Sei sulla pagina 1di 28

Lucero del dia no cae

wdnsfkljf

Nuevas

dsdklfn

Blogs

Foros

Busqueda avanzada

Buscar

Oj ojo ojo kkca

Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

Drogas

Enviado por arturo_cuevas

Partes: 1, 2

Indice

1. Introducción

2. Las Drogas

3. Clasificación de las drogas


4. Tipos de drogas según sus efectos

5. Estimulantes

6. Consecuencias sociales, legales y económicas del uso de drogas

7. Conclusión

8. Bibliografía

1. Introducción

La drogadicción es una enfermedad que tienen su origen en el cerebro de un gran número de


seres humanos. La enfermedad se caracteriza por su cronicidad o larga duración, su progresión
y las recaídas.

Se debe entender que el adicto seguirá siendo un adicto mientras viva, es decir, que el
individuo se rehabilita para poder vivir sin consumir la droga y, de allí en adelante, éste será un
adicto en remisión, no estará usando la droga, pero para mantenerse en ese estado de
abstinencia o remisión no podrá bajar la guardia.

2. Las Drogas

Drogas

Son aquellas sustancias cuyo consumo puede producir dependencia, estimulación o depresión
del sistema nervioso central, o que dan como resultado un trastorno en la función del juicio,
del comportamiento o del ánimo de la persona.

El término drogas visto desde un punto de vista estrictamente científico es principio activo,
materia prima. En ese sentido droga puede compararse formalmente dentro de la
farmacología y dentro de la medicina con un fármaco, es decir que droga y fármaco pueden
utilizarse como sinónimos. Los fármacos son un producto químico empleado en el tratamiento
o prevención de enfermedades. La farmacología es la ciencia que estudia la acción y
distribución de los fármacos en el cuerpo humano. Los fármacos pueden elaborarse a partir de
plantas, minerales, animales, o mediante síntesis.

Existe una segunda concepción que es de carácter social, según ésta las drogas son sustancias
prohibidas, nocivas para la salud, de las cuales se abusan y que en alguna forma traen un
perjuicio individual y social.

Como se ve, un elemento importante es la intencionalidad y el propósito de alterarse


mentalmente en algunas de las formas, ya sea deprimiéndose, alucinándose o estimulándose.
Luego nos queda el problema dónde actúan estas sustancias, ya que todas estas drogas tienen
un elemento básico en el organismo que es el sistema nervioso central el cual es la estructura
más delicada y el más importante que tiene el ser humano, y si estas sustancias actúan sobre
esas estructuras dañándolas, perjudicándolas, indudablemente que van constituir un elemento
grave y peligroso para la colectividad; para la salud individual y lógicamente para la salud
pública.

3. Clasificación de las drogas

Según su grado de dependencia

Drogas Duras

Las drogas "duras", son aquellas que provocan una dependencia física y psicosocial, es decir,
que alteran el comportamiento psíquico y social del adicto, como el opio y sus derivados, el
alcohol, las anfetaminas y los barbitúricos.

Drogas Blandas

Son las que crean únicamente una dependencia psicosocial, entre las que se encuentran los
derivados del cáñamo, como el hachís o la marihuana, la cocaína, el ácido lisérgico, más
conocido como LSD, así como también el tabaco.

Esta división en "blandas" y "duras" es cuestionada por muchos estudiosos del tema ya que
consideran que se podría sugerir con ella que las "duras" son malas y, por consiguiente, las
"blandas" son buenas o menos malas y no es así, ya que a partir de determinadas dosis y según
la forma de ser administradas, las drogas "blandas" pueden tener efectos tan nocivos como las
"duras".

Hay que tener presente que a partir de determinadas dosis las drogas denominadas "blandas"
pueden tener efectos tan nocivos como las consideradas "duras".

La dependencia es el estado del individuo mediante el cual crea y mantiene constantemente


un deseo de ingerir alguna substancia. Si éste deseo se mantiene por mecanismos metabólicos
y su falta crea un síndrome de abstinencia, se denomina dependencia física. Si la dependencia
se mantiene por mecanismos psicosociales, suele definirse como dependencia psíquica o
psicosocial.

Desde un punto de vista farmacológico, las drogas se dividen en narcóticos, como el opio y sus
derivados la morfina, la codeína y heroína; estimulantes, como el café, las anfetaminas, el
crack y la cocaína, y alucinógenos, como el LSD, la mezcalina, el peyote, los hongos psilocibios
y los derivados del cáñamo, como el hachís.
4. Tipos de drogas según sus efectos

Narcóticos

La palabra narcótico es un vocablo griego que significa "cosa capaz de adormecer y sedar". A
pesar de que esta palabra se usa con frecuencia para referirse a todo tipo de drogas
psicoactivas, es decir, aquellas que actúan sobre el psiquismo del individuo, el campo de los
narcóticos se pueden dividir en la actualidad en varios grupos, que son los siguientes:

Opio, opiáceos y sucedáneos sintéticos.

Neurolépticos o tranquilizantes mayores.

Ansiolíticos o tranquilizantes menores.

Somníferos o barbitúricos.

Grandes narcóticos o anestésicos generales.

Se trata de drogas con composiciones y orígenes distintos, que tienen en común su efecto en
el organismo, aunque éste se manifieste en manera y en grado diferentes.

Pero el elemento fundamental que las une consiste en que todos los narcóticos causan
adicción física. Es adictivo aquel fármaco que, administrado en dosis suficientes durante un
período de tiempo relativamente largo, induce un cambio metabólico. Cuando deja de
administrarse desencadena una serie de reacciones conocidas como "síndrome de
abstinencia".

Neurolépticos o tranquilizantes mayores

Se trata de sustancias utilizadas para tratar la depresión, las manías y las psicosis, y muchas de
ellas se venden sin prescripción médica en la mayoría de farmacias. Entre éstas se encuentran
las fenotiazinas, el haloperidol y la reserpina.

Conocidos como neurolépticos (del griego neuro, "nervio", y lepto, atar, producen un estado
de indiferencia emocional, sin alterar la percepción ni las funciones intelectuales.

Sumamente tóxicos, poseen efectos secundarios tales como parkinsonismo, destrucción de


células de la sangre, arritmia cardíaca, anemia, obstrucción hepática, vértigos, retención
urinaria, estreñimiento, irregularidad menstrual, atrofia testicular, congestión nasal, bruscos
ataques de parálisis muscular, síndromes malignos como hipertermia y muerte inesperada.

Ansiolíticos o tranquilizantes menores


Habitualmente usados para tratar las neurosis, la etimología de su nombre, ansiolíticos,
significa "liquidador de la ansiedad". En el mercado español se comercializan con distintos
nombres.

Según estadísticas farmacológicas actuales, estas drogas constituyen la mitad de todos los
psicofármacos consumidos en el mundo, a pesar de que producen un síndrome de abstinencia
muy grave.

En dosis mayores funcionan como hipnóticos o inductores del sueño; también algunos se usan
como relajantes musculares.

Producen letargia, estupor y coma, con relativa facilidad. En caso de adicción pueden inducir a
la aparición de alteraciones hemáticas.

Al abandonar su consumo pueden aparecer episodios depresivos, desasosiego o insomnio, que


suelen ser muy duraderos.

