Sei sulla pagina 1di 234

\ "1

1l
I

ffi'*r'.roN

GHOTHCNSA $
Y CüfVIIffi[\TffiS A
Farepiedades de los sq,Jefos
V de las rocas
IN D IC E

Pú88.

PROLOClc
snvfBolJos Y ABnE\'1IA1I'R.AA ... ... .:. ... x:r¡u

C^plrürr I. SUEr,O Y ROCA. G'SOTACNIA OnlgEtit DE, AUEIO.


PROCESOg DE CEI@NTASION,
l't. gl globo terrestre
L.2. Clclo er$ivo 4
1.3. &o8lón fl3lc¿ 6
13,1, l,os cdmblo8 ¡Ie tenpetoturo, La lnsolaclón 6
132, El.e¡ecrmlet¿to ile las crlstol,es .., ._. --. 6
1.3.3. ¿¿ octlolltaat orgónlctt 7
1.9.4, Las tenslon¿s ate la, corteza terreetre I
1.3.5. ¿@ grraoe¡ta¡I o
1.1.6. Transporte y erostón I
1.4. Ero8ión qulmlc8 lt
1,4.1. -H',tratactón u
1.4.2. Hiitróltsts t2
1.4.9. Dbolltciór. t4
1.4.4. O''lil¿,cürr t4
1,5. noca matrlz. L¡ masa rocosa. Tlpos de lltoclasa¡ l{
1.6. Medidas del estado de lracturaclón de la roca l7
1.?. El 8ue¡o edáf,co ... r8
1.8. Los suelos resldueles ... .., l9
1.9. TleBpo necesarlo pa¡a la formaclón del Euelo 22
1.10. Di¿gé¡esls. Metemornstro T2
1.11. ProcesoB de cementactón ?A
l.ll.l. Cenentaaita por l¿ slllce 26
l.ll.2. Cenentactón por el carbolwto ctútlclco... 26
L,lL.g. Cementrclón por sesqulótid,os 26
1.12. LE dlagénesls del sulfato cálclco ... 27

Castfirr.o II. Gn^ANUL/OMSTRIA DE tOS SUttOS.


2.1. Clasiñcaclón de las particular de lo8 Buelos por su temaño ... ... 29
22. guelos de transtclón 3l
2.3. Represeateclón de los resultados del aná,llsls granulométrlco ... .,. ?2
2.4. ClaslÉc¡c¡ón de los bétodos de anállsis grsJrulométrlco. gedtmenta-
clórt. I¡üce de tllsperslóD 33
2.4.1. M¿túo itc noüd;nson o ire lo ptpeta ... 3t
2.1.2. M&oito de Bottgoltcos-Casagftr¿"iteo ilel ilerclmetro ... ... .,. 36
z.tLl, Llrúü',ctotres il¿ los métodos basodo¡ en la Ie! d¿ ,storrcs ... 36
2.L1. Lo dhpe¡sün ilc los'wrtlculss 98
2.+.5. Inittce ¡te Ittsperslón {0
2.6. Estuüo de las cu¡vas granulométricas. Ixá,metros. C¿ractcrf8tlc¡s,
CoeocleDte de untformtdad 4t
2.8. ¡brmB de las pertlculas 42
2.7. I[terpretaclótl general de los resul¿Bdos del rñálrFb g¡¡¡rulométrlco, 42

xv

,j
Pógs.
Pogs.
-"ii""g$":ft
C^PiTuLo V.
i;Ihs#?f ffiJI3**ffi i#^?*;i8ilB:
U, AGUA Et

3.1. 47
3.2. 5.1. P roeedenc i adel an¡a det terreno ..j _....-...
3.3.
tu 5.2. Situación del agua en el te¡r-eno-W.ivcl .:. ... ... rtl
5l 5.3. treáticó ... .. ... tu
3.4. Movi m i ento de un fl ui do ü.,rouj A et s ueto.-' i i v .á".n* r"y
64 5.4. Lfmites de vatidez de ta ley I ,.. ... tt3
de Oar"y ._--_. :.,..::..
64 ¡¡?
5.4.L, Flulos^laminor g h¿rbutento. I'7¿ryrtancia
DO
traercta... de tas luerzas ile
5.4.2. La tes d.e D arc s ;;
5.4.8. Cumplimiento áe h "* ü;i ")^éi tL' .ri i i .á¿á., ... ... ..
58 ky;i ;, iti p"r"s'-;-ilt;rii¡es ¿rcir¿osos
il;
60 saturo.d,os
5.4.4.variación a" iá' 'ieiáeái¡íiáoá''á".i'a¡ár"'"i.. r¡e
60 pefnleel¿te iiu¡áló
5.4.5.u ariacion d o.eniáaaiür¿'iiriii' iii' rsl
6l -a:.
o ts. concentÍoción
ioi¡bi-'¿;
ile sol¿s "i' ";;;;i;
5.4.0 át¿,soüropía respectoo ta pnÁ"oiitid"a"ó"" iriioi"náiuiátir.
6t i?3
3.9.2. 5.5.
65 5.6. 12fi
3 . 8 .3 .
¿-r. 126
OD

3.¡0. Indice de den8idad ... 130


66 5.8,
3.11..Equivalent. de a¡ena tÉ AT
t32
68 a.Y-

CApÍluLo IV. LIMITES DE ATTERBERG. GRAFICO DE CA6AGRANDE. r33


INDIqE DE F'I,UIDEZ. PR'OPINNADES FISICO-QIITMICAS DE LAS
135
AR,CILLAS. ACTTItrIDAD. SUSCEIPTIBILIDAD Y TIXOTR,OPIA. 136
140
4.1. Estados de consistencia de los sue¡os. Ljmites de Atie¡berg ... ... 7l 140
4.7.t. Lhn¿te líquid.o ...
r42
4.1.2. Lirnite plastico .., ?8
4.1.3. Indice ile ptdsticidail
19 5.1.t.Capi¡artded-.¡scerx¡ón ': - " "'
4.1.4. Gttúlico ale pld,sticiila¿I de Casagralld,e s.'rs As^añaiÁh ^óhir6n ¡^r ^1:f-"q!"."" tubos c¿pilares
?9
4.1.5, Línite d,e retrd,cción 8l erstür,0.
l19 H::iql_"1!ilar.en il.il".;i". . .
1{ 5
l.l6
:;;"ff #;i.J'oJii'i.t,,llo,",iltt'.i,
le p¡estónae-vaf6,.-r"ü
4.2. Indice de fluidez
83 lllis.ñr"ñ;l;;".'
s. *]:::",.1.:ntre ául 146
4.3. Mine¡ales &rclllosos
84
"ü*"di" Xt"^Ér,i.".
lhT,Tl;i
86 succióa r47
:H con'1"'lru_"áuid;i il"i;... :..
86 5.?0.Xi","r,""1'f:de^ta
Elec¿roóslnosis 150
88 752
90
92 CápfTULo .'"I. COM'RES.BIIJDID E HIN.HAMIENTO DE LOS SUEL,OS
92 SIN DEF'ORMACION LATEB.AL.
s2
93 o.l.
95 6.2. 153
96 6.3. 153
90 6.4. ¡58
9?
o,D, 16:
98
4.13.,1. 100
4 .1 3.5.
t0l
{.r3.6. 104 6.6. r64
4.13.7, 105
o.1. 169
105 6.8. 173
107
1?5

xvI
XVII
Pógs.
Pógs.
6.9. R€comenda,clonesparB obtener uDa buenB curva de compresión en
e¡ terre¡o o pertlr de la curve edométrlca l?5 235
6.10. I¿epresentación de l& curva edométrlca en función de la defo¡- ?40
mación unlts¡i& ,., ... l?6 242
6.t1. Lfneas de regresrón que llgaB los lnd¡ces de compreslón e hlncha- 245
mlento con otras magnitudes ... ... 117 248
250
6.17.1. negla ale Slrempton 111 252
G.rr.2. Reiaeión ent¡e' et' i¡:ü"i' áá' ió"re)"iii" g ld humeilail
253
,Loturdl .,, '.'.'. l',I1
'é. y"
o.lr.s. Rect¿ae ,ejieiié""á,r#L r|" eüi' 1?9 C^pfru¡.o VIII. RESISTENCIA y DE'OR,MACION.
'iói"i" "ii"ibüi
6,71.4. Lírlea ilc regresiótt entre C, ! w para suelos españ,ores,,. u9
6.11,5. Estiz¿oció|| ite C, 179 8.1. Rozamiento entre cuerpos sólidos
Ll . C rl teri o de ¡oture de C outomb.. ... ... ... .:. 247
6.19.Módulo edométrico y módulo de deformación l 8l 8.3. Tensro-nesde un punto. La envo¡vente oe ¡¡o¡¡. üi iiltuiio'a"'."- 959
6.13.Teoria de ls consolidación ... 18? tura de Mohr-coulomb. El clrculo .de Mohr
6.14.Teorla de Terzaghi-Frtihllch ... 182 8.4. Convento de slgnos. Estuatio del cfrculo de ¡¡ohr .. ... :.. ..: :::
..: 261
6.14.1. Ecuaeiófl ililerenclol ile ld. consolírto,ción uniilhnensiond,l ... 184 8.5. Las tensiones ocüeédrlcas
263
6,14.2. Ecuación inlerencial ile la consoliilación primaria en lonna, 8.6' E¡ tensor de deforma,crones. Er crrcuro de Moh¡ de deform¿ciones.
ad,irnerlsloflal 18? Los lncrementos de deformactón 205
6.1{.3. .Resolr/cióÍ ile la ecuaclótt ¿ltlereflclal tle la cottsoliilación 8.7. Medida de la reslsüencia al esfuerzo cortante de los suelos ró.es
uniilimensional v
188 en el laborato¡io .-, ... 266
6.14.4. Grdd.o ¿Ie consolialoción meilia 190 8.8. Ensayos de corte directo ... 267
6.15.Teorfa de la consolldación unidimensional de Davis y Raymond, ro9 8.8-1. Er¿soyoscott drenaie en el owrato ile eorte cnrecto ... ... 2'13
0.16.Teorla de la consolldación unidimensional cua,ndono se ma.ntlene 8,8.2. Ensd,gos consoliiladn-sin ilrenale g sln d,rendie en el apord:o
lÉ hipótesis de pequeñas deiormaclones 193 de corte iilrecto en suelos sd.turailos... ,.. ... 275
6.1?.Olltención del coencienüede consolidación a partir de la cu!'vá
deformac¡ón-tiempo.Ajuste de l¿s curv¿s 193 ?'¡6
276
6.17.1. trl¿todo logarítnico o ile Cesagrs,il,ile... ... 194
6.L1.2. t{étod,o ile Td.vlor o d,e la raiz cuodÍad.a d,el tiempo ... ... 2',t8
r96
279
6.18.Valiación de c. rlurante el proceso de carga. Influencla del ama- 281
sado en c, ,.. ... ... 198
6.19.Velor.esde c. .., 198 282
6.?0. ¡nnuencla de las piedrs.s porosas en el v&lor de c, obtenido a 2U
partir de ensayos de ¡aborBtorlo 198 285
6.21.Mótodos rápldos para obtener la curva edométrica. ... ... t98
0.22. coDsolideción secundaria 200 287
6.23. Conso¡idactón inicia- 201 8.r6.3. 288
6.24. snsayos de consolidaclón con velocidad de deformación const&nte. 20L 8.15.4. 391
6.25. Ensayos de consolidoción con gradiente controlado 201
0.26. Arcillas expanslvas 207 8.1e. Ensayos con drenaJe s¡n deforrnac¡ón la,teral 253
6.2?. Hlnchamiinto provocado por la prcsensia de sulfato sódlco y de 8.U.4_paratos triaxiales para lB &plicBción de tres tenslones prtncipales
olrs,s seles 208 distlntas 254
6.28. Hlnch8,miento provocado po! l¿ helada en climas t€mplados ... 210 8.18. Dla,g¡amas p-9. Tlayectorie de las tensiones. Llneas trr y Ko ... w5
6.29. Compresibilidsd de los meteriales g¡anula¡es ztz 8,19, Er¡sayos de-compreslón y de exüensión. Detormeción axloi ilurante
6.30.Las defotm&clones dlferidas de o¡igen no hldroünámlco ... ... ... 218 la aplicación de la tensión desviadora, 300
8.20. Tipos de roturs 300
8.21. Fr¡cclón en las placas 303
e^sirst.o vII. CoMPAqIACTON DE SIIEIpS. DrrOnrvt¡CION DE SUE- 8.22. VentsJas e insonve¡ilentes de los ensayos de tensión y de deform8-
IJOS PAR,CIA¡iMEI{IE SATIIRADOS. TR,ANS¡TR,ENCIA DE }TUME- clén coDtrola.de 305
DA.D TN E'I'EL.oS PAI'CTALMENTE SATURADOS. 8.23. InnuenclB de l& ra?ón de cambio de volumen en el fenómeno
del c or te . n
-. . . . . . . . . . . : . 306
?.1. 22t
.7.2. 8.23.1. Valores tu (r, ... 308
22i
BzB.z. neha¿&t eítie"¿ói' aiwioi" a'i' ii""^úito ite pico en tos
?.3. 225
atísttnto9 etusa.yos 30s
1.4. 221
t.D. 227 8.23.9. euroatltra ile la enoolpente itc Mohr, Er.sryos baio d,ttds
presrorles 312
?.6. 228
8.23.4, Conparuión ile los ensagos con itrenoie y consolíd1ilos-sirL
7.1. 230
atreltale en suelos ! rocds sd,turaloa ,.. ... 315
7.8. 234
?.9. 236 8¿¡1.Ang:ulo de roz¿miento y col¡esión v'erdaderos 31?

xvlu
Pogs.
Pdgs.
8.26.Los coeñcientes de preEió¡r intersülclsl 319
9.3.3. Meiliilo ile la presión itel a,gua g lo preeión ilel airé en sueros
8.25.1, ¿oJ presioncs intersticioles en el ensoyo trioriat ,.. 319 !¿rci'aarnente satuÍd.¿losilurante el ensago trisri¿al ...
8.26.2, Vúrores ¡le B ... 38?
320 9.3,4, Obtenc i ónd,elc oel i c i ente7 ... .., ... ... ... 388
8.25.3. EI caeliclente A ... ... 322 9.3,5, Inlluencia ilel gra¡Io d,e idturación en s A ó. ... ... ... ... 389
8.25.4. El co¿liciente A en suelos ilild,tantes 3?3 9.4. Influencie de las condlc¡onesde compacteclón en la. resistentia a¡
8.25.5. ¿cs preslones lntersticiales d,utante úno Eolicitactón tr¿s,riol corte de un suelo cohesivo
terd,gd.ero.El coelicieflte a ... ... .., 391
323
820. Inluencl8 de l¿ treyectorl& de las tensjones eD las envolventes en CÁFirrr¡.o X. IIPOS DE SUELOS.
presiones totales y efecilvas 325
8.2?. Estedo trlexial verdedero, Criterio de ¡otu¡a 321 i 0.1. 395
10.2. 39?
8.27.1. Crlterto d,e rotüra ate Couloñb t27
8.27.2, Otros üiterios il.e roturo 329 398
827,3. Comperoción erltre los ilioersos criúerios ile ¡oturo 330 399
8.2?.4. El plúno ilidgonol de neni!.ulíc 332 399
399
333 399
334 10.3, Clasiflcacionesgenétlcas {00
335
APÉNDICE I.-SER,TES DE TAMICES PARA ANALISIS GRANIILOMETRI.
COS (r\ 2.3)
336
APÉNDTCEII._PROPIEDADES FISICAS DEL AGUA DESTILADA 411
338 AFÉNDrCE rII.-JUgIIFICACION TEORICA DEL I\IETODO DEL DENSI-
340 MqrRo (s 2.3.2)
3{0 {ir
341 l, Concentración de una suspensiónerl funeión dÉ.su peso específlco... .ll3
3¡13 2. Teoríe del densímet¡o 4ts
344 3. Correcciones ... ... ... .ltb
4. Tarado del densimetro .116
3415 APÉt{D¡cE TV._PR,OPIEDADES
345 DE ATGUNGS SIJELoS NACIoNALES Y
EXTR,ANJEROS
346
348 APÉNDICE V._PIEDRAS POR.oSAS 431
349
APÉND¡CE
\rI._DATOS DE HINCIIAMIENTo DE ALGUNoS SIIELoS ES.
354 PAÑOLES r,33
358
R¡fiIARENCIAE ... ... ... 439
363
36rl ,15?
36ó
3?l
372
3?ó

3?9
380
381

C^PiTuLo I)<. AIJELOS PAR,CIAI;MSNIT EATUn,ADoa soMETIDos A


,F€r.T'ER,'ZOS CORTA]YIES.
9.1. El p¡inciplo de presióD efectiva respecto a l¿ resLstenclaol esfuerzo
cortante en suelos pa,rclal¡nente Eetursdos 38¡r
e.2. Lo8 coeÁcient€s de p¡eslón lnt€rsücls¡ e¡¡ sl¡clos parclalmente sa-
turados ... 3B:l
9.3. r: Feyos de cortc en suelos purclolrnenle s¿Lurndog 384
9.3.1. Eusoyoe s,,t a,''nora 384
9,32, Sat1,ractóttcon corholnerldrt ... ... 380

xx rxl
TISTADE SIMBOLOS
Y ABREVIATURAS
MAS IMPORTANTES

Los autores se han adherido en general a los símbolos aproba-


dos por la Sociedad Internacional de Mecánica del Suelo en su
V Congreso (r'olumen III, páginas 69-70),y, en su defecto, a la lista
de símbolos propuesta por la Sociedad Internacional de Mecánica
de las Rocas en 1970.
En los símbolos de uso exclusivo en Geotecnia, se indica,'entre
paréntesis, la página en que están definidos.

A = coeficientede presión intersticial (322).


A = ángstróm = l0-r /r.
a : coeficientede presión intersticial (323).

B : coeficientede presión intersticial (320).


BO = coeficientede presión intersticial aplicado al aire
(384).
8w = coeficientede presión intersticial aplicado al agua
(384).
.Bw : coeficientede presión intersticial aplicado al agua
(384).

c = concentración; constante.
c = centígrado.
c. = lndice de compresión (162).
C¡ = coneentración inicial de partículas sólidas en una pro-
beta de sedimentación.
C, : lndice de hinchamiento (162).
Ca : concentración de partlculas sólidas en una probeta de
sedimentación a Ia profundidad z y en el instante f.
c = cohesión (259).-
c' = cohesión efectiva (274 y 286).
cc : cohesión verdadera (317).
Cg : coeñciente de consolidación cuando no se considera
la hipótesis de pegueñas deformaciones (193).

¡
J : julio.
= cohesión de la envolventede presiones totales (275,
i : módulo de la fuerza de filtración por unidad de volu-
287 y 289).
: coeficientede consolidación(18ó). m en ( 13ó) .
cv

D : diámetro.
: diámetro correspondienteal r¡ 9ó de la curva granulo- K - grado Kelvin.
DN
métrica. K, = módulo de compresibilidaddel esqueleto de suelo
= diámetro de la particula cuya superficie específicaes ( 320) .
D,
igual a la del conjunto. K," = módulo de compresibilidad del agua (320).
E : módulo de deformaciónlineal. Ko : coeficlentede empuje en reposo (294).
F : mó d u l o e d o m é tri c o(1 8 1 ). k : coeficientede permeabilidad(115)'
e = lndice de poros (47). 1., = permeabilidadfísica (115).
er : volumen de aire dividido por volumen de sólidos. ft" = coeñcientede permeabilidadal aire (115).
: índice de poros al final del ensayo. = coeñciente de permeabilidad electroosmótico (152).
€m n¡ = indice de poros máximo (óó). = coeficientede permeabilidad para flujo horizontal.
Cm io = lndice de poros mínimo (óó).
t.t
ej = permeabilidadfísica en la dirección i (117).
= índice de poros en el instante/. = coeficientede permeabilidad para flujo vertical.
= volumen cle agua dividido por volunren de sólidos. k. = coeficientede permeabilidaden la dirección ¡ (11ó).
C¡ : indice de poros inicial. t-, : permeabilidadfísica en la dirección ¡ (117).
= coeficientede permeabilidaden la direccióny (11ó).
,, = coeficlentede permeabilidaden la dirección ¿ (11óI
U - peso específicorelativo de las partículassólidas.
= p€so específicorelativo del agua a la telnpcratul'aam- kg = kilogramo masa.
G..
biente. limol = kilomol.
g = gramo masa. kp = kilopondio (kilogramo fuerza).

H : espesor; distancia de dre¡aje (mitacl dcl espesor d e L = lectura del cuadrante de medidas.
t¡na capa que drena por ambos lados o cspesor d e Li : lectura inicial del cuadrante de medidas'
dicha capa si dlena sólo por un lado); humedad I^ : lectura corregida correspondiente al cbmienzo de la
lativa. consolidaciónprimaria.
H' = constante adinrensional de Henry. : longitud.
Hrr = altura de poros final.
H,, = altura de poros en el instante l. A4 ::rf2(2nz * l); peso molecular; pendierlte de la línea
H" = altura de sólidos. de estado crítiCo proyectada sobre el plano de las ten-
Ho = espesor inicial. siones(343).
lt = altura piezométrica - ¿ 4 (rr/;,*). : número entero.
lt. = altura dc ascensión capilar (144). l17r : coeficientede compresibilidad vertical (182).
N : relación entre el peso de las partículas inFerioresa un
=
diámetro dado, D, y el peso total de las partículas;
Io í ndic e de dens idad ( óó) .
fuerza normal.
Ip : índice de plasticidad (79).
N : ne\ rIOn.
It , Ir, I" : invariantes del tensor dc tensiones.
N¡ : fuerzh normal intergranular (133).
i : gradiente liidráulico en la direcció¡¡ del vector veloci- ta : porosidad (47).
dad de f luio ( ll4) .
llme¡ = porosidad m¡íxima (ó8).
lc - gr adient e hidr áulic o c r lt i c o ( 1 3 ó ) .
: gr adient e hidr ár r lic o en l a d i r c c c i ó n s ( 1 1 4 ) . llmln = porosidad mínima (68).
at
l7o : oorosidad inicial.
¡'o = ur ¡ r br al dc l gr ac lic r r t c l¡ ir l ¡ á r ¡ l i c c ¡( l l 9 ) .
= presión en genera¡; a't + a'3/Z;presión absoluta de un Uzt = presión intersticial en exceso en el punto de altura z
gas. v en el instante f.
Pa - presión absoluta del aire. tlw - presión del agua (por encima de la atmosférica).
pF : logaritmo_en base l0 de la succión, expresadaen cen-
timetros de agua.
- pondio (gramo fuerza). v = volumen.
V - voltio.
q = caudal (gasto); tensión desviadora (263).
t/ = volumen de aire.
: resistenciaa la compresiónsimple (291).
l/.B - volumen de gas.
4u
V¡ = volumen de huecos.
= número de Reynolds; constánte de los gasesperfectos;
v"' : volumen de sólidos.
f,t = volumen de agua.
radio (cuando se quiere distinguir de -otro menor, r).
vo : volumen inicial.
- lectura del densímetro; velocidad de deformación
(unitaria); radio. 1) = velocidad de caída de una esfera a través de un líqui-
: l*/y, do; velocidadde flujo (114).
' It = vector velocidad de flujo (ll4).
1\,Vt : corrimientos en las direcciones ri y j, respectivamente;
S = área de una superficie. componentes de la velocidad de flujo en las mismas
S.*¿ = sección media. direcciones.
S, - grado de saruración(Sá). llm - velocidad de filtración media (ll4).
s,o - grado de saturación inicial. l 'r ,v r r It, : componentes de la velocidad de flujo en las direccio-
s./. = sistema internacional. nes x, y y z, respectivamente.
5 = longitud medida en una direcciónj a veces, área de
una sup_erficie(cuando se quiere distinguir de otra
mayor, S). w - peso del picnómetro con agua y sólidos; peso de un
s = segundo. árido saturadoi
w' : peso de una muéstra sumergida.
I4/s - peso del densímetro.
T = fuerza tangencial; temperatura absoluta.
7" : factor de tiempo (187).
w" = peso de sólidos.
ü/.. - peso del picnómetro lleno de agua destilada a la tem-
Tn = factor.de tiempo correspondienteal 50 o/odela conso- peratura del baño termostático.
noacton prlmaria. = p€so de un volumen de agua igual al del suelo a 4" C.
wo
Tn = factor de tiempo correspondienteal 90 o/odela conso-
lt, = humedad (59); corrimiento en dirección vertical.
lloaclon prlmana.
lttL = límite llquido (71).
a - tiempo.
t : tonelada fuerza. tVo : humedad óptima Proctor (222 y 223)'
ts Wp : límite plástico (78).
- tiempo. correspondiente al 50 % de la consolidación
prtmarta. Wg : límite de retracción (81).
fe¡ : tiempo. correspondiente al 9O%o de Ia consolidación
prrmana.
, : profundidad, altura.
: profundidad del centro del volumen sumergido de!
U - grado de consolidación (190); potencial eléctrico. densímetro.
U, - grado de consolidación en un punto. (187). - peso específico del suelo (54); peso especffico de una
1',
u = presión iltersticial (190); presión intersticial en exce- ioca (57); peso especifico de uná suspeñsión;deforma-
so sobre la hidrostática (tb6). ción angular o deslizamiento.
tl¡ = presión intersticial en exceso inicial. I - peso específico sumergido (134).

xxvl
* peso específicodel
aire a la presión atmosférica. : coe6ciente de rozanriento (257).
1'" : pef.9específicodel agua destiladaa la temperatura : micra.
de
calibración del denslmetro.
l',d - peso especí6coseco(54).
Y¡ - peso específicode un fluido. : coeficiente de Poisson; ángulo de dilara:r..ii i16¡
= deformación angular de las direccionesperpendicula-
res r, /.
= pesó,específi,co,de las partículas sólidas; peso especí- p : densidad.
hco de los sólidos en una roca. gd : densidad seca (50, 51 y 54).
!'satur¡du - peso especílicosaturado(54). 0-o : densidad máxima (6ó).
- peso específicodel agua. Con frecuenciaen Geotecnia, Qmin
: densidad mínima (66).
se toma igual a 1,,. : densidad máxima Proctor (222 1t 223),
Érr
l'0 - peso específicodel agua destilada a .4"
C.

¡ : incremento diferencial. a : teusión total normal (por encima de la atmosférica)


( 134) .
o = tensiónefectivanormal (134).
= deformaciónlongitudinal (unitaria). óc = presión de consolidación(244 y 285).
¿F = d e fo rm a c i ó rr(u n i ta ri a )p l ásti ca. - presión intergranular (134).
Ai
= deformaciónlongitudinal (unitaria) axial. = tensiónoclaédricanormal total.
Ooct
tf : deformaciónlongitudinal (unitaria) final. : tensión octaédricanormal efectiva.
o ocl
€i : deformaciónlongirudinal(unitaria) en la dirección i. - presión de preconsolidación(1ó4).
t¡ = deformaciónlongitudinal (unitaria) en el instante r. : tensiónsuperficial.
ñs
€v = deformaciónvolumétrica (unitaria). al = resistenciaa la tracción.
c"P = deformaciónvoluniétrica(unitaria) plástica. rrv : tensión total normal vertical (sobre un plano horizon-
f"t = deformación volumétrica (unitaria) iecuperable. t al) .
€zt = deformaciónlongitudinal (unitaria) o'" :
ej punto de al- ter-rsiónefectiva norma] vertical (sobre un plano hori-
tura ¡ y en el instanle f. "n zo n ta l ) .
et, Ez, e3 = longitudinales (unitarias) principales, aa, óy r o. : tensio_nesnormales totales sobre planos perpendicula-
9f:l"1"iones
mayor, lntermedia y menor, respectivamente. res a los ejes x, y y ¿, respectivamente.
a'., - presión efectiva normal vertical en el punto de altu-
,1 : c.oeficientede viscosidad (llamado también ra z y en el instante t.
viscosidad
dinámica o absoluta) ae nuiáó;;¡;;::'. a'o - presión efectiva vertical de una muestra de suelo si-
,1 = q/zp. "n tuada en el terreno antes de aplicarle las cargas de
' una ci¡nentación; presión efectiva vertical inicial.
?h : coeficientede viscosidaddel aire.
at , 02, 03 : tensiones totales principales mayor, intermedia y me-
nor, respectlvamente.
e : volumen de agu-adiviclidr:por volumen total;
áneulo a't, o'", o'¡: tensiones efectivas principales mayor, ir-rtermedia y
que ronna con la horizontal la tangenteal círculó de menor, respectivamente.
Mohr trazada por el origcn ¿e cooidenáclas. (or - o.)r : tensión desviadora en el momento de la rotura.
(or - o.)¿ = tensión desviadora en el momento de la rotura, una
- p e n d i e n te(mó d u l o .)d e l a rccta ¿-l ny,(rama de des_ vez hecha la corrección de la energía.
carga o de recarga).

tr : resistencia al esfuerzo cortante.


= pendiente(módulo) rje la rccta ¿-1o6,(rama
virgen). ret : tensión octaéd¡ica tansencial.

xxvrr
rú = esfuerzo cortante de rotura hecha la corrección de la
energla (317).
l.t!, tn, zz= tensionestangencialesen coordenadascartesianas'

o = ángulo de rozamiento (258); ángulo de rozamiento in-


terno (259).
ó' = ángulo de rozamiento interno efectivo (274 y 286).
ó* = ángulo de rozamiento interno de la envolvente de pre-
sioies totales en un ensayo consolidado-sin drenaje
(251 y 287).
ón
: ángulo de rozamiento interno durante un ensayo tri
axial correspondiente al estado crltico (286).
óot = ángulo de rozamiento interno efectivo en deformación
plana.
ó, = ángulo verdadero de rozamiento interno (317).
Q¡ - ángulo de rozamiento interno una vez desquitada la
inlluencia de la dilatancia según Rowe (309).
ó" : ángulo de rozamiento interno residual (275).
ó, : ángulo de rozamiento interno de la envolvente de pre-
sioies totales en un ensayo sin drenaje (385).
óo = mlnimo de ór (309).

= potencial canilar (254): ánzulo que forma con la hori-


iontal la taneente'de ia bróiección de la llnea de llmi-
te elástico so'Lreel planó de tensiones (352); ángulo de
rozamiento interno-de un cuerpo sólido (369 y 370).

: coeñcieñte de la expresión de la presión efectiva res-


pecto al esfuerzo córtante en suelos parcialmente sa'
turados (383).

g e o te cn i oY ci mi e n to s

' ,1
¡
II
Sueloy roco+ Geotecnio+ Origendel suelo
Procesos de cementoción

1.1. El globo ierregtre

Una característica de la corrcza terrestref determinante para la


actividad humana, es su gran variedad. Esta proviene por una par'
te de una diferenciación inicial entre las diversas Krcas. pero rx)r
otra, más importante, de la existencia de una envoltura-tiuida: la'
movilidad de las moléculas de los llquidos v los cascs facilita trans-
formaciones que no pueden tener lügar edtre lo-s átomos, de posi-
ciones rÍgidaoente fija'las, de los compuestos cristalinos. Son los
fluidos los que actúan, al menos couio elementos intcrmediarios
en el cambio, y es en ellos donde tuvo lugar el car¡bio cualitativo
por esencia: la aparición de la vida.
Sin embargo, la atmósfera y el agua de los océanos apenas ac-
túan más que en la superñcie de los materiales sólidos, por lo que
su acción hubiera sido necesariamente limitada. Pero la corteza te-
rrestre no es una masa inerte: sometida a fuerzas de origen pre
fundo, posiblemente corrientes de convección del manto,-origina-
das a su vez quizá por diferencias de temperatura debidas a
procesos de transformación nuclcar, se ba diüdido en varias
placas que se desplazen, sufrie¡do, al hacerlo, elovaciones, desccn-
8os, roturas y plegamientos que facilitan la acción de los fluidos,
reavivando los procesos transformadores que englobamos bajo la
denominación común de eerosiónr.
[¡ rtectónica de placas" o ¡tectónica globaln es hoy la doctrina
más generalizada para explicar los grandes fenómenos acaecidos
en la corteza terrestre y, aunque, evldentemente, será un dfa su-
perada, cuenta con el apoyo de numerosos hechos comprobados.
En realidad, es un desarrollo de la hipótcsis de la rderiva de los
continentcsr de Wegener, pero mientras que éste no pudo dar más
que escasbs indicios 'como prueba a lo que fueron geniales intui-
ciones, diyersos estudios, y en particular los del fondo de los océa-
nos, señalan circ¡¡nstancias difícilcs de cxplicar de otra forma,
entre las que quizá la más decisiva sea la existencia de bandas en
el magrrctismo de las rocas, testigos fosilizados del campo magné-
Fi!. l.l. D¡fcrcnt6
ctaF$ de l¡ rper.
períodos de quietud casi absoluta. Sin embareo. la actividad oro-
600 tur¡ del A|Jóntlco génica lla sido se-guram_ente tan lenta que inéluso pudiera haber
No¡t€ (tlgr¡n Dc¡' pasado inadvertida si hubiera habido 'seres vivieítes pensantes
cou¡t t Paquct'
l9?4). ¡,os búmeros para.presenciarla, hasta el punto de que hay geólogos qüe opinan
enre pardntests In- qure hoy nos encontramos én. una épóca orógEnica"medianarirente
lB edad e!t!
dicu
m!da, Gn rllloncs activa en áreas que suman del 5 al iO o/ode É superñcie terrestre,
de Bllos, y ¡os nú. porcentaje que, por otra parte, no ha tenido que ier mayor en las
450
mc¡os sln Paréltr.
sls, et número ds
épocas orogénicas pasadas.
anomBll8s mgnétl- Así, pues, Blatt et al (1972) cita datos de diversos autores se-
cs obsenadE, so. gún los cuales California se levanta a una velocidad entre 4 v 13
bre el d8l s ha
bossdo dlcba 6ti. 1nll.00p_años, y Japón, enrre 0,9 y Zó m/1.000 años. Ciertas dreas
m¡clóo. del Golfo Pérsico,entre 3 y l0 m/I.000 años.
Tales velocidades superan con mucho las posibilidades de la
e¡osión para contrarrestarlas, y se piensa que pueden ser del orden
de las que se experimentaron en lós episoilioj orogénicos pasados.
Junto a ellas se encuentran también, eñ las regionei circunipolares
movimientos de elevación muy importantes,"débid;;; ;.;i;t,j
isostático consecuentea la fusión de los casquetes glaciares. Asi,
por ejemplo, la península escandinava se- levania al menos
tico terrestre en el momento de la forntación de aquéllas. Estas 9 m/1.000 años por esta causa,y en la bahla de Hudson se ha esti-
bandas, correspondientes a las inversiones experimentadas, pare- mado que la velocidad puede ser cuatro veces mayor, lo cual tiene
ccn probar los movimientos de las placas, y puede encontrarse un importantes consecuenciasgeotécnicas(5 a.l5).
sincibnismo entre ellos en los foridos de lbs distintos océanos.
Scgún la disposición en que aparecen, es claro (fig. 1.1) que existe
una emergencia de material neoformado en las cordilleras que se
lran descubierto en el fondo de los océanos, o udorsales oceánicaso. 1 5 L !5
voLc¡ntca3
coForLtEi¡ oo¡s^L
otL P¡c¡FrcoÉ3fE
l;,slos materiales se desnarraman a los lados de dichas dorsales y
arrastran a las placas que flotan sobre el manto, escaras de mate-
riales más rigidós y ligeios (silicatos de aluminio, preferentemente)
quc se segregaron en iu día, a rnanera'de escoria, de los materiales
err fusión.
En ciertas zonas del globo (fig. 1.2) e[ movimiento de.estas pla-
cas ernpuja la una contra la otrá, conflicto que sc resuelve con el
hundiniiento de una de ellas. Sus materiales son digeridos al en- CO¡T IiF flT É

contrar, en regiones profundas, mayor temperatura y-presió.n v.un


ambiente ouímico distinto. En estos Duntos ((zonas de subducclÓn
o de Beniotf o) existen grarrdes anolnálías que se suelen manifestar
por actilidad sísmica y volcanes. ¡aco
r¡sut^l
Los desniveles que estos movimientos, como causa principal,
crean, son el medio que pernrite al agua de lluvia alcalrzar capaci-
clacl er<-rsiva,la cual sL encuentra a sti vez favorecida por la previa
dissresación de las rocas mediante acciones atmosféricas de todo COROILLE¡¡ DOiS¡L

tlpó, {,le clasificaremos, para su estudio posterior, en dos- grandes


tC¡
^¡L¡X¡

sitrno i: (e r os ión f í s ic ao Y uer os ión quíl n i c a o , a n n c u a n d o , c o n l o


ó.t i" tnunor narte dc lai clasificacioñes de fenórrlenos naturales,
tal separációri no puede ser completa y resulte en ciertos casos COTTIf,ETTC
incluso arbitraria.
Se establece asi un doble juego: las fuerzas tectónicas creando Flg. l.?, Scelón caqucEóllc¡ d.l G¡obo. Eu lrs cordlll$ doml6 oceÁll8 rG toffi w
relieve, y tas erosivas, arrasándolo. A lo largo de las.épocas geo- plas quc dcrlÉr cn rEbsr ü@loc. 8[ €p6or v¡ cr4l?ndo hsl¡ .tua ¡leun cl ¡rco
lóeicas, él predominio ha sido alternante. Existe una cierta tenden- lroul¡r o lr ao$ ocrún16. L¡ pl¡q quc e rmergr (mbd[@tón) n r¡@do d6tn¡dr Dor ft¡dór.
El Osé¡tro Allintlco no llar mw d! sbduelún, Dor lo d¡l E qpedc @61¡¡üGEGDac. CoD.
cii a pensár que la Iormación de las grandes cadenas montaítosas Inri¡mcntr, cl Océs¡o Pocf ¡co sc contnr, B ¡Ér de qr. ru tondo !e G4rlndG lllrt¡trñtc ¡
ha cohstituidó tremendos episodios cátastróficos, intercalados en ¡r¡¡llr & l! doÉrl del Pñl0co Este (!Gfrú¡ ljycds. ltttl.

2
1.2, Ciclo erosivo
. . A profundidadesmayores de 4.500m las circu¡rstanciasde nre-
sión.y pH.del lgua- ma,rina hacen que- se diru"iuin"ü;'.;Jü,
La erosión ataca las rocas formando, en primer lugar, un suelo calcáreas.A profundidades mayoref iodemos enconrrarj
que recibe el nombre, quizá poco adecuadó,de osuélo residualu, i";;;;";.
radiolarios 5' diatomeas,,de eiqueletbs siirceos,.pero predonri.an
con Io que se le quiere oponer a otro tipo de suelos,Ios usuelos las arcillas roias, que cub.renapioximadamenteta cuarta parte
transportadosr. Los materiales que componen el suelo residual son fondo de los ócéanosArlántico del
a veces arrastrados por Ia accién combinada del agua y la grave- l" n i;;d-í"i'i;#"
del Pacífico-(Sverdrup et al., 1942).
"-i;á;;;;'."ri
Ei órigen ¡"-;;ñ
dad. El transporte puede ser muy corto, consistien?otan sólo en ;;o;;";"
ha sido todar,ía totaimenre opir,;rá"-igri,"r;í:"r;"
una caída a Io largo de un talud, en cuyo caso tendremosucoluvio- simplemente las fracciones más ".l"ruáo,
finas a. iái continen-
n-es),,que se caracterizan por no estar más que muy groseramente tales.,y otros .que.consis.tenen min.r.l"s -d"';;;;i;;;;#:'"
"po.taciones
clasificados. Más bien, encontramos sólo ieerepaóíciiz.Encontra- partir, sin duda, de productos continentales,pero previa
mos mezcladospiedras o incluso bloques con'máterialestan frnos Iución. En todcl caso,-sunaturaleza su diso_
como las arcillas. Los depósitos típiéos de esta clase son los de mi'ada por su posición,. ranto dentro deter_
"iil'p."o.-lnantemente
d; b.';;ñ'..ii,ri."ilir"i,
opie de monteD. como por la profundidad del océano en cada punto..por
Un coluvión puede ser arrastrado a su vez, exter¡cliéndose sobre que concluir que, aunque.provenga-ndlre"tum'enie-¡; ello, hay
una ullanura de inundaciónD,en donde puede depositarseforman- continentales,éstos han siáo trun-rfár-ááás,por oos l;r-;ilil,
do un oglacisr, en el que ya no encontraremos tin gran variedad procesose'
los que ha influido, hasta predomi""i,-"i u-o¡ente
de tamaños. Finalmente, puede ir a parar a corrientei de agua que procesos_re-ciben los nomb¡es de hatntiiá¡;;d oceánico. Estos
los transporten a distancias muy largas v los depositen con una producida durante el período d" ."rl."iiJn ; i;;'f;;;;",
y rransporre
-qrJ;;;.i;";i""" en asua
clasificacirónen tamaños bastante eitreóhu, constituyendo oalu- salina,,.y la diagénesisl pr"ocesogeneial
v iones r . iS- r- íol
los sedimentos.baio los-efecrosáel tiempi, la présiOny.i;;;;;,
Los productos arrancados por la erosión continúan sufriendo circunstanciasamÉientates-
transformaciones,tanto durante el transporte como despuésde de- AsÍ,-pues, los suelos, salvo raras excepciones,proceden
positados. Estas últimas transformaciones constituyen la odiagé- rocas de la corteza terrestre a tra-vésd. u-n p.o""sb cle las
nesiso, qtte terminará por convertirlos en materiales más o menos de eiosi¿n.'-
lsta pued^e ser de dos tipos: primÁia,'ñ
resistentes, tales como areniscas, argilitas, etc. En ciertos casos, produce un fraccionamienro de la -la -á;
";ió;-f;;i;:';.,.
rftá-iin io ;';;lfo*;
llegarán a estar sometidos a presioneémuy elevadas,o bien a tem- sición. La.segunda,_la.erosión. quimica, áa tü;; ""-t ; ;ñ;ii;
Peraturas muy altas o a ambas cosas,y podrán convertirse en ver- con-stituciónmineralógicaes distinta de'Ia
l"'r;;';"",r...
daderas rocas, en cuyo caso hablaremos de nmetamorfismo", des- Ambos tipos de erosión cooperan enrre sí,lue"tení;
pués de lo cual puede ocurrir que los movimientos tectónicos los acción del otro. "ud;;;'];ñ;il'1"
expongan de nuevo a la erosión, recomenzandoel ciclo. La erosión se caracterizapor causar-un esponjamiento,
mento de-r'olumen,de ra ca.pátuperioi-d"-i" .ort"r" un au.
La erosión afecta, salvo pequeñas excepcionessin importancia terrestre,qr¡e
cuantitativa (p. e. cañonessubmarinos) a la parte emergida de la tiende a disminuir Ia g.un dife."n'ci;;;;; i.r-áli-..t"á'áJ á1,";;:;
corteza terrestre, que viene a ser tan sólo la cuarta parte de Ia pación_de la materi" qu" esa zona se encuentran, las rocas v la
superficie total del Globo. Pero la deposiciónde Ia casi totalidad atmósfera, como una hanifestació"
"n ¿"-1"-i"ná;;;il ;;"]il;J i;
de los materiales arrastrados se efectúa en un área todavía menor la Naturaleza.
que abarca la flataforma y vertiente continentales, más algunas
áreas endorreicas y los tramos inferiores de los rios. Todo ello no
suma más del 15 % de la superficie total.
Las zonas profundas de los océanos no están en general cubier- f.3. Erosión física
tas dc' sedimentos de origen directamente terrígeno, los cuales,
cua¡¡dose encuentran,han sido aportados ocasionalmentepor co- La erosión física es producida por numerosos agentes,que
rrientes de turbidez. En la inmensa mayoría de las llanuras abi- pueden integrar en dos gn¡pos: se
sales encontramos las arcillas rojas pelágicasy los fangos de origen
orgánico. Entre estos últimos son típicos los de c<¡nchasde Globi-
gerinas que se estima cubren unos 130 millones de kilómetros a) Erosión in situ:
cuadradosdel fondo de los océanos(Drrmbary Rogers,l9ó3). Estos l. Los cambios de tempera¡ura.
organismos unicelulares se reproducen por subdivisión, momento 2. El crecimiento de cristales.
en el cual los nuevos individuos abandonan la concha que protegió 3. La actividad orsánica.
a la célula paterna. La concha cae al fondo, vacla, de modo que 4. Las tensiones dé Ia corteza terrestre.
estos fangos están prácticamente exentos de materia orgánica. ). La gravedad.
b) Transporte ), erosiótt: rlebitlo a la lluvia es inferior al crltico. sólo sucesivas alternáncias de
hielo
I' deshielo ¡rueden provocar que se alcance este valor.
l. La gravedad. Naturalrnente, a igualdad de otros factores, una roca es tanto más heta_
2, El agua. .
diza cuanto más porosa es. sin embargo, influye también er tamaño de ros
3. El hielo. poros. Cuanto más pequeños son éstos,.mayor es el g."áo J.,"t"i""i0" qr.
4. El viento. alcanza la roca seca al aire al sumergirla en agua áebido a la caoilaridad.
Estas dos.propiedades: porosidad y grado de satúración trárluá.*í"-"
La erosión física de las rocas sólo puede dar lugar a arenas o horas de inmersión, pueden dar un criterio para predecir l" ¡"i"Ii"rá"á-áL ""rro
limos, pues la aparición de arcillas requiere transformaciones qui las rocas (l\,Iamillan, !967).
micas.
En las regiones.áridas, la formació' de cristales salinos puede
tener un efecto análogo al de la helada.
1.3.1. Los cantbios de tentperatura.La iltsolación
La literatura geológica está llena de referencias a exfoliación 1'
desintegración de rocas gue se atribuyen a expansionesy contrac- 1.3.3. La actividad orgdnica
ciones diferenciales causadas por variaciones en la temperatura'
Experimentos realizados han demostrado que estas trinsiones son , Sabido.es que las raíces de algunas plantas pueden romper y
insuficientespara fracturar los rocas sanas y masivas siempre que desplazarbroques.de roca de.magnitud considerable.Tambiéñ soir
estén perfectamente secas (Blackwelder, 1933; Griggs, 1936). Pero conocloas las actrvrctaclesde los gusanos de tierra y los roedores.
estos mismos experimentos muestran que, en presencia de-agu_a'
alternancias repetidas de calentamiento y enfriámiento pueden fi'
nalmente conducir a la rotura.
En opinión de Holmes (1965),bajo condicionesnaturaleslas ro-
cas masivas han de haber sido debiiitadas previamente por la ero-
sión qulmica para que la insolación pueda tener influencia alguna.
Balta quizá con un grado de atague químico muy-pequeño. Las
fisuras iniciadas se propagan merced a la variación diaria de tem-
peratura, hasta proáucir l-a rotura por un fenómeno de fatiga. Un
iaso tlpico es el-de los estallidos dé rocas en los desiertos,a veces
incluso con proyección de fragmentos. La erosión química en un
clima desértiio és pequeña,daila la sequedadde la atmósfera, Pero'
por esta ultima causá, las diferencias-de temPeratura entre el dla
v la noche son srandes, v aún más brusco es el enfriamiento cau'
áado por las toñnentas, éscasas,pero súbitas y violentas, con Pre-
cipitaóiones que a veces llegan a ser de granizo.

