Sei sulla pagina 1di 5

DOSIER

De los Valles
Fig 1

Centrales de Oaxaca
al Golfo de México
Análisis
arqueológico-geográfico
Gerardo Gutiérrez Mendoza, Peter Van Rossum

En la búsqueda de la “ruta de menor costo”


–mediante un análisis arqueológico-geográfi-
co– para ir de los Valles Centrales de Oaxaca
a la planicie costera del Golfo por la Sierra de
Juárez, se observó que no existía “la ruta” más
eficiente, pero sí una compleja red de 16 ru-
tas hipotéticas agrupadas en tres corredores
principales, que corresponden con los caminos
históricos y modernos.

1. Debido a su accidentada topografía, cruzar la Sierra de Juárez requería más que una sola y simple ruta de una compleja red de senderos, con múltiples
puntos de partida y arribo.
foto: fulvio eccardi

32 / Arqueología Mexicana
C
DOSIER

omo disciplina científica, los principales sitios arqueológicos de fue realmente usado como camino. Los
la arqueología ha recono- México. Los caminos blancos, sacbés, de algoritmos de análisis de sendero son utili-
cido el importante papel Yucatán y las calzadas de Xochicalco son zados de forma rutinaria por compañías de
que tienen los contactos ejemplos excepcionales de conservación transporte para identificar las rutas más efi-
interregionales y el comer- (Hirth, 1991), lo que nos debe animar para cientes en términos de costos asociados al
cio externo en el desarrollo cultural de proseguir el estudio arqueológico de cami- movimiento de bienes entre los puntos de
las sociedades humanas. El estudio de la nos y rutas de comunicación. producción, almacenamiento y consumo.
intensidad de comunicación entre distin- En la antigüedad, sin embargo, la mayor
tas sociedades es un paso necesario para Un experimento parte de los viajes se realizaron a pie, sin
entender la competencia política y militar, arqueológico-geográfico las limitaciones de una infraestructura ca-
así como para analizar económicamente rretera. En contraste con los vehículos, los
el movimiento de bienes y la difusión de Ante los obstáculos descritos, proponemos humanos pueden caminar prácticamente
filosofías. Aquí se presenta la utilidad que que los sistemas de información geográfi- sobre cualquier terreno, aunque su veloci-
tienen los sistemas de información geográ- ca pueden utilizarse como una herramienta dad de desplazamiento puede variar drás-
fica para analizar el grado de interacción y para identificar probables corredores de ticamente dependiendo de las condiciones
las rutas mediante las cuales se conectaban comunicación prehispánicos. Mediante del lugar que se atraviesa, especialmente
dos importantes regiones arqueológicas de el algoritmo de “la ruta de menor costo,” de la pendiente.
México: los Valles Centrales de Oaxaca y la que propone los trayectos más eficientes Para investigar las rutas de comunica-
planicie del Golfo de México (figs. 1, 2). con base en variables de costo y tiempo de ción a través de la Sierra de Juárez, en Oaxa-
Aunque se han documentado intercam- desplazamiento por un terreno determina- ca, se comenzó por compilar en un sistema
bios de bienes suntuarios entre distintas do, es posible crear rutas hipotéticas entre de información geográfica –utilizando el
regiones de Mesoamérica, desde el Preclá- un punto de partida y uno de llegada. Las programa conocido como idrisi– la infor-
sico Temprano al Preclásico Medio (2000- rutas propuestas pueden someterse a un mación topográfica de la zona de estudio,
500 a.C.) por lo menos, es muy probable proceso de corroboración en campo para una superficie de aproximadamente 20 000
que las primeras rutas de intercambio se aceptar o rechazar si el sendero hipotético km2. Además, se añadió la ubicación geo-
hayan establecido y consolidado durante el
periodo Arcaico (8000-2000 a.C.). Para el
caso del intercambio entre las tierras altas Soyaltepec
0 25 50 km
de Oaxaca y la planicie costera del Golfo
Huautla
de México, se sabe que las poblaciones de Tuxtepec
los Valles Centrales exportaban espejos de
hematita a sitios de la costa a cambio de
planicie costera del golfo
conchas y cerámica fina (Pires-Ferreira, Teotilpan
1975). Con el conocimiento actual de la Usila
arqueología de ambas regiones, nadie duda los valles centrales
que hubo contacto e intercambio estrecho Cuicatlan y la planicie costera
entre ellas, pero lo que está menos claro Valle
Nacional
son los medios por los cuales se intercam-
biaron materiales e información. ¿Cuáles Ayotzintepec Río Chiquito
Quiotepec
fueron los caminos, cuáles los itinerarios?
¿Cuál fue el origen de los caminos y cómo Si
se transmitía el conocimiento de las rutas er
ra Poblaciones
de generación en generación? Por desgra- de Tanetze
Aloapam ju Villa Alta
cia, muchas de estas preguntas no pueden ár
resolverse sólo con los métodos y técnicas Huitzo ez
Ixtlan
propios de la arqueología. De acuerdo con Totontepec
Puxmetacan
el Códice Florentino, los caminos prehis- Etla
Yalalag
pánicos de Mesoamérica fueron simples Caxonos
senderos de tierra compacta, llenos de Oaxaca
Tamazulapan
piedras y limitados por la vegetación cir-
Valle de Oaxaca
cundante. La identificación de este tipo Tlacolula
Juquila Mixes
Zaachila
de caminos mediante la fotografía aérea
Jalieza Mitla
o con un recorrido de superficie es una Quiavicuzas
empresa harto complicada. No obstan-
te, la arqueología ha sido capaz de ubicar
pequeños segmentos de vías y calzadas 2. La Sierra de Juárez, con un ancho de 130 km de altas montañas y profundos barrancos, separa los
bien conservados, que llegan y salen de Valles Centrales de Oaxaca de la planicie costera del Golfo de México.

