Sei sulla pagina 1di 72
ELPUNIVERSO METEOROLOGICO Text Wife (U-e a Ee a MW Eluniverso meteorolégico UN CIENTIFICO EN LAS NUBES José Miguel Vitas dot ag a 10 et sadbn USE EDAPP, SL 2018 eset tht Soto Aconpas. 8. ears unc dor Maw Peston hina Srna! Satstue. iran lO ‘Stutogoten mene magne dee ven son de doi io seating in Sona 2PM t Seti Denaro) 29am j ‘Steen 4 psn creo 86 congQutrshsterso), } {eetiian nner 00Crat Cua t aro 80 (© Ere von Pogues,» Koso } ‘Suwa, ces Sure) 101 Oana Deg ma 880018 f orm en Aig Mag - an Los aft 125, r ‘Bloor ea mond octoeSo 28 ero enn ae gra spi ‘Prin rence naaers psans p, CONTENIDO Introduccion ‘Slempre hemos mirado el cielo Diluviosy tempestades en el pasado ‘cares doses oe ria recone Aristbtelesy el primer tratado metzorolégico tasmeweraiges 'Y la meteorologia se hizo clencia, Una cuestin de peso leper del emir de Meptarge art depen na mee tonpertray eto? La clencla dl tiempo se globaliza Erase una ver la atmésfera Elocéano gaseoso Radlografia del aire Donde ro a our Brees tras atmésferas planetarias La maquina atmostérica Un ajustado engranaje ‘Autopistascelestiales: las corrientes en chorro “Ama deur rotons Gra Mandal Varlables meteorolégicas u a B 1s v 9 wv 2 23 4 Fa 31 a 33 39 a a 52 5s ‘Una jugada ates bandas: presién atmosférica, ‘temperatura y densidad del aire Lahumedad que no moja a prin abs a? Elviento ire en movimiento _toigen etimolige de events ora ei ents ee prise Aes prone sero Lavariable que eae del cielo: la precipitacion Metzodiversidad Lacdasificacin de los meteoros ret ees cops dene Las eambiantes nubes ‘Bombe qu pss nombres uber Frentes y borrascas Los iclones tropicales oo pric pao dwn st ronal Las inguietantes tormentas La prediccién meteoroligica Los primeros pronésticos Un oprtn eran en Mer Nero De Bjerknes y Richardson a los superordenadores Laciencia de a prediccién Le micuin gu mc a temp aque nos ctu map del emp Ecambiante clima ‘Alternancia de fro calor Clima y ewviizacion {Las proyecciones climsticas Bibliografa recomendada Glosario 38 a 6 6s 66 n n 18 8 93 96 97 so 105 105 106 107 110 a uz 47 47 120 27 135 137 Introduccién Si un reportero nos parara por la calle y nos preguntara qué es el ‘cambio climatic, 0 nos pldiera que definigramos fenémenos como un anticil6n, una nube o un rayo, o que explicéramos cuales ta d- ferencia entre un huracin y un tornado, lo mas seguro es que nos lanzframos pronto a contestar —pues todas esas cosas nos resutan familiares, pero que nuestras respuestas fueran dubitativas, un tanto enrevesadas y que, dems, contuvieran errores de bulto. Te- rniendo en cuenta que todos hablamos del tiempo a todas horas, es ;paradéjico lo poco y mal conocida que es la meteorologia por parte {el profano en ia materia, La meteorologfa es una cienca relativamente joven, que sigue conviviendo con tradiciones populares, ritos y creencias ain muy arraigadas en algunas personas. En este libro recorreremos breve~ ‘mente su historia, desde los primeros intentes de los seres huma- nos por comprender los fendenenos atmosttricos y antciparse a su paticién (conocimlento empiric) hasta el establecimiento de las bases cela meteorologia moderna (conocimlentocientiico) durante ‘el Renacimlento, y su posterior desarrollo hasta la actualidad. A 1o largo de todo ese camino hemos Ido acumulando muchos saberes y ‘experienclas que integran y dan solides a las clencias atmosféricas. ° nr metre ‘Su aplicacion préctica ha supuesto incalculables beneficios para la ‘humanidad. Por poner un solo ejemplo: hoy en dia seria una teme- ‘dad viajar en un avién silos pilotos no dispusieran de informacién. rmeteoroldpica muy detaliada y actualizada, que sire tanto para los aeropuertos como para las distntas rutas. Diriamente, surcan los clelos cerca de 100 000 aviones en todo el mundo, y a pesar de ello, la sinlestralidad aérea por causas meteorolégicas es pricticamente anecdética "Nuestro conacimiento del medio atmosférico esti basado en la ‘observacién, Desde que disponemos de instrumentos para tal fin —mediados det siglo xvn'—, somos capaces de caracterizar bien el ‘estado dela atmésfera en un momento dado, para lo cual se toman medidas de un gran niimero de variables meteoroldgicas, tanto des- Je estaciones terrestres, como desde boyas, lobos-sonda osatélites. Hoy en dia, la cobertura es global, y son millones los datos que se rmiden yarchivan a diario. Toda esa informacion, junto ala creciente capacidad de cétculo de ls superordenadores, es la que nos permite disponer de unos pronésticos del tiempo cada vez mas detallados y certeros. ‘Tras conocer, someramente, cimo se fue gestando la ciencia de! tiempo ao largo dela histora, en el ibro rin apareciendo fos prin- cipales actores de laescena meteoroldgica: desde a propia naturale ‘adel aire y de Ia maquina atmosférica, asta cada tna de las varia- bles meteoroldgicas que permiten a los meteorélogosy climatélogos hacer su trabajo. edicaremos un capitulo ala emeteodiversidad Se inila con un ‘paseo por las nubes,seguido de explicaciones dealladas sobre la ra ain de ser do ls frentes, las borrascas y sus hermanos mayores: 105, clones tropicals, La parte final de este capitulo se centra en las {nquietantes tormentas, un fenémeno natural que provoca en noso ‘ros una curiasa mezcla de miedo y fascinacién, Tras este recorrido l lector estard en disposicin de contestar con precision al perio dista con euyas preguntas arrancébamos la narracin. Sin embargo, libro no acaba aqut, pues ain nos queda un tema pendlente, quizd ‘1 més apasionante: el mundo de a prediccién meteorolégica. Pocas ramas del saber han crecio tanto y tan répido como la prediccién ‘numérica del tiempo, Siempre nos ha interesado conocer el tiempo vvenidero, Antguamente, cuando la mayoria de las personas se dedi- ‘aban al cutivo de la tiera, era una cuestion de supervivencia; hoy fen dia demandamas esa informacion principalmente para planficar ‘nuestra actividades de aco al aire bre. No debe extraflarnos que tos espacios del tiempo en televisiin tengan tan altas audiencias. Las condiciones meteorolgicas influyen en nuestras vides; el cardcter {de las personas guarda a su vez, una estrecha relacién con el cima del logar donde viven,y asi, trando de ese hilo, podemos encontrar ‘multtud de interconexiones entre nosotros y el medio atmosférico, Finalmente, el dlkimo capitulo del libro esta dedicado al cima, en particular a los cambios que ha sufido a lo largo de la historia EEntender las causas que dieron lugar alos cambios cimaticos —de distinto signo— ocurrides en el pasado resulta fundamental para ‘evaluar la singularidad del calentamiento global actualy, partir de ht, ser capaces de predecircémo evolucionar el clima en el futu- +o, Una ver constatada nuestra contribucién postva einequivoca a dicho calentamiento,sabremos cuél es el elemento clave que puede tvitar que el clima evolucione hacla unos escenarios poco deseables, en los que nos resule cfc adaptarnos Siempre hemos mirado el cielo saline rien satan adele etn Ame Lr mtr Beep Diluvios y tempestades en el pasado En la Antigedad, mucho antes de que la meteorologia sentara sus ‘bases como disciplina centifica, las personas buscaron explicaciones sobrenaturales al devenir atmosférico. ;Quién sino el dios de turno ra capaz de provocar una tormenta 0 una devastadora inundacion! Recordemos, por citar sélo un caso, ue en la mitologiagriega, Zeus —padre de todos los dioses del Olimpo y delos hombres— eral dios 4el cieloy del rayo,y cuando se enfadaba Janzaba rayos con sala, El tradicional interés del hombre por el tiempo se hace evidente ‘en las narracionesy las manifestacionesaristicas —pinturas rupes- tres— que conservamnos de ls culturasprimitivas, gracias alas cua- les se fue «eseribiendo» la historia del tempo y el lima. La mayoria de veces esas manifestalones hacen referencia afenémenos meteo- rol6gicos extremos que twieron consecuencias catastréficas y que, ‘como tals, trastornaban la vida mundana y quedaban grabados en. Ja memoria colectiva.Nofaltan representaciones simbélicas que alu- den al tempo atmosférico en las pinturas que as tribus San (bosqui- 2 roe marin manos) hicieron en algunas cuevas de Ia actual Sudsfrica, Se estima Guolas més antiguas lenen 70000 aos de antigvedad, yen algunas deellas se representan rituals como danzas de la luvia. ‘En cas todas las clturas y ivlizaclones antiguas aparecen refe- rencas a una gran inundacibn, Esto obedece al control que siempre hemos querido jercer sobre el agua, algo que result6 determinante para la aparcén de as cudades. Los ris eran garantia de prospert- fad y en toro a ellos fueron surglendo las primeras clvlizaciones, pero ws coudaes ficuaban a merced del caprichoso cima, Las gran- des seqias se altenaban con perfodos muy lluviosos en los que se product los desbordamientos. La historia de los grandes rios est Salplcada de un sinfin de fnundaciones. nel caso de Mesopotamia la ‘una dela cviizacién occidental las del Tigris y el Eufrates dieron ‘origenal mito del iuvio universal ena tradicin judeocristiana. En la ama Bpopeya de Gilgamesh, escrita en unas tabi de arcilla con ‘serturacuneiforme hace algo mis de 4000 af, aparece la primera ‘eferenci al dluvio universal la gran inundacién enviada por los dio- ss como un castigo los hombres por sus malas acciones. En el Antiguo Egipto, también se dejé constancia escrita de los ‘cambios de nivel priédicos. que experimentaba el rfo Nilo fenéme- no relacionado con el régimen de lluvias en su cabecera. Antes de la construceon dela gigantesca presa de Asun —llevada a cabo duran tela década de 1960, las erecidas del Nilo eran una consecuencia directa de! desaloo de agua del lago Victoria —una de las fuentes del to sagrado de ls egipcios, gracias a la conexién Nilo-Kagera—, al Analizar la estacién de vias, Durante aépoea dels faraones, os egipcios comenzaron ainsta- lar los lamados enil6metros» en distintos emplazamientos al largo ‘el curso del rio. Estos instrumentos de medida fueron, probable~ ‘mente, los primeros de a historia destinados a medir variaciones na- ‘rales ligaas al cima. nilémetro era un instrumento muy simple: Sienna is Invocar a los dioses y otros rituales tradicionales. Poralamene al desaroto qu fo alan tera tye da slo, ator esabedendo nonoare renee, ony eadcanos On tomo alten etoslsca. Hissin, a metmesngla opal ha cone ‘so spe hacia con deta daa oars Meteora Ls togaves, po el, bran una gs acin t mdo ot an, Seas Ge cacones plea asa ctarinadon sation, 28 cen acompafar eur poesia artipantsracan al uior endo a a dnd un eae os ler que pga fn as cxamiedes ‘osstin padavende, Ls dees etna y accanes qs lnvan a cabo ‘tn pertatanoms eles pola Ise Gore hess, exon ‘i de decimeron con refers ale cera eo precios Encortaas datos recs soto fogattes on as ais mnie y ‘pire masvale, ue ha perio o os cimaliogoe sr ne i= ‘esate na de mvesigostn. No slo pode sabaree au ia. So Qos ao 1 done vo le na ermine ropa, so sen i saved Go ‘a equ n port. La loos ropsbvas pe pl (ar ped Que 'Wes) contrabass sosanes por parte does fegrses en fncon ‘devo coe qun ral tian. Eon casos N exteron 5 lovabon a ‘to hast menos en api de equa las ds seis. Erie mi ue tomers, onder como elo ol azn, ‘arbi cocoa at ga dea histora, un ef fle, 5 pgs ‘road eigen Sanaa pao dos sores oa ios pronae Una wan ab pecans esa cused es encore ‘Sapinos sari, on pare Sera Bitar, ptacoa conta a ot ‘ecserla. Exton nares upestcones cma a Rao’ noon ‘ena rial dea pt cana ota in puto dsl al po, o buscar “nic pra evr omera cranes de nel drove bodes. “Tambn so eletan ogee crmana prs jen ee mess © «temo gi soar nue). ites cass resin pra a cre clic eel Ed Mada hata en eds saad Moar Eos ‘epnes de capone seven antin pr alos caress plo (ee coma gate ela onto dere. Corda os xc, cea {civ can ua spon abrazo age a ws cas “oto ex mucho mista cba en el nversomeerlgio: on te mien venetian ci pot [ ipreet raat een nt ore ce nin elo Ho cu ea "rrp Ds nna dopiaiy siaincih bors vou aisha ie eee eet ae oee ee Aristételes y el primer tratado meteorolégico Batre los sglos vy a. tuvo lugar en Grecia un florecimiento cul tural sin precedentes en la historia de la humanidad, que marcé el ‘umbo de la ciilizaién occidental. Un nutride grupo de flésofos y hhombres de cienciacambiaron nuestra forma de ver el mundo. No tay rama del saber actual que no se haya construldo sobre los ci 'mientos del conocimiento clisico. Todos estamos en deuda con aque- osiustressabis helenos.De todos ellos, Aristteles (384-322 aC) fuel mds influyent y el que dej6 un mayor legado, ‘Alo largo de su vida se interes6 précticamente por todo. Entre las mateias sobre las que escribs est la ilosofia, la Kghe, la me- tafisia la politica ola étiea; sin olvidarnos tampoco dela anatomla, Sore amr 1s 4a zoolgt, la boténic, a