Sei sulla pagina 1di 13

Sistemas y Aparatos Orgánicos

También llamado organismo, es un conjunto de células que forman una


estructura muy organizada y compleja, en la que intervienen sistemas de
comunicación molecular, que se relaciona con el ambiente con un
intercambio de materia y energía de una forma ordenada y que tiene la
capacidad de desempeñar las funciones básicas de la vida que son la
nutrición, el crecimiento, la relación y a ser posible la reproducción, de tal
manera que los seres vivos actúan y funcionan por sí mismos sin perder
su nivel estructural hasta su muerte.

Las células que componen cualquier organismo no se hayan dispersas al


azar, sino que suelen encontrarse agrupadas en tejidos de células
diferenciadas de la misma naturaleza y con un comportamiento
fisiológico común, los cuales se distribuyen en órganos y estos a su vez
en sistemas.

Los sistemas orgánicos comparten cierta coherencia morfo-funcional,


tanto en sus órganos y tejidos, como en sus estructuras y origen
embriológico. Será precisamente la unión organizada de todos estos
sistemas (o conjuntos de sistemas, denominados aparatos) la que dé
lugar al organismo completo. Los órganos son estructuras corporales de
tamaño y forma característicos, que están constituidos por masas
celulares llamadas tejidos y que llevan a cabo funciones vitales
específicas. Ejemplos: el estómago, hígado, cerebro, etc.
El conjunto de órganos que realizan una función común y representan un
nivel de organización importante del cuerpo humano reciben la
denominación de sistemas orgánicos. Sin embargo, existen diversas
opiniones entre los autores acerca de este tema, que crean algunas
confusiones, como las relacionadas con los conceptos de sistema y
aparato, la cantidad de sistemas establecidos y los órganos que lo
componen.

En las ciencias biológicas se utilizan las denominaciones de sistema y


aparato para designar al conjunto de órganos que contribuyen a
realizar una función general común, aunque existen diferencias en la
acepción de estos 2 términos.

Un Sistema está compuesto por órganos homogéneos o semejantes


por su estructura y origen, pues en su estructura predomina un mismo
tipo de tejido originado de una determinada hoja germinativa, los
Sistemas son: a) Óseo, b) Muscular y c) Nervioso). Mientras que un
Aparato está constituido por órganos heterogéneos o diferentes, los
Aparatos orgánicos son: a) Locomotor, b) Digestivo, c) Respiratorio, d)
Urinario, e) Genital, f) Endocrino y g) Circulatorio).

Sin embargo, algunos autores consideran la semejanza de estructura


basada en un plan estructural común, por lo que también incluyen como
sistema otras agrupaciones de órganos (sistemas digestivo, respiratorio,
urinario, genital y cardiovascular).

Otros autores estiman que todos los sistemas que concurren en la misma
función forman un aparato (aparatos de la vida de relación, de nutrición y
de generación). También se subdividen los sistemas en otros más
limitados, por lo que aumenta su número. Además, hay diferentes
criterios al precisar los componentes de determinados grupos de órganos
(endocrino, hemopoyético y circulatorio).

Por las razones antes expuestas, los términos sistema y aparato se usan
indistintamente, aunque la tendencia predominante es emplear la palabra
sistema.

Contribución del grupo carbohidratos en la producción de


energía
Los carbohidratos, también llamados glúcidos o hidratos de carbono, se
pueden encontrar casi de manera exclusiva en alimentos de origen
vegetal. Constituyen uno de los tres principales grupos químicos que
forman la materia orgánica junto con las grasas y las proteínas. Los
carbohidratos son los compuestos orgánicos más abundantes de la
biosfera y a su vez los más diversos. Normalmente se los encuentra en
las partes estructurales de los vegetales y también en los tejidos
animales, como glucosa o glucógeno. Estos sirven como fuente de
energía para todas las actividades celulares vitales.

