la vagina se hace més diel su esti dot amen. stants y Cualquir tipo a cinco de so De todas maneras, que quede claro que de lo que estamos ab del placer sexual obtenido por la estimulacin del clitoris uy ‘cépula no de su autoestimulacion o dela estimulacion man anaes rane ala del mismo por part del ola amante, en el que el placer alanis esti determinado por el tamatio. ul gPechos grandes o pequefios? Los pechos son fuente de placer , aunque pareaca increible, as mu jeres pueden alcanzar el orgasmo sélo con Ja estimulacin del pai, para lo que el tamafio de los pechos es irelevante. Pero al margende -suyolumen, los pechos humanos son especiales. Chimpanctsbonab, gorilas y orangutanes también tienen, pero silo les cecen en agp delalactancia, Somos as tnicas hembras cuyos pechos aumentanenls ppubertad y se mantienen asf de por vida, tengamos 0 no descendenia 2Qué explicacién evolutiva puede tener este rasgo femeninc? Unde las hipétesis sugiere quelafuncién de los pechos voluminasos sist yyeala de las nalgas de nuestros ancestros primates no bipedest™ 7. ‘que es el lugar en el que los machos fijan su atencion para deters silahembraesté o1n0 en celo, pesto que os genitaes desus hemes aumentan considerablemente de tamafio y, en muchas orasioes ddan de color durante el perfodo del celo, Cuando nuestros =e se irguieron, se dffcults la deteccin visual de los cambios [0s tales de las hembras. ¥ quzds ue este el inicio del desarrollo deer ‘hos. Una teoria interesante, pero ain en clernes De odes Orme pechos de las mujeres cambian de tamafio durante ol G00 My aumentando considerablemente y haciéndose ms CUB ys, 4a ovulacién, momento en el que ellas son més fértiles. Us hombres ser capaces de determinar la fertidad de 12 ye ‘de los cambios de tamafo y tono de los pechos de us P*) Jamos ahi para reflexionar gEs sexo 0 es amor? De la atracci6én sexual al vinculo amoroso Losratones dela pradera (Microtus ochrogaster) na especie arin ‘adel medio oeste de Estados Unidos, son muy sociables. Tras el pri- er apareamiento establecen laos duraders forman parse ‘ables a las que son fieles toda la vida. Y ademas ambos progeuitores ‘ooperan en el cuidado de sus crfas, Por el contrari, los ratones de lamontata (Microcus montanus) que viven ena assmontas del ‘este de stados Unidos y Canada réticamente datos pate: imette alos anteriores, son extraordinariamente promiscuos, enen oe ‘Con varias parejas, no establecen lazos familiares y os machos ae ‘cuidar de las erfas. La diferencia mis notoria entre los Fa> *s de la pradera y los de montatia reside en a accion de dos mo- las en el cerebror la oxitocina ya vasopresina (easel resco stata yvasopresina, las més amorosasy e0/8PAB 129. sedis" hora hemos hablado de a atraccibn sexual come de fog Stetmiento que precede ala copula tslacial pueden 0a8: la pri ida en el reino animal es que ret 2 primera y mis extend os 8 deshace y cada uno sigue pr sulao.y ° do aera de la descendenciarecae, en la mayorfa de los casosenly | hembrao enel grupo de hembra. La segunda, en algunas especies pareja permanece unida durante un periodo de tiempo mis o meng largo para asegurar el culdado de la descendencta, especialmente lasprimeras etapas. en algunos casos, esa union puede Induso per ddurar toda la vida como en el caso de los ratones de la pradera, Les, ‘suena? En nuestra especie, el sexo es también la via mis potent ar llegar al amor, En los seres humanos, el enamoramiento consttys, por lo general, la base del apareamiento en el que el contact nine y el sexo pueden propiciar el establecimiento de los lazosafectios fntre los amantes. Esta idea del amor que hemos desarolado los hhumanos conlleva patrones de conducta asociados que parece tar también biolbgicamente programados y estrechamente unidos sexo. lamor parece haber evolucionado de detertinadss conducts de apareamiento, entre otras cosas, por la imperiosa necesad de asegurar la supervivencia de nuestra descendencia que, en nies especie, es extraordinariamente inmadura y vulnerable dant ls primeros afos de vida y que requiere cuidados yatencion exsas durante un largo periodo de tiempo antes de que pueds verse P= s{misma. {Podemos, entonces, pasar