Sei sulla pagina 1di 7

Univ. Tecnológica Intercontinental (U.T.I.C.

)
Sede Horqueta
Facultad de Ciencias Jurídicas

DERECHO POLÍTICO

Lección XXII
Ciudadanía y
Nacionalidad
Encargado de Cátedra
Abog. Ariel López

Elaborado por:
 Marta González

Año 2017
INTRODUCCIÓN

La más elemental definición de un Estado combina sus elementos esenciales, que son
una población, asentada en un territorio, organizada políticamente. Es decir, para que exista
un estado no sólo es necesario existencia de un territorio con un sistema de organización
política, sino que por sobre todo que exista un pueblo asentado en el mismo, integrado por
personas que gozan de derechos y tienen obligaciones.

Por ello entre los elementos fundamentales de la organización política del Estado, está el
estatuto de las personas, el cual se refiere, por una parte a los nacionales, quienes además
pueden ser ciudadanos al corresponderle el ejercicio de los derechos políticos, y por la otra, a
los extranjeros; clasificación que deriva de la existencia o no del vínculo jurídico esencial que
tienen las personas con el Estado y que es el que origina la nacionalidad.

Para ayudar a una verdadera profundización en materia de la nacionalidad y ciudadanía


se hace referencia sobre lo que es la nacionalidad que no es más que una condición o
cualidad de pertenecer a la comunidad de una nación.

Luego se hablará sobre la ciudadanía que es la calidad y derecho de los ciudadanos,


como también un conjunto de derechos públicos y privados que poseían los ciudadanos
según la ciudad o estado al que pertenecían, siempre que se tratara de hombres libres.

El logro de esta investigación permitirá adquirir un conocimiento bastante completo del


medio en el que se desenvuelve la ciudadanía. En cada artículo que se muestra en contenidos
teóricos apoyados con ejemplos que tienen por objeto apoyar y facilitar el proceso de
aprendizaje.

El vocabulario que se presenta ha sido especialmente escogido, considerando que el


lector de dicha investigación entiende la terminología propia de la ciencia.

CIUDADANÍA Y NACIONALIDAD
Ciudadanía
Es la capacidad política que adquiere la persona nacida en un Estado y ha cumplido la edad
fijada por la ley, además los naturalizados que hayan cumplido esa edad y haya transcurrido
un tiempo determinado luego de haber obtenido la naturalización.
La Ciudadanía confiere al “natural” de un país el beneficio de poder ejercer todos los “
derechos políticos”: de ser elector y elegible, desempeñar funciones públicas, integrar
partidos políticos, etc.

Nacionalidad
Nacionalidad es un vínculo, establecido por el derecho interno de un Estado, por el cual se
crea una relación jurídica, entre una persona determinada y un Estado. Esta relación jurídica
permite al Estado reclamar ciertas obligaciones, al mismo tiempo que se obliga a proveerle
de aquellos servicios públicos básicos y a protegerlo ante reclamos de otros Estados.
La Ciudadanía es un derecho que deriva de la Nacionalidad. Tiene un supuesto jurídico
indispensable, la Nacionalidad, y otro biológico como es el acceder a determinada edad.
La Constitución de 1992 define en su Artículo 152 “son ciudadanos:
1- Toda persona de nacionalidad paraguaya natural, desde los dieciocho años de edad, y
2- toda persona de nacionalidad paraguaya por naturalización, después de dos años de
haberla obtenido.
Por último, los extranjeros naturalizados, son ciudadanos después de dos años de haber
culminado sus trámites de nacionalización.

Jus soli - jus sanguinis


Existen dos criterios para determinar la nacionalidad, de acuerdo al derecho que se tiene
por nacer en un determinado país o por los lazos de consanguinidad. Así encontramos el
“jus soli” y el “jus sanguinis” (“jus” Llamase así, en la antigua roma, al derecho creado por los
hombres, en oposición al “fas” o derecho sagrado).
Los países latinoamericanos lo aplicaron desde su independencia para favorecer la
corriente inmigratoria y para resolver el problema de desolación, en su intento por
incorporar los hijos de inmigrantes que nacían bajo su jurisdicion.
“Jus Soli”. Es el Derecho del suelo en que se nace. La nacionalidad y el Derecho de una
persona se rigen por la legislación del país donde ha nacido. Sin perjuicio del derecho de
opción de nacionalidad que puede corresponderle al llegar a una determinada edad.
 El Jus Soli Absoluto, es el criterio de imponer la nacionalidad automáticamente y sin
excepción a quienes nazcan en su territorio, no toma en cuenta los vínculos de sangre.
 El Jus Soli Restringido, impone la nacionalidad a quienes nacen en territorio de un
estado, pero previo a algunos requisitos como sería residencia, manifestación de
voluntad expresa, optar por la nacionalidad del Estado o por la extranjera de sus padres
al cumplir la mayoría de edad.
”Jus Sanguinis”. Es el derecho de la sangre, por tanto que esta expresión latina da a
entender que la Nacionalidad y los Derechos de una persona se rigen por la legislación de
su patria familiar de origen, es decir, por la sangre aún cuando ésta no sea originaria. En
este sentido los hijos que nacen en el extranjero mantiene la Nacionalidad de sus padres;
esto sin perjuicio del derecho de opción de otra Nacionalidad, que pueda corresponderle al
llegar a una determinada edad.
MIXTO: Es una combinación de los dos anteriores, y en realidad es el que predomina en casi
todos los Estados, pues los otros sistemas no se hallan establecidos en forma absoluta y
exclusiva.
JUS LABORALIS: Derecho del Trabajo.
Se trata de una doctrina que se conoce como Doctrina Garay, porque fue el argentino Juan
Carlos Garay su expositor y propagandista. Sostiene que el extranjero que emigra, no
pierde su nacionalidad con la adquisición de los derechos del ciudadano en el país que lo
recibe. Sus derechos políticos están cimentados en el trabajo “ jus laboris ” con el cual
contribuye a la grandeza de la Nación en que fue acogido.

