Sei sulla pagina 1di 14

INTRODUCCION

El presente trabajo refleja como ha sido la historia de Las Asambleas de Dios desde sus
inicios allá por 1906 William J. Seymour fue invitado a predicar en una iglesia nazarena en
donde presento un mensaje basado en la necesidad de recibir el Bautismo del espíritu
Santo, sin haberlo el experimentado sin embargo esto enfureció a los miembros de la
iglesia, por lo que decidieron expulsarlo. Y así fue como hubo algunos miembros
nazarenos que se interesaron en esta nueva doctrina, por lo cual invitaron por su cuenta
a William Seymour a predicarles y posteriormente su predicación se realizo en la Calle
Azusa, en un pequeño establo que había servido antes `para celebrar reuniones de una
iglesia metodista fue allí donde el Espíritu Santo se derramo grandemente con señales y
prodigios en medio de un periodo de sequia espiritual donde el Espíritu Santo estaba
renovando corazones y avivando el fuego dentro de estas vidas.

No comienza la iglesia con grandes campañas ni con Eventos grandes al aire libre si no
que en un lugar pequeño a los ojos de los hombres decide el Espíritu Santo sorprender a
los hermanos allí reunidos tal como lo refiere la palabra de Dios en Hechos 2 y según nos
cuenta la historia los hermanos daban gracias a Dios en ese lugar de la Calle Azusa y
adoban a Dios en lenguas siendo repartido el Espíritu Santo en cada uno de ellos, fue en
este mover del Espíritu Santo que nace Las Asambleas de Dios por la provisión Divina de
nuestro Señor y Salvador Jesús. Sin embargo Las Asambleas solo se radicaba en Los
estados Unido de Norteamérica y era necesario que llegara a costas salvadoreñas fue allí
que entra la labor incansable de un hombre querido y amado por los miembros de Las
Asambleas de Dios el Rev. Francisco Arbizú un artesano cristiano en Santa Ana.

Quien se enteró de la Convención Distrital que habría de celebrarse en San Antonio


Texas, Estados Unidos. Éste, ni lento ni perezoso, puso en venta su taller de zapatería
para reunir dinero y poder viajar a aquella histórica convención. Viajó por tierra a
Guatemala. En Puerto Barrios se embarcó hacia San Antonio Texas. De alguna forma
consiguió la dirección del lugar de reunión. Se hizo presente como buen salvadoreño
convertido al evangelio de Jesucristo. Le otorgaron ordenación al pleno ministerio para
poder hacer uso de la palabra en la magna Asamblea. Presentó el informe sobre la
incipiente iglesia que nacía en El Salvador pero que necesitaba de enseñanza,
organización y orientación para llevar adelante un trabajo que fuera digno de ser una

1
iglesia con futuro. En la convención Distrital de Las Asambleas de Dios celebrada en San
Antonio Texas, Francisco Arbizú conoció a los hermanos Ricardo y Rafael Williams
(hermanos por parentesco familiar). Federico Ernesto Mebius y así es como Las
Asambleas de Dios llegaron a nuestro querido país por gente que se negó a todo por
servir en la obra de Dios.

Isaías 52:7

¡Cuan hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que
anuncia la paz, del que trae nuevas de bien, del que publica salvación, del que dice
de Sion: ¡Tu Dios reina!

2
Historia de las Asambleas de Dios
La Fraternidad Mundial de las Asambleas de Dios o Asambleas de Dios es una
organización religiosa cristiana de fe pentecostal que agrupa a diferentes iglesias
evangélicas de todo el mundo en concilios o convenciones nacionales. 1

Las Asambleas de Dios forman parte de las principales organizaciones pentecostales más
grandes del mundo y buscan el establecimiento del Reino de Dios por medio de la
predicación del Evangelio de Jesucristo y por las misiones. Dan mucha importancia al
Bautismo en el Espíritu Santo con la evidencia inicial de hablar en otras lenguas sobre los
creyentes con el fin de adquirir dones espirituales.1

Todo su culto está basado en las enseñanzas de la Biblia, considerada como su regla de
fe y conducta, que puede variar según el idioma. En el caso de los países de habla
hispana, la traducción más utilizada, aceptada y autorizada es la Santa Biblia Reina-
Valera 1960.2