astronomia ola meteorlog lamada as saclas a6. Se estima que leg a escribir del orden de 150 tratados diferentes (algunos de ellos formados por més de un libro), de le que solo se conserva una cuarta pate Aristtelesabord6cuestionsrelatva al empo ya lima en va- ‘os de sus tratados, pero no fe el ino flsofo grego que lo hizo, or ejemplo, Teofasto (372-260 aC), en su obra De Signs recopla los esignose o prondstios del tempo utizados por aque entonces, como los basados en el olor del ceo. Seda cuenta de que los colo: res que adoptan el il las nubes durante la puesta de Sol arojan Pistas sobre el tempo venidero. El olor amarillo seasoe6 al viento, dee manera que i esa era a tonalldad que predominaba durante el ‘caso, e da sigutente, casi seguro, seria ventoso. Deducciones pa- recidas se emperaron a hacer también para otros colores dello, camo el rojo, el prpurao el naranj Enelsiglos de nuestra era, Pino El Viejo (.23-79),en su Historia Naturalis, dedieé también un aptalo entero alos sigos dl tiempo 2 partir del aspecto de la Luna, mentras qué ene siglo u, Claudio Poolomeo (100-170) escibiésufamoso Tetrabiblo, que es conside- rao el tratad astronémico més completo infuyent dela bistora, En esa obra eniclopbdia aparecla también un resumen de los sig- ‘os meteorolégicos. Cinéndonosa los trataosaristoicos en La Problematae sabio 4e Estagira planteay esponde preguntas del tipo: «Por qué el ire ‘ss ro al ananecer que al atardecers ese debe aque elamane- cer est mis cerca dela nace yl atardecr al media. Aunque su tatado meteoroldgco por excelencia la que fue obra de referen- «ia sobre meterologia lo largo de 2000 fos es Lar meteorligicos {Weteoroogicaentatin), escrito hacia lao 3402. ‘Apesar dese una obra eminentementeempiica, muchas de las suposiciones queen ella hace Arstteles han resultado ser fsa, 7 ranesamaerpo ee sin embargo, este escrito fue clave en el desarrollo de la meteora. Togla estavo a punto de perderse para siempre Tras la cada del Iimperio romano de Occidente, ene siglo, tanto esta obra como muc chasotrassuyasy de otros autores clsicos cayeron en el olvido. Bas. tantes fueron, incluso, destruidas por las sucesivas invasiones bar. baras por los incendios —como el dela biblioteca de Alelandria— ‘Aortunadamente no corrieron la misma suerte los volimenes que. cayeron en manos de los érabes, que tuvieron a bien traduciros su Tengua. Los meteorolégios fue una de elas. ‘Mis tarde, ene siglo x la obra se tradujo del drabe al latin en la famosa Escucla de Traductores de Toledo, bajo elreinado de Alfon- so X el Sablo. Su traduccin corti a cargo de Gerardo de Cremona (1114-1187) yet texto tuvo una gran difusion entre los monasterios y las unversidades europeas durante el medievo. Répidamente, se conviri en el volumen de referencia en la materia hasta préctica- rmente la tastraci6n (siglo xvi Entre os eruditos dela Edad Media, también gozaron de gran po- pularidad otros tratados de corte similar, entre los que ocuparon un lugar destacado ls Cuestiones naturales de Séneca (4-65). Alo lar 0 de los ocho libres que completan esta obra, el politico y escritor romano —cordobés de nacimiento— diserta sobre los viento, los, rayos y truenos,ylasnubes, entre otros meteoros. la definicién que daba Séneca de una nube no era muy diferente de la que daba Aristételes. Para él, una nube era una «masa de aire ‘espeso» formada por la acumulaion de particulas tanto secas como hnimedas. La nue formada por partculas himedas era la que daba lugar ala uv. A diferencia de lo que defendian otros fl6sofos de la ‘p0ca, Séneca pensaba queen a nube no hay agua directamente, sino aire denso y himedo, que noes lo mismo. Ese aire encontrar en Ia ‘ube las condiciones necesarias para transformarse en luvia,Par® ‘Séneca, la condensacién y la cafda de gotas de agua se producian de es Segre tener ceo v forma simultinea, todo ello como resultado de un enfriamiento, En quella época, 2 falta de experimentos de laboratoro, todo era pura especulacin, pero la erudiclén de estos sabios de la Antigiedad era tan grande, ue no ban del todo desencaminados en sus explicaciones. ‘Tras esta breve incursién por la meteorologia precientifica, vea- smos ahora cémo se sentaron las bases dela clencla del tiempo, Los meteorolégicos ‘Si nay una obra fyi a stor de ta Metearcogin, esa ha si Los menos 1 Atle. a cotorman eat lv, yas pagnas nosis tanan evden ena (rer statin Ty como ere 9 PlAtstle: «ameristar ast ‘ue causa el volo en It sporice terest rode oe erence au eo, ten ‘los pes: porque tos ene air tance, nextaonn eon. I Lor | do Loe mets eat ‘io en 14 copies en os qo soca na ‘fa vavedad 6 tomas como ln rman do Iss rube, ia aurora bora i rapociin f prospec a worl Gis comet (oe ‘ie Aree conceraba do atrabz a- ‘ose, oo, shes, sens Clagett Lb oma por 9 cans, po ‘unaaenfos casas qu gina Wis, ‘song ann se habla on el no Yl olmpago. En el vo ‘rss se hres pore fonts pee qu eran be el ‘roo come los aloe caf. Pr lina on live se cnt on las cintoelneioeclsos(areaguarag) y era los eecoe Celio la humeded ya secu, oe. =a Losmetorige Y la meteorologia se hizo ciencia Una cuestién de peso Costé lo suyo desenmascarar la verdadera naturaleza del aire y le- ‘gar a comprender el concepto de preston atmostérica, un elemento clave en el comportamiento atmosférico. En ausencia de viento, no resulta evidente la presencia del océano gaseoso alrededor nuestro. Los antiguos griegos fueron los primeros en deducir que el alte tiene consistencia. En el siglo v aC, Empédocles (h. 490-430 ac) describié el fun- cionamiento de la clepsidra, un artilugio que empleaban los griegos como reo) de agua. Se trtaba de un recipiente con dos orificios, uno en su parte superior otro en la inferior. Cuando lo introductan en el agua tapando el orifico superior la clepsidra nose llenaba totalmen- te de agua. Empédocles dedujo que el aire del interior tenia que ser l que se oponia al iquido elemento ‘Tanto Parménides (b. S20-h 450 aC) como, posteriormente, ‘Aristételes impusleron la idea de quelanaturaleza aborrece el vacio 2» tes mares {horror vocu) Durante veinte silos, nadle os euestionar las tsis avattilcas, pero las costs empezaron a cambiar ene siglo xv en esta éyocacomencaron aconstralrse en Talia las primeras bomibas devaco, qu se desarrollaron princpalment par scar agua de los poros. La idea era bien snc: si con ayuda de una de esas bombas be hace el vaco en una tuberfa que desclende haste la superficie - (ida del fondo, el agua, de forma natural tenderda rellenar ese con- dlucto —iniclalmenteacupado por aire y ascenders por é. “an ingeniosaaplicacién prctica del concepto del horror vacul funcionaba bien en poros donde el agua no estuviera a gran profund- dad, pero cuando el nivel feetico estaba sitado a més de 10,33 me- ‘aos labomba era incapaz de elevar el agua hasta arriba del todo, sta cirunstania desconcet los hombres de cencia de la Epo, pues parca conradcirlas tei aitotéias Galileo Galilei (1564-1642) comprobé mediante varios expert mentor que era iposble que una bomba de vacfo pudieraelevar agua stuada por debsjo de esos 10,33 metros de profundidad, pero no dio con a explcai correcta de ese comportamiento. En st opi- nin legaba un momento en que la masa del agua que ascendia por Jatuberapesaba tanto que se colapsaba sobre sf misma, lo que im- pea que sigulerasubiendo. El propio peso del agua anulaba,segin el sabio Noreatino, la fuerza de suciénascendente. alileonollegé a comprender el concepto de presi atmostérica Fue su dsipulo Evangelista Torricli (1608-1647) quien resolv el enigma de las columnas de iquidos ascendentes, lo que lew a inventar el barémetro de mererioen 1644, Torrcell comprencid ‘que no era el aco el que succionaba el agua dela tuberahaciéndola sul, sino que era el peso que ejercia el aire sobre el nivel frst que empujaba hacia arriba el agua por la conducc6n, Toda una ‘isin revolucionaria que ech por tlerralas ideas aristotlica sobre Ja naturaleza del aire! ame thi dee raha case Sah rena ‘ler sobree) ‘tperiments de Oto Ioebomiseriede Nodeturn. a ‘how de acho coe ta no Se do rates oon do gm tar cada ‘po hoc un a, on eis epindos. Sto costs do var arn Yon gran eee, on cabal conspurcn pares senssorae oe ‘rseron quocron prsonaies. i Ea Ber mice La tvencin del borémetre ‘Siguiend el método experimental de su maestro Galileo, Toricell Teva cabo dstinas expertencias con tubos yreciplntes en ls que ten Togar de agua utiz6 un liquido casi catorce veces mis denso: el trercurio. Gracias alls fe el primero en comprender cémo acta tapresgn tmosféricayencontré una forma sencilla de media, Ha- a lnvenado el barbmetre de mercurio. Yano era necesariorecurir vaca. un concept a que saferaban os aistotéico, Bx sus investgacones sobre la presién atmostrica, este joven sco y matemsticoKaliano comprobé cbmo al poner invertido un tubo capilar de un metro de longitud, leno de mercutioy abierto solo por uno de sus extremos —como un tubo de ensayo—, en con- {acto con el mercurio contenido en una cubeta, el lquido del tubo deacendia alrededor de 24 centimetros, quedando el tubo lleno solo asta los 76 cm de altura (760 mtimetros). Este valor es el que en reteorologaequiae aa presion normal al nivel de mar lo que por efnici lamamos una atmésera (1 atm). gran matematico y erudito frances Blaise Pascal (1623-1662) eel encargado de elevara Torricelli alosaltare dela meteorologi, asestando un duro golpe alas caducas ideas de Aristhteles sobre la _ausencia de peso del are y el horror waculInformado de ls expert ‘mentos que habia levado a cabo elfisio italiano, Pascal concbié un ar de ellos que ning aisttélico pudo rebaic En primer lugar. demostrpublicamente queen el hueco superior de tubo de Torrcelt ~el que se forma una ver que el mercurio des- ‘dende— no habia aire o vapor sino que se hacia el vaco, Uso para elo una columna lena de vino, pes se suponia que este liquide liberaba ‘Yapores. El nivel del vino bajo exactamente lo mismo que el de una (0 i my women cn reese, eee Gon nae ls a rope 1/0, rd se nr grea scan 89% el ae aaa resume cna por algns dle tactic logintaebea(03390,rovgs sree cise) oe orn pr Sane aie cv rag on conde ue ngs se Mie ‘pte pts ann ns propre Warne rds se 70 Se ose “tripe pen ca ps Cabria esperar, por tanto, una mayor abundancia de los componen- tunis poner ener oma ae eee ‘continuo estado de agitacién al que se ve sometida sins con csp aida ible marc vd ara cy crepe Mert pie msn cna pt m igeno frente al nitrégeno. Lo que si disminuye de forma extraordinaria al ascen: ae der por la atmésfera es Sr and ee s faire seco al que nos hemos referido ates run concept panaaiiec cect gman sepeeea ete tidad de vapor de agua, por pequeta que esta sea. Se wats de un gas raza, de proporcones muy variables cao centnide poe sy mayor o menor dependiendo dl lgar dea Ter donde ttemoey dela situacién meteorolégica que tengamos. En ambiente eres, damente himedos —como lasses tropiales— el vapor deagea puede llegar a ocupar hasta el 4% dl volumen (uandolo normal es aque ocupe entre un 0,2 yun 0,7), lo que obliga desaljo de parte del resto de gases que constituyeneaire, ‘A pesar desu pequefiaproporién frente aa de nitrgenoy la de! oxigeno, el vapor de agua deserpefia un papel fundamental en Iosprocesos que tienen lugar en a atndser tanta como gas de fe toinvernadero, como enel ciclo hirolgic ena dindmicaatmos- férica, En lo que se refer a su condicén de gas invernadero, puede decirse lo mista del diéxido de carbone ode metao, cays propor- cones son tan infimas que se midenen partes po milénenolumen el air, lo que no implde que esutendeterminantes en el cla te- reste, ya que actin com termorreguadores Si la presenda de esos gases en la atmésferaescaparia mis calor (radiacion erestre) hacia el espacio y a Tierra seria un planeta belado. ET alre también contiene una enorme cantdad de parilas em suspensién, tales como polvo,ceniza, sols marines, esporas 0 bat- terias, Todos estos aerosles son de tamafo micoscplcoy en St Imayorta de origen natural, aunque también encontramospariclas ‘contaminantes de origen humane, cuye presencia en elaire no he evlucién industrial a perado de crcer dese ques ni a Revol nds Sunda mia eli s.r tess sms tna funcién clave en os procesos aie ao ‘hubes y ala precipitacién, De no exists, epenas "No habria luias nl nevadas ena Tle 36 ane mais En cuanto a las capas ela atmésfera siatende- ere ‘mos al comportamiento que experimenta la tem- 0000 n peratura, puede estable- ‘cersela siguiente division: -Bvosfera(capasuperior) -Termosfera -Mesosfera Estratosfera ~Tropasfera (capa infe- rior) En algunas de esas cinco capas ta temperatura disminuye al ascen- der, mientras que en otras ocurre justo lo contrarto. La presin, sin ‘embargo, disminuye de abajo arriba alo largo de toda la columna