Antecedentes.
Nacionalidad y Ciudadanía son dos situaciones diferentes:
Desde el punto de vista de la comunidad política organizada, el concepto de ciudadanía es
fundamental. Ya en Grecia era un atributo que solo pertenecía a una elite de la ciudad-Estado
y tenía, incluso, un sentido religioso. Aristóteles, nos dice en la Constitución Atenas que:
“Dracón dispuso sus leyes, y esta organización fue del siguiente modo. La plena ciudadanía
se le daba a los que tenían su armamento de hoplitas. (soldado griego provisto de armas
pesadas). El Consejo lo forman cuatrocientos uno de los ciudadanos del pleno derecho a
quienes toca en suerte.”
En Roma la idea de ciudadanía no fue una comunidad cerrada, con el Edicto de Caracalla
(212) se la otorgó a todos los hombres libres del Imperio. La ciudadanía era una garantía
cívica y jurídica. Mientras Roma fue una República también significaba la participación en la
vida política y en la selección de ciertas autoridades. Cuando, Roma, se constituyó en Imperio
solo representó garantías jurídicas para los beneficiarios del derecho de ciudadanía. El
concepto viene de “civitas tomado del latín.
Durante la Edad Media declina la importancia del concepto de ciudadanía para reaparecer en
forma estelar en la Francia Republicana en el Siglo XVIII, o principio del Siglo XIX. La prueba
de la importancia que se concede al término “ciudadano” está en la Declaración de los
Derechos del Hombre y del Ciudadano aprobado por la Asamblea Nacional Francesa el 27
de agosto de 1789
El Diccionario de la Lengua Española nos dice que: “Ciudadano es el habitante de las
ciudades antiguas o de los Estados modernos, como sujeto de derechos políticos, y que
interviene, ejercitándolos, en el gobierno de la Nación”.
La Constitución de 1992 define en su Artículo 152 “de la ciudadanía” que son ciudadanos:
1.- Toda persona de nacionalidad paraguaya natural, desde los dieciocho años de edad, y
2.- toda persona de nacionalidad paraguaya por naturalización, después de dos años de
haberla obtenido
El Artículo 146 establece con claridad quienes son los paraguayos naturales, lo que nos
releva de profundizar sobre el tema. Por último, los extranjeros naturalizados, son ciudadanos
después de dos años de haber culminado sus trámites de nacionalización.
La Constitución de 1992 pretendió distinguir perfectamente los conceptos de nacionalidad
y ciudadanía lo cual nos parece una correcta técnica legislativa, a diferencia de otros países
hispanoamericanos donde se confunden nacionalidad y ciudadanía.

Naturalización de extranjeros y la conservación de la nacionalidad


de origen
Si una persona renuncia a su nacionalidad de origen, adoptando otra nacionalidad por medio
de la naturalización, la consecuencia es que pierde la nacionalidad de origen, salvo que entre
uno y otro Estado, el que dejo y el que adopto, exista un tratado que permita la doble
nacionalidad.
El Artículo 148 de la Constitución “de la nacionalidad por naturalización” dispone que:
Los extranjeros podrán obtener la nacionalidad paraguaya por naturalización si reúnen los
siguientes requisitos:
1. mayoría de edad:
2. radicación mínima de tres años en territorio nacional
3. ejercicio regular en el país de alguna profesión, oficio, ciencia, arte o industria, y
4. buena conducta, definida en la ley.
Cuando un extranjero opta por la nacionalidad paraguaya automáticamente forma parte de
nuestra comunidad política, porque ésta otorga derechos y obligaciones con relación a
nuestro Estado, pero recién adquiere sus derechos de ciudadanía a partir de los dos años de
haberse firmado la resolución judicial que se la otorga

Conservación de la nacionalidad de origen


Artículo 149 “de la nacionalidad múltiple”, por su parte, dispone que la nacionalidad
múltiple podrá ser admitida mediante tratado internacional o por reciprocidad de rango
Constitucional entre los Estados del natural de origen y del de adopción.