Las Asambleas de Dios se definen a sí mismas como cristianas, protestantes, evangélicas


y pentecostales. Según datos suministrados por la propia organización, cuentan con
64,100,671 de fieles,3 350,929 iglesias,3 344,399 ministros,4 2,088 institutos bíblicos4 y
100 422 estudiantes de institutos bíblicos4 en más de 251 países.5

La organización de da mucho énfasis al Bautismo en el Santo Espíritu con la evidencia


inicial de hablar en otras lenguas también conocido como el don de lenguas. Toda su
teología esta basada en la Biblia, que puede variar según el idioma, por ejemplo, en los
países de habla hispana la traducción mas utilizada, aceptada y autorizada es la Santa
Biblia Reina –Valera, publicada en 1960.

La se mundial de las Asambleas de Dios esta ubicada en Yoido, Seúl, Corea del Sur,
dirigida por el Rev. David Yonggi Cho quien dirige la iglesia del Evangelio Completo desde
1992.

Doctrinas de las Asambleas de Dios

Estatua de "Cristo Redentor" en Rio de Janeiro, Brasil una representación de Jesús. Las
Asambleas de Dios consideran a Jesucristo como el centro de sus doctrinas.

Verdades fundamentales

Las Asambleas de Dios, al igual que muchas iglesias pentecostales, crearon sus doctrinas
basándose en cuatro verdades fundamentales:11

• Cristo salva. Las Asambleas de Dios creen que Jesucristo, el Hijo de Dios, tiene la
capacidad de salvar a todos los pecadores de la condenación eterna. Esta salvación se
obtiene “aceptando a Jesucristo en el corazón”.

• Cristo bautiza con el Espíritu Santo. Creen que Jesucristo recordó a sus seguidores que
Jehová Dios había prometido en el libro de Joel que derramaría de su Espíritu Santo con
la señal de hablar en otras lenguas y así recibir el poder para que milagros, sanidades y

3
grandes prodigios se produjesen; también para capacitar a la iglesia con los diversos
dones que reparte el Espíritu Santo.

• Cristo sana. Creen que a través de la muerte de Jesucristo y su resurrección, el cristiano


puede obtener sanidad de parte de Dios por medio de la oración y en el Nombre de
Jesús.

• Cristo viene. Creen que Jesucristo regresará a la Tierra en dos momentos. El primero
será a través de “el rapto o arrebatamiento de la iglesia” en donde vendrá a buscar a los
cristianos vivos y a los cristianos muertos resucitará para estar con Él. El segundo
momento se conoce como “la Segunda Venida de Cristo” en donde establecerá su reino
de mil años sobre la Tierra y que sucederá después de la Gran Tribulación.

Declaración de Fe

Bautismo del Espíritu Santo, representación del descenso del Espíritu Santo en el día de
Pentecostés según El Greco.

Así mismo las Asambleas de Dios crearon una Declaración de Fe que consta de 16
puntos doctrinales que a continuación se mencionan:11

1. Creen que la Biblia es la palabra de Dios, que es infalible y que fue inspirada por el
Espíritu Santo.
2. Creen en la Santísima Trinidad de Dios revelada en el Padre, a quien conocen
como Jehová, en el Hijo Jesucristo y en el Espíritu Santo.
3. Creen que el hombre fue creado por Dios en estado de inocencia, pero a
consecuencia de la desobediencia en el Edén adquirió una naturaleza pecaminosa
y quedó sujeto a la condenación eterna. Su única fuente de redención es
aceptando y reconociendo a Jesucristo como su Salvador obteniendo así vida
eterna y la esperanza de la resurrección de vida.
4. Creen que la salvación se obtiene cuando el hombre se arrepiente de sus pecados
y acepta por la fe el perdón de Dios ofrecido a través de Jesucristo. A partir de este
momento el hombre salvo debe vivir una nueva vida, recta y santa.
5. Creen que la santificación es un estado de gracia al cual entra el creyente al
aceptar a Cristo, e implica separarse de lo que ellos entienden por mundanalidad y
consagrarse a Dios, procurando vivir en un estado de pureza moral. La
santificación incluye la lectura de la Biblia, la oración y el ayuno.
6. Creen que el bautismo en el Espíritu Santo es una experiencia espiritual diferente a
la salvación y posterior al nuevo nacimiento en Cristo. La manifestación de que se
ha recibido es hablar en lenguas y sirve para otorgar poder a los cristianos para
hacer grandes prodigios en el nombre de Jesús.
7. Creen en la sanidad divina y que ésta se recibe por fe con base en el sacrificio
expiatorio de Cristo.
8. Creen que la Iglesia es el cuerpo espiritual de Jesucristo, y su propósito es adorar
a Dios, evangelizar al mundo, edificar a los fieles y llevar a cabo la obra social.
Consideran que todo creyente es un ministro, llamado para servir, testificar,
interceder y contribuir.
9. Creen que la mayordomía financiera es deber y privilegio de todos los cristianos,
que como fieles mayordomos de Cristo contribuyen al sostenimiento y extensión de
la obra con sus ofrendas, primicias y diezmos.