at- ‘mosféria,aleanzando valores muy bajosenlaparte alta dela atmOsfe- 13. Elenrarecimiento del aire comienza a ser muy acusado por encima de los 5000 metros de alttud. Por debajo de ese nivel se concentra la ritad de la masa del aire dela atmésfera, lo que da idea de la clevada densidad que tiene el aire en ls nivelesinferiores en comparacién con ls altos. La préctica totalidad de la masa del are (el 999) se sida en Jos primeros 30 kil6metros de la atmésfera. En relacién a toda ella — de varios centenares de kilémetros de espesor— ese nivel atmostérico sigue estando en las cercanias del fondo del xoctano». rss eas oo ” ee ta troposfera, la regién de los fendmenos Lacapa dela atméstera inferior queestéen contacto conta superficie terrestre, es la troposfera. Lo normal esque segin vayamos ascen, endo por ellala temperatura vaya bajando,y quelo haga avasde do {65% por cada 1000 m. Se trata de una tsa de enframient tedrea, aque en meteorologia recibe el nombre de egradiente térmico vert tale. la atmésfera real dicho gradients esti sometid a continuas variaclones. El descenso de la temperatura con lltitud se detiene a unos 11 kildmetros de altitud en latitudes medias otempladas. sta circunstancia ocurre en a tropopausa, qu ese nivel de atmésera aque marca la frontera entre lacitadatroposfera (primera capa) y la estratosfera (segunda capa). La altura de la tropopausa es variable 1 depende de la latitud; en la zona del ecuador es mixima y en los polos, minima. Mientras que la troposfera tropical se extiende hasta los 16-18 kilémetros de altitud, en as regions polares del planeta, donde la atmésfera esté més caplastadae contra la superficeterres- tre (al estar el aire més fri), latroposfera apenas tene 8 ilémetros e espesor. En la troposfera es donde tienen lugar la mayoria es fendme- ros meteorolégicos y donde se concentra gruesode la nubosidady del agua atmostérica, La raz6n por la que la temperatura disminuye al ascender por dicha capa reside en la manera en que el aire seca- lientaen esa parte baja de a atmbsfra ya quelo hace de abajo arriba Yo de arriba abajo. Blair sun mal conductor dl alot yor loquelaradiacn solar 6s cap de aravesar a aéster tres in apenas ne ‘c6ano gaseoso, salvo en determinadas regione altas como la 020- nostra. Dicha rag, de onda nds coria—masenergsct— que laque irradia la ler hacia el espacio «sla encargada de calentar ‘uperficie terestre. Esta transmite parte de ese calor —Por con: duccién— al aire que hay en contacto con ela, una capa de apenas Pa nine mermrlee ‘unos centimetros. Como consecuencia de elo, se forman burbujas deaire caliente juntoal suelo que ascienden por la troposfera, trans. portando ese calor hacia arriba por conveccién. Estos movimlentos ‘verticales de aire dominan dnicamente en esa primera capa de la atmésfera, lo que atenta el calentamiento segiin nos alejamos del ‘suelo (foco de calor) Por encima dela tropopausa pasan a dominar Jos fuertes vientos (movimientos horizontales de aire), lo que in pide alas burbujas de aire caliente mas vigorosas segulr su camino hacia arriba. La estratosferay la copa de o20n0 ‘Sobre la troposfera se sita la estratosfera, la capa ventosa por ex: celencia, queen latitudes medias se extiende desde los 11 hasta los ‘0 klometros de alticud. En la parte baja de esa capa, la temperatura {del aire apenas varia con la altitud, pero algo mds arviba comienza a aumentar répidamente. Dicho aumento es debido a la presencia de moléculas de ozono, cuya maxima concentracién se alcanza a unos 25 kilmetros de altitud. 1 oxono estratos{érico absorbe una impor- tante fraccén dela radiacion ultravioleta solar, lo que provoca elca- [entamiento en esos niveles de la atmésfera. Esa especie de escudo protector es o que, popularmente se conoce como la capa de ozon0. Mientras que a 50 il6metros de altitud —en el tope dela estratos- {fera— la temperatura ronda ls 0°, 40 kilmetros mas abajo —en su bbase— la temperatura svele oscllr entre os 50 y los -60°C, lo que da ‘dea de los fuerte contrasts térmicos que llegan a alcanzarse en el ‘eno de la atmésfera. Las diferencias de temperatura se hacen todavia 'mayores sl seguimos ascendiendo, La mesosferay su lonosfera Por encima de la estratosfera se sitda la mesosfere, Esta tercera capa 58 extiende desde los 50 hasta los 80 kildmetros de altitud, y en ella a rene ens » ——s “ al aire et tan enarecido que sol conten el 195 de a mas taal ela atmésfer. En dich capa, la temperatura dsminuye de forma cosadaal ascender,yalcanza en su parte superior valores del orden fe os-90°C. A partir dels 70 klémetos de atu, as mldclas aseosas se disocian en lones de dstnto sign (posivosy nega os) or lo que el aie ests cargagoelécrcamente Si atendemos Jas procesas fisco-qumics que tienen gar al arriba, podemos identificar esa zona como la ionstera la regién donde se producen las espectaculares auroras polars. Termosferay exosfera Por encima de la mesosfera se sitia la termosfera, una capa —la Donde se crean las auroras boreales Las autor son ot ‘cei da las part (as oléctieas al ‘enente energetics que adie el Sot nla atdstera. El polenta campo mag ate toresie 28 ‘encargaco de desviat hacia toe doe polos ‘magnéicos tego 080 ‘typ de paral, 28 valooes otc ‘en echecans conta tas mole dose un, n pou canae, Ney entapao man nur casey crenaas oa enone ttloamuscn ga usn Go cooesyiutsmeadh abe aa en oS Shinran yeas ne at) o remnensmantiges cuarta~— en la que el are wuelve a calentarse al ascender de forma estraodinara La termosferaalcanza una alttud que ronda los 609 tol6metros,stbien seestiray encoge, ya que su comportamiento ye. tructura vertical dependen en buena medida dela actividad solar. Ey «lla pueden llegar alcanzarse temperaturas cercanas a 105 1000 ¢, Por encima de Ia termosfera se siti la exosfera, que es la capa iis exterior de la aunésfra. Se trata de una especie de «ube elee- trénicay, donde la densidad de as partieulaselétrcas es pequetisi- 1a, aparte de contener también algin étomo y molécula sueta, No bay un acuerdo sobre cuales el limite superior de a exosterseinclu- so sobre i tiene senti far dicho mite. Algunos autores apuntan muy alto bastalos 10000 kl6metros de altitud aunque no hace fata irsetan arriba para estar ténicamente en el espacio. Podemossituar eltope dea atmésfera a 300 klémetros por encima de nuestra ee beras.Téngase en cuenta, por ejemplo, que la Estacin Espacial In- temacional obit tan solo 400 kilémetros de alttud. ‘A efectos préctics, limite entre la atmésfera, entendida como ‘octano gaseoso, y el espacio exterior se sitia mucho més abajo, a oco mds de 100 kl6metres de alttud. Bn 2007, gracias a una serie ‘de medida llevadas cabo desde un cohete de la NASA, se comprobé ue a 118 km en la verticals localiza la zona de transicin entre los lent del alta atmésferay los violent flujos de particuaseléc tries que dominan en la region exterior Podernos situar el espacio Por encima de esa cota sin incurriren grandes errore. Otras atmésferas planetarias 4a atmésfera terrestre no es la dnica que conocemos. Gracias 2188 ‘observaciones llevadas a cabo tanto desde los observatorios astroné- ‘micos como desde las sondas espaciales, hemos ido descubriendo las ‘%éticas atmésferas de otros planetas, Cada vez conocemos mAs €0" sewers ma sobre ells y 3 elas vamos a deicar este aprtado, pues 2 mest at ptr Dada su cercanf ala Tera, Venus y Marte fueron ls primeros pianetas que recibieron la visita de sondasespaciles, en lor aon sesenta de siglo pasado, lo que permit conocend intresantes Galles sobre sus atmseras, Algo mis tarde, en a dtcada de lot chenta se lleva cabo la exploraién de los igantes ateosos (pt ter Saturno, Urano y Neptuno), gracias as extosas msiones dela dos sondas Voyager. “Antes de que Venus recibiera la visa de sondas expacils, se especulaba con la posbilidad de que bajo el opaco manto de aubes aque permanentementecubree planeta, hubera selrs bosques tro- picales y agua en abundancia Esta visi cambiéradiclmente al Conacerse los datos que fueron mandando ls primersssondas que legaron aly lograron poserse sobre su super tas atravesa 54 dens y opresva atmiéstera Se pudo comprobar que est compuesta ‘en su mayor parte (96%) por CO, lo que provoca un brutal efecto invernadero Com una temperatura cas invariable de unos 460°C, yasea de dia odenoche, estemosenlo polos en el ecuador yuna presiénatmos- feria superficial 90 veces mayor que a teres, esi coneebir tn luger més hostile infernal Pars esto fuera poco, flotando en atta atmsfera de Venus hay gottas de dcido slic y cloriieo, Otrasingularidad dea atmésfera venusianaesla«supertotacins de |as capas nubosas superiores, que se desplazan a gran velocidad con Tespecto a la superficie. En contraste, la rotacién del planeta es muy leo 1a atmbsfera de Marte también ha deparad alguna sorpresas. Aigual que Venus, e planeta rojo —llamado as debido ala abundan- Slade idos de hierro que hay en su polvrietasuperfiie— posee ‘ra envoltura gaseosa compuesta mayortariamente de COs bien ‘e river mec ‘es muchfsimo menos dens, lo que da como resultado un efecto in. ‘vernadero casi testimonial tls superficie marcana se dan grandes contrates de tempers. ura entre el ay la noche, con diferencias de hasta 100 °C entre la ‘pdsima ylarfnima pueslapresén atmosférica es muy baja. Ena ‘Déafera de Marte también hay vapor de agua, aunque en tna propor- ‘ibn muy pequefa y variable, lo que no impide que se forenen nubes ‘on relativa facldad. Bn cualquier caso, las nubes que mas abundan nel planta rojo son as de polvo, eneradas por enormestormentas 1 tompestades De vez en cuando, esas nubes polvorientascubren la roayor parte de la superficie, y se mantienen asi semanas e incluso meses ‘Mis all del cinturn de asteroides, se localzan los planetasexte- riores del Sistema Solar Todos ellos se caracterizan por estar rodea- dos de gigantescas envolturas gaseosas. El mayor es ipiter ye pria- ‘pal motor desu atmdsfra es el calor interno que escapa hacia su zona exterior E1S0l se encuentra demasiado lejos de él para calentar su envoltura gaseosa. Casi toda ella esta constituida por hidrégeno hello, contene también trazas de metano, amoniaco y vapor de ‘agua. En su parte baja las presionesy las temperaturas son tan elev das que nose descarta que alas moléculas de metano se disocieny fe forme carbono puro en su forma alotrépiea de diamante en x9 ‘aso lverian esas exitics piedras. En fpites. los vientos legan a superar Jos 400 kan/h, Las nubesse stribuyenlatiudinalmenteformando bandas paralelas al ecvadot ‘aternando as de colorblanquecino con las de tonos marrones. tater Galadas entre lla, aparecen una serie de évalos, que son giganteS os sistemas tormentosos. El mayor de todos ellos es la Gran Manch Roja. Se trata de un enorme vértice antcielénico estacionaria, leva a al menos desde 1665, que es cuando el astrénomo italiano ‘lovann! Cassin! (1625-1712) lo observé por primera vez. Image process por jor json dla Gran Mancha oj dit captain 1979 por Sens nape. Cassini apunté su telescopio también hacia Saturno, donde lewd a «abo interesantes descubrimientos. Aunque ls exéticosanills que ro- dean este planeta son su elemento més lamativo,suatmésferatambin es una caja de sorpresas. La gigantea envoltra gaseosa de Saturno, de unos 30 000 klldmetros de espesor, tee una compesicin qumica parecia ala de Jpter.E su mayor parte esté constiuida por Bdrbge- 10 (90%) y helio (5%), aunque también exsten en pequeispropor- clones— sustancias como el metano,e vapor de agua el amoniao. El principal rasgo diferencial dela atmdsfera de aturno con es- ecto la de Japiter, y ala del resto de ggantes gaseosos —salvo Neptuno, son los fuertes vientos reinantes, lo que supone un r- ‘ord absoluto en el Sistema Solar. La observacén del desplazamien- te de las nubes amarilentas del planeta dels anllos ha permitido edi veloeades cercaas os 200k. Toda oS conace ‘en fa causa que provoca esos ventas tan intensos ya que el clen- ‘amen solar apensinflaeen a dindmica tmostrca del lanets ‘tro elemento exético de a atmésfera de Saturno lo encontramos nel polo nore, Se trata de un ggantesco sistema formentasoesta- slonarto sobre el que han corrdo ros de tinta. Est confinado por ‘na intensa corriente en chorro que tiene forma hexagonal. Como no ppodia ser de otra manera las fotografia de «EI hexigono» —astse ha Dbautizado a esa estructura— tomadas por la sonda espacial Cassini, han dado ta vuelta al mundo, sin fltar quienes, desde su ignorancia y ‘oportunismo, han especulado cosas ridiculas al respecto. Las dos sltimas paradas en nuestro viale por los gigantes gaseosos nos llevan hasta Urano y Neptuno. El onocimiento de sus atmésferas seo debemos en gran parte alas acercarientos que la Voyager 2 efec- ‘been 1986 y 1989 respectivamente. Las