Cornisa / 33
DOSIER

gráfica de los sitios arqueológicos que se


Cálculo de la ruta más adecuada utilizaron como referencia de partida y de
en función del tiempo arribo. La información de elevaciones se
obtuvo de la base de datos “Geomodelos
Máximo esfuerzo
de altimetría” producida por el Instituto
Mínimo esfuerzo
Nacional de Estadística e Informática.
Estos modelos difieren de las cartas to-
pográficas tradicionales, ya que codifican
la información por medio de una malla re-
ticulada que contiene valores altimétricos,
cada uno representado por un pequeño
cuadrado llamado píxel (del ingl. pixel,
y éste acrónimo de pix, pl. coloquial de
picture, “retrato”, “imagen”, y element,
“elemento”: superficie homogénea más
pequeña de las que componen una imagen,
que se define por su brillo y color).
Partiendo de la información altimétrica
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 es fácil para el programa idrisi calcular la
Pixel=2.5
pendiente de cada píxel. Después de este
paso se utiliza una fórmula matemática

=1
D =1 =9
m
=4 Los sistemas de información
m=pendiente
D=distancia geográfica pueden utilizarse
t=tiempo
como una herramienta para
La determinación de la ruta más adecuada se hace tomando en cuenta variables como la pen-
diente, la que a su vez determina el tiempo que toma recorrer cierta distancia. El primer paso identificar probables corre-
consiste en estimar la velocidad del viaje, para lo cual se utilizaron las tablas experimentales
de Waldo Tobler (1993), quien estima la velocidad de viaje con la fórmula: dores de comunicación pre-
hispánicos.
Donde: v= velocidad en km/hr, m= pendiente (distancia vertical/distancia horizontal)

La velocidad se define como el cociente de la distancia sobre el tiempo (v= d/t), por lo que pode- para asignar el costo de desplazamiento en
mos despejar la variable tiempo y sustituir la velocidad con la fórmula de Tobler, obteniendo: cada píxel, dependiendo de su pendiente y
la dirección del movimiento. En la realidad
se realiza un esfuerzo mayor cuando se
El valor de 0.25 representa el tamaño del píxel en kilómetros. El resultado de esta ecuación (t) camina por un terreno muy inclinado que
representa el número de horas que toma cruzar a pie cada píxel. cuando se atraviesa un terreno relativa-
mente plano. Lo mismo sucede en el mo-
Pixel=2.5
delo: el costo de atravesar un píxel con gran
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 pendiente es mayor que atravesar un píxel
con una pendiente menor. El problema
2 4 1 1 3 5 8 3 9 1 1 2 2 2 más grande en la utilización del modelo es,
de recorrido

