Sei sulla pagina 1di 25

1 CORINTIOS 11:17-34: Trabajo de investigación sobre los

abusos e Institución de la Cena del Señor

MOISÉS ELÍAS CAYÚN BLANCO

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN
Un aporte al trabajo de la asignatura:
HERMENÉUTICA II
Profesor J. Santiago Garro

SEMINARIO TEOLÓGICO TEMUCO


TEMUCO - CHILE
2014
1
2
ÍNDICE

Pág.

ÍNDICE 2

INTRODUCCIÓN 3

I. Exégesis de 1Corintios 11:27-34 4


A. Contexto Histórico de 1 Corintios 5

1. Autor. 5
2. Destinatarios – Lectores. 5
3. Ocasión y fecha de redacción de la obra. 6
4. Propósito del libro. 7
5. Ambiente religioso. 7
6. Datos geográficos 8
7. Momento histórico. 9
8. Factores políticos, sociales, culturales. 9

B. Contexto Literario. 12
1. Tipo de literatura. 12
2. Límites del pasaje 13
3. Significación de palabras o frases 13

II. Entorno social de Cena del Señor en Corinto. 14


III. Entendiendo el pensamiento de Pablo 17
IV. Significados de la Cena del Señor 19
V. Pablo y la última Cena en Corintios 11:17-34 20

CONCLUSIONES 23

BIBLIOGRAFIA 24

3
INTRODUCCIÓN

El presente trabajo pretendemos abordarlo desde una mirada social. Examinaremos las
implicancias de las palabras del apóstol Pablo a la iglesia de Corintios para el día de hoy.
Aunque la primera parte de este abordaje incluye la introducción a esta epístola, no deja de
ser interesante los datos que nos aporta la geografía, el ambiente político, religioso, el
entorno social, etc. Ello nos ayudará a situarnos en el lugar debido que merece las
amonestaciones de 1Corintios 11:17-34.

Añadimos en esta investigación no solo la opinión de algunos expertos sino que también
vamos incluyendo preguntas y reflexiones personales.

Entender los problemas de la iglesia de Corinto y en especial el tema de la Mesa del Señor
nos ayudará para no hacer acepción de personas en la iglesia hoy, veremos como el tema
social esta presente cuando las nuevas comunidades están en formación y como el pastor
Pablo aborda este tema no dejando de lado la teología y el alto concepto de su llamado a
servir a las iglesias gentiles.

Queremos invitar al lector de esta investigación a introducirse en los aportes aquí


presentados.

4
I.EXEGESIS DE 1 CORINTIOS 11:17-34 (NVI)
17 Al darles las siguientes instrucciones, no puedo elogiarlos, ya que sus reuniones traen
más perjuicio que beneficio. 18 En primer lugar, oigo decir que cuando se reúnen como
iglesia hay divisiones entre ustedes, y hasta cierto punto lo creo. 19 Sin duda, tiene que
haber grupos sectarios entre ustedes, para que se demuestre quiénes cuentan con la
aprobación de Dios. 20 De hecho, cuando se reúnen, ya no es para comer la Cena del
Señor, 21 porque cada uno se adelanta a comer su propia cena, de manera que unos se
quedan con hambre mientras otros se emborrachan. 22 ¿Acaso no tienen casas donde comer
y beber? ¿O es que menosprecian a la iglesia de Dios y quieren avergonzar a los que no
tienen nada? ¿Qué les diré? ¿Voy a elogiarlos por esto? ¡Claro que no!
23 Yo recibí del Señor lo mismo que les transmití a ustedes: Que el Señor Jesús, la noche en
que fue traicionado, tomó pan, 24 y después de dar gracias, lo partió y dijo: «Este pan es mi
cuerpo, que por ustedes entrego; hagan esto en memoria de mí.» 25 De la misma manera,
después de cenar, tomó la copa y dijo: «Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; hagan
esto, cada vez que beban de ella, en memoria de mí.» 26 Porque cada vez que comen este
pan y beben de esta copa, proclaman la muerte del Señor hasta que él venga.
27 Porlo tanto, cualquiera que coma el pan o beba de la copa del Señor de manera indigna,
será culpable de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor. 28 Así que cada uno debe
examinarse a sí mismo antes de comer el pan y beber de la copa. 29 Porque el que come y
bebe sin discernir el cuerpo, come y bebe su propia condena. 30 Por eso hay entre ustedes
muchos débiles y enfermos, e incluso varios han muerto. 31 Si nos examináramos a nosotros
mismos, no se nos juzgaría; 32 pero si nos juzga el Señor, nos disciplina para que no seamos
condenados con el mundo.
33 Asíque, hermanos míos, cuando se reúnan para comer, espérense unos a otros. 34 Si
alguno tiene hambre, que coma en su casa, para que las reuniones de ustedes no resulten
dignas de condenación.

Los demás asuntos los arreglaré cuando los visite.

5
A. CONTEXTO HISTORICO 1 CORINTIOS

1. Autor.

La gran mayoría de eruditos están de acuerdo en que es Pablo quien escribe esta primera
carta, poco se cuestiona su autenticidad Paulina.

2. Destinatarios-Lectores.

Los destinatarios están explicitados desde el comienzo de la carta y es la Iglesia que se


encuentra en la ciudad de Corinto.

En esta Iglesia se encontraban diversos lectores de trasfondos muy diferentes, a los


primeros que hacemos mención, son los judíos, esto se entiende por la gran cantidad de
citas del Antiguo Testamento que toma Pablo, por ejemplo cita Génesis, Éxodo,
Deuteronomio, Job, Salmos, Jeremías y Oseas. Resumiendo, 1 Corintios se apoya ante todo
en el Pentateuco y en Isaías. Los otros que seguramente leerán esta carta son los conversos
de la ciudad de Corinto, esto también se entiende ya que Pablo cita sus frases clichés, por
ejemplo, “todas las cosas me son permitidas” en 1Co.6:12; 10:23 o “La comida es para el
estómago y el estómago para la comida”, lo que Pablo las usa para objetarles,
respondiéndoles por ejemplo: “Pero Dios los destruirá a ambos” (6:12, 13). Por lo tanto, los
nuevos conversos necesitaban ser orientados y edificados en la fe cristiana.