Aportan 4 kcal/gramo al igual que las proteínas y son considerados


macro nutrientes energéticos al igual que las grasas. Los podemos
encontrar en una innumerable cantidad y variedad de alimentos y
cumplen un rol muy importante en el metabolismo. Por eso deben tener
una muy importante presencia de nuestra alimentación diaria.

La fibra debe estar siempre presente, en una cantidad de 30 gr. diarios,


para así prevenir enfermedades y trastornos de peso como la obesidad.
En todas las dietas hipocalóricas las frutas y verduras son de gran ayuda,
ya que aportan abundante cantidad de nutrientes sin demasiadas
calorías. Las funciones que los glúcidos cumplen en el organismo
son, energéticas, de ahorro de proteínas, regulan el metabolismo de las
grasas y estructural.

Energéticamente, los carbohidratos aportan 4 Kcal (kilocalorías) por


gramo de peso seco. Esto es, sin considerar el contenido de agua que
pueda tener el alimento en el cual se encuentra el carbohidrato.
Cubiertas las necesidades energéticas, una pequeña parte se almacena
en el hígado y músculos como glucógeno (normalmente no más de 0,5%
del peso del individuo), el resto se transforma en grasas y se acumula en
el organismo como tejido adiposo.
Se suele recomendar que mínimamente se efectúe una ingesta diaria de
100 gramos de hidratos de carbono para mantener los procesos
metabólicos. Ahorro de proteínas: Si el aporte de carbohidratos es
insuficiente, se utilizarán proteínas para fines energéticos, relegando
su función plástica.

Regulación del metabolismo de las grasas: En caso de ingestión


deficiente de carbohidratos, las grasas se metabolizan anormalmente
acumulándose en el organismo cuerpos cetónicos, que son productos
intermedios de este metabolismo provocando así problemas (cetosis).

Estructuralmente, los carbohidratos constituyen una porción pequeña del


peso y estructura del organismo, pero de cualquier manera, no debe
excluirse esta función de la lista, por mínimo que sea su indispensable
aporte.

Carbohidratos simples:

Son los monosacáridos, entre los cuales se encuentran la glucosa y la


fructosa, que son los responsables del sabor dulce de muchos
frutos. Con estos azúcares se debe tener cuidado ya que tienen
agradable sabor y el organismo los absorbe rápidamente. Su absorción
hace que nuestro organismo secrete la hormona insulina que estimula el
apetito y favorece los depósitos de grasa.

El azúcar, la miel, mermeladas, golosinas, etc. Son Carbohidratos


Simples de fácil absorción.
Otros alimentos como la leche, frutas y hortalizas los contienen aunque
distribuidos en una mayor cantidad de agua.

Este tipo de Carbohidratos que son elaborados a base de azúcar


refinadas tienen un alto aporte calórico y bajo valor nutritivo, por lo que
se debe consumir de una manera moderada

Carbohidratos complejos:

Los Carbohidratos complejos son los Polisacáridos. Entre ellos se


encuentran la fibra integral, avena, arroz, harinas, papas y el almidón
presente en los tubérculos.

El organismo utiliza la energía proveniente de los carbohidratos


complejos de a poco, por eso son de lenta absorción. Se los encuentra
en los panes, pastas, cereales, arroz, legumbres, maíz, cebada, avena,
etc. Estos se descomponen en glucosa más lentamente que los
carbohidratos simples y por lo tanto proporcionar una corriente
progresiva constante de energía durante todo el día.

Siempre es más recomendable consumir este tipo de carbohidratos que


los simples.

Contribución del grupo carbohidratos en la producción de


energía

Los carbohidratos, también llamados glúcidos o hidratos de carbono, se


pueden encontrar casi de manera exclusiva en alimentos de origen
vegetal. Constituyen uno de los tres principales grupos químicos que
forman la materia orgánica junto con las grasas y las proteínas. Los
carbohidratos son los compuestos orgánicos más abundantes de la
biosfera y a su vez los más diversos. Normalmente se los encuentra en
las partes estructurales de los vegetales y también en los tejidos
animales, como glucosa o glucógeno. Estos sirven como fuente de
energía para todas las actividades celulares vitales.