1.3.2. EI crecintientode cristales


La acción de las heladas es otra de las causas más intensas de
erosión física, Todas las rocas tienen un cierto grado de porosidad
(E 3.1).El aeua absorbidase transforma en cristalesde hielo como
iésultá¿o dá la disminución de temperatura. El consiguiente au-
mento de volumen pulveriza la roca. Sin embargo, es preciso pa-ra
ello que el agua no encuentre espacio libre -para la expansión. La
helada produce la rotura de una roca cuando su grado de satura- Flg. 1.3. Fsll! t sbtems
ción (v. $ 3.ó) anterior a la aparición de hielo era superior a un dc dl¡ql¡$s
cort¡nlc
dc éfucm

cierto (srado de saturación críticoo.


cotrJutrú¡! con
clla. Blo Dlg-uc, ulrgcn
En eI terreno, el grado de saturación de las rocas es con fre' dcmhr, ¡rrorlold¡d€ dc
Csmpos dc A¡cnós (Cstc.
cuencia superior a este valor critico. l¡ónr. C8ltz¡s dcl tur¡s¡@.
l¡s dl¡clus borizortdd
Sin embargo, si-u¡a roca se deja secar después de extralda de la cantera, pucdcn &r d¡¡cl¡B ilc
y más adelanti se coloca en un edlñcio, el grado de saturación que adquicrc tr¡@¡ón.

I
1.3.4. Las lettsionesde Ia corleza lerreslre

En la corteza terrestre existen fuertes erosionesque dan origen,


entre otros fenómenos,a los plegamientos y a los terremotos'
Estas tensiones pueden excedlr la resiitencia al esfuerzo cor'
tante de la roca qué las soPorta, produciéndosela rotura a través
áá-áeterminadas superficie-s.Estai superficies se conocen con el
nombre de fallas cuando ha habido desplazamiento relativo pa-
iaielo a ellas, y de diaclasasde esfuerzo'cortante,cuando no lo
ha habido (fig. 1,3).
Hast (t9'07-)ha recopilado las medidas de tensioneshorizontales
realizadai ias ro.as'de Escandinaviay Finlandia. Se observala
"r, una ley general de las tensioneshorizontales. La suma
existencia de
de las tensiones prinéipales horizontales or + r,2es 180 kp/cm'? en
superñcie, y auménta linealmente con la profundidad co¡no se in'

Flg. ¡.5. Di¡ct¡ss horiDulol6 de ancclón cn un ¡eclro d. 106. pre*ncia


\
¡@ dlaclcsss dc sfucEo corluae-
obséncse h de slgunas

¡ux¡ D€ L¡¡ f!il10t85 t¡rlGl?lLE¡ f l o i l ¿ o d l ¡ !€ 1 , F[ L o ¡ PU ¡ r o 3 DE


r00 tEoro^. lx sr¡¡l
¡uat¡ftElE 0aL
tEn¡Eao o--- -
ú tr q ¿ ¡ p l cñ z ( cd ¡ ñ € 9 l o ( l
t90 que la fuerte compresión horizontal produce traccionesen sentido
transversal,debido a la existenciadé oquedadesy diaclasasen la
l'oca.
Otro.hecho,qu€ parece ?poyar esta teoría es el repentino des-
t prendimiento h-aciaarriba de estratos de roca que a vecesse ob-
&o
serva en el suelo recién excavado de una cantera.
Todas estas superficies abren el camino de la erosión.
2 too

to0 . Según medidas indireqas rea_lizadas por Skempton (19ól), la


relación entre la tensión efectiva horizontil y la veriical .riiil"t
so
sobreconsolida,desy. esquistosas oscila entré 2 y 4. Estas "n fueites
tensiones horizontales pueden ser sencillamenie tensiones resi-
duales que quedan al descargar Ia erosión al suelo de las capas
que Io cubrían.
Flg. l.{. Iosloos horlzont¡ls cn ¡w¡s dc Esnd¡üY¡¡ y Finl¡ndl¡ (I|sl. 190?).

1.3.5. La gravedad
dica en la figura 1.4. Naturalmente existen variaciones locales res-
Decto a esta- lev qeneral. Hast indica tambié¡r que recientemente En trn macizo rocoso sin soporte lateral existen traccioneshori
3e han efectuadó medidas en Nubia v Columbia Britárrica y que los zontales en la parte alta del mácizo que pueden provocar la apari.
-Ó"á"¿o obtenidos son consistentéscon los de Escandinavia.
resultados ción de diaclasasverticales (ñg. 1.ó). Esias tracóionesson proarr-
una probeta de roca se romPe por compresión.simple, cidas por las fuerzas de gravedad.
la rotura se suéle producir por medio de fisuras en la dirección
áe la comoresión. Si imaqinainos una serie de estratos l'¡orizontales
de roca, sbmetidos a las áltas tensioneshorizonlales que acabamos 1.3.6. Transporte y erosión
de indicar, es lógico pensar gue se produzca la rotura en torma
de diaclasás horízontáles (ñe.'1.5). La separación entre diaclasas A medida que las rocas van sufriendo los efectos de la erosión
Ji cerca de la superfic-ieqt,L en proTu-ndidad;ello se exp.lica van perdiendo resistencia. Ent_oncesse producen desprendimientos
-"oot este tiPo de roiura es una rotura frágil, que se ¡roduce
porque y deslizamientos. Las masas de materiál descienden'laderá
cuando la tensión principal menor, en este caso la vertrcal, es Pe' En su camino se producen choques que colaboran a su desmenu_
"úálá.
queña. Se trata realmenté de diaclasasdc tracción, Pues parece ser zamiento (fie. 1.7).

I
Por otra parte, el agua es uno de los agentes de erosión más ternDeraturaen su volumen sean insienificantes.Se lleea a un equi-
activos. Inicia ya su acción destructora al cáer sobre la superñcie librío. En general, la Naturaleza, por medio de la eiosión física,
terrestre en forma de lluvia, y la perfecciona notablemcnte, al llega a producir los limos y las arenas como máximo grado de
transformarse en torrente, rio o mar, al transportar los trozos de finura,
roca y golpearlos entre sí y contra el lecho.
El viento por sl solo es capaz de remover únicarnentedepósitos
incolrerentessecos.Pero, armado con los granos de arena que asi
adquiere,el viento se transforma en un pód"roso agenteabiasivo. 1.4. Erosién química
Por ello, en Ias regioneshúmedas,el viento es sólo importante
cerca de las playas, pues en otros puntos el suelo está protegido La erosión qulmica tie-
por la capa de hierba y árbolesy por la acción ligante de la hurne- ca tiene lugar en presen-
dad. Pero, en los desiertos,la acción del viento es ilimitada. cia de agua, a la que a
En regiones semiáridas, ciertos terrenos antiguamente ocupa- veces se llama el disolven-
dos por bosqueshan sido transformadosen tierras de cultivo. El te universal. Las reaccio-
aflojamiento producido por el arado y la ausencia de la trabazón nes qui mi cas asociadas
que suponían la capa dc hierba y las raíces de los árboles ha hecho con lá erosión suelen ir
que el viento se lleve la capa de tierra prodr.rctiva.Este fenómeno acompañadas de aumento
ha sido irnportante de volumen y desprendi-
en las grandes llanu- miento de calor. Se estima
ras de EE. UU., en que la transformación del
España v en Argelia. granito en suelo suponeun
Por último, en los
aumento de volumen del
glaciarcs, la erosión 88 9é aproxi m adam ent e
(Schultz y Cleaves,l9ó2).
[ísica es especialmen-
te intensa en la su-
Las principales reacciones
perficie de fricción son las siguientes:
con el valle en la que
la presión es muy 1. Hidratación.
grande. Los rnateria- 2. Hidrólisis.
les resultantes son 3. Disolución.
muy finos. 4. Oxidación.
Conforme dismi-
nuye el tamaño de [1';]'J
":ffH :: ;"i"jf:L::Í,1?'n';l$*:*
los granos, va amor-
tisuándose la intensi- 1.4.1. Hidratación
did relativa de las
fuerzas de erosió¡r fi- Es la adición de agua a un compuesto qulnrico para formar
sica. Los choques van otro compuesto químico. Algunos ejemplos de importancia en nues-
siendo menos violen- tro estudio son:
tos y, además, las
aguai arrastran las a) La transformación de la anhidrita en veso'
partículas a zonas in-
ieriores del cauce de
SO¡Ca+ 2HrO é SO¡Ca. 2H,O
los ríos, donde la co-
rriente es nrás tra¡t-
quila. Lcls granos solt A temperaturas normales y en presencia de agua, Ia reacción
va hotnogéneos, corlt' se verifica en el sentido de izquierda a derecha. El yeso resultante
puestos áe un solo tiene un volumen igual a 1,61vecesel de la anhidrita. Cuando esta
mineral, .v str peqtte' dilatación se encuentra impedida, como ocurre, por ejemplo, en las
Flg, t.6. Sklrm de dlscles
JrEósleo producldss por Is llltr
vc¡t¡el6 cn ls
dc spoyo lqtenl
6liEs dcl
ol crcrv¡¡
ño tamaño hace que cercanías del revestimiento de un túnel, pueden resultar grandes
cl rlo Mljs¡ca s c¡uE (C¡stcuón), las difere¡rcias cle presiones, aunque no superiores a 2O kp/cm: (Sahores, l9ó2).

t0
Si se trata de anhidrita compacta esta reacción es mrly lenta El siguiente resultado dado por Harrison (Albareda, 1940) de
y sólo afecta a su superficie. El fenómeno se acelera notablemente un suelo de Ia Guayana inglesa pone de manifiesto estos resultados:
si la anhidrita está fisurada.
La presencia de cloruro sódico en el agua aumenta la velocidad Roca fgnea bá.slca guelo procedente
de esta reacción (Lambert y Raud, 19ó2). orlg¡narle de la roc¿
(7.) (7o)
b) La transformaciónde óxidos en hidróxidos.Una de las más
importantes reacciones es el paso de la hematites, de color rojo, Cuarzo... |,66 770
a limonita, de color amarillo o pardo: SiO, (combinado). . . .. ... 48,95 2,75
AI2OJ... 15,97 4t,39
FezO¡* nH¡O --r Fe:O¡. nH:O FerOr... 1,92 21,37
FeO ... ... 8,48 2,24
MnO ... 0,26 0,01
El aumento de volumen que acompaña la hidratación es un Tio2 ... 1,62 2,38
factor importante en la desintegración de las rocas. Meo .. I,l ó 0 ,1 3
C aO... 10,20 0,05
Kro "' " 0,49 0 ,tI
NarO ... 1,89 0 ,1 4
1.4.2. Hidrólisis H.O ... ... 0,3ó )7 7 1
P9r " 0,0t7 0,028
Es Ia descomposiciónquímica de una sustancia por medio del 99,977 100,128
agua.
La presencia de anhldrido carbónico disuelto, aún en pequeñas
cantidades,y de varios ácidos y productos orgánicos acelera nota- Podemos observar que el suelo resultante en este caso es extra-
blemente esta reacción, pues el grado de acidez aumenta la activi- ordinariamente rico en óxidos de hierro y aluminio. Es un suelo
dad del agua. Su acción erosiva aumenta también con la tempe- de color roiizo conocido con el nombre de ulateritao (del latín
ratura. later = ladrillo). En profundidad es abigarrado y de color más
A partir de materiales muy distintos, como son los variadísimos pálido, y es aquÍ donde la concentración de alúmina es especial-
silicatos que se encuentran en las rocas ígneas y sedimentarias, se n¡ente alta. A profundidadesaí¡n mayores,la roca puede estar in-
llega por medio de reaccionesde hidrólisis a un producto final: tensamentedescoml:uesta, con abundanciade minerales arcillosos.
la arcilla. Esta tiene propiedades diversas, pero más que la roca Hay que tener en cuenta, sin embargo, que este suelo pertenece
de que procede influyen en sus diferencias de composición y com- a un caso verdaderamenteextremo, elegido entre los de más inten-
portamiento las condicionesclimáticas en que la erosión ha tenido sa erosión en climas tropicales,asociadoa una intensa pluviosidad.
lugar. Las diferenbias no son tan marcadas en los suelos de climas tem-
Los silicatos que formen las rocas se componen fundamental- plados, y ni siquiera en la mayor parte de los climas cálidos.
mente de ácido silícico, óxidos de hierro y aluminio, y óxidos de En todo caso, los sesquióxidos de hierro y aluminio tienden a
metales alcalinos y alcalinotérreos. La hidrólisis afloja las ligazo- permanecer, mientras que la sílice es lavada más fácilmente. Por
nes de estos elementos: los óxidos de metales alcalinos v alcalino- lo tanto, la razón
térreos forman bases o sales solubles, que son, al menoi en parte,
lavadaspor el agua; el ácido silícico se solubiliza en forma coloidal
y también es arrastrado parcialmente. Los óxidos de hierro y alu-
minio son los elementosfijos, aunque, en determinadascondiciones,
ffi
llamada razón de sesquióxidos,es interesante para colegir las con-
pueden asimismo pasar algunos de ellos a forma coloidal. diciones en que una arcilla se ha formado.
Un ejemplo de los más simples es la descomposiciónde lÁ ortosa Las a¡cillas rojas del pleistoceno continental del litoral catalán
para formar caolinita: y valles de los_ríos que va.n a é1,se han formado merced a la des-
composición por hidrólisis de fragmentos de roca durante etapas
zSiOd{lK+COz*óH¡O --+2SiO¡.AlzO¡ . zH¡O+4SiOrH¡*CO¡KI de clima cálido y húmedo. Como resultado abundan los óxidos de
üld¡ eoltnltg
hierro, y existen en su seno brechas, principalmente de cuarcita y
cuarzo,materiales éstos que no han sido lavadc¡spor el agua (v. Solé
El resultado de este lavado de productos solubles o dispersos et al., 1957;Virgili, l9ó0).
es que la arcilla posee menor cantidád de basesalcalinas y de' sílice Un ejemplo interesante de descomposición por el agua es la
que ra roca ortglnar¡a. meteorización de los esquistos cuarzo-grafitososde Venezuela, de

12
color negruzco y su transformación final en suelo residual. Como
producto intennedio aParacen esquistos sericiticos con grado de
descomposición variable, de color predominantemente gris azulado.
El grafito es lavado por el agua. Por último, la sericita se trans-
forma en arcilla de color rojizo debido a la presencia de óxidos
de hierro.

1.4.3. Disolucíón

Aunque la disolución se considera como un fenómeno físico,


sin embargo, en el caso de la erosión suele ir acompairada de reac-
ciones químicas, por lo cual queda justificada su inclusión en este
grupo.
. La roca caliza es poco soluble en agua pura (0,065 g/1, expresado
en CO¡Ca,a 20" C), pero cuando está presente el anhídrido carbónico
cl carbonato cálcic-oes disuelto lentámente en for¡na de bicarbona-
to ,cálcico fsolubilidad 166 gll, expresado en (CO¡H):Ca, a 20" C]:

COrCa * CO: + H:O ¡l (CO¡H):Ca

Esta es la causa de la gran cantidad de grietas, cal'ernas y con-


ductos de todo tipo que a veces debilitan y hacen extraordinaria- lrlg. l.[. Cucr¡ cn t(¡re¡¡o y6ife¡o. Ltrs Simc (Z8rag@].
mente permeables las formaciones calcáreas.
Otro fenómeno, de extraordinaria importancia en Esparla, es la
disolución del yeso. El yeso es poco.soluble en agua destilada (alre-
dedor de 2 g/1, expresado en SOrCa, a 20'C). Esta proporción queda i r t r t t o s p c t r t i c ttl a d o s. C o n tr a r i a m e n te , l a s r o ca s so n a g l r r r n e r a d o sd e
disnrinuida si se trata de aguas duras, y aun.¡entada si son aguas cristales fuertenrente t¡nidr¡s. Sin enrbargo, a la escala qrte interesa
aciduladas o cloruradas (2,79 g/l a l4"C con 5,85 ell de ClNa). al ingeniero, ticnen un conrportarniento que tarnbién se aparta del
Pero, si existe circulación de agua a través del yeso, el agua se que podemos esperar de un sóliclo. Esto se debc a que la rrrrt.srt
renueva continuamente, )' puede dar lugar a fenórnenos kársticos rocosa está surcada en general de varias fanrilias de i ifoclasn.s,qtre
análogos a los que presentan las calizas, aunque no tan cspectacu- son superficiales de debilidad, que la clividcn en bloques. Cada turo
lares debido a la menor resistencia del yeso (frg. 1.8). De todos mo- clc' éslos está constitu:clo por Lrn nlaterial rocoso o ro(o tltntr¡i,
dos, la roca de yeso conxpacla es muy impermeable, y, para gra- q u e ¡ r r - r e c l see r n r u ch cr r r r i i s'r 'e si ste u te e i n d e [o r n l a b l e q u e l a a r ttc'-
dientes normales, se precisa mucho tiempo para prodtrcir estos diclra n¡csa rocosa, llamada muchas veces, abreviadamente, r'oc¿r.
[enómenos, Las ijtoclases pueden tener diversos origenes. En particular, en
las rocas sedirnentarias existen los p/aros de sedüttentación (.ñ'gu-
ra 8.52 y 8.53), per.o adenrás pr-redenexistir otlas debidas al cnfria-
1.4.4. Oxidacíón nliento de las rocas después de formarse, cntre las c¡ue soll muy
típicas las columnal'es en las la'r'asbasálticas (fig. 1.9). En las rocas
Una evidencia de este proceso está en los colores roiizos o ama'
rrretamór'ficasexisterr casi sienrpre plattos de pir.orrosidnd, que pue-
rillentos de muchos sueloi, debidos a la presencia de óxido fér'r'ico
(Feror) en forma de hematites o de hidróxido férrico en forma de dcn coincoidir con los dc sedinlentación, cuando el nretamorfisnro
sc ha debido al peso de los terl'enos seditrrentados en capas supe-
limonita respectivamente. Los óxidos ferrosos liberados por las
riores, pero que, otras \/eces, tiencn direcciones distintas. Los es-
reacciones de hidrólisis se oxidan, transformándose en férricos.
l'ucrzos tcctónicos, por otra parte, originan casi siempre dos fami-
Cuando el oxigeno va disuelto en agua suele formarse lirnonita.
l i a s c l e d i a c l a sa s co n j u g a d a s ( fi e s. 1 .3 v L l 0 ) .
Por último, hay diacktsas de dcscontpresión. Estas se presentan
rnuchas veces paralelamente a los cursos de los ríos (fig. 1.11). A
1.5. Roca matriz. La masa rocosa. Tipos de litoclasas
esta misma clase pertenecen los plarzos de exfoliacíórr, paralelos
Los suelos, como vemos , son seudosólídos, que, si macroscópi' a la superficie topográfica, que se presentan en rocas masivas, como
camente pueden tratarse como sólidos veldaderos, exhiben propie' el granito. Este fenómeno se ha atribuido por unos'a la insolación,
dades múv peculiares. lo cual se debe a que en realidad son cott' a un aumento de rtolumen por el comienzo de la meteorización, etc.

l¿'
¡'¡9. l.¡1. Erfolllc¡ón dcl gr¡tr¡to lSchultz y Clú¡vcs, 106g). Cortesia de Wiley Á Sor¡s
(Schult¿ y Clcavcs, 19621' Cortesh de Wtley & SoN
Flg. 1.9. .lunts col|¡mac G! b¡6¡lto

1.6. Medidas del estado de fracúur¿ción de la roca


la 'les-
Sin embargo, otros autores las explican-simplemente por
compresiOñproducida por la eroSiónde los estratos suprayacerltes En las litoclasas hay que tener en cuenta: orientación (en srrs
6i;i;;;.1 ls11j. co'n este tipo de.fenómeno debe relacionarse dos compon-entes,.rumbo y buzamiento), espaciamiento, espesor.,
de ten-
el caso extremo, ya telutado, de la existencia de un camPo relleno, configtrración y área efectiva.
siones horizontalés muy fuertes (5 l'3'4)' Es usual representar las orientaciones de las litoclasas de una
masa rocosa en un estereograma (ñg. l.l2). Este es la proyección
sobre_el .plano horizontal dé la semiésfera de la figura, éon'indica-
ción de los puntos de tangencia de los planos parálelos a las lito-
-aleunas
clasas. Si se nriden las orientaciones de decenas de litocla-
sas, los plrntos se agrupan a veces en ufam-ilias' bien definidas,
El inconveniente de
esta representación es
que los puntos de las
litoclasas subverticales
se acumulan en una co-
litoclasa Il
rona muy estrecha cer-
ca del borde. Por ello hemisfer¡o Éi
ARCILLA se recurre a veces a
otras representaciones buzamiento
geodésicas.Sin embar-
go, éstasvan perdiendo
P L AÍ{ OOE CORÍE interés,ya que ahora es N

d' l¡ co¡la leGt¡G


cada vez más frecuente
dc corSc conJú¡¡dot Po¡ lll l:DÁloitc¡. t¡n¡tDcl¡16
Ftg. 1.10. Pl¡[o¡
cn l¡ ¡rclll¡ ¡it-Stv.tli. f¡Llrl¡¡ (FooLo y Wll¡otr' t8661' manejar la información Fig. 1.12. ncpr6entación
Quedü dcñnid¡s
esasrcográllB dc t¡l@lqs.
por ls proJecc¡óa, Eobrc cl pt¡no
Co¡t!¡tl dol uqÚJo dol t¡Úlltuto do tngonloro6 cltll6' hnd¡e¡' sobre las litoclasas in- horltont¡1, dc ¡os punaos P corcpondlules.

¡0
troduciéndola directamente en el ordenador, quien determina las nos)- En los segundos,la capa (horizonte, en el lenguaje edafoló-
familias, las orientacionesmodales y las pro-babilidadesde una gico) superior da origen a compuestos alcalinos, péro- éstos son
desviación preñjada. rápidamente lavados y conducidos a las zonas profundas. La vida
El espaciamientosuele medirse en el campo, apreciando las microbiana acidifica este horizonte, y el ataqüe puede ser muy
litoclasasclaramenteagrupadasen familias y cóntando el número intenso, arrastrando todos los compuestos de hierro y alúminá.
de ellas en una longitud determinada, medida perpendicularmente Estos son menos móviles que las sales, y pueden deóositarsea
a su plano. Según Müller (1963) las masas rocbsas pueden clasifi- profundidad relativamentepequeña,constituyendouna capa roco-
carse como sigue, según la distancia media entre lai litoclasasde sa, de color óxido de hierro, de poco espesor(nOrtsteine" en los
la familia predominante: paísesde habla germánica,que signiñca oPiedraformada in situ,)
Se forma entoncesun suelo muy típico de los climas frescosy mut,
Distanclri media lrúmedos,en terrenos de roca ácida, que se llama podsol ("suelb
DSN OM I NA CI O N entre lltoclasas
lm)
TIP O A R ID O TIP O H U ME D O
Diaclasado espaciado l-10
D ia cla sa d o m e d io ... 0,1-l
Diaclasado cerrado 0,01o,l
R o ca la m in a d a o m ilo n itiza d a . ... 0.001-0,0r

El espesor de las litoclasas de cada familia se n¡ide hallando


una media entre la de cada familia, \' se hace notar tambié¡l si
están limpias o rellenas de un material diferente de la roca (p. c. ar-
cilla). Su configuracirin se expresa en general cualitativa¡rrentc'(pla-
nas, onduladas, serradas, etc,). FiF. |.t3, l,lv¡do cn cllmss itidor J húmcdos fA¡btrrd! y Hoyos. lt{n}.
Muy frecuentemente las litoclasas no sorl continuas, sino que,
en un cierto porcentaje de ellas, la roca conscr\':r su conlintridacl
o está soldadá. El poicentaje del área total en el que la litoclasa
cstá abierta es su ¿íi'enefect'iva.por ciento, que no si.mpt. es fácil de ceniza"),debido a que encima de la costra roja hay un horizoÍrtc
de nredir. Generalmente, hay que seguir la intersección de la lito- de arena cuarzosa (que es la única fracción de la roca qtre ha lesis-
clasa con la superficie v estimar la l<lngitud abierta. De aquí <_rbttrn- tido el ataqtre),completamentelimpia, pero de color gris ceniza,
dríanros el cpoi'centajC lineal". El árei efectiva es el cuadraclo dcl debido a estar teñida por los productos húrmicosdel horizonte
número obte¡ridc¡, dividido pol ciento. superficial.Este suelo es muv abundanteen Europa Central (siem-
pre sobre rocas ácidas),y se encuentra también en Asturias, Ga-
licia, etc.
l.?. El suelo etláñco La ñgura l.l4 nos indica los tipos de suelclspredominantesen
función de la latitud, pero es claro que esto puede tenersetan sólo
Los fenómenos más intensos de metcorización tienetr lugar en como una indicación muy general.
un cspesor limitaclo a I ó 2 m a partir de la superficie. Etr t<l se
asicnta la actividad biológica. La Edafología cs una Ciencia que
sc ocupa de esta zona dcl térleno, y encLtcntla urra cstrccha itrterrc- 1.8. Los suelos residuales
lación errtre clinta, roca madre v-activiclacl biológica, toclo lr¡ clral
*nretcorizacitin'
influl,e a su vez sbbre las caraiterísticas de la El Si pasamos la profundidad a la que ya desapareceprácticarnente
re su ltad o d e t odo c llo es la f or m ac ión d e u n . p e r f i l del suelon, la actividad biológica, encontramos la roca todavía meteorizada.
sucesión típica cle capas quc identifica con total seguridacl cl cotr- Si continuamos hasta llegar a la roca rnadre absolutamentesana,
junto de factorr:s que han tenido palte en su fot nracitin. lrabremos atravesado una zona más amplla que el suelo edáfico,
Así, por ejemplo, uno de estos factores e.s el ntipo de lavado-n, la cual se llama usúeloresidual,, lo que indica que ha sido formado
que puede dividiise (ñe. 1.13) entre árido y húmedo, según qr-relar in situ, despuésde que el lavado se ha llcvado todos los compuestos
precipitación sea o no n'renor que la evaporación. En cl que Ia meteorizaciónha transformado.El conceptode nsuelc¡resi-
-prinrero
hay iendencia a una acumulación de sales en- la superficie que dual, se opone al de "suelo transportador, corrro¡por ejemplo, Ios
puéde llegar a hacer imposible la vida de las plantas (suelos sali- aluviones.

l8
El espesorde los sgelos residualeses muy variable, dependien' steineo); Florizonte I-C. Se identifica poroue. aunque la roca está
do de la'intensidad de la meteorización,pero también de la erosión totalmente meteorizada, pueden verse en' él' las istrtrcnn'as lzere-
física. Si ésta es fuerte, los materiales serán arrastrados casi al dadas o relictas de la roca, que suelen constituir Dlanos de debi-
mismo tiempo de su formación. lidad. Los limos arcillosos y arenas-limosas predominan. Este ma-
Por todo ello, los mayores espesoresse encuentran en zonas terial, en el que la roca tiene todar'ía aspecto de tal, pero está
en rocas muy meteorizables,por su naturaleza o- por su
llanas y-de totalmente meteorizadao opodrida", recibe-elnombre d,e'saprolito.
estado frsuración. Unas áreas tipicás en donde los suelos resi' Si la roca madre era micácea,puede encontrarsetodar'ía'mucho
material de esta clase, más resistente a la erosión que los feldes-
fr Eni a nEona
patos. Las estructuras relictas son a veces bastante permeables,y
poolot P¡aDERl flr¡RA cAsfañ^ f noPlcal LAfERlfls el conjunto es susceptible de erosión externa y también interna.
fIER AA En el horizonte I-C empiezan a encontrarse algunos ubloques
tr Enn¡ suElo csili¡ fr ER F^ S ¡ OJ6
PARO¡
GAEntOZE{
O E E € R T I CO fAOPICALES residualeso relictoso,núcléos muy redondeadosdJla ro.a mádre
que resisten, por una u otra causa, la erosión. Es importante iden-
tificarlos como tales (lo que es fácil si se profundiza hasta los hori-
zontes II) porque la presencia de una mezcla de ñnos y cantos
gruesos ha llevado alguna vez al error de clasificar un suelo resi-
dual como coluvión, o incluso como morrena glaciar.
¡UIE¡TA LA DECñECE AUtrÉXTALA Pasando a la zona II, tenemos los horizontes II-A, transición
EñSF¡OAf xrTEit^ Lt xlfEntl uafERt¡ foRcactoi,l DE
oR€lNlca oae¡Nrc^ onG¡(rcA FEnRTCOt¡qiEclo{Es del saprolito a la rc¡ca meteorizada, y II-B, de roca parcialmente
meteorizada. El II-A se caracteriza por gran heterogeneidad,ya que
F¡¡. t.u. Pcrñl Bquetnit¡co da los suc¡o6 liplóos cD l¡s divcr$5 ¿onu dcsdc cl Polo fizq.) ¡l en él encontramos desde trozos de roca sana a otra totalmente
quc Good|¡s
Ecudor (dchol. An¡b¡, los nombc dc ¡ot suclo. y deb¡Jo ¡o¡ de lo¡ prosG
p¡occso cn cl suelo, dc
transformada. Para establecer la división con el I-C se fija el por-
¡ Eu form¡clón, Fcrrslillre¡ó¡¡ s el noEbre dc ün. dc scumulaclón,
hld¡óúdos de hlerro y sluminio (s!¡¡n ollic., ¡969; ñgur¿ ao@d¡ d! Blata cl ¡1., l0?2). centaje del 10 9ó de bloques residuales.

¡o¡A d f,ocg rEt¡f,oñFrc^9


duales tienen decenasde metros es en Africa y América ecuatorial' C .l .r r .. r .1 ..¡ &.1 .. L6r¡rl.&¡
r r ..
Los grandes cralorzes(áreas de la corteza teirestre que se rigidi- b .'¡ o i t.¡ 6 r ¡ a ú i '¡ o ...ñs.¡ qút

zaroñ tempranamente y no han sufrido apenas movimiento) del


Brasil y Congo están cubiertos de tal espesorde suelo residual
"f es un
que la'obtencióñ -el lás Obras Públicas
de material rocoso para I i u ÉL o ¡c¡tou^l

grave problema, que se resuelve con único material pétreo exis-


t-ente,áunque de muy mala calidad,la laterita (v.5S 1.4.2v I'11.3.).
Aun en zo-nasestruituralmente más movidas, la alteración puede
ser muy profunda, en climas calientes.Los granit-osdel Transvaal
está¡r altérados hasta casi ó0 m, y en Hong Kong hasta 90 m (Car-
roll, 1957). En Venezuela se encuentra esquisto cuarzo'grahtoso
descompuestohasta 45 m. | | to c^ ¡ Eftoitz^o¡

En nuestros climas, el suelo residual más tipico es el iabre


gallegoo su equivalente(aungue con un tipo de meteorizacióumás
éalieñte) el saitló catalán. Unb y otro son suelos residuales sobre fi r ¡ o c^ No rEtEoi¡¡as
granito.
- Lo. oerfiles característicos de los st¡elos residuales han sido
descritoi por Deere y Pattr¡n (1971).Distinguentres horizon-tes([i- Flt. ¡.15. Pcrlllca dc surlos ¡6iduals, sobrc d¡5a¡nts rocrs, s!!ún Dff¡e y Pslton (tgrl).
gura Ll5): I. Suelo residual propiamente dicho, abarcando casi
;xactamente el espesor del su-elo-edáfico; II. Roca meteorizada;
III. Roca fresca y- relativamenteno meteorizada.
Dentro del hoiizonte I describe otlos tres: I'A. Zona de lixivia- El suelo que rodea a dichos bloques, por estar todavía poco
ción, empobrecidapor la infiltración del agua.A menudo. arenosa. transformado, es frecuentemente arenoso y el horizonte es per-
En la parte superiór, espesor rico en materia. orgánica.(llamado a meable.
veces fHorizonie I-A."); Horizontc I-8. Zona de deposición,a veces El horizonte II-B presenta roca con signos claros de meteori-
cementada(como en el caso anles clescritode formación de nOrt- zación, en particular a lo largo de las litoclasas. En Ia zona III en-

20
contramos roca sana, si acaso con algún sieno de alteración en la
parte superior, en las litoclasas.
Los horizontes I son frecuentemente impermeables,y también
el III. Los suelos residuales producen muchos problemas geotéc-
nicos, ocasionadosa veces por las estructuras rélictas, pero otras
por la e,xistenciade horizontes permeables (en particular el II-A)
encerrados entre otros impermeables.

1.9. Tiempo neces¡rio para la formación del suelo

Existen opiniones contradictoriasa este respecto.Los partida-


rios de que lÁ formación del suelo es un proceso lento afiráan que
una vez que un terreno ha perdido el suelo cultivable se precisarían
cientos o miles de años para su reposición.
Al menos en climas fiios esto dábe ser cierro, pues en morrenas
glaciares cuya antigüedad oscila entre 100.000ll ZOO.OOO años la
capa alterada tiene sólo 15 cm.
' 'Nosotros creémos que, en generat, se trata de un proceso lento.
Sin embargo, no ocurre esto en climas apropiados y con rocas rlg. 1.16, Ciclo dr los m¡tcri!16 dc 18 corl¿¡ ter¡qilre.
muy meteorizables(sedimentariasflojas, pizarras,areniscas,volcá-
nicas y parte superior de los batolitos graníticos). Una prueba de
ello es que investigadoresde las Indias Occidentalesinglesashan pasar a argilitas, sufriendo además ciertas transformaciones quími'
llegado a la conclusión de que en un período de diez a veinte airos cas. La combinación de los distintos valores posibles en la pareja
la ceniza volcánica estéril puede transformarse en suelo fértil (Jen- pH-Eh acota la posibilidad de la existencia de diversos tipos de
ny, l94l). Téngasepresente que, a más de ser las rocas volcánicas m a t c r i a l e s ( f i e . l .l 8 ) .
muy alterables, las cenizas son muy porosas y en las Indias Occi-
dentales reina un clima tropical. Contrariamente,en Canarias (Lan- A: Situaclón lme-
zarote) las coladasde lava de la erupción de 1730siguen constitu- dl¡tamente dspué6
yendo un umal palso sin posibilidad áe cultivo. Probiblemente,por de la deposlción.
Erlst€n p¡rtlculai
ser el clima seco,la alteraciónes más lenta. de qrcilla lntetcala-
das entre olgunos
de ¡ol granos.
B: A lo l¿rto dc
los bordcs de dlchs
1.10. Diagénesis,Metamorñsmo pa¡tlculas, s lntcla
cl cublo de imeg
por
La evolución de los materiales constituyentes de las rocas es K'
lrt g' +.
Ca'1 I

un ciclo cerrado (fig. 1.16) que no termina con la sedimentación. C: El csmblo de


Después de depositidos, éontinúan sufriendo modificaciones--muy bses pro8rs sl.
ploD:s
variadas que sé engloban bajo el nombre de díagénesis.En ella in- Fulcndo los
de erfollaclón. Se
fluyen la presión, en particular la de las capas que van depositán- lorms K,CO!, con
dose encima, pero también la del liquido que llena los poros; la pH alto eD los do.
rnlnlos on mucha
IenTperatura,'la naturaleza de la fase acuosa intersticial, y en esPe- arcllla.
cial su acidezo alcalinidad,que medimos por el pH, y su potencial D : Al amentar la
oxidante o reductor, expresadopor el potencial Eh. preslón, se dlsuelve
sl++++ on lc do_
La presión consolidá los sedimentos,reducienCoel volumen de mlnlos con pII alto,
sus poios y aumentando su resistencia.En ciertos minerales, puede que mlgru ¡' ¡rc
clplte en lo5 d"
producirse incluso úna recrislalizaciótt en los Puntos de contacto pH bsJo.
donde las tensionesson muy elevadas(fig. 1.17),conduciendoa una
cementación que puede ser muy fuerte (caso de algunas cuarcitas). Flg, r.lt. Dclüc¡noc¡ón dc gr¡oor de c6ro cn lt 8rc¡8. laduc¡ds por @ml¡lo3 dc base8 cn
y Chlllnglr' lgÍtl.
Los fangos aréilloios pierden cántidadesenormes de agua y pueden ptrrtfculas d? ¡rcllh intcrul¡dls (sgritr Thomsoo, llu¡ tomsd! de LsEcn