También habían otros que leerían esta carta y ellos eran los romanos militares retirados que
habitaron la nueva ciudad de Corinto después de su destrucción en al año 147 A de C. pues
ellos también eran parte de la iglesia. Acerca de la costumbre de los romanos Simon
Kistemaker en su comentario a 1 Corintios dice algo muy interesante en cuanto al tema del
velo en relación a los hombres y las mujeres (1Co.11) explica: “Pablo se refiere a una
costumbre romana, ya que en Italia y sus colonias los romanos se cubrían la cabeza tanto
en la devoción pública como privada. Cuando los romanos ofrecían sacrificios, oraban o
profetizaban, se cubrían la cabeza con sus togas. Pablo trata de decirle a los cristianos de
Corinto que deben de abandonar las costumbres romanas y adoptar un estilo de vida
cristiano”1. Los siguientes lectores, serían los líderes de la iglesia y por último diríamos
que al refutar ciertas doctrinas erróneas que se estaban introduciendo en la iglesia, les
escribiría también a aquellos que se oponían a su ministerio y a la verdad del evangelio,
esto se hace sentir cuando corrige temas como cuando los judíos buscan milagros y los
griegos sabiduría (1:22), o la resurrección (1Co.15).

1
Simon Kistemaker, Comentario a 1 Corintios, 1998:21

6
Concluimos diciendo que aunque la carta va dirigida a una iglesia en particular, en su seno
se encontraban diversos grupos de trasfondos muy diferentes, por lo que sus lectores se
sentirían totalmente identificados con las temáticas tratadas por el pastor Pablo.

3. Ocasión y fecha de redacción de la obra.

En su segundo viaje misionero, el apóstol Pablo llega a Corinto (Hch.18) después de pasar
por el Areópago en Atenas. Como era su costumbre, el apóstol visita la sinagoga que se
encontraba en esa ciudad, según Hch.18:4 dice que “discutía en la sinagoga todos los días
de reposo, y persuadía a judíos y a griegos”. Por lo tanto, podemos decir que Pablo
estableció la iglesia en Corinto entre los años 50-51 d.C. en este que fue su segundo viaje
misionero y que la fecha de redacción de 1 Corintios sería por el año 55-56 d.C.

Para poder entender el desarrollo epistolar y la continua comunicación entre Pablo y los
corintios nos remitiremos a los datos que nos aporta la Biblia de estudio Plenitud, diciendo
que “Durante su ministerio de tres años en Éfeso, en su tercer viaje misionero (Hch. 19),
había recibido preocupantes informes sobre la laxitud moral entre los creyentes de
Corinto. Para remediar la situación, escribió una carta a la iglesia (1 Co 5.9–11), que se
ha perdido. Un poco más tarde, una delegación enviada por Cloé, un miembro de la iglesia
de Corinto, le comunicó a Pablo la existencia de divisiones en la congregación. Antes que
pudiera enviar una carta para corregir los problemas, llegó otra delegación de Corinto
con una carta donde se le hacían varias preguntas (1 Co 7.1; 16.17). Inmediatamente,
Pablo envió a Timoteo para remediar aquel problema (1 Co 4.17). Entonces fue que
escribió la carta que conocemos como 1 Corintios”2

Podemos decir de lo anterior, que la carta que conocemos como 1 Corintios es en realidad
una segunda carta escrita por el apóstol, en todo esto se hace notar la continua
comunicación entre los miembros de la iglesia y su pastor Pablo.

En cuanto a la fecha, podemos añadir el dato histórico de “una inscripción que consigna un
rescripto del Emperador Claudio al pueblo de Delhi, en el que se menciona a Galión como
procónsul de Acaya durante el periodo vigésimo sexta aclamación de Claudio como
imperator”3 todo lo anterior es para afirmar que este periodo se conoce como el de las
inscripciones que cubren los primeros siete meses del año 52 d.C, por lo que se asume que
Galión tomo el cargo el año 51 d.C.

Si pensamos que los judíos lanzaron su ataque contra Pablo (Hch.18:12) en el comienzo del
periodo de Galión, esto sería en el año 51 d.C. y que después de aquello Pablo zarparía
hacia Siria, nos encontraríamos ya en el año 52 d.C. y sumándole que Pablo paso dos años
y medio en Éfeso, esto nos fecharía en el año 55 d.C y fue probablemente en el último año

2
Jack W. Hayford, Biblia Plenitud, 1994: 1289 (pdf)
3
D. A. Carson y Douglas J. Moo, Una Introducción al Nuevo Testamento, 2008: 379

7
de su estancia en Éfeso que escribió 1 Corintios, lo que finalmente la fecharía a comienzos
del año 55 d.C.

4. Propósito del libro.

Podemos resumir los propósitos del apóstol al escribir 1 Corintios de la siguiente manera:
primero, busca ayudar a la unidad en la congregación mostrándoles que ellos pertenecen a
la iglesia universal. Lo otro es corregir la apatía hacia un caso de incesto en la que los
corintios no habían intervenido, para seguir con las respuestas a las preguntas hechas en
una carta que no conocemos (7:1) y también responder a la delegación que llega a él en
Éfeso (16:17). Para finalmente animar a los hermanos para recolectar los fondos para ir en
apoyo de los necesitados en Jerusalén.

5. Ambiente religioso.

Muchos autores griegos y romanos describían a Corinto como la ciudad de la fornicación y


la prostitución, es por eso que los griegos le acuñaron el término “corinthiazethai” o “vivir
en Corinto” para describir la inmoralidad que existía en la ciudad, además en la ciudad se
encontraban más de una docena de templos y también se hallaba el templo dedicado a la
diosa Afrodita que era la diosa del amor, famoso por su inmoralidad. Estrabón escribió que
en el templo de Afrodita había más de mil prostitutas, ello no es difícil de suponer ya que
en Corinto había dos puertos que albergaban a una gran multitud de marineros,
comerciantes y soldados, lo anterior hace difícil creer que la ciudad fuese conocida por
tener una moral respetable.

El que Pablo tenga que amonestar en contra de la inmoralidad sexual (5:1; 6:9,15-18;
10:18) indica precisamente que la promiscuidad era algo bastante común.

Además en este ambiente religioso no solo se adoraba a Afrodita, sino que también se
añaden otros grupos religiosos, como el culto donde se adoraba a Asclepios, a Apolos y a
Poseidón. También había altares y templos para las deidades griegas como Atena, Hera y
Hermes. Otros altares estaban dedicados a los dioses de Egipto, Isis y Serapis. Esto da
entender la gran pluralidad de deidades en la comunidad corintia a la que escribe Pablo.

Pero en este entorno religioso también nos encontramos con los judíos, a quienes los
emperadores Julio Cesar y Tiberio le concedieron la libertad de practicar su religión
siempre y cuando se cuidaran de no participar de actos sediciosos en contra de Roma, por
lo que los judíos podían tener su propia sinagoga en la ciudad de Corinto. Hechos 18:12-16
nos relata lo que paso con Pablo después de visitar la sinagoga de aquel lugar, “los judíos se
levantaron de común acuerdo contra Pablo, y le llevaron al tribunal, diciendo: Este
persuade a los hombres a honrar a Dios contra la ley. Y al comenzar Pablo a hablar,

8
Galión dijo a los judíos: Si fuera algún agravio o algún crimen enorme, oh judíos,
conforme a derecho yo os toleraría. Pero si son cuestiones de palabras, y de nombres, y de
vuestra ley, vedlo vosotros; porque yo no quiero ser juez de estas cosas. Y los echó del
tribunal”. Como la religión judía estaba autorizada, Galión no hizo caso de los alegatos
judíos y como se trataba solo de un asunto religioso y que nada tenía que ver con Roma,
desestimó los cargos.