Pérdida de la nacionalidad
Artículo 150 ‘de la perdida de la nacionalidad” cuando señala que: Los paraguayos
naturalizados pierden la nacionalidad en virtud de ausencia injustificada de la República por
más de tres años, declarada judicialmente, o por la adquisición voluntaria de otra
nacionalidad. Si la otra nacionalidad adquirida por la persona, es compatible, mediante
tratado, con la paraguaya, tampoco la perdería, porque estaríamos ante un caso de
nacionalidad múltiple.

La doble nacionalidad
Que objeto tiene la “doble Nacionalidad”? Sinceramente, no lo sabemos, ni lo
comprendemos. En materia de Nacionalidad “Se Es o No Se Es”, tal como el viejo dilema lo
proclama. Puede suceder, sin embargo, que una persona pierde su Nacionalidad
“involuntariamente”; cuando el territorio en que nació pasa a depender de otro Estado. En tal
caso, si no existe tratado que estipule que “sigue” manteniendo la Nacionalidad de origen le
corresponde una nueva Nacionalidad.
La C.N. en su Art.149 inciso b-establece que el ciudadano paraguayo que adopta la doble
nacionalidad no pierde sus derechos políticos, conserva su nacionalidad de origen en toda su
plenitud.
Diferencia entre ciudadanía y naturalizacion
Ciudadanía
La ciudadanía es un concepto más político y legal. Se le asocia con el reconocimiento de los
derechos, deberes y libertades que el gobierno de un país otorga a un residente del mismo.
Básicamente, se refiere la característica de ser ciudadano en un determinado país.

Nacionalidad
La naturalización o nacionalización es el proceso por el cual un ciudadano de un Estado
adquiere la nacionalidad de un segundo con el cual ha adquirido algunos vínculos producto
de la estadía mantenida de manera legal en dicho país u otros motivos, como
el matrimonio o ascendencia directa (padres, abuelos, etc.). Para aquellas personas que
cumplen con los requisitos para la mayoría de edad, al adoptar una nacionalidad por
naturalización, adquieren también la calidad de ciudadanos de ese país.
La nacionalidad es más permanente en comparación con la ciudadanía, asimismo, está más
arraigada a la persona; aunque ciertamente es posible legalmente cambiar de nacionalidad.
Por ejemplo, alguien se que muda de un país a otro, aún después de convertirse en
ciudadano de el nuevo país, sigue conservando su nacionalidad. Imaginemos el caso
de alguien de India que se mueve para Estado Unidos, allá podría convertirse en ciudadano
estadounidense; pero seguir siendo de nacionalidad india
Es importante desde el punto de vista político, porque distintos cargos públicos a nivel
nacional exigen como una condición de acceso, la calidad de ser Paraguayo Natural. Estos
cargos son: Presidente, Vicepresidente de la República, Senadores, Diputados, Magistrados ,
Ministros de la Corte Suprema de Justicia, del Superior Tribunal Electoral, el Defensor del
Pueblo, y los Gobernadores Departamentales. En cambio, otros importantes cargos previstos
en la Constitución como Fiscal General del Estado, Contralor General, Magistrados, Miembros
de las Juntas Departamentales y Municipales solo exigen ser de Nacionalidad Paraguaya.
CONCLUSIÓN

La ciudadanía como calidad del nacional, se puede definir como la calidad jurídico-
política de los nacionales para intervenir de diversas maneras en el gobierno del Estado. Esta
calidad, por tanto implica una capacidad, la que a su vez importa un conjunto de derechos,
obligaciones y prerrogativas que forman el status de quien la tiene, o sea, del ciudadano.

El nacional es el individuo vinculado jurídica y políticamente a un Estado aunque no


participe en su gobierno. Aunque la nacionalidad vincula al individuo con un Estado
determinado no le veda la libertad de optar por cualquier otra, lo que no implica que la
persona pueda carecer de toda nacionalidad

Ser ciudadano es gozar de derechos y obligaciones; y participar en conjunto con el


Estado y la sociedad. Ciudadano es el hombre libre; sujeto de derechos y obligaciones; que
acuerda con sus iguales dar su consentimiento y someterse a la ley que los garantiza. A su
vez; el ciudadano debe decidir libremente cuál debe ser la organización social, cultural y
política que escoja. La esencia del ser humano no deriva del hecho de ser miembro de un
grupo social, sino de tener capacidad para decidir cómo quiere que sean las reglas de ese
grupo social.

Esta investigación tuvo como propósito fundamental servir de orientación y guía en el


proceso de aprendizaje de la nacionalidad y ciudadanía a los estudiantes de este nivel,
hemos tratado de establecer un equilibrio tanto en los aspectos teóricos como en el ejemplo
que se presenta. En tal sentido quise desarrollar el contenido de la mejor forma explícita
posible para el objetivo de la investigación se cumpliera a cabalidad.