Aportan 4 kcal/gramo al igual que las proteínas y son considerados


macro nutrientes energéticos al igual que las grasas. Los podemos
encontrar en una innumerable cantidad y variedad de alimentos y
cumplen un rol muy importante en el metabolismo. Por eso deben tener
una muy importante presencia de nuestra alimentación diaria.

La fibra debe estar siempre presente, en una cantidad de 30 gr. diarios,


para así prevenir enfermedades y trastornos de peso como la obesidad.
En todas las dietas hipocalóricas las frutas y verduras son de gran ayuda,
ya que aportan abundante cantidad de nutrientes sin demasiadas
calorías. Las funciones que los glúcidos cumplen en el organismo
son, energéticas, de ahorro de proteínas, regulan el metabolismo de las
grasas y estructural.

Energéticamente, los carbohidratos aportan 4 Kcal (kilocalorías) por


gramo de peso seco. Esto es, sin considerar el contenido de agua que
pueda tener el alimento en el cual se encuentra el carbohidrato.
Cubiertas las necesidades energéticas, una pequeña parte se almacena
en el hígado y músculos como glucógeno (normalmente no más de 0,5%
del peso del individuo), el resto se transforma en grasas y se acumula en
el organismo como tejido adiposo.
Se suele recomendar que mínimamente se efectúe una ingesta diaria de
100 gramos de hidratos de carbono para mantener los procesos
metabólicos. Ahorro de proteínas: Si el aporte de carbohidratos es
insuficiente, se utilizarán proteínas para fines energéticos, relegando
su función plástica.

Regulación del metabolismo de las grasas: En caso de ingestión


deficiente de carbohidratos, las grasas se metabolizan anormalmente
acumulándose en el organismo cuerpos cetónicos, que son productos
intermedios de este metabolismo provocando así problemas (cetosis).

Estructuralmente, los carbohidratos constituyen una porción pequeña del


peso y estructura del organismo, pero de cualquier manera, no debe
excluirse esta función de la lista, por mínimo que sea su indispensable
aporte.

Carbohidratos simples:

Son los monosacáridos, entre los cuales se encuentran la glucosa y la


fructosa, que son los responsables del sabor dulce de muchos
frutos. Con estos azúcares se debe tener cuidado ya que tienen
agradable sabor y el organismo los absorbe rápidamente. Su absorción
hace que nuestro organismo secrete la hormona insulina que estimula el
apetito y favorece los depósitos de grasa.

El azúcar, la miel, mermeladas, golosinas, etc. Son Carbohidratos


Simples de fácil absorción.
Otros alimentos como la leche, frutas y hortalizas los contienen aunque
distribuidos en una mayor cantidad de agua.
Este tipo de Carbohidratos que son elaborados a base de azúcar
refinadas tienen un alto aporte calórico y bajo valor nutritivo, por lo que
se debe consumir de una manera moderada

Carbohidratos complejos:

Los Carbohidratos complejos son los Polisacáridos. Entre ellos se


encuentran la fibra integral, avena, arroz, harinas, papas y el almidón
presente en los tubérculos.

El organismo utiliza la energía proveniente de los carbohidratos


complejos de a poco, por eso son de lenta absorción. Se los encuentra
en los panes, pastas, cereales, arroz, legumbres, maíz, cebada, avena,
etc. Estos se descomponen en glucosa más lentamente que los
carbohidratos simples y por lo tanto proporcionar una corriente
progresiva constante de energía durante todo el día.

Siempre es más recomendable consumir este tipo de carbohidratos que


los simples.

Enfermedades de transmisión sexual

Son causadas por más de 30 distintas bacterias, virus y parásitos;


la mayoría pueden conducir a enfermedades crónicas, esterilidad y
eventualmente la muerte.