6. Datos geográficos.

La antigua ciudad de Corinto estaba ubicada a 630 metros de altura sobre la península del
Peloponeso. Pero la nueva Corinto la reedificó Julio Cesar en el año 46 a.C. Convirtiéndola
así en colonia romana. La escarpada pendiente del Acrocorinto la convirtió en una fortaleza
casi inaccesible, eso mismo le significaba gozar de una relativa seguridad. Entre los puertos
de Licaonia, que queda a unos 3 km. al norte de la antigua Corinto y el otro puerto era el
de Cencrea que quedaba a unos 11 km. también de la antigua Corinto, estos puertos fueron
precisamente los que ayudaron que esta ciudad se transformara en cosmopolita y de gran
riqueza debido al gran comercio que se desarrollaba en aquellos lugares pues llegaban
barcos desde España, Italia, África del Norte, se sumaban a ellos los provenientes de Asia
Menor, Fenicia, Egipto y Cirene, los cuales se dividían entre los dos puertos antes
mencionados. Otro factor que ayudó a la gran riqueza de Corintio fue el cobro de impuestos
que se realizaba en la ciudad debido al tránsito de mercancías a través del istmo.
Precisamente esta geografía les aportó para su crecimiento y desarrollo.

Los datos más actuales sobre la ciudad nos dicen lo siguiente, “Está ubicada en el istmo de
Corinto, de unos 6 km de ancho, que une el Peloponeso con la Grecia continental, a unos 78
km al oeste de Atenas y sobre las faldas del monte Acrocorinto. Según el censo de 2001 es
la segunda ciudad más poblada del Peloponeso. Tiene unos 300 000 habitantes. Sobre este
Istmo se construyó el canal de Corinto (1881-1893), un estrecho pasadizo que sirve de
comunicación entre el norte del Mediterráneo y el Mar Egeo. Este estrecho ya había sido
ideado por los romanos para ahorrarse unos 600 km de navegación rodeando el Peloponeso,
pero no fue sino hasta el siglo XIX que pudo llevarse a cabo. Su puerto principal es el
Lequeo, en el golfo de Corinto, que da salida al Mar Jónico y a través de él al Mar
Adriático”4

7. Momento histórico.

Para poder reconstruir el momento histórico de la ciudad de Corinto, tenemos que


inmediatamente hablar acerca de la antigua Corinto que fue destruida por completa por los
romanos en el 146 a.C. y en los cuales sus ciudadanos fueron vendidos como esclavos y

4
http://es.wikipedia.org/wiki/Corinto

9
algunos fueron ejecutados. Pero un siglo más adelante Julio Cesar fundo de nuevo la ciudad
transformándola en colonia romana, por lo que se convirtió prontamente en provincia
senatorial de Acaya.

Para entender la Corinto que visitó Pablo, añadimos que esta nueva ciudad fue poblada por
diferentes tipos de personas, entre quienes habían muchos soldados romanos retirados,
también estaban los libertos de Roma quienes solo estaban un escalafón más alto que los
esclavos, a estos nuevos habitantes se le suman, sin duda, un grupo de judíos. En la nueva
Corinto vivían de igual manera un grupo no pequeño de griegos, pero eran los romanos que
dominaban el lugar con sus leyes, cultura y religión. Donald Carson y Douglas J. Moo
dicen, “puesto que una buena parte del Imperio había sido concienzudamente helenizada,
no solo la lingua franca era el griego, sino que se restablecieron con rapidez muchos
vínculos- religiosos, filosóficos, y culturales- con el resto de la península griega”. Añaden
que “de Asia y Egipto llegaron varias religiones de misterio. Puesto que en la nueva
Corinto no había terratenientes aristócratas, surgió una aristocracia rica.
Inevitablemente, los pobres eran despreciados e ignorados”5

De lo anterior se entiende lo que dice el apóstol Pablo en su epístola en 1Corintios 11:17-22


“Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis para lo18 mejor,
sino para lo peor. Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre
vosotros divisiones; y 19 en parte lo creo. Porque es preciso que entre vosotros haya
disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los 20 que son aprobados.
Cuando, pues, os reunís vosotros, esto no 21 es comer la cena del Señor. Porque al comer,
cada uno se adelanta a tomar su propia cena; y uno tiene hambre, y otro se embriaga.
Pues qué, ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis? 22 ¿O menospreciáis la iglesia de Dios,
y avergonzáis a los que no tienen nada? ¿Qué os diré? ¿Os alabaré? En esto no os alabo”

8. Factores políticos, sociales, culturales.

Anteriormente ya nos hemos referido al ambiente social y cultural de Corinto hablando de


esta como una ciudad conocida como una gran metrópolis portuaria en donde convergían
diferentes religiones y además había diferentes estratos sociales, pues era considerada una
colonia romana donde vivían soldados ya retirados. Es por eso que en este punto
ahondaremos en los factores políticos.

Siguiendo a Lucas vemos que Pablo se quedó en Corinto por un año y medio siendo
gobernador Galión, textualmente lo expone así en Hechos 18:11 “Así que Pablo se quedó
allí un año y medio, enseñando entre el pueblo la palabra de Dios. Mientras Galión era
gobernador de Acaya”6 . Debemos saber que el periodo que prestaba Galión duraba un año,
esto es, desde Julio hasta fines de Junio del otro año, Kistemaker dice, “una de las

5
D. A. Carson y Douglas J. Moo, Una Introducción al Nuevo Testamento, 2008: 352
6
Versión N.V.I

10
inscripciones descubiertas cerca de Delfos menciona a Galión como procónsul de Acaya y
lo relaciona con el emperador Claudio. La inscripción precisa la fecha como el décimo
segundo año del reinado de Claudio y la vigésimo sexta vez que era proclamado
emperador. Dado que Claudio asumió su primer año de gobierno el 25 de enero del año
41, el año décimo segundo debió empezarlo el 25 de enero del año 52”7si esto es así para
esa fecha, Galión ya tenía casi siete meses en el servicio proconsular de Corinto (julio del
51 a junio del 52). Estos datos nos ayudarían a fechar las cartas de Corinto. Tenemos que
decir en este punto que la arqueología se convierte en un gran aliado. Lucas en el libro de
Hechos 18:18-19 nos sigue diciendo que, “Pablo permaneció todavía en Corinto algún
tiempo. Después se despidió de los hermanos y emprendió el viaje rumbo a Siria,
acompañado de Priscila y Aquila. En Cencrea, antes de embarcarse, se hizo rapar la
cabeza a causa de un voto que había hecho. Al llegar a Éfeso, Pablo se separó de sus
acompañantes y entró en la sinagoga, donde se puso a discutir con los judíos” esto nos da
como fundación de la Iglesia de Corinto durante los años 50-52.