Somníferos o barbitúricos

Estas sustancias se popularizaron cuando en Estados Unidos aparecieron las primeras leyes
que prohibían el alcohol, el opio y la morfina.

Su uso puede provocar lesiones en el hígado o en los riñones, producir erupciones cutáneas,
dolores articulares, neuralgias, hipotensión, estreñimiento y tendencia al colapso circulatorio.

La intoxicación aguda puede llegar a provocar la muerte, que sobreviene por lesión del cerebro
debida a la falta de oxígeno y a otras complicaciones derivadas de la depresión respiratoria.

La dependencia física se genera entre las cuatro y las seis semanas. Con frecuencia, el
síndrome de abstinencia suscita cuadros de delirium tremens.

Grandes narcóticos

Existen varias sustancias usadas en anestesia general que merecen estar incluidas en este
grupo por su capacidad de producir sopor o estupefacción, mayor que la de cualquier
estupefaciente en sentido estricto. En dosis leves produce una primera fase de excitación
cordial, como el alcohol, y luego sedación y sopor.

También generan tolerancia y, en consecuencia, adicción, pudiendo ocasionar intoxicaciones


agudas, e incluso la muerte.

El fentanil, dentro del grupo de los grandes narcóticos, posee cuarenta veces más potencia que
la heroína y es el más usado actualmente en las intervenciones quirúrgicas, debido a su bajo
índice de toxicidad para el corazón y para el sistema nervioso
Opio y sus derivados

Con el nombre popular de adormidera o amapola se conoce el fruto del cual se obtiene el opio
y sus derivados. Es un polvo de color tostado. Se extrae de los granos que contiene el fruto y
entre sus usos medicinales se encuentran la supresión del dolor, el control de los espasmos y
el uso como antitusígeno.

Además, existen referencias con una antigüedad cercana a los ocho siglos del uso medicinal
del opio que hacían persas, egipcios, babilonios, árabes y griegos. Los asiáticos descubrieron
sus posibilidades estimulantes y placenteras y comenzaron a utilizarlo con ese fin. Entre sus
derivados se encuentran la morfina, la heroína, la metadona y la codeína. Todos ellos pueden
brindar extraordinarios beneficios terapéuticos si son recetados y controlados por un médico,
pero el uso descontrolado produce efectos devastadores.

El cultivo de la flor del opio se origina en el sudeste asiático (Birmania, Tailandia, Camboya y
Laos). En los últimos años se ha extendido a otros países, como Colombia, para asegurar el
suministro constante a los grandes centros de consumo.

Los opiáceos se presentan como polvo para fumar o solución inyectable. Este narcótico
produce un estado de euforia y ensoñación; una sensación de éxtasis que se acorta
rápidamente a causa de la tolerancia. Al poco tiempo de uso, los adictos experimentan
síntomas de abstinencia entre una y otra toma, que se caracterizan por presentar un cuadro
pseudo-gripal en el curso de las primeras 12 horas: estornudos, sudoración, lagrimeo, bostezos
y dolores musculares. Luego de 36 horas de abstinencia los síntomas se intensifican. Aparecen
escalofríos, sofocos, insomnio, diarrea, incremento del ritmo cardíaco y de la presión
sanguínea. Si no se repite la toma, los síntomas declinan en los diez días subsiguientes. En
cambio si se prolonga su uso, se inicia el camino de la dependencia sin atenuantes, cuyos
efectos físicos son:

Epidermis enrojecida.

Pupilas contraídas.

Náuseas.

Decaimiento de la función respiratoria.

Pérdida de reflejos.

Falta de respuesta a los estímulos.

Hipotensión.

Desaceleración cardíaca.

Convulsiones.

Riesgo de muerte.
Los efectos psicológicos son similares a los de otros estimulantes:

Euforia.

Energía.

Placer.

Vigor sexual.

Pero en cuanto decae la acción de la droga, aparece la angustia, la depresión, el abatimiento y


la desazón.

El opio produce adicción, tolerancia y dependencia física y psíquica. La intensidad del síndrome
de abstinencia, y su gravedad, depende de varios factores: tipo de droga, tiempo de uso,
personalidad del consumidor, etcétera. Los primeros síntomas comienzan a parecer ocho
horas después de la última dosis con lagrimeo, sudoración, bostezos y sueño agitado. A
continuación los síntomas se agudizan gradualmente y aparecen: irritabilidad, insomnio,
pérdida del apetito, debilidad y depresión. Le sigue un cuadro gastrointestinal severo con
náuseas y vómitos, dolores, cólicos y diarreas, lo cual provoca una deshidratación importante.
Le siguen flashes de frío y calor, contracturas musculares y dolores óseos en la espalda, los
brazos y las piernas.

Este período intenso dura alrededor de diez días aunque existe un efecto residual más largo
que provoca alteraciones en la conducta que inducen a una recaída.

Alucinógenas

Las drogas conocidas como alucinógenos son fármacos que provocan alteraciones psíquicas
que afectan a la percepción. La palabra "alucinógeno" hace referencia a una distorsión en la
percepción de visiones, audiciones y una generación de sensaciones irreales. La alucinación es
un síntoma grave de la psicosis de la mente y su aparición distorsiona el conocimiento y la
voluntad.

Los Alucinógenos se consideran productos psicodélicos que inhiben los mecanismos de


defensa del yo, y facilitan la distribución de la sensibilidad así como la aparición de imágenes
desconcertantes.

LSD (ácido lisérgico)

El LSD es una sustancia semisintética, derivado del ergot, extracto éste del cornezuelo del
centeno, usado en medicina al final de la Edad Media. También fue muy utilizado en
obstetricia para evitar hemorragias puerperales y promover la contracción del útero. En un
principio fue utilizado con fines terapéuticos en alcohólicos, cancerosos y otros enfermos
terminales para ayudarles a superar el trance. Posteriormente fue abandonada la práctica al
comprobarse los resultados adversos, tales como suicidios a causa de las engañosas imágenes
y terroríficas visualizaciones. También se comprobó que podía desencadenar esquizofrenia y
deterioros mentales variados.

Descubierto en 1938, se considera al ácido lisérgico como el alucinógeno más poderoso,


aunque no el más nocivo. Como fenómenos físicos hay que citar la midriasis, temblores, e
hiperreflexia, también pueden aparecer náuseas, palidez, sudoración, taquicardia y lipotimia.
Los fenómenos psíquicos se caracterizan en lo referente al estado de ánimo por fluctuaciones
del humor, variando entre distintas displacenteras, euforia expansiva tales como verborrea y
risa irrefrenable. La exaltación mística es tal que algunos autores denominan esta drogas como
místicomiméticos.

A la experiencia con esta droga le llaman "un viaje", el cual puede tener una duración hasta de
12 horas. Pero muchas veces éste resulta ser una pesadilla. Algunos usuarios experimentan
pensamientos y visiones aterradoras que crean en ellos tal pánico que muchos han saltado al
vacío provocando su propia muerte para huir de estas sensaciones que identifican como un
peligro real.

