Sei sulla pagina 1di 6

Ejercicio de la Segunda Ley de Newton

En una pista de patinaje sobre hielo, al terminar la jornada un empleado aparta,


mediante un aparato hidráulico, dos cajas de material, ejerciendo una fuerza F de 50 N
sobre ambas a la vez, pues una está en contacto con la otra. La primera tiene una masa
de 12 kg y la segunda de 30 kg.
¿Cuál será la aceleración de las dos cajas?
¿Qué fuerza de contacto ejercerá la caja de 12 kg sobre la de 30 kg?

(Aquí, despreciaremos el rozamiento en el desplazamiento sobre la pista de hielo)

.
Solución:
Para facilitar la resolución del ejercicio, construiremos los diagramas de las fuerzas
actuantes sobre cada una de las cajas. (Como se ha despreciado el rozamiento, no
incluiremos las fuerzas verticales, ni las de la gravedad ni las normales de reacción de la
pista sobre las cajas).

Apliquemos la segunda ley de Newton a la primera caja:

La fuerza que ejerce la primera caja, m sobre la segunda, será igual y de signo
1

contrario a la que ejerce la segunda caja, m , sobre la primera, según la tercera ley
2

de Newton.
Apliquemos ahora la segunda ley de Newton a la segunda caja:

Sumemos ambas ecuaciones para despejar la a.

La aceleración que adquiere el conjunto de las dos cajas es de 1,19 m/s . 2

Conociendo el valor de la aceleración, podemos dar valores a la fórmula de la


segunda ley de Newton para saber la fuerza de contacto que recibe la segunda caja de
30 kg de la primera caja de 12 kg:

Con lo que la fuerza de contacto que ejerce la primera caja sobre la segunda
será de 35,71 N.

Ejercicio de la Tercera Ley de Newton


A un estudiante, su profesor de física le pide el favor de que traiga un lote de libros
desde el almacén al aula con una carretilla. Las dos dependencias están en la misma
planta. Los libros pesan 80 kg y la carretilla 10 kg.

El estudiante, que acaba de estudiar la tercera ley de Newton, se niega


enfadado con el siguiente razonamiento:
”Señor, me toma el pelo. La fuerza que haga sobre la carretilla recibirá
la reacción de otra fuerza igual y contraria a la mía. No podré moverla.” .
¿En qué conceptos ha fallado este mal estudiante para contestar así?
Solución:

El dibujo va acompañado por el conjunto de fuerzas que intervienen


en el caso, que ayudarán a dar con la solución.

En primer lugar, fijémonos sobre las fuerzas que actúan sobre la


carretilla, que es sobre lo que se ha de preocupar el estudiante:

Las fuerzas actuantes sobre la carretilla, son su propio peso (la


carretilla más la carga de libros) (80+10)g, la fuerza normal F vertical y
N

hacia arriba, que es la reacción del suelo al contacto de las ruedas. Estas
dos fuerzas se contrarrestan mútuamente, porque la carretilla no sufre
ninguna aceleración vertical.
Por otra parte, las fuerzas verticales sobre la carretilla son la fuerza
F que transmite el estudiante a la barra de la carretilla para avanzar y
e

F que es la fuerza de rozamiento entre el suelo y las ruedas que


r

tiende a frenar el avance. El carro avanzará y se acelerará siempre que


F e sea mayor que Fr.
La fuerza de reacción a Fe la hemos llamado F’e, pero actúa sobre el
estudiante, no sobre la carretilla. Naturalmente, según la tercera ley
de Newton, F’e es igual y de signo contrario a Fe.
Finalmente, la maniobra será posible siempre que la fuerza de
rozamiento entre el suelo y las zapatillas del estudiante, Fre sea mayor
que la fuerza que él estuviera haciendo para realizar el transporte.
Con esto vemos la utilidad de plantear el diagrama de fuerzas.
Rozamiento (o fricción)
Aquí se ve una aplicación práctica de las Leyes de Newton, en concreto, de la Segunda Ley de

Newton, según la cual, la resultante de las fuerzas que actúan sobre una masa producen

una aceleración proporcional a dicha resultante.

Cuando dos cuerpos están en contacto, existen, normalmente a nivel microscópico, unas alteraciones,

unas rugosidades que se oponen a que un cuerpo se deslice sobre el otro.

Veamos la siguiente figura, donde un cuerpo de un cierto material de masa m descansa sobre una

superficie horizontal, también de determinado material. Según la Tercera Ley de Newton, a la fuerza que

ejerce m sobre la superficie se le opone otra igual y de sentido contrario, a la que llamaremos fuerza

normal, es decir F = –mg.


N

Puede ocurrir que se aplique a m una determinada fuerza en la dirección del plano F, o bien que

inclinemos la superficie de apoyo un cierto ángulo α y, en los dos casos, el cuerpo no se mueva, que siga en

reposo. Esto es debido a que hay una fuerza de rozamiento estático ocasionada por las

características del contacto entre los dos materiales a las que se han aludido antes (a la que llamaremos F )
re

que impide el movimiento.


Esta fuerza de rozamiento estático es directamente proporcional a la fuerza normal.

Coeficiente de rozamiento estático


En el primer caso, el del plano horizontal, hay una fuerza, a la que llamaremos F
emáx tal que si la

aumentásemos mínimamente, el cuerpo de masa m comenzaría a moverse.


En el segundo caso, al aumentar la inclinación del plano, llegaríamos a un ángulo θ tal que si lo

aumentásemos también mínimamente, el cuerpo comenzaría a desplazarse. La componente del peso en la

dirección del plano también la llamamos F emáx y su valor es mg · sen θ.

Se ha alcanzado el llamado ángulo crítico o ángulo de rozamiento.

Como hemos dicho antes, la fuerza de rozamiento estático es directamente proporcional a la

fuerza normal.

A esta proporcionalidad, al coeficiente que relaciona las dos magnitudes le llamaremos coeficiente

de rozamiento estático que tendrá el símbolo: μ . e

El coeficiente de rozamiento estático, o μ será la tangente del ángulo crítico θ.


e