Pero el tema que nos compete es el factor político. En Hechos 18:2 encontramos otro dato
que nos servirá de crononologia política “Allí se encontró con un judío llamado Aquila,
natural del Ponto, y con su esposa Priscila. Hacía poco habían llegado de Italia, porque
Claudio había mandado que todos los judíos fueran expulsados de Roma” aquí se nos
informa que el Emperador Claudio había echado de Roma a todos los judíos. Algunos
historiadores romanos nos ayudan a esclarecer este hecho, por ejemplo Suetonio nos dice
que: “Claudio expulsó a los judíos porque, instigados por Cresto, vivían promoviendo
tumultos”8.

Frente a las preguntas cronologías para la expulsión de los judíos de Roma y los viajes de
Pablo y asumiendo que tratamos de entender los factores políticos de la Corinto del primer
siglo, vuelvo a citar a Kistemaker para que nos pueda de alguna manera aclarar esta
madeja, dice así:

“Dío Casio afirma que el emperador Claudio no expulsó a los judíos en su primer año de
gobierno, sino que sólo les prohibió reunirse. El edicto fue publicado el año 41. Según el
historiador cristiano Paulus Orosius, en sus escritos Josefo nos informa que Claudio
expulsó a los judíos en el noveno año de su reinado, esto es, en el año 49 y Orosius
menciona que Suetonio escribió que los judíos fueron expulsados debido a los disturbios
fomentados por Christos…. Por ejemplo, si Pablo visitó Corinto por primera vez en el año
41, cuando Claudio emitió su decreto acerca de los judíos en Roma, no podía haber
regresado a Corinto hasta principios de la década del cincuenta, cuando Galión estaba
allí. Salta la pregunta: ¿Dónde estuvo durante ese tiempo? Intentando resolver este

7
Simon Kistemaker, Comentario a 1 Corintios, 1998:8
8
Estas citas son tomadas de Kistemaker en su comentario a 1 Corintios. Judaeos impulsore Chresto assidue
tumultuantes expulit; Suetonio Claudius 25.4. Con todo, Suetonio no dice en qué fecha ocurrió dicha
expulsión

11
problema cronológico, los eruditos suponen que Lucas tenía una memoria frágil y que
carecía de perspectiva histórica, cosa que nos cuesta creer. Pensamos más bien que la
fecha correcta para la expulsión de los judíos es el año 49, lo cual precede inmediatamente
a la primera visita de Pablo a Corinto y encaja bien con la llegada de Galión el año 51”9

En lo anterior ya sumamos dos factores políticos, el primero tiene que ver con conocer
quien gobernaba en Acaya y este era como sabemos Galión, el segundo factor para conocer
la realidad política tiene que ver con el Imperio Romano, y es un gran detalle que nos
ofrece Lucas pues esta de acuerdo con los historiadores romanos antes mencionados, hasta
aquí hemos conocido de la expulsión de los judíos de Roma en este periodo.

Otro personaje histórico y político que se menciona es el Rey Aretas, este dato aparece en 2
Corintios 11:32-33 Pablo dice que, “en Damasco, el gobernador bajo el rey Aretas mandó
que se vigilara la ciudad de los damascenos con el fin de arrestarme; pero me bajaron en
un canasto por una ventana de la muralla, y así escapé de las manos del gobernador.
Quien le otorgo la calidad de rey a Aretas fue el conocido Cayo Calígula como rey vasallo
de Damasco.

Existen además personajes políticos en este periodo como los gobernadores Félix y Festo,
lo conocemos desde el arresto de Pablo en Jerusalén cuando se disponía a celebrar la fiesta
de Pentecostés, esto se resume entre Hechos 20:16 a 21:17, aquí fue arrestado y enviado a
Félix, quien era gobernador romano en Cesarea, pero todo parece indicar en este periodo
que Félix ya llevaba ejerciendo su cargo por varios años, después de mantener preso a
Pablo lo envió a Festo, quien a su vez junto con Agripa llamaron a Pablo para escucharlo.

Al ver a Pablo testificar ante los políticos de su tiempo de inmediato recordamos ésta
profecía en Hechos 9:15 “porque ese hombre es mi instrumento escogido para dar a
conocer mi nombre tanto a las naciones y a sus reyes como al pueblo de Israel”.

Hay que sumar que Roma en este periodo gobernaba por medio del Imperio. Añado a
continuación un mapa conceptual de este periodo y su forma de dividirse el gobierno.

9
Simon Kistemaker, Comentario a 1 Corintios, 1998:8

12
10

B. CONTEXTO LITERARIO

En el contexto literario vamos a ahondar en tres puntos, que son el tipo de literatura, los
límites del pasaje y la significación de palabras o frases.

1. Tipo de literatura.

Esta claro que cuando hablamos de 1 Corintios nos referimos a una carta o epístola.

Las características de las epístolas es que están por lo general escritas directamente por los
apóstoles (como 1 Corintios) y además van dirigidas a:

 iglesias concretas, tratando cuestiones de doctrina y de práctica


 individuos, aunque exponiendo temas de gran importancia
 todos los creyentes en general, no a una sola persona o iglesia

Tenemos que decir que a excepción de Hebreos y 1Juan se sigue la siguiente regla:

 van encabezadas por el nombre o título del autor


 destinatario
 individuo o iglesia
 y los saludos

Es interesante notar estos datos para poder hacer así una diferencia entre una epístola o una
carta, aunque las diferencias puedan ser pequeñas estas nos ayudan a entender porque en
algunas epístolas Pablo pasa de largo esta formalidad (como en Gálatas).

10
http://www.profesorenlinea.cl/universalhistoria/Roma/RomaMapaConceptual.html

13
2. Límites del pasaje.

Los límites del pasaje de 1 Corintios 11:17-34 se dejan ver por el cambio de temática de
Pablo, pues anterior a esto esta hablando del atavió de las mujeres para pasar a un “Pero al
anunciaros esto que sigue…” en 1Co.11:17 por lo que derechamente entendemos un
cambio de tema, pasado 1Co.11 el apóstol nuevamente entra en otro tema relacionado con
los dones espirituales, por lo que concluimos que los limites ya están bien definidos.

