Sei sulla pagina 1di 2

Las sociedades en las que predomina un mismo grupo social y existe una religión, un idioma y una cultura todavía

existen en
muchos rincones del planeta. Sin embargo, el modelo de sociedad homogénea está siendo sustituido por un modelo plural de
sociedad. En muchas ciudades y países la población es heterogénea en muchos sentidos: conviven lenguas, religiones,
tradiciones y formas de entender la vida muy distintas. Esta diversidad ha sido acuñada con el término multiculturalismo.

El multiculturalismo es algo más que la suma de tradiciones culturales en un mismo espacio geográfico. De hecho, el
multiculturalismo implica una valoración positiva de la diversidad humana. Podríamos decir que se trata de una doctrina que
defiende la tolerancia, el respeto y la convivencia entre culturas diferentes. Este planteamiento supone una defensa de la
igualdad de todas las tradiciones culturales, de tal manera que no haya una por encima de las otras sino que todas sean
valoradas en un plano de igualdad. El multiculturalismo implica un cierto relativismo cultural, es decir, la consideración de
que una cultura no es superior a otra y que, en consecuencia, las diferencias en las costumbres deben aceptarse como un
signo de tolerancia y convivencia pacífica.

¿Qué es intercultualidad?
La Interculturalidad es la interacción entre culturas, es el proceso de comunicación entre diferentes grupos
humanos, con diferentes costumbres, siendo la característica fundamental: “la Horizontalidad”, es decir que
ningún grupo cultural está por encima del otro, promoviendo la igualdad, integración y convivencia armónica entre
ellas.
Cultura
En general, la cultura es una especie de tejido socialque abarca las distintas formas y expresiones de una sociedad
determinada. Por lo tanto, las costumbres, las prácticas, las maneras de ser, los rituales, los tipos de vestimenta y las
normas de comportamiento son aspectos incluidos en la cultura.

Contra la marihuana

1. Se ha dicho falsamente que fumar marihuana no afecta la salud. Según


estudios publicados por el Drug Abuse National Institute de EUA, entre los
efectos de consumir mariguana están: percepción distorsionada de la realidad;
pérdida de la memoria y la capacidad de aprendizaje; falta de coordinación
motriz; desorientación; incapacidad para pensar con claridad, de reaccionar y
resolver problemas; pérdida de habilidades cognoscitivas, que puede ser
permanente; ataques de ansiedad, paranoia, pánico; fobias, alucinaciones;
aumento de frecuencia cardíaca y baja presión, lo cual incrementa cuatro veces
el riesgo de ataque cardíaco; baja del sistema inmunológico; problemas
respiratorios; tos; congestión pulmonar y cáncer, pues contiene más sustancias
carcinógenas que el tabaco.

2. Afectaría gravemente la economía dedicar al cultivo de droga –es decir, algo


que va a arruinar la salud y la vida de la población– tierras que podrían
dedicarse a cultivos alimentarios y/o medicinales.

3. Legalizar la marihuana no detendría la violencia; sólo serviría para enriquecer


a unos cuantos terratenientes que ya se frotan las manos pensando en las
ganancias que obtendrán.
4. Más del noventa y nueve por ciento de adictos a la cocaína y heroína deben
ésta adicción a que un día cedieron a la tentación de enajenarse y se permitieron
probar la marihuana. Y una vez atravesado ese umbral, siguieron
experimentando con drogas cada vez más fuertes. La marihuana es puerta de
entrada a adicciones más graves.