atmésferas de ambos pla- -nctas estin compuestas mayoritariamente por tres gases: hidrégeno, helio y metano. Las dos adoptan un bello color azulado, si bien el de [Neptune es mas intenso. Los sensores de la Voyager 2 legaron a medir una temperatura, ‘de 224% en la atmésfera de Urano; la més baja medida en una at- imésfera del Sistema Solar. Neptuno también es un cuerpo muy fro, con temperaturas que rondan los -200 °C en su superficie. Tampoco faltan lo vientosintensos en este par de inhSspitos mundos helados. Mientras que en Urano se han estimado rachas de hasta 900 km/h, en Neptuno, alrededor de un gran sistema tormentoso que captaron las cémaras de la Voyager 2 durante su acercamiento al planeta, se midieron valores cercanos alos 2000 km/h, del mismo orden que los de Saturna. En el Sistema Solar hay un par de cuerpos més que poseen atmés- fera: Pltén y Titin, Ninguno de ellos tiene la condicin de planeta. Pluton fue considerado como tal desde que fue descubierto, en 1930, ‘hasta el atfo 2006, en que la Uni6n Astronémica Internacional pasé a considerario un objeto transneptuniano,y posteriormente lo reclasif- 6 como «planeta enano». Su atmésfera es muy tenue y esti formada ‘en su mayor parte por nitrégeno, seguido de metano y algunas trazas ‘de mon6xido de carbono. Durante los largos pertodos en que Plutéa ‘orbita mas alejado del Sol, su envoltura gaseosa précticamente desap2 rece. El mon6xido de carbono se sublima y congela, precipitando sobre ‘Aang compost pe ‘aimee denizen {etn ster ‘Tiintombn porns, sioner stars eios ‘eastencentan nla sinter dear laftia superficie rocosa plutoniana. Los datos recopiladas por lasonda tyne New Honors, que mtn see al pe tmao el 1 jl de 2015, nor apr onpener er es Sorgen de tn sess conn adele tn cuanto Tn, seta ela mayor nde tron eno tnt dt Sistema Solr que pee attstr Singular pr ‘scence les interes mich canoe deals soe aewoare fevora qe ren Tin ps spe gue es ey pa sa fra pried a Ter ates equa ei testa ‘oral sel geno een prael sale dla {a atndsora de iin e bastante dens, de color my czostiida en su mayor parte por en, part dete 9 os hidocarbures.E primer etc que dda sestnc feet atrnomo espaol ost Camis Se (108-198, Bn ate 421907, eno su telescope Osetia (reo) hacia Titén y observ la manera en que se ocultaban ¥ surgfan algu- tas ently po dts dl bord el pero cn dt st A Proceder asf, comprobé cémo los pequefios puntos fete aes ve desaprectanyaparean de formas, singe Ma ‘dualmente, por lo que dedujo la presencia de une atmosfera ‘una de Saturno, “ arom mires Fuera del Sistema Solar, también han comenzado a detectarse at- ‘mésferas planetarias. La primera de ellas fue descubierta en 2003 al- rededor de un planeta gigante —un 20% mayor que piter— que or- ‘ita alrededor de uns estrella situada en la constelacién de Vulpécula (ela zorras), a 63 alos luz de distancia. Desde entonces, mediante el uso de sofisticadas teenicas de espectrografia de alta resolucién, se han podido detectar varias atmésferas més de exoplanetas? en su mayorfa glgantes gaseosos, lo que ha dado lugar a un interesante ‘campo de investigacién, Gracias a esas téenicas, no solo se van descubriendo atmésferas en ‘mundos remotos, sino que se analiza su composici6n quimica, Una de Jas moléculas que més expectacion desplerta entre los cientificos es la Uatempesure shal del mares 15°C rs Ledge oie ——— sn el movimiento orbital de Ia Terra alrededor de ol, a cane ‘ad de adlacién solar que incide sobre as distnta franjas atta aes terrestres* varia lo largo del af, Esto es asi porque el ee do [pTieraestéincinado con respecto a plano de a eclipta ene que se inseribe Ja Orbita terrestre. En las reglones polares (latitudes al- tas) el Sol alcanza mucho menos altura queen el ecuador de manera que fa energia recibida, a pesar de incidir al cabo de afo la misma cantidad en ambos lugares, se distribuye en un érea mucho mayor queen el Ambito tropical, donde los rayos solares inciden con mayor vetticalidad. Consecuentemente, en los polos hay siempre un déficit «energético, potenclado por la presencia permanente de hielo (albedo superior al 90%). Por el contrario, en la franja ecuatorial al cabo del aio entra més energia de la que sale. Dicho superdvit mantiene el aire sempre célido en esta zona. Esta ditima circunstancia es uno de los principales motores de la CGA, un complejo y ajustado engranaje que engloba el sistema de vientos dominantes en las distintas regio- ese la Tierra. La elevada insolaci6n que hay en el ecuador calienta mucho el tire junto a la superficie terrestre, lo que conlleva bajas presiones de origen térmico, generadoras de destacadas ascendencias, Ese aire ‘élido al ascender culmina, en muchos casos, con la formacion de gi- {ntescos sistemas tormentosos, constituidos por racimos de cumu- lenimbos de hasta 20 kilémetros de altura. Todas esas tormentasfor- ‘an una especie de cinturén que permanentemente rodea la Terra pier eve ho rene pnts nel 0 ee erat) 0 is ens gir urn de es © G8 WSN ema Sonim pean orc et, interme on eae ont ne tenets sn has perenne nese i cep oa ots PS “scthrwrycugens mane pane ean se eb eam SP, 50 Raabe metres ‘por la zona ecuatoril,y que se conoce como la Zona de Convergencia Intertropical (2C1T), véase figura 1 La ZCIT se ve sometida a una basculacin estacional no untforme, dde manera que toda ella se sitda por encima de la linea ecuatorial fen verano —con grandes diferencias de unas longitudes terrestres a ‘otras—, y gran parte por debajo durante el invierno, lo que est in- timamente relacionado con el régimen monzénico, el de los vientos alisios*y con la actividad ciclénica en el émbito tropical. El aire que asciende en la zona ecuatoral, al llogar ala estratos- fera se expande hacia el norte y hacia el sur, en direcci6n a los polos, pero debido prineipalmente a la accién de la rotacién terrestre ese par de gigantescas corrientes de aire no alcanzan las regiones po- lares, sino que descienden en torno a los 30° de latitud en ambos hemisferios. Quedan asi constiuidas las conocidas como celulas de Hadley, lamadas as{en honor al abogado aficionado a la meteoro- logia inglés George Hadley (1685-1768), que postu su existencia para justificar a presencia de los vientos alisios Sien el ecuador —donde el aie est caliente— dominan las bajas presiones, en los polos ocurre justo lo contrario. La presencia alli de aire frio provoca la formacién de sendas 4reas de alta presi6n (antic clones polares), sobre las que tiene ugar un descenso permanente de aire que constituye, para cada polo, la rama descendente de una nue- va célula de circulacién: la célula polar, cuya rama ascendentelocal- ‘amos en torno al paralelo 60, La CGA se completa con las llamadas células de Ferrel, que se localzan entre las polares y las de Hadley, centre los 30 y los 60 grados de latitud en cada hemisfero. Gracias a este esquema conceptual de las distintas células de circulacién atmostérica es facil de entender el tipo de tiempo que brelos elementos vegetales que hay aras de suelo, donde —debidos ‘nenperaspiracibn— el contenido de vapor de agua es mas evade Guandoelaire se saturano solo aras de suelo, sino en un pequel® ahaa orecina de se forma la niebla o la neblina(O™™ ore aa diferencia entre ambas reside en el ntimero de ee itonenorin eae el tamafio de las mismas, lo que aot ‘sono donde i Los valles,paticularmente los deme ae aumaacty nat Meblas con frecuencia, ¥8 Wee Por las noches queda encajonado, si lib de movie ‘nto Berurando las condiciones de saturacién- ts Sula Elretratista de los copos de nieve ‘sepramonte haya es0uc240 0 i que hay dos estellias de nieve iguaes, ‘fy asoveradlon fue hecho por Wison A, pony (1885-1891), un curio poreona- je ee decd la mayor parte de su Vida a {ogratarias, Este plone dolaftogratia ricoscpica fue Is primera persona que ogra un ctstal de nieve, en 1885, Fasonaco por su bela, a parr do ese ‘momento hasta el final de sus dias mo ‘6 en su empeto de inmoraizar con su clara ls dlcados copos de nieve Bentley tegd a fotografar mas de 5000 de os0s dalicados crstales de re- ve. aunque ol patron hexagonal 60 ra- pati n todos oles (el halo comin ene fa estructura cristina), munca adopta- tan idéticas formas. Cada una de las ctlitas de nove fotogratiadas era algo (ust devils) oa. La fertile da lpr a emrntesascendentes de are calene, que comienzan arenes madgulrir rotacion, dé manera que se forma unespectacdlar tore Yee que succiona polvo del terreno ylolanza hacia arriba Lacs, fun de ura de estas tolvanerasrecuerda ala de un ornate, aunque foesun fenémeno meteorol6gico tan extremo ypeligoso, esmeteoros eélicos: Ia tromba marina, el tornado, el ciclén., ‘nla categoria de los meteoros e6licos ode viento tenemosla tromba marina el tornado, el cict6n tropical ylaturbonada, Latromba marina, conocida también como manga marina, manga de agua o manga, a secas, puede definirse como eun intensovértice en forma de columna que surge de una nube-embudo de pequetas ‘imensiones en su anchura, que llega a tocar una superfice de agua, yaque se descuelga desde una nube cumuliforme»* Algunas de elas son pequefios tornados, mientras que otras nolo son, sin estar estas ‘ikinas asociadas a tormentas. H tornado es un intenso vortice o torbellino en el que el viento ‘ota volentamente y genera rachas a su alrededor que pueden legar superar los 400 km/h. El citado vértice se descuelga desde a base éeun cumulonimbo (nube de tormenta, como veremas més adelan- ‘*) de grandes dimensiones y retorcido, dotado de rotacién, en c1y0 'ntrior hay una estructura llamada emesoctlén» Estas monstuo- eS tormentas reciben el nombre de superculs. Bl tornado eset meno atmosférico més violento que se conoce El poder destrac eg 0s tornados mas potentes es difiimentecancebible. Ba ean tt 50" capaces de arrancar el asflto de una crete, AE aun OBstrucciones de madera se encuentren a suPss® 0 ‘masijo de hierros un camin de gran tone! "Oh censo7, renner mci 5 a dealle de los ciclones tropicates en se pueden, ; veson muchas Tas cosas qUe aes see cpio Meco aa tarbonada, se trata de un meteorg oe ementas que da lugar a fuertes rfagas de vomes de aire fro que tienen lugar en el sengg. gb san nsintensos de Yo normal, yal mpactar conta, sa venderadiament, dan lugar alOqUESECOnoCe comp pede cha, cola consiguienteturbonads. ablaremas com ‘Les clectrometeoros:rayos, truenas y centellas tas elecrometeoros 0 meteoros eléctricos son aquellos en los que tiene lgar alguna manifestaciOn eléctrica. Aunque el rayo de unatoy. rmentaes el que primero nos viene ala cabeza, hay que diferencia deltrveno ya que cada uno de esos fendmenos es un electrometeos diferente También se incluyen en esta categorfa el fuego de San Te im, la aurora polar y los escurridizos «eventos luminosos trans ‘ose (T1B}? unos extrafos fendmenos luminiscentes, de corisma éuacin, que surgen a veces por encima de algunas tormentas. HI trueno es el ruido sordo, chasquido o tremor que acompala alrayoorelimpago’* Es debido a la violenta expansion que sufe sire como consecuencia del brutal calentamiento al que se ve som eae del rayo, En apenas unos milisegundos se alcanzat'é® le descarga temperaturas superiores a los 20 000 °C, 104 rovoca la rotura de las mole aie wsordeedoraexplsii, éculas gaseosas que forman el aifeY dnt et oe soe cian con nut consent eto eae anti eer eden ay ides re geet enna espe agente ema deca ube & Hui er sic pos nerioe risy otros fotometeoros seat gcacion de los Meteoros se completa con cas que incluye los fendmenos éptico aor ros lumino: dee et Her ena amggfers 108 mete $05 Son debides a procesos cons in efracio, dspersi6n, diraccon oles endmens ena ra dela lu. El otometero por excelend er arsine ney fesyn muchos mds, nO tan especacuars periment bas apo ethao, las irisaciones, a gloria los parhelios (sales asa) sina o el miticorayo verde. Sobre elarcofris Se pueden contar muchas cosas. sun fendmeno gti ic de describ, per dificlde explicasnel poy defigars yin enguaje matemético. La razén por la que se forma a veces ee 2rco multicolor reside en la refraccién y dispersi dela luz staal stravesar una cortina de gotas de agua presente ena atméstera Algo ins difcles de ver son los arcofris lunares (formados ala uz dela Lana) o 10s llamados «arcos de niebla»,blanguecinos y difuminados, generados por las gotitas que forman la citada niebla, Loshalos que a veces rodean el disco solar oel lunar, son debidos ala reflexion de la luz que tiene lugar en los pequeis crises de hielo que forman los cirrostratos. El halo comin tiene un diémetro angular de 22° y su aparicién en el cielo es un buen indiador de un ‘ambio de tiempo a liuvia, ya que esas nubes altassuelen sera aan 2adilla de un sistema frontal. Ua fotometeoro que conocen bien los pilotos de avién esa g- "a también llamada corona de Ulloa o arco del plot. Suge cone Tesultado de la difraccién de la luz alrededor de obetos cPats Ge ‘tn avién en vuelo, Alrededor de su sombra, Ree mnt de nubessituad algo por debalo saree er auuticsirisados, Una variate os ae lamado espectro de Brocken. 