3. Significación de palabras o frases.

A continuación definiremos a modo de comentario bíblico algunas palabras o frases que


nos ayudaran a darle mayor claridad al pasaje bíblico de 1 Corintios 11:17-34.

 Disensiones: según la definición de Vine denota discusión, disensión, división o


discordia, romper, como de los lazos de familia11
 “Cada uno se adelanta a comer su propia cena”: aquí según algunos comentaristas
apoyados por el contexto cultural de la época dicen que el problema era de carácter
social. Kistemaker dice “Los miembros prominentes recibían trato preferencial. Los
ricos consumían la comida seleccionada de sus propias despensas dejando las
sobras para los pobres. No tenían la paciencia para esperar que todos llegaran,
sino que empezaban a comer antes de que llegasen los jornaleros y los esclavos”12
 “¿O avergonzáis a los que no tienen nada?”: esto se entiende de lo anterior, lo que
no tienen nada, esto es, los pobres de la Iglesia.
 “yo recibí del Señor”: esto puede ser conocimiento directo del Señor, pero es
probable que se refiera a la trasmisión a manera de Credo.
 Discernir: según la palabra griega usada aquí, “diakrino” significa separar,
discriminar; después, aprender discriminando, determinar, decidir.

11
Biblioteca electrónica e-Sword
12
Simon Kistemaker, Comentario a 1 Corintios, 1998:424

14
II.ENTORNO SOCIAL DE LA CENA DEL SEÑOR EN CORINTO.

Al analizar la sociedad del primer siglo y tratar de entender el contexto en que se


encontraba la Iglesia que pastoreó el apóstol Pablo se hace necesario comprender las
realidades sociales en la que estaba envuelta la Iglesia. Para esta comprensión introducimos
aquí un mapa conceptual de esta realidad.

13

Ya hemos dicho anteriormente que en la Iglesia de la Corinto romana gozaba de grandes


diferencias sociales y esto se ve reflejado en la situación que viene a corregir Pablo en
1Co.11:17-34. Al analizar esta crisis al interior de la iglesia debemos hacer dos preguntas,
primero ¿Por qué el entorno social de la Iglesia de Corinto es tan importante? Y segundo
¿Cómo el entorno social de la iglesia de Corinto contribuye a una mejor comprensión de lo
que significa la Cena del Señor?, trataremos lo mejor posible de responder a estas
preguntas.

El interés y el estudio por las diferencias sociales en la iglesia del primer siglo no son
nuevos, pues estudiar este asunto desde el ámbito social ayudaría a clarificar muchas de las
dudas respecto a los pasajes bíblicos culturales. Según algunos estudiosos ven en el pasaje
de 1 Co.1:26-28 una visión general de lo que fue el trasfondo social de la congregación de
Corinto, el pasaje bíblico dice así, “Hermanos, consideren su propio llamamiento: No
muchos de ustedes son sabios, según criterios meramente humanos; ni son muchos los
poderosos ni muchos los de noble cuna. Pero Dios escogió lo insensato del mundo para
avergonzar a los sabios, y escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos.
También escogió Dios lo más bajo y despreciado, y lo que no es nada, para anular lo que
es”. Este pasaje bíblico se usa para afirmar que la iglesia de Corinto estaba formada por
creyentes del estrato social bajo. Autores como Deissmann están de acuerdo en que los
primeros cristianos pertenecían a la clase social más baja y para esto se fundamenta en la

13
http://www.profesorenlinea.cl/universalhistoria/Roma/RomaMapaConceptual.html

15
literatura y el idioma que los autores bíblicos usaron, esto es el koiné, que era el lenguaje
no de los filósofos y educados, sino del pueblo. Además la mayoría de los creyentes de este
tiempo pertenecían a las zonas urbanas, pero de la clase baja, había entre ellos artesanos,
libertos, esclavos de casa y trabajadores libres. Un consenso en relación a los aspectos
sociales dice que durante más de doscientos años, el cristianismo fue un movimiento
fundamentalmente entre los grupos pobres del Imperio.

Al introducir una investigación más moderna respecto a este tema, incluso se podría
modificar la mirada anterior. Por ejemplo cuando Plinio el joven escribe a Trajano
menciona a “muchos… de cada clase…de esta nueva superstición” lo que da entender con
esto es que en esta nuevas comunidades cristianas habían de todos los estratos de la
población, esto es, desde esclavos y libertos hasta de la aristocracia local y en algunas
circunstancias aun de la nobleza del Senado. Lucas en el libro de Hechos ya nos mencionó
una lista de personas de la alta sociedad, por ejemplo a Juana la esposa de Chusa, quien era
el administrador financiero de Herodes Antipas; el centurión Cornelio; el asesor de Atenas,
Dionisio; Manaén, el amigo de Herodes Antipas y Sergio Paulo, gobernador de Chipre.
Este avance social ya había sido real en la propia vida del apóstol y por Lucas quien era
médico. Podemos decir por lo tanto, que la iglesia primitiva se expandió no solo entre la
clase trabajadora o pequeños campesinos sino también entre los círculos urbanos donde se
encontraban los artesanos que estaban bien establecidos, los comerciantes y los miembros
de otras profesiones.

A lo dicho anteriormente llegamos a la conclusión que no solo había pobres en la iglesia de


Corinto sino que los ricos o los de clase alta también eran parte de la misma iglesia, esto se
entiende cuando Pablo dice a los creyentes que al compartir la Cena del Señor en 1
Co.11:21-22, “cada uno se adelanta a comer su propia cena, de manera que unos se
quedan con hambre mientras otros se emborrachan. ¿Acaso no tienen casas donde comer y
beber? ¿O es que menosprecian a la iglesia de Dios y quieren avergonzar a los que no
tienen nada?”, esta ultima parte esta muy clara pues vemos una represión o exhortación a
los ricos de las iglesia, ya que les pregunta ¿O es que menosprecian a la iglesia de Dios y
quieren avergonzar a los que no tienen nada?”

