Sei sulla pagina 1di 8

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

ESCUELA DE PSICOLOGÍA
CARRERA DE:

PSICOLOGIA CLINICA

TEMA: TAREA V
___________________________________________________________________

PRESENTADO POR:

NICOLE OGANDO

_____________________________________________________________

MATRÍCULA:

12-0396
_______________________

ASIGNATURA:

PSICOLOGIA CLINICA II

_______________________________________________

FACILITADOR (A):

JUAN MARTÍNEZ
_______________________________________________

Santiago de los Caballeros


República Dominicana
Febrero 2018
INTRODUCCIÓN

Los primeros años de vida son fundamentales, sirven como un tipo de molde para lo que
será nuestro futuro en todos los ámbitos de nuestra vida. Los trastornos de la infancia,
niñez o adolescencia se llaman así porque son los trastornos que se presentan en estas
etapas de la vida y que tienen un gran impacto no solo en el sujeto que lo padece sino
también en sus familiares.
De acuerdo con el DSM IV estos trastornos casi siempre se diagnostican antes de los 18
años, aunque algunas personas hasta la edad adulta reciben un diagnóstico; es
importante la identificación de alguno de estos trastornos debido a que causan
dificultades para las personas que los tienen y tener información sobre los mismos o un
tratamiento, puede mejorar bastante la vida actual y futura de las familias, y una mejor
adaptación al medio social.
Trataremos en lo adelante parte de los trastornos más comunes en esta etapa así como
también las terapias y las motivaciones y casusas que llevan a los pacientes a querer
someterse al tratamiento psicológico.
Primera parte:
1. Elaboración de un esquema, luego de la lectura referida, respondiendo las
siguientes cuestionantes:

El trastorno de la conducta o trastono disocial es un patrón repetitivo y persistente de


comportamiento en el que se violan los derechos básicos de otras personas o normas
sociales importantes propias de la edad, manifestándose por la presencia de tres (o más) de
los criterios durante los últimos 12 meses y por lo menos de un criterio durante los últimos
Diferencie 6 meses como por ejemplo agresión a personas y animales, destrucción de propiedad,
entre: fraudulencia o robo y violaciones graves de normas. En cambio, el trastorno de oposición
trastorno de - desafiante dura por lo menos seis meses y están presentes comportamientos que incluyen
conducta y que el niño se encoleriza e interrumpe en pataletas, discute con adultos, desafía
trastorno de activamente a los adultos o rehúsa cumplir sus órdenes o demandas, rencoroso o
oposición- vengativo, molesta deliberadamente a otras personas, Acusa a otros de sus errores o mal
desafiante y comportamiento. En este a diferencia del primero no se infringen normas ni se daña a
delincuencia personas, animales o propiedades ni se cometen robos, solo se desafía a la autoridad,
juvenil dígase padres y tienen un mal comportamiento. En el caso de la delincuencia juvenil se
refiere a los crímenes cometidos por menores de edad y podríamos decir que es en lo que
se convierte estos dos trastornos antes mencionados al no ser tratados en el cual luego de
los 18 años de edad también se puede convertir en un trastorno de la personalidad
antisocial.

Describa dos
trastornos de Dos de los trastornos más comunes en los niños y en adolescentes son el trastorno de
ansiedad Ansiedad por separación y el mutismo selectivo. El trastorno de ansiedad por separación
no es más que ansiedad excesiva e inapropiada para el nivel de desarrollo del sujeto,
habituales
concerniente a su separación respecto del hogar o de las personas con quienes está vinculado.
que afectan
niños y En el caso del mutismo selectivo es la incapacidad persistente para hablar en situaciones
adolescentes sociales específicas (en las que se espera que hable, p. ej., en la escuela) a pesar de hacerlo en
otras situaciones.