4
10. Creen en el arrebatamiento de la Iglesia, en donde Jesucristo resucitará a los
cristianos muertos, y a los cristianos vivos los arrebatará para llevarlos a los cielos.
Después de esto comenzará la Gran Tribulación revelada en el libro de
Apocalipsis.
11. Creen que la segunda venida de Cristo será cuando regrese a la Tierra para
establecer su reinado físico y visible por mil años. Este reino milenial traerá paz
universal y el cumplimiento de las promesas hechas a Israel en el Antiguo
Testamento.
12. Creen que el juicio final será para toda la humanidad, donde Cristo juzgará a
creyentes y no creyentes y dará a cada quien según sus hechos en vida.
13. Creen que habrá nuevos cielos y una nueva Tierra después de la tribulación, así
como la Nueva Jerusalén en donde habitarán los cristianos y los profetas del
Antiguo Testamento.
14. El Bautismo en agua en un sacramento. Éste debe ser por inmersión y en el
nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, como testimonio de una buena
conciencia delante de las personas.
15. La Santa Cena es un sacramento. En éste participan los miembros de la
congregación que ya fueron bautizados en agua, como un símbolo de unión con
Cristo.
16. Las Asambleas de Dios desaprueban creencias que ellos llaman doctrinas
erróneas y a las organizaciones religiosas que las promueven tales como la Iglesia
Adventista del Séptimo Día, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos
Días, La Luz del Mundo, la Ciencia Cristiana, los Testigos de Jehová y la Iglesia
Católica.

Posturas doctrinales

Las Asambleas de Dios de cada país tienen una comisión para la Doctrina y Asuntos
Teológicos de la organización, quienes definen la postura de la iglesia nacional sobre
diversos temas que la afectan o que afectan a la sociedad en general. 12 A continuación se
presentan algunas posturas que tienen las Asambleas de Dios en diversos temas:

Espirituales

• El ministerio de la mujer. Las Asambleas de Dios han dado el mismo lugar a la mujer con
respecto a los hombres, están en contra de todo tipo de machismo y feminismo. Creen
que la promesa del bautismo con el Espíritu Santo es para los siervos y para las siervas,
es decir, hombres y mujeres. Las mujeres al igual que los hombres también pueden ser
evangelistas, misioneras, pastoras, maestras, implantadoras de nuevas iglesias y ocupar
cargos de liderazgo, todo bajo fundamentos bíblicos.13

• Apóstoles y profetas. Las Asambleas de Dios no reconocen a sus ministros con los
títulos de apóstoles y profetas debido a la interpretación de diversos textos del Nuevo
Testamento, como las características iniciales y el hecho de que los primeros apóstoles
no designaron nuevos sucesores. Sin embargo, la función apostólica, en el contexto
actual, es debida al gran trabajo de evangelismo e implantación de nuevas iglesias en
zonas extensas dirigidas por sus líderes, pero siempre sujetos a las Asambleas de Dios.
Los profetas no se encuentran en la jerarquía de la iglesia, sino que más bien son
funciones espirituales para fortalecer, animar y consolar a los cristianos. La relación de las
Asambleas de Dios con otras organizaciones pentecostales, que sí tienen como líderes a