2 4 1 1 3 5 8 3 9 1 2 2 2 2 sin embargo, utilizar el costo más realista


2 4 1 1 3 4 8 3 9 1 1 2 2 2 en la ecuación de desplazamiento. Mien-
tras que en varias publicaciones, enfocadas
2 4 1 1 3 4 7 3 9 1 1 1 1 1
al estudio de la eficiencia del transporte
Tiempo

2 4 1 1 2 2 3 3 3 1 2 2 2 1 mesoamericano, se ha calculado dicho


2 4 1 1 2 2 3 3 3 3 2 2 1 1 costo con base en un gasto energético
–kilocalorías quemadas por un cargador
Con esta fórmula se procedió a crear una superficie de costo en el programa idrisi, en que éste para caminar cierta distancia (Drennan,
asignó el tiempo de viaje a cada píxel con base en su valor de pendiente máximo. El siguiente 1984)–, en este estudio se considera el
paso fue obtener las rutas más eficientes en términos de tiempo de viaje. costo de viaje en función del tiempo. Esta
decisión se tomó porque es muy difícil es-

34 / Arqueología Mexicana
DOSIER

timar el gasto calórico del movimiento, ya el primer ramal confluyen los senderos que Corredor 3. Este último corredor está
que depende de condiciones ambientales vienen de San José Mogote, Monte Albán asociado sólo con el sector noroeste del
y de capacidades biológicas distintas de los y Zaachila en un punto situado muy cerca valle de Etla y une a Huijazoo con Tux-
individuos. En contraste, los tiempos de de la actual comunidad de Cuesta del Estu- tepec y Guaspaltepec. Sigue el cauce del
viaje son más estables y mucho más fáciles diante. Desde aquí estas rutas ascienden la río Las Vueltas, pasa por Zoquiapan y en
de estimar. serranía por un paso natural muy similar al lugar de continuar hacia Cuicatlán sube a
que sigue la actual carretera Oaxaca-Tux- la sierra, por un parteaguas que lleva a San
Las rutas de tepec, hasta cerca de Yolox, desde donde Juan Tepeuxila. El camino cruza la región
la Sierra de Juárez siguen el río Bobo y llegan al Valle Nacio- mazateca por las márgenes de la cuenca
nal, y pasan por Jacatepec, Chiltepec y fi- alta del río Papaloapan. Cerca de San Lucas
Con base en la metodología mencionada, nalmente Tuxtepec. El segundo ramal co- Ojitlan la ruta se divide en dos: una que se
se buscaron con el programa idrisi las rutas mienza en Dainzú y Lambityeco, sube a la dirige a Tuxtepec y otra a Guaspaltepec.
más eficientes entre ocho sitios de partida sierra por Tlacolula, va hacia Calpulalpam
en los Valles Centrales de Oaxaca (Huija- de Méndez por Benito Juárez, para después Evaluación del
zoo, San José Mogote, Monte Albán, Za- confluir con el primer ramal en Yolox. La experimento
achila, Dainzú, Lambityeco, Yagul y Mitla) tercer rama, que comunica a Mitla y Yagul
y dos sitios de llegada en la planicie costera con Tuxtepec, sigue la primera parte del Una vez establecido que las 16 rutas teóri-
(Tuxtepec, Oaxaca, y Guaspaltepec, cer- corredor 1, pero en Solaga se separa, toma cas se agrupan en tres corredores, fue ne-
ca de Playa Vicente en Veracruz). Entre rumbo al norte y atraviesa los llamados cesario evaluar los recorridos respecto a las
los sitios seleccionados se encuentran los pueblos zapotecos del Rincón: Talea de rutas reales. La dificultad aquí es que preci-
centros político-económicos más impor- Castro, Lalopa y Yagalaxi. Este ramal lle- samente no conocemos las rutas pretéritas,
tantes para todos los periodos culturales ga al Valle Nacional por Uzumacín, sigue lo que complica cualquier evaluación; sin
desde 1500 a.C. a 1500 d.C. Así, el progra- el río Soyolapam y se une a las rutas que embargo, es posible utilizar información
ma idrisi generó las 16 rutas más eficientes vienen por el río Bobo. sustituta que indirectamente permita una
que comunican los ocho sitios de los valles
con los dos de la costa, a través de los 130
km de ancho de la cadena montañosa que
separa ambas regiones. Cuando todas estas 0 25 50 km

