Sei sulla pagina 1di 5

Derechos humanos

Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin
distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o
étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Todos tenemos los
mismos derechos humanos, sin discriminación alguna. Estos derechos son
interrelacionados, interdependientes e indivisibles.

Los derechos humanos universales están a menudo contemplados en la ley y


garantizados por ella, a través de los tratados, el derecho internacional
consuetudinario, los principios generales y otras fuentes del derecho internacional.
El derecho internacional de los derechos humanos establece las obligaciones que
tienen los gobiernos de tomar medidas en determinadas situaciones, o de
abstenerse de actuar de determinada forma en otras, a fin de promover y proteger
los derechos humanos y las libertades fundamentales de los individuos o grupos.

Los derechos humanos incluyen tanto derechos como obligaciones. Los Estados
asumen las obligaciones y los deberes, en virtud del derecho internacional, de
respetar, proteger y realizar los derechos humanos. La obligación de respetarlos
significa que los Estados deben abstenerse de interferir en el disfrute de los
derechos humanos, o de limitarlos. La obligación de protegerlos exige que los
Estados impidan los abusos de los derechos humanos contra individuos y grupos.
La obligación de realizarlos significa que los Estados deben adoptar medidas
positivas para facilitar el disfrute de los derechos humanos básicos. En el plano
individual, así como debemos hacer respetar nuestros derechos humanos,
también debemos respetar los derechos humanos de los demás.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) fue proclamada por


la Asamblea General de las Naciones Unidas en París de 1948, tras los sucesos
ocurridos antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Los 30
artículos constituyen el marco de referencia al que deberían ajustarse todas las
leyes y actuaciones políticas.

Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH)

Respecto de los antecedentes directos de la CNDH, el 13 de febrero de 1989,


dentro de la Secretaría de Gobernación, se creó la Dirección General de Derechos
Humanos. Un año más tarde, el 6 de junio de 1990 nació por decreto presidencial
una institución denominada Comisión Nacional de Derechos Humanos,
constituyéndose como un Organismo desconcentrado de dicha Secretaría.
Posteriormente, mediante una reforma publicada en el Diario Oficial de la
Federación el 28 de enero de 1992, se adicionó el apartado B del artículo 102,
elevando a la CNDH a rango constitucional y bajo la naturaleza jurídica de un
Organismo descentralizado, con personalidad jurídica y patrimonio propios,
dándose de esta forma el surgimiento del llamado Sistema Nacional No
Jurisdiccional de Protección de los Derechos Humanos.

1
Finalmente, por medio de una reforma constitucional, publicada en el Diario Oficial
de la Federación el 13 de septiembre de 1999, dicho Organismo Nacional se
constituyó como una Institución con plena autonomía de gestión y presupuestaria,
modificándose la denominación de Comisión Nacional de Derechos Humanos por
la de Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Esta reforma constituye un
gran avance en la función del Ombudsman en México, ya que le permite cumplir
con su función de proteger y defender los Derechos Humanos de todos los
mexicanos. Su actual titular es el Lic. Luis Raúl González Pérez.

Actualmente existen 32 comisiones estatales de los derechos humanos, ya que el


Distrito Federal se incorporó recientemente como otro estado de la Unión.

Funcionamiento de la CNDH

La protección y defensa de los Derechos Humanos en México fue elevada a rango


constitucional el 28 de enero de 1992, con la publicación del Decreto que adicionó
el apartado B al artículo 102 de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos.

Esta disposición facultó al Congreso de la Unión y a las legislaturas de los estados


para que, en el ámbito de sus respectivas competencias, establecieran
organismos especializados para atender las quejas en contra de actos u
omisiones de naturaleza administrativa violatorios de Derechos Humanos, por
parte de cualquier autoridad o servidor público, con excepción de los del Poder
Judicial de la Federación, así como para formular recomendaciones públicas
autónomas, no vinculatorias y denuncias y quejas ante las autoridades
correspondientes.

