Sei sulla pagina 1di 3

El 21% de los niños peruanos sufre de depresión,

advierte director de hospital Honorio Delgado-


Hideyo Noguchi
Wálter Carrillo

Lima, feb. 27/2008 (ANDINA). En estos tiempos, la depresión no sólo ataca a adultos,
sino también a niños y adolescentes. El director del instituto de salud mental Honorio
Delgado-Hideyo Noguchi, Enrique Macher, refirió que más del 21 por ciento de esta
población de menores en el país sufre de depresión que, en algunos casos, puede
desencadenar en suicidio.

Tristeza persistente, pensamientos o expresiones


suicidas o actuaciones autodestructivas,
desesperanza, aburrimiento y falta de energía o
desinterés en sus actividades favoritas o incapacidad
para disfrutar de ellas son algunos de los síntomas del
mal, alerta el especialista. Entre las principales causas
se encuentran también el maltrato infantil en sus
diversos tipos como físico, psicológico, negligencia y abuso sexual.

“Del mismo modo, intervienen factores sociales ligados a la pobreza, lo cual genera
una baja autoestima, y la poca presencia de los padres en la crianza de los hijos.”

Riesgos
La mayor frecuencia de casos se presenta en la edad escolar, desde los 8 a 10 años;
pero en la adolescencia aumenta en forma considerable y el riesgo suicida se dispara
tanto como en los adultos.

“Los niños y adolescentes deprimidos pueden mostrar cambios sustanciales en su


conducta. Aquel que era muy sociable pasa a estar solo la mayor parte del tiempo. O
pierde interés por todo. En ocasiones se refiere a que quisiera estar muerto o puede
hablar del suicidio.”

Macher recomienda prestar atención a la conducta y el rendimiento académico en la


escuela, pues es un buen indicador del equilibrio mental. Igualmente es necesario
observar si se producen cambios en las relaciones que sostenían con menores de su
misma edad.

1
Los niños que viven con mucha tensión, que han experimentado una pérdida
importante o que tienen desórdenes de la atención, del aprendizaje o de la conducta
corren mayor riesgo de sufrir depresión, enfatiza.

Es muy importante prestar atención a la conducta y el rendimiento académico de los


menores en la escuela, pues es un buen indicador del equilibrio mental; además de si
hay cambios en sus relaciones con otros niños.

Situación en los colegios

La depresión ataca al 28 por ciento de escolares limeños entre 12 y 17 años, y de ellos


una cantidad importante tiene ideas suicidas que en algunos casos logra culminar esta
autoeliminación, afirmó el director del Instituto Guestalt de Lima (IGL), Manuel Saravia.

Saravia, autor del estudio Depresión y suicidio en escolares de Lima Metropolitana,


sostuvo que el 79 por ciento de los alumnos encuestados pensó alguna vez en la
autoeliminación como una salida rápida para solucionar sus problemas.

Explicó que una de las principales dificultades para prevenir el suicidio era que los
síntomas de la depresión pasaban inadvertidos para el entorno cercano del niño, sus
padres y profesores.

“Resulta alarmante que, por ignorancia y desinformación, no podamos detectar


precozmente cualquier alteración o síntoma de depresión de los escolares.”

Del cuadro depresivo al suicidio, prosiguió, el menor pasa por cuatro etapas
diferenciadas. “La primera es la idea suicida que va desde pensamientos de que la
vida no vale nada hasta planes bien definidos de autoeliminación. Luego vienen las
amenazas de quitarse la vida, después el intento suicida y por último la
autoeliminación en sí.”

Cifras y datos

 1 de cada 33 niños y uno de cada ocho adolescentes sufren de depresión en el


mundo.
 100 personas se suicidan en el mundo cada hora, dos por minuto, dos mil por día y
más de un millón por año, en promedio, según la Organización Mundial de la Salud.
 50% de los suicidas ha visitado a un médico antes. El suicidio es una de las tres
primeras causas de mortalidad en el mundo en personas entre 15 y 34 años.
 Las investigaciones indican que un diagnóstico y tratamiento tempranos podrían
disminuir futuros episodios depresivos.
 En niños menores de 12 años, el suicidio consumado es raro; se incrementa en la
edad puberal y su incidencia aumenta ostensiblemente a lo largo de la
adolescencia.
 El suicidio es un grave problema de salud mental en el país. En 2006 se registraron
más de 50 suicidios infantiles. “Existe una relación directa entre depresión y
suicidio”, refiere Manuel Saravia.

2
Tratamiento
Identificado el cuadro por el adulto o un especialista, debe tratarse lo antes posible a
base de medicinas y psicoterapias que pueden durar tres semanas o varios años,
según la gravedad o intensidad de la depresión.

“Lo importante es identificar la depresión, pues muchas veces los padres la confunden
con problemas de conducta y tardan meses antes de llevarlo a un especialista que, a
través de pruebas y a veces chequeando sus notas, se da cuenta de la presencia del
mal”, precisó Enrique Macher.

El especialista sostuvo que sólo en el instituto de salud mental se atendían hasta tres
niños diarios, víctimas de depresión.

“Los casos han aumentado en los últimos años y en algunas ciudades como Ayacucho
el número se ha elevado considerablemente.”