Éxtasis o Mdma

La metilendioximetanfetamina (MDMA), normalmente conocida como "éxtasis", "ectasi" o "X-


TC", es una droga sintética sicoactiva con propiedades alucinógenas de gran potencial emotivo
y perturbador psicológico, con propiedades similares a las anfetaminas. Su estructura química
(3-4 metilendioximetanfetamina) se asemeja a la estructura de la metilendioxianfetamina
(MDA) y de la metanfetamina, otros tipos de drogas sintéticas causantes de daños cerebrales.
Durante los años sesenta se utilizó con fines terapéuticos dado que según determinados
sectores de la psiquiatría ayudaba a la comunicación y al tratamiento de neurosis fóbicas.
Surgió entonces la polémica médico - legal, atribuyendo a su consumo repercusiones en la
delincuencia, por lo que finalmente fue ilegalizado. El éxtasis produce efectos síquicos de gran
potencial perturbador. Inicialmente el sujeto experimenta sensaciones de confianza y
excitación, a las que sigue un estado de hiperactividad e incremento en los pensamientos
morbosos. Los efectos del estimulante se diluyen provocando trastornos sicólogos, como
confusión, problemas con el sueño (pesadillas, insomnio), deseo incontenible de consumir
nuevamente drogas, depresión, ansiedad grave y paranoia. Estos efectos han sido reportados
incluso luego de varias semanas del consumo. También se han informado casos graves de
psicosis. Entre los síntomas físicos pueden citarse: anorexia, tensión y trastornos musculares
similares a los presentes en la enfermedad de Parkinson, bruxismo, náuseas, visión borrosa,
desmayos, escalofríos y sudoración excesiva (este último signo es característico durante la
intoxicación).

El aumento de la frecuencia cardíaca y la tensión arterial, crea riesgos de trastornos


circulatorios o cardíacos. Informes forenses indican que en personas con deficiencias
cardiorespiratorias puede producir muerte súbita. Esta droga drena el cerebro de una
importante substancia química conocida como serotonin, lo cual ocasiona cambios en el
estado de ánimo, en las funciones sexuales y la sensibilidad al dolor.

Metanfetamina

La persona que usa "Ice" piensa que la droga le proporciona energía instantánea. La realidad
es que la droga acelera el sistema nervioso, haciendo que el cuerpo utilice la energía
acumulada. Al no descansar lo suficiente y dejar de alimentarse-por la pérdida del apetito-el
"Ice" causa daño permanente a la salud.

Los efectos que causa al cuerpo varían de acuerdo a la cantidad de droga utilizada. Entre los
síntomas observados se encuentran los siguientes: lesión nasal cuando la droga es inhalada;
sequedad y picor en la piel; acné; irritación o inflamación; aceleración de la respiración y la
presión arterial; lesiones del hígado, pulmones y riñones; extenuación cuando se acaban los
efectos de la droga (necesidad de dormir por varios días); movimientos bruscos e
incontrolados de la cara, cuello, brazos y manos; pérdida del apetito; depresión aguda cuando
desaparecen los efectos de la droga.

Mda

La MDA, el fármaco de origen de la MDMA, es una droga similar a la anfetamina que también
ha sido objeto de abuso, presentando efectos psico-físicos similares a los de la MDMA. Las
investigaciones han mostrado que la MDA destruye las neuronas productoras de serotonina,
que regulan directamente la agresión, el estado de ánimo, la actividad sexual, el sueño y la
sensibilidad al dolor. Es probable que esta acción sobre el sistema productor de serotonina sea
el origen de las propiedades síquicas. La MDMA también guarda relación en su estructura y sus
efectos con la metanfetamina, la cual ha demostrado ser causante de la degeneración de las
neuronas que contienen la sustancia neurotransmisora dopamina. Recientes descubrimientos
hechos mediante varios sistemas de diagnóstico por imágenes indican una relación directa de
medios-causa-consecuencia entre MDA y MDMA-dopamina-esquizofrenia.

En experimentos de laboratorio, una sola exposición a la MDA en dosis elevadas o el uso


prolongado en dosis bajas destruye hasta un 50% de las células cerebrales. Aunque este daño
tal vez no sea aparente de inmediato, con el envejecimiento o la exposición a otros agentes
tóxicos pueden aparecer síntomas de la enfermedad de Parkinson con el tiempo. Estos
comienzan con falta de coordinación y temblores, y a la larga pueden causar una forma de
parálisis.

Cannabis sativa - Hachis - Marihuana

El cannabis sativa es un arbusto silvestre que crece en zonas templadas y tropicales, pudiendo
llegar una altura de seis metros, extrayéndose de su resina el hachís. Su componente
psicoactivo más relevante es el delta–9-tetrahidrocannabinol (delta-9-THC), conteniendo la
planta más de sesenta componentes relacionados. Se consume preferentemente fumada,
aunque pueden realizarse infusiones, con efectos distintos. Un cigarrillo de marihuana puede
llegar a contener 150 mg. de THC, y llegar hasta el doble si contiene aceite de hachís, lo cual
según algunos autores puede llevar al síndrome de abstinencia si se consume entre 10 y 20
días. La tolerancia está acreditada, siendo cruzada cuando se consume conjuntamente con
opiáceos y alcohol. Respecto a la dependencia, se considera primordialmente psíquica. Los
síntomas característicos de la intoxicación son: ansiedad, irritabilidad, temblores, insomnios,
muy similares a los de las benzodiacepinas.

Puede presentarse en distintas modalidades de consumo, sea en hojas que se fuman


directamente, en resina del arbusto o en aceite desprendido de éste último. El color de la hoja
va del verde amarillento al marrón oscuro según el lugar de procedencia. De la modalidad en
que se presente la droga dependerá su denominación: "marihuana" es el nombre de las hojas
del cáñamo desmenuzadas, que después de secarse y ser tratadas pueden fumarse (también
es conocida como "hierba", "marijuana", mariguana", "mota", "mafú", "pasto", "maría",
"monte", "moy", "café", "chocolate", etc.; en inglés se la conoce como: "pot", "herb", "grass",
"weed", "Mary Jane", "reefer", "skunk", "boom", "gangster", "kif", "ganja", etc.); su efecto es
aproximadamente cinco veces menor que el del hachís. El nombre hachís (también conocido
como "hashis") deriva de los terribles asesinos (hashiscins) árabes, que combatieran en las
cruzadas entre los años 1090 y 1256. El hachís se obtiene de la inflorescencia del cáñamo
hembra, sustancia resinosa que se presenta en forma de láminas compactas con un
característico olor. La marihuana es la forma más frecuente, conteniendo de 0,3 a 3 % de delta
THC; la concentración de THC llega al 10 % en el hachís, siendo su efecto diverso según
factores como la velocidad con la que se fuma, la duración de la inhalación, cantidad inhalada,
tiempo que el consumidor retiene la respiración después de inhalar y el estado anímico del
sujeto. El consumo oral, tanto de marihuana como de hachís, implica efectos psicológicos
similares a los expresados en la forma fumada pero de mayor intensidad y duración y con
efectos nocivos potenciados.