Para entender un poco más el entorno social respecto a la Cena del Señor en la iglesia de
Corinto se hace necesario observar con más detalle la estratificación social de la Corinto
romana. De ella se dice que el César asentó en esta colonia romana principalmente a
libertos y que probablemente también habían entre ellos veteranos romanos, se añade a esto
que Corinto había prosperado esencialmente por cuatro factores, 1) por el comercio, al ser
un gran centro portuario, 2) por su sistema bancario, 3) por su producción de artesanos y 4)
por ser la administración gubernamental, esto quiere decir que la provincia senatorial de
Acaya tenía su capital en Corinto. El autor Coutsoumpos dice “parece que los creyentes
cristianos en la Corinto romana vinieron de varias clases sociales, y con toda probabilidad
afrontaron dificultades especiales de integración a causa de la estructura social interna de

16
la iglesia”14, desprendemos de esta cita que realmente el problema de la Cena del Señor en
Corinto era un problema social más que espiritual, porque aunque no habían muchos ricos
en la Iglesia, decimos que sí (esto como una afirmación), ellos eran los que recibían a los
hermanos en sus casas, y no nos olvidemos de este detalle, pues la iglesia primitiva se
reunía en las casas y eran los hermanos de más recursos los que se transformaban en
anfitriones y muchas veces ocupaban lugares de liderazgo dentro del grupo eclesial.
Coutsoumpos añade diciendo, “tal vez los miembros ricos representaban una minoría
dentro de la congregación, pero al parecer eran una minoría dominante”15 frente a esto se
hace evidente que la Cena del Señor reveló estas diferencias sociales, una división entre los
que “tienen” y los que “no tienen”. La principal dificultad se produjo cuando estos
anfitriones invitaban a los de su propia clase social a una comida superior antes de que los
miembros de la clase más pobre vinieran a participar de la comida, aquí volvemos a repetir
la cita de Coutsoumpos que dice que al parecer ellos eran claramente una minoría
dominante.

Así llegamos a descubrir las tensiones que existían entorno a la Cena del Señor en la
Corinto romana. De modo que la estrategia de Pablo era mostrarles a los ricos las
consecuencias de sus conductas no cristianas, es por eso que cita lo siguiente respecto a la
Cena en 1 Co.11:27-34, “Por lo tanto, cualquiera que coma el pan o beba de la copa del
Señor de manera indigna, será culpable de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor.
Así que cada uno debe examinarse a sí mismo antes de comer el pan y beber de la copa.
Porque el que come y bebe sin discernir el cuerpo, come y bebe su propia condena. Por eso
hay entre ustedes muchos débiles y enfermos, e incluso varios han muerto. Si nos
examináramos a nosotros mismos, no se nos juzgaría; pero si nos juzga el Señor, nos
disciplina para que no seamos condenados con el mundo. Así que, hermanos míos, cuando
se reúnan para comer, espérense unos a otros. Si alguno tiene hambre, que coma en su
casa, para que las reuniones de ustedes no resulten dignas de condenación. Los demás
asuntos los arreglaré cuando los visite” Pablo esta invitando a los ricos a actuar no
conforme a las reglas sociales de su tiempo, sino a actuar cristianamente dentro de la
comunidad de creyentes. Ellos debían ver la Mesa del Señor no como una comida social
más, sino como lo que era realmente, un sacramento, algo especial que les recordaba la
muerte de su Señor. En conclusión, los creyentes debían esperarse y no adelantarse a comer
su propia cena, pues al hacer esto se despreciaba la iglesia de Dios al hacer imposible una
comida verdadera entre hermanos.

14
Panayotis Coutsoumpos, Comunidad, conflicto y Eucaristía en la Corinto romana, 2010: 70
15
Panayotis Coutsoumpos, Comunidad, conflicto y Eucaristía en la Corinto romana, 2010: 73

17
III.ENTENDIENDO EL PENSAMIENTO DE PABLO

En este capítulo abordaremos las fuentes del pensamiento de Pablo, para lograr entender
desde su pensamiento el trato que le da a la Cena del Señor.

Muchas veces pensamos en Pablo como un gran teólogo, pero nos encontramos con algunas
dificultades porque sus cartas no son tratados teológicos ni productos literarios formales
sino que son cartas enviadas para responder problemas concretos de las congregaciones en
las cuales pastoreaba. El aspecto teológico de su persona se logra comprender cuando
entendemos su trasfondo judío, por lo que ahora reflexiona acerca de las implicancias de la
obra redentora de Dios en el Mesías hacia su nueva fe con respecto a las necesidades de sus
congregaciones. George Ladd dice, “nunca hubiéramos sabido demasiado del pensamiento
de Pablo sobre la resurrección si no se hubiera cuestionado esta doctrina en Corinto.
Podríamos concluir que Pablo no conocía ninguna tradición de la Cena del Señor si no se
hubieran dado abusos entre los corintios. En otras palabras, podemos decir que, gracias a
los “accidentes históricos”, que le exigieron ocuparse de varios problemas, doctrinales y
prácticos, en la vida de las iglesias, conocemos el pensamiento paulino”16

Pablo entiende su gran labor ya que esta consciente que la palabra de Dios le ha sido
confiada y que ha sido hecho portavoz del Cristo exaltado, es además consciente de la gran
diferencia entre la voluntad de Dios y sus propias opiniones (1 Co.7:6; 2 Co.8:10), esta
conciencia de estar cumpliendo con la voluntad de Dios aparece a lo largo de toda su
correspondencia, esto se ve demostrado cuando escribe a la iglesia de Corinto (11:23)
respecto a la Cena del Señor pues les dice, “yo recibí del Señor lo mismo que les transmití a
ustedes” Pablo tiene la plena seguridad que lo que trasmite es algo que viene directamente
del Señor y el como su representante esta con la autoridad para corregir los problema que se
suscitan en la iglesia, Ladd dice respecto a esto que “la idea de un representante con
autoridad procede de la institución judía de los “sheluchim” o mensajeros autorizados que
representaban a una persona o a un grupo de personas. El representante de una persona
debe considerarse como esa persona misma”17 si esto es así no es menor la exhortación de
Pablo cuando pensamos en los problemas de los abusos de la Mesa del Señor que están
ocurriendo en Corinto.

Norman Wright tiene otra perspectiva acerca del pensamiento de Pablo, pues él dice “en el
estudio de Pablo es más importante establecer hacia dónde avanza su pensamiento, en vez
de intentar establecer de donde viene”18. Para entender su pensamiento se hace necesario
entender su labor entre los paganos que ahora son convertidos a Cristo. Nos preguntamos
aquí ¿Cuáles son las buenas nuevas para ellos? Y esta se responde diciendo que en Cristo
sus ideas y creencias, incluyendo las normas culturales, pudieran ser redimidas por Cristo.

16
George Ladd, Teología del Nuevo Testamento, 2002:513
17
George Ladd, Teología del Nuevo Testamento, 2002:517
18
Norman Wright, El verdadero pensamiento de Pablo, 2002:85

18
No tuvo por tanto que convertir el mensaje del Mesías judío en un mensaje gentil, Wright
dice que esta es una manera de pensar engañosa y nada histórica porque lo que necesitaban
los gentiles eran ese mensaje tal y cual se cumplió en Cristo.