rutas se dibujaron sobre el mismo mapa se Tuxtepec


observó que algunas de ellas se traslapaban
y en general se agrupaban en tres corredo-
res principales (fig. 3).
Corredor 1. Agrupa cinco rutas que
comunican a Guaspaltepec, en la costa,
Guaspaltepec
con Mitla, Yagul, Dainzú, Lambityeco y
Zaachila. Las rutas comienzan en los sitios
de partida y confluyen en el valle oriental
cerca de Mitla, desde donde ascienden a
la Sierra de Juárez. Este corredor sigue la rutas ideales entre
cuenca superior del río Caxonos, desde los los valles centrales
pueblos de San Miguel y Santa Catarina y la planicie costera
Albarradas, para pasar por San Francis-
co Caxonos. En Solaga se bifurca en dos
ramas; el ramal principal continúa por la
Sitios de partida
margen oriental del río Caxonos, hacia Vi-
Huijazoo Sitios de llegada
lla Alta y Yetzelalag. En este último pueblo
Corredor 1
el camino se separa del río y atraviesa el San José
Mogote Corredor 2
macizo montañoso conocido como Cor-
Corredor 3
dón Zacatal, baja al valle de Ayotzintepec, Monte Albán Dainzú
Yagul
donde se reencuentra con el cauce princi-
pal del río Caxonos y continúa a lo largo de Zaachila
Lambityeco
sus márgenes hasta Guaspaltepec. El ramal Mitla
menor, que se separó en Solaga, comunica
Mitla y Yagul con Tuxtepec.
Corredor 2. Enlaza a la mayoría de los 3. El algoritmo de “la ruta más eficiente” propone 16 caminos teóricos que comunican los valles de
sitios de los valles de Oaxaca con Tuxtepec. Oaxaca con la planicie costera, los cuales se agrupan en tres corredores. El corredor 1 sigue la cuenca
Se compone de tres ramales menores. En del río Caxonos; el 2 va por el Valle Nacional, y el corredor 3 toma la cuenca alta del río Papalopan.

