Sei sulla pagina 1di 2

273 La Alegría del Amor

COMENTARIOS A LA EXHORTACIÓN APOSTÓLICA “AMORIS LAETITIA” DEL PAPA


FRANCISCO.

🙂La Alegría del Amor 273

🙂273. Cuando se proponen valores, hay que ir a poco, avanzar de diversas maneras de
acuerdo con la edad y con las posibilidades concretas de las personas, sin pretender aplicar
metodologías rígidas e inmutables. Los aportes valiosos de la psicología y de las ciencias de
la educación muestran la necesidad de un proceso gradual en la consecución de cambios de
comportamiento, pero también la libertad requiere cauces y estímulos, porque abandonarla a
sí misma no garantiza la maduración. La libertad concreta, real, es limitada y condicionada. No
es una pura capacidad de elegir el bien con total espontaneidad. No siempre se distingue
adecuadamente entre acto «voluntario» y acto «libre». Alguien puede querer algo malo con
una gran fuerza de voluntad, pero a causa de una pasión irresistible o de una mala educación.
En ese caso, su decisión es muy voluntaria, no contradice la inclinación de su querer, pero no
es libre, porque se le ha vuelto casi imposible no optar por ese mal. Es lo que sucede con un
adicto compulsivo a la droga. Cuando la quiere lo hace con todas sus ganas, pero está tan
condicionado que por el momento no es capaz de tomar otra decisión. Por lo tanto, su
decisión es voluntaria, pero no es libre. No tiene sentido «dejar que elija con libertad», ya que
de hecho no puede elegir, y exponerlo a la droga sólo aumenta la dependencia. Necesita la
ayuda de los demás y un camino educativo.

🙂🙂🙂🙂🙂

🙂🙂🙂🙂🙂

[11/21 20:24] MCC CCS SC MARIENE PIÑERO:

COMENTARIO

Los conceptos de ética y moral son difíciles de entender y aplicar sobre todo en la actual
sociedad, donde es parece más sencillo incumplir con las normas sin ser sancionado. En los
países como el nuestro robar se convierte en un hábito y se disfruta cometiendo pequeñas
irregularidades como pasarse la luz, deteriorar bienes comunes, tomar licor y manejar,
irrespetar las normativas de las comunidades, por decir algunas de las más comunes.

Entonces podemos entender que nuestra gente no aprendió de disciplina o de respeto, ¡pues
no!, si se aprendió, si lo vió y practicó en la escuela, si lo enseñaron nuestros padres y
mentores, sin embargo es libre de acatar o no cuando me convenga la norma.

Está es una posición muy cómoda y se ve claramente lo que Francisco quiere determinar en el
documento, en el cual analiza la importancia de asumir nuestra responsabilidad con respecto
a nuestra conducta moral.
Soy libre, sin embargo esa libertad está condicionada al respeto al otro y a entender que todo
acto genera consecuencias, por tanto debo evaluar mi conducta moral en una sociedad que
requiere de hombres justos y sensibles a las cruentas realidades.

🙂🙂🙂🙂🙂

🙂🙂🙂🙂🙂

[11/21 22:01] ponc capell capell: COMENTARIO:

Este número está precedido por aquellos que manifiestan la preocupación de la Iglesia y la
familia por la educación moral (conformar las actitudes de los hijos con los principios y normas
establecidos), la formación ética (capacitar a los jóvenes para una profunda reflexión sobre la
normativa moral inculcada) y sobre la transmisión axiológica (contagiar a las generaciones
emergentes los auténticos valores humano-cristianos que fundamenten la libre y ética
conducta de los hijos). Para ésta última, se descartan las metodologías rígidas e inmutables y
se propone actuar con sensata paciencia y estrategias adecuadas a la edad, personalidad y
mentalidad de cada hijo. Ese es quizás un fallo muy habitual. Los padres, inconscientemente,
aplican una sola metodología para toda la prole. Se enfatiza en visualizar esta educación
desde una perspectiva procesal y personalizada, que respete la libertad para garantizar una
correcta maduración. En este sentido, se reflexiona sobre la diferencia entre un acto libre y un
acto voluntario. Todo acto libre es voluntario y conjuga la comprensión intelectual de la bondad
del bien procurado con la afectiva voluntad por alcanzarlo. Más no todo acto voluntario es
libre, ya que una voluntad condicionada por los vicios u otros factores gravemente coercitivos
desvirtuarían la esencia de la libertad del individuo. Dado que la libertad corre el riesgo de
confundirse con el libertinaje (elección sin criterios) o la elección compulsiva (elección
inconscientemente condicionada), es imprescindible ayudar a los hijos a recorrer un camino
educativo liberador.

🙂🙂🙂🙂🙂