Por lo tanto concluimos que el pensamiento de Pablo al tratar la Cena del Señor, el estaría
recordando ese hecho judío ocurrido la noche Pascual en la cual Cristo dejó el ejemplo de
cómo se deben comportar entre hermanos, Juan 13 dice que esa noche Jesús “se levantó de
la mesa, se quitó el manto y se ató una toalla a la cintura. Luego echó agua en un
recipiente y comenzó a lavarles los pies a sus discípulos y a secárselos con la toalla que
llevaba a la cintura… Cuando terminó de lavarles los pies, se puso el manto y volvió a su
lugar. Entonces les dijo: ¿Entienden lo que he hecho con ustedes? Ustedes me llaman
Maestro y Señor, y dicen bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, les he
lavado los pies, también ustedes deben lavarse los pies los unos a los otros. Les he puesto e
l ejemplo, para que hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes. Ciertamente les aseguro
que ningún siervo es más que su amo, y ningún mensajero es más que el que lo envió.
¿Entienden esto? Dichosos serán si lo ponen en práctica”

Los corintios del estrato social alto no debían menospreciar la iglesia de Dios, sino que
debían seguir el ejemplo de su Maestro y Señor que la Última Cena se ciñó la toalla y
comenzó a servir, esta misma actitud es la que pide Pablo a los hermanos cuando les dice
que se esperen los unos a los otros “Porque el que come y bebe sin discernir el cuerpo,
come y bebe su propia condena”.19

19
1 Co.11:29

19
IV.SIGNIFICADOS DE LA CENA DEL SEÑOR

Durante mucho tiempo han surgido diferentes puntos de vista con respecto al significado de
la Cena del Señor. Pero debemos responder la pregunta básica ¿Qué es la Cena del Señor?
Diríamos que es una ceremonia sencilla en la cual los creyentes que se reúnen toman del
pan y el vino como acto sagrado de comunión y acción de gracias a Dios. No hay duda que
esta era una característica de la iglesia primitiva, Hch.20:7 dice “El primer día de la
semana nos reunimos para partir el pan”, a través de los tiempos esta comida se convirtió
en el acto central y característico de la Iglesia. Porque si la Iglesia es una comunidad que
recuerda a Jesús como Señor, entonces la forma principal en que se hizo durante mucho
tiempo fue a través de la Mesa del Señor, este énfasis se manifiesta cuando leemos las
cartas apostólicas, debemos preguntarnos ¿desde cuándo la celebración de La Cena pasó a
ocupar un lugar secundario en el culto?, un profesor de teología decía que al solo observar
el interior de nuestras iglesias nos daremos cuenta que es lo principal de nuestros cultos, en
algunos sectores de la iglesia es la alabanza, en otros la predicación, pero ¿Qué lugar ocupa
la Cena del Señor?, el pasaje bíblico de Hechos nos recuerda que la iglesia se reunía para
partir el pan.

Para los católicos la Cena del Señor es alimento espiritual para el alma que fortalece al
participante y lo libera de los pecados veniales, podemos decir que en la Misa Cristo es
sacrificado para quitar los pecados una y otra vez, pero debemos rescatar el lugar central
que ocupa la celebración de La Cena en sus cultos. Entre los luteranos el que recibe La
Cena obtiene el perdón de sus pecados y la confirmación de su fe y sin la fe el participante
no recibe ningún beneficio, los reformados ven la Cena como una conmemoración de la
muerte de Cristo que imparte gracia para sellar a los participantes en el amor de Él, por lo
tanto la participación de La Cena brinda alimento espiritual y trae a la persona más cerca de
la presencia de Cristo y por último para los bautistas y menonitas La Cena es una
conmemoración de la muerte de Cristo por medio de la cual el que participa recuerda los
beneficios de la obra redentora de Dios en Cristo que le trajo salvación.

Aunque hay diferencias de significado para cada iglesia, queremos recalcar los puntos de
relación entre ellas, Wayne House20 sintetiza esto de la siguiente manera:

Puntos de acuerdo

 La Cena del Señor fue establecida por el mismo Jesús (Mt.26:26-28)


 Jesús mando la repetición de la Cena del Señor (Mt.26:29)
 La Cena del Señor proclama la muerte de Jesucristo (1Co.11:26)
 La Cena del Señor imparte algún tipo de beneficio espiritual al participante

20
Wayne House, Cuadros sinópticos de Teología y doctrina cristiana, 2007:124

20
V.PABLO Y LA ÚLTIMA CENA EN 1 CORINTIOS 11:17-34

Como queremos abordar de forma integral este pasaje se hace necesario citarlo
textualmente, y dice así:

“17 Al darles las siguientes instrucciones, no puedo elogiarlos, ya que sus reuniones traen
más perjuicio que beneficio. 18 En primer lugar, oigo decir que cuando se reúnen como
iglesia hay divisiones entre ustedes, y hasta cierto punto lo creo. 19 Sin duda, tiene que
haber grupos sectarios entre ustedes, para que se demuestre quiénes cuentan con la
aprobación de Dios. 20 De hecho, cuando se reúnen, ya no es para comer la Cena del
Señor, 21 porque cada uno se adelanta a comer su propia cena, de manera que unos se
quedan con hambre mientras otros se emborrachan. 22 ¿Acaso no tienen casas donde
comer y beber? ¿O es que menosprecian a la iglesia de Dios y quieren avergonzar a los
que no tienen nada? ¿Qué les diré? ¿Voy a elogiarlos por esto? ¡Claro que no! 23 Yo recibí
del Señor lo mismo que les transmití a ustedes: Que el Señor Jesús, la noche en que fue
traicionado, tomó pan, 24 y después de dar gracias, lo partió y dijo: «Este pan es mi
cuerpo, que por ustedes entrego; hagan esto en memoria de mí.» 25 De la misma manera,
después de cenar, tomó la copa y dijo: «Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; hagan
esto, cada vez que beban de ella, en memoria de mí.» 26 Porque cada vez que comen este
pan y beben de esta copa, proclaman la muerte del Señor hasta que él venga.27 Por lo
tanto, cualquiera que coma el pan o beba de la copa del Señor de manera indigna, será
culpable de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor. 28 Así que cada uno debe
examinarse a sí mismo antes de comer el pan y beber de la copa. 29 Porque el que come y
bebe sin discernir el cuerpo, come y bebe su propia condena. 30 Por eso hay entre ustedes
muchos débiles y enfermos, e incluso varios han muerto. 31 Si nos examináramos a nosotros
mismos, no se nos juzgaría; 32 pero si nos juzga el Señor, nos disciplina para que no
seamos condenados con el mundo.33 Así que, hermanos míos, cuando se reúnan para
comer, espérense unos a otros. 34 Si alguno tiene hambre, que coma en su casa, para que
las reuniones de ustedes no resulten dignas de condenación. Los demás asuntos los
arreglaré cuando los visite”

Parte de la estrategia de Pablo en estas exhortaciones es mostrarles a los ricos de la iglesia


su conducta no cristiana y que de ninguna manera obedecían al ejemplo de su Maestro y
Señor que vino a servir y no a ser servido. Lo que pasaba en esta situación era que algunos
hermanos estaban actuado según la costumbre de la sociedad y no según las normas de esta
nueva comunidad cristiana. Algunos traían tanta comida y bebida que caían en la glotonería
y la embriaguez, pero el pobre que llegaba más tarde se quedaba con hambre y no podía
disfrutar de una comida decente porque la comida hecha de antemano era diferente en
calidad y cantidad.

