Sei sulla pagina 1di 4

PEDAGOGÍA: Del griego país (niño) y agó (conducir).

Puede definirse como el campo del saber que estudia los


hechos, fenómenos y actividades educativas. Para Durkheim, la pedagogía consiste en teorías que explican las
formas de concebir la educación y no las maneras de practicarla.

En la actualidad, es la disciplina singular y específica, que estudia el proceso educativo, su contexto, modalidades,
componentes y a los sujetos involucrados. Está directamente relacionada con otras ciencias sociales conexas:
psicología, sociología, antropología, lingüística y biología como las de mayor incidencia en su configuración. Con
este alcance, la pedagogía es un cuerpo teórico cuyo propósito es comprender la práctica educativa en un tiempo y
en un espacio determinado.

Como se indica en el Informe de la Comisión Internacional para el desarrollo de la Educación –publicado con el
título de Aprender a ser-, la pedagogía, al igual que todas las ciencias, “ha estado sometida en nuestra época a
transformaciones amplias hasta el punto de que el concepto mismo ha sido modificado. Gracias a todo un conjunto
de ciencias conexas, la pedagogía ha reforzado sus aspectos científicos. Allí donde sólo se veía un arte –el arte de
enseñar-, se encuentra hoy día una ciencia cada vez más sólidamente construida”.

PEDAGOGÍA FAMILIAR: Es una rama poco desarrollada, cuyo propósito es estudiar la dimensión educativa que se
puede dar en el seno de la familia, habida cuenta de que no siempre la familia contribuye al desarrollo personal de
sus miembros.

PEDAGOGÍA INSTITUCIONAL: Corriente pedagógica que aplica el análisis institucional a las instituciones educativas.
Esta concepción pedagógica es un enfoque eminentemente psicológico de la institución escolar y de sus relaciones
en el contexto del que forma parte y en el que realiza sus actividades. Este concepto impone –según los teóricos de
la pedagogía institucional- un modo de actuar que lleva a someter a los alumnos a la aceptación de las normas
sociales y pautas culturales vigentes, sin mostrar preocupación por su desarrollo personal.

La pedagogía institucional ha inspirado algunas experiencias de autogestión educativa, en cuanto es una propuesta
de elaboración de nuevos modelos institucionales democráticos y participativos en el contexto de una sociedad
jerarquizada.

PEDAGOGÍA OPERATORIA: Esta concepción pedagógica tiene como punto de partida el modo natural de
aprendizaje de los seres humanos, llevando a cabo a través de un proceso de actividad, ensayo y descubrimiento;
está fundamentada en la psicología de Wallon y Piaget.

Frente a la pedagogía tradicional, verbalista y pasiva, cuya gran preocupación es proporcionar la mayor cantidad
posible de saberes (que luego hay que repetir en los exámenes), la pedagogía operacional se basa en la idea de que
el aprendizaje sólo se dé efectivamente si hay una intervención activa del que aprende. Consecuentemente, la
práctica educativa debe estructurarse de tal modo que el educando sea el protagonista de su propio aprendizaje.
Esto supone no sólo la actividad intelectual del sujeto, sino también su implicación afectiva y social.

PEDAGOGÍA SOCIAL: La pedagogía social (que en algunos autores es difícil de diferenciar de la sociología de la
educación) se estructura a partir del supuesto de que no es posible concebir la educación separada de la sociedad.
Se trata, pues, de una cuestión de vieja data: ya en 1902, Durkheim había puesto de manifiesto la íntima relación
existente “entre los cambios sociales las transformaciones de los sistemas escolares que acompañan a esos
cambios de estructura”.

Desde esa perspectiva, la pedagogía social sería estudio de las acciones y respuestas educativas que deben ser
previstas como consecuencia de las nuevas realidades que producen los cambios sociales y que generan las
políticas públicas, especialmente en los ámbitos de la economía y de la política educativa. Así concebida, la
pedagogía social es una forma de intervención en la atención y solución de los problemas sociales.

METODOLOGÍA: En sentido lato, metodología significa estudio del método. Éste estudio puede realizarse a dos
niveles diferentes, de ahí que el término tenga dos acepciones principales. En unos casos se designa el estudio de
los supuestos ontológicos, lógicos, epistemológicos, semánticos, gnoseológicos, paradigmáticos o modelísticos que
subyacen en la formulación de los procedimientos y procesos que ordenan una actividad establecida de manera
explícita y repetible, con el propósito de lograr algo. En otros casos se alude al estudio de los métodos en sí, es
decir, la definición, construcción y validación de los métodos como conjunto de actividades intelectuales que, con
prescindencia de los contenidos específicos establece los procedimientos lógicos, formas, de razonar, operaciones,
procedimientos y reglas que de una manera ordenada y sistemática, deben seguirse para lograr un fin dado o
resultado.