La constancia escrita más antigua sobre su consumo data de la época del Emperador chino
SHEN NUNG en el 1237 a.C. También fue conocido por los asirios y griegos del siglo V a.C. En la
India hay constancia de su utilización desde hace más de 2.000 años, con finalidad de tipo
místico en muchas ocasiones. Hay descripciones en el Antiguo Testamento sobre la sustancia,
aunque de forma vaga y no comprobada. Hay casi absoluta certeza de su consumo por los
griegos según unánimes referencias doctrinales, así como por los romanos, siendo los árabes
los que la comercializaron en su área de influencia. Posiblemente las tropas de Napoleón la
extendieron por Europa, en el siglo XIX. Los árabes utilizaron la droga como calmante de
enfermedades mentales. Terapéuticamente se aconsejó para tratamientos de insomnio y
como sedante para el dolor. También se prescribió para terapias de patologías nerviosas, así
como para el tratamiento de la tos, temblores en parálisis compulsivas, espasmos de vejiga e
impotencia sexual que no provenga de enfermedad orgánica. Así mismo se recomendó como
afrodisiaco, antineurálgico, tranquilizante para maníaco-depresivo, antihistérico, tónico
cerebral, remedio para el vómito nervioso, epilepsia y enfermedades nerviosas. Estas
recomendaciones fueron posteriormente desaconsejadas unánimemente por la medicina,
estando en la actualidad en estudio sólo la legalización de un fármaco derivado de esta
sustancia para mitigar los dolores en enfermos cancerosos. Este empleo terapéutico ha creado
profundas polémicas. En la actualidad, existe acuerdo científico en que la marihuana no puede
considerarse medicamento en ninguna de las formas en que es consumida por los adictos. Al
tratar su posible uso como medicamento, se distingue entre la marihuana y el THC puro y otros
químicos específicos derivados del cánnabis. La marihuana pura contiene cientos de químicos,
algunos de ellos sumamente dañinos a la salud. El THC en forma de píldora para consumo oral
(no se fuma) podría utilizarse en el tratamiento de los efectos colaterales (nauseas y el vómito)
en algunos tratamientos contra el cáncer. Otro químico relacionado con el THC (nabilone) ha
sido autorizado por la "Food and Drug Administration" de Estados Unidos para el tratamiento
de los enfermos de cáncer que sufren náuseas. En su forma oral, el THC también se usa en
enfermos de SIDA, porque les ayuda a comer mejor y mantener su peso. Los científicos
estudian la posibilidad de que el THC y otros químicos relacionados con la marihuana tengan
ciertos valores medicinales. Algunos piensan que estos químicos se podrían usar en el
tratamiento del dolor severo, pero es necesario tener más evidencia antes de usarlos para el
tratamiento de problemas médicos.

Durante los años sesenta comienza el consumo casi masivo de esta sustancia así como de otras
alucinógenas como el LSD, peyote, etc. En el mundo de la música y luego entre la burguesía
intelectual norteamericana cundió la moda de fumar marihuana y hachís, extendiéndose a
Europa Occidental. El cánnabis fue un signo más del movimiento contracultural pretendiendo
una nueva ideología, dentro de la burguesía, basada en el pacifismo, el orientalismo, el amor
libre y la vida en la naturaleza. Al principio el consumo afectó a estudiantes y clases altas y
medias, para después extenderse por todos los estratos sociales, consumiéndose junto con
alcohol y comenzando a crear problemas sanitarios. A pesar de ser una sustancia ilegal, su
consumo continúa en aumento. Está probada la relación entre el consumo de esta droga y
otras como alcohol, LSD, cocaína, anfetaminas y opiáceos, habiéndose probado su función en
la escalada a drogas más peligrosas.

Las modalidades de marihuana disponibles a los jóvenes son más potentes que las que existían
en la década del '60. Ello se debe a que los laboratorios clandestinos de los traficantes han
conseguido realizar cambios a nivel genético en el cánnabis mediante sofisticados métodos de
biotecnología, resultando en una mayor concentración de THC. La potencia de la droga se
mide de acuerdo a la cantidad promedio de THC que se encuentra en las muestras de
marihuana que confiscan las agencias policíacas.

La marihuana común contiene un promedio de 3 % de THC, pudiendo alcanzar el 5,5 %. La


resina tiene desde 7.5 %, llegando hasta 24 %. El hachís (resina gomosa de las flores de las
plantas hembras) tiene un promedio de 3.6 %, pero puede llegar a tener hasta 28 %. El aceite
de hachís, un líquido resinoso y espeso que se destila del hachís, tiene un promedio de 16 % de
THC, pero puede llegar a tener hasta 43 %.

El THC afecta a las células del cerebro encargadas de la memoria. Eso hace que la persona
tenga dificultad en recordar eventos recientes (como lo que sucedió hace algunos minutos), y
hace difícil que pueda aprender mientras se encuentra bajo la influencia de la droga. Para que
una persona pueda aprender y desempeñar tareas que requieren de más de dos pasos, es
necesario que tenga una capacidad normal de memoria a corto plazo. Estudios recientes
demuestran que la marihuana crea disfunciones mentales y disminución de la capacidad
intelectual en las personas que la fuman mucho y por muchos años. En un grupo de fumadores
crónicos en Costa Rica, se encontró que los sujetos tenían mucha dificultad en recordar una
corta lista de palabras (que es una prueba básica de memoria). Las personas en el estudio
también tuvieron gran dificultad en prestar atención a las pruebas que se les presentaron.

Es posible que la marihuana destruya las células de ciertas regiones especializadas del cerebro.
Los científicos han observado que cuando se dieron altas dosis de THC a las ratas de
laboratorio, presentaron pérdida de células cerebrales similares a las que se encuentran entre
los animales ancianos. Los cerebros de ratas de entre 11 y 12 meses de edad
(aproximadamente la mitad de sus vidas) tenían las características los de animales ya viejos.

Existen serias preocupaciones por sus efectos a largo plazo sobre la salud. Por ejemplo, un
grupo de científicos de California examinó el estado de salud de 450 fumadores cotidianos
(diarios) de marihuana (que no fumaban tabaco). En comparación con otras personas no
fumadoras, estas personas tenían más ausencias de trabajo por enfermedad y más visitas
médicas por problemas respiratorios y otras enfermedades. Los resultados indican que el uso
regular de la marihuana o del THC son factores que provocan cáncer y problemas en los
sistemas respiratorio, inmunológico y reproductivo.

Partes: 1, 2

Página siguiente

Comentarios

Martes, 15 de Abril de 2008 a las 15:21 | 0 votar negativo votar positivo

Yesica Garay

Hola estoy casada hace 7 años y descubrí que mi esposo consume drogas hace harto tiempo
(cocaina), esto nos ha llevado a muchos problemas y desde el mes pasado dejé la casa por que
ya no soportaba que se gastara más de la mitad del dinero en drogas; él dice que quiere
cambiar y que está cambiando pero no sé si creerle, estoy realmente desesperada, ¿cómo
puedo ayudarlo a que salga de eso?. yesigaray@hotmail.com

Desesperada

Viernes, 13 de Abril de 2007 a las 07:55 | 2 votar negativo votar positivo

Paola Paola
La mejor manera de ayudar a tu pareja es no dejandolo solo y trata de averiguar cual es la
causa por la que se los toma, generalmente lo hacen por que el efecto del jarabe los hace no
sentir y en ese contexto le esta pasando algo con lo que no quiere sufrir o sentir, es su manera
de evadir algun problema preguntale, no confrontandolo si no haciendole ver que lo mas
importante para tí es entender que le pasa a el y ayudarlo a que se sienta mejor.

Martes, 27 de Febrero de 2007 a las 12:55 | 0 votar negativo votar positivo

Mylena Mylena

¿Cómo ayudo a mi pareja con su adicción? Bebe 12 frascos a los largo del mes.