22
Un estadio más avanzadode la alteración es el ntetantorfisntct. Los cementos más
Se reserva este nombre, en principio, para las alteracionesque sufre abundantesson la síli- t

una roca ya rígida, por la acción predominantede la presión y la ce, los carbonatosy los I
temperatura, mientras que Ia diagénesiscomienza en sedimentos sesqu:óxidos.
I
blandos.Sin embargo,otro modo de separar los dos tipos de fenó.
menoses el de llamar metan:orfismotan sólo a los oue se producen I
-El 1.l l .l . C entet t t aciót t
en condicionesde presión )' temperatura muJ, elevadas. meta-
morñsmo suele cond'¡fir- a u¡ra gran anisotiopia, manifiesta en por la sílíce I

forma de esquistosidad. I
La cementación por la
sílice ocurre en clitnas nre- I
diterráneos y en los áridos,
1,11. Procesos de cementacién con preci pi l acíón s uñc i ente I
para producir la transfor-
t
Entre los procesosdiagenéticosexisteun grupo particularmente maci ón qui nri ca, pero s i n
interesanteen Geotecnia,que llamaremosprocesosde canentación, Ilegar a la lixiviación. Pare- I
en los que intentamos englobar los procesosefectuadosa tempe. ce ser que cl ccmento sil!
ceo deriva o bien de la des- I
ratura ordinaria y pequeñaprofundidad (la zona llamada también composición lenta de los
de epidiagénesis),que consisten simplernenteen la unión de las minerales ferromagnesianos
partículas por la deposiciónde un.cemento. y feldespatos, o bien de la
descomposición rápida dc
vidrio volcánico l, n'¡ateria-
r.000 les amorfos.
La costra silícca fr:rmlr
el pi so duro y es téri l dc
buena parte de las <desier-
800 tos de piedrau (lnttncla, en
árabe) (ñg. l .l 9), y s e ha
señalado su cxistencia cn
600 el Sáhara, en Sudáfrica,
F¡9. t.19. Go6t¡a ¡¡ücc¡ 6 l¡a rctú dEértlcú 6 ls
oeste de los Eslados Uni-
prox¡nid¡ds dc¡ Asiún (estralo dc color clsro). E3aó l¡.
dos, A ustral i a, su r de Ital i a s@d¡ (prob¡blsocDlc t or emb¡os de (cm¡¡cntun o
y en regiones secas de la qulzó Dor dcecadón) y coclm¡ sc mugtratr dos bloqucs
{00 de tlm¡ño i¡plco.
costa occidental de Sud-
américa.
Experimentos de diso-
200 lución preliminares indican
que el cemento silíceo es muy soluble en solución 0,5 N de NaOH caliente
Eh y que en muestras que s e han mol i do fi namente (< 50rr) l a may or parte de
la silice se disuelve en cien minutos. Esto nos da un método para hatlar
nV O
la proporción de cenento siliceo de un suelo (Flach et al., 1969).
Los autores mencionadc¡s indican que pequeñas cantidades de cement<¡
silíceo pueden lener un efecto inrportante sobre un suelo. Citan un suelo,
Fig. 1.18. L¡D¡te¡ que sólo cedió un 620,6 de Si al tratarlo según se indicó en el párrafo an,
-¿00
dc ¡oi rmb¡cnfct
nslür¡16 dci¡ldos ter¡or, que tenía una resistencia a la compresión simple de 778 kp/cmz seco
por pH y Eh, @¡ y 289 kp/cm: al humcdecerlo hasta que la succión del agua disminuyó hasta
rc¡¡o¡ó¡ ¡ lo5 lcoó. l 0 cm (v. 5 5.14) .
-¿loo mmc dc dDdl¡gú.
nens, u¡d¡¡fÉoc6ilg
Parece ser que un l0 9ó de Si en forma de Si(OH) puede cementar suelos
y c¡r¡dl¡géB6ls. de modo muy efectivo. Pequgñas cantidades de silice, difícilmente visibles en
(Plfi8 tomsds dc capas finas, llenan los intersticios entre los granos de los minerales o recu-
-600 P&lrb¡ldgr, cn e¡ ¡1. bren las partlculas de arcilla o grupos de particulas, con io cual estas par-
bro edllado por
l¡run
ticulas. alcillosas forman agregados que no se rompen con los métodos nor-
t Chl¡lb8u,
196?, y bsds o males de dispersión de suelos para análisis granulométrico. La arcilla pierde
+ ACIDEZ
- EOO tBb¡Jc de L. c. M, con ello su capacidad para retraerse e hincharse. Naturalmente, si la can-
B¡u Bell¡g y R. tidad de cemcnlo es mayor, el suelo es aún más resistente.
M. GsrEls).
En capas muy cementadas se observa una estructura hojosa en la parte tada de los podsoles,en cuya formación, ademásde la lluvia, ayuda
superior. Al microscopio electrónico, el cemento silíceo se presenta en forma la gran acidez. Otros casos requieren, además de la humedad, una
de hilos que recorren la arcilla y en otras formas. terñperaturamuy alta, circunitancias que se hallan en el trópico.
En las proximidades de El Aaiun, la costra silicea es extremadamente La laterita es un producto tÍpico, formando una capa muy hetero-
dura, y el producto de su machaqueo sirve para la fabricación de hormigones génea,pero a vecesdura, en grandesextensionesde la India, Africa,
de alta calidad. Hay que señalar que, eri la bibliografla, se dice que los com.
puestos de sllice presentes en estas costras son semejantes al ópalo, que es Sudam'éricay Australia, cuy-aesterilidad constituye un gran pro-
reactivo con el cemento. Sin embargo, en El Aaiun ni los ensayos ni la erpe- blema para esos países.En la movilización de los sesquióxidos
riencia de numerosas obras construidas con este material como agregado juega también, como en el podsol, un papel importante la materia
han dado señales de reaclividad. orgánica procedente de la vegetación (no hay lateritas en el Pre-
cámbrico y, en cambio, aparecen abundamente en el Devónico).
La laterita requiere que exista alguna circunstancia que fije los
l.ll.2. C e n t e n ta ció n p o r ca r b o tr a to cd lcico sesquióxidos,que suele ser la estación seca,muy caliente,durante
la cual se deshidratanlos geles formados. Pero la desapariciónde
El carbonato cálcico es un cemento menos efectivo que la silice la vegetación selvática puede produc:r también este efecto. Así,
Según Flach y colaboradores (19ó9), para que un suelo pierda me- Dues,srandes extensionesroturadas en esos paísespara dedicarlas
nos de la mitad de su resistencia a la compresión simplé al sumer- i la alricultura, han quedado estérilesal caÜo de pocos años. Por
girlo en agua, el contenido de COrCa tiené que ser cbmo mínimo otra parte, Ias lateritas tienen una concentración apreciable en
del 40 9/0. hierró, aluminio y titano. Las lateritas fósiles, de clima más c?'
El caso tlpico del suelo cementado con carbonato cálcico es la liente, tienen más. Las mayores minas de bauxita y algunas de
(-toscaDde la Pampa argentina y el ncalicheDmejicano, rocas ambas titano activas actualmente exPlotan estas caPas,y en particular las
de pequeña resistencia.Sin embargo, en el área mediterránease de Baux (sur de Francia), ds donde tomó el nombre este mineral.
encuentrancostras muy duras, formando atravertinos>,que hasta Por otra parte, las costras de FerO¡ que aParecen en las arcillas
llegan a admitir pulimento. rojas del plioceno catalán se considerantestigos de una etapa cá-
Se estima que todas estas costras se forman tan sólo cuando lida y húmeda (Virgili, 1960).
la precipitación anual no pasa de unos 600 mm. Si es mayor, el
ca¡'bonatocálcico es.arrastrado. Pero tampoco se forman en clintas
desérticos,ya que entonces no hay suficiente humedad para su 1.12. La diagénesis del sulfato cólcico
formación. Esta proviene (Blatt et al., 1972)del efecto combinado Los terrenos salinos, en particular con sulfato cálcico, cubren
dc la lluvia y evaporacióny de los cambios en la presión parcial una gran extensión de la Península Ibérica, por lo que merecen
del arrhidridócarbónicoen ios poros. Las ralcesde las plantás des- un máyor detalle en su estudio, como ya se ha dicho en 1.4.3'Su
prenden mucho CO¡, asf como la descomposiciónde las mismas,
formaóión corresponde a una cristalización fraccionada, en una
de ¡nodo que el aire intersticial llega a tener 15 veces la concen- laguna, lago salinb o mar aisla4o. Aunque la evaporación total de
tración en CO: de la atmósfera, al nivel de las raíces,pero desciende r.rñu.upa áe 1.000m de agua de mar debería dejar u-n residu.o de
aba.ioy arriba de las mismas. El agua infiltrada se carga de ácido sólo 0,75 m de yeso, éste comienzaa depo-
13,7m-de sal común y-cuando
carbónico y ataca al suelo,dejando una capa pobre en caliza, que sitarse mucho antes, el agua se ha reducido a un tercio
pasa a bicarbonato.A mayor profundidad, se encuentracon agua
de su volumen original, mientras que hace falta reducirla a un dé-
menos ácida y la caliza se deposita en fr¡rma de concrecionesque cimo para que empiece a depositarse el cloruro sódico'
poco a poco coalescenen una costra unida. En Andalucía es muy
Auir cuando es materia dé alguna discusión, se admite general-
tí¡:icala capa de nódulos calizospoco por encima del nivel freático.
mente gue el sulfato cálcico se depositó en sü mayor parte en for'
Sin embargo, se piensa que en otros casos el fenómeno puede ma de veso: CaSOt'ZHzO (Blatt et al., 1972).
ser distinto, reducido a una ascensióncontinua del agua provinien- El daso del yeso a la anhidrita se produce por la presión y la
te de la capa freática,por capilaridad.Su evaporacióncausala for- tempeiatura, al-quedar enterrado eJ yeso a gran profundidad (del
mació¡"1 de una costra. Esto ocurre en zonasmuy áridas,y Ia costra ordén de 5d0 mi. Pero esta transfoimación implica un 38 % de
en este caso está casi en la superficie.
reducción del volumen, con una expulsión equivalente de agua. Se
supone que esto, ademásde la propia plasticidad del yeso, es res-
ponsable de las estructuras fluidales de los terrenos yesosos. Sin
I .l 1.3. Cetnetúaciónpor sesquióxidos
imbareo. la erosión puede hacer volver la anhidrita a zonas pró-
La cementaciónpor sesquióxidosse presentaúnicamenteen cli- ximasá ia superñcie.-Laanhidrita no es entoncesestabl-ey-vuelve
nra húmedo, en donáe una iixiviación muy intensa llega a movilizar a hidratarse, áungue lentamente, debido a su falta casi absoluta de
los óxidos de hierro y aluminio, en forma más bien de coloides porosidad. El fedómeno puede ser más complicado en presencia
que en disolución verdadera.Hemos citado (5 1.7) Ia capa cemen- de otras sales (v. g 6.27).

26
Gronulometrío
de los suelos

2.1. Gl¡siflc¿clón de las partfculas de los zuelos Bor su tsms,ño

En las clasificaciones basadas en las características granulomé-


tricas es costumbre distinguir las distintas fracciones pór el nom-
bre de algunos tipos de suélo, como arena gruesa, limo medio, etc.
Esto es conveniente en descripciones y en Ia bonversación. Ei tér-
mino carena gruesal, por ejemplo, es hás expresivo que efracción
comprendida entre 0,ó y 2 mrrr¡.

n.l .l . v N Ol l l A S ¡¡rr^{ rc ¡8

D IN (.o¿¿¡

o.o. !.1 o.a

U , 5 . eul urc ¡o¡D ¡ l oÍt¡us ri ¡tto¡ v A .3.1. f .

o.oot o.ot o.¡¡ t


F¡f. t.l. S|¡rce¡¡ dc crri66dó¡ dc rd a[3td lu o hF-¡o. Tuóo dG tú trrl|ots a m.

- Desgraciadamente, las distintas clasiñcaciones no coinciden en


la espe.ciñcaciónie los límites adecuados. Esto es, en cierto modo,
natural, pues cada_cienciamirq el suelo desde un ánsulo distinto.
En la fi.gura 2.1 hemos incluido, con objeto de frjar idéas, sólo tres
clasücac¡ones que, a nuestro parecer, son de las más usadas por
ros lngeueros coDstructores.
Todas estas clasifcaciones tienen algo de arbitrario, pues no se
pueden establecer divisiones claras enire los elemento; ile ilt;-
rie continua. Pero, comp sañalanGlossopv Skempton (1945),sería Tlsr-n 2.3
una gran ventaja el que un sistema fuete"adoptado por toáos los
rngenleros_constructores.- En este sistema, las'divisiónes deberían DIFERENCAS ENTRE LIMOS Y ARCILLAS
corresponder,-almenos de_un modo cón cambiós-im_
portantesen las prop'edadesde los suielos.
"pi"ii."¿á,
n tur distintas fraccio- Llmos (ent¡e 0,002y 0,06 mm) A¡clllas (< 0,002mm)
nes deberíau ser reconociblesa simple vista o mediante ensayos
de campo sencillos. Suelen tener propíedades coloida'
No suelen tener proPiedades colo!
. Glossopy Skempton demuestranque estascondicioneslas cum- dal es. l es .
ple- el sistema de clasificacióndel Instituto Tecnológicode Mas-
(M.LT.),.propuesto por Gilbol, en 1930, A parti r de 0,00 ? mm, y a medi da Consisten en su mayor parte en mi-
1acluse¡1s {u" por ot.a
parte, diliere poco..delde las DrN. para eiio enumeran'importantes que aumenta el tamaño de las par- neral es arc i l l os os .
propiedadesque distinguena sueloscuvos timites de tamaño son, tículas, se va haciendo cada vez
mayor la proporción de minerales
aproximadamente,los indicadospor el M.I.T. 1fabias2.1, i.t y 2.3). no arcillosos.

Tlslr 2.1 Tacto áspero. Tacto suave.


DIFERENCIASENTRE GRAVASY ARENAS Se secan con relativa rapidez y no Se secan lentamente y se Pegan a
se pegan a los dedos. l os dedos .
Gr a va s t> ? m m ) Arenas (entrD 0,06 J, 2 n¡nr) Los terrones secos tienen una cohe- Los terrones secos se pueden partir,
sión apreciable¡ pero se pueden re- pero no reducir a polvo con los
Los granos no se apelmazan aunquc Los granos se apelmazan si están ducir a polvo con los dedos. dedos.
estén húmedos, debido a la peque. lr ú m e dos, debi do a l a i mportanci a
ñez de las tensiones capilares. d e la s tensi ones capi l ares.
C u a n d o e l gr a d ie n te h id r á u lico e s No se suel e produci r en cl l as fl uj o
r n a v o r q u e l , se p r o Cu ce e n e lla s tu r b u lento aungue el gradi ente hi - Por supuesto,no es sólo el tamal-rode los granos la propiedad
flu.jo turbulento. d r á u lico sea mavor que I. que influye en el con'lportamientode los suelos. La compacidad'
E s d i f í c i l p e r fo r a r u n tú n e l e n g r a . El aire comprimido es adecuado
forma de-los granos 1'-distribucióngranulométrica,por citar algu'
r,¡rs con agua nrediante aire com. p a r a perforar en el l as. nas, son todal propiedadesmuy imPortantes.Y, en especialen las
¡rrirnido, porque la pérdida de aire arcillas, su conrposiciónmineralógicaes esencial.
es rnu¡, alta. Además,como veremos más adelante,los resultadosdel análi-
sis granulométricovarían, sobre todo en la fracción fina, según la
técnica empleada.Esta técnica debcría especificarseen cada caso'
T^sr_l2.2
DIFERENCIASENTRE ARENAS Y LIMOS

Arenas (ent¡e 0,06 ¡, 2 tn*, L im os rentre 0002 y 0,06mmr 2.2. Suelos de transición

P a r t i c u l a s v i s ib le s. Pa r ticul as i nvi si bl es. Tradicionalmente,se vienen considerandolos sueloscomo divi-


En general, no plásticas. En general, algo plásticos.
didos en los dos grandes grupos indicados: arenas )' arcillas, o
también, suelosgra;ulares y sueloscoherentes.Entre ellos tenemos
Los terrenos secos tienen una liEera
cohesión, pero se reducen
Los terroncs secos tienen una cohe- unos (suelos de transiciónr, areno-arcillosos,limosos, arcillo-limo'
pó|.'o sión apreciable, pero se pueden re-
fácilmente entre los dedos. " sos, etc., cuyas propiedadesse sllpone que pasan, por gradación
d u cir a pol vo con l c¡s dedos.
continua, desde las del uno a las del otro gruPo.
Fácilmentc erosionadas por el vien- Difícilmente erosi onados D or cl Kezdi et al. (1971) señalanla gran irnportancia cuantitativa de
to. vie n to. estos suelos,quc cubren grandesáreas del centro de Europa, pero
Fácilmente drenadas mediarrte bom- Ca si imposi bl e de drenar medi ante tambi én de C h ina, sur de Est adosUnidos, et c. , y, Por ot r a par t e,
beo. bombeo. indican que tienen propiedadesque no significan en modo alguno
Los asientos de las construcciones L o s a si entos suel en conti ¡ruar des- una (transiciónDentre los dos grupos extremos. Entre estas pro-
realizadas sobre ellas suelen estar p u é s de acabada l a construcci ón. piedades-aparte de .lasque iremos describiendoe¡ otros capítu-
terminados al acabar la c<¡nstruc- ios- figuran'su erosionabilidadPor las-c-onrientes de agua superfi'
ción. ciales y- su facilidad para ser ob¡eto del fenómeno de ocolaPso'
(v. 5 7.ó).

3l
2.3. Representaciéi de los resuttados del análisis mucho más convenientey usual, para las abscisas,una escalaloga-
granulométrico rÍtmica (fig. 2.3). Ello se debe a que las propiedadesde las fraccio-
nes sranulómétricasde los suelosvarían-de-unamanera que puede
Los resultadosdel análisis granulométricode los suelosse sue- califi-carsede uniforme en una serie de fracciones talei que los
len representaren forma acumulativa.En abscisasse llet'a los diá- diámetros de las partÍculas que las componen forman aproximada-
metros de las partículasen mm, y en ordenadasel tanto por ciento mente una progresión geométrica(fig. 2.1).Entre una pártícula de
de partícirlasde cliámetroinferior al considerado(ñgs. 2.2 y ?.3'). 0,001mm y otra'de 0,011mm encontramosla gran diversidadexis-
tente entre la arcilla y el limo. En cambio, entre dos particulas de
0,2Oy 0,21 mm, respéctivamente,la diversidad de prbpiedades es
imperceptible.
t¡o
SQ
;<
io
2.4. Clasiñcación de los métodos de análisis granulométrico.
É tz Sedimentación. Indice de dispersión
-¿, J f'¡

ie¡ Para clasiñcar por tamaños las partÍculas gruesas, el método


HO más adecuadoes, évidentemente,el tamizado.
;P !¿ Los tamices suelen denominarse por números que se refieren a
<v
LZ escalasestablecidas.En el apéndice número I se detallan varias
E
q
¡E de ellas.
La técnica completa de este método se encuentra descrita en
lo 9 t | 6 3 a 3 2
la norma NLT l0+72 del Laboratorio nJoséLuis Escario, del Trans-
porte y Mecánica del Suelo.
DIAMETRO DE LAS PARTICULAS. e¡ ¡m '
Al áumentar la finura de las partículas, el tamizado se hace cada
FIg, 1,2. Cun¡ gr¡nulon¡élrlco ¡cumul¡tivs cn B@l¡ ¡atur¡|. vez más pesado,ya que hace falta mucho tiempo Para llegar a la
separacióncompleta.La fabricaciónde los tamiceslambiénpresenta
limitaciones,y, a partir del tamiz 200 de la ASTM es prácticamente
preciso
- recurrir a otros procedimientos.
ito
Los que están corrientemente en uso suelen basarse en la ley
:ta
=<
de Stokes,segúnla cual la velocidadde caída de una esfcra sumer-
gida en un fluido es igual a:
l¿z

,^¡ ,:ffrt [2 t]
i r.¡
9ó en la cual son:
¡, : velocidad de caÍda de la esfera (cm/s en el sistema cm-p-s).
eZ
ts>
E
,,5= peso especÍfico del material de la esfera (p/cm¡ en el sis-
tema cm-p-s).
l* = peso especÍficodel agua (p/cmt en el sisten,a cm-p-s).
oo
qo. D = diámetro de la esfera (cm en el sistema cm-p-s).
oo o
DIAMETRO DE LAS PARTICULAS. eD ¡rm ,, = coeficientede viscosidad,llamado también viscosidaddi-
fig. 23. Cuw! g¡¡nulométrio rcümu¡¡lllo cn e6c¡l¡ scml¡og¡ritmic¡.
námica o absoluta del fluido (p .s/cmr en el sistema
cm-p-s).

En el apéndice nú¡nero 2 inctuimos una tabla de coeficientesde


Si las abscisas se representan en escala natural, se obtiene una viscosidad del agua en función de Ia temperatura.
curva del tipo del de la figura 2.2. En ella, las fracciones finas se En los métodos de sedimentación se comienza por mezclar en
encuentran mal representadas, en un espacio rnuy pequeño. La una probeta de unos 50 cm de altura un líquido, generalmente
inrportancia de las fracciones grucsas sc enc.uentla'eiagérada. Es agua, con una cierta cantidad de suelo seco (del orden de 50 g/l),

32
Para lograr la dispers!ón de las partículas se agregan pequeñas can- Consiste (fig. 2.a) en tomar muestras de la suspensión, mediante
tidades de ciertos productos químicos anticoagulantes, y se agita una pipeta graduada, a l0 cm de protundidad v a intervalos de
fuertemente el conjunto. tie-mpo- determinados. Cada muestra de suspensién (de l0 cmr) es
Una vez conseguida la suspensión uniforme del suelo en el agua colocada en !!g cápsula tarada y-desecada'en la esiuta (a tempe-
se coloca la probeta en posición vertical, v se estudia la sedimen- ratura entre 105" y 110' C). Cuando se ha lleeado a Deso constante
tación de las partículas. se pesa el residuo y ello nos permite hallar lá conceñtración.
Consideremos un punto cualquiera situado a una profundidad z
bajo la superficie de la suspensión, y designemos por f - el tiempo . La técnica completa de este ¡nétodo se encuentia descrita por
el Road Research Laboratory (1963),
transcurrido desde la iniciación de la sedimentación. EI diámetro
D de la partícula que tarda el tiempo f en caer desde la superficie
a la profundidad z-se puede hallar mediante la lel'de Stolies (2.1),
escriia del siguiente modo:
soroirt o¡0LtzañtE

L tt rs x"
-= - Lt'
t l8' l

-t
^ 1/ t8'i l ) 71
u: \/
V ;. t
- ' ,,,

A la irrofundidad ¿ no habrá partículasde diámetro mayor que


D, ya qúe todas las partículas más gruesashabr'ándescendidoen
r vl cl o
el tiempo f a una profundidad mavor que ¿.
En óualouier elémento de volumen sltuado a la profundidad z ¡o!t ¡ir t

la cantidad'de partículas de diámetro menor que I)' no cambiará,


pues las que hayan entrado por la cara superioi'del elenrentoigua' c¡tlriAooi
co¡T ioL^oo
t!tcr¡rco
x¡ot¡irt
larán a las que hayan salido por la inferior. tEi¡o¡t^fo

Sea C,, lá concéntracióna- la profundidad ¿ en el instante /. Si


N es Ia ¡'elaciónentre el peso de ias partículas ¡renores que D y el
peso de todas las partículas en la muestra original de suelo, se
cumplirá: r^i¡o oÍ aou¡ co¡

N:+ t2.31
rti¡olf¡¡rco

PnOa¡t¡ Ol loo.ñt

siendo Ci la concentración inicial.


Asl pues, una determinación cle la concentración 1u!-a pr-oigl-
did ad a'y eir un ins t ant e I nos per m it ir á , m e d i a n t e 1 2 . 7 f y t 2 1 l '
hallar D-¡, N, y, por tanto, obte;er un punto de la curva granulo-
F¡9,2.{. Ap@to p¡¡s e¡ snÁ¡lsls gnnulométrlco por et método de l¡ Dlpet8 (Alaoyd, I95?).
métrica.
Cort6ls de Soll Mechenl€ ¡,td.
El método de la pipeta hace esta determinación directamente;
el del densímetro lo háce indirectamente, a través del peso especí-
fico medio en la zona ocupada por la parte sunlergida del densí-
metro.
2.4.2. Método de Bottl,s¡¡¿zs-Casagrande o del densintelro

Consiste en introducir un densímetro (fig. 2.5) en la probeta a


2.4.1. Método de Robinson o de la pipeta intervalos regulares de tiempo, y tomar lecturas.
En el Apéndice 3 se encuentra la justificación teórica de este
Es el método adoptado por la Sociedad Internacional de Cien- método.
cia del Suelo y por lás totmas británicas. Es un procedimielrto dc Cada lectqra, mediante las fórmulas Ap. 3.9 y Ap. 3.10, nos da
gran exactitud. un punto de la curva granulométrica,
Mientrasen el métodode la pipeta es posiblehallar directa.
mente la fracción de suelo .ornpi para el mismo objeto las ovel<¡cidades cie sedimentacióno.e¡¡¡
a"- p'"iii.ui"i á. ¿ú-"tr" balgo, esto
esto también
también tiene
tiene inc
Sin s'¡-
ent_
,,1 prefiiado,D, introduci.nao
"itá- É fip.i" inconr,.ri".ri..-.Ir"c cn primer
oTa,..r¡entes,pues, en nrimo- lugar,
r,,-^_ es
^_
un" piái"r_
l:-6¡¡'habla
T:l9r _cr? ¡¡ni+,,r ,^,-,_
a,l" i_"Ái;;.íón;;i';J#il
^
drdac¡ cuatquiera z en el instante ¡ definido poi la f¿rmulá
[Z.Z], :::..T.?9"¿::Í
paraci ónfáci l óonlt::
a ' -----' E s ' "' i ' ^"' P sc¡¡u¡'
ua.lFur¡ac om-
s e c l as i fi c a por
Jii"l,i
en este método no puede hacer- nrrri ¡ r- di ámetros , a
¡r^-
vJ ¡_^-..r.^¡^1:l
s ¡u t l d u (J s ?,.t"

;:*'il:',11"'#;offi:l'?'1",*"i li:",1"*:,1';::,','L',1*"^'9:I=,.'lq";;;-$*l#üü#:?";;;
ciso definir a qué fluido, temperal
(l e l t a ml

--"L
II l l profundidad que no
nr oFr ¡ ndi dad
-podemos
nr tp nn nndc m nc
tgl" y luear dé Ia Tierñ ,!,"f,"..
l: jl ",1*:;{,:".'il,::'^t*t ?.-:;pil ¡i;J $ "ü ñ;iJñ ;# ;:,T:i
-I dato fenga un valor abioluto.
n imponer, sino que dependede La soluciónadoptadaconsisteen clasificarlas partículas
|| !.o la concentraciónde la susperr- su diámerroeqqi'alénte,que es .r áiil;l;; de una por
e :s l l --l s i ó n ,,quc no es dato, si no re- esteradermis-
nro peso específicooue cáyerau l" *lim"-".io"i¿"a,-.í-;"h;il.
,o o oEl I s u [a do. de la misma densidady viscosidad.
E I Este método es menos exac- Los diámetros que á"tes temói citado en
:::: H I l.^-1y:-:1d. plpetl,eue¡,
lamáos sensibleer ciones, como límitL. d. rir-áirti",át-iri*,"nes ras diversasclasifica-
*1. densÍmetro es son diámctros equivalenres.En i" ái"ilU,lá_ granulomérricas,
rorc fl -;- que la balanzay, además,en el orterencraentre el diá-
t"a tenre y las dimensi on"r r.iié, ?" t",
,o.o
,oaofl
ll || qcto
&'á""í;;;Já"*il; se pro_
de la introducción se pro- il",:;,;.n" ;;;r ñí;";' ;;y
,o.. p I duce una apreciableagitaéión Aleixandre(1944),siguiendoa o!,erleck, llega
,oroEl I en .eJ líquicio..En cam*bio,es a ra conclusiónde
que es posible que los-diámetros de l;;;";fi;"I;j;;;il:,sl,-
I raPlclo ), permite- obtener con
,o!5 H = r.otr.s.cr.) p^l"*l_gu: tengan forma de discos, ,"an'o,",
los dtámetros equivalentescorrespondientes. l,ecesmayores quc
poco trabajo muchos puntos de
;:i""li:?;'J+1T
?oe. i\-T i'-."iü-ñ;;ü;;ffi;:'p;;
/ .,.,
\
este motivo se emplea en- la b) Para aplicar la ley. de Stokes es preciso
EscalAr:r práctica con mucha ma.t'or fre- menre el peso especificoáel material ¡;i;" determinar previa_
co r^ sen .ñ. / i\ t- -esrando .it¿"-"táp";rür"i;
/i ' [ _l c uenc i a q u e e l m é t o d o a n t e r i o r . partículas.. pero, constituiáái ?-rtIJ por especiesmineraró_
li . lN I La récnica complera de esre gicas distintas, su Desoespecíñco álr.rJnt".
método se encuenrra descrita este úrrimo se hacé nor-it*i.,t. La determinación de
tr | lll I "ir;ü;;;i';."junto
5.o en Ia norma MELC ló.01-adel valor obtenido es, por. lo. ranro, ,olu*eni.- der suero, v er
Laboratorio Central de Ensa. específicosde las pártículas. uril"l-o.-ár'iliJr;
I
I yos de Materialesde Construc- p^or ejempio,
ción o en la D 22_63(72)
de la ,,^'1:
varores de peso especifico.tenemos,,según Bendel (1948),Ios sisuientes
T para las-partículas aii ¿i"É'.*, itá"il;;;
I A.S.T.M. pertenecientestodas ellas a un miirno
su"to,
Plrd¡9onar

j : L_
I Diómetro
2.4.3. Lintitaciones cle los nté- de ¡as partlcu¡as Peso esPeclñco
todos basados en Ia let, (¡nm) (p/cm')
de Stokes
7
2,65
r¡s. 2.5. Deosi6¿r¡o
spo csrBndc. Fstos métodos están sujetos 0,2 2,65
l":i:iifli"
i:*;LT'
3ffi"l :':11:: 0,1
0,02
2,65
2,70
0,00ó 't t€
!p l"y de Stokes se reñere iilT'""ia" de una esfera en un
^ .o) Ahora
0,002 2,80
r¡uroo. bien: las partÍculas de los suelos no tienen forma 0,0006 2,85
esférica; y si bien las arénas rienen con mucha r...u"".iu -i* LTr]
nos Io suhcientementeredondeadospara que la asimila,:ión.." Tí.i- El peso específicode la arcilla, además,es
ta, no ocurre lo mismo y aun de definir con exactitud,;;;;;;Aos difícil de determinar
forma de láminas o agujas, .con las aicillas, cuyas particulu.-ii""un mes adelante.
r"gd h-;ó"ci,i miierri¿fi; ;;;;
PerteDezcan. c) La velocidad de caÍda.h1 d"- ser
para que ros mo'imientos. del lo suficientementepequeña
esta causa, algunos autores consideran impr,tpio clasificar flurdole-ilÁ'en a- cabo en régimen
,_- lgr
,,?:-lT"".ipn:s granulométricas de l<¡ssuelos por sui diámetros. de- Iaminar' Esta condición ,imita J ¿-ia*.i.-o
pueden ser clasificadas por cle ras partículas oue
ctucidos de la aplicación de la ley de Stokes, y proponen gstos_métodor.
"*lte"r I9ó6) la vetocidad de cai?a d;;.i";;;'ü"iia."t.o S"gún Oseen (Kóst-er.
superior a 0.05

38
Por otra-_parte,se reúnen en una misma calificación partfculas de
milímetros ya no se puede calcular por la fórmula de Stokes. La arena y limo con grumos de arcilla, de propiedades absolutamente
velocidad de caída de esferas de este diámetro, a 2V C, alcanza diferentes, y, por último, se demostró que ion dichos métodos los
según la fórmula de Stokes 0,90 cm/s, y según la más exacta de resultadgs nc son reproducibles con exáctitud, sobre todo intervi-
Oseen,0,78 cm/s. niendo distintos laboratorios y operadores.
d) Para su aplicación, la fórmula exige que el medio de dis- Algunas sustancias que acompañan con frecuencia a los suelos
persión pueda considerarse como homogéneo respecto a las par- aumentan la tendencia de éstos á flocular, por lo cual es necesario
tículas. Cuando el tamaño de éstas llega a ser comparable con el eliminarlas antes de añadir el dispersante.'
de las molécutas, aparece el movimieñto browniano y la ley de Entre otras sustancias destacan el humus y las sales solubles.
Stokes deja de tener validez.Este límite puede fijarse en 0,0002mm. Para eliminar el humus se suele tratar la muestra de suelo con
agtra_oxigenadav calentarla.Sin embargo, debido a que el humus
e) Refiriéndonos en especial al método del densímetro hemos puede contener partículas coloidales,la-oxidación coñ asua oxise-
de señalar que, en el caso-de suelos muy plásticos, la viscosidad nada puede producir la destrucción de materia con la misára acción
de la suspensiónpuede retrasar el descensodel aparato. coherente que la arcilla. Si, por ejemplo, tratáramos de establecer
Para ivitar estb, cuando se trata de suelos benioníticos, la can- una correlación entre el tamaño de las partÍculas v alzuna nropie-
tidad dc terreno seco que se añade a los 1.000cmr de agua debe dad derivada de la acción coherente dei suelo, esío nó deiáría de
ser menor de lo normai, llegando incluso a ser tan sólo 15 g. tener importancia (Akroyd, 1957).
Las sales solubles se suelen eliminar mediante lavado.
Unas sustanciasde importancia capital por su frecuenteDresen-
-carbonatos.-El
2.4.4. La díspersión de las partículas cia en los suelos son los 'el
cárbonato cálcico, mat
frecuente-,€s poco soluble en agua destilada, pero el agua del suelo
Con todo ello, sin embargo, el problema fundamental de los mé- es probable que contenga CO: disuelto, y ei carbonaio cálcico es
todos de análisis granulonrétrico basados en la ley de Stokes e-s nrás soluble en agua que contengaanhídiido carbónico(v. S 1.5.3).
lograr una suspens-íónde suelo en el que las partículas cstén total- Además, el carbonato magnésico que frecuentementeacompaña al
mente dispersas,es decir, separadasunas de otras. Los errores gue cálcico es más soluble en agua. Todo esto, unido a que en lás mar-
puede originar la falta de esta condición superan con mucho a las gas el carbonato está con frecuencia muy finamente dividido, hace
iiferenciai que se obtienen entre los resultailos de los diversos mé' gue la presenc-iade carbonatos produzcá un apreciable efecto de
todos que se han exDuesto. coagulación sobre la arcilla.
En él suelo,las pártículasse aglomeranen terrones,de los cua' Los métodos de sedimentación fueron ideados por científicos del
les los mayores son visibles a simple vista. Pero, si -bienéstos pue- suelo, con el obieto de examinar las prooiedadesdel terreno desde
clen desménuzarsepor medios mecánicos,es imposible separar.de el punto de vistá agrícola.El suelo eia tiataclo con clorhídrico con
esta manera los grúmos microscópicos formados por la agrupación qbjeto de eliminar los carbonatos,separándosedespuésaquél de la
de un número reáucido de partícúlas de arcilla. La dispersión total disolución de cloruro cálcico asi formada por medio de úna filtra-
de éstas solamente puede obtenerse por medio de una agitación ción, despuésdf lo cual no hay inconveniéntepara conseguiruna
protongada de la sujpensión de suelo bn agua, a la cual se aíta-den strspensión perfecta.
beterm-ínadosproduótos quimicos (por ejémplo, hexametafosfato El análisis granulométrico del suelo se expresabade esta forma,
sódico, o bien el producto denominadocomeicialmenteoCalgon"). en arena gruesa, arena fina, limo, arcilla y carbonatos, además de
La falta de una dispersión completa produce errores de consi- otros sumandos de menor importancia. Pero si el suelo contenia
deración,.ya que las paitículas agrupadas-caena una velocidad gue arena calcárea se desconocíapor completo la composición granu-
no al diámetro própió, sino al del grumo. Parte im- lométrica de la arena constitulda por dichos carbonatos. Poi otra
"or."rponá",
portante de la arcilla puede qiredár así clasificadacomo limo o in- parte, si esta arena no se componia de caliza pura, sino mezclada
cluso como arena. con algo de arcilla, esta última quedaba libre después del ataque
Ha habido numerosos autores, especialmente centroeuro-peos, con ácido clorhídrico, y figuraba al lado del resto-de la arcilla-en
que han considera que, puesto que estos grumos son tan difíciles el resultado final.
d" teparar, debían cónsiderarseiomo.,na verdadera partícula. P.ro- Esto último no es grave eJror para un examen del suelo con
pugnában, por lo tanto, métodos de dispersión suaves,que no des- vistas a su valoración agrícola. En efecto, la arcilla incluida en los
iruleran esias asociacions.La controversia ha durado mr-rchotiem- granos de arena caliza es una reserva del suelo en este elemento
po, pero hoy se considera ya como indispensablela dispersiórr activo, que se utiliza a medida que la planta lo necesita. Esto se
cnérgica que individualice las particulas. -mediante
cumple la disolución piogresiva de las partículas de ca-
E*nefetto, con los métodos suavesde dispersión, se obtiene una liza_en el agua intersticial, sobre todo si ésta se carga con anhídrido
distribución granulométrica que no corresPondea una caracterfs' carbónico procedente de las raíces.
tica permaneit" d.l suelo, siño más bien á un estado del n¡isrno.

38
Para las finalidades de la Mecánica del Suelo, este razonamiento Es claro qu.eel valor unidad corresponde a un suelo en el que,
no es válido, y en los laborato¡ios de esta especialidadno se suele tan sólo con el contacto del a.gua,los pequeños grumos se diriEi-
destruir la arena calcárea, lo cual supone cómo contrapartida so- san completamente.Es un sueló,por lo-tanto, ext;emadam.ni. i"r-
Dortar el error debido a la acción coasulante del carbonato cálcico, ceptible a la erosión.
sin que hasta el presente haya solucién deñnitiva del problema. Un suelo con indice
suelo con indice de
de-dispersión
dispersión muy bajo posee muchas nar_
muy baio
Existen, además,otros efectos del clorhídrico. Ciertos minerales tículas ¡ ¡ ¡ qJ , pero
r6nas, adhelidas entre
r r s u¡ qJ ye.v a u t ¡s l ¡u 4 5 5l o
s l l t l c sí u cémeñt"áas,
c e mg n l a q a s , o e forma'que
de t o rma oue
arcillosos forman, a veces,granos del tamaño de limo constituidos sólo una agitación.o amasadoenérgicos,o la adición de defloculáf-
por partlculas de este mineral cementadaspor óxido de hierro.
Estas partículas se comportan como un verdadero limo y no les.,.lo.n capaces de conseguir_qus se comporten como partículis
individuales,por Io que el suelo-es,en realidad, bastanteiesistenle
como una arcilla. El clorhídrico podrÍa atacar al óxido de hiero frente a la acción diluyente del agua.
cementante,y el resultado del a¡iálisis nos indicarÍa que las par-
tlculas son de tamaño de arcilla, lo cual, como decimos, no es lo
que corresponde a su comportamiento ingenieril.
2.5. Estudio de las curvas granulométricas.
Diámetros caracteristicos. Coeficiente de uniformidad
2.4.5. Indice de dispersiótt
Se ha intentado describir las curvas granulométricaspor medio
Para determinadas aplicaciones es importante conocer la faci- de algunos coeficientes característicos.
lidad con la que los terrone's de suelo se deslíen en agua pura, s-in Hazen denominó ndiámei.roencazD,Dn, al que corresDondeal
dispersantes.Un suelo con esa facilidad es erosionado muy rápida- l0 ?ó de.la cl¡rva granu{opé¡ricq, concediéndot"'unp"p.i'a"iáiñ_
mente por el agua, formándose en los taludes profundas cárcavas. nante sobre la-pernreabilidad del suelo. Deñni¿ tamb¡l¿ri
Si se trata de alguna obra de contención de aguas (presa de tierra, ..áé-
ficiente de uniformidad", f" , la razón del diánretro correspondiente "o*o
cajero de canal), la más pequeñafiltración conducirá a un.socavón a_l6OoÁ, Da, al diámetro-elicaz.Iilóteseque, con esta paradó¡ica
importante en poco tiemPo. definición, cuanto más uniforme es un sueló, menor
Sherard(1971)ha propuestoun *índice de dispersiónDque cuan- i"áñii.ini.
de uniformidad. "r "l
tifica esta cualidad. Se efectúa con la fracción del suelo gue Pasa Evidentemente,pueden también aplicarse al estudio de Ia cur-
por el tamiz A.S.T.M.número l0 (2 mm) con su hunedad natural,
vg-gra_nulo.métrica los recursos de la Estadística (Hatch y choate,
iin secado previo, que podría foitalecer la cementación entre las 1929;H¿tch, 1933).A.este respecto,téngaseen cuénta qué el coeñ_
partlculas. Se lleva a cabo un doble ensayo de granulometría por ciente de uniformidad es una medida d-ela disoersi¿".--
sedimentación. En uno de ellos se utiliza la técnica de dispersión De una manera general,
prescrita por las normas (empleo de productos químicos dispersan- puede decirse que uñ r'alor
tes, agitación mecánica intensa, etc,). Para el otro ensayo,una mues- C": 2 correspondea un sue-
tra, de peso equivalente a 25 g de suelo seco (la humedad natural lo mu1' uniforme (p. e. arena o tooTo
se habrá determinado previamente en otra muestra), se diluye en de playa) y Cu = 10,a un sue- k
iiO
125 ml de agua desmineralizada.Se aplica vacío al frasco durante lo de granulometría muy ex-
(o )
10 minutos, agitándolo a mano a los 3, a los 5 y a los 8 minutos, tendida. 33

para expulsar el aire adherido a los terrones de suelo. Se pasa a
La figura 2.6 muestra va- aaz
continuación el contenido del frasco en una probeta de I litro, aña- rias curvas granulométricas
oH
diendo agua desmineralizada hasta completar este volumen. .^¡ , ""^t o' \
típicas. La curva a se aseme-
Tapar'la probeta con la mano o un obturador adecuadoy agitar ja a la curva de frecuencia !e
ip
lgg-/o

el contenido, invirtiéndola 30 veces a lo largo de I minuto, y de- normal de la estadistica.Si :o


jarla inmediatamente en reposo, iniciando así el ensayo de sedi- 5a , (t )
una muestra tiene una granu-
mentación. Desde el momento en que el suelo ha tomado el primer lometria como la indicáda en
dz
''E
contacto con el agua, a éste en que comienza la sedimentación,no la figura 2.6, la uniformidad EE
ha debido pasar en ningún caso más de I hora. de la fracción con granos ma- s (o)
De estos dos ensayos,efectuados con técnica de dispersión dis- ,
yores que Dsoes igual a la de
tinta, deben obteneré los valores correspondientesdel'porcentaje la fracóión inenoi que De.
lO I O-t g.o¡ o ool
de partlculas inferiores a 0,005 mm. El fndice de dispersión se de- D:ÁMETRO DE LAs PART¡CULAS, en ¡ntn
Si Ia granulomer;ía se ase-
ñne de la siguiente manera: meja a la indicada en b, la F¡9. 21. Cun¡r lmnulomélr¡cs aíplss:
.. % meDor de 0,005Dm en el enEryo coD sgus desminera¡lzed8 mitad gruesa de la muestra (a) Cunss de lreo4cla nomol (b) I,
rDo¡ce ce o¡sPerston=----- es relativamente uniforme, (c) Cu'as p&ra suelos que ile¡er¡ fmc.
% an* da ó,od-ü oot-"1- c¡oE 6N y g¡uffis de dtsttnla ulfo¡,
"" "¡ "*vo ¡nientras que los tamaños de mld8d. (d ) Cuns @mpuests.