5
algún pastor principal, es fraternal. No obstante, al momento de invitarlos a realizar
predicaciones en los templos o congresos de las Asambleas de Dios, se presta mucha
atención en su integridad y confiabilidad espiritual, pues de no ser así podría traer
confusión en la iglesia (algunos de los llamados apóstoles o profetas de otros
movimientos llegan a ser autoritarios y sus palabras y decretos no pueden ser
objetados).14

• Los verdaderos cristianos no pueden ser poseídos por demonios. La postura de las
Asambleas de Dios es que los cristianos verdaderos o genuinos, llenos del Espíritu Santo,
jamás podrán ser poseídos por demonios ni mucho menos tener un demonio que more en
ellos.15

• Los extremos del Avivamiento. Las Asambleas de Dios han definido su postura con
respecto a lo que ellos llaman “extremos” o excesos dentro del Movimiento Pentecostal. A
continuación se mencionan:16

El movimiento pentecostal
Sin embargo Las Asambleas de Dios no era lo que ahora conocemos si que a través de
un movimiento pentecostal que en el año 1900 el Rev. Charles F. Parham, ministro
metodista, inicio un instituto Bíblico llamado Betel en Topeka, Kansas, solamente para
hombres blancos. Se matricularon alrededor de 40 alumnos, de los cuales 12 poseían
credenciales otorgadas `por la iglesia Metodista y el Movimiento de Santidad. Los
seguidores del movimiento pentecostal afirman que una velada del 31 de diciembre de
1900, al inicio del 1 de enero de 1901 el Espíritu Santo se derramo sobre Agnes Ozman,
de 18 años, quien habría hablado en nuevas lenguas. También afirman que sucedió
porque estaban estudiando el libro de Hechos de los apóstoles acerca de cómo fue el
Bautismo en el Espíritu Santo en la Biblia. Po esta razón el director y los estudiantes
comenzaron a proclamar la nueva experiencia pentecostal, que llego a ser la atracción del
momento para los medios de comunicación. En los primeros 5 años de formaciones, el
movimiento Pentecostal se había proyectado en Kansas, Missouri y Texas. En 1905
Parham traslado su escuela bíblica a Houston, Texas, donde entro a estudiar William J.
Seymour, un hombre de color tuerto, que por las condiciones raciales de ese tiempo era
imposible que tomara clases dentro de los salones. William J. Seymour y La Misión del
Evangelio de la Fe Apostólica.

En 1906 William J. Seymour fue invitado a predicar en una iglesia nazarena. En esta
presento un mensaje basado en la necesidad de recibir el Bautismo del espíritu Santo, sin
haberlo el experimentado. Esto enfureció a los miembros de la iglesia, por lo que
decidieron expulsarlo.

Sin embargo, hubo algunos miembros nazarenos que se interesaron en esta nueva
doctrina, por lo cual invitaron por su cuenta a William Seymour a predicarles.
Posteriormente su predicación se realizo en la Calle Azusa, en un pequeño establo que
había servido antes `para celebrar reuniones de una iglesia metodista.

Fue en este lugar, en Los Ángeles, donde los seguidores de Seymour afirman que el
Espíritu Santo empezó a moverse en gran manera, con manifestaciones extraordinarias
de diversa índole. También afirman que este lugar se escuchaba a las personas hablar en
nuevas lenguas, danzar y alabar a Dios en gran manera. Muchos medios de

6
comunicación de ese tiempo acudieron y realizaron reportajes de los hechos. Este famoso
establo fue llamado posteriormente Misión del Evangelio de la Fe Apostólica que reunía a
creyentes de todas las razas. Los servicios de adoración eran continuos de día y de
noche, no había discriminación y mucho menos prejuicio.

Esta iglesia sirvió como cuna para muchas de las organizaciones importantes de
orientación pentecostal de la actualidad, tales como las Asambleas de Dios, La iglesia del
Evangelio Cuadrangular, la iglesia de Dios del Evangelio Completo, La iglesia Apostólica
de la fe en Cristo Jesús y los Pentecostales del nombre de Jesucristo.

Primeras asociaciones pentecostales.