Mostrando 1-3 de un total de 3 comentarios.Páginas: 1

Trabajos relacionados

Drogas antimalarias - Mecanismos de desarrollo

La malaria. Malaria "de aeropuerto". Farmacos antipaludicos. Cloroquina. Quinina. Primaquina.


Mefloquina (Larian). Antif...

Enfermedades Autoinmunitarias

Enfermedades endocrinas autoinmunitarias. Enfermedades neurológicas autoinmunitarias.


Enfermedades oculares autoinmunita...

Género Treponema: Sífilis

Sífilis. Estructura y Generalidades del Treponema pallidum. Clasificación. Diagnóstico de la


sífilis. Definición y etio...

Ver mas trabajos de Enfermedades

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trab

Una droga puede definirse, en general, como toda sustancia que al ser introducida al cuerpo
produce un cambio temporal o permanente en las funciones fisiológicas, en los sentimientos o
en la conducta. La droga se ha convertido en el amo, antes que en el servidor. Es decir, que el
consumo de drogas ya no está bajo el control del usuario.

En todo el mundo las personas están preocupadas como nunca por los peligros que representa
el uso de alcohol y otras drogas. Las encuestas de opinión pública han señalado repetidamente
la intolerancia general al uso de alcohol por parte de los menores y al uso de drogas ilegales
por parte de cualquier persona. Los indicadores muestran que la mayoría de personas están
preparadas a adoptar una firme posición frente al uso ilegal de alcohol y otras drogas.

El uso del alcohol y de drogas ilegales han destruido familias y han infiltrado nuestras calles,
vecindarios y escuelas. Estos problemas también han invadido los lugares de trabajo y las
carreteras. El público finalmente ha dicho "basta" y está uniéndose para hacer frente al uso de
drogas.

2.Clases de drogas

Existen muchas drogas que afectan la mente o el comportamiento, y pueden ser legales e
ilegales. Las drogas legales son aquellas cuya venta ha sido aprobada mediante recetas o
directamente en el mostrador. El alcohol, que puede consumirse legalmente en las bebidas
excepto por los menores de cierta edad, es una droga. Las drogas ilegales son aquellas cuya
fabricación, venta, compra con fines de venta o posesión están prohibidas por las leyes. Se
incluyen en esta categoría drogas como la marihuana, la cocaína, el PCP y la heroína, o
aquellas aprobadas pero que se han obtenido por medios ilícitos o usadas para propósitos
ilícitos.

Las drogas que se expenden con receta son aquellas que se ha determinado que son inocuas,
eficaces y legales sólo cuando se administran bajo la dirección de un médico licenciado. La
fabricación y el expendio de estas drogas están reglamentados por leyes cuya aplicación está
controlada por la Administración de Alimentos y Drogas (Food and Drug Administration), la
Administración de Aplicación de las Normas sobre Drogas (Drug Enforcement Administration) y
los gobiernos estatales. Si se consumen en forma inapropiada, algunas personas pueden
volverse físicamente dependientes del uso de ciertas drogas que se expenden con receta (por
ejemplo, la morfina y el Valium).

Las drogas ilegales se venden y se usan en contravención de las leyes. Pueden perjudicar a
quienes las usan, no sólo en términos del daño físico y emocional directo que originan, sino en
términos de las consecuencias criminales y financieras que ocasionan. Muchas drogas ilegales
se fabrican en laboratorios ilegales clandestinos en los Estados Unidos.

3.Tipos de Drogas
Opiáceos

La primera droga perteneciente a este grupo es la morfina, que es el principal ingrediente del
opio, de donde proviene la denominación de opiáceos para estas sustancias. El opio contiene,
además de morfina, otras sustancias que alteran las percepción y la conciencia, entre ellas la
codeína, muy utilizada como antidoloroso y antitusivo. Todas estas sustancias pueden aliviar el
dolor, producir agradables estados de indiferencia y sueño.

Depresivos

En este grupo figuran el alcohol, una gran variedad de sedantes e inductores de sueños, entre
otras sustancias. Todas estas sustancias producen cierta somnolencia, con acción sedante y
relajación agradable, pero también pueden producir inhibición y perdida del control como
resultado de sus efectos en el cerebro.

Estimulantes

La cocaína es una de las principales drogas pertenecientes a este grupo. Produce un estado de
exaltación y sensación de hambre y hace desaparecer la fatiga. Este producto causa una grave
dependencia en muchos de sus usuarios, es decir, que muchas de las personas que la utilizan
en cierto momento pueden depender de esta sustancia.

La cocaína, las anfetaminas y otros productos sintéticos pueden causar una gran excitación y
trastornos. Las anfetaminas se han puesto a la venta con centenares de nombre comerciales
distintos y se han utilizado con fines dietéticos. La anfetamina se fabrica ahora ilegalmente a
gran escala.

Millones de personas en todo el mundo toman café y te, que contienen cafeína. Se trata de
estimulantes que alivian la fatiga ligera, pero su mecanismo de acción en el organismo es muy
distinto del de la cocaína y las anfetaminas.

Otra sustancia similar es el khat, de consumo frecuente en países como Etiopía, Somalia, etc. El
Khat es un arbusto cuyas hojas se mascan para tragar el jugo que sueltan. Son estimulantes
cerebrales, facilitan la interacción social y relajan las tensiones emocionales. Sus efectos
secundarios son la somnolencia, el estreñimiento y la gastritis.
Alucinógenos

En este grupo están sustancias como el LSD, la mezcalina, el peyote y otras sustancias
sintéticas o derivadas de plantas. Esos productos pueden inducir estados psicológicos muy
complejos, entonación, alucinaciones y otros efectos.

Otras sustancias

Algunas otras drogas muy utilizadas pero que no encajan en ninguna de las cuatro categorías
principales, ya citadas. Entre estas se encuentran el Cannabis, las hojas secas de esta planta se
denomina marijuana, y la resina se conoce como hashis. La Cannabis parece actuar en cierto
modo como depresivo pero también se le atribuyen efectos alucinógenos.

Existen dudas sobre el lugar que corresponde a los inhalantes volátiles, es decir, los gases que
expira la pintura, el cemento, etc. Esas sustancias tienen ciertos efectos depresivos y
anestésicos pero también parecen ocasionar intoxicación, entre otras cosas. Esta inhalación
puede convertirse en habito.

A esta clasificación también pertenecen algunas drogas como el kava, la nuez de betel, la
feniclidina, entre otras.

4.Efectos físicos y psicológicos del alcohol y otras drogas

El alcohol, sustancia natural derivada de la fermentación que se produce cuando el azúcar


reacciona con la levadura, es el principal ingrediente activo del vino, la cerveza y las bebidas
destiladas. Si bien existen muchos tipos de alcohol, el que se encuentra en las bebidas
alcohólicas es el alcohol etílico. Ya sea que se ingiera una lata de 12 onzas de cerveza o un vaso
de cinco onzas de vino, la cantidad de alcohol puro que se bebe es la misma: media onza. El
alcohol etílico puede producir una sensación de bienestar, tener un efecto sedante, de
intoxicación o de inconsciencia, dependiendo de la cantidad y la forma en que se ingiera.
El alcohol es una droga "psicoactiva," o sea que altera las facultades mentales, como la heroína
y los tranquilizantes. Puede alterar el estado de ánimo, originar cambios corporales y crear
hábito. El alcohol es una droga "depresiva" porque deprime el sistema nervioso central. Por
ello, el consumo exagerado de alcohol ocasiona reacciones lentas, dificulta el habla y a veces
produce inconsciencia (perdida de conocimiento). El alcohol actúa sobre la pare del cerebro
que controla las inhibiciones.