{0
arena, limo y arcilla en diagramas triangulares. Todo sistema de c[a-
los granos menores varían entre límites extensos.Por el contrario, sificación basado solamente en la sranulometría puede conducir a
la cúrva representadaen c corresponde a una muestra con la frac- errores, pues las propiedades ffsiás de la fracción más fina del
ción gruesa bien graduada y la fina uniforme. La curva d corres- suelo dependen de su mineralogía. Según Casagrande (1947), un
ponde a un suelo con granulometríacompuesta. mismo punto del diagrama triangular puede representar en un lu-
sar de los Estados Unidos un suelo muv plástico. v en otro un suelo
fimoso con muy ligera plasticidad (*).-Él éxito áé estos diagramas
2.6. Fo¡ma de las partículas triangulares en los estudios agronómicos se debe a que, en las ca-
pas superficiales de un suelo maduro, no pueden existir ciertos
Prescindimos aquí de la forma de las partículas de arcilla, que materiales muy finos y, sin embargo, carente- de plasticidad, como
trataremos en el capitulo 4. Pero la de las partículas más gruesas
es también importante para sus cualidades fisicas.
Según Krumbrein y Sloss (1955) las partículas se clasifican por

o e o
st fonna y por su redondeantienro. Esto último se reñereal estado
de su superficie.La clasificación ha de hacerse visualmente, r¡bser-
vando el material con una lupa o microscopio, si fuera necesario.
La figura 2.7 es la plantilla en la que se basa.
I I
Pára materiales gruesos (gravas) existen otras escalas basadas
en la medida directá de un número suficientemente grande de la
relación entre las dimensioneséxtremas de las partículas. Estas
determinacionessuelen hacerse con frecuencia en los áridos desti-
nados a ser empleadosen pavimentos de carreteras.La norma NLT
q
E
i O (t o
E
354/74proporcionaun oÍndicede lajas y agujas de los áridos para o
carreterasD.En ella se define conro indice de lajas el porcentaje
en peso de las partículas cuya dimensión mínima (grosor) es infe-
E

+ (t e O
-
O
rior a 3/5 la dimensión media del trozo, y como agujas al porcen-
taje en peso de la .particulacuya dimensión máxima (longitud) es
srrperiofa 9/5 la dimensiónmedia. El método no se consideraapli-
calrle para áridos de tamaño inferior a'6,5 mrn, y para su práctica C
sc utilizan unos calibres que facilitan las operaciones.Equivalente
a es t a nor m a e s l a B.S .8 1 2 -1 9 6 7a,p a rta d os15 y 16. - - - o't -
o¡ o't o'e

"aoon3auo*,rnro
Flg. 2.?. Clsim@lór de lG tE¡tlcul¡s por E[ lom[ y rcdondc¡mle¡to
2,7. lnüerpretación general de los result¡dos l*!r¡n Kmbaln y Slo$, 19551.
del análisis granulométrico

El análisis granulométrico nos proporciona datos que rara \ez


son de aplicación inmediata a la resolución de los problemas son los formados por partículas de roca pulverizada por la erosión
prácticos. mecánica, sin ulterior transformación. Parece como si el proceso
- erosivo resultante de las fuerzas mecánicas, químicas y biológicas
No perteneceel análisisgranulométrico,por lo tanto, a los lla-
mados i.rtayos cuantitativos] de los cuales'sL deducen índices quc que actúan en la evolución de las capas superficiales del suelo, ten-
expresan las propiedades mecánicasde los suelos, para, por medio diera a reducir el campo de las propiedades físicas que un suelo
del cálculo, determinar su comportamiento en unas condiciones de determinada composición granulométrica puede poseer; resulta
dadas. asÍ que el análisis granulornétrico es mucho más apropiado para
Es, en cambio, un (ensayo de identiñcacióno que, erl unión de reflejar las propiedades físicas de fas capas superficiales del suelo
otros que iremos describiendo,permite obtener una descripción-en que las de las profundas.
cifras del terreno, con lo cual pueden aprovecharsecon seguridad Por lo tanto, este ensayo ha de ser completado con otros para
los resultados de la experienciá,ya que asi se pone poder dar una adecuadadescripción del suelo. Sin embargo, la for-
-debede manifiesto
cuándo dos suelos son realmenté parecidos, y esperarse de
ellos, por lo tanto, análogo comportamiento. (') Ileehos análogos 6e han comp¡obado, tamb¡én, repetidamente en suelo8 e6-
pañoles y de Ms.rruecoB.Er¡ los d&tos del Apéndlce núm. 4 pueden apreciarse estes
Se ha intentadoclasifiJarlos iuelos partiendo,sólo, de los resul- dlscrepsnelas.
tados del análisis granulométrico, introduciendo los porcentajes de

42
\
:f \
\
H z.
.^ J
\
iH
)D
Od

¿5 \
<Y

E
a
> \
I o,l 0,ol o,ool
DIAMETRO DE LAS PARTICULAS. en ¡m

Fi!.2.9. Cws g¡¡oulomélrica dc h srcn¡ dc la lgu¡ 3.?. Obsryese ¡¡ 6ld¡ 6si vertic¡I.

qreciso identificar las diversas capas, pcro esto no es siempre ver-


dad: será representativasilo que pensámoshacer con el teireno es
excavarlo de modo que se mezclen sus capas y utilizarlo para for-
F¡t'2'8 arcm
ie,l:',fff;l?i"l"TLTi, (5Duñe¡¡ros
)' mar un terraplén, para fabricar hormigón, etc.
T?IJ,T. En la figura 2.10 incluimos las curvas granulométricasde algu-
nos suelos típicos. Observenrosque, para que un suel<¡sea califi-
cado, en su conjunto, como arcilla, basta que tenga una proporción
ma de la curva granulométrica puede ayudar a la determinación relativamente baja de particulas inferiores a 2¡r. Ello se debe a que
del origen geológico de un suelo esta proporción es suficiente para comunicar a toda la masa las
Así, por ejemplo, los suelos residualesde forr-nacióngeológica propiedadesde la arcilla.
reciente pueden tener la forma indicada en la figura 2.6 b. Esto
ocurre con el granito descompuesto.
oo
Las morrenas glaciares suelen comprender una amplia gama de
tamaños.Por el contrario, Ios suelos que han estado sonretidosa F¡o
la acción selectiva del viento tienen un coeficientede unifornridad Q9

extraordinariamentepequeño,lo cual se pone particularmentede ¡R -ro


maniñesto en las dunas. La figura 2.8 es una microfotografía de ñ!
una arena de los médanos del Sahara Español, y en ella puede apre- llE "o
ciarse una extraordinaria uniformidad de tamaños, lo cual concuer- --I
¡o
in
da con la caída vertical de Ia curva granulométrica representada
PE ro
en la ffgura 2.9. xo
Al analizar los sedimentos fluviales suelen encontrarse C" gran- Íc
des. Sin embargo, no siempre este dato refleja sus propiedades y "o
o:fr ao
comportamiento(in situo. Si se examinanen detalle,estánconstitui- H : to
dos por capas de granulometría diferente, correspondientesa va- -
riaciones de la velocidad del agua, por variación estacional del 'to
caudal, divagación del cauce, etc. Cada capa individual tiene un C,
mucho más pequeñoy puede ser peligrosaen alguna circunstancia
particular, por ejemplo, cuando hay posibilidad de erosión interna. DIAMETRO DE LAS PARTIOITLAS. en m

Un depósito de esta clase,además,es fuertementeanisótropo res- Ftt. U.10. EJuplos de sm ln¡uloné|fi@s: I y 2. Grsvs del Íto Alberchs. g.
pecto a la permeabilidad(5 5.4.6).Podcmosder:ir oue una muestra d€ M&d¡ld. {, Areü e¡llos dc ls prcxr¡nldadE de VltoÉs.5. ¡lngo ¡l¡nos dsl ^rs8
B@
tomada en conjunto no es representativa del terrerro, y que serÍa del rlo Cub¡l¡s.6. Ardlls
l¡s mó¡gen6
ll¡nÉ de¡ pllMo
del río Cubll¡6.
de BsBJs (Msd¡td).
grasr de Te¿udn.
?. Arollts m€dt4 de
8. Arcltl¡

{5
Propiedodes elementoles'
Porosidqd,índicede poros,peso específicc'
h u m e d o d ,g r o d o d e so tu r o ci ó n '
í n di ced e d e n si d o d e de oreno
, q u i vo l e n te

3.1. Porosidad. tndice de Poros

Lossuelos y las rocasno sonnuncasolid-oi,:iTllt:i


y un i?l,l,lTi'
liqu¡do' o
do menos, sistémas de dos fases: partículas.sólidas sistemas
táli¿"t v gut. cón mucha frecuencia son
üi;;;ttr;i"t
il;#iil;;"p;-;r;;lJ' "n líquidov.un sas'El liquidoes
normalmente água, y el gas, aire "'con Ylpor. de azua'
'átia"i' -volumen. ocupada
""' p"*6.í¿uá'";' ;-ñ iütcioir de su
ff 1i;;- "
oor los poros, t"rrto ,léto, irtát ttroor de agua como si lo están
^deaire ó de ,rna mezcla de ambos-'
El uíndice a" porori;' a.la razón del espacio o-cupj¡do
prJot poió, ut ";tg";i por las-partículas sélidas' La figu'
;;::laiÉ; lo. "'tp".io'ocupadÉ poiosidad v. de índice de poros'
^- "ón"áptós-áe
¿;;ñ;Hi.i las iiguientes relaciones:
É;t*;;ü;
"ii.t"tt
e [3.1]
n :='- -
l +e

n
o:+ Í3.27
- l-n

la tabla 3'1
Los valores deny e va:ían entre llmites exterisos'En
i""ñ;;;;-;ló;;" d" oulot"s Para suelos v rocas típicos' to-
"ttoi
mados de diversas Publicaciones'
*-ñ
;"1";tl;; i""ái-"rta"¡"rmados por partículqs de distinto
-irrelular. Si estos mate-
,"*".lnl"i-ió.tí" áiii"Eitár á" modo
riales son macroscopráñlnü ""
homo-geneo-s' tódas las magnitudes
ir"'áit"""i.ñ"les que n-a-ot ir dedñiendo deben ser constantes'
i;;;;1,"-; pr""iro, ;i"-ñb.tgt," tomar un volumen o un área
,üñ!¡"riié-áü sñ¿d iespecto ál votumen de los huecos.

,l
I

',
TABrA3,1
PROPIEDADES ELEMENTALES DE SUELOS
Y ROCAS TIPICOS
EN ESTADO NATURAL y StrUn,mos

TIPO rrE sltElo o noc^ e o 7d y¡ltühdo


p/cm'ó t/m" p/cmi ó t/m,

.Arena uniforme flola


Arena uniforme densa 46 o'85 32 1,43 1,89
Arena bien graduadafloja J4 0,51 t9 1,75 2,09
Arena bien graduadadensa 40 0,67 t<
1,59 1,99
Z-ahorra 30 0,43 i6 I,86' 2,1 6
Morrena glaciarcon partículas de todo tamaño 30-15 0,43-0.l8 t6-7 t,86-2,25 2,t6-2,4A
20 0.25 9 2,12 2,3 2
Arcilla re cié n se dim ent ada
Arcilia mu y bla nd a
96,8-62 J0,3-t,63 | .t20-6x0,086-I ,03 1,05_I ,65
Arcilla b lan da 70-50 2,33_1,0 86-37 0.8l -l ,35 t,t7-1 , 51
Arcilla me dia 70-40 2,33-0,67 86-25 0.8t-l ,62 t,51- 2, 02
Arcilla ñ rme 58-33 r,40-0,49 52-18 t,t3-1,8t 1,7J-2, 14
Arcilla muy firme 56-3) 1,27-0,49 47-18 t,09-1,81 t,65-2 , t 4
Arcilla d ura .. 5t-30 t,05_0,43 39-16 r,32-t,89 1,83_ 2, 19
Arcilla yesíferamuy dura 5r-t5 t,03-0,t8 JB -7 t,32-2,29 t,87-2,M
Arcilla esquistosaiclay.shale) 2_
Esquistoarciltoso(shaie) . . I 5-5 0,t8-0.05 J7-l ,9 2,29-2,56 2,44-2,61
5-0.5 0.051-0,0051.9_0.19 2.56-2,68 2,6t-2,69
Arcilla de muy blandaa blanda,muy orgánic:r
d: m uy . bl a n daa b ta n d ao, .g a n t" r" ...... .. 75-64 3,0-1,8 ¡ t0-67 0,68-0,97 l,4l-1,61
* :iJ lt
Arclla . . 66.50 tq-tn 70-37
gtaclar blanda ... {),93-1.35 1,58- 1, g5
Arcilla 55 t.! ,|) | ,22
llaciar firme .. | ,77
Arcilla J7 0,6 |,7Q
flaciar duri 2,07
Arcilla iobreconsolidlda, d. nrrn. ,, .i"r,i, 29 0,4 It t.92
nr"r.¿,,, 2,21
L o n d re s ' r .r s¡ ..e( ¡ ! ¿.
r

Arcilla volcánicattet t,,ii; .i., üjil".' ' J6-22


.. 9t-86 9,8-6.0 410-25 0,2?-0,34 I,l 3-t, 20

Lirr r o y c s í [ c r . r r t l t ' l ¡ r s u fu cr ¡ s tlc' Z .ir r ir r r r z¡ rl¡ lr r .ci;r ln renl r.


.saturi¡do)
0,98-0,77 I, l ó-t,51
Loe ss(p arcialn ren tseí { . ur ildo). . . . . . . . . . . . . . 55-30 |,22-0,43 I,19-l ,85
T ur b a (Ma cFarla nr ,19691 96-67 25-2 3.200-
| 00 0.040-0,410,88-
1,20
Andesita
Anhidrita
2.J0-2,75
6-0,ó
A¡en isca 42-8
Basalto r,60-2.90
Caliza 2,75-3,00
l 0-0,8 t,55-2,85
Caliza ma rgo sa ,...
Carbón marrón de poca potencia calorífica ... ... 2,t0-2,46
70-60
Cuarcita . , . . . . .. . . . . . . . 8.7-0
D acita ... 2,60-2.63
Diabasa 2,50-2,75
0,3 2,90-3,t0
Dolomía .. ... .. .
- ?5-O)
2,20-2,85
Esquisto
20-0,02 t,5-3,2
Esquistocuarzo-sericítico,
muy meteorizado,
dur.o,de Ve-
nezuela
Fonolita 223
Gabro 2,54-2.66
Gneiss 2,92-3.05
2,4-0,3 2,50-2,78
Granito meteorizado
3,r-1,3 2,50-2,60
Granito sano
0,8-0,0t 2,60-2,75
Hormigón
Margas
10-2
Mármol
52-t6 2,32-2,35
Pizarra 6.0-0,
I 2,65-2,75
Pórfido
Riolita ¿,/ ^
^;^-¿,y
Y eso -.. 2,45-2.60
4,0-0.1 ¿,¿-¿,1
La h u m e d a d y l o s o e so se sp e cfñ co sse co ysa tu r a d o t¡ a n si cJo.cal cu|{¿o.o",.i un

i,t:iiJ!i"J!:1.1f,::'iff"il:'"'"'.?;"lil**i:Tr i"' ái.¡ri#ll'aT'"iTill'..


o"""" r, t,rLá,
á-i;ü#;; raarc'ra
deciudad
de
o. ,*,11,0%ji,,T"1""':"1".j"",'"'. Siseincruven
"'""'"1il:%ii,:L",fpl'gi."".t#ioili'll'"0::"*i;f,""0,:-o,:,":do. dosvarores
setrara
1'8 g/cm3'.Natural-
de 1,8 p/cln!, tendrá también una densidad.de o gramos-tuerzá,y
pondios
-f mentc, en el Prrmer .caso se trata de.
nos hatlamos en el ttii"*" mieirtras que en el segundo se
c{n-p..-s'
I
i'rut" ¿" gramos masa y nos hallamos en el sistema c'g's'
--f que
"-P";;f;ismo motivá, t""q"" la,mar-o{1 de las balanzas lo
rI I
I
I
verdaderamene nos o"n á' la
"r"ra i¡asa de.un cueroo (pues al comparar
i"ááp""aiente dÉ la-'aceleraciónde la
I dos pesos, su res,rrtadá
I I gruuá¿u¿), considera.remossiem-
Ir ;;; ;;" éü *att en kg es igual a
!.l'p$;"";'^ü:Térc*"p.l!.-:lf
---+
I | ,.,..
I q'"' tg. aceléración .ql'llil.T: --li
+- iJi*átlr"¿.
-frnir (la que siive.
Para.de'
m/s2,mien-
Reprcsctrtación grÁnco del signlRc¡do dcl
"l -la es 9,806ó5 gravitato-
kp)
tras que
Ftg. 3.1.
aceleración
ria dé Madrid es 9,801 m/s', es
decir, valores prácticamente iCu3-
Pues bien, vamos a demostrar que si se -corta un sólido p.oroso les dlsde el Pünto de vista de la
*""rit"opi"l*"iJ" ttó*ogéneo poi medio.de un plano, la relación Geotecnia.
entre el área de huecos y el área total es igual a rr' Para los Pesos esPecificosem-
Supongamosdos planos paralelos situados a u¡ra dlstancll
dsi oleairemos lá letra 1', Y Para las
v llaniemós n' a la rélación entre el área de huecosy el área total torrespondientes densidades, a
tortada por estos Planos. con el'mismo subíndice.
---5i
cohsideramoi.rr,-"ilindro de bases situadas sobre cada.uno
cleestos planos y de área total de cada una-de estasbasesuntoao'
uol"*én de huecosencerradoPor este cilindro será: 3.3. Peso esPecífico de las
"i partículas de un suelo
n'ds t111
lltr:
Para determinar el (Peso es-
Por otro lado, el volumen total'será: necíficode las partículasusólidas
áe un suelo, en él caso de que éste
Vr = L' ds [3.4] posea diversos tamaños, es con-
ieniente dividirlo por medio del
Dividiendo las expresiones[3.3] y t3.41 rniembro a miembro, tamiz 5 UNE, o bien número 4
obtendremos A.S.T.M.(4,75 mm)' El Peso esPe'
t7: ¡, cífico de las Partículas gruesas se
halla por el Procedimiento que
a partir indicaiemos eñ el 5 3.5. El Peso
La porosidad o el índice de poros de un suelo se ballan
d" il ";;";;;"in"l'i"á" -tuUi" específicode las particulas'
v ¡áap;;" especíñco de las Particulas infe-
i" 3.4.Éstosúltimosse.obtienen rióres al tamiz nilmero 4 se obtie-
"irfiáíi"i"J'ffi;1";-&
mediantelos ensayos!J; ;; J".ttiÉ"".más adelante'El método ne por medio del picnómetro'
'Consiste
Fis' s'2' Plcnóme¿ro'
de una roca se detallaen el s 3'5' este a.Parato (fig. 3.2)
;;; h;ii";; ñ;"'.i¡"d en un recipiente dé 50 cm! taPado
por medio'de un tubo de vidrio de
que
;;;;;-il"iá" i"t"tiói. Este tubo lleva una señql'.v siempre
3.2. Peso esPecíffco.Densidad gi;;; ;i;;; d;i;icnómetro lleno de asua v sólidos se hace con
el liouido énrasado-hasta esta señal.
Estas dos magnitudes ten-drán,para nosotros' la 'misma -defini-
"' t?iiiá'"1-tit"ti; á;i tubo nos c":
i:";ü";ii" .sarantiza :l^'I:I es
ririJu, ¿""ti¿u¿ iu'-"'" por unidad de volumen' suponer que se trata siempre del mismo volumen
"i¿n-l,re
u- "n- el peso por ",
unidad de volumen' "ometiüo'al
muy Dequeño.
"'-'P#;;;iiü.",
' ".tóltoé.ífico
"¿;;;i"ñá;;'pi""iti'ot q"" se requiere en Geotecniav las uni- aparato. se fabrica una. tabla con el peso del
expresa- á;;s.;a á.itila¿' hasta el enrase' l'v* ' a las dis'
d"dá.-oue""mpleamos aquí, ámbas rrñg-nitudes'endrían pi;;;;;'ü;;; "l
#;";il;;";;. Á'i;.;i;" suilo ti"ne un peso especÍfico
ffi;";:i

50
tintas temperaturas que puedan existir en el baño termostático del
laDoratorlo.
Para -lrallar el peso especÍficode las partículas de un suelo de-
rermlnaoo se comlenza.por hallar el peso del picnómetro vacío.
A continuación se añade u¡ra cierta cántid"á-¡;-il;i;-;;;.';";.
vuelve a pe:?r el picnómerro. por dif;;;;;s;lráilá'il"p""r"ra"l T¡sLe 3.2
suelo seco, I{, , PESO ESPECIFICO RELATIVO I]E LAS PARTICULAS MINERALES
A continuación se añade-agua hasta la mitad del picnómetro lvfAs
IMPORTANTESDE LOS SUELOS,SECUN DIVERSOSAÚÍóRE¡,.- ''
aproximadamenre.para expulsai el aire q". t p"¿i;; '.;;;;1;_ DETERMINADOSEN ACUA
jado en los poros de las particrü "-v^
;-Jdl;;;":l;'f*ñil;fi;
buJas a las mismas o a las paredes del picnómetr", io
_.ioil.
:li"jl:r:1,1parar9 a unabombadevacío.'T";üi¿;; ;;J;ir;;,
er agua suavemente. Alagonito 2,94
Por
se añade -último, se coloca el recipiente-en un baño termostático, Ata p u l g i ta 2, 30
agua hasta enrasar, se toma Ia temperarura y, una
secadocuidadosamentepor vez A u g i ta . 3, 2- 3, 4
ly parte.*i..¡oi, !" t;lh
del recipiente con su contenidoi ü, Bi o ti ta .. 2,8-3,2
"i'ü;,
C a l ci ta ) -t-)
Sean: 2,63*
Caolinita |
G = peso específico relativo de las particulas sólidas. l 2,64! 0.02
I,yo= peso de un volumen de agua igual al del suelo C l o r i ta 2,6-J,0
seco a 4.,C.
I,11,: peso de un volumen de agua igual al.del Cuarzo 1 2,ó5*
suelo seco a Ia 2,64
remperatura clel baño termostático. i
Dolon¡ira 2,90-2,99
El peso relativo de Ias partículas será: Ha l o ¡ ,5 i ¡ ¡ 2 H :O...... ?qq
I'lenlatites 5, 2- 5, 1
(;: W, He m a ti te sh i d r .a ta d a... .. . 47
wo Hornablenda 3, 2- 3, 5
o sea: I ll i ta ... ... 3,60-2,86
u^ :w ,^w .'u" I ll i ta N a 2,78*
L i m o n i ta ...... 3,6-.+,0
siendo G.,'el peso esoecificorerativo creragua a ra temperatura M a g n e ti ta ... .. 1, 97- 5, 18
bienr e ( v . ta 6 l a Ao .' 2 .¡)_ am- | )7 A -
M ontln olil lonita
t 2, 65- 2, 8
Por tanto: Moscovita 2,7-l.l
G: G*
w, Ortosa 2,50-2,62
w" + lt/.- lv t3.41 Pi ¡ 'o ñ l i ta 2, 84
Se r p e n ti n a .. ) l -1 1

Fl.^T,rg de las partículas se designa por ?r .


,especÍfico, T a l co ... ...
Luando se trata de arena compuestade grános'de áistinta 2,7-2.8
turaleza,.el pe.queñovolumen del'picnJmJro pucdc na_ T u r b a ...... I , l- 2, 7( m edia1, 5)
hacer que la V e r m i cu l i ta K .
muestra introducida en él no sea-répresentativalpor lo 2,80
plea_confrecuenciaun matraz uforáaó-á.-S00 ."ál ,'.
crnr. "rn. Vermiculita Na 3, 05
Normalmente, el suelo se seca temperatura Yeso
compre-ndidaentre l05o y ll0.C. ""1"rli¿"á"lo "-r'rr.," 2,Jt-2.33
En la tabla 3.2 hemoé incluido los vatoresde G para
rales-m-ásimporranres.deror su"ro;. p;;"i; los mine_
arena,el rérmino me- (r) Valores teó¡icos carculadossobre la
dio de los peios específicos-i"l"ri;;; áJ'ürlurti"utas base de los pesos atómicos de ros ere
es 2,ó5.para mentos del reticulado cristalino.

62
las arcillas suele variar entre 2,5 y 2,9, con un término medio esta- El volumen tle una muestra de suelo coherente de forma irre-
dístico de 2,7 (Teriaghi y Peck, 1955). En suelos que contengan gular se halla midiendo el desplazamiento qu.e sufre la..superficie
minerales pesados (hierro, etc.) puede llegar a ser mayor que 3, á" ,.rnuvasija con agua al ser iñtroducida en él' Para evita-r'que el
y en suelos con partículas ligeras, especialmentemateria orgánica, .""io en contacto con el agua se recubre la mues-
puede ser inferior a 2. El peso espócífico de las partículas de la """Ju'alteraró volumen de agua desplazadase le resta el de la
;;;.;;-"t"fina.Al
turba puede llegar a ser tan bajo como l,l. ;;"fr;r:;i-.u.1 t" halla a partiide su peso y-Pesg específico'La
id;üi"tdl;e; ¡" este método se errcuéntra-déscritapor Akrovd
peso su-
iiétij: f"-Uien se puede calcular el volumen hallando el
3.4. Peso específieodel suelo de la mueitra recubierta de parañna'
-"rgíao
EI opesoespecífrcodel suelou, I, no es igual al de sus partículas
sólidas,sino mucho menor. Es el que correspondea la mezcla de
partículassólidas,agua y aire.
'
El peso especÍfrcóde-un suelo varía según la proporción de los
poros que Uen" de agua. Si el sueló está iatúrado, el peso
"s[é
específrcoaparente llega a ser:

J'ruturado= t'. (l - lr) a n¡',' l3.sl


Este peso específico, que llamaremos (peso específico saturadoo,
es el máyor que puede ilcanzar un suelb sin irariación de n. El
menor correspondé a lo que llamaremos (peso específico seco", i'¡ i
en este caso, todos los poros están ocupados por aire.
El peso del aire se desprecia, y el peso específico es, elr este caso,
igual a:
, , d: t , s ( l - n) [3.6]

Entre el peso específico saturado'y el peso específico seco existe


la sieuiente relación:
7¡ - 7,r
)uturrdo
:
7d - -l- )\ t3.71
y también:
=
Jraturado 7d +,?)'"

algunos valores típicos de l¿ ] F¡s. s.3. Dcrcmi*":ir"*¡i cohesivo,mcd¡rnte


En la tabla 3.1 hemos incluido ;["*i,j.ooooi"":,1"X:"j"
)'sarurado.
En el caso de que un suelo se encuentre sumergido experimen-
tará un empuje aJcensionaligual al volumen de agua desalojado.
-específrco
El peso resultante se llama upeso especfñco sumer-
puede
gidoo, ¡', y valdrá: El volumen de un trozo pequeño de suelo coherente se
_
¡,, = 2,sat,m.ro J,s: l,¿_ (l _ n) ¡,* t3.B] t ,,r-..eiéndolo y midiendo a continuación eI
"ll"i
;;i;";á;;"Tojado. "" ello
Para se emp.leayl.pequeño recipiente con
-"i",ii¡.
Este concepto será explicado con mucho más detalle en el 5 5.9. con tres Plrntas me-
;;;iiÉ; nivelañtes y una plaquita '1-evidrio en el
tálicas. Esta última r¡iu" p'"i"-introducir el terrón de suelo
va que, si a-aqu'él no se le forzata a sumergirse' flotaría
3.4.1. Detennütación del peso específicodel suelo en el laboratorio -.i."tió,
iiñ.j3i.'i" tti.aia. del iolumen d-esalojadose hace, generalmente'
iiá? del mercurio que cae fuera del recipiente'
El peso específrcode una muestra de suelo de tatnaño relativa- ' Pára ""tá¿"determinar el peso especificoseco se hal¡a'.en Pnmer.tu-
mente grande, y de forma suficientementeregular para que pueda gar, el volumen por unó de los métodos expuestos' A contrnuacron
evaluarsesu volumen con exactitud, se halla pesándoloy dividiendo :;' ü-;l ;;;b' ." it t 0s- 11üC) v ie pesa' Dividiendoest e
su peso por su volumen, peso por el volumen"tanteriori"r " tendremos la cantlclad deseaoa'

54
3.4.2. Determinaciones in situ del peso En él se suele rrtilizar un recipieate con válvula y embudo como
especifico seco
el de la para encontrai el volumen a"f ,=óipi""t"
Se hace esta determinación en suelos lsura 3.+. ,"li"r^
compactados para com_ de agua hasta la válvula.y se.h_alla-el peso del agua. Ésto á.n.
g:".b_". el grado d9 cgr.nRacta"ion.-f"lrrüÉn-", rnuy úril en tro de las operacionesde calibrado. -
el caso "r,tru
cle terrenos sin cohesi,
rener muesr,a,inart-e-la?:' 3:,:,'T":iifTl ol#U:,i, t$'JJ:; A continuaciónse llena el recip_iente de una arena especial,tam-
bién hast-ala válvula, y-se halla él peso de la arena. ¡il"iái.ria"'.1
"3": peso
.de la arena por el volumen áel recipiente se halla ,u l"*
específico.
. Se invie-r1e-sl re,cipien-te,de modo que el embudo tape el aeu_
Jero' y se abre la váh''la hasta llenar el hoyo y el embudó.pesan?o
la arelta que so[:re,-seobtiene el peso de la que entró en el azuiero
y, por tanto, su volumn. Si a est-evolumen ie :estamos el dEl 'em_
budo, que ha sido calculado en operaciones de calibra¿o. holi"mot
el del agujero.
Las normas suelenrecomendarel uso de una arena redondeada
y
Fry .pniforme. Sin embargo, este problema deberia
más a fondo, prres,según Aliroyd, el'peso especÍfico¿. "ri"áiá.i"
¿;;"-;i;,
crearenases sens¡bleal modo en que sea depositado.De todos mo-
dos, obsér'ese que, debido a la piesencia d; lo; ¡;r-.;b;J;r'";
el aparato de Ja.tigura 3.-1,las condicionesen que la arena se depo_
sita en el recipiente son análogasal modo en que se deposita'en
et aguj efo.
. .El volumen del agujero puede determinarse también relrenán-
dolo con aceiteviscoso;el método es rápido y exactoe. suelossufi-
cientemente impermeables(NLT ll1/7i't.
Para suelos cohesivosblandos es útil el sistema de usar un tub.
con borde cortante de unos r0 cm de diámetro, 12 cm de alturi y
paredes,de. chapa de^unos 3 mm. Se hinca con'cuidaáo, ..iáünao
este.dato
sobre el tubo una sufridera; se extrae el tubo, excavandoa su alre-
_para reproducir el suelo na- dedor, y, como se conoce su volumen, Uastá ¿"te.mi#
tural en el Laboratorio a partir de una ;l ;;;
muestra alterada.
en seco.
La mayoría de los procedilnientos
empleados consisten en excavar un
agu_ 3.5. Peso especÍficode una roca. Cálculo de su porosidad
jero en-el suelo, determinaná;
;i';";
s€co ctel material extraído, y obténer, Como y-a]remos indicado, las rocas también están formadas de
oespues, el volumen que dicho materiai materia sólida.y huecos,rellenos_de agua o aire. poi etio, iu-uiJn
ocupaba. se pueclerlfhnir el (peso especificode los sólidos,),,,,, y el (peso
Para excavar el agujero, se comien_ espec¡hcode la rocaD,7, que sería el del conjunto sólidos_azua_áire.
z3 po,r alisar bien el terreno, realizán- F.l (Deso especihcosecoD,id, seiia el peso de sólidos parlido por
Volrulo da cla.ra
oose la excavación con un instrumento el volumen total. si los huecosestán todos rellenos de'agua, téne-
cortante; hay que tomar las máximás rnoS el npeso eSpecífico saturadoDr t,s¡rrrado
.
precauciones para no perder
áei _El.peso especiñco de la roca puede evaluarse por los mismos
matertat extraído. puede, para ""da ello, metodos señalados en el $ 3.4.1 para los suelos.
usarse un-a lona o goma ccr.¡ u:.¡ asu_ B¡age (19ó4) propone,.para hallar el peso específico saturado,
,
ESCALA I:I Jero en el centro (fig. 3.a) con obijto nervtr ta roca en agua bajo vacío durante ocho horas.
oe poder recoger todo el material La p,orosidad y el peso específico de los sólidos se calculan a
tue
Flt. 8.{. pueoa. caerse al efectuar la partlr de id y ),su,ú-r¡do
a)
operación. , utilizando las fórmulas de la tabla 3,4,
Dctsminqolón dc lq doruldod inar el v.olum""a.i áe, j;¿; Aunque es.posible-que en rocas de muy baja porosidád ná iod".
(¡n EttUD po¡ cl
¡fon¡.
mdfodo d0 ls 1.1:u,_d_.,:T
prreden emplearsediferentessisle¡iras. ,
ros- poros se lrenen de agua al saturar la muestra del modo indi-
b ) Rcclplonta sn
Du¡lo
vúlvuls y !tr¡.
.Et-más exreridido es el denominado cado, sin embargo los valores de r calculaJos de .rt" ;;;";';;
nrétodode ta arena(NLT_toglili:'-'--" Probabre que tengan un error superior a\ 200/0, como se demuestra

66
comparando los valores obtenidos eri muestras de volúmenes tan Se llama .humedadr, w, de un suelo, el peso del agua dividido
distintos como 8 cm! y 35 crnr. por el peso del suelo seco hasta peso constante a una temPeratura
Otro método de hallar el peso específicode los sólidos es moler iomprendida entre 105"Y ll0"C.
la roca y hallar el peso específico de las partículas con el picnó-
metro.
En la figura 3.5 sean:

W* : Peso del agua.


3.6. Humedad. Grado de s¿turación V* = Volumen del agua.
V,: Volumen de sólidos-
Sin variación de lz, los suelos y las rocas pueden tener cualquier
según su (grado de saturaciónr, S. ,
peso específicoentre fd ] J,saturado V¡ : Volumen de huecos'
Fls. 3.5.
es decir, según la fracción del volumen total de sus poros que esté
ocupada por agua. El grado de saturación será:
El grado de saturación de las arenas es comúnmente descrito W* - ''! : : l'
V* V*'Y'"
por medio de los términos seca,húmeda, etc. Con objeto de unificar
criterios en la tabla 3.3 incluimos una lista de tales términos v de
s,:ii:fr:n,^/*:-T;;' '

su correspondiente grado de saturación.


haciendo ),w= ,¡0.
'TABLA3.3 . :
5. . . . 'irv"
w ' .-tG t 3. lo]
": ;
GRADO DE SATURACIONDE LAS AREN.AS
(Terzaghiy Peck, 1973) En el caso de una arcilla no debe pensarseqJtea la.temP:Taty:
radel 05" al l 0.C h aper didot oda. suagua'Realm ent elapar t |cu|a
y
DESCRIPCION
s, áe arcilla se compone le un trozo de mineral arcilloso "T-:lP^"
(%)
á; ;d" adsorbiáa. Este agua adsorbida es expulsada complcta-
cómo
mente a temperatura.."p.iío."t a llOpC' La ñguia 3'6 indica
S e c a ... 0
;;'i;T i,;IJ;Ja;"d;';;;-;;J" i" funció-nde la temperatu^la
Ligeramerrte húmeda l-25 de 105'
Húmeda 26-50 á;;?#d;,;;;t-t;;"h a;" la elección de la temperatura
Muy húmeda f,¡ - /)

M o ja d a 7699
Saturada 100 !!r

ftto a

¡¡ E .,1 ¡
Esta nomenclatura se aplica sólo a las arenas y, suelos mu)'
arenosos, ya que una arcillá desecada con un grado de saturación l-""i g
del 90 % iuede ser tan dura que a primera vñte sería clasificada ¿! r tJ ..i i i
F ¡ao
como seca.
Las arenas gn¡esas situadas por encima de la capa freática, por ¡t ...|
lo general, están ligeramente húmedas. Las arenas finas o limosas lrro ¡
suelen estar muy húmedas o mojadas.
Los suelos orgánicos suelen contener gases producidos en reac-
ciones de descomposición. Este gas puede encontrarse en el terre-
..1 EF l.o

no a una presión- elevada, y poi elló una gran parte de éi puede


estar disuelto en el agua y el suelo estar casi saturado. Sin embar-
t¡ ..1 É
go, al extraer u¡a mutstra y disminuir la presión del fluido, el gas
puede segregari,e de la disolución. Entonces la muestra aumenta
I
ÉI "'.'
¡:1'-
ott

de volumen a contenido de humedad constante y el grado dc satu'


ración disminuve.
Íro
En función de S,, el peso especÍfico del suelo será igual a:
ttrttl^rut¡ !t ttc¡oo l¡ 'g
¡utEo^, li I

¡: i, a * S, a¡ . " - t , . ( l- t r ) + S,t?/* [3.e] Fts. 3.0. Cuns de e€do (¡¡mbe' l95l)' Cortesla de Uttley 6¡ SoN
a lI0"C es, en cierto irodcr, convencional..por
este motivo es muy Entre los métodos rápidos para determinar ra l.¡umedad
importante vigilar Ia regulación aá iu -"nruvo in situ
r-l-tecnica-á.¡
ev¡ v¡rr' ,
ocstacan
se encuentra regulada por la norma ftf.t
"Jrfa. rcZ/ZZ.------- l os srzu¡en t es:
En suelos con materia organi"i se proalJ"
lfgo de oxidación - El umétodo-del alcoholo (NLT-I03/72), consisteen verter alco-
a eslas temperaturas, por lo cual se hol sobre la muestra,previamentep".áaá,'-.t"r"r:Lü;
han.r ó0" 85"c para
á;";;(Ai;ói, issz, rriracFarlane, v y prenderl e fuego en una'asija ádecuada.A. ; nr i"; ; ; r oi,
"i'..rir,".
- i'"'"u-
rloéJtoRu"tto
en suelos que^contienenyeso es llenc el peso cle la muestra seca.El método no debe ser empleado
_,^_rgl1l*:"re,
ptear una temperatura convenienteem_ en sueloscon materia orgánica.
del agua combinada, o.bien9g 00"C, para evitár que a.r"p"r.r.u p"rt"
-r,acío
,oáátJor'"-un a,ilbo _rí-Hg
a remperatura no infe¡ior a 23"C (A.S.T-I\4. En el ométodo del carburoD se mezcla en el interior de una
n nt-l¡i\. cámara de
El tiempo necesariop"r-it"!".-; acero, perfectamente cerrada, un peso conocido del suelo
r,r*"¿"
tipo de suelo v del tamaño ¿. lá- _""iiu. ü. constanredependedel buro de calcio ñnamente molido. La presión originada por er "*i"r-nro-
acetileno
es suficientepára cuarqui;;üp.;":;!iá.t""nao No..n^l_ente, lg horas ducido se registra en un manómctro, iuya escara"esrá áiio.t"o,"nü';;;;"
se trata de sueros en tantos por ciento de humedad. La canridad de carburo
poco plásticos, el tiempo.preóiso o.-toJo-;
s.r.lé ser ser francamente superior a la
En la tabla 3.1 se iirclúy* ;ig;;;; u'itr".bastante menor. que pueda estar contenida en .necesaria
para combina.r. aon "al-.lo-á"ü" ;*"
rales saturados, de r,r,en suelos naru. la muestra. El ensavo tarda en ai".ut".a"-á.
cinco a diez minutos. El aparato, muy robusto, puede maneja.rÉ
fa"it*.ni.
en obra.
Según el Road Research Laboratory hay que calibrar el aparato para
3.?. Relaciones entre las diüersas cada. tipo de suelo, pues da un error négatiio óreciente con
magnitudes deflnidas el c'onteni¿á áe
arci l l a (E scari o y E scari o, l 9ó0).
Se han indicado va algunasdé las El^método del <¡ricnómetro de aireo está descrito por Escario y
relacio¡esque permiten calcu- . Esca-
lar el *alor de unas'constan-tes en fun.ián'de otras. En ra tabra 3.4 ri o (19ó0).
-iá-r-''"'rir}
se dan estas reracion.r .n
.l'"rpleta. En todas eras se
de¡ásu;,;,',,,::"-a. si J'rii,i
::Tff Hffj*"i""i'.0.^":lf:""
otro distinto bastaría incluir'su
peso especÍfi* ;;lü::Tlurllttt 3.9. Métodos nucleares para la determinación de la humedad
y densidad r<insitur

3'8' Métodos rápi{os para la determinación Con los métodos nucleares,que r¿aülosa describir, 10 a l5 mi_
y peso especÍfico <in situ> de Ia humedad nutos son suficientespara realizár una determinación'dsi,"-"áu¿
.n un p,rnti superficial d. ;,r;;ii;;.-iu.i"l
lgual que sucede_-con fJ:T.tj'.d
rvoj,¡. tsfo se traduce en ura nenor inier.ferenciacon-los v s...liJ*,
er peso.específicoseco, er contror equipos
quede de Ia
ser muvi'nioiiunt..n .l á.l"ri"-no, 9",:9Tp".,ución
y cn un mayo. ;;;;;üP;
:t'ffi3,1"*:obra "u* rooos tos metodos descritosanteriormente.
"toirá-¿.;;;;
Si se dispone de el mejor método para determinar . Pero, a{emás, con estos métodos se pueden hacer determina_
humedad es introdrrcir ,t-lemno,
una .muestrá unu caja perf.ectamentela ciones.protundasde humedad 5, densidad.'Est<.¡
es_ es *uv i*póii.riL
tanca y llevarla al laboratorio. "n en suelosincoherenressiruados"pordebajo ¡; l";;;; f.";ti;;;;;,
Sin embarso. a vecesla humedacly en ellos la roma de muestras i"ált".u¿ái'"s;;;;";áA;;;?iíilil.
capa deben rJr el peso específicodc cada
guiente.El rerraso"o*o.ob"d";;il;r-:J fi",r" coloque la capa si- , Respe-ctoa estos ensayosexisten las normas A.S.T.M. -;Jt",l;,
(, densida D-Z}Z2-71
qú-eesto p";á;;Tü;]i", d ) y. D-30l7 -7z.(hi medad). ambai iL ..i"..n- u-'io,
a vecesmuy desfavorablemente repercure (en superficieus¡¡¡s los que a continuaciOn -'--'--
te en proyectos Deoueñosel.q,_,g Eosi" de"o',rrrucror
la <.¡bra,especialmen_ describim;;.
"nsolo
"l se-pued" ¡.;ü;i;.;;;;.;fi;.
Por este motivo se,¡u" iaü'ao-iiit"áír"rap¡aos
nación de Ia humedad y el peso específi"o para la determi-
,."o. para hallar el peso 3.9't. Detenttinación de la densidad de tm suero por nted.io
e.specÍficoseco basta déterminar de rayos gantnta
cle los métodos del 6 3.+.2,haliai-¡i-i__"l"oÁp.cíhcc¡ húmedo por uno
"t'p*ó por uno de los rné_
indicarerños a 'contiuuacijil'y-"al.,rfar
Para Ia determinación.de ra densidad se emprean radiaciones
ll*ir,l"" ,,¿ mediante Ia
gllT"^9: intermedia. Cuando .,.,o áá ;;ü; f";";;;;;;;
)'' cnoca con :T._ciu
un electrón, que no esté firmemente sujeto al áúcleo,
?"1= el primero comunica parté de r" .n..giá áÍ-i"gun¿o ál *ii-oli"--
l+ t l' po que camb¡a su trayectoria. Es el llamado efecto
siendo r,r, la humedad en tanto compton. La
po¡. Lt¡.t(_). probabilidad de oue este.choque pioa"i"" aumenta,para una
.t.
misma Iongitud dé recor'oo, con la p.opo."iJnT.:ü:;""r",
";ü;-
ou
tales. Esta proporción electroneses muy aproximadamentepro- Adcmás, en el métoclo de la retrodispersión se crean fotones de baja
porcional a la densidad-de
del material atravciadó, a no ser que exista cnergía, con lo cual la relación densidad-intensidad clc la radiación recibida
una abundante proporción de hidrógeno, es decir, una abundante dcpendc del número atómico. Por este motivo los aparatos cle retrodisper'
proporción de agua. En este caso hiy que hacer una corrección. si ón prcci san con frecuenc i a una c urv a de c al i brac i ón para c ada ti po de
sucl o, mi entras que en l os de atenuac i ó¡r s uel e bas l ar c on una c urv a para
Esta corrección no suele ser, sin embargo, demasiado importante. toclos (Todor y Gartner, 196ó).
Existen dos métodos para la determ'inaciónde la densidad in S i n embargo, el método de l a retrodi s pers i ón ex i ge un s ol o ori fi c i o para
situ: el de la retrodispersión(fig. 3.7a) y el de la atenuación(fi- medi das profundas y n i nguno para l as s uperñc i al es , por l o c ual s e empl ea
gura 3.7b). cc¡n nrucha nrayor frecu enc i a.

Enprotunóldod €n ¡uperlicie Eñ prolundidod E¡ supcrliclc

3.9.?. D etenni ttttc'íón tl e l a hunetl ac l rl e mz s uel o por rnedi o


tl e ¡taúrones c l e al l a ettergía

Si un haz de neutrones rápidos atraviesa un suelo, la pérdida


cle cncrgía cle un neutrótr al cliocar con un átomo del suelo 9s -má-
xima cüanclo se trata cle un átomo dc hidrógeno. Esto- se deduce
cle las leyes de la mecánica, puesto que el netttrón y el átomo oe
hidrógcnó tienen aproximadamente la misma masa.
AsT pues, el número de neutrones lentos resultantes de un haz
prirnitivo cle neutrones rápidos quq ha atravesado el suelo depen-
derá principalnente de la cantidad de hidrógeno prescnte y, por
tanto, de la cantidad de agua presente.
Ll clisposiciOnde la fueñte áe neutrones rápidos y el .detectorde
neutronei lentos es análoga al caso de la retrodispersión con los
rayos gamma.
-
dc ¡nllu!oqiq
Si á suelo contiene materia orgánica, el hidrógeno prescntc- en
dicha materia puede contribuir a la producción rle neutrones len-
(a) Método de lo relrodtspersión. (b) MÉtodo de ls atenuacldn. tos, y prt¡ducir, por tanto, un error en los resultados. Algunos otros
clemeritos comb'el cloro,'boro y algunas tierras raras pueden pro-
Flg. 3.7. Poslclood dc ls luente dc nyos g8hña y c¡ deaector. ducir un efecto análogo (Meigh y Skipp' 1960).