Con fecha 13 de septiembre de 1999 se reformó el artículo 102, apartado B


constitucional, en el cual se señala que la Comisión Nacional de los Derechos
Humanos es un organismo que cuenta con autonomía de gestión y
presupuestaria, así como personalidad jurídica y patrimonio propios. El objetivo
esencial de este organismo es la protección, observancia, promoción, estudio y
divulgación de los Derechos Humanos previstos por el orden jurídico mexicano.

Para cumplir con los objetivos citados esta Comisión Nacional tiene como
atribuciones:

I. Recibir quejas de presuntas violaciones a derechos humanos;


II. Conocer e investigar a petición de parte, o de oficio, presuntas violaciones
de derechos humanos en los siguientes casos:
a) Por actos u omisiones de autoridades administrativas de carácter
federal;
b) Cuando los particulares o algún otro agente social cometan ilícitos con
la tolerancia o anuencia de algún servidor público o autoridad, o bien
cuando estos últimos se nieguen infundadamente a ejercer las
atribuciones que legalmente les correspondan en relación con dichos
2
ilícitos, particularmente en tratándose de conductas que afecten la
integridad física de las personas;
III. Formular recomendaciones públicas no vinculatorias y denuncias y quejas
ante las autoridades respectivas, en los términos establecidos por el
artículo 102, Apartado B, de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos;
IV. Conocer y decidir en última instancia las inconformidades que se presenten
respecto de las recomendaciones y acuerdos de los organismos de
derechos humanos de las Entidades Federativas a que se refiere el citado
artículo 102, apartado B, de la Constitución Política;
V. Conocer y decidir en última instancia las inconformidades por omisiones en
que incurran los organismos de derechos humanos a que se refiere la
fracción anterior, y por insuficiencia en el cumplimiento de las
recomendaciones de éstos por parte de las autoridades locales, en los
términos señalados por esta ley;
VI. Procurar la conciliación entre los quejosos y las autoridades señaladas
como responsables, así como la inmediata solución de un conflicto
planteado, cuando la naturaleza del caso lo permita;
VII. Impulsar la observancia de los derechos humanos en el país;
VIII. Proponer a las diversas autoridades del país, que en el exclusivo ámbito de
su competencia, promuevan los cambios y modificaciones de disposiciones
legislativas y reglamentarias, así como de prácticas administrativas, que a
juicio de la Comisión Nacional redunden en una mejor protección de los
derechos humanos;
IX. Formular programas y proponer acciones en coordinación con las
dependencias competentes para impulsar el cumplimiento de tratados,
convenciones y acuerdos internacionales signados y ratificados por México
en materia de Derechos Humanos.
X. Expedir su Reglamento Interno;
XI. Elaborar y ejecutar programas preventivos en materia de derechos
humanos;
XII. Supervisar el respeto a los derechos humanos en el sistema penitenciario y
de readaptación social del país;
XIII. Formular programas y proponer acciones en coordinación con las
dependencias competentes que impulsen el cumplimiento dentro del
territorio nacional de los tratados, convenciones y acuerdos internacionales
signados y ratificados por México en materia de derechos humanos;
XIV. Proponer al Ejecutivo Federal, en los términos de la legislación aplicable, la
suscripción de convenios o acuerdos internacionales en materia de
derechos humanos;
XV. La observancia del seguimiento, evaluación y monitoreo, en materia de
igualdad entre mujeres y hombres;
XVI. Investigar hechos que constituyan violaciones graves de derechos
humanos, cuando así lo juzgue conveniente o lo pidiere el Ejecutivo
Federal, alguna de las Cámaras del Congreso de la Unión, el Gobernador
de un Estado, el Jefe de Gobierno del Distrito Federal o las legislaturas de
las entidades federativas, y
3
XVII. Las demás que le otorgue la presente Ley y otros ordenamientos legales.

Cabe hacer mención que las quejas y denuncias, las resoluciones y


recomendaciones formuladas por la CNDH no afectan el ejercicio de otros
derechos y medios de defensa que puedan corresponder a los afectados conforme
a las leyes; por lo tanto, no suspenden ni interrumpen sus plazos preclusivos.

