Sei sulla pagina 1di 3

La orientación educativa como una inversión a la economía.

Beatriz Martínez Martínez

Hace veinte años la opción de estudiar una carrera universitaria o técnica, no era
muy amplia, además de tener un desarrollo económico lento, teníamos un
problema más grande; una falta total de objetivos personales en cada ciudadano.
En ese entonces de igual forma, las especialidades eran pocas, abarcaban gran
parte de alguna ciencia; por lo cual se volvían saturadas e inclusive, inalcanzables
para muchas personas.

Regresando al presente es triste darnos cuenta que la falta de objetivos reales en


cada persona sigue persistiendo; algunas sólo tienen un objetivo simple, por lo
cual se vuelven conformistas. Lo que logro un cambio impresionante fue la
cantidad de licenciaturas, de profesiones, de oficios; en todo el mundo. Si antes la
medicina abarcaba completamente el desarrollo de nuevas terapias, nuevos
medicamentos; ahora ha cambiado, existen carreras como Ingeniera genética,
Nano medicina; hay una licenciatura para alguna función en especial.

Entonces si hay un gran campo de estudio, tenemos instituciones en las cuales


podríamos desarrollar nuevas tecnologías; ¿por qué el mexicano sigue postrado
en la cama esperando a que la prosperidad toque su puerta? La respuesta es
sencilla; hace falta conocer e invertir en la orientación educativa.

La secretaria de educación ha invertido mucho en actualizar al maestro, en seguir


manteniendo a una escuela y todo lo que ello conlleva; ha incrementado su cifras;
cada vez hay menos analfabetas, pero seguimos igual, a lo que éramos hace unos
cinco años; ¿hemos caído en un bache o es un simple recordatorio que la cuestión
humanitaria y psicológica no se debe olvidar dentro del aula?

Existe mucha relación entre cómo se orienta al alumno y el avance que podemos
aspirar en cuanto a crecimiento económico y tecnológico; un alumno guiado, en
base de sus características y aptitudes, a una profesión fructífera dará un buen
resultado; el tener a un adolescente sentado en el aula, durmiendo porque el
discurso de la orientado es demasiado soso, es difícil de concebir como una
“orientación educativa”. El alumno piensa que lo mejor para estudiar es algo que
generé mejore ingreso y7 no tiene en cuenta las herramientas que tiene; es como
poner a una persona hábil en matemáticas a diseñar un costoso vestido….sin
lógica.

Como primera referencia tenemos a Aristóteles, quien señala que el individuo


debería elegir una actividad de acuerdo a sus intereses, después llegará
Carlomagno, quien señala un punto clave del presente ensayo; nos dice que las
clases serían impartidas de manera igualitaria entre las clases inferiores, aquí la
función del orientador es principalmente elegir al más capaz, para llevarlo a una
nueva categoría, se llevaban como asesores del poder, no es denigrante sólo se
encargaba de guiar al que tenía más aptitud a desarrollar al máximo sus
capacidades.

Aquí reafirmo el tema, de acuerdo a como un orientador pueda apoyar al alumno a


la elección de una carrera correcta, tendremos una ganancia extra; ya que no
existirá la persona que deje a mitad de camino, que se aburra de las actividades y
evitamos tener a un profesional mal preparado. La preparación efectiva de un
buen orientador puede generar un buen mantenimiento.

Actualmente se presume que Japón es una de las potencias con una educación
sobresaliente, lo único que ha acertado es evaluar las fortalezas de cada uno de
sus cualidades, y saber en qué utilizarlo; si necesita un buen ingeniero nuclear,
debe analizar dentro de sus instituciones quién es aquel que es más apto; se
realiza un seguimiento, se le brinda una alta ayuda económica en sus estudios; y
al final, termina realizando en trabajo que justamente el gobierno necesitaba.

Aunque es asombroso el ejemplo debemos conocer en que realidad vivimos, un


México que se queja y no ejecuta, que dice y no hace. ¿Cómo saber que
orientación es oportuna? ¿Cómo sabré si la persona sólo necesita ayuda en casa
y no con sus amigos? ¿Cómo puedo guiar a esa persona a realizarse
plenamente?

En la actualidad la orientación está centrada en seis vertientes, la primera tiene


que ver con el ambiente escolar, viene a ver qué tan influyente es el ambiente en
el estudio; aquí se puede entender la intervención de un orientador en el
fenómeno del bullying. Después nos encontraremos con la vocacional, aquella que
intervendrá en canalizar todas las aptitudes que presenta el alumno. La
profesional refiere a sacar el mejor provecho de los ya profesionistas, igual se
interviene con la nueva profesiográfica la cual incluye la nueva información de
diversas carreras universitarias, sin embargo la que ha dado un giro asombroso a
la orientación es la integral.

Existe un plan de intervención a nivel nacional de acuerdo a la orientación


educativa, valorando la función de esta, viendo que el ser humano no sólo se
integra por una esfera social, sino que es el resultado del conjunto de ellas. Ver
que a una persona le afecta no sólo que pasa en casa, sino que también tiene
una relación estrecha en materia escolar y su vida en sociedad.

El reto de la orientación educativa no sólo es vigilar la conducta de los alumnos,


influye demasiado en el futuro de la persona, de la comunidad, y podría ser incluso
el futuro del país. Saber que aunque se tenga la materia en la escuela no asegura
nada si no se tiene un objetivo claro, saber que actualmente se vive una división
muy grande en el país. Igualmente se debe buscar una nueva alternativa de
estudio, donde el alumno pueda ver que sus habilidades son necesarias para
alguna labor

En conclusión es saber que la educación no solo son conocimientos, es inversión


y ganancia; bienestar y plenitud. Es obtener el mejor lado de cada ser humano.