Sei sulla pagina 1di 50

EN RELACIÓN

CON EL ESTADO Y
SU POTESTAD
JURISDICCIONAL
LA JURISDICCIÓN

La función jurisdiccional se traduce en la potestad


conferida a dichos órganos, para administrar justicia; y
en el régimen de separación de poderes, dicha función
corresponde al Poder Judicial, Organismo Judicial.

Este concepto se vincula principalmente, en la ACCIÓN


Y PRETENSIÓN PROCESAL.

Para el Autor alemán Kisch la palabra jurisdicción


tiene un doble significado: Objetivo y Subjetivo.
En sentido Objetivo: vale tanto como circulo de
negocios o conjunto de asuntos que están
encomendados a las autoridades judiciales; así
cuando se dice que una determinada cosa
pertenece a la jurisdicción contenciosa ordinaria.

En el Sentido Subjetivo: significa una parte del


Poder del Estado, la soberanía con referencia a la
función de justicia, a diferencia de la soberanía en
el aspecto militar, financiero etc.: así en la frase
“La jurisdicción corresponde a cada uno de los
Estados Particulares.
La jurisdicción en sentido estricto, tiene relación con el
ejercicio inmediato de la función judicial, es decir, con
la decisión del proceso y con la ejecución de la
sentencia.

Por su Origen la jurisdicción se ha dividido en


Eclesiástica y Temporal.

La Eclesiástica, aplicable únicamente a cuestiones


relacionadas con el culto o ministros de la Iglesia.

La Temporal, llamada también Secular, que


propiamente se refiere a la desempeñada por los
órganos estatales, instituidos precisamente para ese
fin.
IMPORTANCIA Y TRASCENDENCIA
DEL DERECHO
El origen y significado de la palabra Derecho,
se remonta a la época de los romanos, ellos
fueron grandes creadores y le llamaban
“IUS” a lo que consideraban “licito” tal como
era declarado en las leyes o ´por las
costumbres.
Lo contrario de IUS esta INJURIA. El Ius se
define como el modo de alcanzar lo justo.
Injuria, se define como algo que causa daño
a otro, como lo injusto.
El hombre por naturaleza es un ser social, cuya
vida es fundamentalmente relación. Esa relación
debe de estar normada; y es ahí en donde surge
el Derecho. Luego surgen las ciudades, el Estado,
las Naciones, Etc., Las que deben de tener una
normativa.
La vida del hombre no siempre se desarrolla
armónicamente, y es por eso que debe de
creársele una normativa, para que puedan
resolver los conflictos que puedan surgir en esa
convivencia social.
El derecho Sustantivo y el Derecho
Procesal (Adjetivo)

cuando se habla de Derecho Sustantivo, se habla


de la letra muerta, ya que todo lo que se
encuentra regulado en el Código Civil es: “Norma
Sustantiva”. Cuando se habla de derecho
Procesal, se habla de letra viva, ya que todo lo se
encuentra regulado en el Código Procesal Civil y
Mercantil es: Norma Adjetiva o Procesal.
Lo que sucede es que lo que encuentra regulado en el
Código Civil, mientras no se deje de cumplir una
obligación de la letra muerta. Cuando se deja de
cumplir una obligación, es a través de la norma
adjetiva o procesal, que se le da vida a la letra muerta.

Ejemplo:
Cuando Juan deja de pasa una pensión alimenticia
(incumple con la Obligación de alimentar) se acude a
un juicio oral de afijación de alimentos, para crearla a
Juan esta obligación.

Es aquí donde surgen o encuentran aplicación los


Juicios de Conocimiento.
DERECHO ES...
Es el que tiene todo individuo de poder acudir
a exigir el cumplimiento de una determinada
obligación.

SI HAY LITIS (A Tribunales)


SI NO HAY LITIS ( en Forma Voluntaria)
ASPECTOS HISTÓRICOS DEL
DERECHO PROCESAL CIVIL
En sus inicios, el Derecho Procesal Civil en la
parte instrumental, estaba íntimamente ligado a
tres grandes familias jurídicas contemporáneas,
que hoy día se reconocen en el Derecho
Comparado, y Tales familias son: La Familia
Romano-Germanica, o también conocida como
“Del Civil Law”; la Angloamericana o también
conocida como “Del Common Law”; y la de los
países socialistas, es importante resaltar que cada
una de esta familias tiene su propio sistema de
enjuiciamiento civil.
EL SISTEMA PROCESAL CIVIL DEL
CIVIL LAW
En sus orígenes se dividió en dos sectores:
El sector del Civil Law Europeo, que aun se encuentra
regido por el Principio Dispositivo, el cual indica que el
Proceso Civil debe estar exclusivamente a cargo de las
partes y el juez un simple espectador que solo vigila el
cumplimiento de las reglas del juego.