No es preciso que una persona sea alcohólica para experimentar problemas con el alcohol.
Todos los años, muchos jóvenes pierden la vida en accidentes relacionados con el alcohol; por
ejemplo, accidentes automovilísticos, mueren ahogados o por suicidios. Pueden ocurrir - y de
hecho ocurren - muchos problemas de salud antes de que los bebedores alcancen el estado de
adicción o uso crónico.

Según algunos estudios, más de un 25 por ciento de las admisiones en los hospitales están
relacionadas con el uso del alcohol. Algunas de las enfermedades graves asociadas al consumo
crónico de alcohol incluyen el alcoholismo y el cáncer de hígado, estómago, colon, laringe,
esófago y pecho. El abuso de alcohol también puede ocasionar graves problemas físicos como:

Afecciones al cerebro, el páncreas y los riñones

Presión arterial, ataques cardíacos y derrames

Hepatitis alcohólica y cirrosis

Úlceras al estómago y el duodeno, colitis e irritación del colon

Impotencia e infecundidad;

Defectos de nacimiento y el síndrome alcohólico fetal, cuyos efectos incluyen atraso mental,
bajo peso al nacer, y anormalidades en las extremidades;

Envejecimiento prematuro

Una cantidad de otros desórdenes, como una inducida inmunidad a las enfermedades,
dificultad para dormir, dolores musculares y edema.

(Para ver los gráficos faltantes haga click en el menú superior "Bajar Trabajo")

Marihuana
Contrariamente a la creencia de muchos jóvenes, la marihuana es una droga perjudicial,
especialmente desde que la potencia de la marihuana que ahora puede consumirse ha
aumentado más de un 275 por ciento en la última década. Para los que ahora fuman
marihuana, el peligro es mucho mayor que en la década de 1960.

Los estudios preliminares han demostrado la existencia de enfermedad crónica de los


pulmones en los usuarios de la marihuana. La marihuana contiene más agentes conocidos
productores de cáncer que el cigarrillo. De hecho, como los fumadores de marihuana procuran
mantener lo más posible el humo en sus pulmones, un cigarrillo de marihuana puede resultar
tan perjudicial para los pulmones como cuatro cigarrillos de tabaco.

Aún en pequeñas dosis, la marihuana puede afectar la función de la memoria, distorsionar la


capacidad de percepción, obstaculizar el juicio y reducir la capacidad motora. Sus efectos
sobre la salud también incluyen la aceleración de los latidos del corazón, y en algunas
personas, el aumento de la presión arterial. Estos cambios constituyen un riesgo para la salud
de cualquier persona, pero particularmente para quienes padecen de condiciones cardíacas y
circulatorias anormales, como alta presión arterial y el endurecimiento de las arterias.

Más importante aún es la creciente preocupación acerca de la forma en que la marihuana


utilizada por niños y adolescentes puede afectar su desarrollo a corto y largo plazo. El primer
uso de la marihuana produce cambios en el estado de ánimo. Las observaciones realizadas en
clínicas han señalado una mayor apatía, pérdida de ambición, pérdida de eficacia, menor
capacidad para llevar a cabo planes a largo plazo, dificultad de concentración y una reducción
en el rendimiento en la escuela y el trabajo. Muchos adolescentes que terminan en programas
de tratamiento de drogas comenzaron a consumir marihuana a temprana edad.

Conducir un automóvil bajo la influencia de la marihuana resulta especialmente peligroso. La


marihuana afecta la capacidad de conducción por un período de por lo menos cuatro a seis
horas después de haber fumado un solo cigarrillo. Cuando se la consume junto con alcohol,
afecta aún más la capacidad para conducir.

Cocaína
La cocaína es una de las drogas más adictivas, y es una droga que puede conducir a la muerte.
Nadie puede predecir si se convertirá en adicto o si la próxima dosis de cocaína resultará
mortal. La cocaína puede aspirarse por la nariz, fumarse o inyectarse. La inyección de cocaína -
como la de cualquier otra droga - presenta el peligro adicional de infectarse con el virus de
inmunodeficiencia humana (HIV), que produce el síndrome de inmunodeficiencia adquirida
(SIDA), si el usuario comparte la aguja con una persona que ya está infectada por el virus.

La cocaína es un poderoso estimulante del sistema nervioso, incluso el cerebro. La droga


acelera el ritmo cardíaco y al mismo tiempo estrecha los vasos sanguíneos, que procuran
absorber el flujo adicional de sangre. Las pupilas se dilatan y aumenta la temperatura y la
presión arterial. Estos cambios físicos pueden estar acompañados de convulsiones, paro
cardíaco, paro respiratorio o derrames.

El empleo de la cocaína produce problemas nasales, incluso congestión y mucosidad, y su uso


prolongado puede provocar la desintegración de la membrana mucosa de la nariz. El fuerte
consumo de cocaína puede producir suficiente daño al tabique nasal como para ocasionar que
se desintegre.

Las investigaciones han demostrado que la cocaína actúa directamente sobre los llamados
"centros de placer" del cerebro. Estos centros de placer son estructuras cerebrales que al
estimularse, producen un intenso deseo de experimentar el efecto placentero una y otra vez.
Ello origina cambios en la actividad cerebral, y al permitir que esta sustancia química del
cerebro llamada dopamina permanezca activa por un período mayor que el normal, estimula
un fuerte deseo de consumir más droga.

Con frecuencia los usuarios experimentan una sensación de inquietud, irritabilidad y ansiedad,
y la cocaína puede producir paranoia. Los usuarios también experimentan depresión cuando
no consumen la droga y en muchos casos vuelven a usarla para aliviar una mayor depresión.
Además, encuentran que necesitan mayores cantidades con mayor frecuencia para generar el
mismo nivel de estímulo. Por lo tanto, su uso puede conducir a la adicción.

La "freebase" es una forma de cocaína que se fuma. Es producida mediante un proceso


químico a través del cual la "cocaína de la calle" (hidrocloruro de cocaína) se purifica
extrayéndole la sal y algunos de los agentes "de mezcla." El producto final es insoluble en
agua, y la única forma de introducirlo en el sistema es fumándolo.
El uso vía la "freebase" es extremadamente peligroso. La cocaína llega al cerebro en segundos,
produciendo una rápida e intensa excitación. Sin embargo, la euforia desaparece rápidamente,
dejando al usuario con un enorme deseo de consumirla una y otra vez. Para satisfacer este
deseo, el usuario incrementa la dosis y la frecuencia, lo que produce adicción y debilitamiento
físico.

"Crack" es el nombre popular que se da a un tipo de cocaína "freebase" que tiene la forma de
pequeños terrones o viruta. El término "Crack" (crepitación) proviene del sonido que produce
la mezcla al fumarse (calentarse). El consumo de "crack" es sumamente peligroso, ya que
produce los mismos efectos debilitantes que la "freebase." El "crack" se ha convertido en un
importante problema en muchas ciudades de América, ya que no es muy costoso - su precio es
de $5 a $10 dólares por una o dos dosis - y es fácilmente transportable. Se vende en pequeñas
ampollas o en bolsas de papel o de estaño.