Cómo se Se relacionan debido a que son los mismos criterios de la depresión en adultos los
relacionan los utilizados para diagnosticar la depresión infantil es por ello que los síntomas son muy
síntomas de la parecidos y difieren en edad y causa.
depresión
infantil con Síntomas: Expresiones o muestras de soledad, tristeza, desdicha y/o pesimismo, Cambios
los síntomas en el estado de ánimo, Irritabilidad, Hipersensibilidad: llora fácilmente, negativismo:
de depresión resulta difícil de complacer, Concepto negativo de sí mismo: sentimientos de inutilidad,
adulta? incapacidad, fealdad, culpabilidad, Ideas de persecución, Deseos de huir y escaparse de
casa, Tentativas de suicidio, Conductas agresivas, Alteraciones del sueño: Insomnio, sueño
inquieto, difícil despertar por la mañana, Cambios en el rendimiento escolar: problemas
para concentrarse y de memoria, pérdida de interés en actividades extraescolares, menor
rendimiento y esfuerzo en las tareas, rechazo a ir a la escuela, Problemas de socialización,
Quejas somáticas: dolores de cabeza, de barriga, Disminución de la energía física y mental.
Identifique 1. Enuresis: se refiere a la descarga involuntaria de orina, generalmente durante la
noche, que se produce a una edad en la que se espera que el niño sea capaz de
cuatro contenerla (cinco años).
trastornos 2. Encopresis: La característica fundamental de la encopresis es la expulsión
sintomáticos involuntaria de excrementos formados, semiformados o líquidos, de forma repetida,
comunes que en lugares inadecuados como, por ejemplo, en el suelo o en la ropa. El niño tiene que
tener una madurez que corresponda al menos con los 4-5 años de edad cronológica.
pueden 3. Sonambulismo: Los síntomas de este trastorno consisten en episodios repetidos en
aparecer que la persona sale de la cama y camina por la habitación, sin ser consciente de ello ni
durante la poder recordarlo después. La aparición de este trastorno suele producirse
infancia. habitualmente entre los seis y los doce años de edad.
4. Tics: Un tic es una contracción muscular persistente e intermitente, que suele estar
limitada a un grupo muscular muy específico. Es un término muy amplio que incluye
el parpadeo, la contracción de la boca, morderse los labios, encoger los hombros, girar
el cuello, aclararse la garganta, sonarse la nariz y hacer otros gestos, por nombrar los
más comunes. Los tics alcanzan su máxima frecuencia entre los dos y los catorce
años.
Qué sabemos
sobre las causas,
conducta y el
tratamiento del Las causas precisas del autismo siguen siendo enigmas, aunque la mayoría de los
autismo? investigadores coinciden en que se trata de una alteración importante en el sistema nervioso
central y es altamente hereditario, pero la causa incluye tanto factores ambientales
(contaminación, alimentación, etc.) como susceptibilidad genética. Los síntomas son la falta
de interacción social (muestran dificultad para relacionarse con otros niños de la misma edad,
poco o nulo contacto visual, evitan el contacto físico, no responden al ser llamados por su
nombre, no tienen lenguaje y si lo tienen presenta alteraciones), las estereotipias (movimientos
repetitivos), poca tolerancia a la frustración, risas o llantos sin motivo aparente, presentan
hiperactividad o son muy pasivos, no hay juego simbólico, carecen de juego creativo. La
mayoría de estos síntomas pueden aparecer al año y medio de edad, comenzando con
retrocesos en el desarrollo del niño. El Autismo no tiene cura, los tratamientos van dirigidos a
paliar los síntomas que presenta en cada individuo. El mejor tratamiento para el autismo debe
combinar varias disciplinas - conducta, desarrollo, académico, y medicamentos. El tratamiento
debe ser personalizado a las exigencias de cada niño en individual y debe seguir el principio
Describa cinco general del tratar de conseguir la capacidad funcional mejor posible usando los recursos
enfermedades disponibles según necesario.
orgánicas que
pueden producir
retraso mental.
1. Síndrome de Down: La trisomía del cromosoma 21 (síndrome de Down) es la más
común y la mejor descrita. Es la más conocida de todas las enfermedades asociadas
con un retraso mental moderado o grave. Los pacientes con trisomía del cromosoma
21 tienen patología neuroquímica, incluyendo la pérdida importante de acetilcolina
(núcleo basal) y de neuronas de somatostatina (córtex cerebral), así como la pérdida
de vías serotoninérgicas y noradrenérgicas. Los pacientes con síndrome de Down
muestran cambios neuropatológicos progresivos similares a los de la enfermedad de
Alzheimer, incluyendo lesiones neurofibrilares y placas neuríticas. El cromosoma 21
contiene el gen para la betaamiloide, la proteína cerebral que se acumula en las placas
neuríticas de los pacientes.
2. Fenilcetonuria: Los niños que tienen esta enfermedad parecen normales en el
momento del nacimiento, pero carecen de una enzima del hígado necesaria para
metabolizar la fenilanalina, un aminoácido presente en muchos alimentos. El retraso
mental sólo se produce cuando se ingieren cantidades grandes de fenilanalina, lo que
tarde o temprano ocurrirá si la enfermedad no se detecta antes.
3. Microcefalia: El término microcefalia significa «cabeza pequeña». Se trata de un tipo
de retraso mental, causado por una alteración en el desarrollo del cerebro debida a que
el cráneo no alcanza su tamaño normal.
4. Macrocefalia (cabeza grande), se trata de un tipo de retraso mental se caracteriza por
el aumento del tamaño y el peso del cerebro, con el consiguiente agrandamiento del
cráneo, deterioro de la visión, convulsiones y otros síntomas neurológicos,
ocasionados por un anómalo crecimiento de las células gliares, que son la estructura
que da soporte al tejido cerebral.
5. Hidrocefalia: es una enfermedad relativamente rara, causada por una excesiva
acumulación de fluido cerebroespinal dentro del cráneo, que provoca lesiones en el
tejido cerebral y un aumento del tamaño del cráneo.
2. Elaboración de una tabla conteniendo: niveles de retraso mental y rango de
CI.