Sin embargo, a pesar de su alta incidencia, muchos jóvenes y adultos las


desconocen. Y no se hacen suficientes esfuerzos para prevenirlas y
controlarlas.
Son las enfermedades de transmisión sexual (ETS), que a nivel mundial
afectan a uno de cada 10 jóvenes de entre 15 y 24 años y a cada vez
más adultos mayores de 45 años.

En América Latina, la falta de datos y estadísticas dificulta hacerse una


idea general del panorama. Y los estudios disponibles demuestran que la
incidencia de estas enfermedades varía drásticamente de país a país e
incluso de un área geográfica a otra dentro de cada nación.

A continuación la lista de las 10 enfermedades de transmisión sexual


(ETS) más frecuentes en el mundo entero:

CLAMIDIA

Es la enfermedad bacteriológica más común. Se transmite a través del


sexo vaginal, anal y oral. También al compartir juguetes sexuales o de la
madre al hijo durante el embarazo o el parto.

Se cura con un antibiótico y la mejor prevención es el preservativo. Se la


conoce como “la infección silenciosa” pues en la mayoría de los casos no
manifiesta síntomas. Puede infectar las células del cuello del útero, la
uretra, el recto y, a veces, la garganta y los ojos.

Si no se detecta a tiempo puede provocar la enfermedad inflamatoria


pélvica (EIP), cuyas consecuencias son el dolor pélvico crónico y
esterilidad.

En las mujeres, los síntomas son flujo abundante, sangrado anormal


entre los períodos menstruales o durante el acto sexual, dolor al tener
relaciones o al orinar y en la parte baja del abdomen.

En los hombres se manifiesta con un líquido blancuzco que sale de la


uretra y dolor al orinar o en los testículos.

GONORREA O BLENORRAGIA

La gonorrea es una infección bacteriológica de transmisión sexual que


puede infectar la uretra, el cuello del útero, el recto, el ano y la garganta,
si se ha practicado sexo oral. Los síntomas normalmente aparecen entre
1 y 14 días después de la relación sexual.
Es posible no tener síntomas, y los hombres suelen notarlos más que las
mujeres. Los síntomas pueden ser ardor al orinar, líquido blanco o
amarillo del pene, flujo vaginal amarillento e irritación o flujo del ano.

Una infección de gonorrea durante un embarazo puede causar


problemas graves al bebé. Si una madre está infectada puede pasarle la
gonorrea a su bebé durante el parto.

Se cura fácilmente con antibióticos. Pero si no se trata, en la mujer la


gonorrea –así como la clamidia- se puede convertir en enfermedad
inflamatoria de la pelvis que puede impedirle tener hijos.

Si no se trata en los hombres, también puede dejarlos estériles.

SÍFILIS

Aunque se cura fácilmente con antibióticos o penicilina, causa miles de


muertes en todo el mundo. Se contagia por sexo oral, vaginal o anal, por
contacto con la piel de un infectado o al compartir juguetes sexuales.
También se puede transmitir en una transfusión de sangre. Se lo puede
contagiar la embarazada a su bebé, lo que se conoce como sífilis
congénita.

Los síntomas coinciden en hombres y mujeres pero pueden ser difíciles


de identificar –parecidos a los de la fiebre y la gripe- e incluso
imperceptibles.

En una primera etapa, dos o tres semanas después de que la bacteria


haya entrado en el cuerpo, aparecen unos chancros (lastimaduras),
generalmente indoloros. Si no se trata durante mucho tiempo, la sífilis
puede provocar graves daños al corazón, el cerebro, los ojos y otros
órganos internos y provocar la muerte.

HERPES GENITAL

El herpes genital es un virus similar al del herpes que aparece en la boca


y se transmite por vía sexual. También puede trasladarse a la boca
durante el sexo oral.