En el primero, ]os rayos gamma que llegan al detector son los 3.9.3. Conr¡taración entre los tttétodos nuclenres
que, partiendo de la fuente, son desviados hacia él por electrones ) 'l o s c o n v e ttci o n a l e s
del suelo. Para evitar que los fotones gamma puedan llegar direc-
tamente desde la fuenté al detector a tiavés dei aire se c;loca una En el Laboratorio (José Luis EscarioD se harl hecho ensayos
pantalla entre ambos que suele ser de plomo. La desviación de sistámaiico.s de comparación entre los métc-¡dos.geotécnicos clási-
fotones hacia el detector allmenta con la densidad del suelo, pero, cos, densidad por el método de la arena y humedad por secado en
por otro lado, la desviación de fotones de la vía fuente-detector y cstu[a, y los nucleares (Uriel y Serratosa, 1963).
la cesión de enersía de fotones a electrones también aurnenta con En' ir.relos arenosos la diférencia máxima fue cle 0,04 g/cm' en
esta densidad. En*la mayoría de los aparatos construidos hasta aho- ."to ¿á lu densidad, v clel 1,25 9ó en el caso de la humedad' Esto
ra, el segundo efecto suele ser el predominante, y, por tanto, la in- "l
-- Dara medidas superficiales.
es
tensidad de la radiación disminuve con el aumento de densidad -E;1";;;.ilt.t,É" si son muy plásticas, los resultados
del suelo. Sin embargo, en un aparato construido recientemente "tpecial
son algo menos concluYentes. -
en que se ha colocado la fuente muy próxima al detector es cl pri- En"el caso d" meJidti profundas, el problema es más delicado'
mer efecto el que predomina (Preiss, 1966). principalmente porque exiite el' peligro de que no exista un buen
En el método de la atenuación, la intensidad de la radiación iontaÉto entre el apárato y el terieno..Sin embargo, parece.ser que
recibida disminuye con la densidad del suelo. Es fácil comprerrdr:r' con una buena técnica y en arenas se han conseguido tambten muy
que este ¡nétodo es más sensible que el anterior. buenos resultados (Meigh y Skipp, 1960).

6,1
l; ro
'li ñr

I
EI

il. ili .lj


a
o
*l¡ 'lj -ll+sl:
:l | .ii Itr
I !l ; l l i "ll r 'lj
q
¡o
É
¡¡¡
l- t
l* l* ri
€o
6
t
a
úd

(n
A I
"l il.lll
ili .l. lt l=
f ' -ll il¡ il,. I q¡
l s,
l+
t-
3
li
lr
lqt

"l+ .l i
l-
od
og
,a
óo

z
It I¡ I ka
Bo
€E
5r
f¡¡ - --
A I '*'. l^ - - - t_ ._ - t 35

=lj-
- I
ct
IT IT lc
úg

.lJ. .il*
fr¡ It

ill--;- |
a | o!

l+
p 3l I I
I *l I
66g
S
lr rl I ttl

*ls
F. ll dlq¡ | | 6*
z
(, ¡ l*l - lF + É0
7
(,
I lÉ .-> 0-
o iii

E8

_1.
q? o !
.E
8g
ñ u5 (, I t.ti
-€
tsú

d r¡¡ z ¡lr ^313.
l .,
3
iii- a slq,
:!¿Í'
HE
? > Ér I sl
Ér
tli II r*
= ol * , +i + 05

I +l- l | +l s
A t' k.É

v,
+ ;l r F

I¡ ñ t+ al
s
-l-
ols
Io


I 8t
f¡l ,- .3 .6
ú oo
üE
E{
z tt E5

il:1. ls
E¡ F
; 5t
C4

z
o
'l
-l*lo
*
.lj -lj
l3
I
lo
q,l+
I
*l ¡
sl
g€
.9o
YE
I
(.)
H
I
f E*
. 9?

.l+ilj
t¿l E
ú cd
gs
tr^¡
, fl s
l> | S ¡¡

' il! *l*i* *li i


r= ; +
I
t¡¡
ls
ill sl.
brt

oo'
f,5
- i+ ll l5 ;o
5?
l¡ rF x eá
_g
0t

Fl : :
oE
3 q¡
3 E
EE
63
> ¡ 3 lo
:.8
F
0
z
3.10. Indice de densidad dt
r\O6ñ
n€6óN
El indice de poros de una masa estable de esferas iguales de- @-

o"ndá á. Ia forma en que estén dispuestas.En la disposiciónmás r{


g^
q
- -q+E- R
s _r ,j q
Gld
áensaposible,¿ es igual a 0,35,y en el estadomás flojo a Q-'92'. . 9*

En el caso de un suelo arenosoexiste,igualmente,una denslclad


r"." *á*i*u v una densidad scca minimal En la tabla 3'5 indica- o
€ts q n r€ ñ
a{+ó 6l

mos estos valóres para diversos suelos granulares. Ill


a
r +- +K+ h
rl

Á igualdad de ias demás propiedade*s,las densidades máxima


o
&ñs - q* 'E o

y míniña son tanto mayorescuanto menos angr'tlosas son las par- J

iículas (influye mucho),cuanto mayor es el tamaño,y cuanto ma]'or z 3d


r€€o
es el coeficientede uniformidad (Koerner, 1970)' ú ñNNhNS
oo
o
Para colocar un suelo granular a su densidad máxima se com- Rá É.ó.io.áo
NNNN =o
i€
pacta en tres capas media"nteun martillo neumáticoen u-n molde
@ yo

á. pio"t"t (fig. 3.4) si se trata de arena o en un molde de C'B'R' J


t¡l
Prs
Ev 6
o
p
si se trata de srava. a A €-3 ñ€ns
Para deposiiarloa su densidad mínima se vierte la arena me' qÚ]ff.?\t rG
d i" ; ü; " to U tuu n m o l c l ed e u n l i tro , manteni endol a sal i da
zr¡¡ 5ñ N€q€V
titf$O
É>

" ; b;loaomás cerca posible de la superficie de la aren-a,pero €t


del embudo 8o
permitiendo que ésta caiga libremente (fig. 3.9). El e-mbudodebe
o9
O\O66 e xE!

mantenerseei el eje del ñolde. Al final se enrasacuidadosame¡tte. z 6


o
€-
cg
9-
9 9 ti
O- dl N
Yh
od

il;;;; á"1 t""lo'que llena el molde en kilogramos,nos da direc- o


!tF ho
€-F ).qÉ!
6
ID
tamente la densidadmínima en g/cmr. Los detallesdel ensayo.han oooo d d
F o oo
sid<¡descritospor Justo (1969)y-ástánrecogidosen la NLT-204/72' @@

Se llama .íñdice de densidad"de una arena,la relación: b=


o
o nhrN N ild
nx tt
NN@

+ + + ce :t6
YT u '6
E:
f< 9.{no\
a- r- a- rr
n
6 oE
Io: -n:::--L- , 65 e'oo d 6t
E
F{ U) AE
: :
en la cual: ft
-i:
.^ b*
_:::
€*", : índice de poros correspondientea la densidadmínima' V :o
r
á-" : i"Ji"" de poros correspondiente a la densidad máxima ct,
z -:(J:
É*
.Y:
e = índice de Poros de la arena. rrl o'ii, RE !dl
c.=;
Es fácil demostrar que: o rÉ
,E
6i
f,,r - Pn¡r do
s::
lD: --- ri(!
: CJ
.H¿
lt'l z b: É : t r. d
¿E .d kO to
o
(,
H t s; S : :u
oiú
É-É
Cuando e: € m z< 1 ¡,= 0 Éa

H
Gi P: dd
6t c)
Q: € t,tr ,t /u :l d ,='_ 0 6 ¡ü
Cuando t{ o v) 6l oR
ú
t¡l
rJ ü f
(' 9
o qú

aP
Es más corriente expresar el índice de densidad como porcerl-
taje, multiplicando el válor antes de6nido..por 100'
v,
¡¡¡
ú *,: e E :¡)bo
)vo
€b
o!
!S ¡
8g
que
Esta característica del suelo o, mejor di¡ho, del estado en
.9.!c É6
do
,J o
a:-0 0(É
Cuatlto mavo.r es' la 9r,
se encuentra, tiene una gran significación. L €.: É -o otr qo
compresibilidad del suelo-es meñor y mayor su resistencia' pero' E; t # *.
áá"tñái, i" posibilidad de fenómenoi lnuy peligrosos, tales. conto
oa
E É E¿ H ¿^
la licuefacción (9 8.a0) y el colapso (5 7.6) se encuentran cstrcclra'
l¡ El
q H @o oi o
óe
;;i;;;;á;;;i.; cu.atterizados por índices de densitlad
6
k
F=
c:
6
É
6
E
6t6 kd
o> ^á.
LE
"lidot r '' g g 9' F) d
bajos.
- 'Ságrin o ñü ú
este parámetro, el estado de los suelos p*ecle calificarsc

66
3.10. Indice de densidad

El índice de Doros de una.masa estable


de esferas iguales de_
pende de la fornia en que Jispuerl"il g, Ia disposición más t
N
densaposible, e esiguai_ -estén
a o,¡s,
en'J-il;;;;; "'' a
\ q ,S
En el casodeun-suero v ili.";;:ei r4 _i
E¡ 6
Erá"rJrr;, ff iá'"-s¿"a qE ñ
"i.""Éo
seca máxima.y una densidad "*irr.,
seca mínima] en ra ta'bü l.t-i;fi;
mos estos,valores para- diverso, iu.ioi"eünulares. tn

,a E N
A rguatoad de las demás propiedade-s, Ir¡ €
y mínima son tanto las densidadesmdxima o r.{ .r3
óuairto ángut;;;;;;; i;ü;;
o R '-:
tículas(influve mucho), Tayore:
éuanto nrayor-""ó, ;
y cuar¡to rlrayor- -.¡
D q
es e_tcoeficie-ntede uniic,rmlá;á-i{;¿ñ;'". "ii".n"no,
iszol. z
Para colocar un suero gr"n,rrai a -iu 'áensidad Ed
máxima se com-
pacta en tres caDasmediante un martiilo
neumático .,n 15r y ñ!eR s
B Ñ Ñ Ñ N Fl O
oo
tt
(fie. ¡.4) ri s. trala á"";;;il"o';, "n de C.B.R. @ an :^
9,"se
s¡ ^!r:_"J:r
trata de grava.
un molde -JJt J
s^
f¡;¡ 8Be d*
.. Para deposilarro a su densidad mínima
diante un embudosobreu¡r notd" á- rn'llifio,se vicrte ra arena me-
o
.n
ra sarida z I
r
qfr EE$s
del embudo Io más."..u. páiitrl" J" ü'."pJ,-ncie ñ$s$n*$ o6
pe^rmitiendoque ésra.caiga -"nt"niencro
de la arena,Dero f¡l i>

mantenerse_enel eje del.molde. _tibrem.tl; (6's:-t.9i El ;;Éil;' fiü; oo


-que.llena Al-ñnal'r"""nrur" cuidadosamente. E 8
q Eo

g E $ $ s$
I
La masa del suelo ,nólJ.ln ii)og"rrrro, nos da direc_ z I
XE
tamente ta densidadmfnila^i;"t
sidodescriros ;7;;r-,.L;'áetallcs del ensayohá' HI
ot
Fl
sd

por Justo.(lsos)v'ésJá; ,;;eiá;; ql h


o;
se ttama uíndicede dinsidád"6;;;;"r;;,"d;il¡# ;; Ii'ñili:id+i;i. Lv-t ¿L' ol
ol
an
d

qE OI E. E
/, = -1:'^-J - , dx ol
T. :

en la cual:
c^,, - 4,,,,,, f<
EE
Fro
EI
H I
I g t$ g 3 E o
\
o
.€
()'ñ
off

ll d,

f¡l E
e-* = íDdice de poros correspondiente o ._i::
a la densidad míni¡na. Él
c-¡n : indice de poros .or."sirondiáiii" ho
-" lá &;;i;;¡ ;á*iú*. xE
e:
índice de poros ¿" i"-ír"n".-"'- (t, N

z (J 2
a: 6 6 :li
Es fácil demostrar que: oE
É F
=
bl) r
q EH
ad
q
(n E;É
l,¡ -
,
lD: -
Pnrrr
'
ftn¡,
_¡ .á:g ;: ,'F

ñ.E
l,'t /¡nrrr - ¡r,,,,, Éq o
f¡.¡ ¿ :d .ú
o
Cuando s : €¡nrr /¡' :0 z tr 9o
v) o !i .t
o
Cuando e = ertttl o :o .L !)
/u : I C) A .:h0 CN
H -' E
H o ód
Es más corriente expresar el Índice de densidad F o .o o* .9
taje, multiplicando et ülor u"i". ¿.ñ"ijJ como porcen- q
n .g:g S ñ' o C'
por roo. E
.ds o
Esra caracterÍsticader suelo-o, 'J"i t¡¡ n ñ, € s (t
se encuentra, tiene un1 gran significáción. en que ¡^a
H üi H d¡
"rruao
-.J.iáilirl, Cr.i"rio;;;;r-;r,,;; .'€ o Eg
compresibilidad_delsuelo e_smenor y o
mayor su resistencia,pero, -¡ o
F. E -U d
además, la posibilidad de fenám"n"J .=o o o
60

i;.;;;;-,'l;i;;, k 5¡ b
la licuefacción(s 8.40) . J";; o.F k qa

v óol"püió -ü'p.l
;:;i se encuenrranestrecha- trd o . ESl ! Co

me.nteligados a los estádos


"l .ur"'.i.rüáoí ? 'E Tt o o €p
DaJos. for í'dices de densidad s! E
q

EÉ = ó8 C,
k o
según este parámetro, er estado de ros sueros o ÑH H
q(\'6 k ñ
puede calificarse
!t
ts4
Ftrtr
!ro0
o
6
6
L
eg
N b¡

66
de l a si gui entc l ral 'l era:

Iñ Estado
t,tt del suel o

Muy llóio 0-15


Floio 15'35

f,
Mcáio 35-ó5
Denso 65-85
Muy dcns<.r 85-,|00

Un trata¡nientc¡ dc-
llado dcl significado clc
este índice, Y dc sus
arrlicacioncs, Pt¡cdc cn-
cóntrarse cn Sclig I
Ladd (1973).

Kolbuszcrvski1l$jl) tle-
linc t¿rnlbii'n tzr ¡rorosidad
rclaliva corno cl r'¿rlol
fig. 3.9. Detc¡minrclón do h dcn$irl¡¡d m¡nin¡¡-
- ll
'l r l i \
tr -rl '_ l r l r l l
co,r cxact¡l ud. E ¡r cambi o, s u i c l enti ñc ac i ón por c l
cnsavr¡ cl e E , A . cs s ul i c i entemc ntu c or."c ü. E ,l I I
El tl. S. Arr¡-v C<lrPs,.ol
c¡¡¡rbi<.¡,cunndo sr: trata de identificar suelos pl;is.
E nci neurs P oscc tl n mcto | | sup"rn"i"
ti cos cs prefcri bl e a c udi r a l ¡s l ími tes c l e A ttc r- El del l l qul do
cl o-parn tcner una i dea dcl
índi ce ti e dcnsi dad de un
r)crs. F=-J
E l cnsavt-¡esti i re gul ado por rrrra tl c l as norl rr¿rs E -:l
suel o nal ural , quc cons¡stc
cl ul Laboratori o o, ( N LT-I l 3/ZZ, tr-= l
cn l o si gui cnl c: "Js5{ Lui s E s c ar.i'v¿ "\L'-"Jt '''
Ccrn un tomaÍlllcstrils
r' la D-24te-óe,
A.s.'r.M. Fl ;Ji:':i::i,,.
Cc¡nsiste en intrt-¡dt¡cir la muestra de strelo J, .1
sc saca un lcstigo dcl tc'
¿iliclc¡ a L'¡'lsayar cn una probeta cle di¡ncnsionc*"
rreno. S c suP onc que cl l'...j;;l
dadirs, que pleviamente se ha llcnacl<¡ con una J,i .' I
rig. 3.¡, Dclcmrln¡clón de ls dcns¡dRd mirlm¡
tcsti go l l cna conrP l ctatuen-
s<¡lución tipo. Se mezcla bien el suelo con la s<;lu-
te cl to¡nal trucstras,:,' quc l. I
ci ón, se añade hasta una c i erta s eñal , y s e dej a ;l
c,l nruesl re() no al tera l a [
rcposar vei nte mi ¡rutos . I I
d e n s i d a d . E l t u b o co n e l tcstig o se tr a n sp o r ta a l l aboratori o, y al l í se l e cl a
Al cabo de dicho riempo la arena esrará cle- l' tl
un determinado número cle golpes con un mazo de gonra. Debido a las vibt'¿t' posi tada en el fondo , en ta z ona i ntermedi a podrá
ciones, la muestra se compaciará, y quedará un espaclo librc cn cl tubo- l :,, ]l
verse, l a arci l l a en sus pens i ón, y en Ia s upárfi c i c
Naturalmente, este espacio será tanto mayor cuanto mcnos denso sea cl 1,r.. I
l íqui do rel ati vamcnte l i mpi o (ñg. 3.10). J .::' ;l
s u e l o c o n t e n i d o e n e l tu b o . M id ie n d o e ste e sp a ci o sacan un val or que l es da
S e-l een, en l a pro beta, Ias ¿rl turas de l a s r.rper-
u ¡ r a i d e a d e l í nd ice d e d e n sid a d . El m é to d o e s tan sól o cual i tati vo. _ . 1l..1
fi ci e-d-e l a arcna 1, arc i l l a. E l c qui v al ente c l e arena
| ::1 ...* ".","
sc define como: li+{ #?;;"
3,11. Equivalentede arena (E. A.) E. A. =
supc rfi c i e.de l a.arena..
,Lectr,¡ra ,* t#
Lectura superficie de la arcilla
S e t r a t a d e u n e n sa yo d e o b r a q u e e s ú til p ara señal ar l a eri i stcnci i (l c l:,i,,,:,,|
un material granular peligroso por contener exceso de linos (elcnrentos qt¡c De esta fracción se toma como vator el nú- tiiiii:l
pasan por ef tamiz 200 de la A.S.T.M.). También sirve para conlprobar la nrero entero más aproximado. Se trata de una Flt, 3.10.
uniformidad de un suministro. Es útil por su sencillez, pero no pucclc dnrse cifra entre 0 y 100. Valores altos del equivalenle Equiv¡lc¡tede ¡rcn¡'
a sus resultados otro significado que el de un ensayo aproximado. de arena indican que existen pocos finoi.
Su campo de aplicación es el de suelos granulares con pequeña proporl Según Escario y Escario (1960), un E. A. > 75 indica un material eranular
ción de material plástico. En ellos la determinación de los lí¡Iites tlc Attcr propio para hormigones o morteros hidráulicos; un E. A. ( 25 in-clica un
b e r g , d e l o s q u e h a b la r e m o s e n e l ca p ítu lo p r ó xi mo, es nruy di fl ci l haccrl rt suelo plástico peligroso.

68
Límites
de Atterberg* Gróficode Cosogronde
Indicede fluidez
Propiedodesfís¡co-químicos
de rosorciilqs
Actividod+ Susceptibilidod
y tixorropío

4.1. Estados de consistenci¡ de los suelos.


Limites de Atterberg

Un suelo que Doseaalgo de cohesión, según su


naturaleza y Ia
filiglg g" ,,]*". que ten:sa,p".d.;;;"rtar propiedades que to
Inctuyan en el esrado iemisofido, pl¿stilco i-,eññidi?'"';
viscoso. Los límites de lotido,
A.tterberg $"
pero suñcienre en ¡a práctica, ñG ñ;;uatro separaciónarbitraria,
-;¿; estados:
Sólido Semisótido plá¡rico
I I Semilíquido
o viscoso
I I
rt¡
Límite Límite Límire
de retracción plástico líquido
Lgr lÍmites de Atterberg sonr en la actualidad,
terminaciones que con mes-profuilon-se unas de las de_
rios de Mecánica fücticaá er r;.-raü;;"ro-
der suero.5"
:.TE:Ii:lgi" acumuladae-n muchos "iliidl;diáriili.'ii!,;;*#;'i^
mil;;-d" determinaciones. es
suncrenteconocersus,y1lorelpara podersedar una iáeá áii-iipo
9:_:y:lo.y sus propiedades. cüo, Éoa;tra parte, se trata de de-
terminac¡ones sencillasy, rápidas,permitenúna pronta r¿""t¡ncu-
ción de los-suelosy la sélecc'ión aáé""ááad" muestrastipicaspara
ser sometidasa erisayos.masperfeci;;t -ttpo ;;;tñffi;.
con-eI análisis. i:;.ü#;",
.granuiométricoj ai d¿ d;á"*i ñi";ü;
frru sr er anatsrs sran-urométrico "dí;;
nos permite conocerla maeni_
tud. cuanritativa de-ta fra""lo" -;;i'
ñna;-Éí ffii;;" ;; iliJil;.ffi;';
indican su calidad,
eI Apéndice- "qmptetánáb E;
número 4 ¡iuedenn.i* "i;;;ñ;";;'ili:;Jñ.
-iia1", típicos a.l*
-iuel liá¡t".
tiq{$o. .y p Iástico ""ro."t
-para'distini", J" os.
. Et timtte lÍquido se designacon el símbolo1{r¡. ¡ €l límite plás_
t¡co con urp, ! el de retracclón coD lt,s.
4. 1. 1. Lí t nit e l íq u íd o Sin enrbargo, lo normal..será- que la cantidad de agua no sea
precisamente la del limite líquido y,-por lo tanto, el jurco no se
El ensayopara la determinacióndel límite líquido de un suelo c'errará a los 25 golpes, sino antes o déspués de ellos. Si el número
se encuentia reguladopor la Norma NLT-I05/72 y por la A.S.T.M. de golpes-está comprendido entre l0 y 4b, se toma una muestra del
D423-66(72). suelo de la parte en que se han juntado los bordes, y se deterrnina
Se comienzapor amasar,con agua destilada,unos 100g de suelcr su humedad.
secoque pasenpor el tanriz número 40 de la A.S.T.M.;el operador A continuación se repite el ensavo añadiendo más agua, o ex_
trata de airadir la cantidad de agua necesariapara acercarselo más tendiendo la pasta pa.ra- que se seque o amasando, cc,ñ i,ístas a
pos ible al lí m i te l íq u i d o . S i s e tra ta d e un' suel o de al to l ími te obtener otro punto al lado opuesto de los 25 golpes qu" .l o.i-"ro.
Los resultados de estos dos ensayos se áibü¡un'en uia doble
escala logarítmica en la que,figure en.ahscisas el número de golpes
y en ordenadas. la hu-medad (fig, a.2). En la parte inferior"de' la
figura hay u.na línea de puntos. Esta recta, de'pendiente 0,117, ha
sido obtenida tras numerosas determinaciones, de las que se ha
deducido que, para.un mismo_ s,t'elo, los puntos correspbndicntes
a distintos grados de hulnedad forman una recta en <jóble escala
logarítmica cuva O.ndt"nte más probable es ésta (Eden, 1959).
Para determinar el .lÍmite se traza la recta de pendien-
-liquido
tc 0,117 que equidiste de los dos puntos anteriores (ésta es'la recta
de pendiente dada-que mejor se adapta a estos dos puntos). La ]ru-
medad del punto de cclrte de esta retta con Ia ordenada corresDon-
dienle a los 25 golpes nos dará el limite liquido.

Antcriormente,en el Laboratorio .José Luis Escario, se hacía l¿l deter-


nrinaciúndel línrite líquido dibujando tres puntos, corrcspondicntcsa trcs
operacionescon la cuchara, con tres muestras de distinta hunledad; se tra-
zaba la recta que mejor se adaptara a estos tres puntos, v donde cortar¿l a
ln orclenadacorre-spondiente a los 25 golpes lelamos la humecladdel lírnite
líquido.
que se calificabacomo aproximado,consistentecn
Existía <;tro métr.¡do,
utilizar un solo punto (cuya humedadera la media de dos detern:irracio¡res,
pnra ma)'or precisión)y trazar por él una paralclaa la recta descrita antc-
riornrcnle(f.ig.4.2)hastacortar a la ordenadacorrespondiente a los 25 golpes.
Sin embargo, López Nieto, durante la realizaciónde una tesis cn cl Latrcr
rat<¡rio"José Luis Escarion,utilizandométodosestadísticos, llegó a la con-
clusión de que la inclinaciónde la recta que une los puntos de distinta hu-
F¡F'¡'t'cuch¡rsyu"t"""""'r"."ut#T"""lr?$1',ii"','odiuli"qf¡u.do. nredadno dependedel origen geológicodel suelo,y si varia de un caso a otro
se debea erroresaccidentales. El estudiose realizósólo con suelosespañoles.
La segundaconclusióna la que llegó es que el método de un punto es mírs
exactoque el de tres puntos.La explicaciónde esta paradoja es que el prilrrer
Iíquido, como una bentonita o sepiolita, es recomendable dejar el métodose apoyaen una recta obtenidamedia¡rtemétodosestadísticos ¡' libre,
suilo amasado en una cántara húmeda durante 24 horas para ase- por tanto,de erroresaccidentales, nrientrasque en el segundolos tres punlos
gurar una mejor mezcla con el agua. La masa se coloca con una cstán sujetos a estos errores,y ademásla recta se traza a ojo. Naturalmentc,
Io más exacto seria trazar Ia paralela a la recta dada que mcjor se adaptara
éspátula en la"cuchal'a de la figurá+'t, de ¡nodo que ocupe sólc¡.la al rnáximo número de puntos, pero hay que llegar a un cquilibrio con la
parte inferior de ella. Se abre-un surco con un acanalador, de los economía,por lo cual se utilizan ahora dos puntos,como se indica al prin-
iuales se ven dos modelos en Ia parte inferior de la frgura, y -se cipio de este parágrafo.
comienza a dar vueltas a la rnanivéla, a razón de dos por segundo, Norman (1958)llegó a la conclusión de que el método de un punto era
con lo cual, por medio de una excéntrica, se levanta la cuchara y tan exacto co¡no el de loÉ tres puntos descritos, excepto para suelos con
se deia caer'desde la altura de un centímetro. Se ¡rrosigr:e hasta límite líquido superior a 120%.
que lás paredes del surco se unan por su fondo en una lorrgitud
de uno, i2 **. Si esto ocurre después de dar exactamente 25 vuel- El secado en estufa produce una disminución apreciable del
tas a Ia manivela, el suelo tiene él contenido cle humedad corres- lirnite líquido en suelos orgánicos y algunos inorgánicos, por lo
pondiente al límite líquido. cual no debe usarse este Drocedimiento de secado. Aúrn el secado

72
E n l as arci l l as es qui s tos as es frec uenl e rrn au¡rento dc l l í¡ni tc ti oui c l o
al aire produce una variación sensibledel límite líquido en estos al se¡ secadas al ai re (B j errum, l 9ó8). E s te aumenl o puedc es tar rc l ac i onrdo
suelos. En casos extremos esta variación puede ser de gran mag- con la destrucción de los cnlaccs entre partículas lprobablcmenlc dc natura-
nitud; tal sucedecon las arcillas sulfhídricas,cu¡ro límite líquido leza química) producida al desaparecer repentinamcnte las enornres fuerzas
se puede reducir a menos de Ia mitad tras la oxidación producida capilares originadas por cl sccado, al moiar la muesrra.
poi el s ec ad oa l a i re (Ka rl s s o n ,l 9 6 l ).
Si se trata de un terreno de cinrentación,en seneral sólo oue_
r20 dará expuestoal aire, en la obra, en su capa supericial, por Io iuai
I ro es recomendable,siempre que se pueda, hacer el del límite
líquido co¡r el suelo en estado naiur-al,aunque ello"nsovu
en'trañcla orc-
roo
senciade algliol;l..s
particulasde tamaño superioral tamiz uúmer,¡-10.
. Si, por el contrario, se trata de un suelo que deberá scr secado
al aire antes de ser compactado en un terraplén, es preferible hacer
lo propio en el laboratorio.
El acanaladorde la izquierdade la ñgura 4.1 es c"ldc Casagrandc.
que, en general, es el que debe usarse,pues con él se obtielñ siem.
pre la misma profundidad de surco. El acanaladorde la derecha
es el prescrito por la A.S.T.M.,y tiene el inconvenientede qüe no
controla Ia altura del surco. Este acanaladorda, sistcmáticamentc.
y?!gre: del límite líquido inferiores al de Casagrande(Mitchell,
1959; Morris et al., 1959; FernándezVentura, l9óZ). De los resul-
tados de los ensayosdescritos por FernándezVcntura se deducc
que la dispersiónes ma)'or con-cl acanaladorde la A.S.T.M. Una
L íñil G
tígu¡do
ventaja de este acanalador es que se desgasta,con el uso, mucho
menos que el-de- Casagraude.En,suelos lurbosos parecc ser qlre
E F;,rl el acanaladorde la A.S.T.M.es preferible(Skcmpton y perley, 1970).
En suelos poco plásticos,él acanalador di Caságrandé'puede

empujar una porción considerablcdc suelo fuera dé la cuóhara
Aun teniendo el máximo cuidado, este acanalaclorproduce en csos
suelos surcos muy irregulares.
. Hoványi (1958)ha ideado un acanaladorqrre producc uu surco
de las mismas dimensioncsquc el dc Casagrande, pcro quc cs lruec<_l
interio_rmentc, por lo cual pcmritc abrir surcoscn suclospoco plís-
ticos. La figura 4.3 mLreslrael acan¿lladordiseñadocn cl'Laboiato-
rio uJoséLuis Escariou.siguiendola idea de Hoványi. La figura 4.4
es una conrparacióndc los surc<.rs <¡btenidospol- ult opcrarió cxpcr-
to en un suelo poco plástico con los acanaladoresáe Hovánvi v
Casagrande;parece evidente la ventaja del primer-o
Eslos suelos ptrco plásticos sc adhiercn ¡¡¿¡l a la cuclrara, por l<.rcuhl cl
surco se cicrra, a veccs, no porquc el suclo fluya, sino porque sc despcga
obteniéndose cntonccs rcsultados irregularcs. Para evitai ,e han'c.-nr-
plcado, a veces, cucharas rugosas o estriadas. "ito
NUMERO
49 DE GOLPEB (1958) adv i rti ó l a i mportanc i a
.C as_agrande que ti c ne en l os res ut,
6t¡c cl númcro dc lol¡É y ¡¿ humed¡¡l Gn el
tados l a natural ez a de l a bas e s obré l a que gól pea l a c uc hara. Los
Flg. {.?, nc¡¡c¡óE
c|Byo dcl llm¡tc ¡¡quldo. ameri canos usan, des de 1945, un pl ás ti i o l É mado Mi c arta núme-
ro 221, fabricado por Westinghouie.
Ca-sagrandellegó a Ia conclusión de que era neceiario ¡ror-
-A. la resiliencia
Estas arcillas deben ser amasadas,para evitar este efecto, en malizar dinámica de las bascs. para ello es preciso
atmósfera inerte: por ejemplo, de nitrógeno. Este procedimiento es que, dejando sobre ella una bolita de acero de 7,94 inm de
-caer
diámetro desde una altura de 25 cm, la altura de reboté esté com-
evidentemente demasiado complicado para el trabajo de rutina,
pero se emplea en casosespeciales. prendida entre el 75 y el 90 g6.

74
En Gran Bretaira se Lrsa una base algo más blanda, pol lo cr-ral,
cn lo s e nsay os r ealiz ados en es t e paí s s e o b t i e n e n v a l o r e s m á s e l c -
va do s de l lim it e lí quido.

'>l ro
I

I
_t
I
üv.
i -¡ emo l---
,,4i..
-i tiig. .1.{, comptr¡ción
dc Hovánli (irquietrlal
I¡ . J,8),
de lo5 surcos obteri(los por uD ope¡¡¡io erperto con los lc¡o¡lldotcs
y C$¡gr¡nr.l. {dercchs) en un soelo Jtoco pl¡istlco lwL ' 252i;
En amltos c¡sos el surco 5e hizo de un! sol' P¡s¡d¡'

,iJ::).
s E c cr o r .lc c'
:
S e ha el egi do el ens ay o dc l c ono (|i g.4.5). La punta del c ono penetra en
el suel o e*pui u,l a por un pc s o de 75 p. P ara ev i tar efec tos di ¡l ámi c os s c
frena l a caída, cle modo que el pes o total no
actúe sobre l a punta has ta l l as ados rl i ez s egun-
dos desde el comi enz o del ens av o.
N atural mente, c uanto may or s ea el c onte-
rrido cle humeclad del suelo más se introrlucirá
l a punta en é1. S e di c e que el s uel o es tá en el
l ínri te l i qui do cuando l a penei rac i ón de l a punta
IL es cl e l 0 mm. P ara el l o habrá que rnedi r l as
6 penetraci ones de ntues tras c on di s ti nta hume-
ESCAL A I I cl :rcl ,c i nterpol ar para l 0 nrm.
Colog a¡ mm I La figura 4.6 muestra la correlación que
exi ste entre el método c onv enc i onal y el del
ss¡o (ver tarnbi é n S k opek el al ., 1975).
Fig. ,13. Acsn¡ld(lor dc Ilovúnli. Tambi i n exi s l e, c on es te proc edi mi ento, c l
r¡rél od<¡de un punto, c omo c on el de l a c uc l rara.
P ara el l o se puede empl ear el gráñc o de l a
ñgura 4.7. E l punto debe c c rres ponrl er a una
E l e n s a y o d e l Ií¡ r r ite líq u id o e s, r e a lm e n te , un ensa)'o de corte di námi cc¡
E n e f e c t o , S o r ve r s 1 ' co la b o r a d o r e s ( 1 9 5 9 ) in d ican que l a resi stcnci a al corte mucstra cuya p enetrac i ón es té c omprendi da
s i n d r e n a j e d e la n r a yo r p a r te d e lo s su e lo s a masacl os en el l i nri tc l íqui C o entre5y15mm.
e s t á c o m p r e n clid a e n tr e 0 ,1 5 y 0 ,3 0 t/m 2 . C on el procedi mi ento del c ono s e fac i l i ta,
D e b i d o a lo s in co n ve n ie n te s d e lo s e n sa yo s di námi cos, el propi o C asa- adenrás, l a determi nac i ón del l ími te l íqui do en Fig. 1.5. Cono del lnstituto
g r a n d e ( 1 9 5 8 ) p r o p u so su stitu ir lo p o r u n o e státi co. suelos poco plásticos. Tectrológico dc Gcortia (Sq'

E s t e e n s a yo h a d e se r sim p le , p a r a q u e p u eda compcti r con el de l a ctl - E ste método fue normal i z ado en l a U ni ón w€E el sl.,1959).

chara- S ovi éti ca en 194 9 (Lo¡¡rtads e, 1952). Eor!6la de l8 A.s.T.M,

¡o
teado el cili¡rdro de modo q.ue quede crividicto
entrozos de unos
ó mm de toneirudcomomeáialto.ugru,iá. ;; ib"ó:j"r;"";i".
a formar el eJipsc¡ide,
y u roá* l;;rt""ir";;. a esre
"1., tipo de resque-
brai ami ento.
, . Según la n<¡rmaNLT_I0ó172, el suelo se encontraráen su límite
plásticocuando t" .y?._t:..j].llegar precisá."nt"
a los 3 mm. Según
la ¡rorma A.S.T.M. 2q-Sg(7t) nó inipo.iá que .l
braje antes, co' ral de qtre-an-ter.ioimcnr.' "iÍir¿."'r"'i""*1.-
t.v"-iiiÉI;;
B Bo ;:l';;i:,
una vez a l<¡s3 mm sin iesquebrajarse.
En_cualquier caso se continúa este procedimientohasta
unos l0 g de sl,sle, se coloca eu reu'ir
F¡9. 1.0. Concla. pesafiltrostaraáo-;-;;'i#.-
o c¡ón enlre cl méao- 'n
mina su humedad. El procesgse i'epiie orra'ez, y si la'dirrerenc-ra
do de l¡ cucl¡¡.¡ y
- 40 no es grande se halla Ia media y se'da este ualór'.ám;
J el dcl cono D!ru l¡ ;;;;lü".
l dotcrminaclón dcl
Iímite llquido (So.
El lí¡nitc plásticorcprcsentaer punto en el cuar el sueroernpieza
wcF el al.. lgsf)).
su col¡esiónpclr falta de hunreclatl. a pcrccr
Ccrt6la de la
A.S.T.M. .. In'estigaciones rcarizad.as
clemuesrran que los resurl¿rclos
rcpiten
bicn para un n¡is.mooperaclor, con tal de qu. Crf" posearin nrínin¡<¡A. 'n'v
rL{ Metodo detl ASTfi D4ZJ I ricncia.La.principal h¡entede incerridunrüreradiia en ¡"i Jii"i"".lr,, "rnjl
nidas pr.r disti¡itoscp¡:radores, .üí.
puesen la apreciacióna"t punro .*1"
haber diferenciasentre eilos (beilarcry \Aieeks,r9ó3).Eisto se-""ii*¡"'
"riii."
guiendocslrictamentelas inclicaciones ,¡
énunciadás.
.. Ei secado pret,ioen estufa o al aire tambiénpueclecambiar (en gencral,
disminuir).el rímite plástico de un sucro con mareria orgini.-a-
Vonnroos,l9ó5),pero este cambio suele scr poco ¡mponante. iM;li;.-

4.1.3. Inclice tlc plasticitlael

rig. .1.?. G¡áfic0 , E l i n d i c e d e p l a sti ci d a d /0 , e s l a d i fe r e n ci a cn tr e e l l ín r i te Iíq r r i _


p¡ra dctemin¡r cl d o y e l l Í m i t e p l á sti co .
li¡¡¡1c líquido con
un solo punlo m0- . .A igualdad de otros factores, clranto mayor es el índice de plas_
dl¡ntc el nrocud¡. t i c i d a d d e u n s u e k¡ m e n o r cs su p cr r n e a U i l ía "¿.-
q m¡eoto dcl cooo,
las arenas limpias se les airibry" un í:rclice de
Cort6fa de la ,A ¡rlasticidad
nuro,. aur)que clr realidad su valor no se puede
A.S.T.M, dcternrinar con
e x a c t it u d .
w o/o fango de la Ría de EI Fer.rol (2,996 cle mareria orgánica)
^.-_E_1,_rr-,
con olor a surilridrico., er secado al aire produjo una dismiíución
del índice de plasricidad desde 43 a 7.

4.1.2. Lítttite plástico


' 4.1.4. Grdfico cle plasticitlucl tle Casagrantle
El ensayo se realiza con Ia fracción de suelo
que pasa por el
tamiz número 40, con contenido de h-umec¡ac¡alqo suoerior al
del rími te ásrico. co¡r.'n
.pr esta r'"'iiá¿á ;;; con sólo los daros del rimite ríquido
_e indice cre prasticidad de
te una bola ;;;ibr; i"ñi #í¿ii l"riri.
con el suelosin que ," i"il,ilüi"¡". u n s u e l o e s p o s i b l c, cn m u ch o s ca so s, fo ¡ m a r u n i u i ci o so b r c cl
A continuación g r,,.po.at.quep€rtenece-su fracción fina. para ello,
_. se toman ünos g de estd ,rr,ó de los procÁ_
él una especjede elipsoide,v.i.,-".f"1",* l^suelo, se forma con
p"lriri-.üi;;;;
crmlenros más sencirros.es hacer uso del gráfico
cre plasticidld de
y una.superficie-
lisa que náLur".ü" .n".-rr"-r,"o,'üiá] ñ; Casagrande, representado en Ia figura 4-g. "-
a un diá¡r¡errode 3 min. Si al llegaia est.-¿ia*i,t* iü; En esre gráhco, las abscisas representan el límite
il;i;; ;?_ lÍquido y las
o r d e n a d a s e l Í n di ce d e p l a sti ci d a d .

18
79
El gráñcoestá dividido gn cuatro partes por una recta vertical, tras de aluvionesde la misma épocageológica,aunquesean de com-
corresiondientea un límite'líquido de SO,y por unu recta inclinada posición granulométrica muy distinta--definen. irna lÍnea recta
definida por la ecuación: áproximadamenteparalelaa la línea A. En la figura I del Apéndice
número 4, puede observarseesta propiedad en iuelos nacionales.
Ip : 0,73(r,r,t- tO,
Ta¡nbién indica Casagrande que todos los suelos que él ha encontrado
salvo en Ia parte inferior, donde Ia linea A se convierte en una ban- están situados por debajo de la línea de ecuación:
da horizontalque se extiendeentre los indices de plasticidad4 y 7.
La línea .A es un límite establecido empiricamente que separa Ip = 0,9(rvr - 8)
las arcillas inorgánicasCL y CH (C inicial de clay, arcilla en inglés),
que generalmentequedanen su parte superior,de los limos inorgá-

60

ic

tr 'lr-'
o
Fr
a
-{ r^
s
o
f,¡ 20

o
LIMITE LIQUTDO

Fig, l.t. Gránco dc plast¡cld¡d de Csdgrsrde.

!'¡t.1.9. Fotognfls sl mlc¡oscoplo rlect]ónlco de us conchs de di¡lome!. Cortesl¡ del


Dr. IEtltuto de Edsfologis y Btol. Vegetal, C.S.I.C., Msdrld.
^¡oGo,
nicos Ml y MH (M inicial de nto, palabra sueca), los suelos con
materia orgánica coloidal (OL y OH), y algunos otros suelos,que
generalmentequedan por debajo de la línea A. Al disminuir el tamaño de las partículas de una d;terrninada es-
La letra H (inicial-<Ielügh,-alto en inglés) se emplea cuando el pecie mineralógica aument.anel límite líquido, el límite plástico y
limite liquido es mayor de 50, y la letra I (inicial de lor.t,,bajo en el índice de plasticidad(Grim, 1962).
inglés) cuando es menor de 50.
En la zona rayada con /p entre 4 y 7 se superponenlos suelos
arcillososy limosos, por Io que se emplea la doble nomenclatul'a 4.1.5. Lítnite de retraccíón
CLML.
Además de los suelos enumerados,podemos indicar que las tie- Al irse desecandouna muestra de suelo se va comDrimiendo,
rras de diatomeas(fig. a.9) y micáceassuelencorrcsponder al grupo reduciéndosesu volume.npor la.acción de las fuerzas capilares que
MH, pero a veces pertenecenal ML. van aumentlandoal disminuir la dimensión de los poros y expulsar
Una caracteristica interesante que se ha descubierto mediante agua. Este fenómeno es muy visible en el barro arcilloso seco, que
el empleo del gráñco de plasticidad de Casagrandees que los pun- queda cuarteado con grietas profundas. Si el proceso continúa,
tos que representansuclos afines-por ejemplo, una serie de mues- llega un momento en que las fuerzas capilares se ven contrarresta-

80
das por la reacción del s-uelo;la de_secacign prosigue, pero no habrá OtLo proce4imiento, para el cual no es necesario conocer el peso
reducción de volumen.Al contenido de humedad-en Lste momento
específicode las.partículas, consiste .ónr""ütr1.l" n"rñir5-á"
se le llama límite de retracción, 1{,s.
suelo en un molde de volumen conocido, "" i,-.-----"--
Para determinarlo se tiene en cuenta que, en el momento de Al neso pasta..de
de la suelo
cesar la. retrac-ción,el suelo.tiene todos sus-poros todavía práciica- . -n"."r".í" iara rellenarlo, que se
determina por pesad.adirecta, lo llamaremoi
mente llenos de.agua. Por lo tanto, basta averiguarel volr'rmencle w,. péré."*br-iu"go
Ios poros en dicho instante para poder calcular Ia cantidad de agua l:_frll^9:^,r^":lpy.la.pesamos; sea su peso W.. r-u-1i"."ááa qi"
correspondiente..Pero, además, tenra et sueto al prrncipio será, por Io tanto:
por definición este volurñen
ha de ser,el mism.oque el de -Como los porbs del suelo compl"tu-.nt"
Wt *W-
9esecado,basta hallar la porosidad de un terrón cttalquierade sue- .ut i.o= --?__--__:.
100
lo seco.