El sector Español o Latinoamericano, muestra todavía un


atraso considerable. Este surgió en los últimos siglos de la
edad Media y perduro hasta el siglo pasado y existió un
predominio absoluto de la escritura, carencia de
inmediación, aparición de la prueba conforme al sistema
legal o tasado, desarrollo fragmentado y discontinuo del
procedimiento, y la enorme duración de los proceso.
SISTEMA PROCESAL DEL COMMON
LAW
También regido por el principio Dispositivo, a
consecuencia de que en el Derecho
Sustancial Angloamericano de igual manera
rige el principio de Libertad de Estipulaciones
o de Autonomía de la Voluntad. Este principio
no ha tenido la evolución que el del Civil Law
Europeo.
El sistema Procesal de Common Law se
caracteriza por el Sistema de los Jurados en
los Juicios Civiles.
El desarrollo del proceso es predominantemente
Oral y se concentra en dos fases o momentos
principales, la primera fase que se denomina Fase
Preliminar o Preparatoria, tiene como finalidad la
conciliación, luego en la segunda fase se ubica la
fijación del debate y la preparación de la audiencia
final, en esta etapa final se debe de practicar la
pruebas en forma pública.

Las partes deben de formular sus alegatos, el


jurado de emitir su veredicto y el juez su Sentencia.
EL SISTEMA PROCESAL SOCIAL.
También observa el principio Dispositivo aún cuando ha
sufrido importantes modificaciones o excepciones. Es asi
que la acción civil ejecutiva puede ejercerse no solo por la
parte interesada, sino también por la fiscalía; la
prescripción puede ser tomada en cuenta de oficio por el
Juez, si necesidad de que se haya hecho valer por la vía
de excepción. Esto quiere decir que el en determinadas
oportunidades el Juez puede resolver “Ultra Petita”.

A pesar de las diversas características de los tres sistemas


procesales aludidos, se ha podido señalar cuatro grandes
tendencias evolutivas, hacia las cuales pareces converger,
en mayo r o menor medida tales sistemas.
Estas cuatro tendencias son las siguientes:

1. La publicidad
2. La Oralidad
3. La socialización
4. La libre Valoración de la Prueba.

El antecedente del Código Procesal Civil y Mercantil es el


Proceso Civil Español, de allí que el CPCyM, tanto en su
estructura como en su desarrollo tiene.

En Guatemala, cuando a raiz de la Revolución Liberal de


1871, se puso termino a la Legislación Colonial, se
emitieron los Códigos Procesales con los nombres de
Código de Procedimientos Civiles y Código de
Procedimientos Penales.
El primero conservo esa denominación
hasta el 30 de mayo de 1934, y fue sustituida
por la de Enjuiciamiento Civil y Mercantil, y
esta a su vez por el Código Procesal Civil y
Mercantil, puesto en vigor a partir del uno de
julio de 1964.

En 1960. Carlos Enrique Peralta Azurdia.


DEFINICIÓN DEL DERECHO PROCESAL
CIVIL Y SUS ANTECEDENTES
Se puede definir como “El Conjunto de Normas,
teorías, y doctrinas que tiene como objeto
estudiar la disciplina de como se hace efectiva la
garantía jurisdiccional de las normas jurídicas”.

Derecho Procesal:
Es el conjunto de normas jurídicas que regulan la
organización del poder judicial y fijan los actos,
procedimientos y formalidades a que deben de
someterse tanto el órgano jurisdiccional como los
particulares, para la actuación y ejecución de la
ley.
Actuación de la Ley:
Es el reconocimiento que en cada
caso concreto hace el órgano
jurisdiccional sobre la existencia o
inexistencia de un derecho o estado
de insatisfacción.
Ejecución de la Ley:
Es hacer practica la satisfacción del bien o
interés por ella protegido.

Derecho Procesal:
Es el conjunto de leyes que tiene por objeto la
regulación del proceso.
ESTRUCTURA DEL CÓDIGO PROCESAL
CIVIL Y MERCANTIL GUATEMALTECO.
El Código Procesal Civil y Mercantil, esta dividido en seis
libros:

El Libro I regula todo lo que se con las disposiciones


generales y la jurisdicción ordinaria.