A veces los síntomas aparecen mucho tiempo después de al infección,


incluso años.
El virus produce unas dolorosas úlceras alrededor de la vagina y en el
pene. Al igual que el herpes labial, una vez que el virus entra al cuerpo
permanece ahí durante toda la vida, así que las úlceras pueden
reaparecer.

VIH/SIDA

El Virus de la Immunodeficiencia Humana (VIH) infecta a las células del


sistema inmunológico y las destruye, reduciendo la capacidad del cuerpo
para protegerse de otras infecciones y del cáncer.

No hay cura: la persona queda infectada de por vida. Si empieza a


desarrollar infecciones o cáncer se considera que tiene Síndrome de
Inmunodeficiencia Adquirido, sida.

El VIH se transmite sólo a través del ingreso de sangre, semen, fluidos


vaginales o leche materna al cuerpo. Las dos maneras más frecuentes
de contagiarse es por sexo vaginal o anal sin condón o por compartir
jeringas o agujas infectadas. El virus puede pasar de madre a bebé antes
o durante el parto y al darle de mamar.

Otras vías de contagio son las transfusiones de sangre, el sexo oral y en


menor medida en el dentista o a través de besos, si ambas personas
tienen heridas en la boca.

Los síntomas no son inmediatos. La única forma de detectar el virus es


por medio de un examen de sangre.

TRICONOMIASIS

Causada por el protozoo Trichomonas vaginales, es una ETS muy


común. Casi siempre se transmite por contacto sexual. En las mujeres,
infecta las células de la vagina y la uretra (el orificio para orinar), en los
hombres las de la uretra.

Se transmite por sexo vaginal, compartir juguetes sexuales o de la


embarazada al hijo.

Casi la mitad de las mujeres no presentan síntomas. Las molestias


pueden aparecer desde 3 a 21 días después de contraer el parásito. En
las mujeres, los síntomas son flujo blanco o de mal olor, picazón o ardor
en la vagina, dolor al orinar y/o al tener relaciones sexuales y molestias
abdominales.

CONDILOMAS (HPV)

Los condilomas o verrugas genitales son sumamente comunes y


contagiosas, causadas por el virus del papiloma humano, VPH o HPV,
por sus siglas en inglés. Se transmite al mantener relaciones sexuales
por vía oral, genital o anal con un infectado aunque también puede
contraerse con simple contacto de piel a piel.

Se manifiesta en forma de verrugas localizadas en los genitales o el ano.


Sin atención médica, las verrugas crecen y toman una forma similar a
una coliflor.

En los hombres, las verrugas genitales se pueden observar


generalmente en la cabeza del pene. En las mujeres, algunos tipos de
HPV -hay más de 100- pueden llegar a producir cáncer del cuello del
útero. Los síntomas incluyen, además de las verrugas, malestar
permanente en la zona genital. Si una mujer embarazada tiene
condilomas, su hijo puede infectarse durante el parto.

CANDIDIASIS

Es causada por un hongo llamado Cándida albicans que vive en la piel,


la boca y las áreas genitales. Generalmente se mantiene bajo control,
pero a veces crece y produce esta enfermedad.

El uso de ropa ajustada, como jeans o ropa interior de materiales


sintéticos que no favorecen la ventilación, el embarazo, la quimioterapia,
diabetes, VIH u otras enfermedades que afectan el sistema inmunológico
o el uso de productos que irriten la vagina, como jabones o champúes
aumentan el riesgo de Candidiasis.

El hongo puede contagiarse a través del sexo vaginal, anal u oral, por los
dedos o por compartir juguetes sexuales.

LADILLAS

Las ladillas o piojos púbicos son unos molestos y pequeños parásitos


que se clavan en la piel para alimentarse de sangre. Viven en el vello
corporal, especialmente en el vello púbico, aunque también pueden
encontrarse en el vello de las axilas, la cara o el pecho. Los piojos son de
color amarillo-gris y usan sus pinzas para agarrarse a las hebras de
cabello.