PCP

El PCP es un alucinógeno; es decir, una droga que altera las sensaciones, el estado de ánimo y
la conciencia y distorsiona los sentidos del oído, el tacto, el olfato o el gusto, así como las
sensaciones visuales. Se emplea legítimamente como anestésico para los animales. Cuando es
consumido por los seres humanos, el PCP produce un profundo alejamiento de la realidad, que
hace que el usuario tenga un comportamiento extraño y una fuerte desorientación. Estos
efectos pueden producir graves heridas o muerte al usuario que se halla bajo la influencia de la
droga.

En algunas personas, el PCP produce una sensación de depresión mental. Su consumo regular
con frecuencia perturba la memoria, la capacidad de percepción, concentración y el juicio.
Utilizado en forma crónica, puede producir cambios permanentes en la capacidad cognoscitiva
(pensamiento), la memoria y las funciones motoras.

Las madres que consumen PCP durante el embarazo con frecuencia tienen niños que padecen
de perturbaciones visuales, auditivas y motoras. Los niños también muestran episodios de
agitación y otros cambios de percepción similares a las reacciones que sufren los adultos
intoxicados con PCP.

Heroína
La heroína es una droga opiácea ilegal. Sus propiedades adictivas se manifiestan en la
necesidad de un uso persistente y repetido de la droga (ansia) y por el hecho de que los
intentos de dejar de consumirla producen marcados y dolorosos síntomas físicos de retiro de
la droga. El consumo de heroína provoca problemas físicos y psicológicos como falta de
aliento, náusea, pánico, insomnio y la necesidad de dosis cada vez mayores de la droga para
producir los mismos efectos.

La heroína ejerce su primer efecto adictivo mediante la activación de muchas regiones del
cerebro, en las que se producen las sensaciones de placer y de dependencia física. La acción
conjunta de estas consecuencias produce pérdida de control y hábito.

La heroína es una droga que principalmente se inyecta directamente en la vena con una aguja.
Esta forma de uso se denomina inyección intravenosa (conocida comúnmente como IV). Ello
significa que la aplicación de la droga puede tener graves consecuencias.

El intercambio de jeringas por parte de los usuarios está convirtiéndose rápidamente en una
de las principales causas de nuevos casos de SIDA. El virus del SIDA se transmite a través de la
sangre contaminada que queda en la aguja, la jeringa u otros instrumentos relacionados con la
droga que se inyectan a otro usuario que utiliza esos equipos para inyectarse heroína u otras
drogas. El SIDA no tiene cura y no existe una vacuna conocida para prevenirlo.

El uso de heroína durante el embarazo está relacionado con abortos y partos de fetos muertos.
Los niños que nacen adictos a la heroína deben someterse al retiro de la droga después de
nacer, y presentan diversos problemas de desarrollo.

Los signos y síntomas del uso de heroína incluyen euforia, somnolencia, depresión respiratoria
(que puede incrementarse hasta que se detiene la respiración), contracción de las pupilas y
náusea. Los síntomas del retiro de la droga incluyen lagrimeo, mucosidad en la nariz, bostezos,
pérdida de apetito, temblores, pánico, escalofríos, sudores, náusea, calambres musculares e
insomnio. A medida que avanza el proceso de retiro se produce aumento de la presión arterial,
las pulsaciones, el ritmo respiratorio y la temperatura.

Los síntomas de la sobredosis de heroína incluyen falta de aliento, pupilas del tamaño de un
punto, viscosidad de la piel y convulsiones.
Drogas Análogas

Mediante la modificación de la estructura química de ciertas drogas para producir drogas


análogas, los químicos clandestinos han logrado crear las que a veces se llaman "drogas
modificadas," una calificación que incorrectamente les proporciona cierto atractivo. Estas
drogas son sustancias químicas estructuralmente similares a las drogas medicinales o ilegales,
pero que han sufrido alteraciones que las convierten en compuestos diferentes y que figuran
en la lista de sustancias controladas de la drug Enforcement Administration (DEA).
Originalmente, las drogas análogas se fabricaron para circunferir la Ley de Sustancias
Controladas, pero en 1984 y 1986 se agregaron esas denominadas "drogas modificadas" a la
lista de sustancias controladas.

Ejemplos de este tipo de drogas son una droga análoga de la metanfetamina (llamada
comúnmente "ecstasy") y un análogo del fentanil (un narcótico). Estas drogas se producen en
laboratorios clandestinos en los que no se observan los cuidados necesarios de limpieza y
calidad. Por lo tanto, pueden ser mucho más potentes que las sustancias originales y en
consecuencia tener efectos muchos más tóxicos.

Metanfetamina

La metanfetamina es un poderoso estimulante. La versión común de esta droga se fabrica


ilegalmente en laboratorios clandestinos. También se la conoce como "speed" o "crystal"
cuando se ingiere o se inhala; como "crank" cuando se inyecta; y como "ice" cuando se fuma.
En todas sus formas, es extremadamente peligrosa y produce efectos debilitantes de larga
duración.

Los efectos secundarios de la metanfetamina incluyen irritabilidad, nerviosidad, insomnio,


náusea, accesos repentinos de calor, sequedad en la boca, sudores, palpitaciones e
hipertensión. Las dosis excesivas pueden producir confusión mental, ansiedad severa, y
paranoia. Su uso moderado o crónico puede producir dependencia física e incluso la muerte.

5.¿Cómo y por qué se empiezan a consumir drogas?


Cómo y por qué las personas comienzan a consumir alcohol y otras drogas? No existe una sola
respuesta a esta pregunta. Sin duda, en el caso de muchos jóvenes, el consumo de alcohol y
otras drogas se inicia como reacción a la presión de los compañeros. Es natural que los jóvenes
deseen "encajar," es decir, ser aceptados por sus amigos o sus compañeros de clase.
Cualesquiera que sean las razones, el primer uso de drogas puede ser peligroso. Las
investigaciones demuestran que una vez que se ha comenzado a consumir alcohol u otras
drogas, muy frecuentemente se sigue una secuencia predecible que conduce a problemas
derivados de su uso.

El abuso de drogas comienza con frecuencia con el uso ilícito de drogas legales y con el
consumo de alcohol (que es ilegal para los menores) y el tabaco; en muchos casos los usuarios
pasan de esas sustancias a la marihuana. Algunos usuarios, incluso más de la mitad de los
adolescentes que consumen estas sustancias, con el tiempo pasan a consumir otras drogas
ilícitas o combinaciones de drogas. Por esta razón, el alcohol, el tabaco y la marihuana han sido
denominadas con frecuencia drogas "de paso." El uso de drogas como la cocaína y la heroína
es raro en personas que no han consumido previamente alcohol, tabaco o marihuana.

Las drogas en la República Dominicana

Uno de los grandes problemas que afronta la sociedad dominicana es el consumo de drogas
ilícitas y fármacos fuera de control de las autoridades y profesionales responsables de su
administración.

En la República Dominicana hasta el 1975, de acuerdo a los datos estadísticos publicados para
esa fecha, contábamos con una cantidad aproximada entre 20,000 a 30,000 usuarios de
drogas, predominantemente la marihuana y los fármacos. En la actualidad, esta cantidad de
usuarios se ha multiplicado casi por 10, estaríamos hablando de unos 200,000 a 300,000
usuarios.

