Sei sulla pagina 1di 4

Concepto

Fines de la educación

Sujetos de la educación

Medios y estrategias educativas

Contexto

Aportes y criticas

BIOGRAFIA:
Es uno de los más notables pensadores del Perú contemporáneo. Augusto
César Salazar Bondy, (n. Lima, 8 de diciembre de 1925 - f. Lima, 6 de febrero
de 1974), fue un educador y filósofo peruano. Augusto fue el segundo hijo de
Augusto Salazar, natural de Ferreñafe, y de María Bondy, natural de Lima. Su
hermano menor fue el escritor Sebastián Salazar Bondy, nacido un año antes.
Falleció tempranamente en Lima en 1972.

TRAYECTORIA ACADEMICA PROFESIONAL:

En 1930, ingresa a estudiar en el Colegio Alemán hasta 1932 y, luego, siguió


sus estudios primarios y secundarios en el Colegio San Agustín entre 1933 y
1941. En 1945, se matriculó en el primer año de Letras de la Universidad
Nacional Mayor de San Marcos. El 29 de diciembre de 1950, obtuvo el
bachillerato en Humanidades con la tesis El saber, la naturaleza y Dios en el
pensamiento de Hipólito Unanue. Al año siguiente, viajó a Francia para estudiar
en la Escuela Normal Superior de París, on Jean Wahl y Jean Hyppolite. En la
Sorbona, asistió al seminario de Gaston Bachelard, interesándose en las ideas
de Heidegger, Sartre y Camus. En 1952, viajó por Italia, Suecia, Noruega y
Dinamarca y asistió a clases en la Universidad de Múnich. El 13 de agosto de
1953, obtuvo el grado de Doctor en Filosofía con la tesis Ensayo sobre la
distinción entre el ser irreal y el ser real, tras lo cual comenzó su carrera como
catedrático principal interino en San Marcos: en Letras, fue profesor de Ética; y
en Educación, enseñó Pedagogía de la filosofía y de las ciencias sociales. El
13 de agosto de 1953, obtuvo el grado de Doctor en Filosofía. En 1970, la
dictadura militar del general Juan Velasco Alvarado lo nombró vicepresidente
de la Comisión de la Reforma de la Educación y presidente del Consejo
Superior de Educación. Fue uno de los ideólogos y gestores de la ideología
revolucionaria de la dictadura, en particular la Reforma Educativa Peruana
EDUCACIÓN:

El concepto de educación, sostiene Augusto Salazar, se define como las acciones que operan en
ella y los resultados de aquella son juzgados de acuerdo con un modelo social que funcione como
patrón valorativo. Conduce a situar la educación como un sistema de valores. Los individuos que
participan en el modelo educativo reproducen el modelo social expresado en sistemas de
valores. Los sujetos insertos en el proceso educativo reproducen el modelo social vigente, que
debe estar constituido bajo un sistema axiológico.

La axiología contribuye a comprender como el sujeto histórico se introduce al hecho social.


Salazar considera que quién se educa adquiere valores y toma para sí determinada cultura, se
inserta en alguna finalidad del mismo acto educativo por el cual «... se socializa, desarrolla sus
capacidades y disposiciones personales y aprende a desenvolverse en la realidad» (Salazar: 1976,
106-107), adquiere una imagen del mundo que le permitirá orientarse en su existencia.

Augusto Salazar indica la direccionalidad del proceso educativo bajo los siguientes rasgos:

a) «El hecho educativo es paradigmático respecto al hecho social; no se entiende sino dentro de
un contexto histórico-natural concreto y no es reducible a meras relaciones causales, porque
tiene signo, es decir, tiene sentido» (Salazar: 1976, 10)

Sostiene el criterio que el proceso educativo es sistemático y, en cierto modo, determinista


históricamente, pues ubica los momentos educativos acorde con los momentos históricos; a
cada momento histórico corresponde determinado paradigma educativo y cada hecho social
debe coincidir con el paradigma legitimizado por el conjunto social y la sociedad política. Este
criterio historicista conduce a sostener que el hecho educativo no puede apartarse de las
fronteras que se presentan como trascendencia misma del sujeto.