A continuaciónse determina el volumen de la pastilla seca,


por el métodl del mercrr¡io. La diterencia entre v¡ y v¿ I/¿,
,. d"b"
5u!lo humrdo Suelo secg rinicamentc.alagua perdida desdeer estadoiniciar hásia ;;";";,
v i d . i o d ct/r sisir " to en que e.l volumen del.suelo ha dcjado de disminuir,"'i .i-.u"r
el contenido de humedad corrcspordia al limii"-á"l"ir*"iá",'.r
""
Añlcs de lo.atrocción Dc6puc¡ dG lo refrocc¡do
cual será,por l o t ant o, igual a:

( v, =. vol7, . . ,
r r , ": ¡ ¿,o,
, ,_ 100
Cóp¡!lo de evoporocidn
Ploco dG vidrio posl¡lto scgún casagrande, el limite de relracción se puedc obtencr
d¿ de una rn.-
nera aproximada trazando en su gráfico, descle er punto represert"ii""
J"r
suelo, una paralela a la línea A y leyenclo en el eic de absciias
dc agua corrcspond i c l rte. "l "oni.ni¿"
E ste proccdi mi en to no c s apl i c al tl e a al gunas arc i l l ¿rs ,c omo, por e.i empl c r,
l as montmori l l oni tas .
Oetolle de lo ptocq de v¡dr¡o
por lo mu¿slro afe sueto

F¡9. 4,10. InElrumen¿os empteadoÉ p¡n h¡il¡r el ¡im¡le de relrs@lón 4.2. Indi ce tl e fl u i dez
(E6Br¡o y Essrlo, l0G0).

En arcillas amasadas,.lq posició' numérica de la hunredad,.,,


r.es.pecto
a los límites Jíquido-yplástico es, evidentem""t;;;;;;
Para llevar a cabo el ensayo (ñg. .t0) se alnasa una pequeña dida aproximada de ra'resisiencia. re.iáitri deñnió i.¿i." ¿.
cantidad de suelo con una.proporcién de água iguát o li;"il;-,;;i; nulclez,1¡_, del siguientc modo: "f
superior a_l límite líquido (+), y se rellena -rrn ,ñ'ol¿" ;; i; ;á;a;
asi tormada. se introduce el molde en una estufa hasta que el suelo , _ tf'-l{-tl
se deseque por completo. A continuación se rlrocede a'hallar ori-
meramenre la densidad de esta pastilla por el método del mercuiio,
tal como se l¡a indicado en el 5 ¡.+.t, y, De acuerdo con esta definición, un Índice de fluidez de 0 corres-
especíñco de las partículas con-el picn-ómetro.
""."gu"dtt;g;;;;-i;;;; pondea Ia humedaddel lÍmire pláitico,
De la tabla 3.4 se deduce que ei límite de rctracción, expresado t¡;l ta ¿"t úmile hq"iJ;.
Ia.figura 4.ll se representalá i.etación1;¡;"-;i';áiE;""
"
en tanto por uno, valdrá: ^ .Fn y ra resistenciaal
frurcrez para cuatro arcillas u*orudu, i*
I gresas.Este gráhco cubre -corte
Ia gama completa de las arcillas normal-
r¿--l-
o 7 ,r G mente encontradas en aquel país. En la misma figura se i;"
d<¡ datos de algunas aicillal ;;p"ilil'; i;;ili_
americanas. El límite
|qu¡oo de ras arciilas-correspondientesa las líneas llenas v a ]os
(r) En realidad el fenómenode la retracción ale los españoles tue hecho óo' unu .""r,áiá ';;;uü?
compruebaque el valor haltado det rímtte de ¡.etracciónsueloses complejo,y se
oipJ"ai-¿lllñi,iJa"-J
lgltgr
lnrenor a H.¿;;
inicial. ,la presgrit{ por la A.S.T.M. Si hiciéramos Iu .orrecció¡
correspondiente, ras Iír¡eas de trazo lleno subirían y coincidiríán

82
mucho meior con los puntos de las arcillas americanas. La conclu- de que la arcilla era una mezcla de geles amorfos de sílice y ses-
sión que sé puede sacar de la figura 4.ll es que la resistencia al quióxidos, sin proporciones fijas. Li tesis opuesta manteníá que
corte de un suelo amasado viene definida principalnrente por su la arcilla se componía de una mezcla de partículas pertenecientes
indice de fluidez. cada una, individualmente, a una especie química perfectamente
Desgraciadamente, para muestras inalteradas no existe una re- definida.
lación parecida, que pudiera servir al menos para tanteos. En la actualidad, la investigación de la arcilla por medio de los
layos X ha demostrado que las particulas de ariilla son cristales
de.especies mineralógicas bien identificadas. La variabilidad de !a
20
^
FA{GOS DE LA Fr a OE cornposición de las arcillas proviene, en primer lugar, de la mezcla
¡ vtL Es
" tEsPa r i a l
de estas especies y, en segundo lugar, de los fenómenos de adsor-
t,g \ AFC IL L A AZU L CT
sión que se desarrollan en las partículas. Pero, además, se ha de-
\ X
aoaron mostrádo tambión que la tesis ópuesta era, hasia cierto punto, ver-
dadera, pues no cabe hoy duda de la coexistencia en la arcilla, al
\ lado de las especies cristalinas, de geles amorfos (alofana) que con-
aacr!L¡ Dr c¡uDAo
\ - DE uEx'co tribuyen también a la infinita variedad de esta fracción granulomé-
t,4 \ \
O ANCTLLA O€ CH¡CAGO
I
\ HONTEfl

t,2 \ orvFnsas

t
n
_ ^nclLLAs
N D€ E€Ut¡
I oiloFEs
9 L ri l rfE
f, tñ L ro u ro o NOf A LOS OATOS OÉ
ñ LAS ARCILLAS ¡ÍERI-
q
I
I
o I cailas so¡ oE
o,8 (19591.
MrrcH€LL

ó
z ^_ N
sr etr r r ¡ ve¡ A
x

o
ll
_LAS CURVAS SOI 0€
S( EMPTON I
ñcRf aEr f t95: I f)
( o ) r e r n ¡ e o no

,
,.- - ,' = ar o n o t d c
Ü y
( b ) c a P a o E TE TR A E D R o S

! = A t o mo a d e s i l i c ¡o
ñ oospo¡ l or i q ? n o
0 ,4
ll V. Bi rir. {.12.

\..,
trica del suelo. Estos geles,sin embargo,se presentanen pcqueña
6)

"\ cantidad y correspondena una forma tiansitoria, ya que en general


-L xrf E P! AST o \ evolucio¡ranhaciá el estado cristalino. En los casosen que la ero-
sión química, por condicionesespeciales,produce un exceso de
geles áe sítice ó de sesquióxidos,queda un resto que no se puede
o,2
o,ooropoz opos opr o,o2 o,o5 o,r o,2 o,9 | 2 óombinar para producii mineralei cristali¡rosy permaneceen el
REstsr Excr aa L co RtE ( t o /cr z) suelo.
Desdeun punto de vista químico, los minerales arcillosos son
Fig. ,l.ll, Rcl¡ción e¡¡t¡e l¡ resistenci¿ ¡l cortc y cl inrlice dc flulds e¡ ¡¡cillrs am¡s¡das.
silicatos de aluminio, hierro, magnesio,etc.
Están formados por la c<¡mdinaciónde dos elementos funda-
mentales
4.3. IVlinerales arcillosos El primero es un tetraedro (fig- 3.12a), en el que cu-atro átomos
de oxíeeno rodean a un átomo de silicio. Los tetraedros forman
Como ya se i¡rdicó en la tabla 2.3 (S 2.1), la mayor Parte de las ctpas,?e modo que los oxígenosde las basesde todos ellos se en-
particulas de un suelo natural de tamaño inferior a 2¡r están cons- cuLntien en el mismo planó, y cada oxígeno pertenezca a dos te-
tituidas por minerales arcillosos. Estos minerales se forman por traedros $te. 4.12b).
un proceio de erosión quÍmica, y su composición es distinta a la el sejuñdo elemento es un octaedro en- el que un átomo de
de las rocas de que proceden. aluminio] hierro, magnesio,etc., está rodeado por seis átomos de
La composición química de las arcillas es, por otra parte, muy oxígeno o iones hídróxito (fig. 4.13a). Los octaedros forman tam-
variable. Por esta causa, se defendió durante mucho tiempo la tesis bién capas(fig. a.13b).

85
04
TABLA4.I
MINERALES ARCILLOSOS CRISTALINOS
MAS IMPORTANTES

A. Estructura laminar de dos capas:


( o ) ocr¡eono ( b ) capaoe ocrreonosl
1) Forma l ami nar: g rupo de l a (c aol i ni ta,,
\J V ; :_ A ro msdso¡ dgeno = or or o. d. At¡ M 9, Gtc .
o gnpos hldrófto O 2) Fornla alargada: grupo de ta oha¡syr¡1.,,
Flg, {.13.
E structura l ami nar de trc s c apas :

l) E xpansi vas: Grupo de l a


De las distintas combinacionesde estas dos "montmori l l o¡¡1s ,, { montmori l l oni ta
tintls cationes o anio¡es que las f**án capas, y de los dis_ (nontr oni taD ,
,.r"lta la gran variedad / (es mc c ti tas )
.t lo_sminerales arcillosos'cristalinos, -';
* ;;üü
" ;. i-"il;rá;i"
clasificación de los *a, i-po.-t"ntei.'
n!ermi c ul i taD
proseguir-con el estudio de los minerales
,-rl:-a^a_d"
lndlquemos, de un modo muy somero, los arcillosos
tipos a;;;r;;; a;;;;
tienen los distintos átomos úni¿ó,
"ritr"-ri.
2¡ N o cxparrsi vas: gr. upo c l e l a oi l l i ta"

4.4. Tipos de enlace

primer lugar tenemos el iónico y el covalente.por


._,En
todos conocidos, no los describir"-os. ' -- ser de
otro tipo de enlace,más débir qué'tor anteriores,
de hidrógéno>.Consisteen que un'atomá;;Éi;iü;ffi;;;:t: es er oenlace
nectar dos áromos no metáiicor- E;;i' C . E structura l ami nar co mpues r¿¡: grupo
de l a c ql s ¡i 1¡,,
;o de las arcilras este
enlace resulta entre un,áro;;¡; o*ie;;-un grupo hidroxilo; el
del grupo h¡droiiio co"""'t""iáJ¿rs átomos
[r-floeeTo
tsste enlace exisre. a veces, entre hojas de oxíseno. ,
arcilloso,.y da lugar a una unión s"¡éü a"or¡g"Lr'a-. "" *iñ!i:il
-exfoliac¡¿n.
,' con[¡nuacronDodemospasar revista a los
arcillosos. distintos ¡ninerares
D . E structura uni cl i mensi onal : na1¿p¡¡* ¡1"o
os epi ol i tar

4.5. Caoünita
capa de octaedros
Como muestran la_tabla 4.1 y la figura 4.14,
caolinita se compone dc cap_as la partícula de capa de ¡etraedros
de óctaedrts y tetraed.os alternadas. ,/-------.
La. unidad fundámental,. q"-¿;I;;;;",L",
hoja, tiene_un espesor de" l"- con el nombre de
7,2 h, v-r"-?-iti*áé-irál,n"l¿á"Á";; ;
las otras-dos diréccior,"... I-a páit¡""r.'á" aaraaaa
por un bloque de hoias a..i,í i-il;;;r; caorinita está formada potas¡o
de 7,2 A se-mantiendn unidaé--*"ai""ríl"iaces Las sucesivashoias
mineral se exfolia a ro rargo-de iilñ;.ffie de hidrógeno.-Er
que separa las uni- enlate fuerte
dades de 7,2 A.
En la caorinita. la sustitución de átomos
talina es, si existe,pequena,poii-o dentro de la red cris-
enlace débil
es prácticamente
""J-1"
'ár*"1"

86
constanle e igual a SLOroAlr(OH)r. En algunas caolinitas desorde-
nadas se ha comprobado la sustitución dJ Al por Mg y Fe, lo cual
da origen a cargas negativas (Okuda et al., 1969).
Las partículas de caolinita pueden llegar a tener hasta 10¡, de
diámetro (Grim, 1959).

f
I

I
I
i
I
z zi

i a:
;;¡*-
I Q
atonro de oxlgeno
,."1ú;'"*rr'.',' *.-
I (O Grupo hidróxt¡o Flg..l.f5.
Peña, ¡nstltuto
c¡oll¡ltt.
de Cerlntca y Vldrio. C'S't C'' Madrtd'

o cortesls de la Dra. GonzÁlez

l_ Atomo de Al

Atomo de S¡

La presencia de esta capa de moléculas de agua suPone un en-


fiF. l.l.l. nsaructuE química dc l¡ clol¡n¡ltr (G¡inr, 19591. lace débil entre las sucesivai unidades, y debido a ello las distancias
i"i cáras de la unidad fundamental se acortan, y en la
"" se mantienen iguales a las de la caolinita (Nagasawa, 1969)'
otra"rá-¿"
El resultado es que la hoja plana de caolinita se transtorma en
EI espesor oscila, en caolinita dispersada, entre Ia rnitad y Ia una hoja enrollada (fig. .l6).
décima parte del diámetro, pero en muestras secas puede llegar
a tener hasta 3,rr,y ser mayor que la anchura (v. Borst y Keller,
1969).
La figura 4.15 es una fotografía, obtenida mediante el microsco-
pio electrónico, de partículas de caolinita. Obsérvese que las placas
son, con frecuencia, hexagonales,
La partícula de caolinita posee, debido a su tamaño fino, cargas
positivas y negativas en los enlaces rotos de los bordes. Estas car-
gas insatisfechas pucden adsorber iones.
El caolín es un suelo natural, con frecuencia de color blanco,
en el que abunda la caolinita.

4.6. Haloysita

Estructuralmente, la haloysita es semejante a la caolinita.


Una diferencia es que ,rnu .apa de mbléculas de agua puede
interponerse entre cada dos unidades fundamentales, en cuyo caso
la fórrnula es dc hslovs¡as.
Fig. {.f6. tfots c¡¡otl¡do
I Si¡OroAI¡(OH)s]4II,O

B8
La haloysitanierde.partede.este
75C, y aún menbressi-r. m"nii"il, aguaa temperaturas
de 60 a
- UFüál"*oo expuestaa ellas.
o,"f i"J"?*':i*"¿o]T? :upon".ui -iri',"o''ri"*po,. un cambiode'
:'i':'3::;?"u::n:P"';r;"::ihr;:
5:'i"li':""fr:3;"H:;.Li'f
Este mineral
do Poo (v. Jiménez
"b""li,:n,hr,arcillas rojas de Kenia y de Fernan_
Salas, l9ó3; Wo"ltorlrJn,
contra{o suelos haloysÍricos t954). S. Uriel ha en-
e; ca;;;i;s.".,,
La figura 4'r7 es fotograri"'ri'ñr..oscopio
partículas de haloysita.Obsérvese erectrónico de
'na la estruciura tubular.

II CATION€S DE CAMBTO
n H .O

í.- .'.iy Q or i g.no n ro ro ri ro


@ I l r, r" , x 9 , e rc .
F¡9. {.1?. Itsloyslt¡ u..-F1,loror.
obsáryse t¡ ssctó. l L.y O s i ,ov r c c l aL
co"t6r¡ de ts DE. GoDzá¡s peñ8, IroüFoD¡¡ dc lo5 lübo6.
I*uturo y vrdrio, c.s.¡.c,, Modrtat.
";;;;; ric. t.lg. EstBctuE quimie dc t¡ montmori¡lon¡ls (G¡im,
lgsg).
Cortes¡a de l8 A-S.C.S.

4.7. Grupo de la montmorillonita


(esmectitas)
Como muestran lq^tlblaj-2.y La partÍcula de montmorilronita consideradacomo
-;;li"G"i,;;
la.,figura4.t8, la unidad funda- i ndefinid a tendría s,,s . estructura
mental de la panícug^9:_Tontinoiii8'iü ri' .i ;;";;"
-t;; á" l;i; r. il,
por_ ctos capas de tetraed¡os parece estar formada tetraedros estuviese "r,ta""s p*- rili"iJ"y"Ll
q.r.". aluminio. Sin embarso, ".rrpáao d; ;;.d"r:r" #;
La unión entre cada dos .rn" a" octaedros. hay siempre.una-cierta proporción de áto-
- "rrcleri"n-
u;idad-;;-érlo,."no más débil que mos de silicio, tetravárentelsustifuiaos-poi'árum¡nio.
enlace de hidrógeno en ras part-Í-cJü;á";o;i;r. el trivarente. en
er agua puede penetrar como consecuéncia. Ios tetraedros, v orra cantidad d;;i.-r,i;
enire .i"-;l;;ili;;iñ:i&;:
una expansión de sustituidos Dor masnesio' ttGiio, *"..1, üiu"ünt.r,
en ros octaedros.
;1Jff '::l' ilil ;Iff i:'¡ ;;;ñ;ái";É'"'I"r1"upu.
"ir";';;ü;noo
Estaexpans
ion Debido a etlo, exis'teuná a;h;Hii; á"";;;;",
tructura' Es curioso que esta-deficien"ra-dé positivas en la es_
mismacuatesquiera cargas es siempre Ia
qú" reanr",,r.üt"iio'i"","?rlrJJ"!.tlíl-¿I
90
ñciencia es compensada por medio de cationes que se sitúan entre La figula 4.19 es una fotografía al microscopio electrónico de
Ias unidades fundamentales y alrededor de los bordes. Estos catio- partículis de sepiolita. Obsórvese la forma de la aguja. La atapulgita
nes pueden-ser s-ustituidos con facilidad por otros, por lo cual reci- iiene un aspecto muy parecido.
ben el nombre de ocationes de cambior.
El diámetro medio de las partículas de montnrorillonita suele
oscilar.en tre 10 0 y 5 . 000. Á, y - al- dis per s ar t as en a g u a s e s e p a r a n 4.11. ldentificación de milrerales arcillosos
las distintas unidades fundamentales ii el catión de cámbio es sodio
(Grim, l9 ó2 ). La preseucia de un determinado mineral arcilloso en un suelo
La bentonita sc compone en slr mayor parte de montmorillonita. nuede ;dvertirse rror métodos indirectos. Por ejemplo, la posición
En_España existen bentonitas en diversos pllntos, por ejemplo en icl suelc¡ert el gráfico de plasticidad de Casagrande.
la Sierra de Níjar en Almería.

4.8. Vernriculita

La ve rmicu lita e s un m iner al s em eiant e a la m o n t m o r i l l o n i t a .


El tamaño de las particulas de vermicuiita en el sentido tle la capa
es mucho mayor que el de la .montmorillonita.
i=- 1
,,|
', ,. 1..
i\ j,
4.9. IIlita ' :t,í
i-¡¡

La illita es ta mbié n s em eiant e a la m ont m or illo n i t a ( r a b l a 4 . 1 ) .


Una de las difelencias es qú'e las deficiencias de carga ion eqrrili-
bradas casi en su totalidad por átomos de potasio {ue se siiúan
entre las diversas unidades fundamentales. v que no son intercam-
biable s. \'. .'*.}
La estructura de la illita no es expansiva; no aclrnite la entrada
de átomos de agua entre las capas.
Su espesor puede oscilar entre 1/10 y l/50 del diámerro (r'. Ol-
son y Mesri, 1970). " ¡.ü:
Las illitas son nticas de segunda formación, por lo cual reciben
también el nombre de nmicas hídricas" (Searle y Grirnshaw, l9ó0).
En gran parte, se supone que proceden incluso de un proceso dia-
genético de illitización de la montmorillonita. Conforme a é1, los
sedimcntos montmorilloníticos antiguos van fijando el potasio en-
tre sus láminas. Estas circunstancia sería la causa de la deficieucia vrdrro,c.s.r.c., Mod¡rd.
de r¡ o¡a. oonz¡ull;;::
corresra ,j"iLTi:'"r"t:,Illil";
de potasio en los océanos, ya que la razón entre el contenido de
este metal y el contenido en sodio, en el agua del nrar, es varias
veces inferior a la razón que existe en las rocas de la corteza tel-rcs-
tre. Esta influencia de carácter global como fijadora del potasicr Sin enrbargo, en deterlninadas circunstancias puede,ser ]n-*,lt:
a los
puede ser ejercida por la illita por ser ésta la especie mineralógica sante reconocór el mineral cort seguridad' Entonces acudimos
de arcilla mas abundante (Aubóuin et al., l9ó7). nétodos
^"- directos'
E;?;;ui, perrniql
lá. t"diucioneselectromagnéticas "1:l:l
infoimíción de partículascuyo t4ma,ñoy distanciaes algo mayor
4.10. Sepiolita y atapulgita oue la loneitud de onda de la radiación'
""1;.';i';;;;"d;;;1ui"net la forma, tamañov estructurade
La estructura de estos minerales se indica en la tabla 4.1. Ilernos las paitículas de un determinado mineral arcilloso acudim<¡sa la
de decir que las partículas son de longitud indefinida cn ser¡titltr i;";;-;;eu"ido po. la dispersión de los electronesal atravesar
perpendicular al papel, y muy limitada en las otras dos direccio- ;i ;i;;i"¡. E;-.i *¿to¿o del microscopio elcctrónico del que ya
nes, v tienen, por ello, forma de agujas. hemos hablado.

92
Si, por el contrario, pretendemos conocer la estructura
de
-
átomos en el-cristal,hay-qrle_acu4ira la difracció.¡"-l;;-;u;;'i ros 4.12. Iones de cambio
cuya longitud de onda és -det orden de I A. il;;:;_iJ
además-,la determinación_c_u.antit"t¡ua *rrii¡G; Ya hcmos visro que.r":. l::plfculas
ár-iu proporción de cada .de.arcilla existen cargas
mineral arcilloso (Grim, 1959). insatisfechas,debido'a dos razónes principates:
Va.mos a hablar, por úrtimo, der anárisis térmico
^
cuando diferenciar
se calienta uñ suero o",rrr"n r"á""ion"r quÍmicas l. en-loscnlacesrotos de los bordes.Esre
minadas temperaturas caracte-rÍsticasde cada a deter- ,L^llTlg"rexistentes
mineral arcilroso.' renómeno ocuffe en todas las especies
Estas reaccione_s pueden ser debiáás a tan al disminuir el tamaño "."ilióiui, i;;;;;
de fase o de estruc_ la^paitícrl" ;l;;;;.,.*;.;
tura, o.a pérdida de agua. segtin q;e et-ü'iá"".rones
"li,üio, -de
por tanto, el número de enlaces
sean endotér_ rbtos.
micas habrá disminución o ir-"irt" á" iu i.*p".urura 2. Las sustitucionesdentro de ra red cristarina.
del suero. Este fenómeno
como hemos visto,.es de mucha-,importancia enl;;';;;;;:
les del grupo de la monrmorillónñ" y en la-;;i;;ñi;.
Debido á eitu tái f;;.i;;;t"r'srieten ;;";;;;;;;;fi
"uus.,
ciencia de cargas positivas.
Para neutraliz.arestas cargas,di'ersos iones se sitúan
perficie de los mi'erales arciliosós. e" en Ia su-
d;i;ü;; I;
nrorillonita y de la vernriculita eiisten"i r"*lri¿n
"a* ":;;
ürtib".r-""'t.""í^,
di versasuni dadesfunda Áenialer "- '- "'- ""
_ Estos iones son fácilmente reemplazables, y reciben el nonrbre
de iones de cambio.
Auy9u.e
,lmportantecationes y.anionesson sustituibles,el fenómenoes más
y e¡tá.mejor estudiadoen el caso de los primeroi.--'---
una causa dc la sustitución de cationesde un mineral arcilloso
es la presenciade otros cation"r iuvu un"id"J-;;'i;;;rrñ;,
TEM PEiATUNAS OC
sea predominante.
La rrcapacidadde cambio, de cationes cle un mineral crescribe
roo zoo 3oo roo ffi su, aptitud para, ads-o_rber_cationes.Se suele expresar en millequi_
valentes cada t00 g de suelo seco,
F¡g. {.m, Anól¡slr -por
I,-atabla 4.2 resume la capacidadde cambio
n¡ndo Poo
léqnlco dllercE¡sl
-'-áioJat"
de un¡ snill¡ ¡ol¡
-ie*l"
dc Fq-
de cationesde las
Tj?':'$hf,ff ü"IhrH'Hll,' arcillas típicas y de otros minerales.

TABLA4.2
CAPACIDADDE CAMBIO DE CATIONES DE LOS MINEMLES
. El aparato que secer.nplea en el análisis consiste en un bloque ARCILLOSOSEN MILIEQUIVALENTES PON TOOI_-_--
de.niq¡rel con dbs orificio's...Enñ ü;íi;i
del suelo que se va a analiiár,;;*t#; .o,o"u una muestra
""el otro se coloca
material refractario inerte. s" insertan un Cuarzo (mineral masivo)
obtener las temperaturu, d.- l;;-;;;;rüü fui., t".-o"léctricos para
0,04-0,3
Tal co ... <2
colocados en ambos
orificios. Pirofilita < t-5
de níquel se coloca en una estufa cuya temperatura Caolinita 2,2-t5
^.._E]_P.loqye
aurnenta auromáticamentea razón de 10. a ,y C¡mii. Metahal oyi i ta ... :.. ... ... ... ::. ... ... ... .:.
5-10
h-astal.l00pc. El resistro se obtiene de moáo iár'EiÉiJij, Il l i ta y cl ori ta ... 1G40
de automáticoen forma S epi ol i ta y atapu l gi ta
en_tos
.sráficos(fis. qúeneur"l" ié;p"i"ir".I-¿"irii;l;';i"-.ili.#;: H al oysi ta
20-30
terial inerte 4-)0).F"." rñin".iilr"¡ilói"'rJ Alofana
l0-50
gráfico- determiñado, óon picos
""d;- 2U43
y-ri-"r-^i' t.*peraturas "utü'r"'""
caracterís- Montmori l l oni ta ... ...
75-150
ticas..Deeste modo,' la composicÍón & ;; Vermiculita
;;ü;;;;l¿ #;;;; l0&t5()
estudiando estos gráficos.
El método peririte también er análisis cuantitativo
estudiando las-áreas.n""rruá"i p*'ü, aproximado
iiü, y srmas. de. decir que el fenómeno de cambio
pnncrparmente a la primera carrsa enunciada, de bases, debido
__._l:I?r
existe tu*ul¿" in

94
cualouier mineral no arcilloso con tal de que sea suñcientemente en| afasel íqui dade| si stema'Elr esult adoesunadist r ibución
la con'
fi;;]il;ú;;iiá q"" en cualquier miueral lá capacidad de cambio áli,rru .1" los'i<.¡nesalrededor de las pSrtículas arcillosas: de la
cationes-áit*i""y" u médid" que nos alejamos
de basesaumenta al molerlo, pues con ello aumenta el número de ;;il;;.ió;-áé
enlaces rotos. suDerficiede la Partícula
-"'E'"-ú1áUfa ,F,4.4.zl a). S e forma una
4.3 reproducimosalgunosejemplo-lde la capacidad
doile capa eléctrica.: ne- |
de cambio de aniones de algunos mineralesarcillosos'
gati
satirra ei la
va en P artícul aa-r-
l a partícula ar-
i\ + +
i\+ * + +
i i l l osa v posi ti va cn l a t- :l I
TABLA4.3
1."""
i.¿*¡-;; de"n g1'" i ll* ' '
EJEMPLOSDE LA CAPACIDADDE CAMBIO DE ANIONES DE ALGUNOS laconcentraci"il"
ón cati o- I il* + + ¡' (o )
oo.t tt?.t"?i"t*.il:tifl:y.t
MI NERALES rEs PoRI00e ncs es ol ta; de ahi su nom- ; il :
YALEN bre ¡"
b;; u-
caP a di ffu-
de " dobl e capa it il+ + t I
En 11,-jl'".]':fl9: d _iJ++
san., I +
T
6,6-20,2 pucd"nexistir también +
Caolinita I
Haloysita 80 ani ones,aunqueen nume-
M o n t m o r i l l o nita ... ... 23-31 r<¡ inlerior al de cationes'
Vermiculita La fisura 4.21b indica t
la disrni-ntrcirin del Poten- T'
ci al cl úctri coa medi daque R l\
nos al ci amosde Ia suP er- ÉI \
Al aumentarel pH del líquido allmenta Ia capacidad.de cambio ( b)
H.i" d*"'ü p"rtícula. Eñtre -lit \
de catit¡nesy disminuyela de aniones'Existen otras,postblet,"*P11 dos oartícul asP aral el assc ; | \
cacionespaia la capatidad de cambio de aniones,distintas cle las orieinaráuna fuerzade re- \
aquí esbozadas(Grim, 1962). d|
ilñi¿; ¿;t; valordismi- E| \--
nuvc al attmentar su ols- H| \\
tancia segúrn una ley de RL------
-"tt,-
4.13. Fuerzas fisicoquímicas actuantes entre las particulas i i ;;';-;;;;;.i ái .- et ors raN c raA La-.-;*;;'+
c aR AD ELa P A R rrc uLA
de arcilla di o ctranti tati vo de l a c-a' Fi E .{ .2r. c .po dohrcdrrus o.
oa dobl e ha si do real i zado
Seeún la experimentaciónrealizada hasta el momento¡ Párece nor VerrveY v Overbeek
r".-qu?-ánii. a"tiucan las fuerzasde la dohle capa y,las f-u..er- ttnl,11;,o qr-repara dis-
"ii".
,u. ér, los contactos. No hablaremos sobre las fr-rerzasmoleculares la teoría como la experimentación indican
se realizará que existen en una suspensión quc
ár. á""lri"Ln a la tensiónsuperficial,ya que -de su estudio ta¡rcias taler-"ámo
ele'r'adas, lal
tar
;;-.i¿;-;;'prttlos. Tampoco'hablaremos las ftterzas atractivas r.srír sedimentanclo, 1é iepulsión disminuye al au¡ncn
p".t í" importancia real no está aún establecida "rtu"'iut"ttn
la concentración del electrólito'
;; V;áer'w""tt,
(v. Norrish y Rausell, 19ó3)'

4.13.2. Las iuerzas ett los conlactos


4 .1 3 . 1. La c apa dob l e
que las micelas de
Tltiessen ha demoslrado expe-rimcntalm.ente
Como ya hemos indicado en el $ 4.12,Ias partículas,$e,arcilll ot'o'.án .lig^ neeati;; ;;-aclsórben tan sólo en l<¡s'bordet' dt,ll:
suelen orésentaruna carga neta negativaque es rteutralizadapor áE.aolTnit"]tJ-üién ¿"mortró que los col<¡idesde plata
l"r .iiiá""i-¿r lu*Uio. Eie hecho sá demuestraexperimen-talmente ,¡.ri'il;''*-';;iióiu"n t"' üordesde las partícrrlas'
"rr,i*üi ;i;;;;;";l
introduciendoun par de electrodosen una suspensiónde arcllla Éti;';;-,J"-que las caras tienen ""
catga negativa' mientras que en
en agua y haciendó Pasar una corriente a trar'és cle eila: sc conl- de acuerdo
qi" i;i p"riiJ"lá. de arcilla se mueven hacia el á'odo (elec-
i."r'i,!;i:;1"1"ñ"v p"líti"nr'I *eutti,or, tó cual esrá
;il[; con cuanto hemos dicho anteriormente'
iroforási's).Estb itnpli"a,-al mismo- tiempo, .que los,.cationesde -""V;;'óipi;;,iJ¿áii
v Robertson demoslraron
la nrisma cosa
cambio eitán en la torma de iones libres en Ia fase líquida de la en montmorillonitas.
suspensión. tambii,n dim-i-
---'E; Alredeclor de estas cargas positiva.s se form^l]
;;; arcilla, los cationes de cambio son atraídos hacia las nuras dobles ."p"r. dttui's";, ;;;6"bleme¡rte' las responsables de
parii.nla. arcillosas debido a la carga negativa de istas' A.esta
la ads<.rrciónde aniones.
;;;;;il=";;;;i; t"nd"n.iá de los óationésa repartirse por igual

96
Entre las car€aspositivas de los bordes y las negativasde las Si dispersamosarcilla.(co^mo
caras y bordes de parrículas próximas se oríginan fñ".rur ut*it¡- para hacer un análisisde
tación), y la dejamos scgimen-tai u .. sedjmen_
vas que pueden originar los contactos cara-Éorde o borde-boiá, tidades órecieniesde,erecrrór
i -yliüj"fi'rT,r"" .áli
por ejemplo, Borst y.Keller, l9ó9; Mering y Oberlin, 1967).
(vé1s.e, r., "ontii,ru
sedimento en función de ra.concentío"rá-n-á? fi#.ir,fr?t
EI número de cargas positivas en tos bordes-¡rume"tu vas_comolas de Ia figura 4.23. rones,obtenemos cur-
rablernenteal disminuir él pH det líquido. "bn.ii"- Ul" porosidad altá indica una esrruc_
.
rura ltoculada, y una porosidad b:,ia una
estructura odispersar. En el primei caso
4.13.3. Acciótzcottjtmta de las f trcrzasqtte actúan sobre preoomlnan Ias fuerzas atractivas entre
las partículas.de arcilla. Suspcrisiottes. tas pa-rtÍculas durante la scdimentación,
Eslructurns y en el segundo caso, no. Esto se á;ár;;
floculada y dispersa
oe que sr representamos en ordenadas
la
En una suspersión de arcilla, las partículas coloidales se en_ rcsrsrenqa al corte para un contenido
de
cuentran sometidas al bombardeo de'ras moléculas del líquiáó. numeclad constante y en abscisas la
con_
como consecuencialas miceras cenrractón de sales, obtenemos una cltrva
pequeñasestán sonretid; ;l
movimiento browniano,y todas ellas 'rás a ra'acción¿" li gü""¿ulqr" muy a Ia de la 6gura 4.23.
determina un movimienio dfscendent" El-parecida
mínimo de la curva á" lu nlriu +.Zf
partÍculas en el fondo del depósito l,r" ti"na" se,produce para concentraciones"de
" "6"""niiu.iát
qu" se encllelttren. eie; F¡s. .r.zr.rm*cn de ra cs.
"n IfOl¡fOS COmpfendidas entre 0,006 N tructursflocurads
. Como-resultado,antes o. déspués, Ias-particr-rla,u""i*, se apro_
'en 0.017N.
y scsúnTar¡.
Iirnarán hasla situarse.a distan'cias las que entran en iueeo las
fuerzas fisicoquímicas de las q"" t.-ái ["Éú;';;l;;';#ü;"É;; Una estructr¡rafloculada debe ser, recién
tructura isótropa. sedimentacla, una es-
anteriores.
El. agua del mar tiene una concentraciónmedia de sales de Se ha discuiido nrucho s,obre-silas partículas
están en contacto
ll^- C/1. Suponiendo, para simplificar, que ,inl"á-"l"rnár;;';;
o no en las arcillas. En arci'ai d;;;;;,'¿:l;ññ'i;;i#t;#::
"l
fuese er cloruro sódico, la concentración Borst y Keller, I9ó9). En.arcilt";-üñG;!n
'ruyente en equivalentcs *u.no, casosal nre-
nos' también; apa'te de ,as forog.áFirr-ái"Ái..or"opio
sería 0,6N.
de Rosenqvist,v los contacros-bó;il:ü;$ electrónico
Con concentracionessuperiores_a O,4N, la acción repulsiva de átr"..,ru.lor, renemos los
la capa d.oble.parece ser déspreciaUi"á'alri"n.ias normales en las ensayosde Fahh, Weiss y Hofmann-.
montmorrllonitas,y con concentracionessuperiores a 0,15N, ]as
ruerzasatractivassuperana las repulsivasen-lasvermiculitas(ñor-
rish y Rausell, l9ó3i.
Ahora b.ien, la fuerr¡ unitaria de repulsión a¡.rmentaal incre_
mentarse el potencial eléctrico en la superfici; ¡" l; ;;ciii";';;;
vator es mucho mqyo-r en las dos especiesarcillosas anteriores
que_en la mayoria de las d.emásespeciesimportantes.
otro lado, es probable que_ias cargai positivasen los bor-
,_,Po.
oes
,que orrgrnan-las f,rerzasen los contactoi estén relacionadas
con la capacidadde cambio de aniones,y esta capacidadde ;;bi;
indica en la tabla 4.3, menór en la i,ermii.iliiá q"" ,rr
,":,^t_"-+I^:"
ra caotrnlta.
Todas las disgrrisiciones anteriores sirven para iustificar oue
en una arcilla sedimentaria en agua de mar p.áuáUlJ*""1;;r"i;:
minarán las fuefzas atractivas en*tre partícuÉ ;;t; ü;;ññ;il;
durante la sedimentacrony, como consec""r"iál1l ;;i"il#j"ffi;
estructura ofloculada", muy abierta con abundán;i"-á;;;t";;;
según Ia imageñ de Tan_fne. c.zZi; piáJ;ü ;;;;;;:
:lT-,b_Td",
ttoTgug,en esquema,por
lambe, o bien con contaitos borde-borde.
. Mediante totografíasobtenidas con el microscopio electrónico.
Rosenqvist ( I 959fha demostrado lu .*irünliu'.¿"e"i;".,"t;:;;T;:
puesta por Lambe en-arcillas marinas. En cuanto
ü;;;;i";t*
Dorde-borcre, se han observadoen numerosasarcillas " (Ingles, tgóg). Flg. .t.23. Efecao rlc l¡ c¡nti.lad de elect¡óI¡to on ls l¡ocul¡lcirin de la ¡rcills.

98
Estos autores congejaron el agua de un.gel de montmorillonita,
y, a-continuación, Ia eliminaron por sublimación. Como resultado t-:''^bl:n'^l:e
havcasos,en
losque.estasedi-
lfl'i:"*",.'3" Xl:lh;
se obtuvo una estructura rígida que poseía esencialmente el mismo (casosden;;.;ü;;:+rilf ,J*f
'_;:11":,0:;.SJ"..i1.""*;:,f
volumen que el gel. Estos resultadoi no excluyeron, sin embarso.
la presencia de una capa de agua cuasi-sólida eri el contacto.
en un ca¡nbio ulterior_dela téns.i¿ná.*Oli""
del líquido que
,*:
los poros. El caso tipico,lo constituyenájtnu, liena
Por último, al lixiviar una arcilla bajo carga, se puede llegar a arcillas (S 4.15)que,
depositadasen el m'ar, hur,.q.redaál'í,r!gT'"*".gidas
-.
eliminar o a cambiar prácticamente su contáido de sales. -Esto, dc millones de años, han sidb hu;áJ;".; y, a lo laieo
como ya hemos visto, modifica fundamentalmente las fuerzas fisico- agua dulce, por lo oúe
-cá-n.e,tración
el agua de sus poros riene hoy una -sares
qulmicas. El hecho de que durante este proceso no se produzca
t:fli:_l ta original (Rosenqíisr, lsááj.-t" orros de m'uy
cambio de humedad (Moum y Rosenqvist; 196l), induce á p"r,tut productos" orgánicos casos, ciertos
al envejecer, pr"á""Lrii;
que las partículas están efeCtivamente en contacto. anál ogo(S óderbl orn,¡^lecipitan
197 4) . :fil"

4.13.4. Silúresis. Arcillas fistnadas 4.13.5. Plasticidad de las arcillas y de otros ntinetales

La sinéresis es la retracción espontánea de un gel, debida a la En las fisuras 4.24 y 425 representado
los distintos
_hernos
atracción existente entre su partículas, No t'ene que oer con la ner.atesarcil-iosos c.en"á';; bli;kt¡;J d"'é;r;;;.;'d:: mi-fr,.,
desecación, pues se produce éstando el gel sumergido líquido. "n "í y la merah"i"y;il;,
la caolinita, la haloysita ras varracronesque
"n
Es. muy intensa en niuchos geles de sílice] donde ftie estudiadá producen en tos límirer.,Íe atteiber!'áíl"ltit"i. se
por .i ;;ii¿;;"-;;;-
primera vez por Graham (18ó4), condición que hav que tener en bio no son demasiad' importanr"r.-e¿".nár, estas
variacionesno
cuenta para estimar la permanencia de muchos tipbs'de inyeccio-
¡¡ lro{uce1 siempre en ei mismo ,"nit¿ol ii". q"" ¿"p."j; á"
nes químicas en los suelos (v. uGeotecnia y Cimientosr, III). circunstanciasparticulares dentro de cada'especie
min"ialáni"r.-
--
Pero tamb:én sc produce, muy atenuadamente, en cierlas arci- . Las lllrras que poseenun_catión de cambio polivalente"suelen
llas (l(allstenius, 1963). La disminución de volumen consecuente se lener un índice de plasticidad,algomayor que con
cationes mono-
supone que es la causa de Ia existencia de arcillas ñsuradas. Estas valentes,.aunquea vecessuceqelo conlrario.
por
arcillas, con aspecto de masas homogéneas, se fracturan, al ser ex- .. .el contrario, en la montmorillonita, la introducción del ca_
tión sodio,J
cavadas, en bloques de tarnairo bastante uniforme (aunque varia- {nás-aúndel catión litio, fróárice un sensibleaunrenro,
ble según las formaciones) ,lue indica que están pre\¡iamente dc- tanto del límite líquido c.omoder indice á.- pñrtilráái. s""ff;;
lerminados por srrperficiesde debilidad. A veces,v ségún la posición dido un límite líquido de l.t6ó ;-;;;ni;..illonita_Na (Mesri y
(p. e. cerca de taludes), estar Esuras están, o iran-estado, Iigera- Ol son, 1970).
mente abiertas, y se aprecia que están teñidas de c<.¡loresamarillos obsárvese ]a estrecha correración entre ros límites de
y la^capacidadde cambio-de basei i.i l"Ul" +.21. Atterberg
o rojizos dentro dc una masa gris (oxidación de minerales deposi-
tados en ambiente reductor, por la circulación de agua procedente . 99*o puede verse en,las figuras 4.24 y 4.25 existe una grar¡ va-
de Ia superficie, con aire disúelto). riación entre los lírnites.de.Attáberg de uí mismo minerar
aún con el mismo catión de cambió. Gran arciiloso
La existencia de fisuras en Llna masa arcillosa hace que sea inca- d; ;;il;tf;;;;;i;
paz de resistir por largo tiempo la más pec¡treñairacción, pues las hay que atribuirla al tamaño á{ 1", p;;tr""i",fartey i" p".f;;;i#;;
hsuras se van abriendo. Así, pues, los taludes cn las arcillas de los cristales: cuanto más pequeñassón las "
imperfectaes su crisralizaóion, fartícülá, ;;;;;ü'il;
Londres, gue están en estas circunstancias, caetr al cabo de algunos más plástico;, .i;;;i"iC;#;Iré.
años, tendiendo a una inclinación de equilibrio muv tendida, coin-
cidente con el ángulo de rozamiento intei.no (v. nGeotecriia y Cimien- Las propiedades prásticas de un sistema ríquido-porvo
minerar dependen
de las siguientes carácterísticas ae loi-cá;il;;;r,
tosr, II). La arcilla azul del Guadalquivir también está fisurada en
algunas zonas, pero en otras no. a) Forma y tamaño de ras partlculas minerales: ya
portanci a que ti ene et tamaño en l a pl as ti c i dad rremos visto ra ím-
No todas las arcillas fisuradas tienen su origen en el fenómeno áe ¡as -arc i l l as .
Como indica Martín Viñas (1970), ntolienOó
de,sinéresis. En algunas, las fisuras se formaron por desecación, piedades plásticas con cierta semejanza
roca aparecen las pro-
al haber estado la rñasa emergida durante algún epiiodio geológico. a las dL "naiá arc¡tta cuando el tanrairo
de.partículas llega a ser der-orden de r"r
En otras, las fisuras se han formado por movimientos tectónicos polvos. minerales proceden de strstancias es el de éstas. si ros
-i"."s,'"omo
m¿r o ti-,enos lamin"."s, como
o simplemente de consolidación (cap. VI) sobre un substrato firme caso del el SeBa,.C_OrBa,_9_Orf., -p.ápir-
.talco, .t.., ,. áprecian ,n.¡o.'"ui ".-ll
muy accidentado. Pero en ambos casos la fisuración no tiene el dades ptásri cas. Marti n V i ñaó (i 970)' t, ,,,"á¡áá
i i mi res ti qui i o, dJ í9J -;;
aspecto isótropo, con bloques aproximadamente inscribibles en una polvo de cuarzo y de 44 en talco, ambos
,-uruAá, con agua.
csfcra. de la ¡irocedente de la iinéresis. lt,l Naturaleza del mineral: dado que las arcillas
tienen un tamaño muj,
La sinéresis es un fenómeno retarclado, posterior a la sedimen- pequeño, y su forma laminar es muy
exagerada, se poclría p""rui q". .ii"l

100
, o of g l 9 0 j : j ! A s I l c l D Ao D t cASAGBAi ,|D E

{i

ÉF
o

ñE

á
'E

sE
'É o
JE
9o
.i I .oo 900 600
tt¡tT f Ltcuroo
u ?
c¡ FiC. {.2S. posición
a dr los mlnemles arc¡¡losos eo el gninco rtc pllstick¡¡d ¡le Casügraxdc.
tb
(!,

u, características son las ún-ica_s responsablcs de sus propieclades plásticas,


ct cie¡to. El grafiro no-tien. p_pi.ju'á"s pero
f],:_:"-.:
rorma y tamaño próxinro al plásricas, a pesar de la
c¡ dc las f¡"f".r-in Viñas, l9Z0).
c/ Catión de cambio: ya hcmos "..i¡f"l
tr¡ o
visto su importancia.
& rl) Naturaleza ctel fi11id_9,
c¡ Marrín Viñas (igZO) lro encontrado
j límite de polvo d1 cu1ry,9, talco que et
CJ .liguido
el momenro diporar. cler riquiclo v-caijín aumenra¡
6!
aumenrar en scnr:ral. at
F ¿1 g;'ñ ü;,:.;i;";,;"1,
ut) ró cati ón de cambi . merári to ,.el "--"r"a".
ri mi tJ -i i qurao-o' ,.,i l "nro al aumenl ar
k tante dielé*rica. Asi. oor ejemplo, 'ü;;.;i; ra c ons _
o- fimite fiquido de 57 amasarra sódica puede pasar de un
"r;
.ó;Len;rá'i;;tll-,9
U amasada.con formami da (c ons tante dietécrrica, 2,281, a 410
o ¿¡e¡¿.i ri c a]-i rry l .
E' . .si agi tamos porvo ¿. ü.ntánü"i ' .r-"' i i i i i ¿i c on c ons tante di eréc rri c a
CJ oa¡a podemos observar que,
a aiferentu"¿.tlü1",
ta¡¡re dierécrrica ¿e s0¡ i' a;;,:il1 ;:;rd u]i.,i, u'i r:..:T: ¿J. ilil :.1:
sedrmenlo incoherenterelativamente ""
E
l9 ¿n ra montmoriiloni,i^ ."ll:,J":
dlnso. ""
- distintas hojas de 9,ó A están unictas
una partÍcula de mayor ramaño. un
1?:lT^119t provoca
oretectrica riiuido de erevadaconsrante
la separaciónd. ;;;;; ya hemos indicado
en er 5 4'7. por er contrario, ü*l
liñ¿.-i. "orno dicrócrrica
ú"'j'u"Jonr,"n,"
"r no pe-
de la densidad del agua situada
v oodria explicarse Por una disminución
que tenia cuando estaba hoias de un 5 9ó "omo máximo'
partícula conserva el ;ri;i;;
netra entre ellas, y la
;.;: Á";iü,"a'u:, t 'tamaño
T; q":t :i ",_ El agua situada t" lio*¡toidades de la
particuJa arcillosa'- tt::111
T,.""t:
Ul",J:jtr'Xi."t"",";ii.Tl I?p^l?* agua absorbitla, Posee
'"'
propiedades muy diferentes a las del agua noÍna!