2 ‘les rodean i sombra larga de na prov cade 1s fotometorog anillos de neaneromeorotioce es yeca desde lo ato de um promontorio hasta el tope de una ny, situada por debaja Las cambiantes nubes de as nubes siempre ha despertado la curiesidady, magi dels personas Uno puede estar todala vida mréndis yeaa yr encotrard elementos nuevos que lamen su atencién i, ‘riedad de nubes es extraordinarla —infinita, podriamos dec, Ja que nncaencntraremos dos exactamente iguales. Cada nbs g Jina origmal Tampoco podemos resistirnos a identificaren eis formas humans animales u objetos de lo mas diversos. ES nuestra cerebroeique een ls nubes formas reconocibles, un fenémenaps+ coligico que recibe el nombre de parefdolia. Labelleaintrinseca de las nubes sigue causéindonos sorpresty imran, Vistas desde la superficie terrestre, sorprende la gan variedad de formas que adoptan y su constante transformacién & vista de pijaro —cuando volamos en un avién, por ejemplo ls percibimos como objetos irreales, on{ricos e intangibles. Aparte dt |avision romantica de las cambiantes nubes, es mucho lo que puede contars sobre ella desde el punto de vista meteorol6gico. A pesar de su extraordinaria variedad, muchas comparten Tas8 ‘omunes lo que hizo posible, a principios del siglo xzx, su clasificacion me suyo legar a ella, precisamente por ese carécter cambiant®? lamuliplicidad de formas. ai dene wna mibe como un wagregado de particulas ty eed gente a attra bres sin mba ean Happen git as mbes estén consttudas Por eons spent Yporoeoe de as misma lleva on antevordad, ol nse Toneamente, Como ye se ha Kea + st vapor de agua es uno de los gases qu ta observaciéa e1hombre que Puse nombre alas nubes ‘ntnais do 1802, of frac ing Luke f Atte (1772-1868) impart une conteen- 7 How tondrosttulada On he macfeatons of caf eSobre las Modicacones dels ns cease c2us6 sensacin. En ela, presents berjonscacon que répdamente fue aoepta; ums el mundo. Alafo spurte, en texs,- > "T= Foo eo taba por entrees en la reviia sh |) Pimosophice! Magazine, lo que le valé el eco- tocmentontomacional g 1 princpal mero de Howard fue que, cnr to ese complejo enkramed do ubes. a0 | ambianios, fog ientiiar un nimero simple. = fsfomas. Empled, adomés, una metodologia — Siniar 8 a empleada por Linneo (1707-1778) “srsus taxonorias, poniendo nombres en ait, porta deste fenqva mera, pao universal 81a frn2s cared (ens, Iubosasslomantales. Est fe odo un aces, 845} Bayon de Ieee ays su rpd gnsn po ra fd pases, Las nombres on latin que estblecé Luke sin dele ower on los mismos que seguos s- Diep. FHeanco hay en ia (exparolizacos, enc se bs plees de habia hispana). Ln cae ‘én do Howard igeromente mociiade, he rcomendada 8 Coe <2 nemacional do Mteroogia do Mini en 18 Foes serpezaron a publicer as dns eines dt las ites s W2 ‘OMA —ta pica data do 1686, onde sre mn et telacamere cone apoyo de abs fats. setae w Sa; x proporcén y repartoespaa son mu sie aparecen en la atmésfera tinicamente en 108 MEAT TT, "momento dado, se alcanzan las condiciones de om “limacién del vapor de agua. somone ee a foro delos mubesy SU MaYOr ©MEROT Presencg gy rent elacionados con la dinémica de lo cay ren la atmésfera Si observamos detenidamy, tsps esas dbido al proceso de destrcibn ycr, sr pttary css de hielo qu tiene lugar all. Se bans tte afaor dla desticl, a nube id dlsipindose;encay contrari,seharé mis grande Etre lsproesos que favorecen el crecimiento de las nubes tinelcalentamiento del suelo por la insolaci6n, la llegada de are fo ‘los aveles metias y altos de la atmésfera (aumento de la ines ‘dad ol enfiamiento del aire en niveles bajos al desplazarse sobre uma superficie fra Para un nefto en nubes, no resulta facil reconocerlas, aunque con un poco de précticay unos conocimientos basicos en la materia, rpidamente pueden identificarse los principales géneros nubosos ya paride at seguir progresando. Las nubes pueden clsificase stendiend a iferentes criterias tales como la temperatura ola ttud. Una nube puede ser, por ejemplo, frfa, media y ademas es tiforme, aparte de tener un nombre y uno © més apellidos en lati como veremos més adelante, a Papier de Nubes establece cuatro grandes familias, (negated ques stan sus bases y del esr! Gainers a eae reg a alcanzar. eee - eae ea a aaa ross geal cado tas etablece de teh? de hance su vezen subtpos expeciesy varie ste ee Lami muestrario de formas nubose ta ie anata = emi Andina ste asificar desde un punt = cha dasiicacin, tenemos nubes ria sleardetet lel estn ita an nn 9s. Una nube fla es aqvella que se encuentra en su totadsg ras inferiores a 0°C, oro que esti constituidafntegamen elo, Las nubes altas son un buen elemple della Enel exteng tenemos las nubes célidas,con temperatura superoresa%¢ su base hasta su tope, En este cso, solo contenen gous y gt. ge aga Vquda. Por timo, las nubes mixta son aguas en que spurte est por encima yla otra por debsodelos 0°. Exas mies lar omunes en latitudes medias y estn const por un anpio de hidrometeoros, tanto de hielo como de agua iquida, pesde un punto de vista estructural, podemos diferencia entre rubes convectivas (impulsadas pot la conveccibn), orogréficasy es- traformes. Esta iltima categoria incluye las nieblas (nubes bales, cuyabase coincide con la superficie terrestre). Ant el dfci reto—a le par que estimulante— de Identificar visualmente cualquier nube que surque los cielos, conviene tener claras algunas ideas bisica so- Ire ellas, que exponemos a continuacin. a estabilidad atmosférica, en la que dominan los descensos de air, inhibe la conveccién, limitando las ascendencias e impidiendo los grandes desarrollos nubosos. Bajo esas condiciones, las nubes — de haberlas— tendran poco espesor, serén preferentemente aang tas y con los contornos poco definidos. Cubriran grandes extensio- 'es horizontales, por lo que tendremos nubes estratiformes: de Uo ‘aus tal y como lamé Luke Howard (1772-1968) alas capes de ‘mbes que cubren a veces el cielo, Bajo condiciones de inestablidad atmostérca, se fvorecen ls ‘emndencias de aire y aparecen por doquernubet de deste Brit tsadas, compactas, con su base horizontal Beh deta Tegan” el nivel de condensacién, Estas nibes eae fe the cumulus (que traducimos como emontom) 00 Ne asciende con rapider (a velocidades de hasta as extremos). Los cimulos de mayor desarrollo (OH congestas yi report « reese on Cra ie) mls (eno) yakocimulos dey, cumulonimbus) llegan aalcanzar la tropopausa, y pueden penetrar ligeramente en a estratosfera; un territorio inalcanzable para las nu- ‘oes orogificas y las nieblas. Luke Howard, en un alarde de erudici6n, redujo la complejidad 4e ls nubes a tes formas basicas, que bautiz6 como cirrus (fibrae ‘abello) y los ya mencionados cumulus (nube convectiva o de desi- troll vertical) y stratus (nube estratiforme). También establecié el ‘ndicativo nimbus para identificar a las nubes generadoras de Ilva. a combinacién de esas formas elementales (cirro-cumulus,ciro- ‘stratus, cumulo-stratus, cumulo-nimbus, etc.) permitié a Howard es lublecer la mayor parte de los diez géneros nubosos sobre los quesé vertebra el actual Atlas Internacional de Nubes. ‘Enel piso superior se ocalizan los i e se localizam los cirros, cirrostratos y cirr0 ‘mules. Sus bases, en ltt tudes templadas, se sitian por encima des reed ‘Pueden surcarlos cielos hasta la baja estratos fay ttn sus principals caracteristicas(Ee* ces son maes separates lament franjas eee attra delcada, si Dien, a veces, forman bances tuldas en su ‘chas. Su blancura es debida a que estén cons radi set 84 Por hielo, y este refleja gran parted “olat queincide sobre 61, Presentan un aspect? ent psOALTO, God t as in nee it | 6m} —*—_* it t 2. ANG ol a | ca rit 2 ett [| + Puede ccipr pare ren ote techs > Ponte corp ido otra are an 'nG.2:Distribucion por pisos de atmstera delos der geerosnuboso. broso, similar a una melena oa colade uncabalo,yaveces un brillo sedoso. + Girrostrotus (C5): Velo nubosotransparenteyblanqucino, de aspecto fibroso 0 completamente liso, que cubre toa opar~ clalmente el cielo y que, con frecuencia da ugar al fenémeno det halo. Este fenémeno éptico es anuncador de luv ye que ena secuencia de nubes que preceden a a legada den rer te cAlido, los cirrostratos ocupan el segundo lugat, por detrés. de ts cirros, + Girrocumutus (Ce): Banco, capa delgada o manto de aes lancas, sin sombras, formado por pequefios eae forma globular (similares a ganas eumesorhos) Se tos bastante regularmente en a fraccion de Doves donde aparecen, Las estlas que dean 858 paseo dan lugar a este género nuboso, lo que indica inestabitidad atmosférica. xara metric eennernne ———___ edi tenemos os altoestratos,altoctimulos y nj, aa ‘iltimas nubes (las tipicas nubes de lovee nis {aptn lc, voléndoloplomize esti acaballo entre lagna ted y ls Baja GuE eM OCATONES SU DASE Queda siaada pe Aetjo de os 200 alttud que, en latitudes templadas, mary tit ifrior da pso medio de mubosidad, + Atosratas (45): Sabana nubosa de gran extensién, de color gris aulado —similar al humo de un cigarrillo—, de aspects triad, fbrosoo uniforme. A pesar de tener un espesor me. dio de algo més de 3500 m, los altoestratos no llegan a velar por completo el disco solar En su parte alta solo hay cristaes de hielo, pero ene resto estén mezclados con gotas de agua ‘liquida y superenfriada y con copos de nieve, y pueden dejar ‘Precipitaciones, en general débiles. ‘+ Altocumulus (Ac): Distribuida también como una. delgada capa tubosa, en este caso de color blanco y gris, con sombras, st, ‘strucura més comin est compuesta por elementos glabu- Jares dispuestos unos junto a otras a modo de celdas 0 lose- on ‘Que da al conjunto el aspecto de un suelo empedradoo = un rebafio de ovejas («cielo aborregado»). Los altoctimu- les que obedecen a estas formas bisicas son los de la especie meee ero existen también las especies seraiforms lar) es, me atid El altoctimulo lenticular (Ac lentici Cie ‘mubes mas espectaculares que existemi ae {como una lente o lenteja), de contornos bie , © manifiesto la presencia de ondas de mo” ‘alla y de vient a aparecen, °S intensos en los niveles atmostéricos dom + Mmbostatus Capa espesa (N5}:Se trata dela nube de uvia por exceleB# 78°. de aspecto sombrio, que revela la prese™ Monee Se a eer, cia de una importante cantidad de nieve en su interior. Su presencia dad ambiental, debido aque obs de la radiacion solar. 80135 de agua o copos de reduce mucho a tuminosi- acullzasobremaneral paso sn las cercanfas de la superficie terrestreenrames nos dom sios de las nubes balas. Locallzamos ali un par de éneros won, mids los estratocimulos y los estratos, + Seratocumulus (Sc): Banco, sAbana o capa de nubes gss © blanquecinas que a menudo alcanza una gan exten Sins sitvamos por encima de una capa de esratocimales —por ejemplo, al volar en aviéa—, presenta el aspect de un mar de ubes convulso, de color blanco refugente, compuesto por for mas globulares apelotonadas que se van repitiendo, y dotan al conjunto de wna gran uniformidad y belle Losestatocimlos pueden dejar, a veces, algunas lloviznas, especialmente cuando son empujadas por el viento contra unabareramontaosa En tales casos, se refuerza el mecanismo generator dla precpr cién, produciéndose las conocidas como «lluvias horizontales». * Stratus (St): Capa nubosa de color gris y base uniforme. Su presencia es un claro indicador de estabilidad atmosférica Un caso particular de estratos son las niblas,cuya base coln- éide con la superficie terrestre. El espsor de as estas Significativamente pequefto en comparacion com pauee horizontal que alcanzan. A veces dan [ugar a lovianas, Pero auncalhuvias, yetan la lista de dlet fento de estas nubes inestailidad at Los dos ltimos géneros nubosos que comP! Son los cGmulos y tos cumulonimbos. El crecimi desarrollo vertical viene dictado por € gr=40 4@ sposticay portend Jos ascens0s de aie, debIdo a feng, ede laconeci6. «cums (up Loscdmulos aparecenaisl2dos, SUelen ser ay, presen defies presetan eh pn Perio pberenis que dot al Conjunto de un aspry, sar aun color. La blancura lnmaculada de su parte guy {sempre y cuando est uminada por el Sol) conrasa cog izbase ascura. En funciOn de la altura y de las dimensiones gue alancen, podemos Identificar tres especies de edimuln {Gu huni (de tamafio pequeto y blancura total las tpias pubes de algodéno de «buen tiempo>), Cu mediocris (de te ‘mato intermedio, con bases oscuras) y Cu congestus (grandes cimals, precursores de las tormentas) + amaionimbas (Cb: Bla nube de