En 1890 miembros pertenecientes a iglesias bautistas y presbiterianas participaron en la


nueva experiencia pentecostal. Sin embargo, los líderes de sus iglesias los rechazaron y
por lo tanto se fueron creando diversas organizaciones pentecostales.

En 1910, en Estados Unidos ya se habían creado dos grandes organizaciones


pentecostales. En Texas y Arkansas los pentecostales eran dirigidos por E. N. Bell y en
Alabama y Mississippi por H. A. Gross.

Sin embargo entre 1913 y 1914, muchos grupos pentecostales tuvieron controversias
doctrinales con respecto a la Santísima Trinidad y en cuanto al nombre de quien o de
quienes debía efectuarse el bautismo en agua. Por consiguiente, en 1914, después de
grandes debates los grupos decidieron separarse y formar organizaciones afines a sus
creencias.

Fundación de las Asambleas de Dios.

Desde 1890 los creyentes envueltos en esta manifestación espiritual eran de muchas
iglesias tradicionalmente históricas, pero no podían mantenerse en sus denominaciones
porque sus autoridades rechazaban al Movimiento Pentecostal, por lo que decidieron
organizarse para realizar un mejor trabajo.

Para 1910 ya había dos grandes asociaciones pentecostales, la primera, la Fraternidad de


Texas y Arkansas dirigida por E.N. Bell y la segunda, la fraternidad de Alabama y
Mississippi liderada por H.A. Gross, teniendo en cuenta que para entonces eran muchas
las iglesias independientes que surgieron como consecuencia del gran avivamiento
pentecostal.

El hermano Bell quien había sido un ministro metodista


pero expulsado de su denominación después de haber
recibido el bautismo del Espíritu Santo empezó a editar un
periódico llamado “La Fe Apostólica” que mas adelante se
llamo “Palabra y Testimonio” desde Fort Worth, Texas, en
cuyas paginas se daba cuenta de los testimonios que
muchos hermanos que a lo largo y ancho del país habían
recibido la promesa del Espíritu Santo, por lo que sintió la
necesidad de unificar a estas muchas iglesias
independientes para hacer valer los derechos sobre sus
propiedades ante el gobierno, a la vez que se busca
El Rev. Bell fue el primer Superintendente
7
proteger el trabajo de estas iglesias contra las grandes denominaciones que no veían con
agrado la manifestación del poder pentecostal. El nombre de las Asambleas de Dios fue
adoptado durante el primer concilio de esta naciente organización en 1914, siendo K.
Leonard quien propuso este nombre durante su ponencia y quien tuvo un apoyo
mayoritario.

La razón por la cual escogieron este nombre era porque todos los presente se
consideraban libres para elegir el sistema de gobierno, credos preestablecidos y porque
deseaban que existiera igual, unidad y cooperación dentro de la organización.

El Rev. E. N. Bell fue uno de los muchos pastores que decidieron seguir con la doctrina de
la Trinidad de Dios y para el 20 de diciembre de 1913 convocó a todas las iglesias
pentecostales trinitarias a un concilio con el fin de organizarse de mejor manera. 6

El nombre de Asambleas de Dios también es utilizado por varias organizaciones no


afiliadas a la fraternidad Mundial de las Asambleas de Dios, es muy fácil reconocerlas
pues usan siempre en sus terminaciones la palabra independiente o autónoma.

El Rev. E. N. Bell fue unos de los muchos pastores que decidieron seguir con la doctrina
de la trinidad de Dios y para el 20 de diciembre de 1913 convoco a todas alas iglesias
pentecostales trinitarias a un concilio con el fin de organizarse de mejor manera.

Primer Concilio General de las Asambleas de Dios

El primer Concilio General de las Asambleas de Dios se celebró del 2 al 7 de abril de


1914 en la ciudad de Hot Springs, Arkansas, con una asistencia de 300 personas. Entre
ellas se encontraban 128 misioneros procedentes de 20 estados, miembros de la
Asociación de Asambleas Cristianas de Indiana, la Iglesia de Dios en Cristo en unidad con
el Movimiento de la Fe Apostólica procedentes de Alabama, Arkansas, Mississippi, Texas
y de otros países, además de los ministros M.N. Pinson, A.P. Hollins, H.A. Gross y D.C.
Operman.6 8