Los problemas metodológicos comenzaron a adquirir importancia al inicio de la Edad Moderna. Bacon y Descartes
plantearon la cuestión “del mejor camino para llegar a un conocimiento efectivo y, a la vez, riguroso de la realidad”.
Pero fue Galeano -Siglo XVI- quien inauguró lo que en sentido estricto hoy se denomina método científico, no por lo
que escribió sobre el tema, sino por su modo de proceder en el estudio de la realidad.

Actualmente, los problemas metodológicos han ido adquiriendo un amplio desarrollo como fundamentación
teórica de los métodos, esto es, como “ciencia del método” y también como estrategia de la investigación. Si bien
se habla de la metodología sin más, algunos suelen distinguir la metodología general que, como parte de la lógica,
de la epistemología o de la teoría del conocimiento, se ocupa de estudiar los métodos generales empleados en las
ciencias y en la filosofía (deducción, inducción, análisis, síntesis, experimentación, clasificación, la idea de ley, la
conceptualización, etc.). Cómo decía J. S. Mill, se trata de generalizar los “modos de investigar la verdad y de
estimar la evidencia”. Y las metodologías especiales, ligas a un cuerpo particular (matemáticas, física, sociología,
trabajo social, etc.) con que se alude a los procedimientos que utiliza una determinada disciplina.

DIDÁCTICA: Proviene del vero griego didasko, que significa enseñar, instruir, exponer claramente, demostrar.
Término genérico que designa la disciplina y el arte que guía la práctica educativa y el proceso de enseñanza,
prescribiendo lo que debe hacer el docente para lograr que sus alumnos aprendan y lo hagan con provecho y
agrado. Se trata pues, de facilitar el aprendizaje, debido a la forma en que se lleva a cabo.

Mientras la pedagogía organiza sistemáticamente los conceptos y principios referidos a la educación en su


conjunto, la didáctica los operacionaliza e instrumentaliza, poniéndolos en práctica en el proceso de enseñanza. De
ahí que algunos consideren la didáctica como el brazo instrumental de la pedagogía.

CURRÍCULUM: Término prácticamente desconocido en la pedagogía latinoamericana hasta finales de la década de


los 70´, aunque en el mundo anglosajón se venía empleando hace más de medio siglo. Según Stephen Kemmis la
palabra “currículum” se utilizó por primera vez en 1633, en la Universidad de Glasgow, Escocia, en el marco de la
Reforma Educativa Calvinista Escocesa. Sin embargo, la teoría del currículum, tal como se plantea actualmente,
surge en torno al año 1918, con la publicación del libro de F. Bobbi The Currículum. La propuesta o preocupación
central de este autor es la de racionalizar la práctica educativa de cara al logro de determinados resultados de
aprendizaje, al fin de que los alumnos adquieran las capacidades necesarias para desempeñarse con efectividad en
un tiempo y en una sociedad determinada.

Si pasamos revista a lo publicado desde los años 60´acerca del currículum, se ha de concluir, como advierte Teresa
Mauri, que no se “trata de un concepto perfectamente delimitado sobre cuya concepción se supone que existe un
alto grado de consenso… existen diferentes concepciones del currículum… cada una de estas acepciones pone el
acento de modo diverso”; o, como dice César Coll, “cada especialista tiene su propia definición con matices
diferentes”.

Dentro de esta gran variedad de definiciones, el concepto de currículum puede expresarse como:

a. El currículum como normativa oficial. Es el documento que explicita el conjunto de decisiones adoptadas
por un país y sus diferentes jurisdicciones basadas en la ley de educación. En este caso, el currículum es la
matriz básica del proyecto educativo que establece las coordenadas de organización y funcionamiento de
cada nivel del sistema educativo, los componentes curriculares de obligado cumplimiento y los contenidos
básicos o enseñanzas mínimas comunes para el país y sus jurisdicciones. Dentro del marco de las reformas
educativas emprendidas en España y algunos países de América latina, se trata del diseño curricular
prescriptivo en el que se expresan las resoluciones y disposiciones generales de la administración
educativa, sea el nivel nacional o jurisdiccional, que define el currículum para todos los educados.
b. Una segunda acepción se refiere al currículum como el instrumento pedagógico-didáctico que organiza la
actividad educativa a nivel de cada establecimiento educativo. Este alcance que se le da al término
currículum, como concepto didáctico, es equivalente al de proyecto curricular de centro. Expresa el
conjunto de decisiones tomadas por el equipo docente de una institución escolar, adaptando las
prescripciones y disposiciones legales de la política educativa a la situación concreta de cada centro
educativo, y articulando los contenidos, las estrategias pedagógicas, las formas de evaluar, la orientación y
tutoría, y la atención a la diversidad, con el fin de configurar el conjunto de experiencias y aprendizajes que
tienen lugar en la escuela o fuera de la misma, promovidas por el centro educativo.
c. El currículum como conjunto de experiencias y oportunidades de aprendizaje que los alumnos/as realizan
en el centro educativo bajo orientación de sus profesores. En este caso, el currículum se identifica con todo
lo que la escuela les ofrece a los alumnos de cara a una preparación específica según sea el nivel de que se
trata. De acuerdo con esta concepción, el currículum es lo que efectivamente se realiza como consecuencia
de la actuación de los profesores o maestros y de la dinámica que se produce en cada grupo-clase. Se
expresa en el aula, que constituye su máxima concreción y especificidad. Visto desde una perspectiva más
amplia y global, el currículum es el seleccionador y organizador del conocimiento disponible y de la cultura
vigente, que se estima necesario y oportuno transmitir en un momento histórico determinado. Esta
cuestión, que está vinculada a lo que los sociólogos de la educación denominan la base social del
currículum, expresa, como dice César Coll, “la forma en que una sociedad selecciona, clasifica, distribuye,
transmite y evalúa el conocimiento educativo, que considera público, refleja la distribución del poder y los
principios del control social”.

CURRÍCULUM ABIERTO: Se utiliza esta expresión para designar el margen de flexibilidad que tienen los
docentes para el desarrollo curricular a partir de lo prescripto por la administración educativa en cada una
de las etapas. Los currículos abiertos permiten a los distintos contextos de aplicación y requieren de una
sólida formación.

CURRÍCULUM OCULTO: Este concepto es utilizado como contrapuesto o diferenciado del currículum
formal o explícito que es el que todos conocen y que la escuela debe enseñar. Se trata del currículum
latente o táctico, no explicitado ni por el sistema educativo, ni por el centro escolar, pero que se desarrolla
e implementa. Se trata de los conocimientos, procedimientos, actitudes y valores que los alumnos
aprenden pero que no figuran explicitados.
El término fue puesto en circulación en los años 60´, por Philip Jackson. Expresa una concepción de la
corriente de sociología de la educación expresada en las obras de Berstein, Youg y Apple. Para esta línea
sociología, hay “algo” subyacente en los mensajes que se transmiten a través de la educación y, de manera
particular, de la escolarización. Conforme con esto, según el lugar que se ocupa dentro de la estratificación
social o, si se quiere, según la clase social a la que se pertenece, será el tipo de educación recibida. Para
quienes sostienen esta tesis, hay una clara afinidad entre la cultura de la escuela y la cultura de la clase
dominante. La escuela transforma en currículum, dice Apple “lo que primero era una ideología que
expresaba los intereses de una clase social”; de este modo reproduce y legitima como natural el orden
social existente, pero que oculta detrás de principios explícitos de democratización e igualdad de
oportunidades.
ARTES PLÁSTICAS: Se trata de las artes que modelan sus obras en el espacio, tales como la escultura, el
dibujo y la pintura.
Dentro de los contenidos de la educación, las artes plásticas son un conjunto de asignaturas y, además, son
una forma de expresión auxiliar y didáctica de los otros contenidos de enseñanza. La enseñanza de las artes
plásticas tiene un gran valor educativo desde el punto de vista estético, intelectual y moral, desarrollando
la capacidad y sensibilidad para gozar de la belleza en todas sus formas y canales de expresión: la
naturaleza, el arte y la vida misma en todas sus manifestaciones. Permite, además, descubrir los talentos
artísticos de los niños y niñas que, de no existir estas asignaturas, serían más difíciles de descubrir. A través
de la expresión plástica, especialmente del dibujo, es posible explorar la psicología de los niños/as, en la
medida en que expresan libremente sus propias vivencias.

PROYECTO: Designio, propósito o pensamiento de hacer algo. Previsión, ordenamiento o premeditación


que se hace para realizar o ejecutar una obra u operación.
En sentido técnico, el alcance es similar: se trata de la ordenación de un conjunto de actividades que,
combinando recursos humanos, materiales, financieros y técnicos, se realizan con el propósito de conseguir
un determinado objetivo o resultado. Estas actividades se articulan, interrelacionan y coordinan entre sí,
dentro de un plazo determinado y con las posibilidades y limitaciones que vienen dadas por los recursos
disponibles.