GRAVEDAD DEL RETRASO Y RANGO DE CI


NIVEL DE RETRASO RANGO DE CI MENTAL

Retraso leve Entre 50-55 y 70

Retraso moderado Entre 35-40 y 50-55

Retraso grave Entre 20-25 y 35-40


Retraso profundo Por debajo de 20-25

Estimado participante la actividad de esta semana consiste en lectura del cap. 17


del libro de los autores: Butcher James N., Mineka Susan, Hooley Jill M.
(2007). Psicología Clínica.
Elaboración de un análisis crítico respondiendo las siguientes cuestionantes:
a) Motivaciones de por qué se busca una terapia y quién proporciona los
servicios psicoterapéuticos?
Los problemas y motivaciones para solucionarlos de las personas que buscan terapia
varían de manera considerable. Quizá los candidatos más obvios a recibir tratamiento
psicológico son quienes sufren de manera repentina una situación de gran estrés, como
un divorcio o el desempleo —y que pueden sentirse abrumados por una crisis que no se
ven capaces de manejar por sí mismos—. Estas personas suelen sentirse muy
vulnerables, están abiertas a los tratamientos psicológicos y motivados para modificar
sus insoportables estados mentales actuales. En tales situaciones, esas personas pueden
mostrar una mejoría considerable en un breve periodo de tiempo. Otras personas
comienzan una terapia de manera mucho más indirecta. Puede que hayan consultado a
un médico por un dolor de cabeza o de estómago, y que éste les haya dicho que no
tienen ningún trastorno físico que justifique ese dolor. Estas personas suelen resistirse
inicialmente a la idea de que sus síntomas físicos tengan una causa emocional. La
motivación para comenzar un tratamiento difiere mucho entre diferentes personas. Otras
personas que comienzan una terapia han sufrido un estrés psicológico durante mucho
tiempo, y tienen una larga historia de inadaptación. Otro grupo de personas va a terapia
con problemas ¨normales¨.

Tradicionalmente miembros de diferentes profesiones han ofrecido consejo y consuelo a


personas con malestar emocional. Los médicos, los clérigos, un pastor, un sacerdote o
un rabino suele ser el primer profesional al que acude una persona con una crisis
emocional.
b) Qué profesionales son los más capacitados para ofrecer ayuda a las
personas con un malestar psicológico?
Los tres tipos de profesionales de la salud mental capacitados que suelen brindar
tratamiento psicológico son los psicólogos clínicos, los psiquiatras y los trabajadores de
psiquiatría social.

c) En qué tipo de situación tiene lugar el tratamiento?


Cuando es solicitado por el paciente o requerido de manera inmediata para la
supervivencia del paciente aunque no haya sido solicitado por el mismo éro si
autorizado por familiares.
d) Qué factores son determinantes para la eficacia de la terapia.
La relación del terapeuta con el paciente. La motivación del paciente a veces influye
mucho en la eficacia de la terapia así como la confianza que dicho paciente tenga en su
terapeuta. Esto quiere decir que la eficacia dependerá de las expectativas que tenga el
paciente del tratamiento. El establecimiento de una eficaz «alianza de trabajo» entre el
paciente y el terapeuta, se considera esencial para el éxito del tratamiento.

e) Diga las estrategias terapéuticas que deben utilizarse


Se deben utilizar lo que están comprobados y validos como eficaces para el tipo de
trastorno dado puesto que la estrategia que funciona para un x trastorno no es la misma
que funciona para otro tipo de trastorno.
CONCLUSIÓN