En este primer Concilio General se tomaron las siguientes decisiones:

 E. N. Bell fue elegido como presidente y J. Roswell Flower como secretario.


 Se adoptó el nombre de Asambleas de Dios propuesto por K. Leonard.
 Se tomaron diferentes decisiones para mejorar el desarrollo de la organización.
 Se contó con la adhesión de ministros pentecostales, como el evangelista T. K.
Leonard, quien ofreció al servicio de las Asambleas de Dios su imprenta y escuela
en Findlay, Ohio.
 Se buscó la unidad, la comunión y la extensión del Reino de Dios, por lo que
promulgaron una declaración en donde se establece el principio de soberanía de
cada iglesia local.

Segundo Concilio General de las Asambleas de Dios

El Segundo Concilio General fue en noviembre de 1914, en la ciudad de Chicago, Illinois.6


Durante este concilio las Asambleas de Dios resolvieron que las Escrituras constituían su
regla de fe y conducta, permitiendo a cada ministro interpretar y desarrollar
individualmente la verdad.9

8
Tercer Concilio General de las Asambleas de Dios

Primer Concilio de las Asambleas de Dios


celebrado en 1914 en Hot Spring, Arkansas. Este
concilio se realizó en San Luis, Missouri, en el
otoño de 1916. La razón del concilio fue porque su
unidad estaba siendo amenazada por el unitarismo
(negación de la doctrina de la trinidad de Dios.1Por
ello los líderes y varios ministros de las Asambleas
de Dios redactaron la Declaración de Verdades
Fundamentales, también llamada Declaración de
Fe, en donde exponían sus creencias haciendo
énfasis en la Trinidad con el fin de guardar la
integridad de la iglesia.10Cuando se redactaron
estos principios, un gran número de iglesias
pentecostales, pero de creencias unitarias, se
separaron de las Asambleas de Dios formando otras denominaciones, como la Iglesia
Pentecostal Unida. Sin embargo, en ese mismo año una gran cantidad de iglesias
independientes se afiliaron al concilio.1

Mundial de las Asambleas de Dios

A partir de 1916 las Asambleas de Dios se comenzaron a establecer en otros estados y


condados de Estados Unidos. Otros miembros decidieron regresar a sus países de origen
predicando las enseñanzas de las Asambleas de Dios, entre ellos México, Brasil y
algunas regiones de Europa.1

Para 1918, las iglesias de las Asambleas de Dios de habla hispana ya se habían
extendido a Texas, California, Colorado, Nuevo México y Nueva York, así como países
latinos entre los que destacan Cuba, Puerto Rico, El Salvador, Guatemala y México. 6

Historia de las Asambleas de Dios en El Salvador

En tal contexto, comenzó a circular en El Salvador en el


seno de las iglesias evangélicas, una revista procedente de
Estados Unidos, en la cual se daba a conocer la existencia
de una confraternidad de iglesias que adoraban al Señor de
una manera ordenada y con algún sistema de organización.
La Revista conocida como la Luz Apostólica, era editada en
español por los evangélicos de habla hispana. Como era
natural, la revista, además de los artículos doctrinales de
fondo, también anunciaba las actividades principales de las
iglesias hispanas y anglosajonas del país norteño. Un
ejemplar de la revista cayó en manos de un artesano
cristiano en Santa Ana.

Francisco Ramírez Arbizú se enteró de la Convención


Distrital que habría de celebrarse en San Antonio Texas,
Estados Unidos. Éste, ni lento ni perezoso, puso en venta
su taller de zapatería para reunir dinero y poder viajar a

9
aquella histórica convención. Viajó por tierra a Guatemala. En Puerto Barrios se embarcó
hacia San Antonio Texas. De alguna forma consiguió la dirección del lugar de reunión. Se
hizo presente como buen salvadoreño convertido al evangelio de Jesucristo. Le otorgaron
ordenación al pleno ministerio para poder hacer uso de la palabra en la magna Asamblea.
Presentó el informe sobre la incipiente iglesia que nacía en El Salvador pero que
necesitaba de enseñanza, organización y orientación para llevar adelante un trabajo que
fuera digno de ser una iglesia con futuro. En la convención Distrital de Las Asambleas de
Dios celebrada en San Antonio Texas, Francisco Arbizú conoció a los hermanos Ricardo y
Rafael Williams (hermanos por parentesco familiar). Federico Ernesto Mebius.