tormenta, también conocita como la reina dels nubes»Setratade una gigantescaesruc- turamabesa compacta con un desarrollo vertical considerable (sus topes con frecuencia superan el nivel de la tropopausa), en forma de montaa con imponentes torreones. Su parte ata ¢sttotaloparclamente aplastada,y presenta en ocasionesun ‘spect fbroso 0 deshlachado, Debido a los intensos wients deminates en aura, ee tope se extiende a menudo en lho zontal, adoptando la forma de un yunque. Por debajo de st base deaspeco sombrio yamenazadoraparecen nubes des Tatty spraducenchubasosintensos, parte de fos rsY socadosal actividad eléctrica que genera. ‘Tanto seca tsaaes ‘como los distintos meteoros, alos a¥¢ 1 desopeen cae ane pial del eaptale apar Sets delos aroma nt #1 esena meteoroléglea, com? ‘© una obra de teatro. Ese trasiego dot ls Cnsetintecxnade Yer wma nue (Ci ogee Let at alge oc rove Burs pt) de lola 2008, acéano gaseoso de un gran dinamismo, ue se manifesta a todas las scala. Dedicaremos lo que resta de capitulo a conocer alguns de Iosactores principales de la incesante dinémica atmosférca. Frentes y borrascas las frentes y las borrascas son, junto con os cclones tropicals alos ‘que dedicaremos el siguiente apartado, las estrcuras nubosas més ficimente identificables a través de las imagenes de att y delos ‘mapas del tiempo. Las referencias a ellos en los medios de comun- cacién son muy frecuentes, particularmente en los expacios de infor- macién meteoroldgica, por lo que se han popularizado bastante A Pesar de ello, siguen slendo unos actores de a escena meteoraigic Poco y mal conocidos. ,Cual es la razén de ser de un frente? cQué dk ferencia hay entre uno frfo y uno célido? ;Por qué surgen las borras- ‘2s? En este apartado daremos respuesta a estas y 2 otas PreBUNA® Ae corte similar, que posiblemente el lector se haya hecho alguna ver. 20uées una masa de aire? Para entender bien qué es un frente hay que tene? ‘lemasa de are, En la atméafera exstenparcelas dee claro el concept lgantescas, vers mateoraigco + a i ade elas con sus propia earacteristcas, en cuyas super ada a surgen ls fentes. Las masas de alre son, pop, de senremenes gaseosos, cada uno de ell0S COM unos yay enormes Woe de temperatura, humedad, etc. bastante niors tatado desu desplazamiento sobre la superficie terrestre ge sampiante dinamica atmostrica que ODSETVAMOS. Las mass deg men aris miles de metros de altura yse extienden sobre dengy ‘denilsdeei6metros cuadrados de la superficie terrestre, Tas conceptos de masa de airey de frente fueron desarroladose, ladécada de 1920 por un grupo de eminentes meteordlogos nore. gos de otros patses nérdics, con Vilhelm Bjerknes (1862-1951); lacabera Flos fueron quienes establecieron las bases dela meteor. loga moderna, desarrollando, entre otras teorias, la Teoria de frente polar, cuyo principal responsable fue Jacob Bjerknes (1897-1975), ‘ajo de Vill. ‘rem polar feat polar es una linea imaginaria que marca la frontera en lair polar de latitudes alta y el tropical de origen ecuatoriaL aie frloMuctia continuamente de norte a sur y desplaza a tals ‘tent polar, dando origen ala formacién de borrascasy alos fens 2soiaosalasmismas (véase figura 3), Las que afectan ala faci wllatea se Europa suelen formarse en una zona situada al sar de ena cercanfas de Islandia, La palabra «frent> fit rte Berns par bautzar a las conocias es Primera Goer wa recordaban a los frentes de batalla dura™ eae Manda, : Cana fate po 828 tlntcas son de tipo rontslY fam 3) eran fin 38 etlalonando(véanse A B.C sfonde norte a empujar al aie Merentes frentes en las zonas de sep@"@™ ee dina aa aida a Ser eee See one 9: * pt mea las masas de aire. Los sistemas frontales viajan hacia el este empuja- dos por los Westerlles que, como vimos anteriormente, dominan en lastudes medias. En ocasiones, cuando esas corientes del oeste se ondulan mucho, llega a descolgarse un embolsamiento de aire frio que consigue quedar aislado a una latitud mas baja, dando lugar a la formation de una borrasea fria debaj de ela Este tip de borrscas xovan acompaliadas de frentes pero dan lugar afurtestormentas. Laformacién de un sistema frontal en torn una boast pea lgada al frente polar, es consecuencia directa del empue provocsdo tor una masa de aire de origen polar en su afén por bear de atid, laprincipal diferencia entre los distintos frentes que forman el cita- 4a sistema reside en el tipo de nubes y de preiptacién asociadas@ (da uno de ellos. {Qué es un frente rio? frente frio se forma cuando una masa de aire "lento obliga a ascender de forma brusa aa ‘tuado delante de ela. Las nubes de ese ete 5” ie desarrollo ‘vertical, y dan lugar a intensos chubascos | {lo en su despa ‘fli que hay est tormentosos, rivera meri que empujaal frente suele despefar bastante a era provcando un acsado descenso dela tempery sei an entrada de ventas de componente norte, 10 que vag aorvempatado de una destacada subida de presién, eas rents fis mds activos se desarrollan grandes camp sinbos, que dan agra chubascos intensos e iregulares ytambi, tay presencia degrusascapas de nimbostratos, eneradoras dey. iss ms aniformes durant algunas horas. Aunque tras el paso dj tent fri los ces, como antes apuntamos, tienden a despejarse lamasadealre posterior es muy fia, eshabitual que crezcancimule eran desarrollo vertical, produciéndose chubascos postrontales amass de aire fio. Quéesun frente cdo? frente clio antecede al ff y se forma como consecuencla dé destzamiento de una masa de aire célido sobre aire frio. En este cao dominan las nubesestratiformes, de gran extensién horizontal, yla ‘reciptacin qu deja es mas continua y duradera, aunque su inte Sidad vara en funcin de las caracteristicas del frente y del trren vor done discurre, Los hay que dejan llvias o nevadas intensi.¥ otros que tan soo nublan el ceo, sin dejar escapar ni una sola got. 'sto depends fundamentalmente de cudl sea el contenido de hunt ded dela masa de aie, os ciclones tropicales Esbastante com: Tambien tit risea los ciclonestropicales como huracse= Jos we nat eS os érinostfénycclon 8 ila rote TER al mismo fenémeno meteorlsse™ ina geenlendo de la zona de la Tierra donde 5° f™" ‘Como hemos, . ‘ta denominacién; ‘aunque el uso ‘mas extendid0® ‘Spuntado, el de huracén, caso préctico: El paso de un sistema frontal erica non ponganen Qu cd a ey ma exmiroa eas on re os mara | 120 isco sprodnuconeie i rens saata et | eaters osu. ole, per epi a Peer wo cos (nubs ata) Ete a peta ene {Sarum sprsenndo in ern ooo on, Conran ot go wins coon ou ven mac cela vert vata ee Siep or heed ese ET oa Tere ann cle eth pesendoprencin ewes aloe toe se ans prov prconge cravat hws ope at Korero ebro aon corre pe ta SE er er ney dca oe cacrece, voinoneanaenate toes ‘lpreen Conmnzono cor chive pura Lue on i 0 ‘Sebo omar Durr unos me lag as go ‘Sr son gets etompo sha veto my deeper Srircaa Cesnios hosecoe eng eee nan sae Towra theta come haba ms pr Et ‘Stet ntsot lvoe ow stony oa aod manson. > Schaef qe ue habla un ope sion. "Netter caconataulnaaws las borrascas a las que nos hemos referido ene apartad ane "ior son ciclones de latitudes medias o extratropicales. Enel mbito ‘Topical, se forman también ciclones, pero en este C250, er icamente presenten rasgos comunes, son de a Wiestras que as borrascas tienen enel aie fio su pings AES {aimestacé, os clclones wopcls encarta reer de agua ‘escapa de los mares célidos por 40F ong Per de agua que escapa Ua cctén tropical es una gigantesca maquina srmica WT % toda su furia gracias al aporte constante de 0%, Saue ‘We le suministra el aire hdimedo que descanss 0°" orc ec a8 (ea de Msi. 1 mena por sate era tasA ct 28 40 ao de 2012 PCE taper asa. aguas de les mares tropicales (con temperaturas superiores a27¢ censu superficie) El dlémetro de un huracén tipico suele osciar ene tas 300 y los 1000 llémetros, si bien la zona de vientos huraca- dos (mayores de 120 km/h) se restringe a la pared de tormentas que rodean el caractristico ojo del huracén. Esa curlosa estructura s consecuenca directa de las descensos de aire que se producen jus alienfapart central del cel6n tropical, lo que despeja bastante ls slelosen un rea circular de entre 30 y 65 kilmetros de diet. Ee ¢sazonael tiempo es de relativa calma, con vientos bastante fos) ‘elos précticamente despejados. En las paredes del ojo es donde se dan las condiciones meteor 'Ggicas mis extremas y, por tanto, donde tienen lugar los fenémenss ple especialmente en su parte delantera de la derecha. Al SS aren ae kon vt ee we La pared est constituida por un ros ance motteforman un anil central cone tne deere vento con forma espiral, on os mas mas extertores. Los cumulonimbos de! al Imei alcanzn, attra superiores setae en etna terior aos 16 klémetrosy Metter a in) a = nas terrestres atravesadas por las paredes 55101 _ de oj Penerecancicemmr ta eoranca que tne prever ben la trayecora qi wean anal yen cODETAtD saber poder oes se pases las 218 Por dondecloo a et rid marstimo. En el caS0concretodeloshuracaes que atean Sipeuenca de! Atldntico, el Centro Nacional de Huracanes (NiO con “eta (lorda) tee au dsposcin meander ny sceelieunnsporte de carga, equlptos cn w omit ar sos sorleico. Serta del Esondn 53 dels Resets set abvea dels Estados Unidos. To purscanes won Ie saben tees qu dour pn aap vopial det Atlético norte y pr la del an qb t ate dela Baa Cllformiay del ent de orl mexican. Ten ‘special incidencia en el drea cariberia (Antillas y Golfo de México}. ete ropa bay dow ions que eat pr dels emés eno que ala actividad cilnin seers na dees scare antilana yl ota la del oeste del Patina tas la que se lleva la palma, pues en la franja que va desde Filipinas aJa- én tienen lugar cerca del 40% del total de ciclones tropicales que se forman cada afio en todo el mundo. Este dato contrasta conla percep ‘én equivocada que tenemos del asunto, ya que se suele creer que fon mucho més numerosos y devastadores ls huracanes del Caribe ‘We los tfones asiaticos. EI tratamiento informatio (infinitamente mayor cuando un huracdn afecta a Estados Unidos) es el responsable e*savisién sesgada que tenemos de a realidad cimiti, 'amayoria de los huracanes quediscuten pr latino et Cs trayectoria parabélica, yse dirigen en sus primeros Cae Grcimiento desde la zona embrionaria del th er “en Africa, hacia las Antillas y el mar Caribe, P=! manera que “ente un cambio de rumbo hacia el norte nordest 100 _ ee afecan con ecvncia alas Bermudas, Florida y otros estas te costa este de Estados Unldos. Bn ocasiones, las trayectorie ye tanto erriticase incluso legan a ser retrOgradas, y los si tropicals se desplazan hacia el este en ver de hacta el oese ns recorvio sobre ls aguas del Atiantico. Eno que respect ala intensidad que pueden alcanzar tos cones tropicals desdeladécada de 1970 se viene utlizando una casita ‘stundarizada, que reibe el nombre de «Escala de Saffir-Simpsony ey honora as ds personas que la desarrollaron: el ingeniero civil Herbert Saficy el meteorélogo Bob Simpson, quien fue director del NHC. Dicha escalaestablece cinco categorias de huracén, en funcinde ‘wes parimetros: los vientos sostenidos que es capaz de genera i resin minima que pueda alcanzarse en su centro y la marea cd ca (sobreelevacién del nivel marino) ala que da lugar: La categoria 4e un huracin no esta relacionada necesariamente con los dafios que ocasiona. Los huracanes de categorias 1 6 2 pueden causar efectos ‘evastadores ono en funci6n de los fenémenos atmostéicos quel ‘ervengan. el tipo de regién afectaday la velocidad de desplazamiet- te del huracén. Los huracanes de categorias 3, 46 5 siempre tint consecuencaseatastréficas, si bien depende de muchos factores lt ‘magnitud final dla devastacién que puedan dejar a su paso. Pe en un huracén de categorfa 1 los vientos Ea caepn m8 119 los 151 km/h ene cas 80 Teta que lege tsi son superiores a 250k / lassen as 1300 kao que da idea 09 Toshiacne dens Hela meteorologia, Apart de es etter Sa la os stole regen ie ne elni ssi Se suma ala pleamar, puede hacet ¢ Inundae®delorden de 10 metros, lo que da hug a uB8 6 ‘término «tormenta» es una especie de cajén: de sastre en el que tle- ‘st cabida fenémenos meteoroldgcos tals como una tempest 0 N 0 una borrasca. Cualquiera de ellos se idea a menue {tha tormenta, si bien nosotros en este apartado nos cet *Stacepeién mds formal; la que se refiere excusivamen!