Esta subdividido en títulos y Capítulos, y dentro del titulo Í


desarrolla la Jurisdicción y Competencia en el Capitulo I, y
las reglas generales de la competencia en el Capitulo II.

En el titulo II regula lo relativo a las personas que interviene


en los Procesos, los Jueces, los Secretarios; y las partes.
El Titulo III regula todo lo del ejercicio de la Pretensión Procesal.

El titulo IV norma los actos Procesales y dentro de ello regula lo


relativo a las gestiones de las partes, plazos, y habilitaciones de
tiempo; notificaciones, exhortos, despachos y suplicatorios;
gastos de actuación; y la asistencia judicial gratuita.

El Libro II establece las normas de los procesos de


conocimiento, que en un orden regula lo relativo al Juicio
Ordinario; a las Disposiciones Generales; y las Pruebas
Anticipadas; luego norma lo relativo a la Demanda, el
Emplazamiento; la sustanciación del juicio y en esta establece,
la Actitud del Demandado y el procedimiento, El titulo II también
norma todo lo relativo a la Prueba, a una parte general, la
Declaración de las partes, declaración de testigos, del dictamen
de expertos, del Reconocimientos Judicial, dela prueba de
Documentos, de los medios Científicos de Prueba y de las
Presunciones; y por último se norma la Vista y la Sentencia.
En el Titulo II habla del juicio Oral, en cuanto a sus
disposiciones generales y procedimiento, de Ínfima
Cuantía, de alimentos; Rendición de cuentas; División
de la cosa común; y la declaratoria de Jactancia.

En el Titulo III regula el Juicio Sumario, que en orden


establece: las Disposiciones Generales, procedimientos;
juicios sobre arrendamientos y Desahucios; entrega de
cosas y Rescisión de contratos; responsabilidad Civil de
los funcionarios y Empleados Públicos. También norma
lo relativo al Juicio Arbitral, pero el cual se encuentra
derogado, ya que existe una ley especifica del arbitraje.
El libro III contiene los procesos de Ejecución. La Vía de
Apremio; y el titulo Ejecutivo, el embargo; y el Remate.

En el titulo II establece lo relativo al Juicio Ejecutivo; el Titulo


Ejecutivo, y procedimientos.

En el titulo III estipula las normas que regulan las ejecuciones


Especiales.

En el titulo IV se encuentran regulados los artículos en relación


a: las ejecuciones de sentencias nacionales y extranjeras.

En el titulo V establece las Ejecuciones Colectivas, Concurso


Voluntario de Acorredores; y el concurso Necesarios de
Acreedores, también se encuentra regulado, la Quiebra; y la
Rehabilitación.
En el Libro IV, contiene los procesos Especiales, La Jurisdicción
Voluntaria, Disposiciones Comunes, Asuntos Relativo a la Persona
y a la Familia, Declaratoria de Incapacidad; Ausencia y Muerte
Presunta, La Administración de bienes de Menores, Incapaces y
Ausentes; Disposiciones relativas al Matrimonio, Disposiciones
relativas a los actos el Estado Civil; Patrimonio Familiar; y las
Subastas Voluntarias.

El Titulo II dispone todo lo relacionado con: El Proceso Sucesorio,


Disposiciones Generales Sucesión Testamentaria, el Tramite
Judicial; y la Formalización de Testamentos Cerrados y Especiales,
La Sucesión Intestada, la Sucesión Vacante, El proceso
extrajudicial, también se encuentra regulado la Administración de la
Herencia y la Partición de la Herencia.
En el libro V, están contenidas las Alternativas Comunes a todos los
procesos; Las Providencias Cautelares; la Seguridad de las
Personas; y las Medidas de Garantía.

En el Titulo II, noma la acumulación de los procesos.

En el Titulo III, regula la intervención de Terceros, Tercerías; y el


Emplazamiento de Terceros.

En el Titulo IV, estipula los inventarios y avalúos, consignaciones y


costas.

en el Titulo V, se norma los Modos Excepcionales de Terminación del


Proceso, del Desistimiento, y la caducidad de la Instancia.

