Sei sulla pagina 1di 2

Leonardo Petit C.I. 24.914.

387
Informática II, sección 3M

LA EMERGENTE SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO

Nuestra vida gira entorno a problemas y retos, propuestos o no, a los que
debemos afrontar y encontrar una solución, no obstante, hallaremos dos términos entre
los posibles resultados, éxito y fracaso. Obtener uno u otro dependerá de los métodos y
estrategias planteadas para la posible solución del inconveniente. El no saber qué hacer
ante un determinado problema, no quiere decir que se esté fracasando, ya que, si se
acepta ignorar el tema, estaremos del lado correcto, debido a que se genera una duda, a
la que estaremos motivados a encontrar una respuesta, de acuerdo a la información
obtenida por nuestros sentidos (experiencia), esto lo procesamos con el pensamiento,
producto de un lenguaje.

Por ejemplo, si 20 personas están perdidas en medio de una nevada, y solo una
descubre cómo hacer fuego, los 19 restantes dependerán de este para obtener calor, por
lo menos hasta que aprendan unos cuantos más, esto se traducirá en poder. Michel
Foucault, nos dice a través de su obra que, “conocimiento es poder”, y tiene toda la razón,
porque a través de este maravilloso don podemos controlar que una situación no salga de
control. Si yo desconozco que hare mañana, terminare por no salir de casa, o mejor aún si
desconozco los sonidos y alfabeto de un determinado idioma que rige a una sociedad
tendré un colapso psíquico y, tendré que acudir a quien hable mi idioma materno y el que
necesito, solo aceptando que no se el ultimo podre generar nuevo conocimiento. Lo que
llevaría afirmar que la propiedad más importante es la intelectual y no la física, porque
necesitamos de ese conocimiento para podernos desenvolver en casa, la escuela,
universidad, trabajo, viaje o simplemente ante un determinado problema.

Si volvemos a Foucault y analizamos lo dicho anteriormente, dependerá de cada


quien si desea compartir o no dicha información, es verdad, que el conocimiento no
puede ni ser palpado y menos robado, pero si puede ser aprovechado para transformar
nuestra sociedad, ya que cuando es llevado a la práctica se transformara en productos y
servicios, de los que dependerán muchas personas, creando así una economía basada
en el saber, donde se intercambia un bien, producto del saber a cambio de intereses
monetarios o simplemente a cambio de otro conocimiento y la enseñanza, por ejemplo, si
alguien creo un sistema de abastecimiento de comida, necesitara de quien sabe
producirla, y este a su vez necesitara quien sabe cómo hacer sistemas de
abastecimientos de agua, y así sucesivamente, suceso que se convierte en una red de
conocimientos independientes pero interrelaciónanos entre sí. En otras palabras, para
crear algo nuevo se necesita de un conocimiento base, es decir, de otros conocimientos.

El conocimiento y la innovación van de la mano para crear habilidades,


herramientas (tecnologías) que permitan simplificar la complejidad de tareas que antes
eran vistas dificultosas. Este es el caso de internet, una herramienta innovadora que
permitió la agrupación de informaciones, donde entra en juego las Tecnologías de la
Información y la Comunicación (TIC). Difundir una información generada mediante el
conocimiento, es una tarea menos tediosa a través de herramientas textuales y
multimedia, donde se agrupa texto, video, imagen y sonido, ejemplo de ello es la página
web. Nuestra vida gira en torno al saber, pero no por ello se debe discriminar a quien no
sabe, aquí es donde entra en juego la enseñanza, el aprendizaje y la sabiduría. El
conocimiento puede ser usado para bien o mal, depende de nosotros darle el uso
correcto.

“La única defensa contra el mundo


es un conocimiento perfecto de él” (John
Locke)