Atención a quejas

La CNDH es competente para tramitar una queja en los siguientes casos:

Cuando las autoridades administrativas de carácter federal, con excepción de los


del Poder Judicial de la Federación, cometan actos u omisiones que violen los
derechos humanos.

Cuando una persona cometa un ilícito con la tolerancia o anuencia de algún


servidor público o autoridad federal, o cuando estos últimos se nieguen, sin
fundamento, a ejercer las atribuciones que legalmente les correspondan en
relación con dichos ilícitos; particularmente tratándose de conductas que afecten
la integridad física de las personas.

Cuando se presenten inconformidades por las omisiones o por la inactividad en


que incurran las Comisiones Estatales de Derechos Humanos, así como por la
insuficiencia en el cumplimiento de sus recomendaciones, por parte de las
autoridades locales.

En los casos antes mencionados, la CNDH tiene competencia para conocer las
quejas relacionadas con presuntas violaciones a derechos humanos en cualquier
lugar del territorio nacional.

Procedimiento para presentar una queja:

Para que la CNDH pueda tramitar una queja, ésta deberá:

Ser presentada por escrito en las instalaciones de la CNDH, o enviarse por correo
o por fax. En casos urgentes, se admitirán las quejas no escritas que se formulen
por otro medio de comunicación como el teléfono; en este caso, únicamente se
deberán mencionar los datos mínimos de identificación. Cuando se trate de
menores de edad o de personas que no puedan escribir, pueden presentar su
queja oralmente.

Dirigirse a la CNDH o a su Presidente, Lic. Luis Raúl González Pérez y solicitar


expresamente la intervención de este Organismo Nacional.

Estar firmada o presentar la huella digital del interesado; la CNDH no admite


comunicaciones anónimas. Por ello, si en un primer momento, el quejoso no se

4
identifica o firma su escrito de queja, deberá ratificarlo dentro de los tres días
siguientes a su presentación.

Contener los datos mínimos de identificación, como son: nombre, apellidos,


domicilio y, de ser posible, un número telefónico en el que se pueda localizar a la
persona a la cual le han sido o le están violando sus derechos fundamentales o,
en su caso, se deberán proporcionar los datos de la persona que presenta la
queja.

Contar con una narración de los hechos que se consideran violatorios a los
derechos humanos, estableciendo el nombre de la autoridad presuntamente
responsable.

Entregarse, de ser posible, acompañada de todos los documentos con que la


persona cuente para comprobar la violación a los derechos humanos.

Es importante mencionar, que todos los servicios que la CNDH proporciona son
gratuitos; para solicitarlos no es necesaria la ayuda de un abogado, ya que este
Organismo Nacional cuenta con el personal capacitado para auxiliar, orientar y
asesorar jurídicamente a quien lo requiera.

Cabe señalar que en la Dirección General de Quejas y Orientación cuenta con


personal de guardia, que se encarga de recibir y atender las reclamaciones o
quejas urgentes, así como de proporcionar cualquier tipo de asesoría o
información durante las 24 horas del día los 365 días del año.

Departamento de Información Telefónica: 56 81 81 25 extensiones 1127 y 1129;


Coordinación de Guardias (atención las 24 horas) 56 81 51 12 o 56 81 81 25
extensiones 1123 y 1242. Fax 56 81 84 90.

Teléfono de larga distancia gratuita 01 800 715 2000.

Comisión Nacional de los Derechos Humanos


Periférico Sur - 3469
Colonia San Jerónimo Lídice
Delegación Magdalena Contreras
México, Distrito Federal
C.P. 10200

Reflexión

Cuando mis derechos humanos sean vulnerados ahora sé que existen


instituciones que pueden garantizarme protección y una posible sanción a los
culpables. También sé que con esta información puedo ayudar a otras personas a
impedir que violen sus derechos. Es importante conocer nuestros derechos y
poderlos defender, así como cumplir nuestras obligaciones para ser buenos
ciudadanos.
5