Y Por ultimo se establece lo relativo a las impugnaciones de las


Resoluciones Judiciales, la Aclaración y Ampliación; la Revocatoria y
Reposición la Apelación, la Nulidad, la Casación y las Disposiciones
Finales.
IMPORTANCIA DEL DERECHO
PROCESAL CIVIL
Es de suma importancia, ya que el Dominio de
él, facilita el manejo de todos los demás
procesos regulados en las distintas materias y
disciplinas que contemplan nuestro Derecho
guatemalteco. La Razón de manifestar tal
aspecto, es que las disposiciones que están
contendidas en el Código Procesal Civil y
Mercantil son aplicables supletoriamente a
todos los procesos.
El Derecho Procesal Civil debe entenderse como
el conjunto de leyes que regulan el proceso y el
objeto directo del proceso es actuar y ejecutar
un derecho trasgredido y no siendo todos los
derechos de igual naturaleza, es indudable que
aquel tiene que adaptarse a las peculiaridades
del lesionado, lo cual a su vez da lugar a dos
órdenes jurisdiccionales distintos; que
requieren reglas propias para su
desenvolvimiento; el Penal y el Civil.

En consecuencia el derecho Procesal es Penal o


es Civil, según sea la naturaleza del derecho
violado o perturbado por lo que obviamente.
Derecho Procesal Civil es el conjunto de leyes
que regulan el Proceso Civil.
•El derecho Procesal Civil cumple
una función pública, como lo es la
administración de justicia,
produciéndose así el fenómeno de
que el interés particular, en
demanda de justicia, le sirve de
medio para satisfacer al mismo
tiempo un interés público.
LA ACCIÓN PROCESAL

El Vocablo acción, no solo admite diverso contenido en su


acepción popular, sino también en sus limites científicos o
técnicos.

Así es diferente el concepto que de la “Actio” se tuvo en


Roma, del que impero con la llamada Escuela Clásica y del
que se afirma modernamente según la doctrina dominante,
cuyo empuje ha sido meritoriamente logrado, por los
ilustres jurisconsultos.

Sobre el contenido de la acción ha conducido a que se


refieran a ella en tres sentidos principales:
a) Como sinónimo de Derecho: de aquí la frecuente
interposición de la excepción calificada como de falta de
acción, que en resumidas cuentas no significa otra cosa que
la ausencia del derecho en aquel quiere hacerlo valer;

b) Como sinónimo de pretensión: o sea que la acción es la


pretensión de que se es titular de un derecho legitimo o
valido, que se quiere hacer efectivo mediante la interposición
de una demanda. Por eso también se puede decir, que suele
identificarse en este aspecto, acción y demanda. Se habla así
por ejemplo de “acción-fundada” y “acción-infundada”,
“demanda-precedente” y “demanda-improcedente”; y

c) Como sinónimo de facultad de provocar la actividad de la


jurisdicción; en este caso se trata de un poder jurídico,
distinto del derecho o de la pretensión o de la demanda,
dirigido a lograr la actividad estatal por medio de sus
respectivos órganos jurisdiccionales.
NATURALEZA JURÍDICA DE LA
ACCIÓN
Remontados al Derecho Romano, encontramos ya
perfilado el concepto de la acción, el cual no
permaneció estático, sino por el contrario vario
notablemente, según los distintos sistemas
procesales.

En el de la Legis Actiones, la acción era una forma


de procedimiento, es decir, designaba los tramites
por medio de los cuales se sustanciaba un juicio; no
comprendía pues el derecho de reclamar sino
únicamente las formalidades o sea el procedimiento.
Este concepto de la acción como elemento
del Derecho, paso a la llamada Escuela
Clásica, que influyo notablemente con su
doctrina sobre la acción, expuesta por
Savigny en su obra Sistema del Derecho
Romano Actual.

La argumentación fundamental radica que


que la acción resulta de la violación de un
derecho, de donde se colige que no puede
existir acción sin concebir la existencia de
un derecho, cuya violación origino aquella;
es decir, la acción es el derecho en
movimiento.
Nicolas Coviello sostiene que la acción puede definirse diciendo que es
“La facultad de invocar a la autoridad del Estado para la defensa de un
derecho”