b) «La educación es una constelación de actividades teleológicamente orientadas» (Id. 10). La


función del hecho educativo en sí, es télico. La adaptación es el resultado producido mediante el
hecho educativo. La acción del educador posibilita introducir aquellos cambios en la conducta
del educando. Sostiene que educarse es adaptarse a determinadas formaciones de sociedad o
estar en determinado «clima» histórico. Si bien no recurre a diferenciar la tensión entre
conciencia e ideología; induce a que estas podrían explicarse correctamente bajo los términos de
una axiología finalista.

c) «Quien se educa pasa de un estado a otro» (Id, 11), Educar o poseer educabilidad significa
poseer la capacidad de cambiar de estado o situación en la que se desenvuelve el individuo hacia
determinadas condiciones fácticas, lo cual, requiere comunicar conductas adquiridas. La
función del hecho educativo es el de socialización: el individuo o el conjunto social recepciona y
adopta valores, actitudes e ideas entendiendo que se realiza por cuanto constituyen una
comunidad de intereses o una unidad social cuyos paradigmas culturales residen en modelos de
identidad. Si el hecho educativo es una expresión de valores, aquellos valores también ingresan
a una tensión con la sociedad en la que participa aquel individuo, el proceso de su conversión se
conceptúa como acto educativo.

d) «La adquisición y perpetuación de conductas adquiridas indican la presencia del medio de


trasmisión de todo una amplia gama de conocimientos sistemáticos al cual denominaremos
«cultura» (Id, 12) Implica que todo proceso educativo requiere reflexividad y reciprocidad. Se
recurre dentro de un proceso cruzado e inverso del mismo proceso educativo, por el cual, el
educando puede transformarse en educador de su educador y autoeducarse. Postula la unicidad
antropológica, pues el hombre es el único quien puede educarse, dentro de las condiciones
expuestas, se le denomina «agente de cultura».

Estos rasgos implican una construcción del hecho educativo, bajo una dicotomía entre
perfeccionar y deseducar, sostiene Salazar que: «En su forma propia educar es, pues, promover
la creatividad y la originalidad del sujeto y provocar cambios en las ideas, los valores y las
conductas que hace suyos o elabora el sujeto, cambios susceptibles de beneficiarlo» (Id. 13).
Definición necesaria para desarrollar su filosofía educativa desde sus aspectos de originalidad y
autenticidad.

APORTE EN LA EDUCACION PERUANA:

LA COMISIÓN DE REFORMA EN 1969

Fue uno de los ideólogos y gestores de la Reforma Educativa Peruana, durante


el gobierno militar de Velasco Alvarado. Para impulsar la Reforma Educativa,
Salazar partía del siguiente diagnóstico: Nuestra educación ha sido encubridora
y alienante, incapaz de promover transformaciones revolucionarias; antes bien,
ha sido inmovilizadora y ha estado orientada a mantener el orden de cosas.
El aporte peruano debe estar en contribuir al desarrollo de la actitud, crítica y al
aporte creador de los educandos respecto de una nueva imagen del mundo".
Señalaba que "necesitamos una imagen concebida desde la perspectiva
peruana y una educación que contribuya a descubrir la identidad nacional". La
mayor parte de las obras de Salazar Bondy están dedicadas al análisis y
discusión de la realidad peruana y de los procesos de dominación
prevalecientes en el mundo contemporáneo. Entre sus libros más significativos
se pueden mencionar En torno a la educación, ¿Existe una filosofía en nuestra
América , Bartolomé o de la liberación, Historias de las ideas en el Perú
contemporáneo, La educación del hombre nuevo, La Reforma Educativa
Peruana.
Pensamiento educativo de Augusto Salazar Bondy:
Lo que define la educación como tal es el término en que apuntan las acciones
y los resultados juzgados de acuerdo con un modelo social que funcione como
patrón valorativo.
Quien es educando y se educa transita de un estado a uno mejor o más
valioso. Quien se educa tiene capacidad para cambiar.
La educación cumple una función esencial de socialización, la cual puede ser
adaptativa o incitativa.
La educación es sólo posible cuando se concibe al hombre como una entidad
en cambio permanente que va de un modelo a otro, buscando una plenitud o
realización.

PABLO FREYRE E IVÁN ILLICH JUNTOS EN LIMA APOYANDO EL


TRABAJO CON LA REFORMA DE LA EDUCACIÓN. 1972

CRÍTICAS