Francisco Ramírez Arbizú "En las sesiones de negocio narra Rafael Williams serví en el
Comité de Misiones Foráneas con un joven de El Salvador. Aunque ambos no estábamos
muy relacionados con las sesiones de negocio, trabajamos en la redacción de un reporte
y nos hicimos amigos. Se desarrolló una conexión espiritual entre Ricardo, el hermano
Arbizú (Chico, cuando llegué a conocerlo bien) y yo.

Cuando se decidió que Joya y yo iríamos a El Salvador, Ricardo me compartió que tenía
una fuerte carga por el hermano Arbizú, y que estaba encantado que me fuera a El
Salvador, a pesar de que él no iba. En 1930, Ricardo y su esposa Minnie se fueron a Perú
pero después de tan sólo un año, el Señor se llevó a Ricardo a su presencia".

Quién podría imaginar que aquel primer contacto de Arbizú con Rafael Williams daría
como resultado que el hombre de Gran Bretaña, un día pudiera llegar a El Salvador a
realizar una gran obra. Pasó el resto del año mientras Williams servía como misionero en
México. En 1928 y como fruto de aquella valiosa intervención de Francisco Arbizú, el
departamento de misiones de Springfield envió al misionero Jorge Blaisdell, quien al llegar
a El Salvador pudo constatar la realidad de la existencia de las iglesias apostólicas y la
urgente necesidad de la enseñanza doctrinal así como el establecimiento de normas
escritas que coadyuvaran en el fortalecimiento de la fe en aquellos primeros cristianos. Al
volver éste a su país, llevó la información de lo que aquí pasaba.

El departamento de misiones en Springfield ya había


nombrado a Rafael Williams a establecerse en El
Salvador como Misionero. En Diciembre de 1929,
con setenta dólares en el bolsillo, un baúl con ropa y
una que otra maleta, Williams cruzó la frontera
Guatemala, El Salvador, acompañado de su amada
esposa Joya y su hijo Owen. En un sencillo hotel de
la ciudad de Santa Ana, volvieron a encontrarse con
Francisco Arbizú, con quien habían establecido una
linda amistad en aquella memorable Convención
Distrital en San Antonio Texas en 1927.
Toda vez que se estableció en un mesón en Santa
Ana, comenzó sus viajes misioneros. Uno de los
primeros pueblos que visitó fue El Congo a treinta
minutos a pie desde Santa Ana. Siendo aquellos caminos muy peligrosos, siempre llevaba
provisión para dormir donde predicaba.

Así que dormía en El Congo cuando iba allí a predicar. Al compenetrarse del surgimiento
del movimiento evangélico pentecostal en El Salvador, Arbizú y Williams, se dieron a la

10
tarea de invitar a los hermanos de todas las congregaciones carismáticas de aquel
momento, a una reunión en la cual le darían lectura a un amplio documento que habían
preparado, el cual sentaría las bases doctrinales y las normas bíblicas de la organización
para el nacimiento de un nuevo movimiento evangélico que había llegado a El Salvador
para quedarse para siempre.

Fue para la última semana de Abril de 1930, que se pudo realizar aquella memorable
reunión en la ciudad de Ahuachapán. Asistieron unos ocho grupos proféticos procedentes
de la Jorge Blaisdelly Familia. Imagen captada en 1928, durante su viaje misionero
exploratorio a El Salvador. Rafael Williams y su Familia. Misioneros norteamericanos
fundadores, junto a Francisco Ramírez Arbizú, de las Asambleas de Dios de El Salvador.

Campiña salvadoreña. Ocho hermanos que realizaban la función de pastor en cada uno
de aquellos grupos. La asistencia fue de unas ochenta personas. Williams, que se había
hecho muy amigo de Mebius, lo invitó a venir a esta reunión. Aquel, temeroso de ser
afectado en su proyecto de plantar iglesias, rehusó asistir. En lugar de ir a Ahuachapán, lo
que hizo fue convocar una reunión simultánea en El Congo Santa Ana, con el fin de
impedir que más congregaciones de las que él había fundado, se pasaran a algún otro
movimiento evangélico que viera la luz del día en El Salvador. Se le atribuye a Mebius el
haber apodado de "reglamentados" a los que abrazaron el movimiento que iniciaron
Williams y Arbizú.

