Sei sulla pagina 1di 2

ADOLF HITLER IDEOLOGIA NAZI

De Personalidad compleja, a la vez mediocre y carismática, Adolf Hitler marcó para


siempre la historia del mundo, al encarnar, mediante el culto al Führer, la dictadura
nazi, que rebasó los límites de la monstruosidad y la barbarie en el siglo XX.
Clave de la ideología y el régimen, Adolf Hitler, fundador y caudillo del
nacionalsocialismo, ha sido estudiado por sus biógrafos desde todos los puntos de
vista, incluido el psicoanalítico, como el trabajo realizado por el doctor Langer
durante la Segunda Guerra Mundial por encargo del gobierno norteamericano.
A pesar de su personalidad enigmática, pocas dudas subsisten sobre el personaje;
sin embargo, la cuestión historiográfica no reside en perfilar su retrato real, sino en
discernir la imagen que de él se forjaron su Partido y el pueblo alemán en un
proceso de deificación.
BIOGRAFÍA ADOLF HITLER: Político alemán de origen austriaco. Nació el 20 de abril
de 1889 en un medio modesto. De niño demostró una gran inteligencia, así como
un carácter obstinado. Su padre era aduanero en Braunau am Inn, Austria (el futuro
jefe del Estado nazi obtuvo la nacional alemana en 1932). Después de realizar
estudios mediocres, el joven, convencido de sus talentos artísticos, intento en vano
ingresar en la Academia de bellas artes de Viena. Sin embargo, la existencia
que llevaba en la capital austríaca distaba mucho de sus sueños como pintor.
Malvivió durante unos años vendiendo sus acuarelas a los turistas.
Entre 1909 y 1913, Hitler conoció los comedores de beneficencia y los albergues
nocturnos, y descubrió la hostilidad contra el régimen democrático, el
antisemitismo y el pangermanismo, temas que se convirtieron posteriormente en
las bases de su visión del mundo.
Se alistó como voluntario en el ejército bávaro en el que alcanzó el grado de cabo,
resultó herido en un ataque con gases que le dejó temporalmente ciego y fue
premiado con las cruces de Hierro de 1a y 2a Clase. Mas tarde también resultaría
lastimado por un ataque de gas que lo dejó internado con una ceguera hasta
después del final de la guerra.
La actuación de Hitler en armas puede considerarse más que satisfactoria.
Inicialmente se le había declarado en Salzburgo no apto para el ejército, pero en
1914 pudo alistarse como voluntario para ser destinado a Somme. Fue ascendido a
cabo y condecorado por su valor en combate. Poco antes del final de la guerra,
Hitler quedó temporalmente ciego por un ataque con gases tóxicos, aunque se ha
argumentado que en realidad su ceguera fue una reacción histérica ante la derrota
alemana. Años después expresaría que al quitarse la venda que cubría sus ojos
descubrió que el objetivo de su vida era salvar a Alemania.
Recuperado regresó a Munich, donde presenció la proclamación de la República en
noviembre de 1918. Aquí, se confirmaron sus ideas acerca de los verdaderos
enemigos de Alemania, que eran para él los socialistas y losjudíos, quienes habían
protagonizado la revolución de noviembre. Y en células del ejército en las que se
creía que la derrota alemana se debía a la traición interior, se iniciaron sus primeros
contactos con el Partido Obrero Alemán (DAP), cuyos dirigentes, el ingeniero Peder
y el escritor Eckart, se distinguían por su antisemitismo y su pangermanismo.

Hitler estaba muy molesto con la derrota de Alemania, quien culpaba a todos los
políticos de la república de Weimar como los responsables directos del fracaso de
la guerra y del armisticio deshonroso firmado en Versalles. Para él era como una
“puñalada por la espalda”, y decidió usar todas sus fuerzas para destruir ese
“gobierno traidor”. A la vez fue paradójico, pues ese gobierno que el acusaba de
traidor, fue el factor decisivo en la creación de las condiciones económicas, sociales
y políticas que permitieron que Hitler y su partido llegaran al poder.
Hitler comenzó a trabajar como espía para la policía, infiltrándose en partidos de
izquierda. Pero en una oportunidad le fue asignado un pequeño partido
nacionalista de extrema derecha, fundado por Dietrich Eckart. Se trataba del Partido
Obrero Alemán y Hitler se involucró en las actividades con gran entusiasmo. No
tardó en ganar notoriedad fuera del partido por sus discursos polémicos, atacando
el Tratado de Versalles, a políticos y grupos marxistas y a los judíos, a quienes pronto
se vería en toda Alemania como los responsables de la derrota y el colapso
económico.
Este partido no era sino uno más entre tantos, pero la acción de un Hitler fogoso,
entusiasta e idealista no tardó en transformarlo en un gran movimiento de masas.
En 1921, ya con el caudillo en la conducción, se adoptó el nuevo nombre de
Partido Nacional Socialista Obrero Alemán, NAZI pava sus detractores y enemigos.
Nacionalsocialismo
El nacionalsocialismo, también conocido como nazismo, fue un movimiento político
alemán que se constituyó en 1920 con la creación del Partido Nacionalsocialista
Alemán del Trabajo (Nationalsozia-listiche Deutsche Arbeiter-Partei, NSDAP),
llamado habitualmente partido nazi. Su apogeo culminó con la proclamación del III
Reich, el régimen totalitario alemán presidido entre 1933 y 1945 por Adolf Hitler,
responsable del inicio de la Segunda Guerra Mundial y causante del Holocausto.