Wach, la concibió la acción como un derecho autónomo contra el


Estado, pero frente al demandado, o sea que con ella se persigue
obtener la “Tutela del derecho”, pero afectando solo al demandado ,
por quien tenga derecho.
TEORÍAS SOBRE LA NATURALEZA
JURÍDICA DE LA ACCIÓN
La doctrina de Chiovenda: Derecho Potestativo.
Son aquellos que representan una facultad, amparada por la
ley mediante la cual se producen efectos jurídicos con
respecto a otras personas, que tiene que soportarlo aunque
no exista un deber correlativo a ese derecho, no la obligación
contractual ni de ningún otro genero.
Ejemplo
Impugnaciones
Revocaciones
Compensaciones
Etc.
La doctrina de Carnelutti: Derechos Subjetivos
procesales,
Estima la acción como el ejercicio privado de la
función pública.
Yo tengo derecho a obtener del Juez una
sentencia sobre mi pretensión, aunque esta
pretensión sea infundada. “el derecho subjetivo
material tiene por contenido la prevalencia del
interés en litigio y por sujeto pasivo a la otra
parte; el derecho subjetivo procesal tiene por
contendió la prevalencia del interés a la
composición de la Litis, y por sujeto pasivo al
juez, o en general al miembro del órgano al que
corresponda decidir sobre la demanda”.
Doctrina de Couture:
Considera la acción como un derecho a la
jurisdicción advierte que es preciso distinguir
entre.
a) Derecho
b) La pretensión de hacer efectivo el derecho
autónomo, sino un simple hecho.
c) La Acción, que es el poder jurídico mediante
el cual se acude a los órganos
jurisdiccionales.
Doctrina de Jaime Guasp:
Rechaza la idea de la acción como un derecho
concreto, toda vez quien el proceso se inicia por
quien tiene ese derecho como por quien no lo tiene,
y no acepta la concepción de la acción como un
derecho abstracto, porque ello depende de una serie
de consideraciones que colocan el problema fuera
del ámbito del derecho procesal.

Advierte que la confusión proviene de que no se


analiza el acto de parte por el cual existe un proceso,
sino el derecho, del cual el mencionado acto
constituye una manifestación.
Doctrina de Niceto Alcalá-Zamora y Castillo:
Considera que la acción es un derecho,
entendido éste según los cánones del Derecho
Privado Clásico.
Cuando a diario estamos viendo accionar ante
los tribunales a litigantes temerarios, de mala fe;
con pretensiones extinguidas, impulsados por
deseos de molestar o de venganza.

Le resulta mas apropiado considerar a la acción


como facultad, poder, potestad o posibilidad que
como derecho.
La acción en el Proceso Civil
guatemalteco.

1. Código Procesal Civil y


Mercantil
2. Constitución Política de a
República de Guatemala.
3. Ley del Organismo Judicial.
LA PRETENSIÓN

No puede existir un Proceso, un procedimiento, un Actor, un


Demandado, etc. Sin una pretensión.

La pretensión es el objeto principal en un proceso es lo que


reclama el Autor el Demandado, es lo que pretende el Actor.

La Pretensión es el problema que se quiere resolver y se


puede resolver en forma voluntaria o acudiendo ante un
Órgano Jurisdiccional.

En la Legislación Guatemalteca se encuentra regulada en la


Pretensión en el Articulo 51 del CPCyM.
“La persona que pretenda
hacer efectivo un derecho, o
que se declare que le asiste,
puede pedirlo ante los jueces
en la forma prescrita en este
Código. Para interponer una
demando o Contra demanda, es
necesario tener interés en la
misma.”
La Pretensión:

La pretensión es una manifestación de la voluntad por el cual se


exige la subordinación del interés ajeno al propio.

Puede ser material o procesal.


La pretensión material se da fuera del proceso y se convierte en
pretensión procesal cuando interviene el órgano jurisdiccional
para la solución del conflicto de intereses o la incertidumbre
jurídica. No debe confundirse con la demanda, ya que esta es un
acto procesal.

Tampoco puede confundirse con la acción, porque la acción es


un derecho mientras que la pretensión es una simple
manifestación de la voluntad. La pretensión consta de elementos
subjetivos (Demandante, Demandado y Juez) y elementos
objetivos (petitorio y causa petendi). La causa petendi son los
fundamentos de hecho y derecho.
ELEMENTOS DE LA PRETENSIÓN

Los sujetos: representados por el demandante, accionante o


pretensionante (sujeto activo) y el demandado, accionado o
pretensionado (sujeto pasivo), siendo el Estado (órgano
jurisdiccional) un tercero imparcial, a quien corresponde el
pronunciamiento de acoger o no la pretensión.

El objeto: está constituido por el determinado efecto jurídico


perseguido (el derecho o la relación jurídica que se pretende o la
responsabilidad del sindicado), y por consiguiente la tutela
jurídica que se reclama; es lo que se persigue con el ejercicio de
la acción.