El Concepto de "reglamentados": congregaciones que ya no se dejan guiar por el Espíritu,


sino por normas establecidas por los hombres. El concepto de "libres": congregaciones
que en sus reuniones no se ciñen a ningún tipo de orden sino que hacen "lo que el
Espíritu les manda”. Cualquiera de nosotros podría imaginar que la primera Conferencia
debió durar sólo un día, sin embargo no fue así, pues duró toda una semana de Lunes a
Viernes.

Los grandes paladines de aquel acontecimiento: Francisco Ramírez Arbizú, el obrero


salvadoreño a quien se le atribuye ser el padre de Las Asambleas de Dios en El Salvador
y Rafael Williams, el padre norteamericano. Debe consignarse también la labor de la
mujer. Ya que siempre se resalta el trabajo del hombre. Puede decirse libremente que ha
sido el hombre quien ha puesto su rostro frente a la multitud. Pero la mujer, apoyando ya
sea desde el escritorio, la cocina, la cama, desde la sala, su función es determinante al
darle al hombre su respaldo desde el anonimato.

Nos referimos entonces, al importante papel que


desempeñaba la hermana Joya de Williams en aquellos
momentos cruciales de la historia. Mientras éste, debatía
en el pleno, ella cocinaba en un mesón donde se habían
ubicado mientras se realizaba la primera Conferencia.
No es que los asistentes siempre dijeran amén a todo lo
que Williams y Arbizú planteaban, las discusiones se
daban alrededor de cada punto del proyecto de
constitución que ellos habían preparado. Sin embargo,
al ir aprobando cada punto, prácticamente se iban
anexando a los postulados presentados en la nueva
Constitución.

11
La Asamblea General la dirigían por turnos Arbizú y Williams. Las predicaciones de igual
forma. ¡Qué dúo de valientes había juntado el Señor!, entre los dos sentaron las bases
normativas, constitucionales y doctrinales de las Asambleas de Dios en El Salvador. Una
vez aprobados los documentos que darían origen a la nueva misión evangélica,
procedieron a la elección del que sería presidente o superintendente, recayó el cargo en
el hermano Rafael Williams, quien estuvo al frente de la obra nacional por más de catorce
años, alternando este privilegio con el hermano Melvin L Hodges quien más tarde se
habría de incorporar a la misión.

Así nació e inició la obra de las Asambleas de Dios en El Salvador Centro América,
cumpliendo ya más de 80 años de predicar el mensaje fiel y verdadero de la Palabra de
Dios en nuestro hermoso país y aún más allá de nuestras fronteras patrias.

12
CONCLUSION

A través de la historia hemos podido ver que tan importante es el mover del Espíritu Santo
dentro del crecimiento y nacimiento de nuevas iglesias lo cual debe servir de alerta para
que cada cristiano podamos analizar la vida personal y eclesiástica con el fin de volver a
nuestras raíces pentecostales una vez mas desatar poderosamente el poder del Espíritu
Santo en nuestras vidas e iglesias donde el Espíritu Santo sea el que imparta de su
unción a cada creyente y de sus dones y ministerios para que la iglesia pueda alcanzar el
crecimiento de la estatura de Cristo a un varón perfecto como lo es Jesús y que pueda
ser depositaria de las bendiciones de Dios, la biblia afirma que sin el nada podemos hacer
porque como el pámpano separado de la vid puede llevar fruto y transmitir vida a otro sino
no esta conectada con la vid es imposible, por eso es tan crucial que para esta época
tanto nuestras vidas y ministerios se realicen en el poder del Espíritu Santo ya que
solamente a través de su poder podemos ser testigos fieles e impactar al mundo con el
evangelio de Cristo el nos ha dado una gran comisión que debemos realizarla en su poder
para tener los mejores resultados, y es en total dependencia de Dios la biblia dice: “No
con ejército, ni con fuerza, sino con mi Santo Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos”
Zacarías 4:6

13
14