®) "ewtaeléctrica, de rayos y truenos. tormentas son la maxima expresion Sta. Caan en eondons meters lt de are desde la superficie terest SSP teat Dicho mecanismo es capa de elevar grande, Te Calida y hamedo, con Ia consiguiente formac! de 1a inestabilidad at nso merges 10 a a a desarlto vertical 1 que en alguT0s £2505 eg a culinary tormentas Ta turent ordinal esuna nue del E6670 cumulonimbase, aque se producen descargas eléctricas parte de manifestars dye tes meteors como chubascos intensos,granizo ofuerts fan, de vient, Podemos ditngur entre as tormentas de masa de ancy tas frontal. Las primeras son las tpicas que se forman a part primavera en verano durante la primera mitad del otofc, pues ie zen ena fuerteInsolaci6n uno de sus principales motores. ‘Apart del calentamiento del suelo debido a la insolacin, ls tor rents locales ode masa de are crecen también como consecuenca de otros factors come Ia ascendencia por causas orogréficas (pre. seoca de montaas) y el encuentro («colisién») de masas de alr a sca local Para que veamos crecer una de estas tormentas, hab ‘ualmente se requleren los sigulentes ingredientes: * Arete cak moti ata trporere Gnestabidad ets Hlerado contenido de humedad en las cercanias del suelo (aire hired ennivlesbajs). Ferzamiento orogrific efecto disparc). soi wrens fontals, como su propo nombre indica, as aos frentes,preferentemente a los frios, aunque a Veees ‘en entornos de gran inestabllidad at formers Sonne i wmostérica, pueden format as dimensiones de una tormenta son muy variables. ya que d® bender nner mei on my variables, 72. ales «ada uno de los anteriores factores. 2 tamale suena ua ab trees eet Taso as nh? 4485 ate se hale entre os 600 de 05 2000 m, En latitudes medias, el tope 4° °F — — xs sonias ronda 28 9°17 Ks Din stormeis sien « ere penear eta estates enegecosn (a as rhea 2 ok de altar va enos en un diatipico de tormentas de prinaverao verano, soot stale eno llo qe no arsn degen era, son a aparici, a media mafana de pequeos ci 3 uml), preferentementeen zones de mata fr snes mare ustamente evel de ondensaén yee wee pas ae forma como consecuenca del ie clio yhimedo ‘Simple una térmica (corriete de aire ascendent) ‘Iiny iestablidad atmosérica, en poco tiempo obseraremos énolascimulos an engordando yocupan cada ver una mayor por- finde ca Su Base pasa a ser de color gio que delat presen- saemsulnterior de gotitas de agua de mayor diémetro Ena parce stir comienzan a aparecer las primeras protuberances previas st geacin de la nubetormentosa Sasoucin de continuidad, los cfmulossguengenand uray ‘esadose cadaver mas grandes. La conveccin vagenerandoenr- "eshubs de desarrollo vertical (Cu congestus) cua pare superior ‘emeuerda micho a una cli Bn ess momenta in el Sadelorment, que poemos dvr en ese * Etapa de evimulo o desarrollo: Durante esa fase, en mube ‘ermentosa dominan dnicamente los ascenscs de aie 62 ‘apa uele durar entre 15 y 30 minutos, yen ellasecondenss §a gran cantidad de vapor de agua. Llega un momento ©) {We ls gotas y los granizos que se han formado dentro dela "ube alcanzan un tamafo tal, que las ascendenclas no pueden ‘stenerlos por més tiempo e inician su calda. Con la primera veo mean mH —— — corriete descendent asociad 4 €5 PeCTpMaCon sig, siguiente e272. a apa de madurea: Esta fase se caracteriza por la de asceososy descenss de are en el interior dea ute mentosa, i bien van ganando protagonismo los descens detriment de os acenses Al haber preciptacién dnt cimul, as tas los granins arate en scald sen friodelosnivelessuperioresalosinferiores. Esa eslaraingy la que una tormenta da lugar aun descenso tan acusado dey, temperatura, aparte de las violentas réfagas de viento que ye nera el aire frio al impactar contra el suelo y esparcirse. Dura. te esa etapa, que suele durar entre 20 y 30 minutos el ims ‘ongestus aleanza su méxima altura, adquiriend la condin de cumulonimbus. El didmetro de la eélula tormentosa es tam. bién maximo en este punto, y lega a ocupar una supertie de unos 200 km La actividad tormentosa alcanza su momento culminante, Ademés de los fuertes aguaceros, ocasionaimente con granizo se producen las descargas eléctricas. ‘+ Etapa de disipacién; La ditima fase de la tormenta, de aproxi- madamente media hora de duracién, se inicia al desaparect 1a conveccion Se corta el suministro del «combustibie> a ‘hasta ese momento habia hecho crecer la nube. Los desce sos de aire pasan a predominar en el moribundo cimulo. fl tope nuboso se transforma, desaparecen las protuberances ‘en su parte superior y aparece el caracteristico «yunque® [i is). Esta estructura, facilmente identificabe, suele remot |2 parte alta de los cumulonimbos. Con frecuencia, él Nave de ellas 5 la de asimilacién de los datos. Diariamente s© regis: ~say ts Faber ~ in tran en odo! mundo millones de tos metooroliea de tad El modelo debe construi.a partir de es0s datos (que se diseibuye forma muy irregular por todo el planeta), un estado inicial de be feraes decir debe asignar unos valores cada punto dela malas apuntada. Hecho esto, el ordenador se pone a resolver las, ieee Jota ste cuoer eleanor ec Se vrais como la pesn atest atempersurn eye Erremlad al de exe proces deca e una pica de nimeros que constayela sega fase. tino pss ne fase consist en atwasfomacin des mars numer aeenn, una sales rfc, on los ierentescampes meteorpee at) aue denen au copsttn os mctearlogoe era dig ha hecho posble que eualquler persona interna pueda acceder a muchos de eror mapas de predict atv de Internet Aparte de os clisicos mapas de icbara rents eo trunor mech otos, de varlcles como a temperstin oe veces 1 ditntonnveles de atmbstera.Tamblen Se puede aceder a mane ton i pecptacin preva © con pardmetros también pre ton lgadosa a inetablidaatmostrca, muy Ges cuando te ‘mos or delanteuna stain tormentosa Aunque solo un pred brofesonalexperimentad puode extra todo el jug tan lay Hada lformac, cig aficionado ala meteoroloia, med mente instrudoen estos temas, puede hacer sus pinto dsb det estmlante ego de a preci dl empo. La fabildad de los modelos es bastante lta en la pred corto plazo; es decir, no més alld de 72 horas. El grado de acierto de- Dende mucho de laescaa en aque nos movamos deli dest 66m meteors No obtante, podemos hablar de una bled ‘cercana al 90% en la prediccién a dos dias. El avance en la prediccio" numérica ha ido en paralelo al de los ordenadores. Las predicciones# ‘cinco dias emitidas en ta actualidad tienen una fiabilidad comparable Le prea mecoraigicn us | naa cos para os dos dls siguientes (2 48 horas vista} que ce vine af05 | Tein 8 nga de los métodos empeado esa panacea sackler yptrizaciones que tienen en cuenta los LAM (como, 5 ear un determinado tipo de suelo, con as inp proemP.ene en sintercambios de calor on el ale) paratrtar ge? Of fendmenos fisicos que las modelos més grandes spe or alto, no dejan de ser burdasaproximacones dla las condiciones de contorno dels zanas donde ets sae icon sus fronteras, est fjadas por los MCG, porlo que abs ay menor grado de acierto de un model de éealitada stot peda dela sald del modelo declan general ra perordenadres actales Son tan potentes que no slo hacen ceunlndelo de turn en unas pocas horas obteniendo camps me- Cobos de istinta variables para diferentes horizontes de predic- Siawedantela técnica de Ensembles (prediein por onjunts) se co- folds nceunta crasiones En nun decors tra igeramente las condiciones inciles, de manera que se obtienen ‘ees stucones que se agrupan en funci6n de su probabilidad de sareacia Suge de esta manera el concepto de predecin probabis- ‘ai estado de tiempo futuro tene asignada una determinadapro- ‘iy sete la iea del acterto/falloen el pronéstico. Monasaprendido a acotar la incertidumbre inherente la evo- ‘un ftura del tiempo atmostérico, lo que supone un importante Sstn4tconocimientoclentifico yun salto cuaitatvo con respect ‘ssa clisicas de los modelos. A pesar de ello laleteo de la ‘wrpord ala que se refirié en su pregunta el meteorélogo Edward (ae (1917-2008) jmpone unos limites ala predicion meteo- 3 tmpuestos por el comportamientocabtico de la atte. | sre ea ena! peceicapie 16 rent metoigce {A cuéntos dias podremos predecir? Puesto que, presumiblemente,dispondremos de o ‘vex més potentes, cabria pensar que dentro de eee alcanzaremos tdéntica exactitude los prondsticos a cen, ‘as, para la segunda mitad de siglo podriamos saber con sac rn armanad dpe icc Sin embargo esto nunca serd posible. Nuestra capacidad pea tiene un mite que no ests impuestonicamente por la petneann cdleulo de los ordenadores. En 1962, Lorena, que ejercia de profesor en el prestgos un (nstituto Tecnolépico de Massachusets), demostré esa impestae dad al comprobar que la atmésfera es un sistema gobernate por ig leyes del caos. Somos incapaces de establecer con absolutapeviage estado ical de la atmésera,ye30 nos lleva a no poder predes e forma fable el tempo mis alld de una semana o der dias lo sumo, En palabras del propio Loren: «La dependencia sensible de las condiciones iniciales en sistemas dindmicos no ineales como a _atmndsfera] es a responsable dela aparente aleatoriedad en ls pro- cesos observadost, ‘Ast las cosas, el principal reto dela prediccién numérica no st cen predecir el tempo cada ver amis dias vista, sino en gaat pre si6nen los pronésticos a muy corto, corte y medio plazo, donde av da aio un amplio margen de mejora Por otro lado, lpotencial es productos probabilsticos es muy grande y todavia se ha explotade co, por lo que en los proximas aos, previsiblemente,iremes Vit do una imptantacion cada ver mayor de ells. Et hombre del ie» tendré que integrar cada vez mas en su discurso el lenguaje de probabilidad, él cambiante clima soe a tcpaen ante aatetecets atemancia de frio y calor tus da historia, nuestro planeta ha sufido todo tip deava- tnd El comportamiento del clima tiene bastantesrasgos ‘tania on de tiempo atmosférico, Todo se reduce a una aler~ sis gular defo y calor, lo queen e caso del clima denies ‘uceniscanblasclimiticos, Durante los aproximadamente 4600 ‘egeetiene la Tierra, han tenido lugar siete grandes eras glaciales. A tarde, darante a mayor parte delahistoria de nuestro plane {dea sido mucho mis célid que e actual. la actualidod ‘tera seal inmersa en su stim eraglacil*s bien estamos ‘do unafase clida que ha hecho salar las alarmas. =o ta 88 To roe comer ie aes Mesa Man inert act, qu an prt mbna poe emcees ctrstnmede gaacn nes rs de os ~ay 2g aver metrcigco Stores Jo un cambio ciimatico bastante abrupto que cambig poreon eae fisonomfa del planeta. Gran parte de la superficie, trees ne Ge hielo, lo que dio inicio a la primera gran era glacial eS Blanca» (asi se conoce en el argot cientifico) mi Tot arta = poor leer eae eee SS eae ) perduré alrededor volvé a calentarse, La m0 se cubriala There 2 ms compleos. Aa nae elo exremo ented de neg. © Conca tmbia cor abl Ge ie, ianbionectna = firme aparecieron, también, los primeros rept ost To extrem 3 ENNIS en ea Oat ‘on pune vramente distinto al de 6pocas anteriores. Las terrag prey a modo de pandas de dk stam auece | yron por aquel entonces a estar agrupadas en el | foutiem Movie. Cone! paso del iempo, Pangea eu fae | ese que hace unos 50 Ma, queds establecida una distribu oa sy océanos similar la actual. Dicha crcunstanci, ie orn con otros Factores Internos (actividad volcinica) y a némicos), tuvo una implicacién muy importante en el eco poste Ya QU as orets marinas wes y pofundas) pasaron a ser las grandes modvladras ‘tere nr sdameme 25 Ma comena mae aD snc a do inluyendo en el comportamlent climtico east catermart:el sitio de los periods geolgks, ene puna inmersos El Cuaternaio se caracteriza por una ake ‘Seandereglar queen otras 6pocas dela historia googie del fede clos ros (laclacones) yeild (prides intergiaca }eldtina dels cules —el Holoceno— es el que nos est chlor Agunes autores comienzan a hablar ya del Antopoceno tenders alagpoca en que os seres humanes hemes comentado titel cima, {sasuesion de glaciaciones y de ciclos interglaciales como el actual, |, plcaen parte gracias ala teoria astronomica de Milankovitch, que } Sones cuenta las oscilaciones de tres pardmetros dela orbitaterreste: tzstcda, ta precesin y a oblicuidad; esto ace que cada certo ‘spo (rarios miles de afi) legue menos cantidad de radiacén solar 4 ‘con el consiguiente enfriamiento y el inicio de una glaciacl6n. ‘rémno eda, as aiaclones duran utes 100000 fs, metas ‘locos interglacalessulen durar del orden de fos 10 00, eon ‘portant variaciones de unas a otros, Durante ls paca femarias el manto de bielo polar alcanza las latitudes tempagar ‘como ocurrié en Europa durante la dltima glaciacion, “tly Clima y civilizacion Pere Spoon p Se ee Fagin oe cermenars Uren aeataniaa ran re din ee a ee See ee ec Sree eet eee a ae Se ee ee Bo ae ee eee ee eee pa ee ‘Tierra —Ja glaciacién Warm o Wisconsin— comenzé a mostrar sus rimeros sintomas de debilidad. Las temperaturas empezaron a subi, eres ee ee ‘notable, tanto en latitudes altas como templadas de ambos hemisferios. ee Brees ae eee ees ee en sin tener eg tO sometido a] de épocasfras y de distino signa ont cine ai a a apuestros antepasadosnolesquedé mis remo que torch ier Ges a a ae sre try vecolectar algunos utos cuando as condones oro permian Ls neanderales, pear de er mis fromafiones, se adaptaron peor alos rigoresglada- fueron desapareciendo, sy 922 del hombre de Cromafién en Europa conc con Lae ee moat ponm ey a po favrecié el desarrolo de la caza y la agrcaara La cary cvilizacion occidental surgi hace unos 5000 aos oe mia,y e lima fue decisivo tanto en e lorecimiento de eenesopotamia.