Es necesario, considerando la magnitud y la peligrosidad que envuelven el tráfico y consumo


de drogas existentes en el país, emprender de inmediato la realización de un trabajo serio y
responsable que involucre a todos, (gobierno, instituciones publicas y privadas, escuelas,
maestros, padres de familia, etc.) para aplicar acciones preventivas que surtan los efectos
deseados.

No podemos continuar viviendo por más tiempo dando la espalda a una dolorosa per
ineludible realidad, utilizando verdades a medias, pretendiendo que con medidas represivas y
sin la utilización de recursos podremos ganar la batalla. Con esto sólo lograremos una
generación castrada, inutilizada por el consumo de drogas, las que de manera publica y ante la
vista de todo el mundo, se venden por todos los rincones del país.

6.Cuatro etapas básicas del uso de alcohol y otras drogas

Etapa 1 Muchos jóvenes y adultos creen que el primer uso de alcohol u otras drogas no es
peligroso. Desgraciadamente, los jóvenes consideran que es normal el consumo de drogas
como el tabaco y el alcohol. Sin embargo, debido a que el cuerpo de los jóvenes es
particularmente susceptible al alcohol y otras drogas y sus efectos, para los jóvenes nunca es
"seguro" el uso de ninguna droga que altere las facultades mentales. En esta primera etapa,
sin embargo, es posible que no se presenten cambios visibles de comportamiento ocasionados
por las drogas.

Etapa 2 La segunda etapa involucra el uso más frecuente del alcohol u otras drogas, en la
medida en que la persona busca activamente los efectos de euforia que producen las drogas
que alteran las facultades mentales. En este punto, el usuario generalmente establece una
fuente confiable, y puede extender el anterior hábito de consumirla en reuniones durante los
fines de semana, haciéndolo durante la semana. Entre los adolescentes en esta etapa
constituyen indicaciones significativas el cambio de amigos, el deterioro en el rendimiento en
la escuela y posiblemente una falta general de motivación.

Etapa 3 En esta etapa existe una intensa preocupación por el deseo de experimentar el efecto
de euforia. Son comunes el consumo diario de las drogas que alteran las facultades mentales,
la depresión y la idea del suicidio. Aumentan los problemas familiares y el adolescente puede
tener problemas con la ley.

Etapa 4 En la cuarta etapa se necesitan niveles crecientes de la droga para sentirse bien. Son
comunes los síntomas físicos como la tos, la frecuente irritación de la garganta, la pérdida de
peso y la fatiga, que ya pueden haber comenzado a aparecer antes. También son más comunes
las perdidas del recuerdo y las sobredosis, la vida familiar se convierte en un desastre, y la
persona puede dedicarse a actividades delictuosas con el fin de obtener el dinero para
comprar la droga.

7.Cómo saber si alguien está consumiendo drogas


Aparte de los efectos físicos de las drogas que se analizan en la sección precedente, existen
ciertas señales de advertencia que pueden indicar que un amigo o miembro de la familia está
bebiendo demasiado alcohol o consumiendo otras drogas. Si bien estas señales no son
totalmente seguras, cada una de ellas o la combinación de varias a través del tiempo pueden
ser causa de preocupación.

He aquí algunas de las señales relacionadas con el alcohol:

Bebe hasta que se intoxica

Existen antecedentes de que haya faltado al trabajo como consecuencia de la bebida o se ha


observado un mal disimulado olor a alcohol en el aliento aunque la asistencia al trabajo haya
sido regular

Conduce mientras está intoxica

Su vida privada se ha vuelto intolerable debido a la bebida o a las discusiones relacionadas con
la bebida

Enfrenta todas las celebraciones sociales y las tensiones con alcohol

(Para ver el gráfico faltante haga click en el menú superior "Bajar Trabajo")

Estos son síntomas que caracterizan a una persona que tiene un problema de alcohol. Es
importante señalar, sin embargo, que cualquier consumo de alcohol por parte de menores
constituye abuso y debe ser causa de preocupación.

Cuando se presentan estas señales, significa que el hábito de una persona, si no está ya fuera
de control, se halla en camino de estarlo. No es preciso que una persona sea alcohólica para
que tenga problemas con el alcohol.

Hay señales que indican el uso ilegal de drogas. Por ejemplo, si una persona lleva drogas o las
esconde en la casa, existe una fuerte posibilidad de que las use. Obviamente, la posesión de
los elementos para ingerir drogas es una señal de su posible uso.

Las indicaciones del mal uso de drogas que se expenden con receta varían de acuerdo con el
tipo de droga de que se trate. El uso indebido de medicamentos puede llevar a la dependencia
y los síntomas de retiro pueden ser graves si se suspende repentinamente el uso de la droga.
El consumo de alcohol y oras drogas puede también estar acompañado de ciertas
características adicionales de comportamiento. Las indicaciones pueden observarse en todas
las personas que abusan del alcohol o ingieren otras drogas independientemente de su edad.
Los siguientes son algunos ejemplos:

Modificación repentina del estado de ánimo o las actitudes

Repentina y continua disminución de asistencia escolar y bajo rendimiento

Repentina y continua resistencia a la disciplina en el hogar o en la escuela

Dificultades en las relaciones con familiares o amigos

Accesos de mal humor sin razón o inesperados

Frecuentes pedidos de préstamos a familiares y amigos, por cantidades cada vez mayores

Robos en la casa, la escuela o el trabajo

Mayor secreto acerca de las acciones o posesiones

Relaciones con nuevos grupos de amigos, especialmente personas que usan drogas

Autor:

Alberto Polanco

fco.polanco[arroba]codetel.net.do

Comentarios
Miercoles, 13 de Enero de 2016 a las 19:50 | 1 votar negativo votar positivo

Naideliin ToApanta

Esta información que nos da es muy interesante ya que nos ayuda a informarnos mejor para
no caer en las drogas. :) !!

Martes, 3 de Noviembre de 2015 a las 21:03 | 0 votar negativo votar positivo

uriel perea lopez

que vi en la monografia llamada las drogas es que existen muchas drogas que afectan la mente
y el comportamiento hay distintas drogas como son,opiaceos , depresivos
estimulantes,cocaina,heroina,marihuana entre muchos otros. Asi que este tema me parece
muy interesante ya que aqui puedes ver detalladamente todas las drogas y las consecuensias
que trae...

Martes, 19 de Mayo de 2009 a las 09:04 | 2 votar negativo votar positivo

alejandra angeles

wow!!! relamente interesante :)

Mostrando 1-3 de un total de 3 comentarios.Páginas: 1

Trabajos relacionados

Los antibióticos

Breve historia. Mecanismos de acción. Mecanismos de resistencia. Criterios para la elección de


un antibiótico. Principio...

Salud y Medicina

Pagina dedicada a la medicina y la salud en toda su extension. Aqui tendras los mejores links
sobre salud y medicina ...

Seguridad y manejo de residuos hospitalarios

Medidas de bioseguridad. Medidas en caso de accidentes. Tratamiento de materiales e


insumos contaminados. Manejo de sust...

Ver mas trabajos de General

Monografías Plus
Leer más: http://www.monografias.com/trabajos5/drogas/drogas.shtml#ixzz5A9NIgal0

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos10/drog/drog.shtml#ixzz5A9N4nhiw