Las ladillas se pasan fácilmente durante el sexo, pero también se pueden


pasar compartiendo ropa, toallas o ropa de cama con alguien que las
tiene. Las ladillas no pueden trasmitirse por medio de asientos de inodoro
o en piscinas.

Los síntomas son picazón e inflamación en la piel. A veces se pueden


ver los piojos y los huevos, y también puntos de sangre ya que los bichos
se alimentan de los vasos sanguíneos de la piel.

SARNA

Es una infección de la piel causada por un minúsculo parasito que anida


en la piel y deposita huevos. Se transmite fácilmente a través de contacto
físico cercano o sexual. Los niños también pueden contagiarse si están
cerca de alguien con sarna.

Los parásitos se alojan en la zona genital, las manos, entre los dedos, en
muñecas y codos, axilas, el abdomen, el pecho, alrededor de los
pezones en las mujeres, en los pies, los tobillos y las nalgas.

Los bichos sobreviven 72 horas lejos de la piel, por lo tanto pueden estar
presentes en la ropa, la cama y las toallas. Algunas personas no
perciben los síntomas, que pueden estar ausentes incluso hasta seis
semanas después de contraer el parásito.

Los síntomas son gran picazón – que a veces ocurre sólo de noche-
irritación y lastimaduras por rascarse.

el ordenamiento jurídico las desviaciones del derecho lo antijuridico lo arbitrario y lo discrecional

Las Desviaciones del Derecho


Deja un comentario

Se desvía el derecho cuando se utiliza para fines distintos al bien común.

Lo Antijurídico:

La definición académica de lo antijurídico es todo lo que es “contrario al derecho”. El


ciudadano que viola la norma de derecho tiene una actuación antijurídica, por lo que se dice
que lo antijurídico es un elemento esencial del delito. A diferencia de lo que ocurre con la
arbitrariedad, también los órganos del Estado incurren en antijuricidad, por ejemplo: si deja de
cumplir un deber, abusa de la autoridad, incurre en concusión, se dice que son actos
antijurídicos del órgano.

Arbitrariedad y Derecho:

Arbitrariedad es todo acto o proceder caprichoso, contrario a la justicia, a las leyes, inspirado
por un propósito de maldad. Delgado Ocando considera que la arbitrariedad debe ser
concebida como falla efectiva en la concatenación temporal de normas, es decir, defecto de
eficiencia. Sólo el órgano del Estado puede cometer arbitrariedad, de hacerlo un particular
será ilicitud. La arbitrariedad con respecto al derecho puede ser aceptada por este, a través de
la historia han existido normas de Derecha Positivo injustas y crueles. En el Derecho Romano,
en las guerras de este siglo, etc.

Arbitrariedad y Justicia:

Pueden aprobarse leyes contrarias al sentimiento o propósitos colectivos, desde el punto de


vista formal son leyes, pero si van en contra de los ideales de justicia, como virtud e igualdad
estamos frente a la arbitrariedad. Las leyes justas, leyes que imponen un deber de conciencia,
nunca pueden llamarse arbitrariedad, por que si bien es cierto que pueden existir normas
jurídicas arbitrarias, la justicia no puede ser arbitraria porque dejaría de ser justicia.

La Arbitrariedad Justa:

Si es arbitrariedad violar los principios de justicia, también lo es violar las leyes en nombre de
la autoridad conferida por el Estado, por lo que si en un acto de justicia, un funcionario realiza
alguna acción contraria a derecho, se puede estar ante una arbitrariedad justa.

Poder Discrecional y La Arbitrariedad:

Poder Discrecional es la facultad de proceder libremente dentro de las atribuciones y las


jurisdicciones que otorga el ordenamiento positivo. Este concepto fundamentalmente esta
dirigido a los órganos del Estado. Si las autoridades realizan actos contrarios a las leyes y muy
especialmente a la justicia, si se extralimitan en el Poder Discrecional, estaría frente a la
arbitrariedad.