ülá' 'lamblen (Martl n, 1962).


"..fJo,'.x,5T'T3'lilül'Í;;"1,ü.f¡^'f:iilr"l.,**:":#t.*:":?:'fi
de baja constante dieléctrica'
ie encuentran rodeaoas i'¿ "rrlo"¡a-qdisminuidas''
estarán muv la constante
i;."il;.;;;;"pilares itq,riao de elevado valor de ntedia del agua etx las
arcillas
Los electróliror r" o,'.?.iun'"i',rn en'uno de baio valor' Un liqurdo 4.13.7. Densidad
en mucha q"¡'"* nton-ción-que debe favorecer
dieléctrica es un buen aislante' y ósto por diversos autores'(Martín' 1962)' la densidad
de elevada constante o'ár¿tt^titi Seeún medidas tomadas función del contenido
o#;'::i¿ttl",::lT; *qr::'il.:t:1,:' v aniones
v roscationes clel ae¡ra contenida
ta
t".13;;;;9;iri"tii"'N"I"?:
arclrra según
""
la curva d'e la ñgura 4'26'
'" J^":'"'"'
;llir^I::,^d mismo motivo que en
un de humedad ae
aicillosos iesulta una curva de forma
de cambio .. de iones es muv Pqquena' Parece ser que con t;t;;t;i;;;"É;
"r,".,.n.rurJ':";:ü";;;;;
¿iulEtt'itu l.a ai¡o¡i1c-19n
líquido de baj" tonstanit la separación de los cationes
y anlones análoga.
es de esperar qt'" "n "i-"-'f,'-Jtrztt en muy t"j"'-ptopotión' con lo cual
de la partícul" ¿t monimárillonita
fisicoquímicos, antedichos'
desaparecerían lot ftná-tnot de su constante
líquido-(es.decir' en el valor
Én el carácter
"i'r"ítfát "n ¿ibol"' tp"imanenre) v la polaridad ú.E
dieléctrica) intervienerl li;;;;; ;;;;; al que los r.4 Ditt¡nto¡ rigno¡ corrrlPondin
formán :
inducida, los cuales "i iii"n'"to "" "onirario o dil?rlnla¡ oulor'l
po-
orienta. tiene deficiencias de cargas
Ya hemos visto que la montmorillonita de cambi o del caol ín =
s it iv a s . P o r . l ü # ;;;;;;á ' l"- "p u ' iJu á y en el cuarzo' <
análogo o"u'i" tn el talco
l .:
" o n t ' " ' 'il
se debe a los enlaces.rl;"1;;iÁf .r¿"i.i* propiamente. dicho' 0
t*i.iira ll :.u-.p: a su
En estas .ircunrtan.,ui--no áel liquido se deba principalmente
v es lósico qu" tt t"'i"t";;üi;;;
J
u -.,
O l¡
ho*"nto diPolar' la
el' agua intersticial: Al aumentar 4
e) Concentración de electrólitos 9l
a",¿"
concántración i" ; 1Jiñ ¡"-,":irui"t*i¡; i:l:li;J,:j'iiilfr:
o,üñoi o
U
=
mientras permanece prac
:;'1;;;;-r-tritlonita' t.

plástico' apartado d)' pues.al'aurn-entar


te con lo indicado en-el del líquido' a
," .*l?r:,i*"t:l"iTl;;;;i';o áis-in.,ye et carácteraislante z
pocoen los llmites ul
9J-p{ i$"y:.r^elativamente
o
f ) Una "n iMesri v Olson, 1970)'
'noaifi"""iO"
de Átterbersa. lu *Jntilo.iitóttit"-Cu

o/o
H U ME D A D
pattíctúas arcillosas'Agua adsotbida
4.13.6. Peso específicode las sgu cn 16 montmoriüonlts
Ns' (M¡rt¡n' lgcll'
Fig, l-26' D'nsldsd mcdla del Sctenc6' EE' UU'
of
J:: i" tttuo- A6demy
se ha comparadoel pcso específico.de
cortsle
#:t:i*?etJ?ii?t$:*il: 'le
cristalina con los obtenroos
áe lá red
"l
Van olphen' le63)'
en";1";i;
asua v en tíquia#"nil;;;iani;t1P.'-t-dt-i .rt p"!o eii.cirico cristalográñco
ár.ilti, no expansivas,
En are¡rasv ,r, iguales' El peso
ton- ugt'" too oiá"ticamente igual' o como
v el peso lii""iao
es también 4.14. Acüividad de l¡s arcillas
r.x -p*d!-1*"ii:"tU:¡ru"ffi
""pt"iti"o tái'l'i'Ñao'
ésn."ifi"o obtenido muestrasde u'n
iiinimo 1":olB'tL
unI e6 liquido -"^9-nti",t¡"¡ttei 3'1'f Skempton(1953)encontró
que si se'toman,:n3 t"ti" de
-¿' no polar en pequ
áü'""t"ti".io" del
cialei de las partículas' pe''^ o obtenido en líquidos.no ;#¿"
;l',";íli.:"iji;i:T;l'J:';hl't'"n"""":iT5lH
:?:ii,'i,tfl
Tiffl..'"i;:¡:{'i:fu
*,:"l¿'.:ltTff t'n:t,***if;{i'l$T"*::
re
gl?Hn:"H: "o"'i 'd'i'"
i'""#:,"[:Tii.:$-Tn'::'.?'#:"1';ti
;;ara áeaireen'[
Tifi{:r ;;;ñ;- <acti vi dado de l a arctl t a:
:iit't"lli:lá%'J:J.',atrl.
ellas.El o.ro
eue'lastlis-
peso específicocrts'
1"111-íiit'";'láttutnot
I,
".o"t'tHtá"t?üá"italt"
o el primJr caso' el Actividad = -;*tótÉ
tintas hojas 'io 'En tn tgt'"; en la mont- "*rll;
r" '"'p"o"'"'üi coincide
taloeráfico¿""'t¿" "o" "l'Jüt""iao
pero la diferencia es pequena'
"iiii"i'iit" algo mayor,
morlllonita, er cristalográñcoes
106
Lo5 cifroa anlrc porcnla¡¡a Ahore bien, como cuan-
son lo! oci¡vldodc¡ dr .Parece ser que en margls J-altpo_cose obtiene un valor constante de la
¡oB orcrllo¡
to mayor es el Índicc de actividad (Dumbleton y West,.196ó). La qctividad ¿e las aüttas
plasticidad más pronuncia- reracionada con su historia geológica del moclo qrre ñ;";;;;
ll"ll9 s" iiaica a con.
das son las propiedades unuacron:
q.
coloidales de la arcilla, este
número es una medida de HISTORIA GEOLOGICA
4
su acti vi dad col oi dal , que, Actividsd
9 como sabemos, residen so
F
bre todo en su fracción i¡r- < 0,40
feri or a 2,rr.
ñ La tabla 4.4 indica lc¡s Entre 0,40y 0,75
valores más frccuentes de Entre 0,40y 0,75
o la acti vi dad de al gunos mi - Entre 0,75y 1,25
6 nerales importantes de los
= suelos.
En la tabla I del Apén-
d ice núm. 4 están i ndi cados
4.15. Susceptibilidad. fixotropía
los valores de la actividad
Terzaghi definió la <susceptibilidado,S,, de una arcilla cc¡moel
--
F RAccto NDEa Rcr L L A
(.ai-)%-
g n 1l q.un9s suel os- españo-
cociente entre la resistencia al corte sin drenaje de dicha arcilü
-a
[i.::].1""11','Jij:'i."1:: en su estado natural y después de ser enérgicámenteamasada
t¡g. 4¿7. Acaiv¡d¡d dc hs ¡rcitla¡. en que la dispersión no era contenido de humedad constante.
iJi'iI";Íi,fo""
J":lil'"": Según los valores de la susceptibilidad,Slcemptonv Norrhev
(1952)clasificanlas arcillas del siguientemodo:
tosen qrreel contenido
de arcilraes superior ff1r1ilt""o".:-i,x::lJHJH-
"
iste era el caso de casi todas las arcillas consideradas poi skempton en la
T¡¡r-¡ 4.5
ligura 4.2ó. CLASIFICACION
DE LAS ARCILLASSEGUNSU SUSCEPTIBILIDAD
En experimentos realizados mezclando cuarzo mr.¡lido con bentonita y/o
caolinita en distintas proporciones se ha encontrado que los puntos defiñén
una recta que pasa por el origen para fracciones de arcilla supériores al 40 9ó. St=l no susceptibles
l<s,<2 de baja susceptibilidad
2 <S r <4 de susceptibilidadmedia
TABLA4.4 4 <S ,<g susceptibles
ACTIVIDADDE ALGUNOSMINERALES CONSTITUYENTES 8 <S r <tó muy susceptibles
DE LOS SUELOS ló<s, rápidas (quick clays)

MINER,AL Act¡vidad
Segúin Terzaghi y Peck (1955) la mayoria de las arcillas son de
C u a r z o ... 0,0 suscept¡bilidadmedia.
Haloysita 0,02{,07 En Ia tabla II del Apéndice número 4 se muestran los valores
Metahaloysita 0,07-0,1ó de la,suscep.tibilidadpara varias arcillas naturales. Allí puede verse
C a l c i ta ... 0,18 que las arcillas suecas y noruegas son bastante suscóptibles. En
M i c a (m o sco vita ) ... ... 023 opinión de Terzaghi y Peck (1955), las arcillas con un Dorcentaie
Caolinita 0,01-0,4
| elevado de materia orgánica suelen ser bastante suscepiibles.Lás
I l l i t a ... 0,234,80
Atapulgita
arcillas que han sufrida una consolidación intensa en su historia
0,57-123 geológicano son susceptibles.Tal es el caso de la arcilla de Londres
M o n t mo r illo n ita ( Ca , M g , K, NH¡ ) ... ... 0,32-3,09
Montmorillonita (Na, Li) ... ... t,r2-l1,5 (eocena) o de las arcillas glaciares. Esto deia de ser cierto cuando
se ha creado en la arcilla i¡na cementación áe tipo químico.
La palabra tixotropia deriva del griego thíxi:sGi toque, el con-
I partir de este punto se obtiene una recta que corta al eje de abscisas en tacto), y trepo mudar) ("). Se emplea para
-designar
las proximidades del punto correspondiente ai l0 % (Seed ¿t al., 1964). -(cambiar, el
Grim (19ó2) cita el caso de un suelo caolinítico en el que la fracción de fenómeno consistente en la pérdida de resiitenciá de un óoloide
arcilla es sólo el 2 %, y que tiene una actividad de 10, en contraposición con al amasarlo, y su posterior reluperación con el tiempo. El fenóme-
lo que se indica en la tabta 4.4.
Estos casos confirman nuestra opinión de que la actividad sólo riene sen. peterf,, Arc¡' l. Enhlichlur¿gsmech.
lido en suelos con fracción de arcilla bastante importante. , e) Nomb¡€ propuesto por primera yez por
4,. Qfgatrsm, ll2, 689 0927), con lnt€rvenc¡ón de lteu¡¡dlich.

106
no tixotrópico suele ser intenso en las proximidades del límite lí- se encuelttran arcillas rápid^a_s_V
quido, y prácticamente nulo en el límite plástico. Las arcillas tixo- _n9r1na,lesen perfiles completamen-
te lixiviados (Sóderblom., 19ó6; Mitchell y Houston , l96gi.
t¡ópicas amasadasse-conviertenen un verdadero líquido. Si se las En los paises escandinavos existen aróillas rápiáas en sedimen_
deja.en repos.o.se__solidifican en pocos momentos, alcanzando una tos marinos y.de_agua_dulce,Con frecuencia apaiecen arcillas rápi-
notable cohesión.Un examen supérficial induce o cr"er que la aici- das en la proximidad de capas orgánicas. Se encuentra con fr.c.rén-
lla se ha secado,pero puede comprobarseque la pérdida de ,e"a cia una arcilla listada rápida (sedimentada en asua dulce) debaio
por evaporaciónha sido nula o mínima. Esias arcillas perteneien. de nna capa de turba. Sóderblom (1974, a) atribufe la formación áe
a menudo,al grupo de la montmorillonita. El caolín arcillas rápidas a agentes dispersantes contenidbs en estas capas
tra endurecimientotixotrópico, y la illita muy poco "pLnu.
(Skempton
-rr"s_y orgánicas.
Northey, 1952).
Un estudio detalladode la suscepilblliaa¿de las arcillas ha de_ Indica, asimismo,que la presenciade arcillas de estas propiedadesfue
mostrado, si se considera Ia edad geólógicade éstas,que las aicillas señaladaoriginalmentepor Reuschen 1901,y que cl término "kvick", que ha
de susceptibilidadesbaja.y medii podiían r"",rp".ui iu ñirtñi; sido traducido en inglés por uquicku, y que nosotros traducimos por (rá-
jrerdida al amasarlasmedianteel endurecimienfotixotróoico. oero pida", viene de la antiguapalabra nórdica oqueckn,que signiñca(vivo', por
lo que quizá la traducción correcta sería <arcillas vivasn, lo que coincide
en las arcillas de suscepti_b_ilidadesmás elevadaselro no lrt p'oIiúr" curiosamentecon el término (arenasvivas' que se utiliza algunasvecescn
(Skempton y Northey, -1952). castellanocomo sinóni¡rlode arenasmovedizas.
La nrineralogía de las arcillas no parece tener relación con su
susceptibilidad. Sóderblom (1974, b) señala, por otra parte, que es muy difícil
La resistenciaal corte sin drenaje de una muestra inalterada determinar con alguna precisión la suscerrtibilidad tixc¡trópica de
depEndemuchode la presiónefectiva(S S.¡Z.Slque éstaha sufrido.v terrenos que Ia tienerr muy alta, ya c¡ue, después de amasados, se
algo db la plasticidadde dicha arcilla. por el cbntrario, ra resistén- convierten en Llna pasta viscosa con la que no se pueden formar
cia al corte sin drenaje de la misma muestra u-"rádu defenáe probetas. Para estos casos propone un nLrevo ensayo, consistente
principalmentedel índice de fluidez (S 4.2). en colocar una probeta cilíndrica del suelo inalterado, de 50 mrn de
Las ar-cillasmuy susceptiblessuelen tener una resistenciaal diámetro y 40 mm de altura, en rrna cuchara de Casagrande nor-
corte, inalteradas semejan_te la de las arcillas normales para la mal y darle 250 golpes. La clasificación se hace mediante una ins-
misma presión cfectiva sufrida,-a pero pección visual durante el ensayo, calificándose el terreno con un
una resistenciaal cortl, ama-
sadas,mucho más pequeña.por éllo, las arcillas de índice de n;id., .núrrnero de rapidez" según una escala de la que copiamos algunas
de las definiciones:
luperior. a I suelen ser.muy susceptibles(Terzaghiy peck, 1955).
En la tabla II del Apéndicenúmeró 4 puedeversé cómo existe una
decidida correlaciónentre la susceptibilidady er índice de lluidez. Número
de rapidez D E FI N I C I O N
Asi,.pues,si rlna arcilla sufre, una lrez seáimentada,una trans_ Rn
^
Lormación que disminuya su límite líquido, esta transformación
originará un aumento en el índices de fiuidez, una dismin'ción en I N o se aprec i a v i s ual mente al terac i ón de l a mues tra.
su resistenciaamasada y, por tanto, una gran susceptibilidad. 3 En el extremo inferior, alrededor de I mm se ha
convertido en una masa gelatinosa.
. En el laboratorio se ha demostradoqué la lixiviación con asua f Unos 5 mm del extremo inferior se han deforma-
destilada de una arcilla previamente amasada ;r; ;il;;;;;; do, convirtiéndose en masa gelatinosa e incluso
contenido de clNa entre 12 y 30 g/l producía una disrñinurcióndel líquida. La parte superior, intacta.
contenido de sal del agua intersticiai, una disminución del límite La deformación alcanza a la totalidad de la mues-
líquido, una disminucién de la resistencia amasada y u"-énió tra. Se liquida en parte. Desaparecen los bordes
ilnpo-rtanteen la susceptibilidad(Rosenqvist,196ó; Skempton
"n y afilados y cualquier otra irregularidad.
Northey, 1952). t0 Toda la muestra se convierte en masa liquida.
. ,Al producirseel.final del_períodoglaciar y la fusión del casquete
polar que cubría el norte de Europa, grandes calttidadcsde áeua Por medio de este ensayo, Sóderblom consigue separar tipos
fueron a parar al mar. Estas aguasarrastraron sedimentosv dieion cliferentesde arcillas rápidas, cuya ¡religrosidad demuestra que es
lugar a las arcillab postglaciaresmarinas. El levantarnieritoisos_ muy diferente.
tático producido por la desaparición de las rnasas de hielo hizo
Existe otra-manera de hallar la susceptibilidad de suelos dema-
emerger a estas arcillas. La lixivlación producida por las aguas cle
siado tixotrópicos para ser ensayadospoi el procedimiento normal.
lluvia durante mgch-osaños ha disminuido notabiemente, en al- Consiste..t él o"niayo del molinete" (vane tisf) que se describeen
gun-oscasos ha hecho desaparecer,las sales contenidas'Jn !
estos nGeotecniay Cimientos",II.
s-ueJos.Esta es una causa.db la alia susceptibilirla,l que ,:"girii",i, Puede emplearse in situ, pero es particularmente práctico para
dichos suelos,pero no es la única, pues en'la may'ría'Jc i.r;;;;;r.; estos efectos en su versión de laboratorio (Jiménez Salas, 1969)'

108
E l o g u o e n e l te r r e n or Pe r m e o b ¡ l ¡ d o d
Pr i n ci p i od e presiónefectivo
TensiónsuperficioI o Electroósmosis

5.1. Procedeneia del agua del terreno

El terreno, en mayor o menor grado, siempre está l¡úmedo. El agua que


contiene procede principalmente de dos fuentes: el oagua de sedimentación>
es la que ha quedado incluida en los suelos sedimentarios al producirse el
depósito de sus partículas, y el <agua de inñltración" proviene de la lluvia,
de corrientes de agua o hielo, de lagos o del mar.

5.2. Situación del agua en el terreno. Nivel freático

EI agua subterránea ocupa los poros de los suelos y rocas que


integran la corteza terrestre.
Cerca de la superficie,el terreno poseeuna cantidad variable de
huecos, pero a medida que vamos descendiendo,las presiones se
hacen tan altas que incluso las rocas más resistentes no pueden
soportarlas, y mediante un flujo plástico tienden a adquirir la for-
ma,más compacta posible. Como consecuencia,los poros se cierran
y el agua sólo puede existir a estas profundidades-combinadaquí-
micamente. Según Schulp y Cleaves(1955),esta profundidad oscila
en Ias rocas más resistentesentre 9.000 y 12.000m; sin embargo,
qs -pr-obableque el agua subterránea no se extienda hasta profun-
didades tan elevadas.
Se denomina onivel freáticor al lugar geométrico de los puntos
en los que la presión del agua es atmosférica. Con frecuencia se
miden las _presiones a partir de la atmosférica,en cuyo caso ésta se
toma igual a Q; a n_o-serque digamos lo contrario séguiremos esta
convención.El nivel freático correspondeal lugar geométrico de los
niveles que alcanza la superficie dél agua en [oz.l-s de observación
eri comunicación libre con los huecos del suelo. Por debajo del nivel
freático la presión del agua es positiva. El agua situada por debajo
de este nivel y en comunicación continua con él recibe el nombre
de agua freátíca.
Investigaciones realizadas en la unión soviética en arenas (Du-
rante et al., 1957) han revelado que hasta una profundidad de'3 a
3,50 m por debajo del nivel freático, el grado de saturación oscila
entre el 94 y el 96 9ó. Esto se debe a lás variaciones estacionales q4!a f¡EArlca coioaoa
del freática en esta zona. Por debajo de esta profundidad, el
grado-agu-a
de saturación pasa bruscamente a hacerse superior al 99 %.
Por encima del nivel freático existe el agua capilai, cuya presión
es nega_tiva.En toda la zona capilar el agúa está en comunjcación
I.IIVEL F R EAT IC O
con la freática. PR IN C IPAL
Por último, encima de la zona capilar se encuentra el uagua de
contacto>, sin comunicación con la de la zona inferior, y el térreno, 11':r:\:",
naturalmente, está sin saturar. La presión de este agua qs también
negativa.
El nivel freático tiende a mantenerse paralelo al nivel topográ-
fico, pero su relieve es mucho menos pronunciado (fig.5.1). É,riun
punto determinado, la profundidad del nivel freáticó no es cons-

ACUIC LUSO

Flg. t.2, Capo freitica colgada.

Flg. 6.1. Dlogtamt llustrstivo del r¡ovimiento del ogua frcótlca y de lo relaclón
del nivel lre¿itico con el topogniflco.

. ACUICLUIO
tante, sino que asciende y desciende de acuerdo con las variaciones
en las precipitaciones, presión atmosférica y, a lo largo de las cos- Fig, 5.3. Agur nrtesianr.
tas, con las fluctuaciones de las mareas.
_ Una- capa bastante permeable que contiene agua freática recibe
el nombre de uacuíferoo, y las capas poco permeables que limitan
los acuíferos reciben el nómbre d^e uacuiclúsosD, porqud, cierto 5.3. Movimiento de un fluido a través del suelo. Ley de Darcy
modo, cierran algunos caminos al agua. "r,
Si en el terreno existe una alternáncia de acuíferos v acuiclusos Se llama "altura piezométrica,r, <potencial, o (carga hidráuli
pueden existir varias capas freáticas. En algunos casos,-los acuiclu- ca, lt, a la suma de la altura de elevaóión, z, y la altura-de presión,
sos superiores tienen forma de cuenco, dando lugar a las <(capas t L / 7 ',( ñ g . 5 . {) :
freáticas colgadas, (fig. 5.2).
Si un aculfero tiene pendiente, el agua situada en su parte baja h:Z+'- Is.l]
pue4-e es_tarsometida a presión alta, dándo origen al agüa artesia- lr
na (!9. 5.3-).Si, en este caso, abrimos un pozo- que peietre en el
acuífero, el agua saldrá con gran velocidad-hacia-la juperficie. siendo rr la presión y 7',el peso especifico del lluid,r.

Lt2
si endo:
-Ll e : el caudal que atraviesa el tubo.
S - el área de la sección transversal de dicho tubo.

Henry Darcy, en el año 1856,demostró experimentalmente,para


el flujo unidireccional de agua a través de las arenas de la ciudad
de DiJon, la famosa ley que recibe su nombre:

siendo & una constante o. or;;i,tt"",,0^d que recibe et nombre


P L A N O ARSITRARIO DE COMPARACIOTI de ocoeñcientede permeabilidadn,y que tiene las dimensionesde
Fig. 5.{. Alturr piezométrlc¡, ¡ltur¡ de elev¡ción y alturo de presión cn suelos. una velc¡cidad.
' La ecuación anterior, extendida a tres dimensiones,toma Ia for-
ma vectorial:
++
v = - kV h Is.4]
Definiremosel (gradiente hidráulicor, t.., en una dirección, s,
como la derivadad;h respectoa esa direccióncambiadade signo:
En general, en un líquido newtoniano la ecuación [5.4] se pue-
de poner de una forma más general:
. dhah
lr: -
ds
-ilffi--- :s.21 +fut+
-
As-*g ls t) :- },r VIt Is.s]
tl
De este mc¡do contradecimos la definición matemática de gra-
diente que es 0h/0s con signo positivo, pero, por otro lado, conse- siendo r¡ el coeficiente de viscosidad del fluido (llamado también
guimos que el gradiente hidráulico en la dirección de la corriente, viscosidad dinámica o absoluta), /, su peso especÍfico, y ft' una
i, sea positivo. constante de proporcionalidad que depende sólo de la geometría
Exceptuando las gravas y arenas gruesas, el m<¡vimiento del agua del esqueleto i¿l¡'do y recibe el ñombré de ,,perme.abilidid físicar.
a través del suelo y sus variaciones con respecto al tiempo suelen La unidad de k'en el sistema c.g.s. es el cmz.
ser lo suficientemente lentos como para que puedan despreciarse Si la temperatura es constante r7 lo será, y llamando:
las fuerzas de inercia en comparación con las fuerzas de viscosidad
en las ecuaciones hidrodinámicas que lo rigen (Harr, 1962). q - Lr ,
Un fluido circula por el suelo siguiendo caminos más o menos q
tortuosos a través de los poros. Nosotros no estamos interesados
en este movimiento microscópico, sino en el movimiento macroscó- c¡btenemos la ecuación [5.4].
En un gas la ecuación correspondiente será:
pico a través del suelo. Por ello, definimos la ,,velocidad de flujoo, i,
como un vector cuya componente según una dirección es el caudal k'v--+e
que atraviesa la unidad de superficie perpendicular a dicha direc- ;: -
tl
Is.ó]
ción. La magnitud de este vector, ?, será el caudal que atraviesa
cada unidad de superñcie de suelo normal a las líneas de corriente Cuando el gas es aire, con objeto de obtener de una ecuación
del movimiento macroscópico. Este caudal unitario, gue tiene las análoga a la [5.4], es frecuente hacer:
dimensiones de una velocidad, está relacionado con la vel<¡cidad
media, 7-, mediante la ecuación:
k.: {y"
,/.
1, : lXl,m . ts.3l
siendo:
En la figura 5.4 la velocidad de flujo será:
&o: co€ficiente de permeabilidad al aire.
q
,: s ?,a: peso específico del aire a la presión atmosférica.
r¡" : coeficiente de viscosidad del aire.

115
Si ah ora llam am os : Para un líquido newtoniano, cada una de estas tres ecuaciones
-+
podria adoptar_una_forma análoga a la de la ecuación [5.5], siendo

vJ: vP
l(^ la permeabilidad física en la dirección r, etc...
Para un gas se tendría:
'/
¡,
k't dP
a partir de las dos ecuaciones anteriores y de [5.6], se obtiene: u f : --. _
rdi
l : x r! ! rz ts.s1
-ii:
- k"v*/, Si el sólido poroso estuviera en movimiento, las velocidades an-
teriores serían las relativas del fluido respecto al sólido.
En la figura 5.4, por ser el tubo de diámetro constante, la velo-
Justo (1970, b) ha demostrado matemáticamente que la ecua- cidad no puede variar a lo largo del mismo. Si el suelo es homogéneo,
ción [5.4] es una conseclrencia estricta cle las ecuaciones de la hi- por la ley de Darcy, el gradiente hidráulico será constante y, por
drodinámica clásica aplicadas al fluio de trn fluido a través de un tanto, la variación de la altura piezométrica a lo largo del tubo
medio poroso, siempre que se cumplan las siguientes condiciones: debe ser lineal como está indicado en el diagrama.
l. El med io por os o es . m ac r os c ópic am en t c c o n t i n u o .
, 2. El análisis diferencial es aplicable al flujo macroscópico de 5.4. Límites de validez de la ley de Darey
un lluido a través de un medio con poros cle tamaño linito.
3. Las fuerzas de inercia son clesprcciablcs respecto a las fner- Hemos visto que la ley de Darc¡r se basa en una serie de hipó-
zas de viscosidad. Corno resultado, el fluir-¡ es laminar. tesis. Vamos a ir examinando ltasta quré punto se cumplen estas
hipótesis en los suelos y rocas reales.
4. Los poros están saturados.
En un suelo real pueden existir superficies de discontinuidad
5. Existe'p r opor c ionalidad ent r e el es f ue r z o c l e c o r t e a p l i c a d o respecto a la permeabilidad, pero, en general, una masa cle suelo
al fluido y la velocidad de cleformación al corte, aunque la se puede dividir en zonas continuas.
-La
viscosidad puede cambiar de un pLtnto a olro. segunda condición se cumple siempre que el tamaño de las
6. El sólido poroso es rígido. partículas sea pequeño respecto a las variaciones de la red de co-
rriente.
7. El sóliclo poroso cs lnacroscdrpicanrenteisótrorro. A conLinuación vamos a ir examinando detalladamente cómo se
c u m p l e n l a s h i p ó t e si s 3 , 4 ,5 y 7 .
Si, adcmás, el fluido es nervtoniano, es decir, si r¡ es constante,
obtenemos la ecuación [5.5].
Debido al carácter tortuc¡so clel flujo rnicroscópico, obtenemos 5 . 4 . 1 . F l u i o s l a n ú n a r y tw 'b u l e n to . Ir ttp o r ta tr ci a
en general la ectración [5.6] en los gases. de las f uerz.asde inercia
Los suelos anisótropos que se presentan en la naturaleza suelen
tener tres planos ortogonales de simetría que se cortan se€ún tl'es Diversos investigadores han encontrado que el valor del número
ejes principales .r, l, y ¿. En tal caso, las ecuaciones equivalentes a cle Reynolds, R, a pártir clel cual deja de cumplirse lq !"y de Darcy,
las anteriores serán (Justo, 1970, b): oscila-entre I y t2. En este caso, el número de Reynolds viene dado
por la siguiente expresiórr (Wright, 1968):
. dlt
t'r:-lfrl-
0, 6x o x D"x p
Cr.t"
.t(: ---u (r;r) Is.e:l
. dh
¿', :
' li..' dU
-- para un líquido [.s.7] e n l a cual :
v - velocidad de flujo.
, dlt
¿ -t,:- _ r f,-'-d- = D* : diámetro de la particula cuya superficie específicaes igual
a la del conjunto (v. 5 a2).
siendo k* , k, y /c, los coeficientes de permeabilidad en las direccio- a : densidad del fluido.
nes r, y y Z, respectivamente. tl : coeficiente de viscosidad del fluido.

lr6
Hemos de advertir que en la obtención de los valores citados (entre I e n e l a g u a . .s e g ú n
y l2), así como en los que indicaremos a continuación, se han utilizado, a
e ste a u m e n to o sci l a e n tr e z y 4 0
veces, siendo su efecto ^ ch r i sti a n se n
tanto ,
más
veces, expresiones algo diferentes del número de Reynolds. importanle, * g"rr,:ul, cuánto
El factor 0,ó tiene por objeto hacer que 0,ó/(l--rr) sea Ia unidad para más impermeable es el suelo.
un valor de n = 0,4. De este modo, Ia expresión t5.91 coincide, para este valor Asimismo, el cocficie.ntede permeabiliclad de suelos parcialmen-
corriente de la porosidad, con otras expresiones formuladas por otros autG te saturados aumenta al aumenrar. la presión del-iiquiáó;;;;;
res en que no se tiene en cuenta el efecto de este factor. provoca un incremento en la cantidad de gas disueTüli'i;;";t;-,
una disminución gl__e.l espacio ocupado- por b"rbrjus^-;;;;;;
(Terzaghi y Pecli, 1973).
Para números de Reynolds superiores a los anteriormente indi- Por estos motivos,. siempre que se sepa que el suelo va a estar
imp-ortancia creciente dé las fuerzas de inercia (schneebe-
g.rq.^r-r_{" saturadc¡ in situ conviene saturar la muésrrá en el i;ú;.;;";i;-;;_
l_i,r?55) en el flujo esencialmenteno uniforme de l"s f"iti""iá" d. tes de realizar el ensayo de permeabilidad propiame,te dichc¡ me-
fluido a través dé los granos .te_suelohace que la ecua'ciá" tisl i" d i a n t e l a t é c n i c a d e l a ( co n tr a p r e si ó n o q u e 'd e scr i b i r ;;;;;,
transforme en una ecuación del tipo: adelante.
. Téngase presen_teque una muestra inalterada de suelo tiene nru_
i=a+bf [s.r0] cho.más gas que el mismo suelo uin.situl,, pues en el t"r.."ó-"iug.L
suele estar a presión y el gas está disuelto.
s iendoay b c o n s ta n te .
Por último, para números de Reynolds comprendidos entre ó0
y 120 (schneebeli, 1955; wright, t9ó-B)el flujo ie hace úrb;renü. 5.4.3. Cmnplüniento de la ley de Darcy en ntatet iales
ctrcillo sos sctl uraclos
El valor critico del número de Reynolds (paso de régimen laminar a tur-
bulento) en tuberías es 2.0(x),es decir, mucho'mayo, q,r"""o suelos, lo cual se Numerosc¡s invesfigadores han denunciado desviaciones resDec-
debe,_en una pequeña parte, al factor 0,ó que aiat""e en la exprásión to 1l.a ley de Darcy en suelos arcillos<¡s.Entre ellos hay dos gruios.
[5.9],
y, sobre todo, a que en suelos el flujo reál es-mucho más tótuoso,
! lo" El primero está formaclo por los que dicen que nó u
distintos canales se entrecruzan.
circular el agua hasta. que el gradiente hidráulicó no supera "omienia
un de-
t e r m i n a d o " u m b r al , i o , y q u e a p a r ti r d e e se m o m e n to 'l a r e l a ci ó n
En opinión- de diversos autores, el número de Reynolds se suele gltlg v e i es aproximadamente lineal, de nrodo que la ecuación
mantener, en la práctica, inferior. a los valores anteáichos, excepto [ 5 . 4 ] s e t r a n s f o r m a r ía e n :
en arenas gruesas y en rocas con diaclasas de espesor apre-
-gravas,
ciable.
cuando el flujo- es turbulento, la pérdida de carga hidráulica
u: 0 para I < fo Is .r1]
crece con la velocidad más deprisa qué una función líneal. t ) : f t ( i- i, ) rr .;-
iu
Is .12]
E ntre estos autores des tac an l os s i gui entes :
Polubarinova-Kochina (1962) señala que en arcillas nruy densas io puede
5.4.2. La ley de Darcy en suelcrs parcialmente soturados alcanzar valores de 20 ó 30.
Buisson (1953 y 1963) indica que si bien es cierto que en muchas arcillas
-
En los suelos parcialmente saturados existen dos fluidos en los el coeñciente de permeabilidad es independiente del grádiente, esto no ocurre
poros: agua y aire, La ley dg Dglcy ha sido obtenida para un solo en arcillas con adsorción alta y con gradientes pequeños. Cita el caso de
ciertos limos con un porcentaje elevado de materia-orgánica de origen animal,
Ilulclo y, .por tanto, no es aplicable, en principio, a esfe caso. pero como los cienos de la laguna de Túnez, cuyo lndice de plasticidad és bastante
existe, además, otro aspectó que compiica eitráordinariamente el elevado y cuyo límite líquido es del orden de 100 ó mayor. En este caso, ri era
problema, ! €s que las burbujás de airé taponan parte de los porot del orden de 7.
en que se encuentran, y qg permiten el paso del líquido cuando Kézdi (¡958) indica valores de io del orden de 5 en loess modiñcado
éste es. el permeante. poi e_llo,-la permeabiti¿a¿ al aguá d¿ .'n ;;i; (lp :_ 7), y dcl orden de 15 en arcillai grises (Ip : 34).
parci¡lmente saturado suele ser menor que la del ñismo suelo sa- No conocemos la técnic4 empleada por estos tres autores y, por tanto, no
turado. Por el mismo motivo, la permea6ili¿a¿ ¿e podemos juzfiar la bondad de sus resultados. sin embargo, qúertmos indicar
sueltp;;i"l- que la curva obtenida por Kézdi para la arcilla gris es sumámente irregular,
mente saturado aumenta con el ti-empo durante el que "rt está expuesto
al paso del agua (Christiansen, 1944), p,r"i i,. gr"i; y no invita a sacar conclusiones directas de ella.
á;;;;;ió; Li (19ó3) encontró que en una arcilla laminada (fracción granulométrica
va aumentando medida que más j más bürbujas na" ii"nao
? -medida de a¡cilfa del 33,5 oÁ) io era inferior a 2; pero los érrores dJ la técnica de
arrastradas por el agua, y a q'rre el aire va siendo disueltó medida empleada nos ñacen pensar gue en este caso se cumplía la ley de