Entonces nos preguntamos cuando Pablo escribe a esta iglesia ¿Qué habían hecho
realmente los corintios con La Cena del Señor? Y lo que nos indica en su carta es que los

21
corintios participaban de la Cena, no como la Cena del Señor sino como una comida
ordinaria en la que los que llevaban más comida simplemente comían más. Estas
distinciones sociales se reflejan por la cantidad de alimentos consumidos. La falta de
preocupación por las necesidades del pobre angustia al apóstol. No debían comenzar a
comer por orden de llegada sino que deberían esperarse hasta que todos hubieran llegado.
En conclusión Pablo condena en este pasaje el abuso de aquellos que se adelantaban a
comer su propia Cena, es por eso que les dice “De hecho, cuando se reúnen, ya no es para
comer la Cena del Señor, porque cada uno se adelanta a comer su propia cena, de manera
que unos se quedan con hambre mientras otros se emborrachan” los cristianos debían
aprender que en esta nueva comunidad no debían haber diferencias sociales que los llevaran
a dividirse. Estos grupos que han roto con el espíritu de unidad por las comidas estaban
haciendo más mal que bien.

Algo que debemos aprender como creyentes es que nos debemos los unos a los otros, que
las diferencias sociales no deben ser un obstáculo en nuestro culto a Dios, porque si el culto
significa un encuentro con el Señor, esto nos debe recordar que para Él no existe la
acepción de personas. La disparidad social era claramente el principal problema al
participar de La Cena, ¿encontramos ese tipo de obstáculos hoy?, decimos que las
diferencias sociales si existen y lo que pasaba en Corinto con los ricos que eran los que
suministraban las casas y los alimentos abusando de este derecho y deshonrando a los
pobres, puede pasar también en el día de hoy.

Lo que Pablo pretende es hacer que La Cena del Señor no se practique en un ambiente de
injusticia social, derechamente atacó este tipo de discriminación que existía en Corinto,
pues los ricos no esperaban a los hermanos pobres que llegaban tarde de sus trabajos. C. H.
Talbert dice “la conveniencia social acostumbrada prevaleció”. Cuidemos que las
costumbres sociales no prevalezcan en nuestro trato preferencial por los hermanos, las
iglesias de hoy no debemos olvidarnos del pobre en nuestras reuniones y ¿de qué manera
no nos olvidamos de ellos? Pensando en que la verdadera espiritualidad no se mide por los
recursos que tengamos o aportemos a las congregaciones, esto es, en conceptos de diezmos
u ofrendas, cuidemos nuestro corazón del trato preferencial hacia algunos hermanos que
por su apoyo económico hacen que su opinión tenga más peso sobre otros. Aquí repito las
palabras de Coutsoumpos que dice, “tal vez los miembros ricos representaban una minoría
dentro de la congregación, pero al parecer eran una minoría dominante”21, esta minoría
dominante a veces ejerce cierto poder de manera inconsciente en las iglesias, por lo que las
amonestaciones de Pablo también son para ellos en el día de hoy, el no los condena sino
que le invita a que vean sus conductas que se desdicen totalmente de su fe.

Coutsoumpos dice que “en la mente de Pablo, en estas reuniones el elemento sagrado era
mucho más importante que el social, pero los corintios habían destruido ambos. Añade, la

21
Panayotis Coutsoumpos, Comunidad, conflicto y Eucaristía en la Corinto romana, 2010: 73

22
koinonia se destruye cuando un gran grupo de miembros sufre miseria y otro grupo se está
embriagando”22

Aprendamos por tanto a no hacer diferencias y no permitamos que esto dañe a nuestras
congregaciones.

22
Panayotis Coutsoumpos, Comunidad, conflicto y Eucaristía en la Corinto romana, 2010:158

23
CONCLUSIONES

Después de investigada la porción de 1Corintios 11:17-34 concluimos que ha sido muy


provechoso internarse en los aportes sociales de la época, pues ellos nos aclaran como los
ricos que aunque eran la minoría dominaban en las reuniones que se realizaban en las casas,
esto lo hacían al disponer de sus recursos.

Corinto aunque era una ciudad cosmopolita, el evangelio de ninguna manera debía perder
su exclusividad, vimos en esta investigación como la iglesia fue expandiéndose desde los
estratos más bajos de la sociedad hasta alcanzar toda clase social. Aprendemos de aquello
que el evangelio no tiene límites.

Aprendimos que las diferencias sociales pueden ser un problema para la iglesia, pero que
estas no deben superar el amor cristiano.

Otra conclusión a la que llegamos es que debemos darle la importancia merecida a La Cena
del Señor.

Concluimos diciendo que la iglesia de hoy debe superar los problemas sociales que puedan
existir tomando la actitud de su Maestro y Señor quien no consideró deshonroso ceñirse la
toalla y comenzar a lavarles los pies a sus discípulos aquella noche memorable cuando fue
Instituida La Cena del Señor.

24
BIBLIOGRAFIA

 COUTSOUMPOS, Panayotis. Comunidad, conflicto y Eucaristía en la Corinto


romana, Viladecavalls (Barcelona): Editorial Clie, 2010
 HOUSE, Wayne. Cuadros sinópticos de teología y doctrina cristiana, Miami:
Editorial Vida, 2007
 ARMSTRONG, John H. Cuatro puntos de vista sobre la Santa Cena, Miami:
Editorial Vida, 2010
 LADD, George. Teología del Nuevo Testamento, Terrassa (Barcelona) ): Editorial
Clie, 2002
 WRIGTH, Norman. El verdadero pensamiento de Pablo, Viladecavalls (Barcelona):
Editorial Clie, 2002
 FEE, Gordon y STUART, Douglas. Lectura eficaz de la Biblia, Miami: Editorial
Vida, 2007
 KISTEMAKER, Simon J. 1Corintios, Michigan: Libros Desafío, 1998
 HARRISON, Everett F. Introducción al Nuevo Testamento, Michigan: Libros
Desafío, 1980
 BIBLIA NUEVA VERSION INTERNACIONAL

25