Sei sulla pagina 1di 1

CONEXIÓN DE LAS VERTEBRAS

ZONA CERVICAL

C1: es el soporte y equilibrio de la cabeza. Cuando está presionada ocasiona dolores de cabeza, problemas para expresar las
emociones o desórdenes en el sistema nervioso.
C2: Conecta con los ojos, la nariz y el olfato. Al estar rígida no podemos decir lo que nos sucede.
C3: Está relacionada con los huesos, los nervios, la piel y el rostro. Se la conoce como “la cervical solitaria”.
C4, C5 y C6: Trabajan en conjunto. Por eso, cuando una tiene problemas repercute en las demás. Se relaciona con la glándula
tiroides, las cuerdas vocales, la faringe y la boca. También con los hombros.
C7: La última de las cervicales ejerce su presión sobre los hombros, los codos y las manos.

ZONA DORSAL
D1: Se refleja en las puntas de los dedos, los codos y la respiración (y de ahí el asma o las enfermedades pulmonares).
D2: Es la vértebra del corazón y los pulmones, pero también de las emociones y los sentimientos.
D3: Está relacionada con el pecho y la respiración. Cuando sentimos una opresión en esa zona se traduce a nivel emocional y
físico.
D4: Tiene contacto con la vesícula biliar así como con los deseos, las tentaciones y los placeres. Al estar en el centro del
cuerpo tiene la tarea de equilibrar nuestro día a día.
D5: La circulación sanguínea y el hígado están representados por esta vértebra. Controla y carga con nuestras acciones y
problemas.
D6: Activa la autocrítica y la aceptación de aquello que sucede. Además, la sexta dorsal está relacionada con el estómago.
D7: Está unida al páncreas y al duodeno. A su vez, es la encargada de recordarnos que tenemos que dormir y relajarnos.
D8: Alberga las inseguridades y los miedos y se conecta con la sangre y el bazo. Está relacionada con el dolor en el diafragma.
D9: Si hay problemas en esta vértebra se producen alergias y las emociones se vuelven más fuertes. Está enlazada a las
glándulas suprarrenales.
D10 y D11: Están relacionadas con los riñones, los nervios, las tensiones y las inseguridades.
D12: Es muy importante, porque conecta con el colon, el intestino grueso, las articulaciones y el sistema linfático. En las
mujeres también con las trompas de Falopio. En cuanto a los sentimientos, está enlazada con la envidia y la crítica.

Las lumbares son 5 y suelen doler bastante cuando no mantenemos una buena postura al sentarnos o hacemos demasiada
fuerza día a día. Son el sostén de nuestra parte superior y la comunicación con la inferior.

Se relaciona con la sexualidad y la seguridad en uno mismo.


ZONA LUMBAL
L1: Conecta con los intestinos y su desequilibrio ocasiona estreñimiento e indigestión. Canaliza la impotencia y los conflictos
internos.
L2: Relaciona el abdomen y las piernas. Cuando está presionada o sobrecargada nos sentimos solos.
L3: Es la vértebra de los genitales y el sistema urinario. También de las articulaciones (sobre todo de las rodillas).
L4: En los hombres se conecta con la próstata. También puede reflejar problemas en el nervio ciático.
L5: Se refleja en las rodillas, los pies y las piernas.

ZONA SACRO
Por último, esta zona se compone de 5 vértebras y está enlazada a los deseos sexuales, la seguridad y el control (S1 a S3). Las
vértebras S4 y S5 reflejan problemas renales, infertilidad, desequilibrios hormonales, mala circulación u obesidad.