Cornisa / 35
DOSIER

valoración de la metodología de la ruta más Juan Coatzospan y comienzan a seguir un ramales propuestos en el corredor 1. En
eficiente. Generalmente se acepta que en mismo rumbo a lo largo de la cuenca alta contraste, cuando se realiza el mismo cálcu-
México muchas de las carreteras federales del río Papaloapan. lo con base en el trazo de dos líneas rectas,
fueron realizadas siguiendo el trazo de las En el caso del corredor 1 no hay ninguna una saliendo de Mitla a Tuxtepec y la otra
rutas prehispánicas y coloniales, entonces carretera federal a lo largo del río Caxo- de Mitla a Guaspaltepec, resalta que sólo
utilizaremos esas carreteras para comparar nos que pueda usarse para probar la ruta tres sitios arqueológicos se encuentran a
las rutas sugeridas por nuestra metodo- hipotética. No obstante, reconocimientos menos de un kilómetro de distancia de los
logía. En la actualidad sólo hay dos ca- realizados en la cuenca del río Caxonos por trazos de control (11.54%). Se corrobora
rreteras federales que atraviesan la Sierra la arqueóloga Edith Ortiz Díaz permitie- así que los caminos propuestos por el al-
de Juárez: la Oaxaca-Ixtlán-Tuxtepec y la ron la ubicación de los sitios arqueológicos goritmo de la ruta más eficiente tienden a
Oaxaca-Teotitlán-Huatla-Tuxtepec. más importantes de ese sector de la sierra. pasar con mayor frecuencia cerca de algún
Cuando estas dos carreteras se repre- Si se supone que, por cuestiones logísticas, asentamiento prehispánico importante
sentan junto con los corredores ideales se los caminos antiguos tenían que pasar por que lo que lo hacen las rutas lineales.
observan varias cosas (fig. 4). En primer los sitios arqueológicos intermedios más
lugar se ve que el corredor 2 es el que más relevantes, entonces se puede evaluar la va- Conclusiones
coincide con la carretera moderna: presen- lidez del corredor 1 al observar con qué fre-
ta el mismo rumbo con múltiples traslapes cuencia cruza por los sitios registrados en la Cuando se comenzó a utilizar el algorit-
y puntos de intersección. cuenca alta del Caxonos. Con una muestra mo de la ruta de menor costo, se esperaba
El corredor 3 se separa bastante de la de 26 sitios grandes, formados por terrazas encontrar “la ruta” más eficiente entre los
carretera federal, que va de la salida del habitacionales, tumbas de cajón simple y Valles Centrales de Oaxaca y la planicie
valle de Etla hasta Teotitlán del Camino, algunos montículos pequeños, se observó costera del Golfo. Durante ese proceso
pero en la zona mazateca ambos caminos, que nueve sitios (38.46%) se encontraban se observó que no existía “la ruta” más
el teórico y el real, se encuentran en San a menos de un kilómetro de alguno de los eficiente pero sí una compleja red de sen-
deros, con múltiples puntos de partida y
arribo. No obstante, la accidentada topo-
grafía de la Sierra de Juárez provoca que el
0 25 50 km número de pasos posibles entre empinadas
Carretera Federal
Oaxaca-Huautla-Tuxtepec montañas y profundos desfiladeros sea re-
Tuxtepec ducido. Es tal vez por esto que las 16 rutas
planicie costera hipotéticas se agrupan únicamente en tres
corredores principales, que corresponden
con los caminos históricos y modernos.
Así, el experimento muestra cómo se pue-
Guaspaltepec den generar modelos de comunicación
c e

complejos con datos muy simples, así


-Tu ral
ep
xt

como la utilidad para la arqueología de los


e
Fed

sistemas de información geográfica.


an
a

rutas prehispánicas y
er
tl
et

carreteras federales
-Ix

• Gerardo Gutiérrez Mendoza. Investigador del


Oa Carr
ca

ciesas. Doctor en antropología por la Universidad


xa

Estatal de Pensilvania. Maestro en estudios urbanos


Sitios de partida por el Colegio de México. Licenciado en arqueología
Sitios de llegada por la enah.
• Peter Van Rossum. Maestro en arqueología. Can-
Corredor 1
didato a doctor en antropología por la Universidad
Huijazoo
Corredor 2 Estatal de Pennsilvania.
Corredor 3
San José Sitios en la cuenca Para leer más…
Mogote Drennan, Robert D., “Long Distance Movement of Go-
del río Caxonos
ods in the Mesoamerican Formative and Classic”, en
Monte Albán Dainzú Carretera federal American Antiquity, 49, 1984, pp. 27-43.
Yagul
Hirth, Kenneth G., “Roads and Thoroughfares at Xo-
Zaachila chicalco, Mexico”, en C. Trombold (ed.), Ancient Road
Lambityeco Networks and Settlements Hierarchies in the New World,
Mitla Cambridge University Press, Cambridge, 1991, pp.
211-221.
valles centrales de oaxaca Pires-Ferreira, Jane W., Formative Mesoamerican Ex-
change Networks with Special Reference to the Valley
of Oaxaca, Memoirs of the Museum of Anthropology,
4. Al contrastar las rutas teóricas con las carreteras federales actuales y con los sitios intermedios Ann Arbor, 1975.
se encuentra una gran correspondencia en los corredores 1 y 2. El corredor 3 revela la existencia de Tobler, Waldo, “Three Presentations on Geographi-
cal Analysis and Modeling”, en Technical Report,
una posible ruta que iba por los pueblos del Papaloapan, paralela a la ruta que corre por la cañada 93-1, 1993.
de Cuicatlán.

36 / Arqueología Mexicana