El objeto de la pretensión, será la materia sobre la cual recae,


conformado por uno inmediato, representado por la relación
material o sustancial, y el otro mediato, constituido por el bien de
la vida que tutela la reclamación.
La razón o Causa: Es el fundamento que se le otorga a la
pretensión, es decir, que lo reclamado se deduce de ciertos
hechos que coinciden con los presupuestos fácticos de la
norma jurídica, cuya actuación es solicitada para obtener los
efectos jurídicos.

La razón de la pretensión puede ser de hecho, contentiva de


los fundamentos fácticos en que se fundamenta la misma, los
cuales encuadrarán el supuesto abstracto de la norma para
producir el efecto jurídico deseado; y de derecho, que viene
dado por la afirmación de su conformidad con el derecho en
virtud de determinadas normas de derecho material o
sustancial.

La razón de la pretensión, dice ECHANDÍA, se identifica con


la causa petendi de la demanda, y los hechos en que se basa
la imputación formulada al sindicado, es decir, la causa
imputandi.
Finalmente, la actividad de la pretensión procesal
entraña las correspondientes dimensiones, lugar, tiempo
y forma que coincidirán, necesariamente, con las del
proceso en que ella se haga valer.

Por consiguiente, la pretensión tendrá, como lugar, la


sede que corresponda al juez o tribunal competente
para conocer del proceso; como tiempo, el del acto que
ese mismo proceso destina al planteamiento del objeto
litigioso.

Clases de Pretensiones.
De Conocimiento
De Ejecuciones
Cautelares.
OBJETO DE LA PRETENSIÓN

Entendiendo que ésta última es el modo de ejercitar la primera


en cada caso particular, un considerable sector de la doctrina se
ha visto forzado a atribuir a la demanda las características y
funciones que corresponden a la pretensión procesal.

Se concibe a ésta última como el objeto del proceso. La acción


no debe confundirse con la pretensión, pues aquella no es otra
cosa que el derecho en cuya virtud la pretensión puede ser
llevada a la consideración de un órgano judicial. Tampoco puede
ser identificada con la demanda, en tanto ésta no solo no
constituye el objeto del proceso sino que es sólo un medio de
promoverlo o, en otras palabras, un mero acto de iniciación
procesal.
La pretensión procesal se encuentra contenida
en la demanda, lo cual, si embargo, no es
forzoso, como ocurre por

Ej. en el régimen de la justicia de paz vigente en


algunas provincias. Conforme a él la demanda
no cumple otra función que la de determinar la
simple apertura del proceso, debiendo la
pretensión puede formularse en oportunidades
posteriores que se halla constituida por una
audiencia a la que corresponde citar al
demandado a fin de que en ella haga valer su
posición.
Cuando la pretensión procesal se halla
contenida en la demanda, es posible que
aquélla, manteniendo los mismos elementos en
cuanto a los sujetos, el objeto y la causa, se
complemente o integre un acto que es posterior
a la presentación de la demanda y que, no
puede identificarse con ella.

Finalmente, la demanda puede contener más de


una pretensión, como ocurre en los casos de
acumulación objetiva o subjetiva de
pretensiones.
ACUMULACIÓN DE LAS
PRETENSIONES
Es aquél que sirve para la satisfacción de dos o más
pretensiones.
La justificación del proceso acumulativo reside en dos tipos de
fundamentos: uno atiende a la reducción del tiempo, esfuerzo y
gastos que comporta el tratamiento conjunto de dos o más
pretensiones; el otro tiene en mira la necesidad de evitar la
eventualidad de pronunciamientos contradictorios a que puede
conducir la sustanciación de pretensiones conexas en procesos
distintos.
La acumulación de pretensiones dentro de un mismo proceso
puede ser originaria y sucesiva, según que, respectivamente, las
pretensiones se propongan conjuntamente desde el comienzo
del proceso, o que, durante el transcurso de éste, a la pretensión
originaria se agreguen o incorporen otra u otras.
Dentro de la sucesiva se debe distinguir la acumulación
por inserción, de la acumulación por reunión. La primera
se opera cuando una nueva pretensión se incorpora
dentro de un proceso ya pendiente para la satisfacción
de otra. La segunda tiene lugar cuando, existiendo
diversas pretensiones que se han hecho valer en otros
tantos procesos, éstos se funden en uno sólo.