Existen diversos trastornos que afectan el crecimiento y desarrollo del niño a nivel,
familiar, académico y social impidiendo un rendimiento y desarrollo adecuado, estos
trastornos abarcan diversas áreas desde el retraso mental, trastornos de aprendizaje,
habilidades motoras, de comunicación, del desarrollo, de déficit de atención con
hiperactividad, de ingestión y de la conducta alimentaria, tics y de eliminación entre
otros, que llaman la atención debido a que suelen ser extraños , molestos o confusos.
Algunos pueden resultar infrecuentes, sin embargo muchos de ellos hoy en día son
bastante comunes. Estos trastornos requieren de atención especializada e
interdisciplinaria.
Hace años se creía que algunos tipos de estos trastornos no aparecían antes de la mitad o
el final de la adolescencia y hoy en día se aprueba que prácticamente todos los
trastornos psiquiátricos que presentan los adultos, pueden tener su inicio en la
adolescencia o durante la niñez; pudiéndosele considerar a estos trastornos como
precursores de la psicopatología del adulto, estableciendo una relación entre los
principales trastornos de la conducta que se pueden observar en la infancia o
adolescencia y que tendrán una gran relevancia o aportación en el diagnóstico y
tratamiento terapéutico.

Algunos síntomas o pautas en la conducta del niño o adolescente, pueden ser normales
en determinados fases o estadios, de desarrollo pero podrían ser diagnosticadas como
patológicas cuando aparecen más tarde; por ejemplo los síntomas relacionados con un
Trastorno negativista desafiante; en el cual se pueden presentar conductas hostiles y
desafiantes, como en el caso de la adolescencia, pero al permanecer esas conductas por
más tiempo puede ser considera como patológica, en otros ejemplos podemos
mencionar de igual modo una Encopresis o Enuresis e incluso un Trastorno de ansiedad
por Separación o Mutilismo selectivo.

Ahora bien, los problemas y motivaciones que llevan a una persona a buscar tratamiento
varían mucho dependiendo de la persona puesto a que algunas personas buscan ayuda
desde los primeros síntomas, algunas personas pueden tener años con una condición y
buscan ayuda tardía. Es indispensable para la eficacia del tratamiento que el terapeuta
logre una relación ética con su paciente suministrándole confianza y un lugar seguro
para recibir dicho tratamiento. Es importante que el paciente tenga buenas expectativas
del tratamiento ara que se puedan lograr los resultados esperados y esto puede influir
incluso en el tiempo de obtención de dichos resultados.
SÍNTESIS PERSONAL

En la antigüedad se consideraba a los niños como adultos en miniatura por lo que eran
tratados básicamente como adultos pero pequeños. Debido a esta mentalidad, las
enfermedades que se presentaban en niños y adolescentes no eran tratadas
correctamente.
Debido a la evolución que hemos tenido y los estudios e investigaciones constantes se
ha podido determinar que hay ciertos trastornos que se dan exclusivamente en la
infancia, la niñez y la adolescencia.
Son muchos los trastornos que están dentro de los que se producen en esas etapas de la
vida, algunos muy comunes como el autismo, que pertenece a los trastornos del espectro
autista, el retraso mental, los trastornos del aprendizaje y otros pocos frecuentes que se
dan de manera muy peculiar como el síndrome de Rett o el síndrome de Heller.
La mayoría de estos trastornos no tienen cura, pero inclusive aquellos que no tienen
cura detectados a tiempo pueden recibir el tratamiento correspondiente que apalee los
síntomas de la enfermedad y que logre una mejora significativa en el paciente y por
ende en su torno, llámese familiares y/o cuidadores.
La delincuencia juvenil afecta gravemente a nuestra sociedad hoy en día y esto tiene
múltiples causas y una de ellas es que esos delincuentes fueron dando señales desde
temprana edad de sufrir algún trastorno como el negativista- desafiante o el trastorno
disocial y al no ser diagnosticados y tratados a tiempo a provocado también un
delincuente juvenil más en nuestra sociedad. Es por esto que se debe de educar más a
nuestra sociedad y que se le dé la importancia que ameritan los psicólogos.
Son muchos los daños que se causan en un trastorno no diagnosticado a tiempo. Por
ejemplo, ahora mismo me llega a la mente un niño con un trastorno del aprendizaje que
no sea detectado a tiempo por sus profesores, será un niño recibiendo maltrato por sus
amiguitos e incluso por sus profesores al estar ignorantes del trastorno que le aqueja.
Esto provocara otros trastornos como podría ser depresión.
Los problemas y motivaciones que llevan a una persona a buscar tratamiento varían
mucho dependiendo de la persona puesto a que algunas personas buscan ayuda desde
los primeros síntomas, algunas personas pueden tener años con una condición y buscan
ayuda tardía. Es indispensable para la eficacia del tratamiento que el terapeuta logre una
relación ética con su paciente suministrándole confianza y un lugar seguro para recibir
dicho tratamiento. Es importante que el paciente tenga buenas expectativas del
tratamiento para que se puedan lograr los resultados esperados y esto puede influir
incluso en el tiempo de obtención de dichos resultados.