¥ oe iepersciudades antiguas cultura, como en qealgunosm- rritos anes, una fae clida, que situamos entre lato 13 000 tfitoo0aC.permitiera un movimiento migratorio desde Asia hacia lnvicaa través del estrecho de Bering, lo que desmontaiaaexten- duacreenia de que los pobladores del norte de Europa fueron los ins en legar al continente americano. los dates paleocimaticos,registros de lo més variopintos que jan pistas sobre el cima del pasado; parecen confrmar que en- ‘elsafos $000 y 3000 a., y después de una nueva vueltaal fioy ‘pundes sequis, el clima volv6 a templarsey aserméshimedo,y ‘eemaceris pr su benignidad, lo que habria permitido etalecer ‘tandentos permanentes en las tierras fries situadasente los ‘oo Tigs yEufrates, alli se fundaron la primeras ciudades las det "pea dels hits, erletamente, en las riberas del rio Nilo surgleron los einos del Bj gino, Confluyeron allt diferentes pueblos nomadas que ques ‘ee cat nae re eg on cot rere rales opr sae ‘Sis eantoar eimai ae po te hemor rap ooo atconboe cna = = Alunvero | _——— } oe Romano toc6 techo hacia el ao 40 $e vleronforzados a abandonar la pertodo Célldo 0, Ven asentads, fueron agence IMT Stharay qu yq, | sO, tmperi omano comenz6 2 desmoronare Losi Cain de ssn ae a 8 sind con e/g yin ca es gos epee debidoa que el SShars meres eee reNaNeO migratoria ug | ee puropa 1 qu F264 os pueblos bras despa to, como consecuencia de unas prolongedas senting nee aeser- | att gr, abriendo eala vor mds brechas en las fontras mtg rcren co mscdonee a etna | tM toned ene ie 5 rue ania se cambio climitic ene ure Aapeling nee eeeittad «| eS NPETS cao su ovigen en Ext, de ab passa ner Tedionescenrigg sil B's romano, reduclendo su poblacin cestalamitad. Saharianas habfa zonas boscos sas y abundaba el agua. Ya Herodone ir (484-h. 426 a) dojé constancia en sus escrito ni Mee cosechas la resin delosbirbareselimperio. eet uted! stars cental Lael sateen angus dando paso sla dpcamsoscun deeb dimético. ales temperaturas con las que arrancé el medievo nose mat I decive de ia ctilzaion egipciacoincdé ene tempo con La eto ese period strc, sino dncament asa xpansién del imperio romano, que pudolevarse a cabo gracias en an 100 ede. fue durante la Alta Edad! Metiacuanio fray ‘buena parte, a las bondades del clima relnante, La ciudad de Roma puede Buropa trtaba de fro, Se sucedfan los invirnos Vargas Y fe fund6 enel ao 753 aC, pero n0 fue hasta elsiglo12C, cusndoel qos, con frecuentes Olas deo, stendo el esto de las estr Imperio, ue poraquel enfonces dominaba toda la peninsula la, nna menudo, fescas y luviosas. Mientras queen Escandinava fue gobernado por emperadores,nilindose la expensién {in ete suaviando hacia nals desig ven Cenroeureys A principios de la era cristiana, bajo el mandato del emperador_ ‘atrmsicin del fro al calor se posterg6 hasta los tiempos de Carlo~ ‘Augusto, el clima que dominaba en el Mediterréneo era caluroso y ‘majo es decir, desde mediados del siglo vi hasta principios del 1 més himedo que el actual lo que permit un nivel de prosperdad aca el ao 700, en atitues alts del hemisterio nore sinks en Ia regién. Las abundantes cosechas que tenian lugar en zonas ' periodo célido bastante excepcional, que se prolongé aproxima- ‘como la peninsula Ibérica (la Hispania de los romanos y consideraéa ‘anente hasta el afio 1200, y que en climatologia recibe el nombre «cel granero de Roma») o el norte de Aftica, permitieron la extraordl- ‘4Fequedo Optimo Medieval. En la actualidad, hay un gran debate eee re einen ngne —_ Seesesten dio pros enamine 87° ral, mas suaves que los actales,y no sola en la zona meitercine, Bee eee ee a fran bret sino en buena parte de Europa. De hecho, el cutivo de a vid se habit “Leploradorvkingo Erik el Royo (950-1003) intaarseen Groenlal- extendido por gran parte de Alemania ¢ Inglaterra, hasta el punto de Gainaes el a sedente de Noruega, Y8 ve ‘que este ditimo pats, hacia el aio 300 de nuestra era, no necesitabé whan eae a sgt re gles compataban importar vino para cubrir sus necesidades. i is ‘quel nuevo teritorio, fo bautizaron como Groenlandia, a4e dominar ese tipo de paisaje, host, permitié a Bik el Rojo y los suyos asentarcen Tanente y establecer una colonia, El apogeo de esa fase célida ocu ae its Ti6 entre los aos 1100 y 1399, cambio de la sucesién de ator iezmé las cosechas de frescos yhémedos, con muy pocainslacin, reales y vid. La transiion del calor al flo se earacrens thera ora as a Sw cada vez mds fro, Se inicaba la Pequefa Edad de Hilo (PEN) ak Perfodo muy frfo de la historia que se prolongs, con aeibaos, ne mediados del siglo xix Alo ctmatslogos les quedan pocas dudas sobre lain luencia que ejerelé ese recrudecimiento del cima en la magnitud que alan a peste bubenica, més conocida como a Peste Negra ola Gran Plaga gue ‘vo lugar entre los aos 1347 y 1352, y que se llev6 por dlante la Vida de un tercio de la poblacin europea de aquel entonces. Eider temente, al factor climético habria que sumar otros elementos caves, como la falta de higiene de la Gpoca la earencia de recursos métieoe para combat esa epidemia que transmitan fos oedores, asi comolas guerras que asolaban permanentemente el Viejo Continents. ‘Aunque la PEH no es comparable, ni en duracin nten magnitud.a una glacacién como la Wiirm o cualquier otra, fu lo sufcientemente importante como para influir de manera decisivaenel desarrollo de Ja ivilizacién europeay de otras partes del mondo. Ei nécleo dur de | PEH Jo consttuyen uns 150 aif aegudos, con ivernos rot 4 muy frios y veranos cortos y frescos, aunque en dicho peridot ‘cambio climético no fue global, pues hay indicadores que apantan setenv de 814 ham el Tes bla re Bacay td anes ps a amare City Roud. Como stapes eat (haley eat leo de comercintes toe Epo, (wind hemisero sur apenas se notaron sus efectos (com el paso ‘tempo ambos hemisferios suelen ir cambiando en lo que al ses ‘enfere) Tarmpoco podemos dar una vnica fecha de inicioy de on {©3PH,yaque hay importantes desfases temporales dependiens® ‘ebsregionesafectadas. No obstante, suele considerarse el perfodo 50-1700 como el mis frio, dado que se inicia el enfriamiento en lugares a finales del siglo xtv, y se prolonga en otros non nels del x, con importantes altbajos a lo largo de s0s cs ‘> sios de historia i mein eet atin eoletaos de la EH coicidieron prcticamente ey ering ec een “se mcorloicos hala 1850, Por aquelia€0ca, en la que lg gore del io fueron apacindse el lia su grandes alba ox con aos extraodinariamenteIuvi0s05 como 1846, en que se inundaron Jos campos irlandeses y se pudrieron las patatas. Ello provoc ea sla verde la Gran Hambruna. Murieron hasta un mt Tn de personas causa del hambre y las enfermedades, y muchos dels auperivientesemigraron a Gran Bretaia y Estados Unidos, tna nueva prueba da poderosainfuencia que erce y eercerdcl lima en histori Las sciedades humanas son vulnerables 2 los cambio climé os algo queen actualdad vuelve a ponerse de mantles con et -asunto del calentamiento global. Aunque histéricamente el clima no ha sola lea causa que ha provocado el deliv ola desaparicén de una determinada cultura, imperoo cvilzactén, siempre ha so unode os factores ave del asunto, sin el prinlpal, ‘Sicomparamoselperiodo que va desde 1850 hasta nuestros dias —cubierto en su totaidad por repstros metaoroldgics instrumen- tales — con otros perodoshistrices anteriores, pademos conside- ‘atl cide benigo lo que, sin duds, ha contibuido al crecimiento ‘econémico dela poblacién mis importante acontecido alo largo de toda a historia dee humanidad. Bn todo ese empo el cima no se ha comportado de manera un- forme sine que podemos dstinguir tres grandes periodos. El primero ells va desde 1880 hasta a década de 1940 y esti caracterizado Por una ecuperacén continua, lentaysotenida de las terperatars Dichatendenca se quebré entre ls décadas de 1950 y 1970 (época e™ 4a que algunos climstlogosvaticnaron la legada de una nueva 8° iain), par incase entos aos ochenta del siglo una nueva f2s° ‘ident que nos encontramos ena actaldady que los cent canon ine ———— relacionan Inequivocamente con las emisiones al stmésfera de gases ‘Je efecoinvernadero consecuenci de las actividades humanas, “Todos los seres vivos que habitamos la Tle interactionamos ‘onel medio atmostérico y con el resto de subsstemas que forman Gf sistema cimético, inuyendo notablemente en el clin, Enla que fespeca alos seres humanos, dich infencia fue de escasaimpor- fancia a escala planetaria hasta hace relatvamente poco, pero ens titimas ds siglos y medio, especialmente en las tres kimasdéca- fdas nuestra huella en el cima se ha ido manifstane de forma cara t inequfvoca, Nos hemos convertio en uno delos principales mod Jadores del lima terrestre. Las proyecciones climaticas eee neta blecié por vez primera que las moléculas de vapor de agua y de COy Anfrarroja. En el afio 1861, Tyndall | postulé que los cambios en la can= 11927) fue més alld al afirmar que si se duplicara la ‘concentracién ner mares ne ee, nl attr, a temperatra global bila entre 4 y 5 oc. “ambien se dio conta de lasconsecuencas que podia tener la pro, sresva industilizacién, y advrt6 que la combustién del carb puede inducir un adestacad incremento en Ia concentracién de co, one eanscurso dels aos Motos ya en el siglo XX, el ingen: ro e inventor inglés Guy S,Callendar (1898-1964) fue el primero en relaconar lo cambios deca a largo plazo con las emisiones de {210s de efecto invernadero (CEI) de origen humana” El primer cientfico que quiso conocer cual es el destino de las roléculas de CO, emitidas ala atmésfera fuel estadounidense Char. les David Keeling (1928-2005). Gracas al equipo instrumental que {nstalé en 1957 enol observatori hawalano de Mauna Loa se tuvo laprimeraevidencl ndiscutibe, del aumento que, al menos a partir ‘de ese moment, esti teiendo la concentracién de CO, en la atmés- feraCuando Keeling nei la serie de medidas que conforman su fa ‘mosa curva acendente de dientes de siera (ala curva de Keeling), ‘cha concenracin alanzaba las 315 ppm (partes por millén en ve- Jumen). Ena actalidad supera holgadamente as 400 ppm. Esta tendencia alcista se observa en todos los observatorios del ‘mundo dande se midela concentracién de CO, en la atmésfera, polo ue tata de un fendsen loba lo mismo que el alentamient, stbien en ambos casos la distribucion espacialy temporal no es igual twos, apa ear vadne ee Sfonales lads al ciclo anual de la vegeacdn— alas queseveso- an Pra at de se a (leanzando un maximo a finales aca imrs yun min pric dl inven), 50 conce- les medias del hemisferio norte, ado que Staoerac rca yeni cnn can nc ee ae empress Samet eee us hay una mayor presencia de focos de emis yy2onas industrials). ‘mis (grandes cudades Desde encode a Revlulénindustal— ue podenes sun h- 6ia1730—lasemisones dele prnctples GE no hand decor faumento a sido especialmente pronuncad en a mas er Caos, uma tendencia qu, lejos de smi, sigue sumentante ta Gecenio 1991-2000 el aumento aescaa goal de a concern te C0, fue de 15 ppt mientras que en el deceio suet 2001-2010) tlascenso fue de 23 ppm. Erm de crecimiento asada ena qu, tna masa de carb y otros combusthes ies —que eno tines ‘noth experiectene ls lads pl hg cm CS tlndina la cabeza est dtr sin ida, del comportaminteberado tneO,y cro GEL El aumento dela concenacéndeston ees factor que ms est contribuyendo a clentamienta ba sn okier nostampoco dela inlunciaen el clima de las faoes acres “Aunque los centfcos comenzaron a eerie al cambio cmt copa Kowticar esa evlacn Sea dal tin de a qn on ps somos responsabes el componente atmostic noel ic ques fst viendo afetae, También oestinsiendo ls ocbanos (ros 1a) as grandes masas de biel (ciostera) yl bioiversiad xen enepanetacicls naturales fuertementeacpladsentrelosiintes componente, lo que oforga mayor completa al asin Pre spar ‘comprendercémo puede eolucionareclima de mies plane en las prximasdécadas y sigs, es neesari tener esa vsén global y sana enelconocmiento no slo dela atdsfer, sino de cada wo. des deméssusisemas qe forman el sistema climatic. Para eraluar como estamos influyendo los sere manos en @l- "may cémo puede evolucionar este en el fturo, en 1988, bj a Peraguas de Naciones Unidas, se constiuyé el IPC (Pane inter ‘ernamental de experts sore el Cambio Climatic}. Su sometido f= esigutente;