11 8
u9
Darcy (ol.<en, l9ó5). En cambio, en una arcilla de Houston (fracción granulo, Matyas (1967) comprobó también el cumplim:ento cle la ley de
métrica de arcilla del 509ó) el valor de io osciló entre 44 par^ e - 0,85 y Darcv én arcilla de Sasumua compactada, saturada con contrapre-
0,6 de haloysita, y como compo-
0 para un e = 2,14; los valores altos de io no pueden explicarse por errores sión. Esta arcilla tiene casi un 6O
en el sistema de medida. nentes secundarios, hidróxido de hierro, caolinita, cuarzo y otros.
Miller y Low (19ó3) encontraron valores de io en montmorillonitas sódica Como resumen, podemos indicar que el cumplimiento de Ia lcy
y de litio que pueden llegar hasta 60 ó 70 para una humedad del g0 % y una
de Darcy parece ser la regla. Existen, sin embargo, excepciones,
temperatura de unos 1o c. Al aumentar el contenido de humedad o la tem-
peratura, este u¡nbral del gradiente disminuía hasta anularse. Los puntos
especialmehte el paso del agua por los suelos de mgntmorillonita
correspondientes a fluios creciente y decreciente coincidían en una misma sóhica o de litio.- En ellos parece existir un umbral del gradiente
curva. fiidráulico por debaio del cual no hay flujo. Este umbral aumenta
al disminuír la huniedad del suelo y la temperatura.
Tampoco parece existir duda sobre el no cumplimiento de la ley
El segundo grupo de det¡actores de la ley de Darcy está for- de Oarcv en ias areniscas de Von Engelhardt y Tunn o en la arcilla
mado-por los qué dicen que el coeficiente de permeabilidad aufirenta cle Vickiburg compactada.
con el gradiente hidráulico.
Estos feñómenbs son de enorme interés práctico, pues los- gr-a-
Muchos de éstos indican que Ia velocidad de flujo aumenta con
dientes tti¿ienti"os que aparecen en la naturaleza. s.on muy inferio-
el gradiente hidráulico segúr una curva hasta llegár a un valor ir
;;-;-i"; empleados'en Iás técnicas normales de laboratorio.
e n q u e s e c o n v ie r te e n u n a r e cta . L a e cu a ció n [5.4] se convi erte en:
Los motivos de estas desviaciones de la ley de Darcy. pueden
de las montmorillonitas sódica y de li-tio, en el
u : k¡"' (lrr para i < i, "tt".,1i-ái "áio no newtoniano del agua en los pequeños poros
1) Is.r 3] .ó*óottumiento
- á;;5.r ,.,|ior. gf reua cuasi-sólida puede reque.rir un esfuerzo de
u: k ( i- i, , ) para i í, Is.14] corte. y por t"r,to uñ umbral del gradiente.hidr¡iulico para.mover-
- ;. AáJ*á;, l" p"eae diíminuir al auntentar la velocidad.
Entre los investigadores del segundo tipo destacan los que vamos a ;í;;;;;i"iUiá" "i*"riaáá las características de un sólido de Bing-
"áq"i"iu la impo.r-
enumerar: ham.
-t Al aumentui ^uátorfri¿" de humedad,lógicamente, es
Hansbo (1960) encontró desviaciones de la ley de Darcy en arcillas illíti- n;i" ¿.i "iÉonttnidodisminuye. Tamb!án 19gt"3;q::1"
cas. Sin embargo, estas desviaciones son mucho más pequeñas de lo que él résistencia "g".dé este agua sólida disminuya al aumentar la tempe-
señala (Justo, 1966),y en todo caso pueden explicarse por errores en et sis- ratura.
tema de medición de gradientes empleado (olsen, l9ó5). Por estos motivos, de la ley de
En las areniscas con algo de caolín, la-desviación
los experinrentos de Hansbo son evidencia a favor y no en contra de la ley u cambios de estructura reversibles
de Darcy en arcillas illíticas. Darcv se debe práU^Uf.*.ñt"
pió¿ici¿"s al paso del- agua. Ténsase presente que.estos ensayos
Florin (Hansbo, l9ó0) señala valores de fo (ecuación [5.14]) tan elevados "altos.
se realiza.on .or, !r.ai"ti.s muy En .la aicilla- compactada
como 17 y 31.
á; Vi.krbrrg, iambios ,oti, parte, irreversibles.
"ir"í "n
Gran parte de los resultados obtenidos por Von Engelhardt v
Tun n (1 95 5) co n agua s e adapt an bien a las f ó r m u l a s [ 5 . 1 3 ] y [ 5 . 1 4 ] ,
aulque en otros casos la velocidad de flujo aumenta con el gradien- 5.4.4. Variación de la pernteabilidad al cantbiar
te hidráulico según una relación que nunca llega a ser lineal, sino el fluido Pernteatúe
que se mantiene curva. En este caso se trataba de areniscas cuyo
componente principal era el cuarzo, con algo de feldespato, un 2 9,ó de la ecur-
como media de caolinita y un porcentaje aún menor de illita. Los como ya hemos indicado en el 5 5.3, Ia permeabilidadfísica
esqueletosólido'
puntos correspond:entes a fluios creciente y decreciente coincidían ción t5.51OrUi"ra áefená"i-ton sólo-de ia géometrl?.9.1 y are-
lvtustát (1937)ha realizadoensayosde permeabilidaden areniscas altas
en una mlsma cur\ra.
nas empleando como permeantesagua y aire' L?:? P"t*eabilidades
Por el contrario, con aire y con numerosos líquidos orgánicos, bajas valores algo
obtuvo los mismos valores de k', y ñut"iermeabilidades
la ley de Darcy se cumplía a la perfección. superiores cuando el permeante -era aire' (Martin, 1962)amasa'
Los ensayos realizados por Mitchell y Younger ( 1967) en arcilla JiménezSalas y serratosa (1953),y Michaelsy Lin
limosa de Vicksburg .o*pactada, satuiada coñ contrapresión, in- ron arcillias (uentánita-d. si"tt" áe- Níjar y caolín, respectivamente)con
orgánicos, y sometieron ia masa a ensuyoi de permeabilidad
dican un aumento de la permeabilidad con el gradienté hidrálico. diversoslíquidos
En este caso la ley no era reversible, pues para gradientes crecien- empleandoel mismo liquido como permeante'
- ----^L:r:r^,¡ G{É.
tes, la permeabilidad era menor que para valores decrecientes. Para un mismo índice de poros, en la bentonita.la-permeabilidad_ffsjca
y en el-caolin'
es tanto más pequeñacuanto *"yor'.. la constantedieléctrica'
Son tarnbién numerosas las evidencias en favor de la ley de dipolar'
Darcy en s-uelos arcillosos (Olsen, 1966). En particular, en caólini la permeabilidadfísica es tanto nrenor cuanto mayor es el momento
tas saturadas, parece no existir duda de que se cumple. La variación puede ser hasla mayor de 5 veces'

lSl
120
Este cambio dc. la permeabilidad fisica puede scr clebidc¡a dos La permeabilidadfisica al agua de arcillas o de areniscasarcillosascrece
razones:
cambio de la fábrica de la arcilla al ser aoruia¿u-.on
.lirtintos tiq"iaos o al aumentar la cantidad de ClNa contenidoen el agua (Lutz y Kemper, 1959;
comportamiento no neivtoniano de estos fluidos.
Olsen,1962;Von Engelhardty Tunn, 1955;Baptist, 1967).El aumentoes mucho
. Pa-ra comprobar este punto, Michaels y Lin secaron, sin alteración mecá- -ta mayor cuando el mineral arcilloso es montmorillonita sódica gue cuando es
nica, la caolinita anrasada con diversos iiquidos. para' caolinita, illita, haloysita o montmorillonita cálcica o de hidrógeno.
el caso aer agua
operación se realizó atravesanclo la arcilla ñri¿"r progresinamente menos
polares llegar al nitrógeno. El método "ó" es ef""tiiro, pues la pérdida
pes o d e-hasta de
l m a t e r i a r s e co tr a s r a o p e r a ció n
0,196. 5.4.6. Anisotropía rcspeclo a Ia pcnneabilidad en suelos natutales
Para el mismo índice de poros, ra permeabiridad "r - **á ;á ;' ;,
iísica ur paso der ni
trógeno es la misma que ar páso aet riqliaó
ñ;;t;; con er cuar se amasó.
-ensayados, La mayor parte de los granos del suelo de tamaño superior a
Esto demue:-!r.a que para roáos tos tiquiaos ;;;t;'i"*
er cambio 2¡r son redondos o angulares. En cualquier caso, el porcentaje de
de permeabilidad física a que nos hemos refericlo
anteriormente era debido
a un cambio de fábrica según el líquido a. u*"sáaá. --- partículas planas o alargadas suele se-r peque4o y, por esta rázón,
Para el casó d.e amasado con aguar ra permeabilidad
física era de un
él conjunto suele ser isótropo desde el pgnto de vista práctico.
l0 a un 30 9ó infcrior cuando el agui
.era el permeanle gue cuando ro era er
Poi otro lado, la fracción de arcilla del suelo se compone prin-
nitrógeno. Esta diferencia puede atribuirs.'; cipalmente de partículas planas o aciculares. Como la carga i que
;-ñ;ades no newtonianas
del agua adsorbida o a pequeños can:bios á" ]a-uriJ"lioducidos esiá sometido un suelo natural es anisótropa, podría esperarse que,
ar paso del
agua. De todos modos, verg! que aun en er caso
de la diferencia de p.ermeabilidád según el líquido
def agua, la may'or parte bajo ciertas circunstancias, la permeabilidad horizontal,- ftn , de sue-
buirla a Ia fábrica adquirida por la cáolinita ul r.i
J.'"L"r"¿o hay que arri_ los con una proporción elevada de partículas arcillosas fuese mayor
u-"r"¿a áí.-¡iériát. que Ia perméabilidad vertical, k" '
El M.I.T. (Martin, l9ó2) ha reatizado ensayos de pcrmcabilidad "on -
silicea que poseia un 3 o/o de finos cre tamaño interior
con arena De los resultados de diversos ensayos se deduce (Justo, 196ó)
a za ,. s"g,il qu" que la relación entre las permeabilidades horizontal y vertical de
paso del agua estuvier.a. precedido por el paso "l
de- ;; dispérsant-e o á" ,rn
flocula.nte, la permeabilidad aumeniaba .r, ¿¡.r-r0"..r. una arcilla aumenta con:
ert" fenómeno era
reversible. EI mismo comportamiento se ha ouseiuoáo
también en varios
suelos naturales y en mezclas arena-arcilla conteniendo a) la máxima tensión efectiva vertical que ha sufrido la arcilla
bast¡r un 20 g6 de
arcilla. en el pasado.
. En ensayos de permeabilidacr reariiados en ras areniscas b) cada nuevo ciclo de carga.
a ras que nos
hemos referido en er punto anterior, se comprobó que
física e-ra aproximadamente constante cuanclo
Ia permeabilidad c) el porcentaje de la fracción de arcilla.
p"r*.unte era aire o cli-
versos lÍquidos orgánicos, pero muy inferior cuandá "t ,, ir"t"uu de agua. La relación k¡/k, decrece con la presencia de montmorillonita.
Baptist (1967, cita ensayos en los.que se sometieron
at- paso de aire v asya. La permeabidid;d fi.i;
areniscas arcillosas Entre las arcillas isótropas o casi isótropas se cuentan las arci-
;a;;;;'aer aiie er;;i;-p;. llas postglaciares suecas y noruegas, especialmente'las no muy pro-
mayor. En el caso de arenisca con una pequeña
clntidad de illita, ü á;f"-
rencia era del orden del doble, pero crranáo se fundas. Estas arcillas no han sufrido en el pasado cargas superio-
trataba de areniscas con
montmorillonita, la permeabilidad física al pooia ser hasta 100 veces res a las actuales.
mayor. En todos los casos, la diferencia era "ire t"nto
*uyor cuanto menos
Entre las arcillas anisótropas destacan las oarcillas laminadaso
permeable era la arenisca. de Ios lagos glaciares. Sediméntada.q en aguas muy puras, no han
tenido teádeñcia alguna a la floculación,l las párfículas se han
colocado con ordenación paralela horizontal.
Esta estructura interna se manifiesta en que la masa, al secarse,
5.4.5. variació, de 19 permeabilictad física con el
se exfolia en láminas muy finas (fig. 5.5). Estc¡ parece que debe con-
de cantbio o lu concentración'i, ,"lii' -' catiótz ducir a una anisotropía muy marcada. Sin embargo, desde el punto
de vista de la permeabilidad, que es como se ha experimentado con
Jiménez Salas v Ser-ratosa(1953) amasaron bentonil,a más detalle, los resultados no Son concluyentes, encontrándose va-
con diversos cationes lores de la permeabilidad en sentido horizontal mayores que en el
y agu3, y ros someti"íon a ensayos de perrneabilidad.
9:-_".1*lio Er coefi-
ciente de permeabilidad era para un mismo- índice
á. p"ro, ¡nucho menor vertical, pero con razón pequeña, llegando en algunos casos, como
para los cationes I-i* y ¡¿i que para los restantis,'siendo ra variación máximo, a tres, Mitchell (195ó), por otra parte, encontró que en
has t ad e l a l 0 0 y m a y o r . ciertos casos la permeabilidad veitical es superior a la horizontal,
Esta enornre diferencia parece sugerir gue si bien esto-paréce deberse a la existencia dle fisuras.
en las bentonitas sódica v
lítica las distintas hojas de g,o ¡ a"
que en los restantes casos están
esrán indivñ;i#; Estos resultados sc refieren a arcillas que en su composición
"rp"ro,
agrup"'a"" rorÁ"niol,,,pu."dados son homogéneas, pero existen otras, también glacio-lacustres, en las
espesor. El resultado sería que er- tarnano -11",1"i
de mayor
de _los pár*'po. Ios que circura que se intercalan capas limosas, que corresponden a la primavera
el agua es mucho menor en -ras bentonitas
sódica y rítica que en ras demás. y verano, cuando las aguas abundantes del deshielo arrastran p-ar-
Análogos resurtados han sido obtenidos por
Luiz y K"*p", (1959). iículas más gruesas. Estos suelos reciben el nomb¡'e de aarcillas

t22
Flg. 5.5. Arcills l¡mina¡l¡
(Rowe.19591.
S r r p o n g a m o s L ln d e p ó si to co ¡ r sti tu i d o p o r r r l e str a to s. se a :
Cortesia del Consejo del Instituto
de Ingenleros Ctvlles, t,ondres.
lin = coeficiente de permeabiliclad del estrato rz.
IJn: e sp cso r d cl e str a to r r .

IJ =- i II,, : cspesor total cleJ depósito.

/ c ¡- c o cfi ci e n te d e p cn n e a b i l i d a d r n e d i o ¡ r a r - a l a fi l t¡ - a -
c i ri n d e l a g u a ^ cn scn ti d o p cr p e n d i cu l a r . a l o s ¡ r i a -
n o s d c e str a ti fi ca ci ó n .
lí¡ = coeflciente dc permeabiliclad medio para la filtra-
cirin del agLla en sentido paralelo a los planos de
r : st|a t i fi ca ci ó n .

Si la filtracirin es paralela a los planos de estratificación, la velo-


c i d a d m e c l i a d e f l u i o e s:

rfi r\l
-I /.',i :; l L 'n H o - - a ) k,i H ,
' I1 ;_) 11 ,A

li,:i 'ü ) A-,,H" I s . ls ]


' n;J
I

P a r a c l c a s o d e fi l tr a ci ó n e n se n ti d o p e r p e n d i cu l a r a l o s p l a n o s
d e e s t r a t i Í i c a c i ó n , l l a m cn r o s i . a l g r a d i e n te h i d r á u l i co e n l a ca p a
lisjadaso (t,arved clat,r) (fig. 5.6) v Ia
n,5r l7¡¡7 al gradiente tr¡tal, siendo 7t la pérdida de carga Para todo
diferencia enrre s,, pérmeab-itidaciliori-
e l á e p ó s i t o . P o r c on l i n u i d a d , l a ve l o ci d a d d e l l u j o h a d e se r co n s-
zontal y vertical es muy grande.
tante, es decir:
Estos suelos están formados Dor ca_
p as allcrna da s de lim o, de c oloi c lar o,
\I¿
y arcilla de color más oscuro, qtre dari u : -rl- Kt : Ñul.
la se nsación de lis t as . EI lim ó s e v a
haciendo más finc¡ a medida que ascen- y ademirs:
<fe-mosdentro de su capa, per; hay una
'división
diferencia brusca en la
él y la arcilla. Excavaciones realizaclas
entre Ji r : \i
L
H,i ,
en estos d ep ósit os han m os t r ado que
fas cap as in dividuales s e ex t ie¡ r den, iin de modo que:
discontinuidades, sobre largas distan_ H
cias. Sin embargo, en cierlaí ocasiones '-rr: _..-
t- --- Is.16]
en que el fondo del lago era lo suficien_
'{,_g:
' ,-
temenle superficial como para estar in- Fig. 5.6, Arcitla tistorta ((ysrved I Nr

cla!¡) (Hvorsley, l9{9), L¡s unl.


Ilulcto por corriente, los detalles de Ia d¡rdes dc ls regtl son putgadns
estrati9cación pueden ser muy compli- (9,5.t cm ).
Se puede demostrar en forma teórica que en todo depósito es-
Cor[esfo de Englneerlng
caclos (Pcck et al., 1952). Foundatton, N. y. tratificádo /cu es menor que /cr (Evans, 1962).
. Pgr ejemplo, suponiendg un depósito_ formado por la alternan_
de iguatespesory de p.i*"áu'iiüJ.;'101T';
?lrt,1"*9::.:I:r
lU-" cm/seg, respectivamente, serta:
Depósito d! oguo
d caoireodo
lc, : 50,5 x l'-t cm/seg. -
krr : 1, 98x l0- ' c m / s eg .

5.5- Efecúo der amasado sobre el coeffciente


de permeabilidad
de los suelos

según Terzaghi.-yPeck (1973),el arnasadoreduce


bilidad de las arciilas inorgánicasentre una y dos el coeficientede permea-
veces.Estos mismos auto-
res manifiestanque en margas er coeficiente"d;;á;"Jin Comua icocidn con
pr"ae lregar a 15. lo ofmcistero
De los ensavosrearizad.ospor Mitch.il
tigseil Je otros citados por
Taylor (19ól) párece de¿r¡cirie-q"e'"n ras arciiüs Dcpcisito d! niY.l
es m€yor que l, el coeficientede nermeabilidad i"iura¡es en que k¡lk* con9lonle
-/
aei
media' algo superior al vertical áel suelo natural s"Jo amasadoes, como _ H¡v?l con¡lontc da
Por el contrario, en las arcillas .n qle k,,/k* .-inr"rio. al horizontal. enlrodo
es ¡guui o menor que l, el
amasado produjo gran disminuóión üel'.o.nC=i"ni" de perrneabilidad
(e ntre 3y25 ve ce s .una
). Tubo verlicol

5.6. Determinación de ra permeabilidad en el laboratorio.


Permeámetros

La medida de ra pqrme_abilidad de un
suero se lleva a cabo en
el laborarorio por mbdi" d;ó;;meámetroso.
Entre los permeámeüros clásicos destacan
-iánto el dc (carga conslan_
te, y el de oóarga variabléo. uno como otro pueden ser de
flujo ascendente'o descenáente. -
La fieura 5-7 muestra un permeámetro de
carga constante y de
flujo ascendente. at;;J;"'ár suelo se coroca'en er interior de
una ucélula,,, cuya- entrada comunica .on
un-"aóoirt."áli"r¡ü
constante". el ni]?l_de (desaireaá"i
3qu1 ái.¡. ¿lpárii" ,. ;;;-
tiene fijo gracias ar suministro conrinuo desd;; "n d;;áJii" q,,,i ;1#
con algo. de exces.oel que circulu u t.u.r¿r-¿" ü-.¿1"i",
l.ll" .agua
y a ta existencia en su interioi
superior abandona el depósito el agua
de un tubo veiti.J
El volumen de agu" {,re abandlia
.oUruni".--
ú;ili;;n
;;r-;;";;;
I
minado se mide, coñ.précision meáiáil"-l;ñieta
figura cuando el su-er6-;;¡;üramente
un tiempo deter-
¡naicacra en la L
impermeable o con una
probeta si se trata de un ,"Al*"y permeable.
Las alturas niezométricas
d"i'.uelo se miden me_
piezómetros. De "r, "l'iriié;i;;
máneia se evita el ter¡er
S1"*9
las pérdidas en las conexiones -rn,r-1,que considerar
"rta que en s,reloi
son despreciables. p"rrneabres no
Fig. 5.?. Permeámetro de cargl consaanle proyeclado por J. L. Justo.

126
, según ,la .ley de Darcy, el coeficiente de permeabilidad viene
oaoo por la tormula:

k:1: =V 'H , [5.17]


t S.¿ .A /¿ DEPOSITO OE AGUA
DIAMETRO
siendo: DESAIREADA
It{T€RtOR ( m m)
-á7
V : volumen de agua que atraviesa el suelo en el tiempo f.
F/ = distancia entre piezómetros extremos.
S = área de la sección de la muestra.
f : , t i e m p o.
¿Jh : diferencia de nivel del agua en los piezómetros extremos. ESCALA MOVIL

si el suelo es homogéneo, el agua debe subir en el piezómetro central


a una altura meclia entre la de los éxtremos; así, pues, el piezómetro central
permite comprobar este aspecto.
SECCION INT€RIOR
depós,itode nivel constante dq la figura 5.2 se puede elevar DE UN TUEO = t
o_ ,ll
DaJa-r
med¡anteuna guía y manivela,lo cual permité realizar en-
Sayosbajo distintos grádierites(*).
El permeámetro de carga variable (ñg. 5.g) se emplei, sólo para erlsayos
en suelos relativamente impermeables.
Durante el ensayo, la célula
'rue contiene el suelo, a, se conecta con uno
de los tubos b ó c;-la llave á p",-"*r" cerrada, y las llaves B y c del tubo
correspondien te, abiertas.
. En este aparato, en un intervalo de tiempo dt, el agua que desciende por
la parte superior del tubo delgado ha de ser igual a"ta que atraviesa irna
sección cualquiera de la muestla. por tanto:

lt
- sd h : ,c - Sd , ts.t8l
H

donde s,-h y rl tienen los significados indicados en la citacla figura, y s es


el área de la sección horizontal de la muestra.
Integrando [5.18] entre 0 y f, , resulta:

I
li: Íl " t,, ].!- ts.l eI
Sl,h,

Abriendo las llaves y B pueden ilenarse los tubos b ó c dc agua des-


4
aireada. Asimismo, abriendo lás llaves A y c puede hacerse circuÉr agua
desaireada a través de la rnuestra, antes dei ensáyo, para saturarla.
Las llaves c deben ser de las que abren con in lambio de volumen des-
preciable.
Los dos tubos b y c son de diferente diámetro. El de diámetro menor
debe emplearse en suelos más impermeables.
Se debe evitar que pueda forrnarse una vía preferente cle filtración entre
la muestra y las páredls de este permeámetro.

(r) La norma D2494-6g A.S.T.M. deserlbe también


un permeámetro de carga
constante y el modo de utilizarlo. ts más slmple y está pensado sólo para suér-os
muy permeabres (menos del 100/oQü€ pase por el lamiz ritm. zoor. Ftg. 5.8, Pcrmeiimetro de cor¡o v¡rlable.

128 r29
como ya se l¡a indicado en el s 5.4.2,es necesario,en aquellos
casos qn qug se.precisa el coeficientede permeabilidád del' suelo ," f,lJ:'"Tl3g3'?li por-
f i:'.Xifal?':l'ldado Hazen,
eserrnedio
agrupaban
u"lóié'L*Ii"'no' h;il';;;i "nire8r tlit,
s'aturado,evitar la presencia de aire en el'suelo. para ello- d;;i-
mera.precauciónes eliminar el aire que el agua común ltev^ en-ái_ "o" ;1d:
solución, lo cual puede hacerse,bien por eb"ullición t iá" pó.1" Entre otras fórmuras más compricadas
indicaremos Ia de Loudon
acción del vacío. " (rg53):
En suelos impermeables,para saturar la muestra de suelo hay fogro(ks2) = 1,3ó5+ 5,15,7
[5.22]
-lue aumen-tarIa presión del água intersticial mediante una contrí-
presió!. El ensayo se realiza éntonces en el upár"to triaxial. oor ;"'i1?Í"iñ"ifr:"5:Uil:X',i,.",,?l"X'?;i,|i"""fi:t:ieespecÍnca
La superficie
lo cual será desórito al hablar de este ;ñi;i;'; especíñca¿e una arena viene dada por
rrespondiente. "p"*t"-;;; ra fórmura:
fórmula.t5.5] nos indica que Ia temperatura tiene, a través S = l (.r,S ,a... l x nS o)
, l" ts.23l
oe ra vrsco_srctact,
una influencia importante en el coeficiente de per_ I es un coeficiente de forma que tiene los siguientes
-;;;r"l".r¿'a-"- valores:
meabilidad. Por ello,_la.remperatuia del á.b;
rante el ensayo (fig. 5-7). Si bl ensayo se-ráalizó
"gu; Arena redondeada:
a una temperatura f =t , l
f.r,.] a nosotros nos interesa conoóer el coeficientede peimeabili- Arena semiangulosa:
f =125
dad a una temperatura f2, €mpl€aremosl" iáj""i¿", Arena angulosa: f =lA
\'-k'-"'' xn son las proporcionesen peso de partículas
cada dos tamices respecto al total; comprendidasentre
t'*-.:i,-.:i_i,-r"¡'il: superficies especí-
ftrr: kr"l:L Is.20] esferas un¡rórme-menü-áir,iiu"idas
l".;:.;|; entie ras aberturas de ambos

siendo qq ! ry4 los coeficientes de viscosidad a estas dos tempera- ,","11""?l?l,ll,c;ll?!Hffii,"a rostamices
deabertura
D y D,puede
ob.
turas.
6
Para ensayoscon,gradientesmuy pequeñosen los que se precise gran S ,=
precisión (por ejemplo, para demoiirár ia validez de ü ley áe Darcf
en \/D x D ' fs24)
arcillas) es de destacar el permeámetro diseñadopor olsen cuyo error es inferior al Zvo si D/D'no
úgoo).
y swartzendruber (1962)comprobarot q,.. el crecimiento de bac- la distribución sranurométrica'pol1.ro es payol que 2 (para D 3 D,), y si
-Gupta
terias en arena de cuarzo sometida ar paso de agua hervida y desionizada es logarítmicamenteuniforme.
disminuye grandemente la permeabilidád, a la Jntraáa del p"r*"arrr.t.o, 5] se in.tuvlnlol-"u1:-r", correspondientes
* ,:Xtt.f.Rla a diversos tamices
con el tiempo.
Tesre 5.1
SUPERFICIE ESPE.IFICA DE
ES.FERASCOMPRENDIDAS ENTRE
LAS ABERTURAS Nr rErr,rñES
5.7. Estimación del coeficiente de permeabilidad DE LA A.S.T.M.DADAS
de una arena
saturada por medios indirectos
Designación Superñcle especÍflca
del üamiz (l/cm)
con frecuencia interesa conocer el coeficiente de permeabilidad
de una arena saturada a partir de.fórmulas éÁpiii"ur,'bi;;;;;;;
detectar,posibles errorei de medid" 4-10 19,5
¡r; ;;;;y;; át;;;;"bi tor6 3g,g
"r, del orden de mafnitud del
bien para tener una .dea pr-evia t630
1t_1"..1,,o 71,5
coehcie.nte permeabilidad con-objeto de seleccionar "iu, mues- 3GóO
-de
tras sobre las 156,2
que deben realizarse ensayos. óGI00 3 tl
Entre estas fórmul¡s,_ la más antigua Ls la clásica de Hazen, gu€ 10G200
puede ser expresada de la siguiente manera: 572

La fórmula tszzr sgro^jj


k(cm/seg) : apricable cuando existe menos
l00.F,o Is.zt1 tarnaño inferior al tamiz
200.
de un so/o de
Para curvas sranulométricas
siendo Dro €l tamaño correspondiente al l0 vo de la curva granulo- de udistribución logarÍ-tmica
valor de s se obt'iene rnás normalr, el
métrica en cm. fácilmer¡te mediante ra fó¡i¡ura:
Esta fórmula fue hallada por Hazen en arenas uniformes cuyo
6
tamaño Dro oscilaba entre 0,1 y 3 mm. t:f;;
ts2sI

130
D., el diámctro cle la partlcula con igual superlicie específica que el l,a-pe¡meab¡!!.gd dg testigo cle mucrras rocas sanas.puede
conjulnto, vicne dada por Ia fórmula (Hatch, 1933): ser inferior a l0-r0 cm/s "a(Serafirn, lg70). por ei contra;io, 'él t"r_
tjc.o de.una.arenisca de grano grueso pu-edg tener p"i*éáu¡lidades
l,t5l3lo8"" ts.26l del orden de l0-3 cm/s. La permeabilidad de uná masa de.roca
l o g ,oDo : log,nD"o-
;* que contenga diaclasas viene defrnida por éstas, y puede estár ."*-
prendida entre l0-.' y.10.-a cm/s.. se- deñne así'rrná
siendo D,r.r, el diámetro correspondiente al 15,87o/o de la cuna granulomé' primariao, que es la de la omatriz de roca,,,-y una "per-"ru¡úáá¿
trica. secundariar),que es la de la masa rocosa, incluyendo"fr"rm""bilid;á
áiaclasas, fir,r-
para una porosidad y una forina de los granos dada, la ecuación [5.22]
ras, etc.
se convierte en una fórmula del tipo: Como dato comparativo, da Terzaghi (1934) para la permea6i-
k= CxDr 2 Í5.271 lidad del hormigón compacto los valores exti'emos d; l0-7 a
2 x l0-" cm/s.
La razón de ser de la fórmula de Hazen estriba en suponerque D, es D,n. -
E_rr figura Ap. 4.2 se- ha dibujado el coeficiente de permeabi-
-la
Burmister (1954)señala que se obtiene mejor correlación relacionandok lidad de suelos compactados.
con Dro.
La^fórmula [5.26] indica que para arenasuniformes, .D, está más próxi-
ma a D" que a D,o. Sencilloscálculos nos permiten ver que para Q.ue.r*
coincida'"cónD,o eñ una arena de distribución granulométrica logarítmica 5.9. Presién intergranular y presión neutra o intersticial.
normal debe sei el coeficientede unifonnidad 51,3. Presión efectiva. Ley de Terzaghi. Peso específfeo sumergido

Los suelos saturados que mane.ja el constructor suelen estar for-


mados por dos elementos: partículas sólidas y agua.
5.8. Yalores del coeficiente de permeabilidad

El coeñciente de permeabilidad es una cle las propiedades más


importantes y que más difiere de unos suelos a otros. Quizá una u = Pregión neutra o lnters-
de'las cutttuipiincipales

impermeable.
del radicalmente diferente compor,tamien-
to de una arena y üttu arcilla sea el que la arcilla es mucho más

Podemos citar los siguientes valores típicos del coeficiente de


permeabilidad de los suelos: I
I. s-
ticial.
N. = Fuerza normal intergra-
nular.
N = Fuerza normal total.
S - Area del elemento
de suelo.
I s = A¡ea de contacto entre
Tnsln 5.2 I parüiculas.
DE PERMEABILIDAD
I
VALORES DEL COEFICIENTE

TIPC DE SUI¡LO k (cm/s) NOTAS


-t-I
I
I
-1-1- I

Gravas >l
Arenas gruesas I - l0 - t
Arenas medias l0 - t - l0 - r ) Se pueden drenar
Arenas finas ... l0 - r - 1 0 - r I mediante bombeo. Fig, 5.9, Fuerzrg norm¡les ¡ctuan-
tes en un cortc ¡ tr¡vés de l¡
Arenas limosas l0 - 3 - l0 - 4 ) cuperflcie de contaclo entrc dos
Turba 3 ,8 x l0 - 3 - 1 0 - 7 1 Dren:rje muy escaso- parlículas de un suclo.

Limos, arcillas meteorizadas. l0 - 4 - l0 - 7 \


Muestras inalteradas de limos
y arcillas yesíferas de Ia Consideremos (fig. 5.9) un corte, de área elemental S, que pase
autopista Zaragoza- Alfaja- a través de Ia superficie de contacto entre dos partículas. Si igualzr-
rl n . . . l,5 xl0 *' - 5 x1 0 - e
Terraplén compactado imper-
mos Ia fuerza total normal qr:e actúa sobre S, N, con la fuerza
intersticial y la intergranular normal, tendremos:
meable l0 - ó - lo - E I Prácticamente
Arcillas no meteorizadas ... ... l0 - 7 - l0 - e I irnpermeables.
N: ¿¿( S- s) * Nr Is.28]

133
132
Dividiendo por S y operando, tendremos:
5.10. Sifonamiento. Fuerzas de filtración

o i =o -r(r-i ) Is.2e] En Ia figura 5_t0:. representa un permeámetro


de carsa cons_
if i.!J,Ti'f ?'J.{;lj'¡|'"iif lleque-existe-un-a're
ji_laenlaparte
siendo:
tt"y¡ri".t;r;# la superior,y qúeno
tasparedeq
det rl?li,J"i"ln
o, = En ra misma figüra se indita; iilr;;es
a la que designaiemoscon er nombre de opresión in- efectivas y totales án alturai á. de presiones neurras
*, r' iu-*]r-"rot.u ,le arena.
granularo. "g""
N
o= ; _- pr e s i ó n to ta l .

con los suelos y presionesnormalmente empleadosen insenie-


ría, s/S suele ser_s'm?mente p.q,r"lo, póit.-óil;t, ;;f;;to;"#;_
ticos, la fórmula [5.29] se redüce a:

ai= O- U
ls.:01
En estas circunstancias t(s/sl - 01, Terzaghi encontró
es-la presión de la cual depétá" r" compresión v ra resistencia eu€ o¡
esfuerzo cortante de t n su"io, es decii, al
es la npresión efectivao o,. Sustituyendo d; ü;;"!ion irt"rgr"""r"i
o¡ por o, en Ia fórmula
[s.30] óbtenemos ta olev d" i;;;-;;É{;';p;#fio a" presión efec-
tiva, quizá la ley más importantá á'e ra ffi..iot;'"i"r f.
siriio, F¡g' 5'10' Presiones totales, intcn¡ticiales y efectivas en un perrneómerro dc oujo csccnden¿e.
a' :6- ¡ ,¿
[s.31]
La fórmula l-5.31]ha sido demostrada experimentalmente Para hallarlas hemos razonadodel
repe_ siguiente
tidas veces pu.á preÉiones nor*álá'nd; ;:H;; h;bi;;;;;":'; Por ser la muestra d" seccio" constánte, modo:
bre su vigencia páru ul-tui;;;i;;.r. también Io es. por ranto, ra verocicladde fluio
En la fórmula ts.Jtl se ve craramentgpor qué se designa truái""t. r,iá.a-úriio'también debe sér
c.onstantesegún ra rey de "iDircv.
tam- y
bién con el nombré de lresion nlutra a la presión intersticial. cle presiones neurras -debe .". iir'"ui.según ru é."u"iál ii.ri, I" i"i,
si admitimos que ei contacto entrJ i;t-;;;;;;j"i-"r'i,int"ur, fondo y en la parte superior de-la arena T;; irJJál-,". neutras en el
resulta que una pártícula sólida se encuentra totatmente son iguares a las diferen_
de. lÍquidb.. si _no'luy
Snoui'ní.nJo-á"i-uq"il;; jJár.*o,
rodeada
apricar er :'i'bt:.?l'i,T,;:lr$' *;5:"T'" * " constanté,¿; ü iñ;;á;^;
Principio de Arquímedes, y resurt-aque ras presiones En cuanro' a rá JJ.ñitones
pcidráir_calcular'directamerit" efectivas se Ft totaresse halla a partir de los
;j'. ñ;;' co sumer_ pesos de los mate¡iaÉr .¡t"adór-encimi d;;;á;;apa
gido" y': "rnpti;;; de arena.
"specífi !3 lrv de presion"r se ha[a por diferencia.
si continuámos subienáo
"f""ti"uJ
;i;t";i-¡;
quierda, llegará un momento en que li.i"'"li-'ra rama de la iz_
Wr- V, x ^/.
-:, larán simultáneamente'enroda ra las presionesefectivas se anu_
v, masa a" ;;;;. En ese instante,
o sea: toá".""ii.t"*il^-/'?",a
[ ffi?i,a;";;in,Lil1",u ü ú;;;i;;
Y' : yt-(l - n) y , Este fenómeno se producirá cuando
o lo que es igual:
Is.32]
|'= Tr"turn,to- y.
Is.::1 ¡l + A ¿:H x 7¡¡t¡r¡rl o
Y,s
es decir, cuando ei gradiente hidiáuiico valga: miento. Sin entrar en la discusión de qué es lo más apropiado, lla-
maremos a este segundo fenómeno ttlbifícación, pará dístinguirlo
. 7:sluredo del primero.
l": --t
/$
Is.34] Consiste en Ia apertura, por.erosión regresiva (fig. 5.ll) de uno
o varios conductos a través del suelo.- Estos conduótos, si las cir-
cunstancias no varlan, irán aumentando de sección y pueden con-
Este valor del gradiente hidráulico se llama ngradientecrítico,, ducir a la ruina de la obra.
de la tabla 3.1 vemos que zuele
y consultando los ialores de /slrur¡¿o Ambos fenómenos están relacionadgg y es frecuente, por ejem-
éstar próximo'a la unidad. plo, que en condiciones próximas al sifonamiento, éste no llegue,
Si Ll agua que rodea a los granos de suelo se encuentra en movi- porque antes se produce una ',urbificación brutal que vacía tJtal-
miento, aáemás del empuje de Arquímedes actu_ará_n sobre el e.sq¡rq-
mente la reserva de agua, anulando el gradiente. Esto suele ser
leto de'suelo unas fueizai, llamaáas ,,fuerzasde filtraci$¡u, dirigi- debido a que se produce la condición de sifonamiento en puntos
d; en la dirección de la corriente, y cuyo valor por unidad de vo- deternlinados tan sólo, bien sea por co-ndiciones geométricás que
lumen total es: concentran las líneas de corriente en algunos puntos, o bien por
¡ - i.''* Is.3s] heterogeneidades del terreno. Estos sifonamientos localizados ini-
cian li erosión regresiva y la tubificación.
En el permeámetro de la figura 5.10,-las presiones efectivas se
pueáen hallar también restandolpara cada valor d. 44, ? lol pesos
5"*"igiaos que actúan sobre cada unidad de superficie las fuerzas
de ñltración:
6' : (f'- íy*)AFI Is.35bis]
es decir:

-+)'"
+:(*-r)"":(* FIg. 5.11. Tubiñc¡clón dc un¡ presa de tlerra por erosiún intcrn¡ rcgtesiva.
Para dH : H:

o' ( 7- ' u' ono La condición de sifonamiento que hemos establecido es inde-
-i-H_ , , h: -I) H- , 'h
)-Yr\Z* l pendiente del coeficiente de permeabilidad del terreno y de su na'
turaleza, pero observamos que el fenómeno puro apenas se presenta
que es el valor que habíamos obtenido anteriormente. más que en arenas finas, de donde viene el concepto de (arenas
^ la obtene-
Lt condición para que se produzca el sifonamiento movedizaso.
mos anulando o' én la écuacióñ [s.¡o], es decir: Según Taylor (1961) esto se debe a que el caudal que precisan
es menor que en suelos más gruesos, pero lo cierto es que, en con-
. )' J'saturado r diciones párticulares, creadas por el hombre (agotamiento de exca-
aC -
vaciones, construcciones de presas, etc.) se llega muchas veces a
7'* fw
las proximidades del sifonamiento, y lo que suele Presentarse (ex'
cepto en las arenas finas) es la tubificación.
Esto tiene diversas explicaciones, de las cuales la más plausible
5.11. Tubifrcación, Ensayo de erosión interna es que existen masas muy homogéneas de arena fina uniforme, que
además se depositan (poi la forma cuasiesférica de sus partículas)
El fenómeno que acabamos de describir (sifonamiento) se ma- con densidad también uniforme. Los suelos más gruesos tienen
nifiesta como verdadera licuefacción de una masa de terreno. Esto gradación más extendida, con lo cual tienen segregacianes locales
Ñ;;; * tu realidad, y tiene su ejemplo. más espectacular en las óue inician la erosión. Aun en el caso {e que se depositasen suelos
arenas movedizas que éxisten en muchós lugares. En ellas, por cir- Éruesos unifor¡nes, habrían sido infiltrados probablemente, con
cunstancias topogfáficas o de otro género, el agua _tiege un gra' iosterioridad a su depósito, por aguas turbias (ue_aportarían-finos
diente vertical^ad-ecuado para anular las presiones efectivas. de manera irregular. Estos finos no penetran en los poros de las
Pero es más frecuente otro fenómeno que, al menos en su ini- arenas finas, pues se depositan a la entrada precisamente por la
ciación, es de menor escala y que también se suele llamar sifona- pequeña velocidad del agua ñltrante.

136
En determinados suelos arciiiosos, Ios tuLos formados tienen mo al límite prástico.y la-muestra debe quedar
gran estabilidad, y es posible que el proceso se estabilice,sin más, almacenada24 ho_
ras después d-e añadirle .l ág"-", y antesTe-ll;p""turtu.
durante meses o años. Pero en otras arcillas y en prácticamente En uno de los extremos dé la
todos los osuelosde transiciónr (ver 5 2.1\ la eiosión los ensancha cónico
con gran rapidez, conduciendo a la catástrofe. El cíndice de dis- f"i¡ó,Jo queseveen
conducto de I mm-mediante .rr,"li!::,:ü;: l¿:;i.? l?oii,li?1.3i
persiónn (5 2.3.4) es impor-tante para prever el comportamiento ugu"¡"á"rir]r.J"iones. Despuésse
arma el permeámetro tar como se repres."l"
del suelo en esta eventualidad; pero sñerard ha puesto a punto procede a hacer pasar-er agua, .r,"i""'í*-r"""; ;.
trica, sucesivameñre,de 50I ttio.y d" artura piezomé_
"on^áií"r."iil
3s0 ;;.'i,r,'"ud"
escalonesse deia pasar,el agua dúrllt-e l'o'rñ"*inutos, uno de ros
el caudal. Se obieiva, ademái, lo t"r!iá", ¿él u"*ru midiendo
si al comenzaf el ensavo con los so mm a"?t,rr"
no pasa,es que el agujero ie ha derrumb-aá;. s; á.r.r*u de agua ésta
metro y se vuelve a abrir, o mejor se sella el antiguo y el permeá_
col¡fRoL oE LA
. PRESIOII OE AGUA

nuevo. se abre uno


si bajo la. carga de.50 mm er
s.eguirpasando,-el Lgua sale-turbia, sin acrararseal
.suelo es muy diipersabl".-ñ;;;ñ;;;';i"I"i_
dal aumentará h1s1allegar a eérar óontrorad" ;;t ;;ú;iñ;;
por e,l agujero
.del_tapóntroncocónico, el ñl di .n esas condicio_
nes alrededor de r5.cm!/s. continqar él *i"yó á,rr"rrt" I0
Si el agua sisue_saliendoturbia, el suelo ¿;áirJñ;bl;;"i;;;;; minutos.
C ¡ L IN D R O D E PL ASÍIC O

C O T {O D E P L A S T I C O
COl. OñlFlClO DE l.Or!ñ. R E J I L L AS
ha terminado. Se d,esarmael permeámetro y s'e-ooserva el estado
del agujero. si todo ha ocuriido no.-áÍrri"nt", ,á-t;b; ;;;_
chado hasta 2 mm ó 2,5 mm de diámetio.
C N AVIL L A si a los cinco minutos de estar pasando el agua, con los 50 mm
A€UA COil CANEA
CONSTAI I TE
de carga, sale ya clara o casi clará y. el cáuául-i" ha estabirizado,
la carga a 180 mm. Hacer-lo mismó-sid;ñ;¿;;;ñ;
aT::_t-"t
minutos el agua sale un
(generalmentees menor de .poco turbia, pero er cauda[;; il;;i;
G RAV I L LA 0,8 cm3/s).-
Bajo.la,carga de.t80 m_m,como antes, continuar hasta l0 mi_
nutos
¿,u cm'f :i el .agua :ulq turbia y el caudal u,r*ár,t" h";;;
s. sl es asÍ, desmontar el aparato y observar"f,oi" el asuiero
O R I F I C I O D E 1 .0 D i l
entre 4 y 7,5 mm de diámeiro. et ,*to .;ffi;;;:
3g.l ¡rr¡. T I U E S T R A OE AR C IL L A
^q:-.,j.:?.Ill-o!
saDte, ar¡nque no tanto como en el caso anterior.
COITPACTAOA si con los 180 mm de carga el agua sigue saliendo clara o casi
clara, y q lo.s 5 minutos el cáudar e"stá.it"rriiL"d;;1";;;;láente
por^debajo de 1,5 cmr/s, aumentar Iu .arta á jgó **.
Flg. 5.f2. Enseyo de Shen¡d pere ta susccptibüided dc los Qi.,qlagua sigue saliendo clara y a losi *in"ios el caudal está
¡uelos I l¡ erosión lnler¡o. estabilizadoa un nivel inferior u 3,s cmr/s (generalm."tá o Á""o,
que.2,0 cm3/s), desmonrahel apar?to. y'obi-"rrái éi ági"r"."É;;
tendrá un diámetr?_:" generai inferidr i-**, o poco mayor.
El suelo será calificado de "
dispersabl¿":----'
otro ensayo más directo, _que c,onsiste en observar el comporta- "poco
si con los 380,mm de carg:a-elagua sare turbia y no se acrara
miento de una muestra de suelo, en la que existe un conducto hasta los l0 minutos,.y el cauáal aurientá-rrurá
de I mm de diámetro, producido por medio de un pinchazo con óuizá estabilizarse
en poco más de 3-cmr/¡ (que borrespondecasi al'có-nt.rt-?;;;;
una aguja g trócar de esas dimensiones, y por el cual ie hace circu-
t¡oncocónico) yJuego el agujero tiene un diámeiro6;;i;;;;;;;;
Iar agua (fig. 5.12).
oe z mm, el suelo se calihcará de -
La muestra se prepara en el molde de Harvard (S 7.3) y tiene
sherard ha efectuado numerosos "medianamente dispersable,n.
38 mm de longitud. se compacta en 5 capas, dándosé a cuáa una ensayos con ios suelos de
ló aplicaciones dgl pisón, pfovisto del múelle de ó,8 kg (15 rb) de o\lahoma y- Mississipi, en particulai Deoue_
tuerza, lo cual viene a producir una compactación equivalente al ñas presas de tierra, muchás de las cuales"o"-ür-á"-i,r*"rosas
ha;-Jf;ia; t-ñiñ"-"l;;_
95 vo del Proctor normal. El contenido de ñumedad debe ser próxi- nes, por estar construidas sin filtros graduado, y--Ct
uúentos, vol. II). un número mucho mayor, réiátiii¡á
ha resiltiáo
"r, ""*bio,

138
a pesar de esa circunstaneia. Sherard, aparte de los criterios oue ción de tensiones anteriormente aplicadas,y también de su altera-
acabamos de reseñar, basados en el ensayo de erosión interna, ^en- bilidad.
iuentra el siguiente, preliminar, basado eh el índice de dispersiónt