del sexo al amor? Pues st Bed sexo al amor parece estar orquestado por moléeulas neuroeniot, nas que elercen su efectos en diferentes regiones del cereb Toad corteo, que puede durar de pocas horas.a semanas el conse ‘mo puede propiciar la transicién a una nueva fase tambien OPO a por un céctel de sustanciasneuroendocrinas que van @BS focalicemas toda nuestra atencién y energia en una nics PO, ‘Aqut es donde entra en juego la quimica del amor y PBS" ig fire, mds 0 menos generalizado, movido por la atacc6" que las hormonas sexuales tienen un papel principal 4 5e.y intenae iracionalatraccién por una ica persons Ente | eh ens 6 amer De stb soul vic a wre a eet RS eleéetel del amor eSTOSTERONA Y ESTROGENOS: son ls HORMONAS SEXUALES y TesTja cdi. Estilo el dese, apt sana y rected sonal ‘em ender fstostoron tate en hombres come en mj, Lose ‘os, cay concentractn vari seg ca dl loners evan, seta conoeniracion masa en fechas préxias ls actin, {,DRENALINA Y NORADRENALINA: son las MOLECULAS DEL ESTRES. Fponeaee del estado de nervioso y do ansiedad des pina o- ootios, yo qu activa ot SNA simpétic yet motabalons ene. La Ferra amada provoca Une ints emoctn qv desencadens su Vote tan pr las gndules suparenales, que Macan qu el carezi la mt ‘epic, se aclre epic, se don una sudraci, ult rapetend 8 aorno, taqucardla, enolecimiento,maros, DOPAMINA: también famada Ia MOLECULA DEL PLACER. Auman ho astra corral de reopens, hecendo quo os dtl y 0- vedas de a rlacién sean vidos con un plas exqiso ca nas ‘etx pron, que se encargan de ui, de evar lo spy ae ‘zeoln neestosimpulos, de tal manera, que todo lo qe os flog 6 a mera co arc, role vans ing bear et SEROTONWNA: ob MOLECULA DE LA GAMA LAFELICDAD. Tene tlie etd Sinn, onosanaly neil Gedo Ss uclorne ono certo sun Epon el oie ia san Sain y tants. Por cnn nn enero ‘Soro haa mls opr snc tones = {femme chnewvos enews sobre pom ana 8 aoe Seeded yo ote anime. Un canto aa Pen ‘ra ci dsoon cbse compan Par ow =n 2 on eomeda AATECINA: cone como la MOLEGULA DEL AMOR, y's VASOPRESE {Shot a OLECULA Be A MONOGAMA Aura on tp aI oma qu ans itn nas cat DS [SER ssocainni con u reuces sna: orm esa ico yd once eth fase del enamoramiento con una duracion de 3 meses a 4 1 mejor de los casos, durant la cual las hormonas senvals reforzando otnhibiendo Ia aetvidad de otras moléculas como na Sieecimany sce ioe vasopresina y las endorfinas. Estas moléculas van ar aumentanisg disminuyendo a lo largo de tiempo, interacclonando conjustaneey en varias reas del cerebro para dar paso al amor en a pari, poss, itando su consolidaci6n yestablecimiento, sea 0 no parafundar ur familia, aunque el imperativo biol6gico sea el de tener descendenc Pero, entonces, estamos hablando de amor cuando queremeste- cirsexo? Pues sty no. Porque aunque exista una relacion muy ested ‘entre sexo y amor, no son lo mismo, funcionan independientemen, con sus propios circuitos neuronales, aunque en el amor rin co parte de esos circuitos se solapan. Asi lo sugieren ls resukalos btenidos por investigadores de diferentes centros de investicin de todo el mundo, que han utilizado varias técnicas para eautrl actividad cerebral, y han hecho una reconstruccién tridimessnl del cerebro en el que se han acotado las éreas cerebralesimplicss nel sexo el amor (véase el recuadro «El mapa del sexo yl =m» enla pig. 117) El vinculo amoroso ‘Aunque!os romances hurnanos no dependen slo de a biolo's ‘ocina y la vasopresina parecen desempefiar una funcién €0| a Jo amoroso entre la personas, Laoxitocina se enact COO MU, ‘vos: la sustancia qumica del abrazo, del amor de P=, onfianza, ode a felicidad, Esta molécula es esencialen!8 0%, el alumbramiento porque estimula las contracciones UF ‘uele administra nada mds entrar en la sala de parts PAP gg 'addlatacton y el trabajo, Raliza su accién en otros tfides PP | poem amie eer Sim Saou nace Se a eae | | ier cereale ge aoe Eee eaten teeta 1) Sotivect seta tcobcde ls rods cravaue cacirece erga, Cn ere ete aa) bien iemceaa tae Seen eal ieee face needs ase eure ee oe ee esa Pe S:Elmapa dol sexo yelamor i 4 Sem mance rom Pe sli QO Tome | SMS tcerteweer sentence tseicnsosyarenins, f ‘ of Sanwel Medicine, 9: 1048-1054,